En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de




descargar 0.6 Mb.
títuloEn todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de
página10/19
fecha de publicación05.01.2016
tamaño0.6 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   19

Objetivos

La enseñanza de Fundamentos de Administración y Gestión en el Bachillerato tendrá como finalidad el desarrollo de las siguientes capacidades:

  1. Valorar el papel que desempeña la empresa en el progreso económico, social, cultural, tecnológico y científico de nuestra sociedad.

  2. Tomar conciencia de las repercusiones sociales y medioambientales de las actividades empresariales.

  3. Despertar y desarrollar el espíritu emprendedor a partir de ideas innovadoras.

  4. Conocer el funcionamiento práctico de una empresa a través de las diferentes áreas que componen su organización.

  5. Reconocer las características de las empresas canarias y las singularidades del entorno donde desarrollan su actividad.

  6. Utilizar las TIC a fin de obtener información de relevancia para la actividad empresarial y para la gestión y administración de la empresa.

  7. Identificar los diferentes procesos de gestión y administración que se desarrollan en una empresa y realizar operaciones básicas vinculadas a dichos procesos.

  8. Expresarse con corrección en el lenguaje propio de la gestión y administración empresarial.

Contenidos

I. Contenidos comunes

  1. Conocimiento y uso del lenguaje específico derivado del desarrollo de actividades económico-empresariales.

  2. Utilización de las TIC en los procesos de información y gestión en la empresa.

  3. Valoración de los efectos y repercusiones de las actividades empresariales en el medioambiente. Su aplicación en Canarias.

II. La empresa

  1. Concepto de empresa y sus clases. El caso particular de la empresa familiar. Contribución de la empresa al progreso y bienestar de la sociedad. La responsabilidad social de la empresa, con especial incidencia en Canarias.

  2. Trámites administrativos para la creación de una empresa. Requisitos legales para su constitución según su forma jurídica.

  3. Estudio y análisis del tejido empresarial canario.

  4. Identificación de los factores condicionantes de la actividad empresarial. Canarias y la Unión Europea. Aspectos básicos del REF.

  5. Desarrollo del espíritu emprendedor y aprecio de este. Valoración de la innovación. Identificación de los nuevos yacimientos de empleo y actividades emergentes, con singular referencia a la realidad canaria.

  6. La viabilidad de las actividades empresariales. Distinción entre viabilidad técnica y viabilidad económico-financiera.

III. Organización interna de la empresa

  1. Estructura de la empresa. Modelos de organización.

  2. Liderazgo y toma de decisiones. Planificación y control de la actividad empresarial.

  3. La secretaría en la empresa: organización y funciones.

  4. Formalización y tramitación de la documentación interna y externa de la empresa. Correspondencia general. El archivo: concepto y finalidad. Aplicación de los sistemas de clasificación. Conservación de documentos.

IV. Administración de la empresa

  1. Concepto de patrimonio. Masas y elementos patrimoniales.

  2. Registro de las operaciones contables de una pyme mediante el método de la partida doble según el plan general de contabilidad.

V. Operaciones de compra y venta. El marketing

  1. La distribución. Reconocimiento de los canales distribuidores en las Islas.

  2. El proceso de compra. Selección de los proveedores. Identificación, formalización y tramitación de los documentos básicos de compra y de pago. Determinación del IGIC soportado.

  3. El proceso de venta. Los clientes. La atención al cliente. Identificación, formalización y tramitación de los documentos básicos de venta y de cobro. Cálculo del IGIC repercutido.

  4. Procedimientos de valoración de las existencias.

  5. El marketing: la promoción y la comercialización de productos y servicios.

VI. Los recursos humanos en la empresa

  1. Análisis del mercado laboral: el ejemplo canario.

  2. Procesos y técnicas de selección de personal. La carta de presentación y el currículum vítae: formalización de modelos.

