Elogios a La Reconexión




descargar 0.9 Mb.
títuloElogios a La Reconexión
página14/30
fecha de publicación12.03.2016
tamaño0.9 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   30

Capítulo Once

LAS GRANDES PREGUNTAS


Somos parte de una enorme orquesta cósmica en la que cada instrumento viviente es esencial para la complementariedad y la armonía del conjunto.

Amigos o parientes- J. Alien Boone

¿Qué quiere decir «estar en sintonía» con una frecuencia o vibración? Para empezar, ¿qué se quiere decir al hablar de «frecuencias» y «vibraciones»? Estos términos aparecen continuamente en los textos espirituales, especialmente en los que escriben autores contemporáneos de la Nueva Era. Pero es muy raro encontrarlos definidos con claridad. ¿Hay que aceptar sin más que significan algo determinado? Aquellos que están muy influidos por el lado izquierdo del cerebro podrían sentirse inclinados a aceptar ciertas definiciones sin pruebas; pero quizá eso es inaceptable. Los que usan el lado derecho de su cerebro disfrutan de la libertad y la flexibilidad del concepto. Cuando uno trasciende sus cinco sentidos básicos, aprende a comunicarse mediante conceptos y acepta el hecho de que algunos de ellos no pueden definirse con nuestras palabras. Nuestra dimensión limita nuestro lenguaje.

Queremos que esas palabras o, para ser más preciso, las cosas a las que se refieren esas palabras, signifiquen algo específico. Sea cual sea su significado intuitivo, muchos piensan que deben tener un significado claramente definido para que a alguien le resulten útiles. Desean ser capaces de compartir sus experiencias en este lugar que conocemos como «mundo real» mediante palabras. Por eso quieren que los significados de esas palabras sean igual de «reales».

Comencemos por lo que dicen los diccionarios. Sintonizar es «ajustarse a; entrar en armonía con; establecer una relación armónica o receptiva». Vibrar es «moverse de lado a lado». En el campo científico, energía es «la capacidad de un sistema físico para producir trabajo»; y frecuencia «el número de veces que algo (independientemente de qué sea lo que se esté midiendo) sucede en un período de tiempo dado».

Y ahora veamos qué significan esas palabras para mí.

Energía y espíritu


En primer lugar, permíteme puntualizar que en realidad a la palabra energía no le doy la menor importancia en lo que respecta al trabajo de sanación. Para empezar, me resulta un término muy frío y mecánico. Otra razón es que generalmente se piensa que la energía se debilita con la distancia. Las frecuencias de este continuo de reconexión no se hacen más débiles con la distancia. Y es así porque las sanaciones y transformaciones ocurren por medio de un intercambio de información -«luz e información», para ser exacto-. Aunque estas sanaciones se pueden transmitir en forma de energía, el componente energético de la información constituye solamente uno de los medios de transporte. Una analogía sencilla es susurrar. Al susurrar se utiliza mucha menos energía que al gritar, pero en condiciones adecuadas se proporciona la misma información o más. En cualquier caso, no estamos hablando sobre el uso de la energía per se, sino sobre la transferencia de información. En otras palabras, la transmisión de la información no depende de la cantidad de energía que la transporta. Por eso, la Sanación Reconectiva se sale del ámbito de cualquier forma de sanación energética.

La Sanación Reconectiva está mucho mejor ubicada dentro del campo de la sanación a través del espíritu o la espiritualidad. Pero a la expresión sanación espiritual tampoco le doy la menor importancia, porque, aunque en su sentido más estricto está estrechamente relacionada con lo que hacemos, hoy en día no supone más que un platillo de colecta que se va pasando de mano en mano y gente a la que se golpea en la frente y cae hacia atrás siguiendo el reglamento. Por tanto, esta expresión tampoco vale. Por lo que sé hasta ahora, la mejor manera de definir lo que está ocurriendo es «intercambio de comunicación/información espiritual».

El doctor Beverly Rubik dijo una vez que creía que la expresión más acertada sería «información sagrada» (pero no me gusta el peso de cargar con esa cruz).

Así que, por el momento, y en aras de la comunicación y de la sencillez de este texto, usemos la palabra energía.

Frecuencias


¿Qué decir de «vibración»? Usamos la palabra continuamente y aún así muchos de nosotros en realidad no estamos seguros de qué significa. Por supuesto, siempre nos queda recurrir a la definición simplista del diccionario: una vibración no es más que un movimiento que se repite. Una cuerda de guitarra vibra si se pulsa; el número de veces que la cuerda de la guitarra se mueve de un lado a otro por segundo es la «frecuencia» de vibración. Para nosotros, eso se traduce en un determinado sonido. Si cambia la frecuencia, cambia el sonido.

