En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de




descargar 0.6 Mb.
títuloEn todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de
página18/19
fecha de publicación05.01.2016
tamaño0.6 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19
Participar activamente en equipos de trabajo colaborativo, en el desarrollo de proyectos de investigación o trabajos monográficos sobre los contenidos recogidos en los distintos bloques, haciendo uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Con este criterio se pretende comprobar que el alumnado es capaz de trabajar en equipo de forma cooperativa, mostrando una actitud responsable en la distribución, organización y planificación de las tareas y superando las dificultades derivadas de la interacción en el grupo de trabajo. Además, se verificará el uso apropiado de las TIC en la búsqueda, selección y transmisión de la información elaborada.

  1. Aplicar los conocimientos adquiridos sobre los fundamentos biológicos de la conducta y sobre los procesos cognitivos, afectivos y sociales al análisis de algunos de los problemas personales y sociales.

Se trata de verificar que el alumnado es capaz de relacionar los conocimientos adquiridos en los diferentes bloques de contenido y transferirlos a situaciones sociales y personales relevantes. El profesorado seleccionará en cada bloque aquellos temas que tengan especial interés para el alumnado, profundizando en su análisis a través de la integración de diferentes enfoques o perspectivas. Para ello puede ser útil el estudio de casos, la utilización de técnicas de grupo, la aplicación de encuestas, la realización de trabajos monográficos, etc. Además, se trata con este criterio de evaluar si el alumnado será capaz de interpretar en clave psicológica los conflictos de la vida social, de aplicarlos al entorno circundante y buscarles utilidad.

Técnicas de Laboratorio

Introducción

El desarrollo y la trascendencia de las ciencias en nuestra sociedad son enormes. Se disfruta en cualquier aspecto de la vida de los avances científicos y, sin embargo, el prestigio de la ciencia y de los científicos y científicas no está acorde con lo que aportan a la civilización. Parece importante entonces que el alumnado con una vocación incipiente hacia la ciencia pueda asomarse a la forma científica de trabajar y disponga de una oportunidad de contrastar sus inquietudes y de orientarse en esa dirección.

La materia optativa Técnicas de Laboratorio está dirigida a aquellos alumnos y alumnas de Bachillerato que muestran interés por las ciencias y la tecnología y que están decididos a cursar estudios posteriores dentro de estas ramas del saber. Su propósito es el de abordar la ciencia desde el punto de vista de la investigación, buscando soluciones a los problemas reales que se plantean en el laboratorio y profundizando de esta forma en su conocimiento.

Se trata de que los alumnos y las alumnas aprendan de manera más práctica determinados contenidos científicos ya esbozados en las materias de modalidad, que se podrán estudiar dentro de esta materia optativa, implicándose personalmente en esta tarea. El alumnado se erige así en el principal protagonista de su aprendizaje, desarrolla su imaginación, su creatividad y su capacidad de análisis y de síntesis, aprendiendo a trabajar en el laboratorio de forma fundamentada y comprendiendo las profundas relaciones entre la ciencia, la tecnología y la sociedad. En definitiva, se pretende que el alumnado aprenda a resolver problemas, a investigar sistemáticamente y a trabajar en equipo, como es preceptivo en quienes se dedican profesionalmente a la ciencia.

Técnicas de Laboratorio se relaciona estrechamente con las materias de Física, Química, Física y Química, Biología, Ciencias de la Tierra y Medioambientales y Ciencias para el Mundo Contemporáneo y contribuye, junto a estas, a desarrollar los objetivos del Bachillerato, incidiendo especialmente en facilitar el acceso a conocimientos científicos y tecnológicos fundamentales y en desarrollar las habilidades básicas propias de la modalidad de Ciencias y Tecnología. Favorece también la comprensión de los elementos y procedimientos fundamentales de la investigación y del método científico, así como el entendimiento y la valoración de las aportaciones de la ciencia y la tecnología al cambio de las condiciones de vida, contribuyendo además a afianzar la sensibilidad y el respeto hacia el medioambiente. Finalmente, proporciona al alumnado formación, madurez intelectual y humana, conocimientos y habilidades que le permitirán desarrollar funciones sociales e incorporarse a la vida activa con responsabilidad y competencia, capacitándolo para acceder a otra etapa educativa.

