Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa




descargar 1.85 Mb.
títuloPaper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa
página8/45
fecha de publicación02.08.2016
tamaño1.85 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   45
26/7/10)

La pasada semana negó la posibilidad, pero lo cierto es que los rumores sobre la inminente dimisión de su consejero delegado cobran fuerza en los medios británicos. La petrolera ha asegurado que aún “no hay una decisión final” acerca del futuro de Tony Hayward, pero hoy se reúne el consejo de administración y podrían alcanzar una decisión sobre la salida del directivo.

Según medios del Reino Unido, Hayward, ha negociado en los últimos días las condiciones de su retirada de la empresa, que se podría decidir hoy. Su sustituto sería Bob Dudley, un ejecutivo estadounidense que actualmente está a cargo de la operación de respuesta al derrame.

Una de las posibilidades que se baraja es que el directivo permanezca en su puesto hasta el próximo mes de septiembre.

13 millones

De acuerdo con el diario The Times, una de las condiciones pactadas para su salida es la paga que recibiría al abandonar la empresa, que puede ascender a 11,8 millones de libras (unos 13,4 millones de euros).

En concreto, Hayward percibirá una paga única equivalente a su salario anual, estimado en un millón de libras (1,1 millones de euros) en 2009, y un fondo de pensión valorado en 10,8 millones (unos 12,3 millones de euros), lo que le permitirá cobrar 584.000 libras (unos 665.760 euros) al año a partir de los 60 años.

Al frente de BP desde 2007, el consejero delegado Hayward ha sido duramente criticado en Estados Unidos tras decir que quería “recuperar su vida” semanas después de la explosión del 20 de abril en la plataforma Deepwater Horizon, que causó 11 muertos.

Ante el gran interés mediático que ha generado la esperada dimisión de Hayward, la compañía sólo ha declarado que aún “no hay una decisión final” sobre el futuro del consejero delegado.

Resultados

Según los medios británicos, BP puede dar a conocer mañana una provisiones de 21.660 millones de euros para cubrir los costes de la campana colocada en el pozo para frenar el vertido, las indemnizaciones correspondientes y las multas que esté obligada a pagar por el accidente, lo que resultará en unas abultadas pérdidas para el segundo trimestre del año.

La compañía ha perdido más del 40% de su valor en bolsa desde el comienzo del desastre: ha pasado de 125.000 millones de libras (unos 142.500 millones de euros) a 75.000 millones de libras (unos 85.500 millones de euros).

BP insiste en que es una compañía fuerte y puede afrontar la crisis, gracias a la generación de efectivo y las facilidades bancarias, pero está buscando una nueva estrategia para defenderse de una eventual amenaza de compra por parte de empresas como ExxonMobil o Royal Dutch Shell.

- Con una serie de anuncios, BP pretende dar vuelta a la página (The Wall Street Journal - 28/7/10)

(Por Guy Chazan)

En un intento por dejar atrás el desastroso derrame de petróleo en el Golfo de México, BP PLC anunció un cargo contable antes de impuestos de US$ 32.000 millones, detalló planes para desprenderse de US$ 30.000 millones en activos, confirmó la partida de su vilipendiado presidente ejecutivo y prometió convertirse en una “compañía diferente” y más concentrada en la seguridad.

A pesar de los anuncios, algunos inversionistas lamentaron que BP haya perdido una oportunidad de hacer una limpieza total y romper de una vez por todas con su atribulado pasado.

Las decisiones son un intento de la petrolera británica por comenzar a dar vuelta la página de una catástrofe que ha borrado casi 40% de su valor de mercado y ha puesto en duda su futuro en Estados Unidos. Las medidas coincidieron con la revelación de una pérdida de US$ 17.000 millones en el segundo trimestre, una de las mayores en la historia británica.

BP triplicó su objetivo previo de venta de activos de US$ 10.000 millones a US$ 30.000 millones, un paso que la hará concentrar sus recursos en áreas de alto crecimiento como las aguas profundas del Golfo de México y las zonas petrolíferas ultramarinas en Angola y Libia. Los analistas consideran que BP venderá yacimientos petrolíferos en Argentina, Colombia y Venezuela, y podría reducir sus posiciones en Alaska y el Mar del Norte. En total, los US$ 30.000 millones en activos podrían representar casi 10% del valor de BP y alrededor de 8% de su producción.

BP parece segura de encontrar numerosos interesados por sus activos. Un reciente acuerdo para vender a Apache Corp. activos de gas natural en Norteamérica ya le proporcionó unos US$ 7.000 millones.

La compañía también divulgó formalmente el martes que había designado a Robert Dudley, un estadounidense que se incorporó en 1998, como reemplazo de Tony Hayward en la presidencia ejecutiva. Su tarea será restablecer la reputación y credibilidad de BP en EEUU, donde Hayward se convirtió en el blanco predilecto de las críticas a los esfuerzos de la empresa por contener la catástrofe medioambiental.

