Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa




descargar 1.85 Mb.
títuloPaper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa
página4/45
fecha de publicación02.08.2016
tamaño1.85 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   45
18/5/10)

(Por Ben Casselman y Guy Chazan)

Una fuerte sacudida hizo que la plataforma temblara en el Golfo de México. El tubo que bajaba al fondo del mar, a más de 1,5 kilómetros de profundidad, se partió en dos. Un grupo de trabajadores empezó a contener un derrame tóxico.

Esto ocurrió en 2003, siete años antes del desastre del mes pasado en la plataforma Deepwater Horizon, en el que murieron 11 personas y que causó el derrame de miles de barriles de petróleo. En 2004, gerentes de BP PLC, el gigante petrolero ligado a ambos incidentes, advirtieron en una publicación del sector que la empresa no estaba preparada para la tarea constante y a largo plazo de detener un derrame de crudo submarino.

Aún no lo está, como quedó de manifiesto tras el accidente de la plataforma Deepwater Horizon y como el propio presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, reconoció en una reciente entrevista. Es “probablemente cierto” que BP no planificó lo suficiente antes del desastre, dijo Hayward. Existen algunas capacidades, agregó, “que podríamos haber tenido disponibles para desplegar instantáneamente, en lugar de crearlas sobre la marcha”.

Es un problema que abarca a toda la industria. Sin una planificación adecuada para enfrentar cualquier imprevisto, el sector petrolero se ha concentrado en el desarrollo de equipos y técnicas experimentales para perforar en aguas cada vez más profundas, según un análisis de The Wall Street Journal de accidentes submarinos previos. A medida que las petroleras ampliaban las fronteras de la perforación, las autoridades no exigieron planes de contingencia para afrontar desastres de esta naturaleza ni realizaron monitoreos independientes.

La breve historia de casi dos décadas de la perforación en aguas profundas ha estado marcada por serios problemas: incendios, fallas de equipos, pozos que colapsaron, plataformas que casi se hundieron. Desde julio pasado, una plataforma nueva fue destruida por un incendio y otra perdió el suministro de energía y empezó a moverse por la corriente del agua, lo que amenazó con desacoplarla de la entrada al pozo. El deficiente mantenimiento en una tercera plataforma produjo una seria filtración de gas, según documentos de las autoridades.

La perforación para extraer crudo a profundidades en las que un humano no podría sobrevivir plantea obstáculos especiales. La presión del agua es aplastante, la temperatura en el lecho marino se ubica casi en el punto de congelación y las condiciones subterráneas son explosivas. El rápido avance de la exploración en aguas profundas significa que algunos proyectos dependen de tecnología que no ha sido usada.

“Es como estar en el espacio, en términos de complejidad del ambiente de operación”, dijo Robin West, quien supervisó la política de perforación en alta mar durante la presidencia de Ronald Reagan y que ahora trabaja para la consultora PFC Energy.

En 2008, Chevron Corp. sufrió varios accidentes en la plataforma Discoverer Deep Seas a más de 2.000 metros de profundidad en el Golfo de México. Hubo un incendio, seguido de una filtración a altas profundidades. Finalmente, el cemento y el acero que envolvía el pozo colapsaron, lo que hizo que el líquido de perforación se escapara de control. Los trabajadores lograron detener el flujo al sellar de forma permanente el pozo, lo que se tradujo una pérdida para la empresa de US$ 126 millones. Chevron dice que el pozo fue abandonado de forma “segura y permanente” después de los problemas.

Un proceso costoso

BP ha liderado los esfuerzos para explorar en los entornos más profundos y desafiantes. En una entrevista la semana pasada, Hayward dijo que era claro que iban a encontrar “formas diferentes de hacer las cosas”.

Según ciertos parámetros, la perforación mar adentro se ha vuelto más segura en los últimos años. Miles de pozos se han perforado en aguas profundas sin incidentes. Los accidentes del personal y los derrames se han vuelto menos comunes.

El proceso, no obstante, también se ha vuelto más costoso.

BP le estaba pagando a Transocean cerca de US$ 500.000 al día para alquilar la plataforma Deepwater Horizon y pagaba una suma similar por otros equipos y servicios. Los críticos dicen que los altos costos han llevado a las empresas a presionar a los contratistas para que trabajen de forma más eficiente, algunas veces a expensas de la seguridad.