  3. El contrato de trabajo. Concepto y clases.

  4. El salario. Conceptos salariales y no salariales. Cálculo de salarios y elaboración de nóminas.

  5. Documentación relacionada con la gestión de personal.

VII. Diferentes vías de financiación en la empresa

  1. Fuentes de financiación. Búsqueda y elección.

  2. Gestión de la tesorería de la empresa.

  3. Operaciones, productos y servicios bancarios.

Criterios de evaluación

  1. Definir el concepto de empresa e identificar las clases que existen, determinando el tipo de empresa adecuado a la actividad y al entorno empresarial, en especial al canario, procesando la documentación necesaria para la constitución de dicha empresa.

Este criterio persigue verificar si el alumnado es capaz de definir el concepto de empresa y clasificar los tipos que existen según diversos criterios de clasificación, determinando y seleccionando el tipo de empresa más adecuado en función de la actividad a realizar y teniendo en cuenta las características del entorno canario. También se trata de comprobar si los alumnos y alumnas reconocen las particularidades de la empresa familiar y su importancia en Canarias, distinguiendo y cumplimentando los documentos necesarios para su constitución, identificando los organismos oficiales e instituciones implicadas, y reconociendo la singularidad del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF) en sus aspectos básicos.

  1. Reconocer el papel que desempeña la empresa en la sociedad, valorando la responsabilidad social y medioambiental que asume en el desarrollo de su actividad.

Con este criterio se pretende evaluar la capacidad del alumnado para valorar las empresas como generadoras de bienestar material, progreso económico, avances científicos, desarrollo tecnológico y fomento del arte y de la cultura, mediante el desarrollo de actividades empresariales respetuosas con las normas y leyes, especialmente las relacionadas con las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras, con los usos y costumbres del lugar, con los derechos humanos y con los recursos y el entorno natural.

  1. Identificar las características que definen a una persona emprendedora, valorando aquellas innovaciones que han supuesto un avance económico, tecnológico, científico, cultural o social, y distinguiendo las actividades y sectores con mayor futuro para Canarias, estimando la importancia de que los proyectos empresariales sean viables.

La aplicación de este criterio permitirá comprobar, a partir del estudio de diversos casos de emprendeduría a nivel local, nacional y mundial, si el alumnado es capaz de analizar y distinguir cuáles son las notas características comunes que se dan en todos ellos, valorando las ideas innovadoras que han desarrollado y que han supuesto un avance para la sociedad. Asimismo, respecto al concepto de innovación, se corroboraría si el alumnado es capaz de enumerar y valorar aquellas actividades empresariales emergentes que puedan desarrollarse en Canarias y contribuyan a diversificar la economía de las Islas, considerando la importancia de la viabilidad técnica y económico-financiera de dichas actividades.

  1. Conocer la estructura interna de la empresa, su organización y documentación básica, aplicando las tecnologías de la información y de la comunicación.

Este criterio quiere constatar la capacidad del alumnado para comprender, analizar y tramitar la documentación generada en una empresa, tanto la relativa a su funcionamiento interno como la utilizada para las comunicaciones externas, usando los medios adecuados al procesar la información, en particular las tecnologías de la información y de la comunicación. En el proceso de evaluación se verificaría, además, si los alumnos y alumnas adquieren una visión práctica global de la organización de la empresa y valoran la importancia de una buena organización para el correcto funcionamiento de esta.

  1. Adquirir los conceptos contables básicos de una pyme aplicando los mismos a la resolución de supuestos prácticos.

Se persigue comprobar con este criterio, mediante la resolución de supuestos prácticos, que el alumnado ha logrado una visión global del ciclo contable, afianzando y aplicando los conceptos contables básicos en el registro de las operaciones más comunes que genera una empresa en el ejercicio de su actividad, de acuerdo con los principios contables y la normativa vigente (PGC-2007), siendo capaz de conciliar la documentación contable vinculada a las diversas operaciones de la empresa con los registros contables derivados de ellas.