En sus primeros comentarios públicos tras su nombramiento, Dudley dijo a los periodistas que “no había dudas” de que BP se convertiría en una “compañía diferente” tras el desastre en el Golfo de México.

Aún así, el principal mensaje que proyectó fue de continuidad. Dudley alabó a Hayward por llevar a cabo un cambio de cultura en BP, con un nuevo énfasis en operaciones seguras y confiables, e indicó que ahora había una necesidad de acelerar ese cambio.

Dudley añadió que la industria petrolera y gasífera mundial necesita revisar sus sistemas de seguridad y los equipos usados en aguas profundas, y replantear sus relaciones con las empresas contratistas. Los esfuerzos por determinar qué ocurrió a bordo de la plataforma Deepwater Horizon se han visto complicados por las acusaciones mutuas entre BP y otras compañías presentes en la plataforma, como Transocean -la propietaria y operadora de la plataforma- y Halliburton Co., que hizo las operaciones con cemento en el pozo.

Los cambios anunciados el martes no fueron suficientes para algunos accionistas, que esperaban que la junta directiva de BP nombrara a una persona ajena a la petrolera con instrucciones de emprender una reestructuración completa. Muchos albergan dudas desde hace tiempo sobre la cultura de seguridad en la compañía, que sufrió una explosión en una refinería de Texas City en 2005 en la que fallecieron 15 trabajadores y un gran derrame de crudo en Alaska al año siguiente.

Dudley “no es una nueva escoba”, dijo Ivor Pether, gestor de fondos de Royal London Asset Management. Por muy bien considerado que esté, “como persona que viene de las filas de la compañía, uno se pregunta si tiene el apetito para llevar adelante un cambio radical en BP”, agregó.

Varios inversionistas manifestaron que sostuvieron reuniones con Hayward y otros altos ejecutivos el mes pasado en las que les prometieron que la catástrofe del Golfo provocaría un cambio fundamental de dirección en la compañía. Hayward incluso habría dicho que BP podría considerar deshacerse de sus activos de refinación para centrarse en exploración y producción, un cambio que eliminaría a BP de la lista de superpetroleras como Exxon Mobil Corp. y Royal Dutch Shell PLC.

En los anuncios del martes, sin embargo, no hubo ni rastro de una estrategia tan ambiciosa. Un vocero de BP confirmó el encuentro de Hayward con los inversionistas, pero declinó referirse a la naturaleza de las conversaciones.

Una fuente cercana señaló que es improbable que Dudley lidere un giro radical en BP. “No se trata de reinventar la rueda, sino de hacer que funcione mejor”, aseveró.

La situación de BP ha mejorado desde junio. El precio de su acción ha repuntado y la compañía por fin logró bloquear la fuga de crudo desde el fondo del mar.



(No comment: Como lo recibo, se los paso. Ustedes dan o quitan razón…)

- La mancha de petróleo (Libertad Digital - 2/8/10)

(Por Jorge Alcalde)

Basta tener un poco de curiosidad intelectual y preguntarse un poquito por el pasado para descubrir que la totalidad de las mareas negras accidentales sufridas en las últimas tres décadas han tenido consecuencias más leves que las que predijeron los ecologistas”. Por escribir esto, en noviembre de 2002, en plena crisis del Prestige, no pocos activistas del medioambiente tuvieron a bien invadir mi correo electrónico con curiosas ristras de insultos. Algunos de ellos de cómica ingenuidad (“eres un fascista hijo de Bush”).

Hoy repaso lo escrito entonces con el alivio de que, tal como los científicos consultados en su momento me prometieron, la Costa da Morte se habría recuperado biológicamente antes de lo esperado. Pero con el desasosiego de observar cómo los mismos patrones de conducta, los mismos errores de respuesta y los mismos tópicos vertidos en la España de 2002 se repiten en los Estados Unidos actuales ante el desastre de la fuga de petróleo de BP en el Golfo de México.

Lo que ha ocurrido en las costas de Estados Unidos es, obviamente, un horrendo caso de incompetencia técnica, un ejemplo sublime de descrédito organizativo y una mancha quizás imborrable para la reputación científica de una organización obligada a rayar la excelencia por el tipo de actividad que realiza. Pero sólo podrá considerarse una catástrofe ecológica si las autoridades, los científicos y los ciudadanos se empeñan en reaccionar con la histeria acostumbrada en estos casos.

Es cierto que se antoja difícil mantener la calma en crisis como ésta. La presión pública, los miedos a la reacción en cadena y buenas dosis de desconocimiento científico impulsan a políticos y ecologistas a abrazar la estrategia de actuar a toda costa. Pero, a veces, actuar no es lo primero que ha de hacerse.