Pero los efectos de la vibración alcanzan mucho más de lo que nuestros sentidos son capaces de distinguir por sí mismos. Por ejemplo, la fuerza que hace que un imán se pegue a la nevera es la misma que te permite ver el contenido de la nevera al abrir su puerta de noche: el electromagnetismo. La única diferencia entre el magnetismo y la luz visible es la frecuencia del movimiento de las ondas de energía. ¿Qué son los colores? La interpretación que hace nuestro cerebro de diferentes frecuencias de luz visible. ¿Qué son el calor y el frío? De nuevo, interpretaciones de nuestro cerebro sobre diferentes frecuencias de movimiento molecular. Y así se puede seguir descendiendo, hasta el nivel de la más pequeña partícula subatómica. De hecho, tal y como he explicado, la física no hace más que confirmar la creencia de que, en última instancia, todo en el universo se compone de vibraciones a diferentes frecuencias. Si se cambia la frecuencia de una vibración, se cambia la naturaleza de la partícula definida por esa vibración. Se puede decir que cuando un electrón vibra, tiembla el universo entero.

Vibración y frecuencia están relacionadas con otros dos términos, resonancia y sincronización. Gregg Braden los define en su libro Walking Between the Worlds. La resonancia, según él, es... un intercambio de energía entre dos o más sistemas de energía. El intercambio se produce en dos sentidos, de manera que cada sistema se convierte en un punto de referencia para el otro. Un ejemplo común de resonancia es el constituido por dos instrumentos de cuerda colocados en lugares opuestos de una habitación. Al pulsar la cuerda más grave de uno de los instrumentos, vibrará la misma cuerda del otro instrumento. Nadie ha tocado la cuerda; está respondiendo a las ondas energéticas que viajan a través de la habitación y hacen que la segunda cuerda entre en resonancia.

Sobre sincronización, dice que es...una alineación de fuerzas o campos de energía que permite una transferencia máxima de información o comunicación. Por ejemplo, considérense dos elementos que vibran y están adyacentes el uno al otro. Uno vibra más rápido y el otro más despacio. La tendencia que tiene el elemento de menor vibración a adaptarse y ajustarse con el que vibra a mayor velocidad se puede considerar una sincronización. Cuando los elementos logran ajustarse, se dice que ha habido sincronización, o que la vibración más rápida se ha sincronizado con la vibración más lenta.

¿En qué se traduce esto para nosotros? Significa que «sintonizar o sincronizarse con una frecuencia más alta» es «entrar en armonía con un movimiento periódico que tiene un mayor número de repeticiones por segundo».

Piensa sobre ello en cuanto a los efectos de esta sintonía. Imagina que eres ciego de nacimiento para los colores, incapaz de distinguir el azul, el rojo y el amarillo. Entonces, algo le ocurre a tus ojos y se activan las células que perciben los colores. ¿Puedes imaginarlo? De repente, aparece un campo de percepción completamente nuevo.

En la Sanación Reconectiva sucede algo parecido. Según sintonizamos (entramos en armonía) con las nuevas frecuencias de energía, empezamos a sentir cambios dentro de nuestro cuerpo. Las vibraciones se instalan en nuestro interior y se convierten en parte de nosotros. Un aspecto importante del aprendizaje para poder trabajar con las sanaciones es ser capaz de reconocer esas sensaciones, del mismo modo que ser capaz de ver colores no tiene precio para un pintor. Pero date cuenta de que, sin embargo, ese no es un requisito indispensable. Aunque tener esta capacidad nos proporciona una retroalimentación muy útil para poner a punto nuestras aptitudes, hay pintores ciegos y músicos sordos. En cada caso, los sistemas de retroalimentación se desarrollarán a su manera a partir de la paz y la calma. La sincronización, la alineación de fuerzas y campos, la comunicación de luz e información, aparecerán y muy probablemente se abrirán camino por sí mismas hasta que las percibas.

¿Cómo se producirá esta sintonización en tu caso? ¿Qué puedes hacer para que tu cuerpo -mejor aún, tu auténtico ser- sea consciente de las nuevas vibraciones y pueda actuar como su canal?