James O'Connor, un ex inspector de plataformas, advirtió a operadores de plataformas sobre problemas que algunas veces pasaron desapercibidos. Hasta que sufrió un accidente el año pasado haciendo su trabajo, O'Connor pasaba varios días a bordo de plataformas, inspeccionando pozos, tuberías y otros equipos a nombre de contratistas que trabajaban para los dueños de las plataformas.

O'Connor subía hasta la parte más alta de las grúas y descendía en busca de problemas. Lo que encontraba más a menudo, cuenta, eran equipos gastados e instalados inapropiadamente.

Uno de los peligros de seguridad más serios en las plataformas son las explosiones, los flujos fuera de control de crudo y gas natural como los que derribaron la plataforma Deepwater Horizon. Este tipo de incidentes sigue siendo relativamente poco común, pero no tanto comparado con los años 60, cuando los equipos eran mucho más primitivos.

Esto se debe en parte a que, aunque el equipo usado para combatir las explosiones ha mejorado, la industria ha decidido perforar en aguas cada vez más profundas.

“Aunque la perforación como un todo puede estar avanzando para mantenerse a la par con estos ambientes, algunas partes están rezagadas”, escribieron en un reporte de 2005 los profesores de la Universidad de Texas A&M Samuel Noynaert y Jerome Schubert. Ambos declinaron hacer comentarios para este artículo.

Accidentes como el de la plataforma Deepwater Horizon han sido muy escasos, pero han ocurrido. En 2001, una plataforma de producción de gas y crudo explotó frente a las costas de Brasil y se hundió, cobrando la vida de 11 personas.

La perforación en aguas profundas es tan antigua como la propia industria petrolera. Desde 1890, las empresas pusieron la mira en reservas frente a las costas de California. En 1947, Kerr McGee Corp. (que hoy es una filial de Anadarko) perforó el primer pozo en suelo marino, en el Golfo de México.

En los últimos diez años, lo que había sido una marcha paulatina hacia las aguas profundas se convirtió en una carrera a toda velocidad, a medida que la cantidad de los yacimientos de acceso fácil empezó a disminuir.

En 1996, Royal Dutch Shell exploró terreno nuevo con su plataforma Mars, que flotaba sobre una profundidad de casi 1.000 metros. Una década más tarde, los pozos a 1.500 metros de profundidad eran tan comunes que ya eran casi considerados de rutina. Varias plataformas en funcionamiento actualmente pueden perforar a profundidades de hasta 3.600 metros.

Las compañías de perforación han ejercido presión sobre los límites de la tecnología en los dispositivos de seguridad, también conocidos como BOP. Varios reportes técnicos ponen en duda si los dispositivos son lo suficientemente fuertes como para cortar las tuberías de acero (y sellar el flujo) usadas en la perforación moderna de pozos en aguas profundas.

Este sombrío panorama ilustra la falta de preparación en la industria para cortar y sellar un pozo en la última línea de defensa contra una explosión”, dijo un estudio de 2004.

- El derrame en Golfo de México sería mayor al del Exxon Valdez (The Wall Street Journal - 27/5/10)

(Por Ángel González y Neil King Jr.)

Un equipo de científicos estadounidenses elevó significativamente el jueves la estimación de cuánto petróleo se ha derramado desde un pozo dañado en el Golfo de México.

Las cifras indican que el desastre es al menos de la misma magnitud que el derrame del buque petrolero Exxon Valdez hace dos décadas y podría llegar a ser el doble.

Se estima que se vierten entre 12.000 y 19.000 barriles de petróleo al día en las aguas del Golfo de México, señaló Marcia McNutt, directora del Servicio Geológico de Estados Unidos y líder de un equipo interagencial creado para medir la magnitud y la velocidad del derrame luego de críticas de que un cálculo previo de 5.000 barriles diarios era incorrecto.

El anuncio se produjo el mismo día en que el almirante Thad Allen de la Guardia Costera de EEUU informara que el esfuerzo de BP PLC para detener el flujo de petróleo en el Golfo de México hasta ahora ha “estabilizado la boca del pozo” y parado la pérdida de gas y petróleo.

No obstante, Allen y un ejecutivo de BP, en declaraciones formuladas por separado el jueves, advirtieron que la operación llamada “top kill” para sellar el pozo, y frenar el derrame de crudo que está contaminando la costa del estado de Luisiana, no se ha completado.