La tragedia del Exxon Valdez en Alaska en 1989 nos dio algunas lecciones al respecto. La compañía fue forzada a tomar medidas inmediatas para retirar el crudo de las costas y, para ello, incurrió en varios errores. Para empezar, se utilizó agua caliente a presión sobre el terreno rocoso lo cual ayudó a limpiar el petróleo negro pegado al suelo (algo que daba muy mala imagen en los telediarios) y de paso aniquiló buena parte de la flora y la microfauna que forman parte del primer eslabón de la cadena trófica marina. La limpieza de cara resultó ser más perjudicial que beneficiosa.

En segundo lugar, se desató, como en el caso del Prestige, una campaña popular de acción que condujo a miles de voluntarios bienintencionados a acudir al lugar de los hechos con la sana intención de limpiar, limpiar y limpiar... Y vaya si limpiaron. Con su trabajo eliminaron buena parte de los hongos y microbios naturales que ejercen una función de biodegradación del aceite y que hubieran sido utilísimos para la recuperación natural del la zona. A pesar de todos los intentos de limpieza, sólo fue posible retirar el 10 por 100 del crudo vertido, pero se acabó con la mayor parte de los organismos biodegradantes de la costa.

Los microbios son unos seres muy poderosos. Después de cada gran vertido, los científicos siempre se ven sorprendidos por lo rápidamente que el crudo desaparece y el poco tiempo necesario para que se recupere el equilibrio ecológico.

La National Atmospheric and Oceanic Administration de Estados Unidos declaró con motivo del vertido del Exxon Valdez: “Los científicos hemos aprendido que, a pesar de los terribles presagios iniciales, los hábitats intermareales de Prince William Sound en Alaska han demostrado ser muy resistentes”. Uno de los científicos que participó en aquellas tareas de recuperación de 1989, ha afirmado ahora, con motivo de la fuga de BP: “La creencia de que esto va a acabar con el ecosistema del Golfo de México no es más que una salvaje exageración”.

Existe un precedente más cercano, no en el tiempo, pero sí en el espacio. En 1979 la plataforma Ixtoc1, una estructura perforadora de PEMEX, reventó y arrojó 530.000 toneladas de crudo al mismo Golfo de México. Todo el mundo estaba de acuerdo en que aquello tendría consecuencias catastróficas durante décadas o siglos. Pero dos años después del accidente un informe de la Universidad Autónoma de México admitió que el ecosistema se encontraba recuperado casi al 100 por 100.

Uno de los debates más sorprendentes generados tras el accidente de BP se ha centrado en una curiosa y hasta hace poco desconocida forma de vida que habita los fondos marinos en los lugares donde existe petróleo bajo el lecho rocoso. Se trata de una panoplia de microorganismos (pequeños bivalvos, gusanos, bacterias) que se alimentan precisamente de la descomposición de los hidrocarburos y que, a su vez, sirven de alimento a peces y crustáceos mayores. La presencia de estos comedores de petróleo naturales permite a los hábitats azotados por una marea negra recuperarse con cierta celeridad. En The New York Times, un profesor de biología ha llegado a declarar que “el Golfo esta preadaptado al petróleo. La idea de que el vertido es un desastre sin solución no es cierta”.

A menudo olvidamos que el petróleo crudo es un fenómeno natural, un resto fósil de grandes cantidades de zooplancton y vegetales depositadas durante milenios en lugares anóxicos enterrados. Está ahí antes de que el hombre existiera y ahí estaría aunque no hubiera nacido el primer Homo sapiens. Como tal, genera a su alrededor procesos naturales aún no muy bien comprendidos que pueden ser cruciales a la hora de recuperar un territorio afectado por un vertido.

Si la torpeza humana es capaz de generar un accidente como el de BP, sería deseable que la inteligencia humana ayudara a repararlo. Pero la capacidad de reacción del animal político ante estos casos se ve seriamente cegada por la angustia. Los medios de comunicación se lanzan a la cobertura del desastre (a ser posible usando el máximo de hipérboles) pero suelen olvidarse de informar cuando el desastre ha sido paliado.

En 1996, el Sea Empress arrojó 70.000 toneladas de crudo sobre la costa de Pembrokeshire, en Luisiana, generando un daño reducido en las 500.000 parejas de aves que habitan la zona. El impacto mediático, sin embargo, produjo un daño irreparable a la economía del lugar, basada en el turismo. Las autoridades pasaron años reclamando que se informase de que la costa ya estaba limpia, sin éxito.