Esta materia contribuye a la consecución de las competencias generales del Bachillerato. En primer lugar, a la competencia comunicativa, ya que constantemente se tendrá que recabar información, elegir la más relevante, resumirla, exponer el trabajo realizado y las conclusiones alcanzadas, tanto de forma oral como escrita. En segundo lugar, coopera a la consecución de la competencia en el tratamiento de la información y competencia digital, puesto que incide en el empleo apropiado de las tecnologías de la información y la comunicación, tanto para indagar en las múltiples posibilidades de obtener la información, como para realizar la presentación de los trabajos y, además, para establecer las redes de comunicaciones entre el alumnado y entre este y el profesorado para conseguir un trabajo colaborativo. En tercer lugar, se desarrolla la competencia social y ciudadana en cuanto se promueve la valoración del conocimiento científico como parte de la cultura y de la formación integral de las personas. Por último, se fomenta la competencia en autonomía e iniciativa personal, que se ve favorecida por las decisiones razonadas que se deberán tomar durante la realización de las tareas y por la necesidad de diálogo y acuerdo en el grupo para llevar a término el trabajo.

Además, la materia propicia el desarrollo de las competencias específicas del ámbito científico: la competencia en indagación y experimentación, la competencia en el análisis y la reflexión sobre la naturaleza de la ciencia y la competencia en el conocimiento e interacción con el mundo físico. La competencia en indagación y experimentación se relaciona directamente con el método científico, un conjunto muy potente de estrategias que permite conocer la realidad y buscar las repuestas a nuestros interrogantes, y que será la pauta de trabajo en las tareas que realice el alumnado. La competencia en el análisis y la reflexión sobre la naturaleza de la ciencia supone, por un lado, la comprensión del carácter dinámico y no dogmático de la ciencia, siempre en continua revisión y sometida, como actividad humana que es, a los intereses personales y de grupos, tanto científicos como sociales y económicos; y, por otro, implica la búsqueda de actitudes propias del trabajo científico: cuestionar lo que parece evidente, mostrar curiosidad ante los fenómenos, trabajar con rigor, afrontar los problemas de forma creativa, contrastar los resultados o saber trabajar en equipo. A la competencia en el conocimiento e interacción con el mundo físico se contribuye a través de la comprensión de los modelos y teorías que explican el mundo que nos rodea y de la aplicación de las habilidades para desenvolvernos en este, mediante la comprensión de las aportaciones de la ciencia a la mejora de la calidad de vida y a la conservación de los recursos, y a través de la toma de decisiones responsables en lo concerniente a estos asuntos.

Aunque la mayor parte de los objetivos se comparten con el resto de las materias de carácter científico y se refuerzan mutuamente, se debe destacar aquel que pretende desarrollar estrategias de investigación propias de la ciencia, tales como: el planteamiento de problemas, la emisión de hipótesis, la búsqueda de información, el diseño y la realización de experimentos respetando las normas de seguridad del laboratorio, la obtención e interpretación de datos, el análisis y la comunicación de resultados, el aprecio por la importancia de la participación responsable y de la colaboración en equipos de trabajo, ya que el carácter eminentemente práctico de la materia favorece su consecución. Asimismo, el estudio de situaciones prácticas y la resolución de problemas abiertos posibilitan la comprensión de conceptos que encierran más dificultad cuando únicamente se plantean desde un punto de vista teórico. Al mismo tiempo, los conocimientos así adquiridos se pueden aplicar en otros contextos y pueden servir para tomar decisiones fundamentadas ante problemas sociales o medioambientales y contribuir, por ejemplo, a la búsqueda de un futuro sostenible, particularmente en Canarias. Es un objetivo importante el uso de las tecnologías de la información y comunicación, tanto para obtener y evaluar la información, como para desarrollar el trabajo experimental y elaborar y presentar los resultados y las conclusiones, ya que el alumnado podrá utilizar estas habilidades en otros muchos campos, más allá del estrictamente científico, en el futuro. Por otra parte, los objetivos de esta materia se relacionan estrechamente con los objetivos de la etapa del Bachillerato ya que persiguen: ejercer la responsabilidad en la construcción de una sociedad sostenible; consolidar una madurez personal para actuar de forma responsable, autónoma y crítica; afianzar los hábitos de lectura, estudio y disciplina; acceder a los conocimientos científicos y tecnológicos y dominar las habilidades básicas propias de la modalidad de Ciencias y Tecnología; comprender los elementos y procedimientos fundamentales de la investigación y del método científico, conocer y valorar de forma crítica la contribución de la ciencia y la tecnología en el cambio de las condiciones de vida, así como afianzar la sensibilidad y el respeto hacia el medioambiente; utilizar con solvencia y responsabilidad las tecnologías de la información y la comunicación y desarrollar actitudes de creatividad, flexibilidad iniciativa, trabajo en equipo, confianza en sí mismos y sentido crítico.

