Apunte General: Derecho Civil I – Parte General




descargar 0.62 Mb.
títuloApunte General: Derecho Civil I – Parte General
página11/16
fecha de publicación16.01.2016
tamaño0.62 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Unidad X: Objeto de la Relación Jurídica

  1. El objeto de la relación jurídica: Concepto. Diversas clases de objeto. Clasificación de los Derechos Subjetivos en base a su objeto. Derechos Patrimoniales: Derechos Reales, Personales u Obligacionales e Intelectuales. Naturaleza y caracteres. Paralelo entre ellos.

  2. Patrimonio: Concepto. Naturaleza Jurídica. Teorías. Caracteres. El patrimonio como garantía de los acreedores. Diversos patrimonios: Patrimonio general y patrimonios especiales. Separados y autónomos. Concepto y características de cada uno. El problema en nuestro Derecho. El patrimonio como prenda común de los acreedores. Concepto. Fundamento y alcance legal. Distintas clases de acreedores. Bienes excluidos de la garantía común.

  3. Bienes y Cosas: Concepto. Régimen del Código Civil.

  4. Clasificación de las cosas consideradas en sí misma; Muebles e inmuebles: Subdivisión de cada unas y otras. Régimen jurídico. Fungibles y no fungibles. Consumibles y no consumibles. Divisible e indivisible. Principales y accesorias. Frutos y productos. Cosas en los comercios inajenables (absoluta y relativamente).

  5. Clasificación de las cosas con relación a las personas: Bienes del Estado: Bienes públicos y privados. Bienes del dominio de los particulares. Cosas sin dueño susceptible de apropiación privada. Régimen legal.


  1. El objeto de la relación jurídica: Concepto: El objeto de las relaciones jurídicas son las cosas, los bienes y los servicios personales. Ellos se resumen a conductas humanas, cuando el objeto de la relación es una prestación de servicios, como por ejemplo, las relaciones laborales, entre muchos otros. Diversas clases de objeto: Si el objeto de la relación jurídica son los bienes, sus diversas clases serán las clases de bienes. Éstas se dividen, según el Código Civil en su Libro Tercero: “De los Derechos Reales”, en: Materiales (cosas) e inmateriales (Derechos de autor, energía eléctrica, etc.) susceptibles de valor económico (conforme a los Arts. 2311 y 2312). Clasificación de los Derechos Subjetivos en base a su objeto: Siguiendo la línea de pensamiento del Dr. Rinessi, el objeto es aquello sobre lo que se exterioriza el diverso poder del sujeto, o dicho de otra manera, el contenido del Derecho Subjetivo. Para dicho autor, la clasificación que da el Dr. Llambías no es adecuada, por el hecho de que los diversos Derechos no se encuentran ajustadamente encasillados de estas categorías. En definitiva, el criterio económico, o de valor económico, no se adeca para la catalogación de los Derechos Subjetivos. Estos Derechos quedan correctamente encasillados si son agrupados en atención a su objeto: Así tenemos los Derechos cuyo objeto recae sobre la propia persona, que son los llamados Derechos Personalísimos, que pueden adquirir valor económico cuando son lesionados o atacados; Los Derechos derivados de las relaciones de familia, cuyo objeto cuyo objeto no sólo recae sobre la persona, sino sobre las relaciones familiares creadas por el parentesco, y que están comprendidas en el status familiar, son los denominados Derechos de Familia, y si bien tienen algún contenido patrimonial, como la sociedad conyugal, otros carecen de ese carácter como son los deberes de fidelidad, cohabitación y procreación, nacidos del matrimonio; Además, existen otros Derechos que pertenecen a la persona por ser titular de patrimonios que no son originalmente susceptibles de apreciación pecuniaria, pero lo pueden ser en determinadas circunstancias cuando son desconocidos o afectados, como sería la lesión moral o daño moral por la pérdida del afecto o de un sentimiento. Además, tales Derechos son también subjetivos, y no están desvinculados de la persona.

Derechos Patrimoniales: Siguiendo la noción del Dr. Rinessi, los Derechos Patrimoniales son el conjunto de relaciones jurídicas que una persona tiene sobre los bienes de su patrimonio, y en relación con las demás personas. Sin embargo, quedan mejor definidos como aquellos Derechos cuyo objeto recae sobre viene teniendo el sujeto la finalidad de su creación, adquisición, utilización, cambio, aprovechamiento y extinción. En los Derechos llamados extrapatrimoniales el objeto es la persona; Y en los patrimoniales el objeto son los bienes.