La primera medida que tomó precipitadamente Obama tras el caso BP fue estimular una moratoria a la construcción de estructuras perforadoras en el Golfo de México. Gran aplauso de los ecologistas. Sin embargo hoy sabemos que las consecuencias de esta medida pueden ser peores de lo imaginado. La mayor parte de la contaminación por hidrocarburos del mar procede de dos fuentes que no tienen nada que ver con las mareas negras. La primera es sorprendente: la propia liberación natural que se produce cuando se fractura el lecho marino en zonas donde hay reservas de petróleo. Este proceso natural es inevitable pero, paradójicamente, el trabajo de las plantas extractoras en altamar (tan denostadas por los ecologistas) atenúa sus efectos al liberar de presión a las reservas. La segunda causa es artificial: la contaminación rutinaria que los buques producen día tras día cuando navegan con los tanques vacíos y liberan al mar los restos de crudo que se pegan a las paredes. Existen algunos acuerdos internacionales que regulan y limitan este tipo de contaminación pero son claramente insuficientes.

Si se impide extraer petróleo del Golfo de México, Estados Unidos no tendrá más remedio que trasportar crudo extraído en otras zonas. La Costa Atlántica verá cómo se incrementa irracionalmente el tráfico de buques petroleros, aumenta el riesgo de accidente y se dispara la contaminación.

La mancha del petróleo es una de las imágenes más tristes que podemos contemplar sobre las aguas antes limpias de un océano vivo. Y los que la provocan por irresponsabilidad o negligencia han de pagar caro por ello. Pero, a veces, tras esa mancha queda otra más difícil de reparar, una costra de chapapote que nubla la visión de quienes han de tomar decisiones y lo hacen a espaldas de la luz de la ciencia.

- El derrame del Golfo de México es el “peor de la historia” (BBCMundo - 3/8/10)

Casi cinco millones de barriles de crudo se han derramado en el Golfo de México como consecuencia del accidente en el pozo de BP lo que, según autoridades estadounidenses, lo convierte en el mayor derrame accidental de hidrocarburos en la historia.

Estos datos se conocieron poco después de que BP anunciase que se prepara para sellar definitivamente el pozo, que se averió el pasado mes de abril y del que no sale crudo desde hace dos semanas.

El corresponsal de la BBC en Washington, Steve Kingstone, explicó que después de que el 15 de julio se frenase el derrame por primera vez, los científicos de EEUU que han hecho el seguimiento de la fuga pudieron “hacer el cálculo definitivo de la magnitud de este desastre”.

Mayor que el Ixtoc I

Estas fuentes dicen que se derramaron en el Golfo de México un total de 4,9 millones de barriles de petróleo, de los cuales 800.000 -una quinta parte- fueron capturados a través de diversos métodos de contención.

Estos datos hacen que este caso supere hasta el que ahora estaba considerado mayor derrame accidental de la historia que fue causado por una explosión el 3 de junio de 1979 en pozo Ixtoc I, a unos 80 kilómetros del estado mexicano de Campeche.

En esa ocasión, las autoridades mexicanas tardaron nueve meses en frenar el vertido de crudo. En ese tiempo, un total de 461.000 toneladas de petróleo mancharon el agua del mar.

Por otra parte, los científicos estadounidenses consideran que el volumen de la fuga de petróleo retrocedió con el paso en el tiempo, desde los 62.000 barriles por día inmediatamente después de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, hasta los 53.000 barriles diarios, poco antes del sellado del pozo.

- Científicos calculan que se derramaron cerca de 4,9 millones de barriles de crudo en el Golfo de México (The Wall Street Journal - 3/8/10)

(Por Cassandra Sweet)

Equipos de científicos que trabajan con el gobierno estadounidense estiman que el balance del crudo derramado en el Golfo de México tras el colapso de una plataforma marina operada por BP ascendió a 62.000 barriles de crudo al día -o un total de 4,9 millones de barriles-, dijeron el lunes varias agencias gubernamentales.

La nueva estimación supera la anterior previsión de los científicos de entre 35.000 y 60.000 barriles diarios después de la explosión el 20 de abril en la plataforma Deepwater Horizon, arrendada por BP para perforar el pozo Macondo.

Los equipos de científicos también consideran que, a medida que el crudo se filtraba fuera del pozo durante varias semanas, se agotó el nivel de hidrocarburos en el depósito subterráneo. Este factor redujo el escape de petróleo del pozo a unos 53.000 barriles diarios justo antes de que BP lograra tapar el pozo hace poco más de dos semanas.

Los científicos también calcularon que BP pudo recuperar 800.000 barriles del total de 4,9 millones de barriles vertidos en el desastre ecológico.

Bajo la Ley del Agua Limpia, BP podría tener que pagar una multa de al menos US$ 1.100 por barril de crudo vertido. Si el gobierno determina que el derrame fue resultado de negligencia grave, la sanción podría subir a US$ 4.300 por barril. En base a la nueva estimación, BP enfrentaría una multa de más de al menos US$ 4.000 millones.