  1. Realizar las operaciones derivadas de los procesos de compraventa y la documentación que generan, identificando las singularidades que presenta la distribución en Canarias.

Con este criterio se trata de constatar si el alumnado es capaz de realizar operaciones de compraventa documentada, resolviendo supuestos prácticos de gestión comercial, y de generar la documentación propia de la compraventa, valorando la selección de proveedores y teniendo en cuenta las particularidades e importancia de la distribución en las Islas Canarias, dada su lejanía de los mercados continentales. Asimismo el criterio permite comprobar si el alumnado está capacitado para atender las necesidades del cliente con calidad, en particular las derivadas de las diversas fórmulas empleadas en la venta de productos y servicios.

  1. Conocer y analizar el mercado laboral, sobre todo el canario, valorar la importancia de los procesos de selección de personal y realizar operaciones básicas de gestión relativa a los recursos humanos de la empresa.

Se trata de comprobar con este criterio si el alumnado es capaz de reconocer la estructura y características de mercado laboral, en especial el existente en el Archipiélago, acudiendo a las fuentes de información que proporcionan datos relativos a su composición, estructura, evolución, etc. También el criterio permite evaluar si los alumnos y alumnas identifican las técnicas de selección de personal y las fórmulas de contratación más habituales, y determinan las retribuciones de los trabajadores en supuestos prácticos planteados a tal efecto manejando la documentación laboral relativa a un puesto de trabajo.

  1. Identificar y diferenciar las operaciones financieras más usuales, seleccionando aquellas que sean más idóneas en cada caso.

Mediante este criterio se pretende constatar si el alumnado está capacitado para identificar las operaciones más habituales con entidades bancarias y financieras, así como las operaciones a crédito con clientes y proveedores, seleccionando aquellos recursos financieros más idóneos en cada situación en función de su oportunidad y coste financiero. Además, se persigue verificar si el alumnado calcula el gasto financiero de las operaciones de crédito (intereses, comisiones, rappels…) a fin de determinar su conveniencia e idoneidad.

  1. Utilizar con precisión y corrección el lenguaje propio de la actividad empresarial utilizando el vocabulario adecuado en cada caso.

Se quiere evaluar con este criterio si el alumnado ha incorporado a su léxico personal términos, palabras y expresiones propias de la materia, utilizando este vocabulario con rigor y precisión en todas aquellas situaciones en que sea preciso definir un concepto, describir una actividad o explicar un procedimiento de naturaleza económico-empresarial. Sería conveniente que este criterio se tuviera en cuenta en el conjunto de situaciones de evaluación que se programen, valorándose la paulatina adquisición de vocabulario económico-empresarial por parte del alumnado.

Historia de Canarias

Introducción

Hace más de tres décadas que se aprecia un gradual incremento de los estudios monográficos de historia de Canarias, cuya divulgación ha contribuido a propagar entre la población insular el interés por conocer su pasado. Asimismo, la inclusión de contenidos referidos a las Islas en los currículos ha sido aprovechada, en este tiempo, por toda una generación de docentes para cautivar la curiosidad del alumnado sobre la historia local, como método eficaz de conseguir objetivos más generales. En ese sentido, la investigación que se realiza, de modo preferente en el ámbito universitario, sobre capítulos concretos del pretérito de las Islas ha tenido una estimable proyección didáctica en las aulas de Educación Primaria y Secundaria. La configuración territorial del estado español conforme a la norma constitucional y la reforma educativa emprendida en los años noventa dieron respaldo legal a las corrientes pedagógicas que defendían la conveniencia de introducir, en el currículo escolar, la enseñanza de la historia de los entornos más próximos.

