Apunte General: Derecho Civil I – Parte General




descargar 0.62 Mb.
títuloApunte General: Derecho Civil I – Parte General
página9/16
fecha de publicación16.01.2016
tamaño0.62 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16

Unidad IX: Personas Jurídicas Privadas en Particular

  1. Personas Jurídicas Privadas: Concepto.

  2. Asociaciones: Concepto e importancia. Diferencia con las fundaciones. Caracteres. Regulación legal. Acto constitutivo. Requisitos. Estatutos. Autorización estatal. Órganos de gobierno. Asambleas. Órgano directivo. Órgano de contralor. Derechos y obligaciones de los miembros. Poder disciplinario. Control jurisdiccional.

  3. Fundaciones: Concepto. Caracteres. Régimen jurídico aplicable. Acto constitutivo: Formas de constitución. Fundadores. Estatuto y sus reformas. Integración del patrimonio. Finalidad. Beneficiarios de la fundación. Autorización estatal. Órganos de administración. Funcionamiento. Autoridad de contralor.

  4. Sociedades civiles y comerciales: Régimen jurídico. Personalidad. Clases. Responsabilidad de los socios.

  5. Simples asociaciones: Las normas del Art.46 del Código Civil. Situaciones que se plantean. Elementos esenciales. Capacidad y responsabilidad. Extinción.



  1. Personas Jurídicas Privadas: Concepto: Las personas privadas son establecimientos, fundados y regidos por particulares, que actúan a veces bajo la vigilancia y con el permiso de la administración, pero sin ninguna delegación del poder público.

  2. Asociaciones: Concepto: La asociación ha sido definida por Enneccerus como "una unión estable de una pluralidad de personas, independiente en su existencia del cambio de miembros, que tiene una constitución corporativa y un nombre colectivo, cuyos bienes son administrados por los mismos miembros. La asociación tiene por lo tanto miembros y administración propia”. Importancia: Innecesario es remarcar la importancia que tienen las asociaciones o corporaciones en la vida moderna. Siendo el hombre un ser gregario, por excelencia, encuentra en la corporación un instrumento adecuado para alcanzar mediante ella finalidades a las que no podría acceder librado a su sola actividad individual: La asociación resulta un multiplicador de energías humanas, ya para emprender grandes obras de construcción, producción o comercialización, ya para organizar en gran escala labores de orden espiritual (acción apostólica, social, cultural, etc.). Diferencia con las fundaciones: Entre las asociaciones y las fundaciones pueden observarse las siguientes diferencias: a) Las primeras tienen miembros o socios que reciben el beneficio de la actividad de la entidad. Las segundas carecen de miembros, sólo tienen administradores y beneficiarios de la entidad que son extraños a ella; b) El estatuto de la asociación se origina en la voluntad de sus miembros y puede ser modificado. El estatuto de la fundación se origina en la voluntad del fundador, que es persona ajena a la entidad misma, pero ahora puede ser modificado gracias a la Ley 19.836 -de las Fundaciones-; c) El fin de la asociación se realiza en el seno de la misma, pues tiende al beneficio de los propios asociados. En cambio, el fin de la fundación es externo a la entidad, pues tiende al beneficio de terceros, ajenos a ella; d) Los socios de una asociación tienen Derecho a exigir de la entidad la prestación de los servicios y beneficios previstos en sus estatutos; Sin embargo, los beneficiarios de una fundación carecen de ese Derecho. Caracteres: La asociación tiene los siguientes caracteres: a) Personalidad jurídica: La asociación es una persona jurídica, ya que se trata de un ente susceptible de adquirir Derechos y contraer obligaciones que no es persona de existencia visible (Art.32 del Código Civil); b) Unión de personas: La asociación surge de la unión de un grupo de personas (miembros) que la integran, en virtud de un vínculo jurídico que les confiere esa posición, ya sea por haber participado en el acto constitutivo o por incorporación posterior. Tiene, además, una designación propia, un nombre colectivo, y su existencia es independiente del cambio de sus miembros, que pueden ingresar y egresar de ésta en virtud de la libertad de asociación garantizada por el Art.14 de la Constitución Nacional; c) Patrimonio propio: Para lograr sus fines, la asociación debe contar con los medios materiales necesarios. Por ello, conforme a lo establecido en el Art.33, 2da parte, y siendo la asociación una persona distinta de los miembros que la componen (Art.39), ella debe contar con un patrimonio;