BP se preparaba este martes para iniciar las tareas para bloquear definitivamente el pozo dañado en aguas profundas mediante el bombeo de miles de barriles de lodo de perforación.

- El conciliador de Misisipí (Cinco Días - 7/8/10)

Este ingeniero químico ha dedicado su vida al sector petrolero. Una vasta experiencia que lo lleva a consejero delegado de BP, la pieza clave para acabar con la pesadilla del Golfo.

(Por Denisse Cepeda)

British Petroleum (BP) ya es consciente de la grave crisis de imagen que afronta la empresa. Su reputación, el principal activo intangible de una marca y el más difícil de construir, está ahora por los suelos. Por eso, la compañía ha tirado de manual y ha decidido colocar al estadounidense Robert Dudley, de 54 años, como consejero delegado y, por tanto, responsable de terminar con la negra pesadilla que atormenta a los vecinos del Golfo de México, frente a las costas de Nueva Orleans, desde hace más de tres meses.

Su fichaje no es casual. Dudley nació en Nueva York y creció en Hattiesburg, Misisipí. Así que el escenario de la mayor catástrofe medioambiental, según estudios, no le es ajena. La problemática se convierte ahora en un gran reto personal. “Crecí nadando y pescando frente a las costas del Golfo”, dijo el alto cargo el pasado 27 de julio.

Tras el anuncio de BP de que sustituía al muy criticado Tony Hayward, Bob (como se le conoce en la industria) apeló a un cambio cultural en la empresa y aseguró a los ciudadanos de la región que su compromiso no se verá disminuido en la contención de la fuga del pozo Deepwater Horizon, que explotó el pasado 20 de abril. Una táctica que también pretende restablecer la confianza de los inversores.

Su arduo trabajo ha comenzado, pese a que su nombramiento se hace efectivo el 1 de octubre. Tras los intentos fallidos, la empresa ha iniciado esta semana las labores para taponar el pozo mediante un nuevo procedimiento: static kill o eliminación estática. Una técnica que inyecta lodo pesado y cemento en la cimentación de la plataforma. No es la única actuación. La compañía venderá activos minoritarios en Centroamérica, Asia o Alaska por un valor de 30.000 millones de dólares para cubrir el coste del vertido y las indemnizaciones. Un objetivo que empieza a materializarse. Esta semana Bob viajó a Rusia para negociar con los socios de su filial TNK-BP la venta de sus activos en Venezuela. Anteriormente, se había anunciado la venta de su sociedad participada en Colombia a una empresa canadiense.

“No subestimo la naturaleza de la tarea que nos espera, pero las finanzas de la compañía son robustas, tiene un envidiable portafolio de activos y un grupo de profesionales que se encuentran entre los mejores de la industria”, ha dicho Dudley. Es un hombre con experiencia y capacidad de acción, según el sector. Su trayectoria profesional la ha desarrollado en la industria petrolera, la mayor parte en BP. Este licenciado en Ingeniería Química por la Universidad de Illinois, casado y con dos hijos, ha ocupado varios puestos comerciales y de ingeniería en EEUU y Reino Unido.

Entró en 1979 a la petrolera estadounidense Amoco Corporation, para quien trabajó hasta su fusión con BP en 1998. En la nueva compañía fue responsable de los proyectos de energía solar y eólica. Después, vicepresidente a cargo de las empresas de BP en Rusia, el Caspio, Angola, Argelia y Egipto. Cuatro años más tarde, preside la filial rusa del grupo, TNK-BP, cargo que tuvo que abandonar en 2008 tras un pulso con los socios rusos por el control de la petrolera.

Este actual miembro del consejo de directores, es el mejor candidato para sustituir al Hayward, según el consejo de directores. “Somos muy afortunados de tener un sucesor de la talla de Bob Dudley que ha pasado su vida laboral en la industria petrolera y que ha demostrado ser un operador fuerte en circunstancias difíciles”, ha resaltado el presidente de BP Carl Henric Svanberg.

El tono conciliador de Dudley, según la empresa, ha servido para enviar un mensaje de mayor compromiso y responsabilidad social. Una habilidad poco practicada por su antecesor Hayward. “Lo que he visto fue doloroso y chocante. Las imágenes son perturbadoras en televisión, pero cuando uno ve las cosas en el lugar se convierten en algo personal”, dijo Bob tras una visita por las costas de Luisiana.

Esa es su principal apuesta: dar la cara. Una de las medidas clave que sugieren los manuales de comunicación de crisis en casos como este. Dudley ha reconocido que la empresa ha fallado, se ha identificado con el desastre y sus víctimas y ha asumido el papel de reconstructor de los daños, tangibles e intangibles, ocasionados por BP.