Derechos Reales: Naturaleza: Se ha discutido acerca de este tema, sobre lo cual subsisten tres posiciones diferentes: La teoría tradicional, quien postula que la relación se establece entre el titular del Derecho y la comunidad o sea que existe un sujeto activo determinado que es el titular, y un sujeto pasivo indeterminado, que es la comunidad, quien debe respetar ese Derecho por tener el mismo, efecto erga omnes. La teoría de la institución, quien postula que la relación surge de la regulación que el propio Estado establece; Por lo que los participantes deben sujetarse al mismo a los efectos de acogerse al régimen pertinente. Y la teoría de la obligación pasiva universal que trataba de explicar en alguna medida que la relación jurídica se establecía entre el titular del Derecho y cualquier sujeto que de alguna manera era alcanzado por los efectos erga omnes mientras tanto la obligación de respeto descansaba en cada miembro de la sociedad. Concepto: Lo cierto es que nuestro codificador reproduce en su obra la teoría de Mackeldey (la tradicional), como lo especifica en la nota inicial al Libro Tercero, diciendo "al tratar de las cosas y de la posesión antes que de los Derechos Reales, seguimos la opinión y el método de Mackeldey, porque las cosas y la posesión son los elementos de los Derechos Reales". Entonces, según esta teoría, los Derechos Reales son lo que conceden al titular un poder sobre la cosa, estableciéndose una relación directa e inmediata que les permite su aprovechamiento. Básicamente, es un Derecho nacido de la relación entre el sujeto y el objeto. Caracteres: Partiendo de los Derechos Reales sobre la cosa propia tenemos: 1) Dominio; Y 2) condominio. Sobre la cosa ajena: 1) El uso; El usufructo; Y 3) La habitación. Los Derechos reales de garantía son: 1) La prenda; 2) La hipoteca; Y 3) la anticresis. Derechos Personales u Obligacionales: Son aquellos que establecen relación entre personas determinadas en razón de las cuales el respectivo titular puede exigir de alguien la prestación debida. Naturaleza: Tal consiste en una relación entre dos personas determinadas; Por lo tanto, la prerrogativa del titular la ejerce directamente sobre otra persona a fin de obtener a través de ella el goce de la cosa. Sostiene Von Tuhr que los Derechos Personales se fundan en una disposición de orden jurídico en virtud de la cual el deudor queda obligado a efectuar una prestación a favor del acreedor. Caracteres: Los Derechos Personales se distinguen en: 1) El titular o sujeto activo, llamado acreedor que es quien goza de la prerrogativa de exigir del otro el cumplimiento de la prestación debida; 2) El sujeto pasivo de la relación denominado deudor, que es quien está constreñido a efectuar dicha prestación; 3) El objeto que es la prestación que el deudor debe satisfacer a favor del acreedor. Puede consistir en la entrega de una cosa (obligación de dar), en la realización de un hecho (obligación de hacer), o en la abstención de un hecho (obligación de no hacer). Derechos Intelectuales: Se incluye en el patrimonio el Derecho que tiene el autor de una obra científica, literaria o artística para disponer de ella y explotarla económicamente por cualquier medio. Por la índole del objeto sobre el cual el Derecho se ejerce, estos facultamientos se denominan Derechos Intelectuales. Naturaleza: Con la invención de la imprenta, que permitía la impresión ilimitada de diversas obras, las autoridades se reservaron la facultad de censurar lo que se quería imprimir a fin de impedir la difusión de ideas peligrosas para el orden establecido. Durante el siglo pasado se afirmó poco a poco la libertad de imprenta, hasta inscribirse como una garantía individual en las constituciones políticas de todos los países. Tal es así, que en la Constitución de 1853 la establecía la libertad de expresión y los Derechos del autor, y sobre este principio, se sancionan las leyes 7.092 y 11.723, que han regulado los Derechos Intelectuales bajo la denominación de Propiedad Intelectual. Paralelo entre ellos: Los Derechos Intelectuales, si bien tiene caracteres similares a los Derechos Personales y Reales, tienen diferencia con ambos constituyendo sin lugar a dudas una tercera categoría distinta. En primer lugar, el objeto sobre el cual recae el Derecho es totalmente diferente a los personales y reales, porque mientras en los Derechos Intelectuales el objeto es inmaterial, en los reales es la cosa y en los personales una prestación; Pero además no es cualquier bien, sino un bien creado por su titular, o sea que a la vez que es un titular del Derecho, es autor de la creación, por eso se afirma que entre los Derechos intelectuales figuran el Derecho moral del autor, que es un Derecho humano conforme lo establece el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. El autor es el dueño de la obra y puede disponer de ella en todo sentido.