El propósito último de la historia como disciplina intelectual consiste en tratar de explicar racionalmente la evolución de los pueblos en el transcurso del tiempo. Y en la etapa del Bachillerato, tal perspectiva epistemológica ha de gozar de una especial consideración en las materias de contenido histórico. Así pues, la Historia de Canarias, ofrecida entre las optativas de esta etapa, servirá, en primer término, para profundizar en el conocimiento del devenir del Archipiélago, desde los orígenes de su poblamiento hasta la actualidad, con una aproximación a los métodos empleados por la investigación histórica. Por medio de la percepción racional del pasado de Canarias como pueblo, se ha de procurar que la materia permita asimismo una comprensión, no menos razonada, de la realidad social de las Islas en el presente.

Sentado este principio, es evidente que la Historia de Canarias puede complementar de modo notable la formación integral del alumnado, ya sea «profundizando en aspectos propios de la modalidad elegida», sobre todo si se trata de la de Humanidades y Ciencias Sociales, ya sea «ampliando las perspectivas de la propia formación general», cual ha de ser la función esencial de las materias optativas a tenor de lo dispuesto en artículo 4 del Decreto 202/2008, de 30 de septiembre (BOC de 10 de octubre), que establece el currículo del Bachillerato en la Comunidad Autónoma de Canarias.

Quienes cursen la materia ya han tenido oportunidad de un previo acercamiento a sus contenidos durante la Educación Secundaria Obligatoria, pues determinados aspectos de la historia de Canarias se incluyen en el currículo de Ciencias Sociales, Geografía e Historia; cabe decir lo propio si se ha cursado Historia del Mundo Contemporáneo, en la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales, en el primer curso del Bachillerato. Ahora bien, el estadio cognitivo en que, por edad, se hallan los alumnos y las alumnas de este nivel posobligatorio favorece una mayor profundización y una aceptable interpretación significativa de la complejidad de los hechos históricos y, en consecuencia, de las transformaciones que ha experimentado el Archipiélago a lo largo del tiempo.

Esta materia optativa lleva implícita una continua reflexión sobre el pasado insular que coadyuvará a la consecución de varios de los objetivos generales del Bachillerato; entre ellos, el de conocer con sentido crítico los antecedentes históricos del mundo actual. Hacerlo a través de unos contenidos que al alumnado le han de resultar particularmente cercanos es la mejor baza con que juega la materia en la labor de contribuir a fomentar una actitud cívica responsable para el ejercicio de una ciudadanía democrática. El recorrido diacrónico por las manifestaciones del arte en la historia de las Islas, presentes también en el currículo, ayudará a estimular la educación de la sensibilidad artística, otro objetivo general del Bachillerato.

En relación con lo expuesto, la Historia de Canarias es materia apropiada para continuar progresando en la competencia social y ciudadana. No han de entenderse las competencias como aprendizajes mínimos comunes, sino como saberes en acción. Se pretende así en esta optativa, con la competencia social y ciudadana, incentivar la conciencia histórica a través del estudio de las distintas fases por las que ha transitado la sociedad canaria hasta nuestros días. Conviene, a tal fin, intentar demostrar a alumnas y alumnos que saber acerca de lo que aconteció a sus ascendientes más o menos lejanos puede valer para descifrar algunas claves de la sociedad que les ha tocado vivir, y de la que deberán sentirse partícipes como ciudadanas y ciudadanos comprometidos, a la vez que autoexigentes, en la construcción de un futuro más justo e igualitario.

Además la materia permite desarrollar otras competencias generales; en concreto, la competencia comunicativa, la competencia en autonomía e iniciativa personal, o la competencia en el tratamiento de la información y competencia digital. Acude en refuerzo de esta última una competencia específica que la Historia de Canarias tendrá que compartir con otras materias afines del Bachillerato (Historia del Mundo Contemporáneo e Historia de España): la competencia en el tratamiento de las fuentes históricas, mediante la cual se insistirá en familiarizar al alumnado, en su justo grado, con la búsqueda, cotejo, selección y uso metódico de información de naturaleza historiográfica relacionada con Canarias, y su transformación en conocimiento crítico. Una segunda competencia específica ha de atender a la contextualización temporal, con la que se podrá avanzar en la facultad de fijar en su momento cronológico preciso los más relevantes hechos sociales, políticos, económicos o culturales ocurridos en las Islas, articulándolos entre sí, así como ejercitar la capacidad de captar la sincronía, o no, de determinados procesos y acontecimientos históricos insulares con otros acaecidos en contextos más amplios. La presencia de contenidos que abordan la evolución de la historia del arte en Canarias admite asimismo el desarrollo de capacidades que impulsen la competencia específica del lenguaje y de las técnicas de producción artística.

