Transcripción digital: Martín Macedo




descargar 189.44 Kb.
títuloTranscripción digital: Martín Macedo
página2/4
fecha de publicación20.10.2016
tamaño189.44 Kb.
tipoTranscripción
b.se-todo.com > Derecho > Transcripción
1   2   3   4
La primera: Mu-Y, es la estrategia; vencer sin luchar, convencer sin hablar, conocer sin viajar. Aprendiendo el Principio Unificador, podréis lograr esa última condición, porque no habrá más que cerrar los dos ojos y ver todo con el tercer ojo, que nos permite ver todo el universo sin salir del cuarto.

La segunda: La Macrobiótica, comer poco y fortalecerse, ésta ya es una aplicación de la primera ley. Comprar sin dinero. En el universo de Lao-Tsé, la Macrobiótica es un poco más complicada. Durante los primeros diez años, es el número 7. Al Principio se agrega un poco de sal, luego se la disminuye gradualmente hasta no comer otra cosa que cereales.

La tercera: Inventar, formular el secreto de los secretos en algunas palabras. Cómo expresar el mayor secreto en 17 o 31 sílabas.

En estos días, nuestra filosofía se ha propagado con frases similares como las expreso desde hace cincuenta años. Atravesé las tres primeras etapas: vencer sin luchar, viajando por todo el mundo sin dinero, sin ayuda y solo la mayor parte del tiempo. Más de veinte veces condenado, como lo fue Galileo, y condenado a muerte, como Giordano Bruno. ¡Y cuántos accidentes tuve! ¡Y cuántas veces invité enfermedades sobre mí mismo, llamadas “incurables”! De modo que en lo que se refiere a la primera etapa, ya estoy graduado, y con la Macrobiótica practicada desde hace cincuenta años, ya he llegado .Pero ahora es vuestro turno.
La he propagado durante 50 años, y luego la cuarte etapa. Una mañana desperté como estudiante de la cuarta facultad: alquimista. Se crea algo material partiendo de la no-materia. Por ejemplo: se crea una piedra a partir del aire, ¡qué cosa divertida!

Vencer a su enemigo sin luchar, sin tocar, todo es transmutación: nuestra filosofía es la de la transmutación que permite cambiar cualquier cosa en su opuesto, la desgracia en felicidad, placer, belleza, etc. Os ofrecí libremente esos secretos valiosos, y los habéis aceptado, para aplicar y transformar.

Con éstos os curáis, para luego experimentar recaídas y más tarde volver a remontar. Es la vida: subir y bajar, como una diversión. Para la gente ordinaria, una vez que cae se ha terminado. Pero cuando vosotros caéis, siempre estáis facultados para remontar…es divertido. ¡Qué coraje! Jugáis con vuestro cuerpo, sois valientes.

De modo que sin saberlo sois taoístas y practicáis el Zen. He traducido el Zen en términos simples, en un idioma universal y moderno.

No olvidar el estado líquido. Es el estado más precioso y presente en medio de todo tipo de existencia. No podéis vivir en el gas, allí no podríais vivir. No podríamos vivir en el gas. Nos volveríamos gaseosos y expandidos. Expandiríais, volviéndoos gaseosos. Solidificados en la piedra es imposible vivir, seríais como la bella durmiente.

Aprenderéis la importancia del verdadero significado de estado líquido. Allí se encuentran todos los secretos de la vida: por ejemplo, las proteínas, primera materia del cuerpo, la albúmina (como el blanco del ojo), son primordiales para nuestra existencia y todas contienen agua; y todas las vitaminas, enzimas y levaduras son de origen proteico.

Todos los catalizadores biológicos son proteínas, sin las cuales no se puede vivir. El arroz comienza a digerirse en la boca, por la saliva, que contiene una proteína especial, algo alcalino que descompone los almidones, y el jugo gástrico es descompuesto por otra enzima especial y esto se descompone en los intestinos para siempre transformarse en proteínas, para nutrirnos. Sin jugo gástrico, de nada sirve comer. Es la muerte.