Los contenidos de esta materia amplían y refuerzan los de las materias de Física y Química, profundizando en estos y sin incurrir en repeticiones. En el primer bloque, «Contenidos comunes», se presentan la metodología científica, las actitudes propias del trabajo científico y el uso de las TIC, y se puede desarrollar como un bloque de iniciación o bien desglosar los contenidos durante todo el curso a medida que se haga necesaria su introducción. Los bloques II, «Técnicas de mecánica»; III, «Experiencias de electromagnetismo»; y IV, «Experiencias de electrónica», se dedican a la física, concretamente a la mecánica, al electromagnetismo y a la electrónica. Se abordan en ellos experimentalmente conceptos y leyes como las aceleraciones tangencial y normal, la relación entre los distintos tipos de movimiento, las leyes de Ohm y Kirchhoff, la obtención de energía eléctrica o el funcionamiento de los diodos y transistores, favoreciéndose así un aprendizaje más significativo. Los bloques V, «Análisis químico»; VI, «Técnicas de termología»; VII, «Química de los alimentos»; y VIII, «Química industrial», pertenecen al ámbito de la química y suponen una introducción al análisis químico, a la termoquímica, al análisis de los alimentos y a la química industrial. Con estos contenidos se van desarrollando progresivamente las técnicas básicas de un laboratorio químico, como la determinación de la presencia de elementos, de iones o de nutrientes en una muestra, así como la concentración en que se encuentran, o la síntesis de plásticos y la elaboración de cosméticos para acercarnos al trabajo de las industrias químicas, emulando en el laboratorio, a pequeña escala, la obtención industrial de productos de uso cotidiano. Se deben poner de manifiesto los valores y las actitudes que aparecen implícitos en la formulación de muchos contenidos y que el profesorado sabrá destacar. Asimismo, se contextualizan algunos contenidos en el ámbito de Canarias, especialmente los relativos a las industrias, a la obtención de energía eléctrica, a las energías renovables y al desarrollo sostenible.

La actividad científica es una labor básicamente constructiva que, mediante aproximaciones sucesivas, elabora explicaciones más amplias, ajustadas y coherentes sobre los aspectos ya estudiados. La ciencia aparece como un conjunto de conocimientos en constante evolución que no pueden ser aprendidos de forma estática y definitiva. Sería conveniente entonces que la metodología se caracterice por los siguientes rasgos: progresividad en la presentación de los contenidos, que se van enriqueciendo a lo largo del curso; interactividad, favoreciendo la dinámica de grupos y el trabajo en equipo; flexibilidad, pues en cada momento se puede modificar si las circunstancias así lo aconsejan, utilizando las noticias recientes o temas relacionados con los intereses del alumnado como un acicate para el aprendizaje.

Con el fin de conseguir que el alumnado se familiarice con el trabajo científico, se considera esencial la práctica reiterada en la utilización de procedimientos que constituyen la base del trabajo científico: el planteamiento de problemas, la formulación y el contraste de hipótesis, el diseño y desarrollo de experimentos, la interpretación de resultados, la comunicación científica, la estimación de incertidumbre en las medidas y la utilización de fuentes diversas de información. Se recomienda resaltar la importancia de las teorías y de los modelos con los que se lleva a cabo la investigación, así como de las actitudes propias del trabajo científico: cuestionamiento de lo que parece obvio, necesidad de comprobación, de rigor y de precisión, apertura ante las nuevas ideas y desarrollo de hábitos de trabajo e indagación intelectual. Son herramientas muy importantes en este sentido la historia de la ciencia y las biografías de las personas que le han dedicado su vida.

Una posible estrategia para desarrollar el trabajo será la siguiente: sensibilización ante un nuevo tema; conexión con el entorno y la vida cotidiana; examen de las ideas previas del alumnado; planteamiento cualitativo del problema científico a resolver; búsqueda de información e introducción de conceptos; emisión de hipótesis; diseño experimental; reparto de tareas dentro del grupo; trabajo experimental y recogida de datos; análisis de resultados; resolución del problema y recapitulación; autorregulación y reflexión sobre todo el proceso.