  1. Patrimonio: Concepto: La segunda frase del Art.2312 del Código Civil dice: “…El conjunto de los bienes de una persona constituye su patrimonio”. En este caso la palabra bienes hace referencia a los objetos inmateriales susceptibles de valor, e igualmente las cosas, que son los objetos materiales susceptibles de adquirir valor (conforme a los Arts.2311 y primera parte del 2312). Naturaleza Jurídica: Muy discutido ha sido en la doctrina el problema de la naturaleza jurídica del patrimonio. La doctrina se ha dividido entre las siguientes posiciones: a) Subjetiva o personalista (ZACHARIE, ROAN, PLANIOL). Para ella, el patrimonio es emanación de la personalidad jurídica y por ello comprende todos los bienes del individuo, incluso los futuros, y también las obligaciones, es pues una universalidad de Derecho independiente de los bienes que lo integran. De ahí deduce PLANIOL que toda persona tiene un patrimonio y que sólo la persona tiene patrimonio; b) Finalista (BRINZ, BEKKER). Sin negar la existencia del patrimonio personal, esta doctrina pone énfasis en el interés en que cada masa de bienes sirve, afirmándose así la existencia de patrimonios, que no pertenecen a alguien sino a algo (petinere ad aliquid), que están destinados a un fin, lo que lleva a explicar la importancia de la responsabilidad patrimonial; c) Realista o atomista (COVIELLO, FERRARA). Para ella, el patrimonio no es algo distinto de los bienes y Derechos que lo componen, sino la suma de todos ellos y, por ello, no puede ser considerado apto para ser objeto de un Derecho subjetivo; d) Existen, por último, autores como COSSÍO que rechazan las anteriores doctrinas por considerar que conducen sólo a abstracciones inútiles y concluyen que el patrimonio ofrece una configuración variable, por lo que debe ser estudiada por separado cada una de las diversas modalidades en que puede presentarse, que son esencialmente tres: Personal, de destino y especial o separado.

Teorías: El Dr. Llambías reproduce dos teorías con relación al patrimonio: La teoría clásica de Aubry y Rau: El patrimonio concebido como atributo de la personalidad; Y la concepción de la doctrina alemana. Para Aubry y Rau "la idea del patrimonio se deduce lógicamente de la personalidad..., el patrimonio es la emanación de la personalidad y la expresión de la potestad jurídica de que está investida una persona". De aquí concluyen Aubry y Rau, que: 1°) Únicamente las personas físicas o morales pueden tener patrimonio, pues sólo ellas tienen aptitud para poseer bienes, tener Derechos de crédito y contraer obligaciones; 2°) Toda persona tiene necesariamente un patrimonio, aunque ella no posea actualmente bien alguno; 3°) Cada persona no tiene más que un patrimonio, principio que sufre algunas excepciones, por imperio de la ley; 4°) Finalmente, el patrimonio es inseparable de la persona, no concibiéndose su transmisibilidad in totum, porque sería como pensar en la transmisibilidad de la propia persona. El Dr. Llambías crítica a esta teoría pensando que ésta parte de principios verdaderos, pero extrae de ellos consecuencias que no están contenidas en las premisas. En cambio, la concepción alemana no niega la existencia de un solo patrimonio general, pero junto a él admite la coexistencia de patrimonios especiales. Así Von Tuhr dice: "El patrimonio resulta de un conjunto de Derechos que reciben unidad por corresponder a un mismo sujeto; De esta unidad se deriva que los hechos jurídicos y las relaciones que atañen al titular producen sus efectos sobre todos los Derechos que en cada momento integran el patrimonio. El poder de disposición del titular comprende todos los objetos del mismo...". "En cambio la unidad se pierde cuando un conjunto de Derechos cuyos elementos posiblemente son mutables, está regido por normas especiales. En el ámbito del patrimonio existe, entonces, una esfera jurídica más restringida, delimitada por criterios determinados y susceptibles de desarrollo económico propio de la misma manera que aquél. Hablase en este caso de patrimonio especial o de bien especial".