d) Estatuto: Toda asociación necesita poseer una ley interna que rija los Derechos y deberes de los asociados; e) Fin de bien común no lucrativo: El Art.33, Inc.1°, establece que tanto las asociaciones como las fundaciones deben tener como fin "el bien común"; j) Desvinculación patrimonial del Estado: El Art.33 exige también, que las asociaciones "no subsistan exclusivamente de asignaciones del Estado". Sin perjuicio de que el Estado Nacional pueda subvencionar parcialmente la actividad de determinada institución, si ella dependiera en forma exclusiva de los aportes estatales, dejaría de ser una persona de carácter privado para pasar a la órbita de la Administración Pública; g) Autorización del Estado para funcionar: La existencia de asociaciones como personas jurídicas queda sujeta a la autorización estatal (Art. 45). En el ámbito nacional, el organismo que interviene en el otorgamiento de la personería jurídica es la Inspección General de Justicia, cuyas funciones han sido reglamentadas por la ley 22.315. Regulación legal: A las personas jurídicas las regula: El Código Civil, en su Libro Primero: “De las Personas”, Sección Primera: “De las personas en general”, del Título I: “De las personas jurídicas”; La Ley 22.315 –de la Inspección General de Justicia–, que regula la autorización para el funcionamiento de las entidades de existencia ideal; Y la Ley 19.836 –de las Fundaciones–que las regula; Y la Le 19.550 que regula a las Sociedades Anónimas. Acto constitutivo: Es el negocio jurídico que da creación a la entidad y por el cual todos los suscriptos quedan obligados a constituirla. El acto constitutivo y estatuto, son necesarios para el nacimiento y posterior vida de la asociación. Requisitos: Para la constitución de las personas jurídicas es necesario el cumplimiento de los siguientes requisitos: 1) Acto constitutivo; 2) Que tengan por principal objeto el bien común; 3) Que posean patrimonio propio; 4)Que sean capaces por sus estatutos de adquirir bienes; 5) Que no subsistan exclusivamente de asignaciones del Estado; 6) Que tengan o no autorización del Estado. Estatutos: Son el conjunto de estipulaciones destinadas a regular la organización y el funcionamiento de la asociación. Autorización estatal: El Art.45 del Código Civil dispone que: "Comienza la existencia de las corporaciones, asociaciones, establecimientos, etcétera, con el carácter de personas jurídicas, desde el día en que fueren autorizados por la ley o por el gobierno, con aprobación de los estatutos y confirmación de los prelados en la parte religiosa". Las asociaciones que se mencionan en el artículo transcripto son únicamente aquellas incluidas en su Art.33, pues las del Art.46 son de libre constitución. Para tal autorización, son competentes tanto el Poder Legislativo como el Ejecutivo, pero es materia eminentemente local. Órganos de gobierno: Los órganos de gobierno de una asociación son los resortes de actuación que integran su dispositivo de actividad jurídica. Tales elementos de actuación tienen su arraigo en los estatutos de la corporación, que ordinariamente crean un órgano deliberativo, un órgano ejecutivo y un órgano de contralor o vigilancia. Son respectivamente, la asamblea de asociados, la comisión directiva o directorio y el síndico o comisión revisora de cuentas. Fuera de esos organismos, y respondiendo a la índole peculiar de las actividades cumplidas por la entidad, los estatutos suelen crear otros complementarios tales como tribunales de honor, de disciplina, de penas, etc. Asambleas: Es la autoridad superior de la asociación y está integrada por todos los que según los estatutos pueden participar de ella, aunque sean menores de edad si así lo prevén dichos estatutos, y ello porque no está en cuestión la capacidad civil de la persona sino sus Derechos sociales sujetos a la respectiva reglamentación interna. La asamblea desempeña las más importantes funciones: Nombra y remueve a la comisión directiva, aprueba o rechaza las cuentas relativas a la gestión de ésta, modifica los estatutos, etc. A falta de previsión en los estatutos sobre el funcionamiento de la asamblea, se aplican en lo pertinente las disposiciones del Código Civil sobre sociedades y especialmente las prescripciones del Código de Comercio referentes a sociedades anónimas.
Órgano directivo: Es un organismo que realice el manejo cotidiano de los asuntos sociales. Oficia de autoridad permanente de la entidad, bajo la dependencia e instrucciones de la asamblea. Compete al organismo ejecutivo –llámese comisión directiva, directorio, etc.– la administración y dirección permanente de la corporación, así como la ejecución de las decisiones de la asamblea. Inviste la representación de la entidad frente a los terceros, pero para que los actos obrados se imputen a la persona jurídica no han de exceder los límites de su ministerio, conforme a los respectivos estatutos y en subsidio de ellos, con arreglo a las prescripciones del contrato de mandato (conforme a los Arts. 35, 36 y 37). Las funciones que desempeñan los organismos ejecutivos de las asociaciones civiles son en principio gratuitas (conforme a los arts. 1870, inc.2°, y 1872), pero nada se opone a que los estatutos o las resoluciones de la asamblea les reconozcan una remuneración.