Los materiales y productos que se utilizarían son los propios de los laboratorios de física y química, que constituyen las aulas adecuadas para la materia. Asimismo se debería disponer de una biblioteca básica y de conexión a la Red para poder consultar aspectos teóricos y prácticos. Sería recomendable contar con sistemas informáticos de adquisición de datos y sensores que se podrían alternar con la instrumentación clásica o con los aparatos diseñados por el alumnado, pues esta variedad es enriquecedora y motiva el aprendizaje.

Además, sería aconsejable que el alumnado trabajara en pequeños grupos los contenidos de cada bloque. Así, se plantearían diferentes problemas y proyectos de investigación relacionados con estos, buscarían la información pertinente, desarrollarían las experiencias y expondrían los resultados al resto de los grupos, de manera que sus conclusiones puedan ser debatidas y beneficien a todos los alumnos y alumnas. La información compartida pretende que, uniendo todos los problemas analizados, quede patente una relación entre los contenidos que se estudian dentro del bloque en cuestión.

La tarea del profesorado en todo este proceso sería la de actuar como guía de varias investigaciones simultáneas, pero que pueden marchar a diferente ritmo. Tendría que ayudar a valorar el interés de un problema; aconsejar en la búsqueda de información; colaborar en resolver los problemas prácticos que se presenten en el diseño experimental; velar por la seguridad de todos los procesos; enfrentar al alumnado con sus errores; alumbrar el camino para vencerlos; valorar de forma crítica el desarrollo de las tareas; y constituir en todo momento un referente al que se puede acudir para llevar a buen término el proyecto.

También sería recomendable que el profesorado velara porque el trabajo en equipo resulte eficaz. Con esa finalidad puede variar los agrupamientos al término de cada bloque y comprometer a cada alumno y alumna con su trabajo particular y con el resultado del grupo. Se evitan de este modo las diferencias en la participación y se estimula la enseñanza entre iguales, que suele ser eficaz y significativa.

Los criterios de evaluación responden a la pregunta de qué debe conocer y saber hacer el alumnado después de un proceso formativo, estableciendo los aprendizajes básicos de capacidades y contenidos que han de servir de referencia para evaluarlo. La mayor parte de los criterios de evaluación de esta materia son generales, ya que se trata de verificar la adquisición de contenidos relacionados con todos los bloques, algo que se irá consiguiendo a medida que el alumnado asimile las estrategias del trabajo de investigación y del método científico tales como: recabar información, contrastarla, comprender y utilizar el lenguaje científico, observar los fenómenos, cumplir las normas de seguridad, medir, diseñar experimentos, elaborar tablas y gráficas, utilizar sensores y programas informáticos, trabajar con responsabilidad en equipo, dar cuenta de los resultados y conclusiones o valorar las aportaciones de la ciencia al desarrollo de la técnica y la sociedad, especialmente en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias. Otros criterios son específicos para algunos bloques, ya que tratan de comprobar si el alumnado ha aprendido a realizar medidas de algunas magnitudes concretas, aplica determinadas leyes o maneja técnicas con una determinada finalidad, como el análisis de sustancias o la resolución de circuitos eléctricos.

Los criterios de carácter más general se consideran fundamentales para comprobar el aprendizaje del alumnado, aunque los de índole más específica pueden constatar la profundidad que se ha alcanzado durante ese proceso.
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

similar:

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconResumen En este trabajo se intenta seguir el paso a las transformaciones...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconI. España desde la Constitución hasta nuestros días

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconPirámide de Maslow
«autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o b-needs). «La diferencia estriba en que mientras...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconDe la lectura detenida de los presentes textos, se deduce que desde...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconEl agua a desempeña un papel muy importante para la humanidad desde...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconJerarquía de necesidades de Maslow
«autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o b-needs). «La diferencia estriba en que mientras...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconJerarquía de necesidades de Maslow
«autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o b-needs). «La diferencia estriba en que mientras...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconLa temática del liderazgo ha sido de las que mayor interés ha despertado...
«desde la hora de nacimiento, algunos hombres están señalados para obedecer y otros para mandar». Maquiavelo, en su obra de 1532...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconCasi todas las células de nuestros tejidos tienen un período de vida...

En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de iconLas tecnologías imperantes. Así, desde Platón que consideraba el...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com