Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa




descargar 1.85 Mb.
títuloPaper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa
página45/45
fecha de publicación02.08.2016
tamaño1.85 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   45

Moraleja III: Así en Nueva Orleans como en el Golfo de México, oremos hermanos…

- De Bush a Obama (la trampa de la seguridad: un estado de “saturaciones generales”)

Del estilo a la sustancia, de la lírica de la campaña electoral a la prosa de gobernar, de las ilusiones a las decisiones, de la audacia a la realidad, del “yes, we can” al “cómo y cuánto”.

Algunas actitudes y frases “sugerentes” del Nobel de la Paz

Un detalle que quedó por fuera del discurso del presidente de Estados Unidos Barack Obama cuando anunció su nueva estrategia para la guerra en Afganistán fue la cantidad de contratistas independientes que ya operan en ese país.

En la actualidad hay 104.000 contratistas militares apoyando la misión de las tropas estadounidenses. La cifra se conoce por que una ley promulgada por Obama produjo un sitio gubernamental en internet donde se publican datos sobre lo que invierte Washington en estos contratistas.

Según analistas, esta cifra sin duda va aumentar a medida que lleguen los 30.000 soldados anunciados para el año entrante dentro del plan de intensificación de la guerra de Afganistán. (BBCMundo - 5/12/09)

(Al cumplirse el primer año de gobierno) Este año decisivo para el gobierno de Obama empezará necesariamente mal, con el incumplimiento de la promesa de cerrar la prisión extrajudicial de Guantánamo para el 22 de enero de 2010. Fue un error ponerle fecha. La Casa Blanca no ha sido capaz de dilucidar qué hacer con los 215 “combatientes ilegales” todavía en su poder, y de llegar a un necesario entendimiento con el Congreso. Sin poder rematar sus planes iniciales para repatriar o enviar a terceros países a casi la mitad de ellos. Además de procesar a una cuarentena de prisioneros en Estados Unidos, tanto en la jurisdicción civil como ante tribunales militares, especiales. Con el resto destinados a quedar en privación de libertad con carácter indefinido. Lo que se ha dado en llamar el limbo jurídico de Guantánamo. (ABC - 30/12/09)

No me opongo a todas las guerras. Sólo me opongo a las guerras estúpidas”. (ABC - 17/1/10)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer que, en cumplimiento de su promesa electoral, ha ordenado que el 31 de agosto acaben las operaciones de combate de tropas estadounidenses en Irak, dando por finalizadas unas operaciones militares que han durado más de siete años. Aun así, hasta finales de 2011, quedarán sobre el terreno 50.000 soldados estadounidenses para labores de supervisión y de entrenamiento de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Hoy cerramos un capítulo”, dijo el presidente en un discurso ante una agrupación de veteranos de guerra en Atlanta. “A pesar de que los terroristas tratarán de arruinar nuestros avances y gracias a los sacrificios de nuestras tropas y sus aliados iraquíes, la violencia en Irak sigue en uno de sus puntos más bajos de los pasados años. El mes que viene cambiaremos de una misión militar de combate a otra de apoyo y entrenamiento de las fuerzas de seguridad iraquíes”.

Como candidato, en 2008, Obama se comprometió a ordenar el final de la guerra en 16 meses. (El País - 2/8/10)

No podemos olvidar que fue en Afganistán donde Al Qaeda planificó y se entrenó para el asesinato de 3.000 personas inocentes el 11 de septiembre. Es en Afganistán y en las zonas tribales de Pakistán donde los terroristas han lanzado otros ataques contra nosotros y contra nuestros aliados”, dijo ayer. (El País - 2/8/10)

Como candidato presidencial prometí llevar la guerra en Irak hacia un final responsable”, dijo Obama ante un congreso de veteranos heridos que se realizó este lunes en Atlanta, Georgia. (BBCMundo - 3/8/10)

El 31 de agosto de 2010, Washington pone fin de forma oficial a las operaciones de combate en Irak con la retirada gradual de otros 6.000 efectivos. Pese a las declaraciones triunfales de altos cargos de la Administración Obama, los medios estadounidenses eluden calificar el repliegue como una victoria y coinciden al señalar que todavía queda mucho trabajo por hacer. Mientras, el diario militar Star & Stripes ya ha realizado un meticuloso cálculo del coste de la invasión: militares norteamericanos muertos en combate: 4.414; militares estadounidenses heridos: 31.897; militares amputados: 1.135; civiles iraquíes muertos: 113.166; coste de las operaciones de combate: 747.600 millones de dólares; coste estimado total de la guerra: 3 billones de dólares. Asimismo, no deja de ser llamativa la siguiente cifra: coste del conflicto por ciudadano estadounidense: 2.435 dólares; coste por iraquí: 25.828 dólares.