Órgano de contralor: Es usual que las corporaciones cuenten con organismos de vigilancia y fiscalización de los dirigentes de la entidad, que asesoran a la asamblea cuando ésta ha de expedirse sobre la gestión efectuada por dichos dirigentes. Su trabajo consiste en vigilar la correcta actuación de los organismos ejecutivos para que éstos no se aparten de lo indicado por la ley y los estatutos. Especialmente fiscalizan todo lo referente a la gestión de carácter patrimonial, percepción e inversión de fondos, etc., y dictaminan al respecto a fin de asesorar convenientemente a la asamblea. Derechos y obligaciones de los miembros: Lo característico de la asociación reside en esa fluencia de relaciones jurídicas que se constituyen permanentemente entre la entidad y sus miembros. Se entiende por miembros de la corporación a quienes han participado del acto constitutivo o se han incorporado a la entidad posteriormente, de conformidad a sus estatutos. Derechos de los miembros y consiguientes deberes de la corporación: Según el Art.40 del Código: "Los Derechos respectivos de los miembros de una asociación con el carácter de persona jurídica, son reglados por el contrato, por el objeto de la asociación o por las disposiciones de sus estatutos”. Los estatutos son la ley primordial de los Derechos de los asociados. Pero no sería legítimo restringir Derecho garantizados en la Constitución Nacional o en las leyes de orden público. Entre los Derechos irrestrictos de los asociados mencionamos los siguientes: a) Derecho de integrar la asamblea y votar en ella; b) Derecho de impugnar las decisiones inválidas de la corporación; c) Derecho a retirarse de la asociación; d) Derecho a no ser expulsado arbitrariamente; e) Derecho a gozar de las mismas facilidades y beneficios que los demás socios de la misma categoría; f) Derecho de revisar la contabilidad de la entidad y obtener copias de la misma. Deberes de los miembros y consiguientes Derechos de la corporación: Los deberes de los miembros de la entidad, en cuanto tales, tienen su fuente en los estatutos, que indican cuáles son y qué contenido tienen. Los principales deberes de los miembros se refieren al pago de las cuotas sociales, participación en las asambleas ordinarias o extraordinarias, subordinación a las normas estatutarias, disposiciones reglamentarias y resoluciones de la comisión directiva, en cuanto al uso de los bienes sociales, etc. El incumplimiento de los deberes a cargo de los miembros puede dar lugar a la adopción de las medidas disciplinarias correspondientes, que estuvieren previstas en los estatutos, e independientemente de ellas autoriza a la promoción de las acciones judiciales pertinentes, iniciación de demanda por cobro de cuotas sociales adeudadas. Se puede, además, llegar a la pérdida de la capacidad de socio, ya sea por incumplimiento de sus deberes, por simple renuncia a la entidad o por causa de muerte. Poder disciplinario: Se denomina así al cúmulo de atribuciones que competen a la corporación, con arreglo a los estatutos, para hacer efectivos los deberes de los miembros de la entidad, en cuanto tales. El poder disciplinario autoriza la aplicación de las siguientes medidas en orden de gravedad creciente: 1) Llamado de atención, prevención o amonestación; 2) Suspensión; 3) Privación de ventajas pecuniarias inherentes a la calidad de socio; 4) Multas pecuniarias; Y 5) expulsión. Las facultades autorizadas por el poder disciplinario de la corporación deben ser ejercidas regularmente, en cuanto a la observancia del procedimiento arreglado a Derecho para la imposición de cualquier medida disciplinaria; En cuanto a la estimación de la prueba que se rindiere en el mismo; Y en cuanto a la justicia intrínseca de la resolución adoptada. Para apreciar la corrección de la entidad en el ejercicio de su propio poder disciplinario se abre la posibilidad de la revisión de su actuación ante los tribunales de justicia ordinarios.