Caracteres del patrimonio: De acuerdo a la doctrina que hemos aceptado, el patrimonio general presenta los siguientes caracteres: 1°) Es una universalidad jurídica, pues la unidad de la pluralidad de elementos que lo componen está dada por la ley; 2°) Es necesario. Todo patrimonio pertenece a un titular (persona visible o ideal) y correlativamente a toda persona corresponde un patrimonio general. 3°) Es único e indivisible. Lo que significa que nadie puede ser titular de más de un patrimonio general. Se suelen dar como excepciones a este principio la aceptación de herencia con beneficio de inventario y la separación de patrimonios, pero ésta es una creencia errónea. No hay allí la subsistencia en cabeza del heredero de dos patrimonios generales, sino la coexistencia perfectamente aceptable del patrimonio general del heredero con el patrimonio especial integrado por los bienes hereditarios, en ambos supuestos; 4°) Es inalienable, ya que no puede existir sino en cabeza del titular. Pueden enajenarse los bienes particulares comprendidos en el acervo, pero no éste, ni aun fraccionariamente; 5°) Es idéntico a sí mismo, no obstante las evoluciones de su contenido. Es una consecuencia del carácter universal del patrimonio.

El patrimonio como garantía de los acreedores: Todos los bienes de una persona están afectados al cumplimiento de sus obligaciones, lo cual se enuncia con una fórmula más expresiva que exacta, según la cual el patrimonio es la prenda común de los acreedores. Con ello no se quiere significar que los acreedores tienen constituido un Derecho real de prenda sobre los bienes del deudor, sino que ellos pueden dirigirse sobre dichos bienes y ejecutarlos a fin de obtener la satisfacción de sus créditos. Diversos Patrimonios: Aunque nuestro Código se enrola en la idea de un patrimonio único e indivisible, apoyado en la concepción de una universalidad jurídica, estos principios se desprenden de la nota al Art.2312; En cambio la norma jurídica, o sea el propio Art.2312, es lo suficientemente amplio como para darle al mismo el contenido de la moderna doctrina, reconociendo su carácter de divisible. Es así que la ley, frente a determinadas situaciones del sujeto, o por la consecuencia de sus actividades, ha creado diversos patrimonios. Patrimonio General: La existencia de un patrimonio único perteneciente a cada sujeto constituye lo que denominaríamos patrimonio general. Este es el patrimonio que posee toda persona física o jurídica, y que determina también con generalidad la responsabilidad patrimonial, o sea el límite por el cual una persona puede responder con sus bienes ante distintas situaciones exteriores. Es decir que la persona con su patrimonio general actúa en las distintas relaciones con los terceros, respondiendo ante ellos con los bienes que lo integran. Patrimonios Especiales: Los patrimonios especiales son los conjuntos de bienes afectados a un fin determinado y sometidos a un régimen legal especial. Ellos son; El patrimonio de la herencia y el concurso del deudor fallecido. Otro aspecto de los patrimonios especiales es el de constituir una universalidad jurídica, que es un modo de consideración jurídica de un determinado conjunto de cosas, en vista de determinadas relaciones, por parte del ordenamiento jurídico. Patrimonios Separados: Estos patrimonios pertenecen a la categoría de los particulares, sin perjuicio de la existencia del patrimonio general. Es aquel por el cual dos o más masas de bienes singulares, aun sin dejar de pertenecer al mismo, existen cada una de por sí. La utilidad y la función práctica de la creación de un patrimonio separado, en el ámbito del patrimonio del sujeto, están dadas por la posibilidad; a) De atribuir o reservar ciertos bienes a un determinado destino; b) O bien de reservar a un cierto grupo de acreedores un determinado núcleo de bienes sobre los cuales puedan ellos satisfacerse con exclusión de los otros. Se ha señalado como patrimonios separados en nuestro Derecho: a) El del presunto fallecido; b) Los bines de la sociedad conyugal; c) Restitución de los bienes al presunto fallecido; d) El bien de familia; e) El fondo de comercio a los efectos de la transmisión; f) Los bienes afectados a una simple asociación; g) Los aportes o cuotas realizadas a las sociedades. Patrimonios Autónomos: Esta expresión debe emplearse cuando se quiera indicar el hecho de que se forme, con elementos sacados de otro o de varios otros, un patrimonio aparte y nuevo, con un propio sujeto colectivo o, cuando menos, con finalidades propias, en espera de reconocimiento, y sobre el cual inciden Derechos y obligaciones autónomas, como se ha visto que ocurre en la formación de la persona jurídica. También es un patrimonio autónomo aquel del peculio menor (mencionados en el Art.287 del Código Civil), que se crea a partir del reconocimiento de su capacidad patrimonial, y que se separa de los bienes que adquiera a título gratuito, o que le fueran legados. El problema en nuestro Derecho: No obstante la autoridad de Aubry y Rau, habituales mentores del codificador, no hay nada en el articulado del Código que obligue a adoptar en nuestro Derecho la teoría de aquéllos. En consecuencia queda el intérprete libre para acoger la concepción que cuenta con el favor de la unanimidad de la doctrina, y que mejor satisface los intereses del hombre.
El patrimonio como prenda común de los acreedores: Concepto: Prenda común de los acreedores significa que todos los bienes que integran el patrimonio o que se incorporen a él, responden por las deudas de su titular, por lo que los acreedores pueden obtener la venta judicial de los mismos para cobrarse de su producido. Fundamento: En nuestro Código no hay una disposición que siente el principio de manera expresa, pero que de todos modos es un principio obvio, que se desprende de multitud de disposiciones de la ley civil, como la que autoriza al acreedor a ejercer todos los medios legales para obtener el cumplimiento de las obligaciones en especie o las indemnizaciones sustitutivas (Art.505), las que reglamentan la acción revocatoria, o la acción de simulación, las que regulan los privilegios en cuanto éstos suponen la concurrencia de acreedores sobre los bienes que integran el patrimonio, etc. Alcance legal: Del principio expuesto deriva que: a) Los acreedores pueden ejercer individualmente acciones para agredir el patrimonio de su deudor a los efectos de obtener satisfacción de sus créditos; b) En caso de insolvencia, todos los acreedores deben participar del procedimiento colectivo (la quiebra, y también en las soluciones preventivas de ella que todos los ordenamientos organizan) y ese procedimiento comprende todos los bienes que forman el patrimonio del deudor, salvo exclusión legal expresa. Es la universalidad propia de los procedimientos colectivos causados en la insolvencia (Arts. 1° y 111, Ley de Concursos); c) En caso de fraude (enajenación de bienes que integran el patrimonio del deudor de modo de provocar o agravar la insolvencia) los acreedores pueden ejercer una acción integrativa del patrimonio que en el Derecho común es la acción pauliana y que cuando se ejerce en la quiebra es denominada acción revocatoria concursal.