No cabe hablar de victoria. A ojos de los iraquíes, la retirada estadounidense solo genera incertidumbre en un país cuya inestabilidad es evidente: los líderes políticos no han sido capaces de formar un nuevo Gobierno cinco meses después de unas controvertidas elecciones, Iraq padece un desempleo del 60% y debe aún reconstruir su tejido económico (el 23% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza), los conflictos sectarios surgidos tras la invasión siguen latentes y la violencia se ha recrudecido en las últimas semanas, con atentados como el que hace días causó 61 muertos en un centro de reclutamiento de Bagdad.

“Sigue habiendo muchos retos en seguridad”, tal y como reconoció esta semana el embajador saliente de EEUU en Irak, Christopher Hill. Y, mientras las milicias vinculadas a Al Qaeda amenazan con recuperar el terreno perdido, el jefe del Estado Mayor iraquí, el general Babakar Zibari, ha calificado el repliegue de “prematuro” y ha admitido que el Ejército no estará preparado para asumir su misión hasta el año 2020.

Misión fallida

Las últimas tropas combatientes norteamericanas han dejado Irak y el contingente que permanecerá hasta finales de 2011 se limitará, salvo emergencias extremas, a labores de asesoramiento y formación. El país que Estados Unidos se dispone a abandonar a su suerte carece de las mínimas condiciones que garanticen su estabilidad y su seguridad. Saddam Hussein era un dictador abominable, pero no menos que los que rigen Corea del Norte, Cuba, Sudán o Zimbabue, que siguen en el poder tan tranquilamente.

Por consiguiente, el haber invertido siete años, tres billones de dólares, cuatro mil vidas de soldados del tío Sam y cien mil de civiles iraquíes debería haber obedecido a circunstancias excepcionales que los restantes sátrapas asesinos del mundo no presentan. Esas notas distintivas, en principio, eran dos: la existencia en Irak de armas de destrucción masiva y la participación del régimen de Saddam en el ataque del 11-S. Ambas se han probado completamente falsas.

Por otra parte, hoy Irak produce menos petróleo, es más pobre, está más dividido y corre el riesgo cierto de caer en la esfera de influencia de Irán, que, según es notorio, sí constituye una amenaza real a Occidente. Imaginemos que la intervención no hubiera tenido lugar, que George W. Bush hubiera alcanzado algún tipo de entente con Saddam con el fin de contener a los ayatolás de Teherán, que la presión diplomática y económica sobre un Saddam Hussein cercado y desmoralizado hubiera estimulado una evolución de Irak hacia una sociedad más plural y más abierta, que en vez de destinar ingentes recursos a derribar a un tirano desfalleciente y controlable se hubiera concentrado el esfuerzo en apoyar a la disidencia iraní y en combatir a Al Qaeda. La conclusión de que el escenario actual sería mucho más favorable a los intereses estadounidenses y europeos es de cajón. Los motivos por los que la primera potencia del orbe comete errores tan flagrantes son dignos de estudio. O sea, misión fallida.

Pero la contienda, iniciada en 2003 para buscar unas armas de destrucción masiva inexistentes, no dejará de producir facturas en años. De momento, ya ha generado muchas.. Y no serán las últimas.

Si se aprueba el presupuesto de 2011 y todas las partidas destinadas a Defensa para este país, la factura subirá hasta los 802.000 millones de dólares, según los cálculos efectuados a mediados de julio por el Congreso. Hasta abril, que es prácticamente el ecuador del año fiscal 2010, se estima que el gasto mensual, para pagos a los contratistas, militares y civiles en Irak, alcanza los 5.400 millones de dólares. Parte de estas cantidades se van a tener que mantener durante años y no sólo para financiar los últimos movimientos de tropas, sino porque el aumento de la actividad diplomática excepcional en el país llevará aparejada un alza de subcontratas privadas para proveer de seguridad a la ciudadanía. El presupuesto para ayuda externa y operaciones diplomáticas ha pasado de los 4.000 millones como media anual (salvo en 2004 cuando se aprobaron 20.000 millones para financiar la reconstrucción) a 8.900 millones en 2010 y previsiblemente ascenderá a 8.700 millones en el presupuesto de 2011.

