1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa




descargar 47.62 Kb.
título1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa
fecha de publicación08.03.2016
tamaño47.62 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos





KURT LEWIN


psicosocial@telecentro.com.ar

www.contencionemocional.com

KURT LEWIN

Kurt lewin (1890-1947) fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa. En 1935, kurt lewin ya se refería, en sus investigaciones sobre el comportamiento social, al importante papel de la motivación. Para explicar mejor la motivación del comportamiento, elaboro la teoría de campo, basada en dos suposiciones fundamentales:

a)  el comportamiento humano se deriva de la totalidad de hechos coexistentes,

b)  esos hechos coexistentes tienen carácter de un campo dinámico, en el cual cada parte del campo depende de su interrelación con las otras partes.

El comportamiento humano no depende solo del pasado, o del futuro, sino del campo dinámico actual y presente. Ese campo dinámico es “espacio de vida que contiene a la persona y su ambiente psicológico”. Lewin propone la siguiente ecuación para explicar el comportamiento humano:

C = f (p, m)

Donde el comportamiento ( c ) es función ( f ) o resultado de la interacción entre la persona ( p ) y el ambiente ( m ) que la rodea.

CICLO MOTIVACIONAL:

INVOLUCRA LA SATISFACCION DE UNA NECESIDAD:

El organismo humano permanece en estado de equilibrio psicológico, hasta que un estimulo rompa o cree una necesidad, la cual provoca un estado de tensión que sustituye el anterior estado de equilibrio. La tensión conduce a un comportamiento o acción capaz de alcanzar alguna forma de satisfacción de aquella necesidad. Si esta se satisface, el organismo retorna a su estado de equilibrio inicial, hasta que sobrevenga otro estimulo. Toda satisfacción es básicamente una liberación de tensión, una descarga tensional que permite el retorno al equilibrio anterior.

 

CICLO MOTIVACIONAL CON FRUSTRACION O COMPENSACION:

No siempre se obtiene la satisfacción de las necesidades, ya que puede existir alguna barrera u obstáculo que impida satisfacer alguna de ellas. Cuando una satisfacción es bloqueada por una barrera, surge la frustración. Cuando esta se presenta, la tensión existente no se libera a través de la descarga provocada por la satisfacción, sino que se acumula en el organismo manteniéndolo en estado de desequilibrio. También existe la posibilidad de la compensación, esta se presenta cuando el individuo intenta satisfacer alguna necesidad -imposible de satisfacer-mediante la satisfacción de otra, complementaria o sustitutiva. Así, la satisfacción de otra necesidad aplaca la más importante y reduce o evita la frustración.

CONCEPTOS DINÁMICOS

Los conceptos de "tensión", "valencia”, "fuerza" y "locomoción" desempeñan un

papel fundamental en la teorización de Lewin sobre la motivación. Lewin afirma que

siempre que hay una necesidad psicológica o una intención (designadas a veces

cuasi-necesidades) en una persona, existe un sistema en estado de tensión. La tensión desaparece cuando se satisface la necesidad o la intención.
La tensión tiene ciertas propiedades conceptuales:
1) Es el estado de una región que trata de automodificarse de tal modo que resulte

igual al estado de las regiones vecinas.

2) Abarca fuerzas del límite de la región en tensión. Una "valencia positiva" es con-cebida como un campo en el que las fuerzas se dirigen hacia una región dada del campo (la región valente -o de valencia-, que es el centro del campo de fuerza); en cambio, todas las fuerzas se alejan de una región de "valencia negativa". La construcción "fuerza" caracteriza la dirección y la intensidad de la tendencia al cambio en un punto determinado del espacio vital. El cambio puede ocurrir mediante una locomoción (cambio de posición) de la persona dentro de su ambiente psicológico, o por medio de un cambio en la estructura de su ambiente percibido.

Existe una relación definida entre los sistemas de tensión de la persona y ciertas pro-piedades del ambiente psicológico. En particular, una tensión puede estar relacionada con una valencia positiva en regiones de actividad en el ambiente psicológico que se perciben como reductoras de tensión, y con una valencia negativa en la región en la cual el individuo actuante está en ese momento.