El grupo de científicos estadounidenses, integrado por investigadores del Servicio Geológico de EEUU, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU, la Universidad de Washington, la Universidad de Texas y otras instituciones, calculó que la cantidad de petróleo en la superficie era de entre 130.000 y 270.000 barriles al 17 de mayo.

Un volumen similar de petróleo ya ha sido quemado, quitado o evaporado, dijo McNutt en una conferencia telefónica, lo que ubica la magnitud total del derrame en entre 260.000 y 540.000 barriles hasta esa fecha.

En 1989, el Exxon Valdez derramó 11 millones de galones de crudo, o unos 260.000 barriles, en Alaska, lo que provocó uno de los peores desastres medioambientales en la historia de EEUU y dio lugar a una ola de leyes sobre derrames petroleros.

La estimación presentada por el equipo de científicos es la combinación de los resultados de dos grupos de investigación, uno de los cuales, estudió la cantidad de petróleo sobre la superficie y calculó un ritmo de derrame de entre 12.000 y 19.000 barriles al día. El otro grupo, que analizó el derrame bajo la superficie, calculó el ritmo de pérdida en entre 12.000 y 25.000 barriles diarios.

- ¿El Katrina de Obama? (BBCMundo - 27/5/10)

(Por Rebeca Logan)

En medio de una avalancha de críticas sobre su respuesta al desastre petrolero en el Golfo de México, el presidente Barack Obama defendió este jueves las acciones de su administración y aseguró que desde el primer momento la prioridad número uno de la Casa Blanca ha sido detener el derrame de crudo.

“Los que dicen que nuestra respuesta fue lenta o que nos faltó un sentido de urgencia, simplemente no conocen los hechos”, dijo Obama en una conferencia de prensa convocada para tratar un tema que se ha convertido en un creciente desafío político para el presidente.

Obama reconoció que existe “frustración y rabia” ante la marea tóxica que ha puesto en jaque la supervivencia de una de las regiones costeras más importantes del país, y culpó directamente a British Petroleum (BP) de causar la “tragedia ecológica y económica”, que amenaza la zona.

Cancelaciones

El presidente aseguró que BP pagará hasta el último centavo de los daños causados por este desastre “sin precedentes”.

Obama admitió que BP tiene la mejor tecnología y recursos para responder a la fuga generada por la explosión de una plataforma petrolífera el pasado 20 de abril, pero que la empresa está operando “bajo nuestra dirección”.

Tras reiterar que su gobierno no descansará hasta no solucionar la crisis a corto y largo plazo, Obama presentó nuevas medidas que dijo contribuirán a evitar desastres similares en el futuro.

Específicamente anunció una extensión a 6 meses de la prohibición de contratos de perforación submarina y la cancelación de contratos multimillonarios en las costas de Alaska y Virginia.

La intervención del presidente se dio momentos después que científicos del gobierno estimaran que se han derramado entre 500 mil y un millón de galones de crudo por día, lo que pone al incidente como el peor derrame petrolero de la historia de Estados Unidos.

Según estos datos del U.S Geological Survey, la cantidad de crudo vertido, 39 millones de galones aproximadamente, es al menos tres veces más grande que los 11 millones del Exxon Valdez.

¿Otro Katrina?

Aunque todavía se está midiendo la magnitud ecológica y económica del derrame, las consecuencias políticas ya se están sintiendo en Washington donde no se desaprovecha desastre natural o creado para sacar puntos políticos, y menos en un año electoral.

Ya se comenta que la catástrofe se podría convertir en el “Katrina de Obama”, en referencia al huracán que en 2005 devastó a Nueva Orleans y contribuyó al desplome de la popularidad del presidente George W. Bush.

Uno de los primeros en tirar la piedra fue Karl Rove, ex asesor de la Casa Blanca bajo Bush, quien acusó a Obama de falta de liderazgo y de lentitud en su respuesta a la situación.

Según Rove, en un ensayo titulado: “El derrame del Golfo es el Katrina de Obama”, el presidente actual habla mal de BP, pero “no cumple con sus propias responsabilidades bajo ley federal. No debieron dejar pasar más de un mes sin decirle a BP lo que tienen que hacer”.

Estas críticas son similares a las que se lanzaron contra Rove, ante la letárgica reacción de la Casa Blanca tras el paso del huracán Katrina, en especial porque el presidente Bush estaba de vacaciones cuando se generó la crisis.

El mismo Obama tuvo que enfrentar la comparación en su conferencia de prensa hoy pero no quiso dar una respuesta concreta. El presidente dijo que dejaría tales comparaciones a otros mientras él se enfocaría en buscar la forma de detener el derrame.