Distintas clases de acreedores: No todos los acreedores se encuentran en la misma situación respecto de los bienes del deudor. En algunos casos, con el propósito de reforzar el Derecho de ciertos acreedores y asegurar el cobro de sus créditos la ley dota a éstos ya de un privilegio, ya de una garantía real. De aquí surgen tres clases de acreedores, a saber: 1°) Acreedores privilegiados: Son aquellos provistos por la ley de un privilegio, y consistente en el Derecho de ser pagados con preferencia a otro (Art.3875 del Código Civil). Estos privilegios se clasifican en generales (que son los que recaen sobre la generalidad de los bienes del deudor) y especiales (que son los que recaen sólo sobre una cosa o bien determinado); 2°) Acreedores munidos de garantía real: Son los que tienen establecido un Derecho real a su favor sobre algún bien determinado del deudor. Tales son los acreedores hipotecarios y prendarios. Los primeros han constituido una hipoteca que es el Derecho Real establecido en seguridad de un crédito en dinero sobre los bienes inmuebles que continúan en poder del deudor (Art.3108). Los segundos son los que han constituido una prenda consistente en la retención de una cosa mueble del deudor en garantía del cumplimiento ulterior de la deuda (conforme al Art.3204); 3°) Acreedores quirografarios o comunes: Son los que carecen de toda preferencia. Su Derecho entra a hacerse efectivo sobre los bienes del deudor, después de haber sido desinteresados los acreedores privilegiados y los que están munidos de una garantía real. Bienes excluidos de la garantía común: No todos los bienes están sujetos a la ejecución por los acreedores. La idea es no privarse a los hombres de lo que es indispensable para cubrir sus necesidades más imprescindibles. El problema es cuáles son esos bienes indispensables para vivir. Para el Dr. Borda, los bienes inembargables para nuestro Derecho Positivo son: a) La pensión de alimentos (Art.374 del Código Civil); b) El usufructo de que los padres gozan sobre los bienes de sus hijos, en la proporción necesaria para cumplir con las cargas enumeradas en el Art.291 (gastos de subsistencia, educación, enfermedades, intereses de capitales vencidos durante el usufructo, etc.) (Art.292 del Código Civil); c) El lecho cotidiano del deudor, su familia y sus hijos, las ropas y muebles de su indispensable uso, los instrumentos necesarios para la profesión, arte u oficio que ejerza (Ley 12.296 y Art.820 del Código de Procedimientos); d) Los sueldos y salarios sólo son embargables hasta el 20%, pero no todos (Ley 14.443); e) Los sueldos de los empleados públicos nacionales, provinciales y municipales por obligaciones emergentes de préstamos en dinero o de compra de mercadería, salvo determinadas proporciones y condiciones fijadas en el decreto 6.574 de 1943; f) Las jubilaciones y pensiones enumeradas en la Ley 18.037 (Art.44), y para trabajadores autónomos (Ley 18.038, Art.32). Disposiciones similares tienen las leyes de jubilaciones de la Policía Federal (decreto 33.265/44, Art.127), los retiros y pensiones militares (decreto 13641/48, Art.32), las pensiones de amparo (decreto 10196/43, Art.18) y las pensiones a la vejez (decreto 3627/66); g) El sueldo anual complementario para empleados públicos (Ley 12.915, Art.5º); h) La indemnización proveniente de accidentes del trabajo (Ley 9.688, Art.13 ); La que corresponde por despido y falta de proceso (Ley 11.729, Art.157); i) El subsidio por maternidad (Ley 11.933); j) El lote del hogar (Ley 10.284, Art.2º); k) Los muebles y útiles domésticos del agricultor enumerados en la Ley 11.170, y tratándose de tambos son también inembargables los bienes enumerados en la Ley 11.627, en su Art. 11; l) Los créditos obtenidos en virtud de los préstamos que autoriza la ley 12.643 para los empleados de empresas particulares; ll) Los inmuebles sobre los cuales el Banco Hipotecario Nacional haya otorgado un préstamo a favor de empleados públicos, mientras aquél no quede reducido a la categoría de ordinario (decreto 14961/46, Art. 18, ratificado por la Ley 12.962); m) El bien de familia creado por la Ley 14.394 , con la excepción de las obligaciones provenientes de impuestos o tasas que graven directamente el bien, o de créditos por construcción o mejoras introducidas en la finca; n) Los sepulcros, salvo que se reclame el precio de compra o el de construcción (Art.850 , Inc.2º del Código de Procedimientos); ñ) El depósito constituido por el procurador como garantía para el ejercicio de su profesión, salvo que deba responder a las deudas que motivan su constitución (Ley 10.996, Art.7º). En la misma situación se encuentra el efectuado por los escribanos públicos (ley 12.990, Art.15); o) Son asimismo inembargables los bienes del dominio público del Estado y los del dominio privado que estén afectados a un servicio público. En cambio las rentas de las provincias o municipalidades son embargables, en tanto no se prive a la entidad deudora de las que son necesarias para la subsistencia y normal desarrollo de la administración y para la correcta atención de los servicios públicos; p) El retrato del deudor, de sus padres, descendientes o cónyuges, aunque sea obra de un pintor famoso; q) Las aeronaves pertenecientes al Estado (Ley 17.285, Art.71); r) Los bienes muebles destinados al funcionamiento de asociaciones profesionales (Ley 14.455, Art.31); rr) Los fondos de las sociedades de ahorro y préstamo para viviendas provenientes de préstamos otorgados con fondos destinados a ese fin (Ley 16.571, Arts. 1º y 2º).