- BP prepara la fase final del sellado del pozo averiado en el Golfo de México (Cinco Días - 9/8/10)

La empresa anunció con alivio la tarde del domingo que la operación de la semana pasada, en la que se inyectaron grandes cantidades de cemento y lodo para sellar el pozo “Macondo”, ha surtido efecto.

“Las pruebas de presión tras la operación de sellado con cemento indican que tenemos un sello de cemento eficaz”, declaró la empresa, en su página de internet, en referencia al “tapón” colocado en el pozo.

Tras comprobar la solidez de la mezcla de lodo y cemento, los ingenieros de BP prevén comenzar la fase final de la excavación de los cerca de 30 metros de profundidad que restan al pozo auxiliar.

La idea es que desde ese pozo auxiliar los ingenieros puedan inyectar más lodo y cemento por la parte inferior del depósito, en un operación conocida en inglés como “bottom kill” y que se espera selle por completo el pozo averiado.

La empresa no precisó cuándo comenzará la parte final de esta misión, pero cree que será hasta el próximo fin de semana cuando se pueda determinar si se ha completado la conexión entre ambos pozos.

Pendientes del tiempo

BP ha dicho que, en todo caso, el inicio de la fase final dependerá del pronóstico del tiempo, porque una tormenta tropical causaría demoras en las operaciones de excavación del pozo auxiliar.

Un informe del Gobierno del pasado 4 de agosto indicó que aproximadamente el 74% del crudo que emanó del pozo Macondo se ha eliminado mediante diversos métodos, incluyendo la evaporación, disolución o incendios controlados.

El derrame de unos 4,9 millones de barriles de petróleo supone la peor catástrofe ambiental en la historia de Estados Unidos, y el Gobierno de Washington ha dejado en claro que BP pagará caro por los daños.

El domingo, la asesora para asuntos energéticos de la Casa Blanca, Carol Browner, afirmó a la cadena NBC que BP “absolutamente” tendrá que pagar una "gran multa financiera" por el vertido en el Golfo de México.

Aunque no precisó cuánto sería el monto, Browner aseguró que sería una cantidad “significativa”. “Habrá una gran multa financiera. También habrá reclamos por daños a los recursos naturales y (BP) será responsable por los costos de limpieza de esos daños”, señaló.

El almirante Thad Allen, a cargo de la coordinación de respuesta a la crisis, señaló el domingo en declaraciones a la cadena CBS que tanto el Gobierno como BP permanecerán en la región hasta que se completen las labores de limpieza.

Ingenieros de BP preparan desde hoy la fase final de la excavación de un pozo auxiliar para sellar definitivamente el pozo averiado en el Golfo de México, mientras EEUU advierte de que la empresa afrontará multas “significativas” por los daños.

- La Casa Blanca asegura que BP pagará la multa por el desastre ecológico (Negocios.es - 9/8/10)

La asesora para asuntos energéticos precisó que BP tendrá que responder por las pérdidas económicas en la zona, para lo que ya se ha acordado un fondo de 20.000 millones de dólares.

La asesora para asuntos energéticos de la Casa Blanca, Carol Browner, afirmó hoy que BP tendrá que pagar una “gran multa financiera” por el derrame de cerca de cinco millones de barriles de crudo en el Golfo de México.

En declaraciones a la cadena televisiva NBC, Browner dijo que la petrolera BP tendrá que rendir cuentas por el mayor desastre ecológico en la historia de EEUU, aunque no quiso precisar a cuánto ascenderá el monto.

“Hemos tenido éxito en la eliminación de gran parte del crudo. Tenemos que permanecer atentos y tenemos que pedir cuentas a BP por las reclamaciones, por los daños al ambiente”, señaló la funcionaria.

Preguntada sobre si el Gobierno de Estados Unidos perseguirá un caso contra BP por negligencia criminal, Browner dijo que no haría comentarios sobre la investigación que realiza el Departamento de Justicia.

La agencia federal tiene en marcha una gran investigación y BP rendirá cuentas hasta donde lo permita la ley, dijo Browner, que asesora al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en asuntos energéticos.

“Habrá una gran multa financiera. También habrá reclamaciones por daños a los recursos naturales y (BP) será responsable de los costos de limpieza de esos daños”, señaló.

En ese sentido, Browner precisó que BP tendrá que responder por las pérdidas económicas en la zona, para lo que ya se ha acordado un fondo de 20.000 millones de dólares, que será abierto “en los próximos días”, afrontará multas “significativas” y tendrá que pagar por los daños a los recursos naturales.

Browner indicó que, bajo la ley actual, las multas irán directo a las arcas del Departamento del Tesoro y consideró que “tiene mucho sentido” que hasta el 80 por ciento del monto sea canalizado a los estados golpeados por el vertido.