Las competencias apuntadas encajan con los nueve objetivos propuestos en el currículo, que a su vez conectan con algunos de los objetivos generales del Bachillerato. El fin primordial del proceso de enseñanza-aprendizaje de la Historia de Canarias ha de ser el de su comprensión significativa. Y es por esto que los objetivos curriculares se han establecido en términos de capacidades que inciden en el manejo de los rudimentos del conocimiento histórico a partir de un referente cercano: el pasado de las Islas. La representación cronológica, la contextualización de los hechos, la articulación entre diversas instancias, la captación de la causalidad múltiple, la conexión del pasado con el presente, la sensibilidad artística, la adquisición de vocabulario, la consulta e interpretación de fuentes o el uso de nuevas tecnologías son habilidades que habrá que activar en los alumnos y las alumnas de la materia con el propósito más amplio de concitar su interés por hallar, en los precedentes históricos, los factores que explican los cambios obrados en la sociedad canaria hasta el presente. Aplicando de este modo tales capacidades al análisis crítico sobre la realidad en que habitan (e incluso, cuando proceda, más allá del marco insular), se procurará dotar al alumnado de herramientas que ayuden a ejercer una ciudadanía consciente que participe de forma solidaria, como apuntan los objetivos generales de la etapa, en el desarrollo y mejora de su entorno social.

Los contenidos de Historia de Canarias, agrupados en seis bloques, se han seleccionado de acuerdo con los objetivos ya explicitados. El primer bloque lleva el título genérico de «Contenidos comunes», por su carácter transversal. Se trata además de contenidos eminentemente procedimentales en los que se intentará progresar a lo largo del curso, a la par que se desarrolla el resto de los bloques, que siguen la secuencia cronológica. La aproximación a la historia de las Islas alcanza en el Bachillerato un tono más disciplinar, y su función formativa se deberá orientar sobre todo a elevar el nivel académico del alumnado que se prepara para afrontar estudios superiores. Con tal perspectiva propedéutica se recomienda aplicar en la práctica docente los «contenidos comunes», mientras se avanza en las programaciones de aula.

El segundo bloque, titulado «Las culturas prehistóricas insulares y su final. La conquista», da comienzo con el debate acerca del primitivo poblamiento de Canarias, protagonizado, antes del cambio de era, por grupos beréberes procedentes del continente, que luego se vieron obligados a adaptar su sistema de vida originario a los nuevos espacios insulares. De la forma en que ocuparon el territorio y de sus medios de subsistencia, de los modos en que se organizaban socialmente y de sus creencias mágico-religiosas, que expresaron a través del arte, tratan los principales contenidos de este bloque, en cuyo desarrollo docente resulta primordial acercar al alumnado a los métodos que la arqueología, y la crítica de las fuentes etnohistóricas, han utilizado para recrear la vida de los primitivos canarios. El bloque concluye con un apartado que aborda el ocaso del mundo aborigen. Habrá que enmarcar el redescubrimiento del Archipiélago en la expansión atlántica iniciada en el siglo XIV, cuando la búsqueda de las fuentes del oro movió a la Europa bajomedieval a explorar el litoral africano. Y no conviene tanto ajustarse al relato pormenorizado de los episodios de la conquista en el siglo XV, sino centrar más bien la atención en fenómenos como la rivalidad luso-castellana por el dominio de las nuevas tierras descubiertas, el interés de la monarquía hispánica por coronar la dominación militar de las Islas, dado su valor geoestratégico, o el impacto demográfico que tuvo la transculturación para la comunidad aborigen, con el consiguiente etnocidio.