La existencia de una región de valencia positiva (región meta o región objetivo) depen-de, sin embargo, no sólo de la existencia de tensión, sino también de que se perciban

posibilidades para reducirla. EI comportamiento de una persona que no sabe cómo

reducir una tensión y que por lo tanto no percibe una región meta, estará determinado por el deseo de cambiar su región negativa actual por otra, luego esta última por alguna otra y así sucesivamente. Su conducta se caracterizará por una locomoción que la aleja de la región presente o, en términos observables, por movimientos incesantes.

La conducta de búsqueda, que se da en una situación en que el individuo sabe que existe una región meta pero no conoce su localización, tiene muchas similitudes con una actividad incesante pero se distingue de ésta porque la dirección hacia la meta es dominante y el abandono de la región presente es sólo un medio para ese fin. Cuando en el ambiente psicológico existe una región meta importante para un sistema en tensión, puede afirmarse que hay una fuerza que actúa sobre la persona y la impulsa hacia la meta. Cuando hay una meta conocida para una tensión, surge no sólo una tendencia a la locomoción real hacia la región meta, sino también una tendencia a pensar en este tipo de actividad. Esta noción podría expresarse diciendo que la fuerza que impulsa hacia la meta existe tanto en el nivel del hacer ("realidad") como en el del pensamiento ("irrealidad").

Lewin postuló que el cambio en la diferencia de tensión entre dos sistemas cualesquiera dependerá del intervalo de tiempo y del grado de interdependencia de los sistemas.

Cuando el tiempo aumenta, se espera una disminución en las diferencias de tensión entre sistemas interdependientes. Tanto Zeigarnik, en sus experimentos sobre el re-cuerdo de actividades interrumpidas, como Ovsiankina en los de reanudación de actividades interrumpidas, encontraron que, a medida que transcurre el tiempo, decrece la tendencia a recordar o a reanudar las actividades interrumpidas.

El grado de interdependencia de dos sistemas en tensión se concibe como una función del grado de fluidez {fluidity} o rigidez de la persona y de las relaciones estructurales o conexiones entre los sistemas. Los estados generales de una persona influyen en su fluidez. Por ejemplo, se considera que una persona es más fluida cuando está cansada, cuando padece una tensión emocional, cuando es joven, cuando está en una situación "fantaseada" o "irreal", cuando es más inteligente. Experimentos realizados por Zeigar-nik han demostrado que en los estados más fluidos las diferencias de tensión entre los sistemas tienden a desaparecer con relativa rapidez.

Las relaciones estructurales entre sistemas en tensión se vinculan con cuestiones tales como si dos sistemas son subpartes de un sistema mayor, si ambos tienen una relación

de simple dependencia, interdependencia, o dependencia organizacional, si sus regiones están próximas, etcétera. Mientras que el problema de caracterizar los ordenamientos estructurales matemáticamente ha recibido escasa atención, se han llevado a cabo una serie de interesantes estudios concernientes a las relaciones estructurales. Entre ellos se destacan los experimentos de sustitución.

Por medio de una técnica de reanudación, Lissner (1933), estudió el valor de una actividad en la reducción de la tensión originalmente conectada con otra actividad.
Otros experimentos utilizaron la técnica de la recordación. EI valor de una actividad sustitutiva se mide, luego de haberla finalizado, por el grado de disminución de la tendencia a la reanudación o al recuerdo de la actividad original interrumpida.
Los resultados de los experimentos sobre el valor sustitutivo pueden resumirse breve-mente como sigue:

1) el valor sustitutivo aumenta con el grado de similitud y dificultad que se perciben entre la actividad original y la sustitutiva;

2) el valor sustitutivo aumenta con la contigüidad temporal entre la actividad original y la sustitutiva y con el atractivo que presenta esta última;

3) el valor sustitutivo de una actividad (pensar, hablar, o hacer) depende de la naturaleza de la meta de la tarea original. Las tareas relacionadas con una meta consistente en demostrar algo a otra persona (al experimentador, por ejemplo) requieren una actividad sustitutiva observable (no meramente "pensamiento" sin comunicación social); las "tareas de realización" cuya meta es la construcción de un objeto material requieren "acción", no sólo expresión verbal sobre cómo pueden ser ejecutadas; para los problemas intelectuales, hablar (o decir cómo pueden ser resueltos) puede tener un alto valor sustitutivo;

4) “soluciones mágicas", "soluciones fantasea-das", o las que violan visiblemente los requisitos de la tarea, tienen un valor sustitutivo bajo para las tareas en el nivel de realidad.