¿Sabes qué? Esos cambios ya están sucediendo. Los cambios se están dando en ti ahora mismo. En muchos casos se trata de un suceso a priori: la sintonización se codifica y despliega en uno mismo al leer este libro. Muy probablemente otros ya estarán descubriéndolo o a punto de descubrirlo.

Mi experiencia dice que hay tres «estilos» de conseguir esta sintonización, este cambio para acoger las nuevas frecuencias. (1) Puedes notar cambios en ti mismo casi desde el principio -sensaciones nuevas de calor, algo extraño en la cabeza o en las manos- cuando por primera vez oyes algo acerca de la materia sobre la que estoy escribiendo o lo ves en una tienda. (2) En otros casos, el proceso comienza cuando sostienes el libro en tus manos o lo abres y empiezas a leer. Puedes sentir que empieza a pasar algo según avanzas en la lectura. Una vez entrado en materia, tus sensaciones se hacen cada vez más claras. (3) Puedes no sentir nada hasta un poco después: tres días, tres meses o quizá más.

Por último, hay un cuarto «estilo»: el manifestante. Se trata de una persona a la que le salen pequeñas ampollas o sangra inexplicablemente, tal y como me pasó a mí en un momento dado de mi propio desarrollo. Cuando ocurre eso, parece ser que sólo dura uno o dos días y no significa más que el cuerpo está cambiando para acoger esas nuevas y mayores frecuencias.

Descubrir la especificidad


En marzo de 1994 recibí una extraña invitación para asistir a una reunión abierta. Según la invitación, parecía que el Arcángel San Miguel había seleccionado aquel momento para volver a la Tierra y un grupo había decidido reunirse y ayudar a que Su energía se hiciera «terrenal».

No sé qué hubieras pensado tú, pero yo a duras penas podía creer que si el Arcángel San Miguel quería visitar la Tierra, el éxito de su aventura dependiera de que treinta o más personas estuvieran diciendo «ohm».

Acudí a la cita a pesar de mis reservas. En esa época buscaba respuestas por todas partes y todavía me encontraba en un punto en el que sentía que, habiendo tantos «sanadores» por ahí, alguno tenía que saber algo que yo no sabía sobre este tema. De hecho, ya había llegado al punto de creer que todos sabían todo lo que yo no sabía.

Aparecí por el apartamento en el que se estaba produciendo el evento y me abrí camino a través del grupo. La gente se había reunido alrededor de dos camillas de masaje, en cada una de las cuales había una persona acostada. Algunos participantes tenían las manos apoyadas sobre la persona en la camilla, otros mantenían las manos en el aire por encima de la persona, al «estilo sanador».

Donde fueres..., pensé, y me uní a ellos.

Había ido allí en busca de respuestas y obtuve algunas. La primera llegó mientras permanecía de pie esperando a que los que estaban acostados en las camillas empezaran a moverse involuntariamente y a canalizar frases, tal y como habían estado haciendo mis pacientes. En lugar de eso, los de las camillas estaban simplemente acostados como si estuvieran meditando o echándose la siesta, cosa que no puedo descartar que en realidad estuviera pasando.

Estaba decepcionado. Había acudido con la esperanza de que las personas de la habitación pudieran ver lo que se había convertido en un suceso diario en mi consultorio; de que pudieran darme alguna explicación.

En cambio, vi menos movimiento que en la cola de devoluciones de unos grandes almacenes el día después de Navidad.

Algo desconcertado por el bajo nivel de respuesta física exhibido por los que estaban en las camillas, pregunté si alguien tenía inconveniente en que mostrara lo que ocurría cuando yo era el único que ponía las manos cerca de una persona. Aceptaron y acercaron algunas sillas hasta una de las camillas de masaje para poder observar y quizá ofrecer alguna explicación. Uno de ellos se ofreció voluntario para acostarse en la camilla. Cuando los demás se sentaron, comencé.

Los resultados fueron inmediatos. Los músculos alrededor de la boca del voluntario se empezaron a mover nerviosamente, los dedos hacían movimientos bilaterales, asimétricos e involuntarios, los ojos iban de lado a lado a toda velocidad y empezó a hablar. La respuesta no había comenzado tan rápidamente como solía suceder cuando me encontraba en mi ambiente, pero a los pocos minutos se había desatado casi en toda su magnitud. Por las exclamaciones ahogadas de la habitación podría decirse que ninguno de los presentes había visto nunca algo tan espectacular.