Significado especial del estado líquido. Su importancia.

En comparación con el estado sólido, el líquido es más bien yin, pero fortalece: es contradictorio. Por ejemplo, el gas es dilatador, expande, es yin, pero la fuerza que ha creado esta actividad es yang. La distancia produce la fuerza. La distancia es yin: es el espacio. Hoy en día el mayor temor de toda la Humanidad es la bomba de hidrógeno: la mayor fuerza yin: explosión.

Debéis modificar vuestros conceptos ordinarios. Bien pronto podréis, en ese sentido, considerar tanto el mal como el bien. Si lo habéis comprendido, aceptaréis la infelicidad que hoy detestáis, ya que os será posible transformarla en la mayor alegría: más grande la faz, mayor el dorso. Buscando, paso a paso, todas las mayores dificultades en este mundo y en la vida cotidiana, llegaréis. Ese es el valor de nuestra filosofía transmutadora.

Si hoy consideramos a Françoise Sagan, la más joven novelista, nos parece muy feliz, pero observada con las lentes yin/yang es muy desgraciada. ¿Por qué razón no es feliz? Según sus rasgos faciales es muy yin. “A más grande faz, mayor dorso.”

21 de julio de 1963, noche

El Sr. Baudry-miocarditis. Corazón dilatado, sangre negra en el hígado, por un impedimento en la circulación. La sangre que retorna de los pulmones debe ser despedida directamente por el corazón hacia todo el cuerpo, pero si el corazón está dilatado, no puede trabajar, produciendo su propia disfunción y la de los pulmones. Se dificulta la reparación. Inundación, no circula el agua. Todo eso es muy yin Para atender esa condición no hay que provocar una reacción brutal dando mucha sal (yang) porque podría producir la muerte, sobre todo si se continúa tomando yin (agua y azúcar). Hay que suprimir la ingestión de yin, y todos los medicamentos son yin, salvo la digitalina que es yang, que debe suprimirse de a poco. La adrenalina viene de las suprarrenales, de la parte central. La adrenalina es yang y contractante.


La diabetes

El azúcar aumenta en la sangre (tasa normal un gramo por litro). Si el organismo funciona mal, una substancia secretada por el páncreas condensa el azúcar, lo transforma, por ejemplo, en glucógeno. Unas pequeñas moléculas de glucógeno se centran en una molécula gruesa que se ubica alrededor de los músculos e hígado. Esta condensación del azúcar ocurre gracias a la insulina (yang). El páncreas secreta también una substancia yin, el glucagón, antagónico y complementario de la insulina. Si hay mala secreción de insulina, el azúcar no se procesa en glucógeno: las células se hinchan. Se produce necrosis a nivel de los pies, o se reduce la visión o surgen hemorragias retinianas. Todo eso es yin. Si se toma mucha azúcar, el páncreas está obligado a trabajar de más para tratar de producir glucógeno, de modo que, al principio de la enfermedad, se encuentra mucha insulina (lo que es yang, hiperinsulinismo), pero luego hay un agotamiento (diabetes). El trabajo intenso normal provoca el hiperinsulinismo seguido de un hipo insulinismo.