Control jurisdiccional: La eventual revisión judicial de lo actuado por los organismos corporativos puede recaer sobre: La forma de elaboración del pronunciamiento; Y sobre el fondo de la decisión. Sobre la forma de la elaboración del pronunciamiento, siempre es procedente una revisión judicial para verificar si la resolución dictada se ajusta al procedimiento marcado por los estatutos y a las garantías fundamentales que hacen a la inviolabilidad de la defensa en juicio. Consiguientemente es impugnable ante los tribunales de justicia toda resolución de la entidad obrada al margen de las prescripciones estatutarias y especialmente si no se ha dado al enjuiciado la oportunidad de defenderse. Y sobre el fondo de la cuestión, corresponde estar al criterio mantenido en su decisión por el organismo corporativo para apreciar con más minuciosidad la gravedad de la falta cometida por el socio sancionado. Pero excepcionalmente procede revocar aquella decisión cuando se advierta en ella injusticia notoria o resulta vulnerado algún Derecho fundamental de la persona humana. Para que proceda la instancia judicial debe previamente agotarse la instancia corporativa, deduciendo los recursos estatutarios pertinentes. Esto significa que la decisión cuya impugnación se efectúe ante la justicia ordinaria, ha de ser definitiva e insusceptible de toda reconsideración ante el mismo organismo que haya impuesto la medida disciplinaria, o de apelación ante otro organismo superior o la misma asamblea de los socios.

