Bibliografía






descargar 131.22 Kb.
títuloBibliografía
página1/6
fecha de publicación06.08.2016
tamaño131.22 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Derecho > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6




Índice



Introducción.........................................................................................................3
Marco teórico.......................................................................................................4
Autismo y Asperger..............................................................................................5
Síndrome de Asperger.......................................................................................10
Intervención con Asperger.................................................................................17
Caso práctico..........................................................................................20
Intervención.............................................................................................21
Conclusión.........................................................................................................30
Bibliografía.........................................................................................................31




Introducción



En este trabajo tratamos de presentar el Síndrome de Asperger, veremos quien y como se descubrió, y nos introduciremos en él a través del marco del autismo, los trastornos generalizados del desarrollo y el trastorno del espectro autista.
En este trabajo nos centramos concretamente en esta peculiar patología, tratando de ver los rasgos que la caracterizan, y que la distinguen de otras patologías en las diferentes clasificaciones que existen hoy en día a nivel internacional.
Posteriormente veremos cuales son las necesidades a nivel educativo de los alumnos con este trastorno. Conoceremos cuales son los aspectos a tener en cuenta para realizar una intervención, y centrándonos en un caso real elaboraremos un programa de intervención para nuestro alumno, centrándonos en las áreas más afectadas, tratando de dar respuesta a las necesidades de nuestro alumno.

Marco teórico:
En plena Segunda Guerra Mundial, dos investigadores independientes, viviendo en países de bandos enfrentados, identificaron en niños y en jóvenes un trastorno que afectaba al comportamiento y se ponía de manifiesto en la infancia temprana.
En 1943, Leo Kanner en Estados Unidos y en 1944, Hans Asperger en Austria publicaban dos artículos donde usaban la palabra “autista” para caracterizar esa patología. El Doctor Leo Kanner publicó en 1943 un extenso informe que se considera como el comienzo de la delimitación y estudio científico del autismo. Kanner, en su conocido artículo: “Alteraciones autistas del contacto afectivo”, hizo avanzar los criterios diagnósticos al definir el síndrome en términos de conducta infantil específica. En su estudio el término “autismo” hacía referencia a una alteración de las relaciones sociales. Kanner describió con claridad que estos niños presentaban desde etapas muy tempranas una discapacidad innata para establecer contacto emocional con las personas, eran resistentes a los cambios ambientales y se refugiaban en actividades repetitivas. Cuando estos niños crecían, Kanner observó una ausencia de juego simbólico, una fascinación por objetos que manejaban a menudo hábilmente, mutismo o habla que parecía carecer de intención comunicativa, ecolalia y uso anómalo del vocabulario. Algunos presentaban talentos aislados o habilidades especiales que se expresaban en hechos notables de memoria repetitiva, cálculo, facilidad para el dibujo o la música y otras habilidades aisladas.
Hans Asperger describió esta patología en 1944 usando el término “autista”, pero no fue reconocida por la Psiquiatría oficial hasta cinco décadas después, cuando fue incluida en los dos sistemas de clasificación de los Trastornos Mentales y del Comportamiento que sirven de referencia internacional para los diagnósticos clínicos en todo el mundo: CIE-10 (OMS, 1992) y DSM-IV (APA, 1994).
Asperger describió a cuatro niños que, a pesar de tener habilidades verbales y cognitivas aparentemente adecuadas, mostraban problemas de interacción social y conductas autistas más superficiales. Eran niños que tenían un comportamiento social extraño o anómalo, desarrollaban obsesiones chocantes, tenían preferencia por las rutinas y, sin embargo, podían ser brillantes intelectualmente y con una verbalidad muy acusada. La descripción original de Asperger ponía énfasis en el uso peculiar de la mirada, el habla y los movimientos, así como en sus dificultades para el aprendizaje con los métodos tradicionales.
La psiquiatra británica Lorna Wing en 1981 rescató del olvido el estudio original de Asperger, que había sido publicado en alemán durante la 2ª Guerra Mundial. La Doctora Wing fue también quien llamó la atención sobre la necesidad urgente de atender correctamente las dificultades y necesidades de las personas con este cuadro.