«El Antiguo Régimen en Canarias», tercero de los bloques, atiende a la evolución de la sociedad insular desde la época de la colonización hasta la llegada del pensamiento ilustrado. A partir de los conocimientos previos que el alumnado pueda tener sobre las características generales del Antiguo Régimen, se deberán resaltar las peculiaridades que presentó este periodo en el caso canario: por ejemplo, la formación tras la conquista de una sociedad multiétnica de base feudal, pero que desarrolla un modelo económico vinculado, desde un principio, a la economía atlántica mediante la expansión de la cañadulce, y afianzado más tarde durante la etapa vitivinícola. Se sugiere, sin embargo, no ceñir la historia económica insular a la relativa importancia de los sucesivos cultivos de exportación, sino más bien subrayar la articulación de éstos con la agricultura de consumo interno y con otras actividades mercantiles. En relación con la economía se afrontará el estudio de la consolidación de la nueva sociedad isleña, jerarquizada a la manera europea, aunque con un papel singular de la elite burguesa, e integrada en el marco jurídico e institucional de Castilla. La persistencia durante los tres siglos de la Edad Moderna de la división administrativa entre islas señoriales e islas realengas permite además incidir en el divergente devenir histórico de unos territorios y otros. Y el análisis de los distintos factores que condicionan, en el Setecientos, la decadencia final del viejo orden (crisis agroexportadora y de subsistencia, emigración a Indias, conflictividad social, política borbónica, nuevas corrientes intelectuales y artísticas) puede aprovecharse para ilustrar las permanencias y los cambios durante la fase de transición a la contemporaneidad.

Durante el siglo XIX «Canarias entra en la Edad Contemporánea», o lo que es lo mismo, irá adecuando sus instituciones a las formas propias del Estado liberal que se va abriendo paso en la Península, mientras sus agentes sociales abrazan el librecambio como vía de inserción en la economía capitalista mundial, en plena expansión de la industria en Europa y del colonialismo en África y Asia. En este bloque cuarto la atención del alumnado debe dirigirse, pues, hacia las consecuencias sociales que se derivan de las transformaciones políticas y económicas antedichas. La implantación del sufragio, primero censitario, luego universal, y en todo caso masculino; el control social practicado por el caciquismo en unas ínsulas esencialmente rurales; la creciente proletarización de la fuerza de trabajo que, en las coyunturas críticas, se ve empujada a emigrar; la formación de las primeras asociaciones de trabajadores que presagian el sindicalismo de clase; las claves explicativas del denominado «pleito insular», o enfrentamiento de intereses entre las elites hegemónicas radicadas en los dos principales puertos del Archipiélago; la nueva fisonomía que empiezan a adquirir estas ciudades portuarias en consonancia con la modernidad; el significado que para las Islas tuvo la guerra hispano-norteamericana de 1898… podrían figurar entre los aspectos que merecen tenerse en cuenta al hacer comprensible, desde la docencia, la Canarias decimonónica.