“Sin calzoncillos”

Para Dan Weiss, director de estrategia ambiental del Centro de Progreso Americano, la administración Obama ha respondido de una forma adecuada a un desastre incontenible y la catástrofe podría tildarse más bien como el “Segundo Katrina de Bush”, por la cercanía del anterior gobierno con las empresas petroleras que operan en el Golfo.

“El mayor reto de la administración es asegurarse que BP esté haciendo todo lo posible para detener el derrame y que el proceso sea transparente ante el público”, le dijo a BBC Mundo.

Aunque persiste la percepción de una Casa Blanca controlada por las grandes petroleras que no ha podido responder de forma contundente a un desastre ambiental, Weis afirma que Obama no puede hacer milagros.

“No sólo el gobierno, todos estamos a la merced de BP, ellos crearon este desastre y ellos están en la mejor posición para arreglarlo. La pregunta es si están considerando todas las opciones y si existe transparencia en el proceso”, estimó Weis.

Según el experto, el hecho que el gobierno había forzado a BP a hacer públicos los videos en vivo de sus esfuerzos por contener la fuga de crudo, es un paso positivo.

Tal vez, la defensa más inusual de la respuesta de la administración Obama al derrame petrolero, la dio el mismo secretario de Interior, Ken Salazar, en un testimonio ante el Congreso, que lleva ya una decena de audiencias sobre el desastre.

Salazar aseguró que la reacción de la Casa Blanca fue tan inmediata y urgente que la misma noche de la explosión “envié a David Hayes, mi segundo al mando, al Golfo sin una muda de calzoncillos”.

- ¿Una tragedia que se pudo evitar? (The Wall Street Journal - 28/5/10)

Decisiones inusuales de BP allanaron el camino para la explosión de su plataforma en el Golfo de México

(Por Ben Casselman y Russell Gold)

El pozo número API 60-817-44169 ya le había causado dolores de cabeza a su principal dueño, BP PLC, antes de que explotara el 20 de abril, destruyendo la plataforma Deepwater Horizon y cobrando la vida de 11 personas.

Los investigadores del gobierno estadounidense aún no han anunciado sus conclusiones sobre las causas de la tragedia. El último eslabón en una cadena de causalidades, dijeron ejecutivos de la industria, fue probablemente una falla en el sello final en la parte superior del pozo o un tapón de cemento en el fondo.

Pero ningún factor cuenta la historia completa. Una investigación de The Wall Street Journal muestra algo más: BP tomó decisiones durante el curso del proyecto que dejaron el pozo más vulnerable a una explosión, la cual dio paso a un chorro de crudo que los ingenieros aún tratan de contener.



Una vez que gas empezó a fluir de forma ascendente en el pozo, el diseño y los procedimientos seguidos por BP probablemente le ofrecieron una salida más fácil y peligrosa hacia la superficie, según expertos. Quedaban escasas barreras para contener el gas en el pozo e impedir que llegara a la superficie después de que trabajadores, que estaban apresurándose para terminar el trabajo, removieran una medida preventiva, el pesado líquido de perforación conocido como “lodo”.

BP ha reconocido un posible “error fundamental” al concluir que era seguro proceder con la eliminación del lodo, de acuerdo con un memorando de dos congresistas estadounidenses divulgado la noche del martes.

Algunas de estas decisiones fueron aprobadas por el Servicio de Gestión de Minerales del Departamento del Interior de EEUU (MMS), que ha sido blanco de las críticas del presidente Barack Obama por lo que llamó “relaciones demasiado cercanas” con la industria petrolera. Pero en al menos un caso, la decisión tomada difiere del plan aprobado por el MMS. BP dice que no escatimó en recursos. “Las operaciones seguras y confiables siguen siendo una prioridad, independientemente de cuán retrasado o cuánto esté excedido en costos un pozo”, escribió en un correo electrónico Andrew Gowers, vocero de BP.

Algunos empleados coinciden en que la seguridad era prioridad tanto para BP como para Transocean, la dueña de la plataforma. “La seguridad era su preocupación número uno”, dijo Darin Rupinski, empleado de Transocean, cuyo trabajo era mantener la plataforma en su lugar.