De cualquier modo si se trata de una situación fantaseada o lúdica las sustituciones del mismo tipo tendrán valor sustitutivo;

5) una actividad sustitutiva idéntica a la original tendrá un bajo valor si no sirve para la misma meta. Por ejemplo, construir una casa de plastilina para Juan tendrá bajo valor sustitutivo para María. Si lo importante es la construcción de una casita de plastilina y no "para alguien", entonces la sustitución tendrá lugar;

6) el valor sustitutivo tiende a ser bajo cuando alguien finaliza la tarea interrumpida del sujeto, especialmente si su realización se vincula con la autoestima. Pero cuando parejas de individuos trabajan cooperativamente en una tarea, la finalización de la

misma por parte de un miembro posee un considerable valor sustitutivo.

Los descubrimientos de las investigaciones sobre el valor sustitutivo tienen consecuencias para una amplia gama de problemas de la psicología (desde el valor relativo de

gratificación individual versus sistemas de fantasía o proyección compartidos social-mente, hasta el desarrollo de roles especializados dentro de un grupo). Este punto puede ser ilustrado por el importante descubrimiento de que las acciones de otra persona pueden ser un sustituto de las propias cuando hay una relación cooperativa. La posibilidad de esa situación permite que las personas que están trabajando en forma cooperativa en una tarea común subdividan y realicen actividades especializadas, ya que ninguno de los individuos en esa situación tiene necesidad de realizarlas todas. Por lo contrario, el individuo que se halla en una situación competitiva tiene menos probabilidades de considerar las acciones de los demás como posibles sustitutos de las intentadas por sí mismo. Por lo tanto, cuando en un grupo existe una situación competitiva es menos probable que se desarrolle una especialización de actividades.

El concepto de sistemas en tensión también ha resultado útil para los estudios experimentales de la saturación. Con respecto a la mayoría de las necesidades se puede

distinguir un estado de privación, de saturación y de sobresaturación. Estos estados corresponden a una valencia positiva, una neutral y una negativa de las regiones de actividad que están relacionadas con una necesidad particular o con un sistema en tensión.

Karsten (1928) ha estudiado el efecto que se produce luego de repetir varias veces actividades tales como leer un poema, escribir cartas, dibujar y hacer girar una rueda.

Los síntomas principales de la sobresaturación son:

  1. la aparición de subunidades en la actividad que conducen a la desintegración de la actividad total y a la pérdida del significado de ésta;

  2. un empobrecimiento de la calidad y un aumento de la frecuencia de errores en la ejecución de la tarea;

  3. una tendencia creciente a variar la naturaleza de la tarea, acompañada de una tendencia a la saturación rápida de cada variante;

  4. una tendencia a transformar la actividad saturada en una actividad periférica acompañada por un intento por concentrarse en alguna otra actividad mientras se la realiza, intento que por lo general no tiene éxito, pues la mente divaga;




  1. un disgusto creciente por la actividad y por otras similares, acompañado por un aumento de la valencia de actividades diferentes;




  1. estallidos emocionales;




  1. aparición de "fatiga" y síntomas corporales semejantes que se superan rápidamente cuando se orienta al individuo hacia otra actividad.


La saturación se da solamente si la actividad tiene, psicológicamente, el carácter de no conducir a nada. Si puede verse la actividad como un progreso hacia una meta, los síntomas usuales de saturación no aparecerán. Si se incluye la actividad en un todo psicológico distinto de modo que cambie su significado, se obtiene prácticamente sobre la saturación el mismo efecto que cuando se produce un cambio de actividad.
La rapidez con que ocurre la saturación depende de:


  1. la naturaleza de la actividad (si se aumenta la dimensión de sus unidades de acción y la complejidad la saturación se produce más lentamente);

  2. el grado de centralidad de la actividad (en igualdad de otras condiciones, las actividades más importantes para la persona se saturan más rápidamente que las periféricas);

  3. el estado de la persona (la saturación es más rápida cuanto mayor sea el estado de fluidez de la persona).