Si el páncreas produce normalmente los dos, la persona no puede tomar ni un poco de azúcar, porque el azúcar excita el páncreas y produce yang (insulina) entonces el azúcar es condensada y conservada para ser utilizada en caso de urgencia. Pero si la persona continúa tomando azúcar todos los días, se vuelve demasiado yin y se agota la insulina. Para verificar su estado, la persona puede apretarse el dedo en una puerta. Si aprieta y le duele pasa en unos minutos. Pero si está yinizada, el dolor continúa. Nuestra estrategia debe ser cotidiana, de otra forma uno puede accidentarse o ser muerto. El Hg es un metal pesado líquido (un veneno muy nocivo, mercurio). Cosa curiosa, todos los metales se combinan con el O. Este yin condensado se convierte en ozono azulado (el azul del cielo es ozono), pero el Hg no se combina con el O a temperatura normal. Si se calienta mucho a 10, o 20, o 100, o 300° solo entonces comienza a combinarse el Hg con el O. Normalmente, todos los metales oxigenados se separan con el calor, pero en ese caso vemos que se combinan. Solo a 600° comienza a separarse habitualmente porque el Hg se hace a esta tasa (siempre el calor yang). Pero se producen dos fenómenos antagónicos ¿Por qué? El Hg (yin) rechaza el O (yin) y el calor (yang) los une, pero luego el exceso de calor dilata, arrancando el O que se va: la cantidad cambia la calidad.

22 de julio de 1963

El Sr. D. cuenta el caso de un padre de familia que al enfermarse, fue tratado con bismuto. Parecía curado, pero al mes le salieron por todos lados erupciones, tipo eczema. Luego ve un especialista de la piel, quien lo trata con inyecciones de cortisona y pomadas, también con cortisona. Su enfermedad se agrava, siente como quemazones y picazones. El Sr. D. le enseñó la macrobiótica y le aconsejó que tomara remedios homeopáticos, porque aún confiaba en los médicos. Este señor enfermo se curó con la macrobiótica.

Un señor sufrió durante 30 años por un eczema. Llega por casualidad a nuestro restaurante: se curó en una semana, además eliminó muchos cálculos. Ahora está totalmente rejuvenecido y, cosa curiosa, junto con una transmutación de la piel, se verifica una transmutación espiritual. En su oficina era agresivo y detestado por sus empleados y su esposa. Luego de dos, tres meses invitó a sus amigos a un restaurante y, públicamente, le pidió perdón a s su mujer. La enfermedad de la piel debe curarse en tres o cuatro días, a lo más diez días. La piel es la parte más yin. Si está deteriorada rezuma demasiado yin. Por eso es inútil tratar la enfermedad exteriormente. Hace unos seis años conocí una farmacéutica joven y hermosa, pero con la piel cubierta de granos, como una leprosa. Había probado, sin resultado, con todo tipo de medicinas. Adoptó la macrobiótica y en tres a cuatro semanas estaba totalmente desconocida. Sus riñones habían estado arruinados por comer muchos dulcificantes, proteínas animales y bebidas. Todas las proteína contienen mucha H2O y son muy yin, más que el almidón.
Una buena noticia: el señor diabético comienza a tener una mejor percepción de la luz que con anterioridad. Todavía tiene mucha dilatación de los capilares, pero ha cambiado el color.

Estoy muy feliz de presentar al Sr. Duchet, quien escribió “ Le Bilan de la Civilisation Technicienne” (Balance de la Civilización Tecnológica). Podéis imaginar lo que contiene este libro. Es muy interesante. También escribió “Ante la angustia de Einstein”.

Vean esta fotografía de un periódico de un niño gordo y horrible, que muestran como hermoso. Por la apariencia, siempre podemos determinar su naturaleza y origen. Cualquiera obnubilado por el color y la forma de las cosas no alcanzará a conocer el origen y la naturaleza En el caso de este niño, puede haber cinco factores que afectan su estado: 1. El agua; 2. Aire y gas; 3.proteínas animales y colesterol; 4. Azúcar y 5. Desarrollo muscular. Los cereales nunca dan una forma abotagada. ¿A qué se debe el aspecto inflado de este niño feo? El azúcar provoca la hinchazón de su labio inferior, también causada por exceso de agua y grasas; quizá también tome demasiada leche, bebidas y jugos de fruta.