Así, la cantidad total comprometida es mayor que los 787.000 millones de dólares que presupuestó Barack Obama en el llamado ARRA, el estímulo fiscal para salir de la recesión aprobado en 2009. Además, está muy lejos de los primeros cálculos que hizo la Administración de George Bush. Donald Rumsfeld, entonces titular de Defensa y Mitch Daniels, director de la Oficina de Gestión del Presupuesto, dijeron que costaría 60.000 millones en el peor de los casos.

Dado que la Administración Obama ha decidido intensificar su compromiso en Afganistán y desde junio hay más tropas en este país que en Irak, no va a ser posible lograr muchos ahorros. De hecho, el presupuesto final hasta 2011 para Afganistán se estima que absorba 455.000 millones de dólares y según calculó en enero la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), dependiendo del número de tropas en Irak y Afganistán, la cuenta que pase la guerra contra el terrorismo a la deficitaria EEUU hasta 2020 puede llegar a ser billonaria: 1,88 billones de dólares (1,49 billones de euros).

En 2007, la CBO calculó los gastos en Irak y Afganistán asumiendo que las operaciones futuras se financiarían a crédito como entonces. Los intereses de 2001-17 serían 415.000 millones. En “El precio de la Libertad”, Robert Hormats, ex alto cargo de Goldman, criticó que EEUU rebajara impuestos en tiempos de guerra.

El informe sobre los costes de la llamada guerra contra el terrorismo elaborado por el CBO hizo un raro ejercicio de crítica a un cálculo elaborado por los profesores de economía Linda Bilmes y Joe Stiglitz (premio Nobel), que después transformaron en un libro titulado La guerra de los tres billones (en 50 años).

Buena parte de los costes con los que se disparaba la factura final, de acuerdo con Bilmes y Stiglitz, eran la suma de los derivados de las atenciones médicas y las bajas a los veteranos. El CBO arremetía contra estas partidas, pero en un reciente artículo Bilmes defendió la vigencia de sus cálculos.

Dos millones de militares han participado en las guerras de Irak y Afganistán en los últimos nueve años, recuerda esta economista de Harvard. De ellos, 450.000 ya han solicitado pensiones por incapacidad a consecuencia de los combates y los pagos por estas prestaciones está previsto que perduren durante décadas.

El artículo, publicado en un diario californiano a mediados de agosto (2010), destaca que los pagos por incapacitación a los veteranos de la I Guerra Mundial no llegaron a su máximo (es decir, dejaron de crecer) hasta 1969. Es decir, 50 años después de que se firmara el armisticio que puso final al conflicto. Por lo que se refiere a la II Guerra Mundial, el pico de estas compensaciones se alcanzó en los años ochenta y EE UU aún tiene que alcanzar la fecha en la que empiece a declinar la cuenta de lo que desembolsa a los veteranos que combatieron en Vietnam.

En la gradual retirada de tropas que inició, y previamente pactó, Bush, Obama ha querido ponerse una medalla, pero viendo que el horno no está para bollos no se ha atrevido a corearlo mucho. El tope último, acordado con el Gobierno iraquí por la anterior administración, había sido el final del 2011. Obama quiso meter cuchara electoral prometiendo haber retirado para el 31 de este agosto al menos 100.000 militares, dejando una fuerza de 50.000. En la semana anterior se alcanzó la primera cifra, lo que le ha permitido proclamar que ha cumplido su promesa, declaración que no deja de repercutir en la otra guerra en curso, donde también se ha comprometido con una fecha tope.

La expectativa de Obama es que las tropas locales se hagan cargo de lo que queda de guerra con la ayuda, gradualmente decreciente, no sabemos a qué ritmo, de esos 50.000 americanos en armas. El nombre de la misión cambia y se pretende que también su naturaleza, pero lo que no cambia es el carácter de las fuerzas, que en buena parte siguen siendo de combate, poco idóneas para las tareas de entrenamiento a las que se destinan. Las fuerzas locales han alcanzado cifras impresionantes, más de cuatrocientos mil policías, doscientos veinte mil soldados. Numéricamente deberían bastar para dar cuenta de unos pocos miles de terroristas. Pero a pesar de sus mejoras, siguen siendo poco cosa sin los americanos al lado y el tema no puede cambiar mucho en 16 meses. Pueden incluso llegar a ser un peligro y en varios sentidos. Pueden sentir la tentación de sustituir a los incapaces políticos, cuando su propia capacidad está muy lejos de ser demostrada. Pueden fragmentarse con arreglo a las intratables divisorias étnicas que atenazan al país.