  1. Fundaciones: Concepto: La fundación es una persona jurídica nacida de un acto fundacional por el cual una persona (fundador) le atribuye un patrimonio (acto de donación) destinado a cumplir una finalidad de bien común también definida por el fundador, para lo cual tiene una organización administrativa, y que requiere autorización estatal. El Art.1° de la Ley 19.836 dice que: "Las fundaciones a que se refiere el Art.33 del Código Civil son personas que se constituyen con un objeto de bien común, sin propósito de lucro, mediante el aporte patrimonial de una o más personas, destinado a hacer posible sus fines. Para actuar como tales deben requerir la autorización prevista en el Art.45 del citado Código". Caracteres: a) La fundación sólo se concibe como una persona jurídica: Porque no existe en nuestro ordenamiento jurídico fundaciones que no aparezcan como un sujeto de Derecho independiente de la persona del fundador, con capacidad suficiente para adquirir Derechos y contraer obligaciones; b) La fundación nace de un acto jurídico unilateral: La persona (física o ideal) que pretenda dar vida a la fundación no necesita más que de su propia voluntad; c) El fundador puede ser persona de existencia física o jurídica; d) Es necesario un acto de disposición a título gratuito por parte del fundador: Para dar vida a la fundación es necesario que ésta cuente con patrimonio propio (Art.33), por eso, no existe fundación sin la afectación de la totalidad o parte de los bienes del fundador, que a través de una donación o un legado pasan a integrar el patrimonio de la entidad. Es lo que se denomina "acto de dotación"; e) La fundación reconoce un fin de bien común no lucrativo: Las fundaciones se distinguen por tender a un fin altruista y carecer de propósito de lucro, pues su carácter básico es el beneficio para la comunidad; f) La fundación es autorizada y controlada por el Estado: Al carecer de miembros, el control de la actividad de la fundación no puede estar a cargo de asociados, y ello hace necesario que el Estado asuma no solamente la responsabilidad de autorizar su funcionamiento, sino también la de controlar de cerca sus actos a fin de vigilar que se cumplan las finalidades estatutarias. Régimen jurídico aplicable: Como toda persona jurídica la fundación se rige en primer término por lo prescripto en los estatutos que constituyen la carta magna de la institución. En lo concerniente a los bienes entregados para formar el patrimonio de la fundación se aplican las reglas de las donaciones o de la sucesión testamentaria según que su origen fuere un acto entre vivos o una disposición de última voluntad. Por consiguiente, está sujeta a reducción la donación de bienes para constituir una fundación si la cuantía afectare la porción legítima de los herederos forzosos del donante (conforme a los Arts. 1830 y 1831), e igualmente si se tratare de un legado o institución de heredero, efectuado en esas condiciones (conforme a los Arts. 3601, 3602 y 3605). Desde luego los acreedores podrían usar de la acción revocatoria o pauliana cuando la donación constitutiva de la fundación se hiciere en perjuicio de sus Derechos, por aplicación de los principios generales.