Sin saber la causa de cualquier enfermedad, no se puede curar, Hay que saber distinguir. Ayer pasamos por el Montbrun a mil metros de altura. Allí en una iglesia solitaria, encontramos una señora de más de 80 años. Es bastante gorda y tiene un grueso vientre. Tiene unas verrugas colgantes. ¿Por qué no se esconden bajo la piel? Toda su vida fue muy activa y tiene las manos muy desarrolladas, le pregunté si vivía allí sola. Vive en un gran cuarto junto a una roca, el cuarto no tiene ventanas y es oscuro y frio. Sus hijos se han dispersado y pocas veces la visitan. Vive allí sola, muy desinteresada, luego de haber trabajado muchos años. Por eso tiene una estructura muy sólida. Sus excesos de proteínas afloran en los lugares más frágiles como el rostro. Sobre todo excesos de queso.

Ayer hablamos sobre el significado del estado líquido. ¿Lo habéis comprendido bien? Vivimos en ese mundo líquido. Sin líquido, la vida no es posible. Todo lo que es líquido es muy importante (hasta el mercurio es muy importante y eficaz) pero hay que racionarlo. Podemos transmutarlo en oro. El Hg y el oro son dos vecinos muy cercanos, por eso pueden transmutarse:

Au (oro) ------------- Hg (mercurio)

Sólido --------------------- Líquido

Sólido Líquido Gaseoso

Muerte Vida Muerte

La vida se encuentra entre esas dos extremidades; se trata de la esencia de nuestra vida, es nuestro mundo. Si sois solidificado es la muerte, si sois gasificado, y evaporado, es la muerte. De modo que la vida se encuentra en la profundidad de la muerte. La libertad se encuentra en la profundidad de la esclavitud. La alegría se halla en todas las dificultades.

Sin dificultad no hay alegría. Pero si bebéis demasiado os yinnizáis, os aproximáis al estado gaseoso. Si os yanguizáis de más tomando sal o gomasio, os aproximáis al estado sólido. Pero la vida se encuentra en el medio de ambos estados. Significa yin y yang combinados. No podéis detestar yin ni yang, debéis abrazarlo todo. De modo que cuanto más queréis abrazar, tanto debéis importar. Si queréis beber mucho, debéis trabajar mucho. Si habéis conseguido importar yin infinito y yang infinito, entonces sois Dios. Hasta aquí es lo más importante, lo más fundamental. Todos entienden los tres estados: líquido, sólido y gaseoso, pero ninguno conoce sus profundas relaciones, tan importantes. En Occidente el mayor error de las investigaciones, llamadas científicas, es orientarse hacia lo sólido. Buscan la solidez, la base sólida para vivir. Finalmente encontraron un centenar de elementos que consideraron más fundamentales, basando el mundo sobre estos elementos supuestamente estables, incambiables, permanentes, etc. (H-O-N, argón gaseoso). Pero esta base fundamental tambaleó hacia el final del siglo XIX. De modo que todas las concepciones del mundo según Newton, Lavoisier, etc., fueron totalmente destruidas, y en este siglo XX la ciencia estableció una nueva concepción del mundo. Pero esta concepción se derribó y cayó, volviéndose a construir para también caer, dos, tres, cuatro veces. Y ahora ya no saben qué hacer. El centenar de elementos ya no cuenta. Ahora se conocen los protones, electrones, neutrones, fotones, neutrinos, etc. (hasta ahora unos 40) pero se desconoce su origen y se suscitan varios problemas insolubles: ¿Por qué varios protones yang de igual naturaleza, se combinan? ¿Por qué los parecidos se unen? Los científicos dicen: “hay una fuerza vinculante”. ¿Pero, qué es? Es un cambio de denominación, pero queda la interrogante, o sea que dos H se combinan para convertirse en una molécula, pero ¿Por qué dos átomos de igual naturaleza se combinan y plasman? ¿Por qué se casan el hombre y la mujer? ¿Por qué ese vínculo molecular, esa fuerza atómica, esa fuerza de la partículas? Si podéis contestar las preguntas del señor Henaff, se resuelven las siguientes: ¿cuál es la fuerza de atracción gravitatoria de la Tierra?¿Cuál la fuerza eléctrica, magnética que atrae? Por ejemplo: si quisiéramos encerrar miles de átomos, protones o de electrones en una caja, sería imposible, pero con un imán muy grande, no hay más que rodear el protón de un campo magnético yang: como el protón es yang, yang y yang, se oponen, entonces los protones no se evaden. ¡Es una caja invisible, estrafalaria!, ¿pero, porqué? Porque la gravitación, la fuerza que todo lo atrae es muy curiosa, pues disminuye inversamente a la distancia. Dicho de otro modo, si nos acercamos más y más al centro, esta fuerza gravitatoria aumenta infinitamente. ¿Qué se producirá? Una explosión. ¡Hay tantas fuerzas enigmáticas! Esa es la interrogante de mayor importancia y la más difícil de explicar vistos mis pobres medios de expresión. ¿Cuál es el origen de toda energía, de toda fuerza en el universo?