Sin embargo, enfatizó que es el Congreso de EEUU el que tendrá que decidir cómo se canalizan los fondos para financiar los gastos en el Golfo de México.

Obama, aseguró Browner, apoya la idea de reintegrar el dinero de las multas a la región afectada.

Según Browner, se calcula que 4,9 millones de barriles de petróleo (780 millones de litros) han creado la marea negra en el Golfo de México, aunque BP “ha mantenido silencio” sobre esa cifra.

El desastre, iniciado en abril tras la explosión de la plataforma “Deepwater Horizon”, es “18 veces mayor que (el accidente) de Exxon Valdez”, en marzo de 1989, dijo Browner.

La funcionaria defendió todas las medidas que ha tomado el Gobierno de Obama para responder a la crisis.

BP dijo hoy en su página de internet que la operación de la semana pasada, en la que se inyectaron grandes cantidades de cemento y lodo para sellar el pozo averiado, ha surtido efecto, mientras las autoridades preparan la fase final de un pozo auxiliar.

“Las pruebas de presión tras la operación de sellado con cemento indican que tenemos un sello de cemento eficaz”, declaró la empresa, refiriéndose al “tapón” colocado en el pozo “Macondo”.

Tras comprobar la solidez de la mezcla de lodo y cemento, los ingenieros de BP prevén comenzar la fase final de la excavación de los 30 metros de pies que restan a un pozo auxiliar, cuyo objetivo es sellar de forma permanente el pozo averiado.

La idea es que el pozo auxiliar sirva para inyectar más lodo y cemento por la parte inferior del depósito, que se espera que selle por completo el pozo.

La empresa no precisó si los trabajadores ya comenzaron la parte final de esta misión, pero calcula que será hasta el próximo fin de semana cuando se pueda determinar si se ha completado la conexión entre ambos pozos.

El almirante Thad Allen, a cargo de la coordinación de respuesta a la crisis, señaló en declaraciones a la cadena CNN que aún falta mucho para completar las labores de limpieza en la zona “porque todavía hay mucho petróleo”.

Ese mismo mensaje llevó Allen a la cadena CBS, en la que indicó que tanto el Gobierno como BP permanecerán en la región hasta que se completen las labores de limpieza.

“BP estará allí y nosotros seguiremos pidiéndole cuentas”, aseguró Allen.

- La factura del vertido: BP gasta (de momento) 4.600 millones (Expansión - 9/8/10)

La factura que está costeando BP para hacer frente al vertido de petróleo en el golfo de México asciende hasta la fecha a 6.100 millones de dólares (4.590 millones de euros).

Este dinero, explicó BP en un comunicado a la Bolsa de Londres, incluye las operaciones para frenar la fuga de petróleo, la contención de la marea negra, los subsidios a los Estados afectados, las compensaciones a las personas perjudicadas y los gastos federales.

La compañía ha recibido 145.000 reclamaciones de afectados, de las que ya ha pagado 103.900 por valor de 319 millones de dólares (240 millones de euros) desde el pasado abril cuando explotó la plataforma petrolífera Deepwater Horizon operada por BP en el Golfo de México.

La compañía informó de que las labores de sellado del pozo averiado con lodo y cemento realizadas la semana pasada fueron un éxito y que, desde entonces, no se ha escapado más crudo al mar. Ingenieros de BP preparan desde hoy la fase final de la excavación de un pozo auxiliar para sellar definitivamente el pozo averiado en el Golfo de México, el pozo “Macondo”. En estos momentos hay 30.800 personas trabajando en las labores de limpieza del derrame, junto con 5.050 naves y una docena de aviones.

Hasta la fecha, se han recuperado un total de 826.000 barriles de crudo líquido y se han controlado 411 incendios. Según las estimaciones del Gobierno de los Estados Unidos, se han vertido al mar 4,9 millones de barriles en los 87 días que han transcurrido desde que se produjera el desastre hasta el 15 de julio, cuando se consiguió contener el derrame.

BP aún tiene que decidir qué pasará con el yacimiento petrolífero después de que los daños se hayan reparado, ya que queda todavía una gran cantidad de crudo en las reservas que hay en las profundidades del mar.

- BP usaría sus ingresos petroleros en EEUU para financiar el fondo de compensación (The Wall Street Journal - 11/8/10)

(Por Jared A. Favole y Siobhan Hughes)

BP PLC. podría respaldar un fondo de US$ 20.000 millones para compensar a las víctimas del derrame de petróleo en el Golfo de México con pagos procedentes de la producción de gas y petróleo de la compañía en Estados Unidos, según una copia de un acuerdo divulgado por la Casa Blanca.