  1. Bienes y Cosas: Concepto: Es muy diversa la terminología que al respecto siguen el Código francés y sus comentaristas por una parte, y nuestro Código por la otra. Para los autores franceses cosa es todo lo que existe y que cae bajo la acción de los sentidos, en tanto que bienes son las cosas que tienen un valor económico. En este sentido dice Marcadé: "Las dos palabras cosas y bienes no son sinónimas: La primera es el género; La segunda, la especie. Todo lo que existe en la naturaleza recibe el nombre de cosas; Mientras que el nombre de bienes no se da más que a aquellas cosas que son de una tal naturaleza, capaz de procurar a una persona una ventaja propia y exclusiva, y que caen bajo su propiedad. Así el sol y los diferentes astros, el aire y los vientos, son cosas, pero no son bienes". Régimen del Código Civil: Para nuestro Código la relación se invierte: El género es el bien y la especie, la cosa. Según el antiguo Art.2311; “Se llaman cosas en este Código, los objetos corporales, susceptibles de tener un valor”, agregando el Art.2312; “Los objetos inmateriales susceptibles de valor, e igualmente las cosas, se llaman bienes…”. Y la Ley 17.711 ha introducido una leve variante en el concepto de cosa y ha efectuado un agregado al Art.2311 que ahora ha quedado en los siguientes términos: "Se llaman cosas en este Código los objetos materiales susceptibles de tener un valor. Las disposiciones referentes a las cosas son aplicables a la energía y a las fuerzas naturales susceptibles de apropiación".