Repuesta: - Es la explosión infinita espiraloide.

Ohsawa: - Usted aprendió esa frase, pero no sabe cuál es esa fuerza, como tampoco qué es Dios. Debe Ud. comprender la expansión infinita y no sólo su denominación, sino su profundidad, su naturaleza. Es la causa de todo. Lo he explicado en “La Era Atómica”, pero simplemente, superficialmente, formalmente. Por eso no podría Usted comprender su verdadero significado. Partimos de un pequeño elemento, un átomo de H, o un electrón, y desembocamos en materias que llamamos montaña, Tierra, Sol, Estrellas, Galaxias. Hay billones de galaxias en el Universo y billones de soles en la galaxias, en donde nuestro mundo, la Tierra, existe entre miles de otros cuerpos similares.

Según la ciencia occidental, todo consiste en materia. Pero, cosa curiosa, en el siglo XX nos hemos visto totalmente obligados a descartar ese materialismo. No hay más materia, solamente lo que denominan partículas y ondas (protones, fotones, etc.). Las suponemos, pero nunca las vimos, sólo vivimos en base a hipótesis científicas. ¿Pero, cuál es el origen de esas materias fundamentales? No conociendo el origen, ignoramos lo demás. Si no conocéis el origen de vuestras enfermedades, es imposible curarlas. La Ciencia es sintomática. Emplea 3 instrumentos (cantidad, peso, medida), para medir la materia. Pero en el mundo hay muchas otras cosas: mentalidad, amor, deseos, etc., que no pueden medirse con tres instrumentos.

Pregunta: ¿Pero qué es la materia?