BP empezó en octubre las operaciones en el pozo, usando una plataforma diferente. Después de tres semanas, hizo contacto con un depósito de gas natural. Esto no es inusual, pero dos semanas después un huracán estropeó la plataforma, que tuvo que ser llevada con una grúa al puerto para ser reparada.

BP reanudó las actividades en enero, esta vez con la plataforma Deepwater Horizon de Transocean, un caballito de batalla que había usado por años. La petrolera británica solicitó un nuevo permiso de perforación a las autoridades de EEUU.

El 20 de abril, los trabajadores descubrieron que el gas se estaba filtrando al pozo, de acuerdo con reportes de perforación de la plataforma a los que tuvo acceso The Wall Street Journal. Los ingenieros les dijeron que taparan con cemento los últimos 600 metros del hoyo de 3.900 metros y continuaran el pozo perforando en otra dirección. La resolución de este incidente se demoró casi una semana, de acuerdo con informes de perforación, sin contar los días perdidos para retroceder y volver a perforar.

Una de las tareas finales fue fijar con cemento el tubo de acero que va hasta la reserva de crudo. El cemento llenaría el espacio entre el exterior del ducto y la roca, previniendo que el gas se filtrara por los costados.

Halliburton, la empresa contratada para hacer este trabajo, le recomendó a BP instalar varios dispositivos para asegurarse de que el tubo quedara centrado antes de aplicar el cemento, según documentos de Halliburton entregados a investigadores del Congreso estadounidense y revisados por The Wall Street Journal. De otra forma, el cemento puede crear pequeños canales a través de los cuales se puede filtrar el gas.

En un reporte a BP fechado el 10 de abril, Halliburton advirtió que si la petrolera británica no usaba más dispositivos para centrar el tubo, el pozo tendría un “problema SEVERO de flujo de gas”. De todas formas, BP decidió instalar menos dispositivos que los que recomendó Halliburton (seis en lugar de 21). BP indicó que aún estaba investigando como se centró el tubo. Halliburton insiste en que siguió las instrucciones de BP y que aunque algunas “no fueron consistentes con las mejores prácticas de la industria”, estaban “dentro de los estándares aceptados”.

La aplicación del cemento era especialmente importante en este pozo porque BP usó un solo tubo largo, hecho de secciones atornilladas, desde el lecho marino hasta la reserva de crudo.

Las empresas a menudo utilizan dos tubos, uno dentro del otro, sellados juntos, y es el pequeño el que va hasta la reserva. Con este sistema, si el gas intenta filtrarse, tiene que atravesar no sólo el cemento, sino el sello que conecta los tubos. O sea, que el diseño más tradicional suministra un nivel adicional de protección, pero también requiere otro tubo largo y costoso. Gowers, el portavoz de BP, señaló que el diseño del pozo no era inusual. Los ingenieros de BP “evalúan varios factores” para determinar qué diseño usar en cada pozo, manifestó.

A pesar del diseño del pozo y de la importancia del cemento, los informes diarios de extracción muestran que BP no realizó un proceso crucial, pero lento, que le podría haber permitido detectar y eliminar la acumulación de gas en el pozo.

Antes de realizar tareas con cemento en el pozo, la práctica común en la industria es circular el lodo de perforación por el pozo, haciendo subir el barro hasta la plataforma de perforación. El proceso permite a los trabajadores observar el lodo para ver si está absorbiendo el gas.

La circulación de todo el lodo en un pozo de 5.600 metros como éste es un proceso que tarda entre seis y 12 horas, afirman personas que lo han hecho. Pero la circulación del lodo en este pozo se hizo en apenas 30 minutos el 19 de abril, según los registros de perforación, ni siquiera el tiempo suficiente para hacer llegar el lodo del fondo a la superficie. Los registros indican que circularon 111 barriles, una pequeña fracción del total.

Esta decisión podría haber dejado gas en el fondo del pozo. Cuando los empleados echaron cemento para sellar los lados, el gas habría sido empujado hacia la parte exterior del pozo. Al expandirse en su ascenso, habría alcanzado la zona superior del pozo, donde o bien habría presionado contra un enorme cierre en el lecho marino o habría ascendido aún más y alcanzado la parte inferior de la tubería que conectaba el pozo a la plataforma. Gowers señala que la cantidad de tiempo empleado para circular lodo es “uno de los numerosos parámetros que se toman en cuenta a la hora de diseñar un exitoso trabajo con cemento”. Agregó que la investigación de BP sigue en curso.