  2. Clasificación de las cosas consideradas en sí misma: Después de haber definido los bienes y las cosas, el Código entra a clasificar a estas últimas. Así las divide en: 1) Cosas muebles e inmuebles (Arts. 2313 al 2323); 2) Fungibles y no fungibles (Art.2324); 3) Consumibles y no consumibles (Art.2325); 4) Divisibles e indivisibles (art. 2326); 5) Principales y accesorias (Arts. 2327 al 2335); 6) Cosas dentro y fuera del comercio (Arts. 2336 a 2338). Entramos entonces a desarrollar cada una de ellas.


Inmuebles: Conforme a la noción general son las que están fijas en un lugar determinado, no pudiendo ser trasladadas a otro lugar. Las cosas son inmuebles por su naturaleza, o por accesión, o por su carácter representativo (conforme al Art.2313): Por naturaleza, son las cosas inmuebles que se encuentran por sí mismas inmovilizadas, como el suelo y todas las partes sólidas o fluidas que forman su superficie y profundidad: Todo lo que está incorporado al suelo de una manera orgánica, y todo lo que se encuentra bajo el suelo sin el hecho del hombre (Art.2314); Por accesión, son las cosas muebles que se encuentran realmente inmovilizadas por su adhesión física al suelo, con tal que esta adhesión tenga el carácter de perpetuidad (Art.2315). Son también inmuebles las cosas muebles que se encuentran puestas intencionalmente, como accesorias de un inmueble, por el propietario de éste, sin estarlo físicamente (Art.2316); Por su carácter representativo, son los instrumentos públicos de donde constare la adquisición de Derechos reales sobre bienes inmuebles, con exclusión de los Derechos reales de hipoteca y anticresis (Art.2317). Muebles: Nuestro Código expresa que “son cosas muebles las que pueden transportarse de un lugar a otro, sea moviéndose por sí mismas, sea que sólo se muevan por una fuerza externa, con excepción de las que sean accesorias a los inmuebles” (Art.2318). Son también muebles todas las cosas enumeradas en el Art.2319, como las partes sólidas o fluidas del suelo separadas de él, las construcciones en ellas de carácter provisorio, los objetos puestos bajo del suelo, los materiales reunidos para la construcción de edificios mientras no estén empleados, los escombros de una construcción y todos los instrumentos públicos o privados de donde constare la adquisición de Derechos personales. Los artículos procedentes explican cuándo una cosa es mueble e inmueble: El Art.2320 expresa que las cosas muebles forman parte de los inmuebles cuando sean puestas en ellos. Y las mismas cosas muebles puestas por un usufructuario en un inmueble se considerarán como tales mientras dure el usufructo (conforme al Art.2321). “Las cosas muebles, aunque se hallen fijadas en un edificio, conservarán su naturaleza de muebles cuando estén adheridas al inmueble en mira de la profesión del propietario, o de una manera temporaria” (Art.2322). El Art.2323 enumera las cosas muebles de una casa, como por ejemplo el dinero, las mercaderías y en general todas las cosas que conforman el ajuar de una casa. Régimen jurídico: Como ya se había expresado al principio del punto 4-, el régimen de las cosas están regladas en nuestro Código Civil en el Libro Tercero: “De los Derechos Reales”, en su Título I: “Cosas consideradas en sí mismas, o en relación a los Derechos”. Aunque también hay que agregar la Ley 17.711 que agregó algunas modificaciones en este aspecto, tal como la modificación al Art.2311, agregándole un segundo párrafo a dicho artículo.

Fungibles y no fungibles: “Son cosas fungibles aquellas en que todo individuo de la especie equivale a otro individuo de la misma especie, y que pueden sustituirse las unas por las otras de la misma calidad y en igual cantidad” (Art.2324). El codificador no hace distinción entre fungibles y no fungibles, entonces debe entenderse a las no fungibles las cosas que no pueden sustituirse por otras, simplemente porque no existe otra de igual calidad y cantidad. Y, como remarca el Dr. Llambías, la cosa fungible por excelencia es el dinero. Consumibles y no consumibles: “Son cosas consumibles aquellas cuya existencia termina con el primer uso y las que terminan para quien deja de poseerlas por no distinguirse en su individualidad. Son cosas no consumibles las que no dejan de existir por el primer uso que de ellas se hace, aunque sean susceptibles de consumirse o de deteriorarse después de algún tiempo” (Art.2325). Divisible e indivisible: Nuestro Código establece que “son cosas divisibles, aquellas que sin ser destruidas enteramente pueden ser divididas en porciones reales, cada una de las cuales forma un todo homogéneo y análogo tanto a las otras partes como a la cosa misma” (Art.2326, primer párrafo). Y “no podrán dividirse las cosas cuando ello convierta en antieconómico su uso y aprovechamiento. Las autoridades locales podrán reglamentar, en materia de inmuebles, la superficie mínima de la unidad económica” (Art.226, segundo párrafo).