Autismo y Asperger



El autismo es una discapacidad, un trastorno generalizado del desarrollo cerebral, que produce un comportamiento anómalo en el cual los niños afectados se muestran indiferentes, ausentes, con dificultad para formar lazos emocionales con otras personas. Los niños con autismo tienen tres características comunes, tres discapacidades de la vida social, lo que se ha llamado la tríada de aspectos afectados:

  • Dificultades con la comunicación, verbal y no verbal.

  • Dificultades con la interacción social.

  • Dificultad con la imaginación y el lenguaje interno, que resultan en intereses y comportamientos repetitivos y restringidos.

Junto a estos tres aspectos básicos, existen otras peculiaridades que son muy frecuentes en las personas con autismo:

  • Respuestas sensoriales anormales con hipersensibilidad o hiposensibilidad a algunos estímulos.

  • Escasa capacidad de abstracción y generalización. Pueden manejar un listado interminable y desestructurado de detalles, resultándoles difícil separar lo importante de lo accesorio.

  • Resistencia a todo cambio en el ambiente que les rodea o a las alteraciones en la vida diaria. Necesitan las rutinas.

  • El autismo aparece por todo el mundo, en familias de todas las clases sociales y de todos los tipos raciales. Ningún factor del ambiente psicológico del niño, ni de la educación recibida, ni del trato recibido de padres o familiares es causa de su autismo.

Las personas que muestran síntomas como los descritos por Kanner y Asperger presentan una gran heterogeneidad aunque también evidentes similitudes. En la actualidad está teniendo éxito la denominación Trastornos del Espectro Autista (TEA) para identificar y agrupar todos estos casos.

Esta importante variabilidad en las manifestaciones autistas, así como la evidencia de que estas manifestaciones no solo se dan en personas con trastorno generalizado del desarrollo, ya que numerosas deficiencias del desarrollo se acompañan también de síntomas autistas, han dado lugar a la aparición de la noción de espectro autista (Wing, 1997).

En general, se usa el término síndrome de Asperger para referirse a las personas con TEA capaces de hablar y niveles de inteligencia normales o altos y también para aquellas que en general están en el nivel más favorable del espectro autista. En el síndrome de Asperger, se ven también los síntomas que afectan a la vida social pero el desarrollo del lenguaje y la inteligencia no verbal son prácticamente normales. Las personas con síndrome de Asperger se caracterizan por tener un pensamiento concreto y literal, obsesión con ciertos temas, excelente memoria, y un comportamiento “excéntrico”; pueden funcionar a un alto nivel, son capaces de mantener un trabajo y de vivir independientemente.

Uno de los principales problemas con el síndrome de Asperger y los TEA es que no existe ningún marcador biológico válido. El diagnóstico se fundamenta en un análisis de la conducta y existe una gran diversidad entre las distintas personas afectadas. Por otro lado, los distintos síntomas tienen diferentes evoluciones temporales, por ejemplo el déficit en la relación social suele mejorar con la escolarización mientras que los comportamientos repetitivos se vuelven más frecuentes.

Al conjunto de casos que presentan alteraciones significativas en algunas o varias de estas dimensiones, con independencia de su nivel de severidad, se les aplica la denominación genérica de Trastornos del Espectro Autista (TEA).
Angel Riviere (1999) realizó una contribución muy valiosa a la definición y evaluación de los TEA a través de la elaboración del Inventario De Espectro Autista (IDEA).
Este autor señala seis factores principales de los que dependen la naturaleza y expresión concreta de las alteraciones que presentan las personas con espectro autista en las dimensiones que siempre están alteradas:

  1. La asociación o no del autismo con retraso mental más o menos severo.

  2. La gravedad del trastorno que presentan.

  3. La edad.

  4. El sexo.

  5. La adecuación y eficiencia de los tratamientos utilizados y de las experiencias de aprendizaje.

  6. El compromiso y apoyo de la familia.


La efectividad de los tratamientos va a depender de la ubicación de la persona autista en las diferentes dimensiones. Por ello, Rivière diseña un conjunto de dimensiones que se alteran en los cuadros de autismo y en todos aquellos que implican espectro autista. Para cada dimensión establece cuatro niveles: el nivel cuarto es característico de los trastornos menos severos y define a las personas que presentan el síndrome de Asperger.
Dimensiones alteradas en los cuadros con espectro autista (Rivière, 1998)