El quinto bloque abarca gran parte del siglo XX: a partir de la «crisis de la Restauración» se adentra en los contenidos relativos a la «Segunda República, guerra civil y franquismo». Convendría razonar con el alumnado los motivos que condujeron a la caída final de la monarquía española en 1931, tal como son claramente observables en la sociedad canaria durante las primeras décadas del siglo XX, cuando el sistema de dominación caciquil, todavía muy sólido, es puesto en cuestión por la acción de la clase trabajadora, organizada en sindicatos y federaciones obreras, y por el republicanismo que apoyan las clases medias urbanas. La creación de los cabildos en 1912, o la más drástica decisión de dividir la provincia en 1927, son asimismo jalones inexcusables al tratar del transcurso histórico del «problema canario». Acerca de la República en el Archipiélago cabría establecer alguna simetría con lo que acontece en el resto del Estado en cuanto al comportamiento electoral en los tres comicios generales, en cuanto a los efectos de la Gran Depresión o en cuanto a la agudización de la confrontación interclasista, pero, por su carácter impar, sería interesante también destacar la no aplicación de la reforma agraria en las Islas, la importancia del movimiento surrealista o la imposibilidad de dotarse de un estatuto regional cuya aprobación estaba ya prevista cuando estalló la guerra civil. Sobre ésta se deben considerar la participación en el golpe de la comandancia militar de Canarias, los malogrados intentos de resistencia a la sublevación, así como el alcance de la represión y la miseria mientras transcurrió la contienda y durante la larga posguerra. Lo que se ha dado en llamar desarrollismo tiene su reflejo a partir de 1960 en las áreas insulares que se vuelcan con el turismo, al tiempo que los agentes económicos recuperan su anhelado sistema de franquicias que culminará con la aprobación del REF. Es este el trasfondo que puede acompañar en el aula la explicación de las mutaciones culturales y de mentalidad, y de las protestas sociolaborales y estudiantiles, que exteriorizan los deseos de cambio en la etapa final del franquismo en el Archipiélago.

El último de los bloques se destina a los años de la «transición» y a la «historia del tiempo presente». El modo en que se desenvolvió en las Islas el tránsito de la dictadura franquista a la monarquía parlamentaria, comúnmente acotado entre 1975 y 1982, es el objeto del primer conjunto de contenidos de este bloque; un periodo de crisis económica y de incertidumbre en el que se multiplican las movilizaciones populares y surgen con fuerza las organizaciones de signo nacionalista. La Constitución del 78 crea el Estado de las autonomías, entre las que figurará desde 1982 la Comunidad Autónoma de Canarias. Es recomendable, por consiguiente, un análisis del agitado contexto histórico en que se desarrolló el proceso autonómico y del articulado del polémico Estatuto. Un postrero apartado del bloque final del currículo se reserva para un recorrido por la evolución de la economía, la política, la sociedad y la cultura durante los últimos decenios, así como para las relaciones con el exterior, y en especial con Europa. Cabe aprovechar, para la enseñanza y aprendizaje de estos contenidos, la realización de lecturas reflexivas sobre noticias y artículos de prensa relativos al presente insular que tengan interés por su conexión con el pasado reciente del Archipiélago. Será posible así conseguir un acercamiento a la actualidad inmediata a través de la utilización del conocimiento de la historia de Canarias más o menos próxima.

El alumnado suele haber alcanzado ya en el Bachillerato una cierta madurez en el uso de razonamientos hipotético-deductivos, lo que conviene aprovechar por el profesorado para planificar actividades que estimulen la reflexión e impliquen, al mismo tiempo, el ejercicio de las destrezas básicas del análisis sociohistórico. Así pues, las técnicas de trabajo en la enseñanza-aprendizaje de la Historia de Canarias deben adiestrar en la comprobación de hipótesis preestablecidas, con la intención de que alumnas y alumnos constaten que, mediante el desarrollo de determinadas capacidades, se pueden extraer conclusiones útiles para comprender críticamente el pasado. Tal es, al menos, la intención de la metodología cuyo enunciado explícito queda plasmado en alguno de los «contenidos comunes» del currículo, al proponer el comentario de imágenes de valor cultural o artístico y la interpretación de textos, mapas o gráficos de temática histórica. Son, en definitiva, técnicas con fuentes que admiten tanto el método por descubrimiento, protagonizado por el alumnado, como el método guiado, que exige el apoyo del profesorado; ambos métodos se han de combinar en la práctica con el método expositivo, más habitual en la docencia, pero que debiera ser remozado con el concurso de las nuevas tecnologías. La incorporación de recursos como la proyección de documentales en DVD y de páginas web de carácter didáctico, o la utilización de la pizarra digital, pueden reforzar con su efecto motivador las explicaciones en el aula. En cualquier caso, se procurará ante todo que los conocimientos que se hayan adquirido sobre cualquier momento pretérito de las Islas se apliquen, con solvencia, a la hora de formular deducciones.