Acto constitutivo: Formas de constitución: El artículo 1° de la Ley 19.936 establece que; "Las fundaciones se constituyen por instrumento público o privado con las firmas certificadas por escribano público". Si la constitución se realiza por acto entre vivos, será el fundador o un apoderado con poder especial quien suscriba el instrumento; Si la fundación nace de un acto de última voluntad, el juez de la sucesión tendrá a su cargo determinar la persona que firmará el acto constitutivo. Congruente con la disposición del Art.45 del Código Civil, el artículo comentado impone la obligación de presentar el estatuto para su aprobación ante la autoridad administrativa de contralor. Y, al igual que las asociaciones, el acto constitutivo y el estatuto son idénticos. En el primero, el fundador se identifica y asume las obligaciones necesarias para dotar de fondos suficientes a la entidad, el estatuto en cambio, será el instrumento que rija para siempre la vida interna de la fundación. Fundadores: Ninguna vinculación mantiene el fundador con la fundación luego de obtenida la personalidad jurídica de ésta. La independencia de personalidad entre ambos es completa, mucho más definida y separada que la existente entre los miembros de una corporación y ésta misma. El fundador es rigurosamente un extraño con respecto a la institución que ha fundado y no tiene injerencia alguna en la gestión y manejo de los bienes de la entidad, salvo lo establecido en los estatutos, pero aun entonces la intervención que allí estuviera prevista sería semejante a la de cualquier otro extraño a la fundación. Es más, el Art.6° de la Ley 19.836 expresa: "La fundación tendrá las acciones legales para obtener el cumplimiento de tales promesas (de donación) a las que no serán oponibles excepciones fundadas en los arts. 1793 y 1810 del Código Civil", aquellas promesas de donación que realizó el fundador al fundar la institución, o los herederos del donante, si la fundación fue por causa de muerte. Estatuto: El estatuto deberá contener obligatoriamente los siguientes recaudos: a) La identificación de los fundadores, ya sean de existencia visible o jurídica; b) Nombre y domicilio de la fundación; c) Determinación del objetivo, es decir que deben tener un objeto adecuado al bien común, "preciso y determinado", conforme al Art.33 del Código Civil; d) Patrimonio inicial, que serían los aportes efectuados en el acto de constitución o por las promesas de donación formuladas tanto por el fundador como por terceros; e) Plazo de duración, pues una fundación puede tener por objeto una finalidad altruista inmediata y efímera. Pero en nuestro Derecho Positivo, la ley exige que en el estatuto se mencione el plazo de duración de la fundación, con lo cual se desconoce el carácter permanente que suele atribuirse a estos entes, y nada impide que antes de la conclusión del término se decida su prórroga; f) Organización del Consejo de Administración, pues la ley impone que el estatuto organice su funcionamiento y prevea la delegación de facultades del Consejo en otros órganos (Art.14 de la Ley 19.836); g) Cláusulas atinentes al funcionamiento de la entidad, pues, evidentemente, al organizar el desempeño de los distintos órganos de gobierno de la entidad, el estatuto deberá establecer el régimen de reuniones, quórum, distribución de funciones, y los deberes y atribuciones de cada uno de ellos; h) Procedimiento y régimen para la reforma del estatuto; i) Fecha de cierre del ejercicio anual, pues es una exigencia formal común a todas las personas jurídicas; j) Régimen de disolución y liquidación de la entidad, para ello se requiere el voto de dos tercios de los miembros del Consejo de Administración, salvo disposición contraria del estatuto, y los patrimonios deberán entregarse a una institución de carácter público o a una persona jurídica de carácter privado que tienda al bien común, que no posea fin de lucro y se domicilie en la República; k) Plan trienal de actividades, junto con su estatuto, la fundación debe presentar un plan de actividades para los primeros tres años, y consiste en una descripción sintética de los actos que se propone realizar la entidad en dicho período: Reuniones, conferencia, asistencia económica o espiritual, otorgamiento de becas, etc. Reformas al estatuto: Es sumamente importante que el estatuto establezca claramente el procedimiento a seguir para su modificación. En las fundaciones, cualquier cambio o reforma del estatuto cobra especial relevancia, ya que implica ciertamente modificar la voluntad del fundador que fue quien redactó las bases de la fundación. En principio es común otorgar al Consejo de Administración, la facultad de modificar —por mayoría de miembros— el estatuto en todas partes, salvo en aquellas disposiciones que se refieran al objeto de la fundación, el cual sólo podrá ser modificado cuando haya llegado a ser de cumplimiento imposible (Art.25, Ley 19.836).