Principales y accesorias: Los Arts. 2327 y 2328 expresan que “son cosas principales las que puedan existir para sí mismas y por sí mismas”, y “son cosas accesorias aquellas cuya existencia y naturaleza son determinadas por otra cosa, de la cual dependen, o a la cual están adheridas”. Los artículos siguientes enumeran las cosas principales y accesorias de la siguiente manera. El Art. 2331 expresa que “las cosas que natural o artificialmente estén adheridas al suelo, son cosas accesorias del suelo”, y el artículo siguiente agrega que las cosas adheridas a los predios adherentes al suelo son cosas de los predios. El Art.2333 establece quién es principal cuando una cosa mueble se adhiere a otra inmueble. En el Art.2334 explica que, cuando no puedan distinguirse entre la cosa principal y la accesoria, se tendrán en cuenta el valor de las partes, en primer lugar, el volumen luego, y por último, si no se distingue cuál es cuál, no habrá ni principal y accesoria. El Art.2335 determina cual parte es principal y cual es accesoria en las obras de arte de gran valor material. Cosas en los comercios inajenables: El Art.2337 enumera las cosas que están fuera del comercio por su inenajenabilidad absoluta. Ellas son: 1) Las cosas cuya venta o enajenación fuere expresamente prohibida por la ley; 2) Las cosas cuya enajenación se hubiere prohibido por actos entre vivos o disposiciones de última voluntad, en cuanto el Código permita tales prohibiciones. Y el Art.2338 expresa que “son relativamente inenajenables las que necesiten una autorización previa para su enajenación”.

  1. Clasificación de las cosas con relación a las personas: Bienes del Estado: Bienes públicos y Privados: El Art.2339 de nuestro Código Civil expresa que; “Las cosas son bienes públicos del Estado general que forma la Nación, o de los Estados particulares de que ella se compone, según la distribución de los poderes hecha por la Constitución Nacional; O son bienes privados del Estado general o de los Estados particulares”. Los posteriores Arts. 2340 y 2342 expresan qué cosas comprendes los bienes públicos y privados, respectivamente. Bienes del dominio de los particulares: El Art. 2341 expresa que “las personas particulares tienen el uso y goce de los bienes públicos del Estado o de los Estados, pero estarán sujetas a las disposiciones de este Código y a las ordenanzas generales o locales”. Cosas sin dueño susceptible de apropiación privada: El Art.2343 establece qué cosas son susceptibles de apropiación privada. Ellas son: 1) Los peces que se encuentran en aguas pertenecientes al Estado, guardándose los reglamentos sobre la pesca marítima o fluvial; 2) - Los enjambres de abejas, si el propietario de ellos no los reclamare inmediatamente; 3) Las piedras, conchas u otras sustancias que el mar arroja, siempre que no presenten signos de un dominio anterior; 4) Las plantas y yerbas que vegetan en las costas del mar, y también las que cubrieren las aguas del mar o de los ríos o lagos, guardándose los reglamentos policiales; 5) Los tesoros abandonados, monedas, joyas y objetos preciosos que se encuentran sepultados o escondidos, sin que haya indicios o memoria de quien sea su dueño, observándose las restricciones de la parte especial de este Código, relativas a esos objetos (Ver Ley 17.500). Régimen legal: Nuestro Código Civil regula todas estas cuestiones en su Libro Tercero: “De los Derechos Reales” y su Capítulo I orientada exclusivamente a las cosas con relación a las personas.

1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

similar:

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconParte general del derecho civil y personas

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General icon1. 1 Derecho penal parte general

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconDerecho general como base de la parte especial

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General icon* Libro de Texto: derecho penal. Parte general de Quintero, Morales y Prats

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconPrimera parte. El Derecho Civil: concepto y contenido actuales

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconFacultad de derecho departamento de derecho civil y de familia

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconTeoria de los contratos conexos. Algunas de sus aplicaciones. Especial...

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconInstrucción de la «Causa general»
«Causa general» sobre los hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional durante la dominación roja

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconResumen Se plantea un panorama general de los desarrollos recientes...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com