BP ya ha colocado US$ 3.000 millones en el fondo y acordó contribuir con otros US$ 2.000 millones para finales del año y posteriormente destinar otros US$ 5.000 millones al año hasta el 2013, según una copia del acuerdo divulgada el miércoles por la tarde por la Casa Blanca.

La utilización de los ingresos petroleros como colateral podría dar ambas partes un incentivo para continuar la producción petrolera en el Golfo, área en la que el gobierno del presidente Barack Obama impuso una moratoria a las perforaciones luego del derrame petrolero.

Los detalles sobre cómo BP respaldaría el fondo han sido foco de atención ahora que el pozo de 1.500 metros de profundidad en las costa de Luisiana ha sido sellado permanentemente. El grupo de defensa del interés público Public Citizen dijo que la utilización de los ingresos procedentes de la producción de gas y petróleo de BP en el Golfo de México sería una “mala idea”.

“Asegura que BP mantenga una presencia sólida en las perforaciones fuera de las costas a pesar de los indicios de que la mala gestión de BP en tales operaciones pusieron en riesgo a los trabajadores y al medio ambiente”, afirmó Tyson Slocum, director del programa de energía del grupo, en carta el presidente Barack Obama.

Las acciones de BP cerraron con un descenso de casi el 3,3% a US$ 38,79.

- Un estudio calcula que 79% del crudo vertido sigue en el Golfo de México (BBCMundo - 18/8/10)

Un grupo de científicos estadounidenses aseguró que la cantidad de petróleo vertido en el Golfo de México que continúa en el ecosistema es considerablemente mayor a la que reflejan los datos del gobierno.

El estudio, publicado por la Universidad de Georgia, indica que cerca de 79% de los más de cuatro millones de barriles del pozo de BP que se derramaron en el Golfo de México sigue en el mar.

Este dato contrasta con las cifras oficiales, que calcularon que 75% del petróleo vertido ya se había evaporado, disuelto o recogido.

De acuerdo con el estudio publicado este martes, gran parte del combustible permanece bajo la superficie marina y continúa representando un peligro para el ecosistema.

“La idea de que 75% del petróleo desapareció y ya no es motivo de preocupación es absolutamente errónea”, destacó el profesor Charles Hopkinson, uno de los autores de la investigación.

“El vertido está ahí y tardará años en degradarse. Todavía estamos lejos de entender qué impacto ambiental va a tener”, agregó.

Conclusiones distintas

Hopkinson indicó que una de las razones por las que ambos estudios llegan a conclusiones distintas es porque toman en cuenta diferentes criterios a la hora de considerar la cantidad de petróleo que sigue en el mar.

Los investigadores universitarios interpretaron que el crudo clasificado como “disperso”, “disuelto” y “residual” todavía está en el ecosistema. En cambio, el gobierno sólo contabilizó el combustible clasificado como “residual”.

Pero además, señaló Hopkinson a la BBC, los datos de la Universidad de Georgia fueron calculados a partir del petróleo que llegó a derramarse -en torno a 4,1 millones de barriles- mientras que las cifras del gobierno parten de una cantidad mayor -cerca de 4,9 millones- que incluye la parte del vertido que pasó directamente del pozo a depósitos seguros, sin llegar nunca al mar.

Por otro lado, también este martes, otro estudio de la Universidad del Sur de Florida señaló que se encontraron sedimentos contaminados con una densidad de petróleo tóxica para algunos organismos marinos en un cañón submarino en el nordeste del Golfo.

La fisura en la plataforma petrolera Deepwater Horizon vertió crudo al mar durante 87 días desde el pasado abril, cuando una explosión dañó el sistema de seguridad y mató a 11 personas.

El 15 de julio, la fuga, que es considerada la mayor de la historia, pudo ser contenida.

Finalizaba mi Paper: Empresas peligrosas: La “tierra” y sus “malas” compañías (Las víctimas son incontables,…pero los victimarios son inimputables?), del 27/5/05
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   45

similar:

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconLa crisis que estamos padeciendo?
«autopsia de la cebolla» que vamos a efectuar generara en nosotros –como ocurre habitualmente en la cocina– las lágrimas que todo...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconÉticas teológicas ayer y hoy

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconNathan Cross parece un hombre, pero es algo mucho más peligroso:...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconGvirtz, Silvina. La educación ayer, hoy y mañana: el abc de la pedagogía....

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconViendo como estamos de mal en panorama político, y para que no se...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconEl producto que hemos escogido a exportar e importar para realizar...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconLas mascarillas naturales son lo mejor para mantener un cutis bello,...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconBonita la tía Cristina, pero algo

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconAhora, como última clase de genética vamos a hacer como una retrospectiva...

Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconSÍndrome de doose: una epilepsia infantil poco frecuente
«sacudidas”» dede las extremidades superiores. Durante la consulta se observan varias de estas crisis que se identifican como crisis...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com