Recoge también el currículo la realización de ejercicios que muevan al alumnado a rastrear información sobre episodios de historia local. Indagar en el pasado de la familia, del barrio, de la localidad, de la isla, puede servir para iniciarse en las tareas historiográficas: buscar fuentes directas en archivos, o a través de entrevistas a mayores, y fuentes indirectas en bibliotecas y hemerotecas, o en la Red, constituye una forma estimulante de emplear procedimientos y adquirir actitudes que incluso trascienden los objetivos específicos de la materia. La presentación de estos elementales trabajos de investigación, y de las actividades realizadas para el cuaderno de clase, proporcionará técnicas de recopilación escrita que suponen progresar en la competencia comunicativa, así como en la competencia en el tratamiento de la información y competencia digital. En este sentido, sería aconsejable la realización de pesquisas guiadas sobre historia de Canarias en internet, si es posible mediante webquests creadas por el profesorado, por ser éste un buen recurso didáctico para habituar al alumnado a seleccionar información relevante en la Red.

El estudio de la historia local, y de sus manifestaciones en el arte, se compagina bien con la programación de actividades complementarias fuera del aula (visita a museos o espacios de interés, recorrido de itinerarios) que motiven al alumnado a comprender el valor del patrimonio histórico-artístico que forma parte del entorno en que transcurre su vida cotidiana.

La finalidad de los nueve criterios de evaluación propuestos en el currículo de Historia de Canarias no es otro que la de comprobar si el alumnado ha alcanzado los objetivos previstos, en relación con los bloques de contenido y con el desarrollo de las competencias del Bachillerato. Los primeros criterios de evaluación apuntan básicamente a la consecución de los «contenidos comunes», pues tratan de verificar la habilidad para manejar la cronología, la contextualización, la multicausalidad, la terminología de la materia o la interpretación de fuentes de distinta naturaleza, haciendo en especial uso de las nuevas tecnologías, con su potencial interactivo y colaborativo. Es obvio que estos criterios se han de aplicar a la evaluación del resto de los contenidos establecidos en este currículo. El tercer criterio, que ha de valorar la capacidad para analizar obras de arte y fragmentos literarios en relación con su época, y los seis siguientes, que han de servir para evaluar los contenidos asimilados sobre el pretérito insular desde la prehistoria hasta la actualidad, deberán cumplir en todo caso con su principal función: constatar el grado de asimilación de conocimientos sobre la evolución histórica de Canarias que, a través del aprendizaje activo, debieran estimular en el alumnado el interés por el pasado y la reflexión crítica desde el presente.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   19

similar:

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconResumen En este trabajo se intenta seguir el paso a las transformaciones...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconI. España desde la Constitución hasta nuestros días

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconPirámide de Maslow
«autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o b-needs). «La diferencia estriba en que mientras...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconDe la lectura detenida de los presentes textos, se deduce que desde...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconEl agua a desempeña un papel muy importante para la humanidad desde...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconJerarquía de necesidades de Maslow
«autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o b-needs). «La diferencia estriba en que mientras...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconJerarquía de necesidades de Maslow
«autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o b-needs). «La diferencia estriba en que mientras...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconLa temática del liderazgo ha sido de las que mayor interés ha despertado...
«desde la hora de nacimiento, algunos hombres están señalados para obedecer y otros para mandar». Maquiavelo, en su obra de 1532...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconCasi todas las células de nuestros tejidos tienen un período de vida...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconLas tecnologías imperantes. Así, desde Platón que consideraba el...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com