La proporción de saturación y de cosaturación de actividades similares (la difusión de

los efectos de la saturación de una actividad a otras semejantes) disminuye con la edad y aumenta con su inteligencia. La mayoría de los fenómenos de saturación pueden explicarse suponiendo que la ejecución continua de una tarea determina una disminución del nivel de tensión en el sistema correspondiente a la tarea; cuando aumenta la repetición, el sistema correspondiente a la tarea podría representarse como un sistema que está alcanzando un menor grado de tensión que el de los sistemas que lo rodean.
Esta reducción haría que la persona se desvíe de la tarea repetida y se oriente hacia otras actividades. Con el tiempo, también se alejará de ellas en la medida en que estén

relacionadas con sistemas en tensión conectados con el saturado y se dirigirá hacia actividades no relacionadas con la actividad saturada. En general hay una tendencia a apartarse de actividades semejantes y a orientarse hacia otras disímiles. Esta fragmentación de la actividad saturada en unidades desorganizadas coincide con el análisis de Lewin de la "diferenciación y unidad de un todo basada en la dependencia simple".
El concepto de sistema en tensión y los diversos estudios experimentales sobre el recuerdo y la reanudación de actividades interrumpidas, sustitución, saturación y frustración, tiene interés directo para muchos problemas de la Psicología Social (si bien aún no se los ha tomado suficientemente en cuenta).
El concepto de sistema en tensión puede aplicarse, por ejemplo, a intenciones y necesidades socialmente derivadas, a motivos que se desarrollan partiendo desde la pertenencia a un grupo y la participación en actividades grupales, hasta las influencias interpersonales. Los distintos efectos de la tensión sobre los procesos psicológicos han aportado elementos para comprender tanto los factores sociales como grupales que facilitan la reducción de las tensiones individuales.

CONCEPTOS ESTRUCTURALES

Lewin trató de desarrollar una geometría, que denominó "espacio hodológico", para representar el concepto que posee una persona acerca de la estructura medios-fin del ambiente (qué conduce a qué). Aunque el "espacio hodológico" de Lewin nunca fue desarrollado adecuadamente desde el punto de vista matemático, permitió poner de relieve la necesidad de considerar el concepto que tiene una persona sobre su ambiente para analizar sus posibilidades de comportamiento y caracterizar la dirección del mismo. (Un individuo que rodea una valla para poder alcanzar la pelota ubicada detrás, está, psicológicamente, dirigiéndose hacia la pelota aunque físicamente se esté alejan-do de ella.).

El enunciado que afirma que la dirección en el espacio vital depende de su estructura

cognitiva permitió comprender algunas de las propiedades psicológicas de situaciones

cognitivamente inestructuradas. La mayoría de las situaciones nuevas son cognitivamente inestructuradas, pues el individuo tiene pocas probabilidades de saber "qué conduce a qué". De esto se desprende que en tales situaciones el individuo no puede saber en qué dirección deberá seguir para alcanzar su objetivo. Cuando avanza en alguna dirección no sabe si ésta lo conduce o no hacia su meta. Su conducta será de tipo exploratorio, con ensayos y errores, vacilante, contradictoria, ineficiente, antieconómica. Si el llegar a la meta tiene un significado positivo para el individuo, y no alcanzarla tiene un significado negativo, el hecho de estar en una región que no posee una estructura cognitiva clara determinará en él un conflicto psicológico, pues las fuerzas que actúan sobre él tienden tanto a dirigirlo como a alejarlo de cualquier región. En tales situaciones se darán manifestaciones de emocionalidad y de prudencia.
Además la naturaleza propia de una situación inestructurada es su inestabilidad; la percepción de la situación cambia con rapidez y es inmediatamente influida por cualquier señal y por obra de la sugestión de otras personas.
Esta caracterización de algunas de las consecuencias psicológicas de situaciones cognitivamente inestructuradas es de considerable utilidad para la Psicología Social. Por ejemplo, Lewin empleó este concepto para poder comprender la situación psicológica del adolescente, de los miembros de grupos minoritarios, de gente que sufre impedimentos físicos, de los nouveaux riches y de otras personas que cruzan el límite de las clases sociales.
El modelo podría aplicarse a cualquier situación en la que las consecuencias de la conducta sean aparentemente impredecibles o incontrolables, en la que los beneficios y los perjuicios se den de una manera aparentemente incoherente, fortuita o arbitraria, o en la que no se tenga certeza de las reacciones potenciales de los otros. Lewin también lo ha utilizado para acentuar la importancia de la "investigación-acción” por parte de instituciones sociales y de grupos civiles que tienen interés en eliminar y prevenir problemas comunitarios.
También ha empleado sus conceptos estructurales, junto con sus conceptos dinámicos, para posibilitar la comprensión de la naturaleza de las "situaciones conflictuales". Distingue tres tipos fundamentales de conflicto:

1. EI individuo se encuentra entre dos valencias positivas de aproximadamente la misma fuerza. Un ejemplo clásico es el asno de Buridán, que se muere de hambre entre dos pilas de heno. Sin embargo, este tipo de conflicto es inestable. Cuando el individuo, como consecuencia de la interacción de factores del azar, se dirige desde el punto de equilibrio hacia una de las metas, aumenta la fuerza resultante hacia esa región; por lo tanto, continuará dirigiéndose hacia ella (y en consecuencia se alejará del punto de equilibrio). Esta conclusión se infiere del supuesto de que la intensidad de la fuerza hacia una región meta aumenta en relación directa con la disminución de la distancia hacia la misma.
2. El segundo tipo fundamental de situación de conflicto ocurre cuando el individuo se

encuentra entre dos valencias negativas aproximadamente iguales. Un ejemplo es

el castigo, un tipo de conflicto muy influido por la estructura de la situación. Citare-mos tres tipos de conflicto entre valencias negativas: A) Una situación en la cual una persona se encuentra entre valencias negativas sin estar obligada a permanecer en ella. Por ejemplo, una joven tendrá que casarse con un pretendiente desagradable o convertirse en una solterona, pero no hay nada que le impida abandonar el pueblo. B) Una situación en la cual una persona está entre dos valencias negativas y no puede retirarse del campo. Por ejemplo, un miembro de un grupo se enfrenta con la perspectiva de perder status social o realizar una tarea desagradable, y le es imposible abandonar el grupo. C) Una situación en la cual una persona está en una región de valencia negativa y sólo puede dejarla si atraviesa otra región de valencia negativa. Por ejemplo, un hombre es citado ante la justicia por desacato a la autoridad por haberse negado a testimoniar contra un amigo, y para verse libre de cargo debe transformarse en delator.

Es evidente que la situación descrita en A conducirá a una “salida de campo”. Se producirá un comportamiento de huida porque las resultantes de las fuerzas que la alejan de las dos regiones de valencia negativa tenderá a impulsar a las dos personas en dirección perpendicular al sendero que conecta las dos regiones negativas. Solo si hay restricciones que impiden al individuo abandonar el campo, el conflicto resultante será mas que momentáneo.
Cuando existen restricciones como en B, se produce un conflicto entre las fuerzas impulsoras relacionadas con la valencia negativa y las fuerzas restrictivas relacionadas con la barrera de prohibición. La barrera tiende a cargarse de valencia negativa, que aumenta con el número de intentos frustrados para atravesarla y que finalmente se refuerza lo suficiente como para impedir que el individuo se acerque a ella. De este modo, el conflicto entre fuerzas impulsoras y rechazantes es reemplazado por un conflicto entre fuerzas impulsoras como en C. Este hecho es especialmente importante para la Psicología Social pues en muchas situaciones vitales las barreras son sociales. Cuando una persona siente hostilidad hacia la barrera, está actuando en realidad contra el deseo y la autoridad de la o las personas, o del grupo social, a quienes se debe la erección de la barrera. Es decir, que cuando la única manera de escapar al conflicto entre valencias negativas es la superación de las barreras sociales y el individuo es incapaz de hacerlo, tanto las barreras como las personas a quienes se percibe como orígenes de la barrera adquirirán valencia negativa. Uno de los efectos de la amenaza de castigo es crear una situación en la cual el individuo y el creador de la barrera se enfrenten como enemigos.
3. El tercer tipo fundamental de conflicto surge cuando se expones al individuo a fuerzas opuestas derivadas de una valencia positiva y de una negativa. Se pueden distinguir como mínimo tres formas diferentes de este conflicto: A, la situación en la que una región tiene al mismo tiempo valencia positiva y negativa (una persona desea incorporarse a un grupo social pero teme que el ser miembro de ese grupo le resulte demasiado caro). El concepto freudiano de ambivalencia se puede incluir en esa variedad de conflicto B, la situación en la cual una persona está rodeada (pero no está actualmente en ella) por una región negativa o de la barrera (una persona debe someterse a la desagradable prueba de abandonar su hogar o su grupo para dedicarse a alguna actividad deseada). La naturaleza de esta situación es tal que la región de la actividad presente del individuo tiende a adquirir una valencia negativa en tanto la región que lo rodea impide la locomoción hacia las metas exteriores deseadas. Por ejemplo, ser miembro de un grupo minoritario o estar en un ghetto o en una prisión adquiere frecuentemente una valencia negativa, aparte de las características propias de la región, porque solo se puede llegar desde ella hasta las metas deseadas si se pasa a través de una región de valencia negativa. C, la situación en la cual una región de valencia positiva está rodeada por una región de valencia negativa o es accesible solamente a través de una región de valencia negativa.