Beneficiarios de la fundación: Son las personas destinadas a gozar de los servicios que la fundación presta con arreglo a la finalidad del instituto y al modo como ese disfrute ha sido organizado en los respectivos estatutos. Los beneficiarios no forman parte de la fundación, pero constituyen su "razón de ser". Ahora conviene determinar si el o los beneficiarios tienen o no alguna acción para reclamar el cumplimiento de la finalidad de la fundación, y en concreto, para obtener personalmente los beneficios previstos. Si el beneficiario está directamente individualizado, parece necesario reconocer que existe una suerte de Derecho Subjetivo que merecería amparo judicial si los administradores de la fundación no dieran acabado cumplimiento a las mandas del fundador. Pero, si la fundación con finalidad altruista no reconoce sin mayor determinación a los beneficiarios, ¿puede cualquier persona reclamar ante la justicia para obtener los beneficios de la fundación destinada a ayudarlo? En estos casos la solución parece encontrarse en el reconocimiento de un interés legítimo, que si bien no habilita para accionar judicialmente reclamando el beneficio, sí autoriza a denunciar ante la autoridad de contralor el incumplimiento de las finalidades de la fundación. Autorización Estatal: El Art.1° de la Ley 19.836 –de la Fundaciones–, expresa que: “Las fundaciones a que se refiere el Art.33 del Código Civil son personas jurídicas que se constituyen con un objeto de bien común, sin propósito de lucro, mediante el aporte patrimonial de una o más personas, destinado a hacer posible sus fines. Para actuar como tales deberán requerir la autorización prevista en el Art.45 del citado Código”. Órganos de administración: La administración está a cargo de "un consejo de administración integrado por un mínimo de tres personas, que tendrá todas las facultades necesarias para el cumplimiento del objeto de la fundación, dentro de las condiciones que se establezcan en el estatuto" (Art.10 de la Ley 19.836). "El estatuto puede prever la delegación de facultades de administración y gobierno en favor de un comité ejecutivo integrado por miembros del consejo de administración; Aquel ejercerá sus funciones entre los períodos de reuniones del citado consejo. Igualmente pueden delegar facultades ejecutivas en una o más personas, sean éstas miembros o no del consejo de administración" (Art.14 de dicha ley); Prohibición que lo comprende al gerente o delegado ejecutivo que no sea miembro de aquel Consejo. Funcionamiento: Tanto el funcionamiento del Consejo de Administración, del Comité Ejecutivo como de los demás órganos de la entidad se rigen por las disposiciones del estatuto, pero la Ley 19.836 establece algunas normas de carácter supletorio. El Art.15 determina que el quórum será el de la mitad más uno de sus integrantes, debiendo llevarse un libro de actas de cada órgano. Las decisiones se tomarán por mayoría absoluta de los miembros presentes y, en caso de empate, el presidente del cuerpo tendrá doble voto. Estas mayorías no se requieren para elegir nuevos integrantes del Consejo de Administración cuando su concurrencia se hubiere tornado imposible (Art.16 de dicha ley). Existen sesiones ordinarias y extraordinarias del Consejo de Administración. Las primeras se celebran periódicamente para atender asuntos corrientes de la marcha de la entidad (inversión de fondos recibidos, evaluación de las actividades, etc.); Las segundas son citadas por el Presidente por propia decisión o a pedido de los consejeros, y se convocan generalmente para resolver aspectos de importancia institucional (reformas estatutarias, disolución de la entidad, cambio del plan de actividades, etc.). Dentro de los ciento veinte días de clausura del ejercicio anual, se deberá celebrar una sesión anual especial a efectos de considerar la memoria, el balance general y el estado de resultados correspondientes a ese ejercicio (Art.26 de la misma ley). Autoridad de contralor: Es el funcionario encargado de examinar las cuentas y la legalidad de los gastos de la entidad. Las fundaciones carecen de miembros que puedan llenar esa función de vigilancia con relación a los administradores de la entidad, que son meros sirvientes de la voluntad del fundador. De allí la necesidad de crear un sistema de vigilancia, a fin de evitar que los administradores puedan desviar los fondos de la fundación y alejarse del objetivo en razón del cual ha sido creada la entidad. En ese sentido, la Ley 19.836 ha venido a llenar un vacío que se advertía en nuestra legislación, al encomendar a la autoridad administrativa de control la fiscalización del funcionamiento de la fundación y el cumplimiento de las disposiciones legales y estatutarias a que se halla sujeta, incluso la disolución y liquidación (Art.34 de dicha ley).