Entonces, repentina e inusualmente, la actividad se fue debilitando. La voz cesó y el movimiento se redujo considerablemente. Eso nunca había pasado antes. Al final, levanté la cabeza y me giré hacia los demás para explicar que aquello era muy raro. Y fue entonces cuando vi que el grupo había decidido «ayudar». Estaban allí sentados, con las palmas de las manos dirigidas a escondidas hacia la persona en la camilla. No todos, sólo algunos. Mientras observaba lo que ocurría, me di cuenta de que los pocos que habían decidido romper el acuerdo y «participar» habían impulsado a los demás a hacer lo mismo. Advertí lo que pasaba según se iba uniendo más gente. Con cada nueva incorporación, la respuesta del voluntario se hacía más débil.

Tanto la idea de ayudar como el concepto de energía de grupo son admirables, pero en este caso hay que ser consciente y objetivo. No hubo ningún resultado sensacional mientras el grupo actuaba como un todo. Después de una demostración uno por uno para la sala, los resultados hablaron por sí mismos inequívocamente; pero a continuación, cuando el grupo se volvió a introducir en la ecuación, los resultados se redujeron otra vez casi hasta la nada. Evidentemente, valía la pena analizar cuál era la dinámica subyacente.

Durante el debate, los asistentes justificaron por qué se habían incorporado: creyeron que «la energía del grupo intensificaría el efecto». A pesar de ser algo lógico, no había sucedido así. Pero, ¿por qué no? ¿Por qué más energía no supuso más ayuda?

Tuve clara la respuesta: Por alguna razón, la energía de grupo -particularmente la de un grupo que todavía no posee las nuevas frecuencias-altera o amortigua las frecuencias específicas que realmente dan lugar a la sanación. Las energías que estamos ayudando a «entrar» no son las energías que todos los demás han estado usando. Estas nuevas energías funcionan a unas frecuencias de vibración concretas y la mezcla con otras frecuencias no les ayuda. Mientras que añadir monedas a una hucha (o una alcancía) aumenta la cantidad de dinero, añadir agua a una sopa perfectamente preparada o a una taza de café las diluye y probablemente eso no sea lo que se busca.

Fue una lección importante a varios niveles. Aunque como grupo quizá se haya perdido la posibilidad de compartir y aprender algo nuevo, vimos que esas frecuencias tienen una especificidad, algo que las diferencia de las otras a las que hemos tenido acceso en este planeta hasta ahora. Posteriormente, al trabajar con muchos de aquellos sanadores, descubrimos que, una vez embarcados en estas nuevas energías, las vivencias de grupo adquieren una dimensión completamente nueva... o, mejor dicho, unas dimensiones.

El gran cambio


¿Cómo es posible que de repente haya «nuevas» frecuencias en el planeta? O, por decirlo con más propiedad, ¿cómo puede ser que haya frecuencias nuevas en el planeta si las frecuencias en sí mismas forman parte de este universo en permanente evolución?

Tal y como yo lo veo, la aparición repentina en la Tierra de esas frecuencias parece que tiene que ver con la forma en la que el tiempo está cambiando. Si has prestado alguna atención, probablemente te hayas dado cuenta de que parece que el tiempo está avanzando más rápido. No en el sentido en el que nuestros abuelos dirían: «Según te haces viejo, parece que los veranos llegan más rápido». Se trata de algo diferente. El tiempo no solamente avanza más deprisa, sino que hacemos más cosas en lo que en apariencia es el mismo lapso de tiempo.

Puede parecer una contradicción; si el tiempo estuviera avanzando más deprisa, lo esperable sería que tuviéramos menos tiempo para hacer las cosas, ¿verdad? Y aún así, lo contrario es cierto. Es como si cada unidad de tiempo se retardara, de modo que durante ella podemos hacer más cosas; y aún así, globalmente parece que el tiempo avanza más rápido. Esto recuerda la naturaleza contradictoria de la física cuántica y la relatividad. Las dos cosas no pueden ser ciertas a la vez, y sin embargo, a cierto nivel, lo son.

Tiempo, energía, masa... todo ello está interconectado. Es lo que significa relatividad. Si algo se mueve más rápido, disminuye su masa y su marco temporal se hace más lento. Por tanto, si el tiempo está acelerando, las frecuencias que subyacen en todas las dimensiones de nuestro universo también deben de estar cambiando.