Para entonces Obama no podrá eludir la justificación de sus decisiones, porque sus consecuencias se le echarán encima inmediatamente. Si el país vuelve a sumirse en el caos será su culpa. Si se convierte en un apéndice de Irán, el precio a pagar será enorme. Si se transforma en el centro de un conflicto entre vecinos habrá contribuido a empeorar el tenebroso Oriente Medio, con repercusiones inmediatas en toda la nutrida panoplia de problemas regionales.

Apunte final: ¿El poder corrompe?

Varias encuestas revelan que la inmensa mayoría de los comportamientos maleducados e inapropiados viene de la gente con más autoridad.

Los psicólogos lo llaman la paradoja del poder. Los mismos rasgos que ayudaron a las personas a acumular control desaparecen una vez suben al poder. En lugar de ser educados, honestos y extrovertidos, se vuelven impulsivos, imprudentes y groseros. En algunos casos, estos nuevos hábitos pueden ayudar a un líder a ser más decisivo y determinado, o a tomar decisiones que serán rentables, independientemente de su popularidad.

Un estudio reciente encontró que los presidentes ejecutivos muy seguros de sí mismos eran más inclinados a perseguir la innovación y a llevar a sus compañías por caminos tecnológicos nuevos. Sin embargo, si estos instintos no se mantienen bajo control, pueden llevar a un descalabro total.

Hace unos años, Dacher Keltner, un psicólogo de la Universidad de California en Berkeley, comenzó a entrevistar a estudiantes de primer año en una residencia estudiantil dentro del campus. Keltner les dio pizza gratis y una encuesta, en la que les pedía que escribieran sus impresiones iniciales de cada estudiante de la residencia. Al final del año escolar, Keltner volvió con el mismo sondeo y más pizza gratis. Según la encuesta, los estudiantes en la parte superior de la jerarquía social los más “poderosos” y respetados -también eran los más considerados y extrovertidos, con las puntuaciones más altas en las mediciones de simpatía y extroversión. En otras palabras, los tipos más agradables quedaban en los primeros lugares.

Estos resultados no son únicos para los estudiantes de Berkeley. Otros estudios han mostrado resultados similares en las fuerzas armadas, empresas y en la política. “La gente concede autoridad a quienes le caen bien”, dice Keltner.

Pero ¿qué ocurre una vez esa gente agradable llega al poder? Si bien un poco de compasión podría ayudarnos a subir la escalera social, una vez arriba acabamos convirtiéndonos en una bestia totalmente diferente.

“Es un efecto increíblemente consistente”, dice Keltner. “Cuando se otorga poder a las personas, básicamente empiezan a actuar como idiotas. Coquetean de manera inapropiada, bromean de forma hostil, y se convierten en personas totalmente impulsivas”. Keltner compara la sensación de poder con un daño cerebral, indicando que la gente con mucha autoridad tiende a comportarse como los pacientes neurológicos con el lóbulo orbito frontal dañado, un área del cerebro que es crucial para la compasión y la toma de decisiones.

¿Por qué el poder lleva a la gente a coquetear con los practicantes, a solicitar sobornos y a falsificar documentos financieros? Según los psicólogos, uno de los principales problemas con la autoridad es que nos hace menos receptivos a las ineptitudes y emociones de otros. Por ejemplo, varios estudios muestran que la gente en posición de poder suele usar más estereotipos y generalizaciones a la hora de juzgar a otras personas. Además, dedican menos tiempo a mantener contacto visual, al menos cuando una persona con menos poder está hablando.

Veamos un reciente estudio dirigido por Adam Galinsky, psicólogo de la Universidad Northwestern. Galinsky y varios colegas comenzaron preguntando a los participantes que describieran una experiencia en la que tuvieron mucho poder o una ocasión en la que se sintieron totalmente indefensos. Posteriormente, los psicólogos les pidieron que dibujaran la letra E en sus frentes. Aquellos con sentimientos de poder fueron mucho más propensos a escribir la letra al revés, al menos cuando la veía otra persona. Galinksy afirma que este efecto lo causa la miopía del poder, que hace más difícil imaginar un mundo desde la perspectiva de otra persona. A quienes dibujan la letra al revés no les preocupa el punto de vista de otros.