Tres ingenieros de plataformas marinas que revisaron los informes de perforación a petición de The Wall Street Journal calificaron de error grave el hecho de que el lodo no circulara completamente.

BP tampoco hizo pruebas para comprobar el cemento final una vez se inyectó en el pozo, a pesar de la importancia del cemento para el diseño del pozo y pese a la advertencia de Halliburton de que el cemento podría no asentarse debidamente. BP dijo el martes que no se llevaron a cabo las pruebas porque tan sólo eran necesarias si había señales de problemas en las tareas con el cemento y la operación parecía ser satisfactoria. El mismo día, sin embargo, directivos de BP dijeron a investigadores del Congreso que antes de la catástrofe hubo indicios de que el cemento podía haberse contaminado y que algunos equipos usados en el proceso no funcionaron correctamente, según un memorando de dos congresistas.

El ambiente en la plataforma el 20 de abril era optimista. Tan sólo dos cosas se interponían entre la plataforma y la explosiva mezcla de gas y crudo. Una era el pesado barro de extracción. La otra era la válvula de sellado cerca del lecho marino. Pero la válvula de seguridad tenía varios problemas, entre ellos defectos hidráulicos.

Para las 8:00 p.m., BP se mostraba satisfecha con la prueba y confiaba en seguir adelante. Esto fue lo que podría haber sido “un error fundamental”, dijo el martes un ejecutivo de BP a funcionarios del Congreso, según el memorando de dos legisladores estadounidenses. Siguiendo las órdenes de BP, empleados de Transocean comenzaron a reemplazar el lodo con agua marina, según entrevistas de la Guardia Costera con Kaluza y Donald Vidrine, el ejecutivo de mayor rango de BP en la plataforma. La extracción del lodo impide que contamine el mar pero disminuye el peso para contener el gas.

Los planes de BP en el pozo, aprobados por el MMS el 16 de abril, contemplan la retirada del lodo antes de realizar los dos procesos diseñados para garantizar que el gas no llegue al pozo. En el primer procedimiento, se instala un muelle gigantesco para sellar la válvula en la parte superior del pozo antes de comenzar a extraer el lodo. No hay pruebas de que se hiciera este proceso. En el segundo, BP decidió extraer el lodo antes de colocar un segundo cierre de cemento dentro del pozo.

En documentos presentados al Congreso, BP ofreció una hipótesis bajo la cual el gas se pudo haber introducido en la tubería debido al mal asentamiento del cemento en el fondo del pozo. BP planeaba colocar un segundo cierre de cemento en el pozo, pero los trabajadores comenzaron a retirar el lodo antes de colocar el cierre, lo que permitiría que cualquier gas dentro de la tubería ascienda a la plataforma. Ese plan fue aprobado por el MMS el 16 de abril, según el permiso revisado por el Journal. Una portavoz del Departamento de Interior, del cual forma parte el MMS, dijo que estaba “analizando todo, desde lo que ocurrió en la plataforma aquella noche y el equipo usado hasta los procesos de seguridad, pruebas y emergencia”.

Alrededor de las 9:45, el agua del mar y el lodo restante comenzaron a ascender por la tubería. Trabajadores de Transocean intentaron controlar el pozo, pero ninguna medida funcionó. Según las declaraciones de testigos, varios trabajadores apretaron el botón de emergencia para activar la válvula de sellado y separar la plataforma del pozo, pero ya era demasiado tarde. El gas que salía del pozo encontró una fuente de ignición y una explosión sacudió la plataforma.

- Las perforaciones marítimas (Expansión -
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   45

similar:

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconLa crisis que estamos padeciendo?
«autopsia de la cebolla» que vamos a efectuar generara en nosotros –como ocurre habitualmente en la cocina– las lágrimas que todo...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconÉticas teológicas ayer y hoy

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconNathan Cross parece un hombre, pero es algo mucho más peligroso:...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconGvirtz, Silvina. La educación ayer, hoy y mañana: el abc de la pedagogía....

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconViendo como estamos de mal en panorama político, y para que no se...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconEl producto que hemos escogido a exportar e importar para realizar...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconLas mascarillas naturales son lo mejor para mantener un cutis bello,...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconBonita la tía Cristina, pero algo

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconAhora, como última clase de genética vamos a hacer como una retrospectiva...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconSÍndrome de doose: una epilepsia infantil poco frecuente
«sacudidas”» dede las extremidades superiores. Durante la consulta se observan varias de estas crisis que se identifican como crisis...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com