  1. Trastornos cualitativos de la relación social.

  2. Trastornos de las capacidades de referencia conjunta (acción, atención y preocupación conjunta).

  3. Trastornos de las capacidades intersubjetivas y mentalistas.

  4. Trastorno de las funciones comunicativas.

  5. Trastornos cualitativos del lenguaje expresivo.

  6. Trastornos cualitativos del lenguaje receptivo.

  7. Trastornos de las competencias de anticipación.

  8. Trastornos de la flexibilidad mental y comportamental.

  9. Trastornos del sentido de la actividad propia.

  10. Trastornos de la imaginación y de las capacidades de ficción.

  11. Trastornos de la imitación.

  12. Trastornos de la suspensión (la capacidad de hacer significantes).



Una forma de entender las relaciones que se establecen entre autismo, como trastorno nuclear y prototípico, los trastornos generalizados del desarrollo (TGD) y los trastornos de espectro autista (TEA) es con el siguiente gráfico. Como se puede observar, todo diagnóstico de autismo es también un TGD y un TEA. En segundo lugar no se puede decir que un TGD sea estrictamente un cuadro de autismo aunque sigue siendo un TEA. Por último, una persona con TEA, no puede ser entendida ni como un TGD ni como cuadro de autismo.



Para algunos autores el término TGD es usado de forma similar al término TEA. Aún es tema de discusión que trastornos deben estar incluidos y cuales no en el concepto de TEA así como la extensión de este concepto. Otros dicen que la identificación entre TGD y TEA, dejaría fuera otros trastornos que sin cumplir de manera estricta los criterios para el diagnóstico de TGD, presentan rasgos autistas marcados o aquellos limítrofes con otro tipo de trastornos (por ejemplo, casos graves de trastorno específico del desarrollo, algún trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastornos del hemisferio derecho, etc).


Diferencias entre Autismo y Síndrome de Asperger:
La Asociación de Psiquiatría Americana en su manual de diagnóstico DSM-IV (1994) considera al síndrome de Asperger como algo diferente del autismo. No obstante, autismo clásico y síndrome de Asperger se dan frecuentemente en la misma familia, lo que sugiere que no son genéticamente distintos. El diagnóstico del síndrome de Asperger suele ser mucho más tardío que el del autismo clásico. La fecha clave para la diferenciación entre ambas discapacidades estaría en torno a los tres años, donde el niño con autismo clásico presentaría todos los síntomas mientras que el niño con síndrome de Asperger sería prácticamente normal, teniendo lugar el diagnóstico del síndrome en torno a los siete años o más tarde. El niño de tres años con síndrome de Asperger tiene una relación adecuada con sus padres y hermanos (aunque torpe) y no muestra conductas de alejamiento. Es más dudosa la medida del retraso en empezar a hablar porque según algunos al haber pasado varios años cuando se establece el diagnóstico, la identificación de fechas clave y la evaluación del grado de afectación depende básicamente de la memoria de los padres, lo que puede llevar a estimaciones con un error importante.
A continuación vamos a ver cuales son las diferencias más significativas entre autismo y Síndrome de Asperger:


AUTISMO

SÍNDROME DE ASPERGER

1. CI generalmente por debajo de lo normal.

2. Diagnóstico general antes de los tres años.

3. Retraso en la aparición del lenguaje.
4. Gramática y vocabulario limitados.
5. Desinterés general en las relaciones sociales.

6. Desarrollo físico normal.

7. Ningún interés obsesivo de alto nivel.

8. Los padres detectan problemas alrededor de los 18 meses de edad.

9. El diagnóstico se hace a una edad media de 5, 5 años.

10. Las quejas de los padres son respecto a la interacción social y los problemas de conducta.

1. CI generalmente por encima de lo normal.

2. Diagnóstico general después de los 3 años.

3. Aparición del lenguaje en tiempo normal.

4. Gramática y vocabulario por encima del promedio.

5. Interés general en las relaciones sociales.

6. Torpeza general.

7. Intereses obsesivos de alto nivel.

8. Los padres detectan problemas alrededor de los 2,5 años.

9. El diagnóstico se hace a una edad media de 11,3 años.

10. Las quejas de los padres son respecto a problemas de lenguaje o en socialización o conducta.
  1   2   3   4   5   6

similar:

Bibliografía icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

Bibliografía icon7. Bibliografía Bibliografía citada

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía 2

Bibliografía iconBibliografía. 72

Bibliografía iconBibliografía XL

Bibliografía icon5. Bibliografía 26






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com