  1. Sociedad: La sociedad es un contrato mediante el cual dos o más personas aportan bienes para lucrar con el conjunto y dividir las utilidades obtenidas (conforme al Art.1648). Pero es un contrato peculiar que da origen a un nuevo sujeto de Derecho que no se confunde con cada uno de los socios, y que es titular del patrimonio constituido con los bienes aportados por éstos. Las sociedades se distinguen en civiles o comerciales, de acuerdo a la índole del objeto para el cual han sido constituidas. Si la sociedad se propone como finalidad la realización de actos de comercio es comercial, y civil en caso contrario. Régimen jurídico: La Ley 19.550 regula las Sociedades Comerciales –que ha reemplazado el Título III del Libro Segundo del Código de Comercio– y establece que "la sociedad es un sujeto de Derecho con el alcance fijado en esta ley" (Art.2°). Ahora bien, como tales sujetos no advienen a la existencia jurídica por un acto de reconocimiento expreso por el Estado, como en los supuestos del art. 45 del Código Civil, resulta claro que no integran la categoría de las llamadas "personas jurídicas", sino la de las personas de existencia ideal propiamente dichas. Esta Ley de Sociedades también reglamenta las distintas clases de sociedades comerciales, las cuales las veremos más adelante. Personalidad: La personalidad de la sociedad está comprobada por los siguientes efectos jurídicos, conforme al Título VII: “De las sociedades”, del de la Sección Tercera del Libro Segundo: 1) La sociedad tiene el dominio de los bienes entregados por los socios en propiedad, sin que a la disolución de la entidad éstos puedan exigir el retorno de los bienes que subsistieren en especie, en la masa social; 2) Hay relación jurídica —créditos y deudas— entre la sociedad y cada uno de los socios, lo que muestra que es un sujeto de Derecho, pues de otra manera no podría ser acreedora o deudora; 3) Los deudores de la sociedad no son deudores de los socios , lo que comprueba la distinción de personalidad que hay entre la sociedad y los socios; 4) La sociedad tiene un nombre, que es un típico atributo de las personas que hace a su identificación dentro de la colectividad. Por la ponderación de esas características la doctrina y la jurisprudencia, no dudan de la personalidad de las sociedades. Y, según el Art.33 del Código Civil, tienen personalidad jurídica al estar referidos en el artículo citado: “Las personas jurídicas pueden ser […] Las sociedades civiles y comerciales […] aunque no requieran autorización expresa del Estado para funcionar”. Clases: La Ley de Sociedades enumera las distintas clases de sociedades comerciales, a saber: La sociedad colectiva, la sociedad en comandita simple, la sociedad de capital e industria, la sociedad de responsabilidad limitada, la sociedad anónima, la sociedad anónima con participación estatal mayoritaria y la sociedad en comandita por acciones. Responsabilidad de los socios (Ley 19.550): En todas las sociedades comerciales, “Los socios, los administradores y quienes actúen como tales en la gestión social responderán ilimitada y solidariamente por el pasivo, social y los perjuicios causados” (Art.18). “Los administradores y los representantes de la sociedad deben obrar con lealtad y con la diligencia de un buen hombre de negocios. Los que faltaren a sus obligaciones son responsables, ilimitada y solidariamente, por los daños y perjuicios que resultaren de su acción u omisión” (Art.59). En caso de receso por transformación, “…La sociedad, los socios con responsabilidad ilimitada y los administradores garantizan solidaria e ilimitadamente a los socios recedentes por las obligaciones sociales contraídas desde el ejercicio del receso hasta su inscripción” (Art.78). En caso de disolución, “…Cualquier operación ajena a esos fines los hace responsables ilimitada y solidariamente respecto a los terceros y los socios sin perjuicio de la responsabilidad de éstos” (Art.99). En caso de liquidación, “…Se hallan sujetos a las instrucciones de los socios, impartidas según el tipo de sociedad, so pena de incurrir en responsabilidad por los daños y perjuicios causados por el incumplimiento” (Art.105) y “las obligaciones y la responsabilidad de los liquidadores se rigen por las disposiciones establecidas para los administradores, en todo cuanto no esté dispuesto en esta Sección” (Art.108). En las sociedades no constituidas, “Los socios y quienes contrataron en nombre de la sociedad quedarán solidariamente obligados por las operaciones sociales, sin poder invocar el beneficio del artículo 56 ni las limitaciones que se funden en el contrato social” (Art.23).

Pasaremos a estudiar entonces la responsabilidad de los socios en cada asociación en particular:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16

similar:

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconParte general del derecho civil y personas

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General icon1. 1 Derecho penal parte general

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconDerecho general como base de la parte especial

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General icon* Libro de Texto: derecho penal. Parte general de Quintero, Morales y Prats

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconPrimera parte. El Derecho Civil: concepto y contenido actuales

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconFacultad de derecho departamento de derecho civil y de familia

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconTeoria de los contratos conexos. Algunas de sus aplicaciones. Especial...

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconInstrucción de la «Causa general»
«Causa general» sobre los hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional durante la dominación roja

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Apunte General: Derecho Civil I – Parte General iconResumen Se plantea un panorama general de los desarrollos recientes...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com