Este tipo de situación difiere de B porque es la región de valencia positiva, y no la región en que se encuentra la persona, la que está rodeada por la valencia negativa. La "situación de recompensa" en la cual el individuo recibe gratificación única-mente si realiza una tarea desagradable, es un ejemplo de este tipo de conflicto. En forma similar, los ritos de iniciación en muchos grupos sociales -los "tremendos" procedimientos de la fraternidades estudiantiles, por ejemplo pueden ilustrar esta clase de conflictos.
Tanto Lewin como Miller (1944) han señalado que las fuerzas correspondientes a un valencia negativa tienden a disminuir más rápidamente en función de la distancia psicológica que las correspondientes a una valencia positiva. El grado de disminución depende también de la naturaleza de la región de valencia positiva o negativa. Es diferente por ejemplo, en el caso de un animal peligroso que puede moverse que en el caso de un objeto inmóvil displacentero.

La diferencia en los gradientes de disminución de las fuerzas que derivan de valencias positivas y negativas explica que un intenso temor o una fuerte tendencia a la retirada puedan ser tomados como evidencia de un intenso deseo por llegar a la meta, a pesar de la aparente paradoja. Sólo con una meta muy atractiva el punto de equilibrio entre las tendencias a la aproximación y a la retirada estará lo suficientemente cerca de la región de valencia negativa como para producir una intensa fuerza que lleve al alejamiento de la meta. Por lo contrario intensificar la valencia negativa de una región puede tener el efecto de atenuar Ias fuerzas en conflicto, pues el punto de equilibrio (donde la fuerza que aleja de la valencia negativa y la que dirige hacia la valencia positiva tienen la misma intensidad y dirección contraria) podría ser alejado hasta una distancia considerable de las regiones de valencia.

CAMBIOS SOCIALMENTE INDUCIDOS

Los conceptos de Lewin no presuponen que la motivación esté principalmente inducida

por déficits fisiológicos; deja abierta la posibilidad de que la tensión y las valencias puedan ser provocadas socialmente (por ejemplo, por las instrucciones dadas por un experimentador para realizar una tarea). Señala también que las fuerzas que actúan sobre una persona pueden ser “impuestas" o reflejar directamente las necesidades de esa persona.

En relación con esto corresponde introducir el concepto de “campo de fuerzas" que,

aunque no ha sido bien definido muchas investigaciones psicosociales lo han empleado

(Arsenian, Cartwright, Frank, Lippitt, Wiehe). Un campo de fuerzas es un campo inductor, que puede inducir cambios en el espacio vital dentro de su área de influencia.





similar:

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconLínea del tiempo de ecología
«biología» para designar la ciencia de los seres vivos y fue el fundador de la paleontología de los invertebrados

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa icon¿Qué nos hizo especifi-camente humanos?
«biología» para designar la ciencia de los seres vivos y fue el fundador de la paleontología de los invertebrados

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa icon1 Puerto rico-estado libre asociado-status y relaciones politicas...

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconMédico Psicoanalista, Profesor de la Facultad de Psicología de la...

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconEl Día de la Independencia de Estados Unidos es el

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconAsociación de Licenciados y Doctores Españoles en los Estados Unidos

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconAl margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos...

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconAl margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos...

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconAl margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos...

1890-1947 fue el fundador de la psicología social, llego a estados unidos en 1932. Fue profesor de la universidad de Cornell y posteriormente de la de Iowa iconNota: Esta entrevista fue realizada en 989 cuando aun no se conocían...
«Julio Marial». Fue director y editor de la revista «Mundo Desconocido», prestigiada en su momento a nivel mundial como una de las...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com