Ohsawa: - No la hay. Ese es el gran enigma. Es por esa razón que el Profesor Bridgeman, el más grande especialista de la Física, el más grande antes de Einstein, se suicidó. Consagró toda su vida a la investigación científica, en especial la nuclear. Con una presión enorme llegó a fabricar un diamante. Pero percibió que la Ciencia carecía de base, porque perdió su base fundamental, sólida. Además, en 1932, descubrieron la anti-materia. El protón es anti-electrón. El electrón es anti-protón. Si se combinan se convierten en neutrones, entonces queda una cantidad. Pero la materia no se combina con la anti-materia y en tal caso sólo quedaría la nada. Entonces todo es absurdo. Bridgeman se suicidó porque es absurdo continuar investigando la Ciencia hasta esa edad avanzada: es inútil, y dijo: “cometí la mayor necedad en la historia”. Y se suicidó. ¡Qué mentalidad! ¡Qué grande fue su tristeza! Ese es el destino y la meta de las investigaciones científicas occidentales materialistas. Es divertido e interesante. La Medicina oficial es la aplicación de esas investigaciones. Por eso es natural que ninguna enfermedad tenga cura con esa Medicina. A finales del siglo XIX Edouard Carpentier dijo que la civilización, incluso la ciencia moderna, es una enfermedad que hay que curar. Pero esta enfermedad desemboca ahora en un final trágico: el símbolo de la muerte de la Ciencia, de la civilización tecnológica, como describió el Sr. Duchat. Para curar esa enfermedad, que es vuestro deber implementar, no debéis retornar a es ciencia de la que os habéis librado y esta civilización magnífica y utilitaria. ¿Cómo? Esa es la cuestión fundamental. ¿Por qué yo, desinteresado desde el principio, nunca gané mucho dinero en mi vida? Lo tuve, pero lo gasté. ¿Por qué inicié esta alquimia, en este año, para fabricar oro y diamantes? Pues para mostrar la importancia, el poder de la ciencia oriental del Principio Unificador, antípoda de a ciencia occidental, y para que todos se desprendan de esa pobre materia que será, tarde o temprano, anulada por la anti-materia. Si consigo obtener oro en mi laboratorio con mi ingeniero químico Henaff, daré en primer lugar 10.000 veces un millón a la Sra. L. ya que, como un grano da 10.000 granos, debo devolver 10.000 veces más según nuestra ley fundamental. Hace seis años, me dio de golpe un millón. A medianoche Lima abrió el paquete y gritó. Nunca había visto tato dinero junto. Y luego ya no puedo contar todo lo que dio. Es resto, os lo distribuiré. Pero esos átomos, esas moléculas de N2, H2, O, etc., y las piedras, los gases, cualquier cosa, toda esa materia, existe. Pero sólo gracias a la fuerza vincular que combina. Esa fuerza es misteriosa, ningún científico explica qué es lo que combina esos protones, neutrones. ¿Cuál es esa fuerza extraña a la Ciencia?

Respuesta: - El Principio Unificador.

Georges Ohsawa: - Dígalo en palabras simples para que todos lo comprendan. Si destruimos esa combinación, tenemos las bombas atómicas o de hidrógeno: es la separación, la brusca dilatación. Es satánico. Pero por causa de esa fuerza, al nivel atómico de las partículas y galaxias todo se plasma. ¿Cuál es esa fuerza? Decidlo en palabras simples.

Respuesta: - El amor.

Geores Ohsawa: - Allí está, el Amor. Es por qué cuando un joven elige a una chica hermosa la abraza muy fuerte para volverse Uno. Esa es la fuerza que abarca todo el Universo: el Amor. ¿Pero por qué después de unos años hay separación y, a veces, odio? Uno mata al otro, es la separación, la dilatación (yin). Yin es la muerte, y yang es el amor. Pero como es efímero el amor físico, sensorio, sentimental, intelectual, social e ideológico, sólo queda el Amor Supremo, Infinito. Aunque en la sociedad humana, siempre existe un poco el primero, uno se enamora, quiere ser “Uno”. Hoy es una introducción muy grosera, sumaria, divertida e infantil a este otro amor que estudiaremos más adelante con mucha mayor profundidad. ¿Algunas preguntas?
1   2   3   4

similar:

Transcripción digital: Martín Macedo iconAlumno: Carlos Eduardo Cueva Macedo

Transcripción digital: Martín Macedo iconBibliografía digital

Transcripción digital: Martín Macedo iconTelevisión digital terrestre en méxico

Transcripción digital: Martín Macedo iconTranscripcióN transcripción en procariotas

Transcripción digital: Martín Macedo iconMartin Heidegger y la esencia de la técnica

Transcripción digital: Martín Macedo iconGuillermo O. Martin (h) y Sofía N. Agüero

Transcripción digital: Martín Macedo iconAutora: Eduardo-Martín Larequi García

Transcripción digital: Martín Macedo iconIngº Mg. Sc. Jaime Martín Garcilazo Cornejo

Transcripción digital: Martín Macedo iconE empi gral. San Martín P. I. S. C. Física II

Transcripción digital: Martín Macedo iconIngº Mg. Sc Jaime Martin Garcilazo Cornejo




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com