Si buscas evidencias, basta con que te fijes en todos los cambios que se dieron durante las dos últimas décadas del siglo XX. Hace quince años, podrías no haber tenido interés en leer este libro. Hace siete años yo no lo habría escrito. Fíjate en la gente que conoces bien desde hace tiempo. ¿Te has dado cuenta de que si les empiezas a hablar de asuntos espirituales y conceptos como «cambios», no sólo están más receptivos y abiertos de lo que podías prever, sino que muchos de ellos reconocen que han estado pensando sobre estas cosas durante bastante tiempo en la quietud de su mente? Metafísicos en secreto. Y sólo unos años atrás, algunos de ellos te habrían mirado de una manera más que extraña sencillamente por plantear semejantes temas.

Fíjate también en el actual cuerpo médico. Hace veinte años yo no habría podido entrar por la puerta de un hospital, ni siquiera como legítimo médico quiropráctico. Hoy en día me invitan a dar charlas y a enseñar en hospitales y universidades, no como quiropráctico, sino como sanador.

Este cambio es palpable incluso en la industria del entretenimiento. A pesar de sus defectos, Hollywood es un excelente barómetro de nuestra cultura. Su éxito depende de su capacidad para determinar dónde reside el interés del público y qué es lo que quiere ver en pantalla -y eso es lo que nos dan-. A lo largo de los últimos diez o veinte años, se ha hecho un énfasis claro sobre temas espirituales: películas acerca de ángeles, vida después de la muerte, cambios en los paradigmas, dimensiones paralelas, habilidades psíquicas... y, sí, sanadores. La cosa no se queda ahí: no se puede poner la televisión sin que haya más de lo mismo.

Los efectos de estos cambios también se aprecian claramente a otros niveles. Seguramente te has dado cuenta de que muchas personas, conscientemente o no, están optando por dejar el planeta en esta época a través de enfermedades relacionadas con el SIDA, el cáncer y otras enfermedades terminales. Otros, como tú mismo, han elegido quedarse y ayudar durante la transición a las nuevas vibraciones más altas.

A esta transición se la llama de diferentes modos. Gregg Braden usa dos expresiones: «el Cambio» y «el Cambio de Era». Los mayas, los incas, los hopis, Nostradamus, Edgar Cayce y la Cabala (judía y cristiana) predijeron la transición. Braden define este cambio en Walking Between the Worlds como...una época en la historia de la Tierra y a la vez una vivencia de la conciencia humana. El Cambio, caracterizado por la convergencia entre la disminución del magnetismo planetario y el aumento de la frecuencia planetaria en un momento dado, constituye una oportunidad excepcional para remodelar colectivamente la expresión de la conciencia humana. El Cambio es el término que se aplica al proceso según el cual la Tierra se acelera a través del transcurso de cambios evolutivos, con la especie humana voluntariamente conectada a los campos electromagnéticos terrestres, persiguiendo adaptarse a través de un proceso de cambio celular.

Ahora bien, no estoy diciendo que todas estas predicciones debieran tomarse necesariamente como seguras. Igual que yo no creo en todo lo que oigo, te sugiero que tú también mantengas un saludable y objetivo grado de escepticismo. Mucho de lo que se escribe puede retorcerse e interpretarse para que se ajuste a los intereses del intérprete.

Sin embargo, cuando parece que tantas fuentes fiables dicen lo mismo y predicen un mismo momento para que ocurra el Cambio, puede que la mejor respuesta no sea esconder la cabeza en la tierra como un avestruz. Semejantes predicciones no surgen de la nada. Tanta confirmación sirve de prueba para el muy verosímil concepto de una Inteligencia Universal con la que algunas personas -las que se permiten ser suficientemente abiertas- pueden conectarse fácilmente.

Edgar Cayce, Nostradamus y otros nos pusieron esta información delante. El Cambio ha llegado ahora. Casi podría decirse que hay que hacer un esfuerzo para no verlo.

Me alegro de no haber leído ni oído nada acerca de este Cambio antes de percibirlo por mí mismo. Si hubiera sido así, puede que nunca hubiera tenido la certeza de que no estaba simplemente imaginándome cosas como una reacción anticipada. Identificarlo por mí mismo -del mismo modo que tú lo has hecho o estás ahora por hacerlo- y ya más tarde encontrarlo en los escritos de sabios, me sirvió de verificación. Constató la autenticidad de lo que ahora estamos descubriendo, de lo que ahora estamos reconociendo y fue la confirmación que necesitaba para poder aceptar que se trataba de algo real y seguir adelante.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   30




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com