Cabe aclarar que el poder no convierte a todo el mundo en tiranos despiadados e inmorales. Algunos líderes simplemente terminan aplicando la mano dura, lo que no siempre es algo negativo. La clave es mantener dichas cualidades equilibradas.

En el peor de los casos, el poder nos puede convertir en unos hipócritas.

Aunque la gente casi siempre sabe diferenciar entre lo que es correcto y lo que no, su posición de poder le facilita eludir la racionalización de los lapsos éticos.

Los mismos procesos de pensamiento defectuoso activados por la autoridad también distorsionan nuestra habilidad para evaluar información y tomar decisiones complejas.

No existe un antídoto claro para combatir la paradoja del poder. Keltner argumenta que el mejor tratamiento es la transparencia y que los peores abusos de poder pueden ser prevenidos cuando la gente sabe que está siendo monitoreada. Esto sugiere que la sola existencia de una agencia de vigilancia o una junta directiva activa puede disuadir a ejecutivos de hacer cosas malas.

Sin embargo, las personas en posición de poder suelen sobreestimar sus virtudes morales, lo que los lleva a reprimir a quienes los vigilan. Hacen lobby ante las autoridades o cuerpos legislativos o llenan las juntas directivas con sus amigos. El resultado final es la forma más peligrosa de poder.

Moraleja IV: El poder nos puede convertir en unos hipócritas… y parece que es el caso.

USesclerosis”: Musicando de grupo (fulerías pendientes, al 31/8/10)

En Febrero del 2009, la administración Obama firmo la “American Recovery and Reinvestment Act” o ARRA para intentar reactivar una economía bastante deprimida. La recesión y el gasto recogido en ARRA hicieron que el déficit público americano llegara a niveles históricamente altos (o muy altos).

En los últimos meses, y viendo como la economía no se reactiva a pesar del ARRA y valorando el incremento en la presión fiscal futura que el acta implica, los votantes americanos han empezado a castigar a la administración en las encuestas y amenazan con hacerle perder el, tan crucial, senado, en las próximas elecciones de noviembre.

Según la mayoría de las encuestas los demócratas no solo perderán la supermayoria (>= 60) con casi todo probabilidad, sino que corren el riesgo de perder el control (<50) del senado y, con ello, la posibilidad de una segunda versión del ARRA que, al parecer, estaba en la cabeza de los asesores económicos de la Casa Blanca.

Las últimas tropas de combate estadounidenses se han retirado de Irak. A pesar de usar todos los medios a su alcance, la mayor potencia militar del mundo sólo logró crear una estabilidad doméstica precaria. Nadie hoy está colgando carteles con la leyenda “misión cumplida”. La situación en Afganistán es aún más complicada. Afganistán es la imagen en espejo de Irak: una nación sin un estado. Los atentados terroristas del 11-S (2001) convirtieron a Afganistán en el teatro de una guerra global. Ahora bien, ¿qué es lo que sucederá de ahora en más? ¿Una recaída en una guerra regional y el terror islamista? ¿O los acontecimientos darán un giro imprevisible? Las “C” de Barak…
1   ...   37   38   39   40   41   42   43   44   45

similar:

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconLa crisis que estamos padeciendo?
«autopsia de la cebolla» que vamos a efectuar generara en nosotros –como ocurre habitualmente en la cocina– las lágrimas que todo...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconÉticas teológicas ayer y hoy

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconNathan Cross parece un hombre, pero es algo mucho más peligroso:...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconGvirtz, Silvina. La educación ayer, hoy y mañana: el abc de la pedagogía....

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconViendo como estamos de mal en panorama político, y para que no se...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconEl producto que hemos escogido a exportar e importar para realizar...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconLas mascarillas naturales son lo mejor para mantener un cutis bello,...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconBonita la tía Cristina, pero algo

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconAhora, como última clase de genética vamos a hacer como una retrospectiva...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconSÍndrome de doose: una epilepsia infantil poco frecuente
«sacudidas”» dede las extremidades superiores. Durante la consulta se observan varias de estas crisis que se identifican como crisis...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com