Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI




descargar 35.78 Kb.
títuloForo sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI
fecha de publicación05.01.2016
tamaño35.78 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos


S

OMPI/IP/HEL/00/17

ORIGINAL: Inglés

FECHA: Octubre de 2000





LA OFICINA NACIONAL DE PATENTES
Y REGISTROS DE FINLANDIA

ORGANIZACIÓN MUNDIAL
DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

foro sobre
creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI


organizado por
la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)
y
la Oficina Nacional de Patentes y Registros de Finlandia

en cooperación con
el Ministerio de Comercio e Industria de Finlandia,
el Ministerio de Educación, Ciencia y Cultura de Finlandia

y
la Cámara de Comercio International (CCI),
la Federación Internacional de Asociaciones de Inventores (IFIA),
la Confederación de la Industria y de los Empleadores de Finlandia (TT),
la Federación de Asociaciones de Inventores de Finlandia (KEKE)

Finlandia Hall
Helsinki, 5 a 7 de octubre de 2000


LOS DERECHOS DE LOS INVENTORES Y CREADORES COMO DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES – LA PROPIEDAD INTELECTUAL Y LOS DERECHOS HUMANOS

Ponencia presentada por el Sr. Richard Wilder, Powell Goldstein Frazer & Murphy LLP, Washington, D.C.
Introducción
1 Comencemos por el final de la historia, es decir, con la Resolución de agosto del presente año de la Subcomisión para la Promoción y la Protección de los Derechos Humanos del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. En una de sus partes, ésta reza de la forma siguiente:


Teniendo en cuenta además que existen contradicciones reales o potenciales entre la aplicación del Acuerdo sobre los ADPIC y la realización de los derechos económicos, sociales y culturales, entre otras cosas con respecto a los obstáculos a la transferencia de tecnología a los países en desarrollo, las consecuencias para el disfrute del derecho a la alimentación de los derechos a desarrollar variedades vegetales y a patentar organismos genéticamente modificados, la "biopiratería" y la reducción del control por las comunidades (especialmente las comunidades indígenas) de sus propios recursos genéticos y naturales y de sus valores culturales, y las restricciones al acceso a productos farmacéuticos patentados y sus consecuencias para el disfrute del derecho a la salud,

Afirma que el derecho a la protección de los intereses morales y materiales que corresponden a una persona por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que es autora es un derecho humano, de conformidad con lo dispuesto en el párrafo 2 del artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el apartado c) del párrafo 1 del artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, con sujeción a las limitaciones en el interés del público;

Declara, no obstante, que habida cuenta de que la aplicación del Acuerdo sobre los ADPIC no refleja adecuadamente el carácter fundamental y la indivisibilidad de los derechos humanos, inclusive el derecho de toda persona a disfrutar de los beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones, el derecho a la salud, el derecho a la alimentación y el derecho a la libre determinación, existen contradicciones aparentes entre el régimen de derechos de propiedad intelectual consagrado en el Acuerdo sobre los ADPIC, por una parte, y el derecho internacional relativo a los derechos humanos, por otra parte”.
2 Resultó una sorpresa desagradable para muchos de los que trabajamos en el campo de la propiedad intelectual la afirmación de que nuestro trabajo en favor de la promoción de la protección de la propiedad intelectual (en particular, mediante el Acuerdo sobre los ADPIC) pueda infringir derechos humanos fundamentales.
3 Mi presencia aquí hoy tiene por objeto refutar el criterio de que los derechos de propiedad intelectual infringen derechos humanos fundamentales. Muy por el contrario, la propiedad intelectual forma parte de los instrumentos básicos y puede promover derechos humanos fundamentales, tales como el derecho a la educación y a la asistencia sanitaria básica. Cada vez más, los conocimientos tradicionales forman parte de este debate, como se afirma en la Resolución de la Subcomisión anteriormente citada. Me complace que en la OMPI se haya creado el Comité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos Genéticos, Conocimientos Tradicionales y Folclore. Éste servirá de foro  por separado y también conjuntamente con otras organizaciones intergubernamentales  para realizar un estudio científico completo acerca de las implicaciones de la propiedad intelectual en los conocimientos tradicionales.
4 Sin embargo, no basta con una simple refutación, toda vez que las preocupaciones acerca de los derechos humanos no se pueden desestimar sin más. Tales preocupaciones son, al menos, un indicador de mayores preocupaciones acerca de la mundialización, como se refleja en un editorial del International Herald Tribune publicado a principios de este año:


  • “Los defensores de la mundialización actualmente se inclinan cada vez más a aceptar que ésta crea tanto perdedores como vencedores, y a reconocer que es preciso crear ciertas condiciones para defender a sus víctimas. Los opositores comienzan a aceptar que la mundialización tiene ciertos beneficios  una conclusión difícil de refutar ante estadísticas que muestran elevados incrementos en la prosperidad del mundo y en los niveles de vida durante la ola de liberalización económica de los últimos cincuenta años.




  • Actualmente, de hecho, contamos con las potencialidades para entablar un gran debate político entre los equivalentes modernos de la derecha y de la izquierda a escala internacional. A la derecha están los que creen que la liberalización debe continuar debido a que, hecho el balance, ésta ha hecho mucho bien y puede hacer aún más.




  • A la izquierda están los que creen que algo está saliendo muy mal, que la mundialización sólo puede continuar, si así fuese, bajo un conjunto de nuevas reglamentaciones restrictivas en esferas tales como el empleo, las normas sobre el medio ambiente y los derechos humanos, como lo exigían algunos de los manifestantes en Seattle [y yo añadiría Washington y Praga].2 (Traducción oficiosa).


5 El ámbito de la propiedad intelectual se halla en el propio centro de este “gran debate político”. Las discusiones acerca de la propiedad intelectual y de su función no sólo en el ámbito de los derechos humanos, sino en los de la atención sanitaria básica, la protección de la diversidad biológica y los conocimientos tradicionales, han sido frecuentemente confusas e incompletas. Al menos en parte, ello se debe a que los grupos interesados a nivel nacional e internacional que resultan afectados por los resultados, aún no se comunican eficazmente entre sí. Dicho sin rodeos, las personas responsables de la salud, del medio ambiente, de los problemas de los pueblos indígenas y de los derechos humanos o bien no hablan en absoluto, o no lo hacen debidamente con los responsables de la propiedad intelectual y viceversa.
6 Este problema de la falta de comprensión mutua fue acertadamente planteado por el Profesor Peter Drahos del Queen Mary College, al afirmar:


  • “El problema que enfrentamos en la actualidad es que la institución de la propiedad intelectual se ha mundializado sin ningún tipo de entendimiento común en cuanto al cometido que dicha institución debe desempeñar en los ámbitos del empleo, la salud, la educación y la cultura de los ciudadanos en todo el mundo. El hecho de vincular la propiedad intelectual al debate sobre los derechos humanos es un paso crucial en el proyecto de elaborar las teorías y las políticas que nos guiarán en la adecuación de los derechos de la propiedad intelectual existentes y en la creación de otros nuevos. Los derechos humanos en su estado actual de desarrollo nos ofrecen, al menos, un vocabulario común con el que iniciar este proyecto, si bien, por el momento, no nos ofrecen un lenguaje común”. (Traducción oficiosa)




  • Veamos en qué puede consistir este vocabulario o lenguaje común.




  • Dado el elevado nivel de este auditorio, doy por sentado que se conoce bien lo que es la propiedad intelectual, incluidos los requisitos y el alcance de la protección por patentes, marcas y derecho de autor. Quisiera entonces ofrecer unos breves antecedentes acerca de los derechos humanos.


7 El documento internacional que quizás pueda considerarse como la constitución básica sobre los derechos humanos es la Declaración Universal de los Derechos Humanos, fechada en 1948. Los derechos establecidos en esta Declaración fueron ampliados aún más en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ambos adoptados en 1966, bifurcación que fue un producto de la “guerra fría”. La Declaración sobre el Derecho al Desarrollo  la cual data de 1986  tiene como propósito cerrar la brecha que abrió la formulación de los mencionados Pactos entre los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales.
8 A estos instrumentos se hizo referencia en la Resolución de la Subcomisión para la Promoción y la Protección de los Derechos Humanos del Consejo Económico y Social. Examinemos las disposiciones pertinentes de esos instrumentos, en particular aquellas a las que se hace referencia en la Resolución.
9 En el Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se afirma lo siguiente:


  • Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.




  • Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.


10 En el Artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales se utiliza un lenguaje similar.
11 Entre los párrafos primero y segundo se produce una tensión, la cual resulta familiar a los que nos desenvolvemos en el campo de la propiedad intelectual. La tensión tiene lugar entre las normas que garantizan el uso y la difusión de la información  el derecho “a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”  y las normas destinadas a proteger a los creadores de la información  el derecho a la protección de “los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora”.
12 Eliminar esa tensión en el marco de la propiedad intelectual constituye un reto sin fin dados los continuos cambios de la tecnología y las condiciones económicas y sociales. Mediante ajustes, forcejeos y esfuerzos constantes , tanto en el plano nacional como internacional, hemos logrado mantener esa tensión bajo control.
13 Por ejemplo, en todas las leyes sobre patentes existe la obligación de describir la invención de forma tal que, después de expirada la patente, toda persona tenga la libertad de utilizar la invención. De forma similar, la protección del derecho de autor tiene un límite de tiempo y está sujeta a legítimas limitaciones de uso. De hecho, en diciembre tendrá lugar una conferencia diplomática que tendrá por finalidad adoptar un instrumento de protección de los derechos sobre las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales. El Presidente de este Grupo Especial, Sr. Jukka Liedes, conoce perfectamente las tensiones existentes en torno al Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La mayor parte de su vida profesional la ha dedicado a resolver estas tensiones, a pesar de que probablemente no lo considere un problema de derechos humanos.
14 Sin embargo, esto quizás nos proporciona un marco conceptual  bien comprendido y desarrollado en la legislación sobre la propiedad intelectual  para resolver las tensiones que surgen de la interacción entre la propiedad intelectual y los derechos humanos.
15 El marco conceptual consiste en que los derechos de propiedad intelectual están concebidos para inducir a una cierta conducta que supuestamente amplía derechos humanos tales como una atención médica o una educación apropiadas. Los derechos de propiedad intelectual  o bien las leyes de control de la competencia  se aprueban con limitaciones inherentes para garantizar que los creadores no sean “compensados con exceso”. Estas limitaciones pueden resolver tensiones internas dentro del sistema de la propiedad intelectual y tensiones externas con otros sistemas, tales como el de los derechos humanos. Para resolver estas tensiones, es preciso comprender perfectamente el contenido de los derechos humanos en cuestión y compararlos a los correspondientes derechos de propiedad intelectual. Dicho de otra forma, tenemos que cotejar el bien al que van dirigidos los derechos humanos  mejor salud, por ejemplo  con la conducta a que debe inducir la propiedad intelectual  invenciones en el campo de la medicina, por ejemplo  e identificar las coincidencias o divergencias, según los casos. No tengo conocimiento de que se esté trabajando en este sentido de forma seria o sistemática.
16 No obstante, cabe plantearse una cuestión más importante, que es la de si la propiedad intelectual es en sí un derecho humano fundamental o más bien un instrumento para promover los derechos humanos, o si es ambas cosas.
17 Como se señaló anteriormente, la Subcomisión para la Promoción y la Protección de los Derechos Humanos afirmó que el derecho a la protección de los intereses morales y materiales resultantes de cualquier producción científica, literaria o artística es un derecho humano. En cuanto a los derechos de propiedad en su conjunto, la Declaración Universal de los Derechos Humanos afirma en su Artículo 17 que “toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente” y que “nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.” Por consiguiente, la propiedad, incluida la propiedad intelectual, forma parte de la constelación de derechos humanos.
18 Debo admitir, no obstante, que me es algo difícil comprender cómo es esto. Sin entrar en argumentos detallados, para ver a dónde me dirijo basta comparar las normas de los derechos humanos fundamentales sobre el genocidio, la tortura y la esclavitud con los derechos de los obtentores de variedades vegetales. Los primeros se derivan de la “dignidad inherente de la persona humana 3, son inalienables y subsisten durante la vida de la persona, mientras que los últimos son una creación por estatuto, pueden comprarse y venderse y subsisten durante cierto número de años.
19 Nadie, y yo menos aún, duda de la importancia de los derechos de propiedad. El hecho de que los gobiernos prevean derechos de propiedad eficaces fomenta el crecimiento y el poder económico. Resulta ahora axiomático el que la importancia de los derechos de propiedad intelectual aumente en la misma medida que la economía basada en los conocimientos. No obstante, la propiedad, incluida la propiedad intelectual, es mutable. Se debe ajustar constantemente a las condiciones económicas, tecnológicas y sociales en constante evolución.
20 Lo que más me desconcierta es el hecho de que los gobiernos puedan y deban reglamentar los derechos de propiedad para adaptarlos a un mundo que cambia continuamente  a diferencia, digamos, de la prohibición inamovible e inalienable de la esclavitud.
21 Dicho esto, existe una fuerte línea de razonamiento en el sentido de que ciertos derechos  incluidos los derechos humanos  precisan de otros tipos de derechos para su ejercicio. El derecho a la educación se apoya en el derecho a participar del avance científico; el derecho a la alimentación, al vestido, a la asistencia médica, se apoya en el derecho al trabajo para alcanzar un nivel de vida suficiente; el derecho al desarrollo se apoya en una panoplia de derechos, y la libertad de expresión se apoya  al menos, para que sea sensata  en el derecho a la educación.
22 Los derechos de propiedad intelectual forman parte, en gran medida, de esta visión instrumentalista de los derechos humanos.
23 Tómese como ejemplo el derecho de autor. Hace treinta años, la entonces Registradora del Derecho de Autor de los Estados Unidos de América, Barbara Ringer, observó que la protección del derecho de autor en el Reino Unido y en los Estados Unidos de América le quitaba el control de las publicaciones al Gobierno o al monarca y lo entregaba a los autores y editores, garantizando así la libertad de expresión:


  • “[La protección del derecho de autor proporciona a los autores]la libertad de escribir y vivir de sus textos si logran atraer la atención de un segmento de la población suficientemente grande para que la difusión de sus obras resulte lucrativa, aunque sólo sea de un modo marginal.” (Fuente: www.usinfo.state.gov/espanol/ipr/lehman.htm).


24 Existen ejemplos claros en el campo de las patentes, en particular en la interacción entre los derechos de la propiedad intelectual y el derecho a la asistencia médica. Los nuevos productos farmacéuticos mejoran la asistencia médica  derecho humano fundamental.
25 La Organización Mundial de la Salud (OMS) subraya la necesidad de que la propiedad intelectual incentive las inversiones privadas en la investigación y el desarrollo. Por ejemplo, la Directora General de la OMS, Dra. Gro Harlem Brundtland, expresó que “para desarrollar nuevos medicamentos, necesitamos una industria farmacéutica innovadora, con incentivos apropiados para la innovación y la protección de los derechos de propiedad intelectual. Las experiencias demuestran que la protección de los derechos de propiedad intelectual va aparejada al éxito de la investigación y del desarrollo.”(Traducción oficiosa)
26 La asociación “Médicos sin fronteras” ha expresado que “no cuestiona la importancia de las patentes para la promoción de la investigación y el desarrollo, sino más bien insiste en que se debe hallar un equilibrio entre la protección de la propiedad intelectual y la garantía del acceso de los individuos a los medicamentos.4 (Traducción oficiosa)
27 Nuevamente observamos en este caso la tensión entre los derechos de los inventores y la difusión de los beneficios del avance científico, tan acertadamente expresada en el primer y segundo párrafos del Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
28 A continuación propongo una forma futura de proceder que se apoye en una base sólida  la labor realizada hasta la fecha por la OMPI y otros organismos con miras a mejorar la legislación sobre propiedad intelectual a escala nacional  y que avance de forma racional, científica y con un enfoque nacional. Si bien la causa de la ansiedad puede ser mundial  el Acuerdo sobre los ADPIC, por ejemplo  las soluciones dependen de un enfoque global, científico, riguroso y muy local, que contenga los tres elementos siguientes:


  • Primero: el debate debe realizarse a nivel de país. El trabajo debe ser práctico, científico y estar adaptado a las necesidades de cada país en particular, de forma tal que garantice el respeto de la propiedad intelectual (incluida la que exige el Acuerdo sobre los ADPIC) y de los derechos humanos fundamentales (en particular los relativos a la salud, la educación y el desarrollo). Es preciso que el enfoque tenga carácter local, dado que los instrumentos de la propiedad intelectual y de los derechos humanos se aplican en mayor medida a nivel local.




  • Segundo: en el debate deben participar todas las partes interesadas, incluidos los ministerios responsables de la salud, el desarrollo, la educación y la propiedad intelectual, así como los titulares de derechos y los representantes de los grupos involucrados (tales como la comunidad médica en el caso de la atención a la salud).




  • Tercero: el debate debe realizarse sobre la base de un entendimiento i) de la amplia gama de actividades que realizan los titulares de los derechos de propiedad intelectual en un determinado país; ii) de la forma en que esas actividades contribuyen a paliar las necesidades del gobierno y del pueblo de dicho país; y iii) de la vinculación entre estas actividades y la promoción de los derechos humanos en dicho país.


29 Al concebir soluciones, los que pertenecemos a la comunidad de la propiedad intelectual tenemos que estar abiertos a una mayor influencia que la que hemos recibido en el pasado. La solución de los problemas de propiedad intelectual que surgen en ámbitos tan diversos como el acceso a productos farmacéuticos o a libros a través de Internet o la protección de la diversidad biológica o de los conocimientos tradicionales, ha ampliado significativamente el alcance de nuestro trabajo y su complejidad.
30 Las soluciones duraderas no se hallan en respuestas simples o pensamientos difusos, sino desarrollando una comprensión clara y común. No basta tener un corazón bondadoso si se tiene la mente vacía. Las soluciones sólo pueden hallarse mediante un proceso cuidadoso, estructurado y científico. Considero que el proceso que tuvo lugar en la Subcomisión para la Promoción y la Protección de los Derechos Humanos del Consejo Económico y Social no fue un proceso de este tipo. Fue más una declaración de una suposición o conclusión que un análisis detallado de los vínculos que describí anteriormente entre la propiedad intelectual y los derechos humanos. En este contexto, desearía exhortar a la OMPI a que continúe su importante labor en este ámbito  iniciada en noviembre de 1998, en el marco de un grupo especial convocado conjuntamente con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
Conclusión
31 Para concluir, quisiera rendir homenaje a Amartya Sen, como lo hicieron antes que yo muchos de los que participan en actividades de desarrollo. En su obra Desarrollo y libertad, el autor afirma que “la pobreza ha de considerarse más como la privación de capacidades básicas que como la mera adquisición de ingresos bajos, lo cual es el criterio habitual de la pobreza”. (Traducción oficiosa). Las capacidades están esencialmente relacionadas con los derechos humanos; se trata de proporcionar a los individuos mayor opción o la libertad de ser y hacer lo que consideran valioso.
32 La propiedad intelectual existe para crear una economía dinámica tanto en el plano nacional como internacional. Existe para ampliar las opciones en cuanto a productos, servicios y obras literarias y artísticas. Existe para reconocer y premiar la creatividad humana. La propiedad intelectual faculta a las personas al proporcionarles la libertad de optar por ser y hacer lo que consideran valioso.
33 En resumen, los derechos de propiedad intelectual sustentan los derechos que “se derivan de la dignidad inherente de la persona humana”. Ésta es, a mi juicio, la verdadera esencia de los derechos humanos.

[Fin del documento]


2 Reginald Dale, Globalization Debate Getting Focused, International Herald Tribune, 14 de enero de 2000.


3 Preámbulo, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.


4 http://www.msf.org/advocacy/accessmed/press/1999/12/pr-seattle.htm.



similar:

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconA principios del siglo XXI se da por sentado que el cerebro es la...

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconJóvenes emprendedores para el siglo xxi”

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconI congreso de nutrición integral para una vida saludable, "Compromiso para un futuro mejor"

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconEconomía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid
«el uso del conocimiento científico para especificar modos de hacer cosas de una manera reproducible»

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconDe habilidades del siglo XXI

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconLa formación de los docentes en el siglo XXI

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconTrastornos mentales del siglo XXI

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconLa sostenibilidad, el reto del siglo XXI

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconLa educación primaria en el uruguay del siglo XXI

Foro sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI iconSiglo XXI, en el Sexto Sol, a los 6 días (V) y (VI) del 2007




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com