Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia.




descargar 121.43 Kb.
títuloResumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia.
página1/2
fecha de publicación19.10.2016
tamaño121.43 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Derecho > Resumen
  1   2
Monografía para la finalización del

Curso de Dietética y Nutrición Natural

dictado por

Iatena (Inst. Arg. de Terapias Naturales)

ALIMENTACIÓN
Y POBREZA



Mabel Fernández



Enero 2012


ALIMENTACIÓN Y POBREZA

Mabel Fernández



RESUMEN



Todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. En esta monografía se delinean aspectos relacionados con la agroeconomía, el bienestar humano, las desigualdades sociales y sus relaciones con alimentación y nutrición.

ÍNDICE




I. Introducción

II. Agroeconomía y deterioro social

III. El bienestar humano

IV. La industria alimentaria

V. Necesidades nutricionales

  1. Salud y enfermedad

  2. Embarazo y alimentación

  3. Lactancia materna

  4. Desnutrición y desarrollo mental

  5. Obesidad y alimentación en el niño

  6. Fracaso escolar y alimentación

VI. Alimentación natural: una alternativa más saludable

VII. Objetivos del milenio

VIII. Algunas acciones para combatir el hambre

IX. El derecho a la alimentación

X. Conclusiones

XI. Referencias bibliográficas


I. INTRODUCCIÓN



El desafío del Milenio de que en el año 2015 nadie sufra por carencias alimenticias parece ser un propósito difícil de alcanzar. Las últimas estadísticas señalan que en el mundo mueren anualmente por hambre 4 millones de niños. En Argentina mueren según datos de Conin 26 niños por día. Los que sobreviven al hambre, por otro lado, quedan visiblemente deteriorados.
La falta de nutrientes en el momento oportuno deja secuelas imposibles de salvar. Así por ejemplo, la discapacidad mental producida por falta de alimentos.
Para salir de esta injusticia social deben existir proyectos a escala nacional en que se encuentren atravesados, con un mismo nivel de importancia, la salud, la educación, el trabajo, los programas de vivienda, el desarrollo social y el cuidado del medio ambiente. El desarrollo adecuado debe priorizar una agricultura que contemple la biodiversidad, en diálogo con la naturaleza. Es del todo significativo que se fortalezca a los pequeños agricultores y se descompriman las aglomeraciones en las ciudades.
No debemos aceptar la pobreza como un hecho consumado. Debemos actuar para que se cumplan los objetivos del milenio. De ellos el más importante, que incluye a todos los demás, sin duda es:
“Que no exista el hambre sobre la faz de la Tierra”.
II. AGROECONOMÍA Y DETERIORO SOCIAL



Ya la Revolución Industrial, a mitad del siglo XVIII y principios del XIX, había expulsado a los campesinos hacia las ciudades por la expansión de la industria en detrimento del trabajo agropecuario.
En la década de 1930, en nuestro país comienzan a instalarse las primeras industrias, lo cual también viene acompañado de este fenómeno de la migración del campo a la ciudad.
Tanto Goldsmith como de Sebastián subrayan que ya desde 1950 se instala en el mundo la Revolución Verde, propiciadora de una agricultura intensiva mediante variedades de semillas con mejoras efectuadas por el ser humano, lo que permitió comenzar a aplicar abonos químicos derivados del petróleo. Rápidamente se difundió en Asia, y ya veinte años después todas las áreas dedicadas al arroz presentaban plantaciones con estas nuevas variedades. Al mismo tiempo, otro tanto sucedía con la mitad del trigo en África y más de la mitad de las siembras en América Latina.
El rápido aumento de la producción de alimentos no condujo a la seguridad alimentaria. Antes bien, la Revolución Verde trajo incorporadas la reducción de la mano de obra y la movilización de los trabajadores rurales hacia los centros urbanos, con la esperanza de estos de encontrar nuevos modos de subsistencia. Así, estaba lejos de ser una solución a los problemas del hambre.
Este éxodo comportaría posteriormente la formación de conglomerados de pobreza en las ciudades, con individuos desarraigados que tenían que comenzar a depender de la caridad del estado, una nueva clase social: del desarraigo (literalmente pérdida de raíces) a la pobreza (pérdida de riquezas).
El ex Ministro de Medio Ambiente de Brasil Lutzenberger señaló respecto de esta situación que las favelas fueron el resultado directo de los desplazamientos rurales causados por la llamada Revolución Verde.
Así, los poderosos del momento comenzaron a acumular riquezas. Este modelo de crecimiento intensivo en agricultura fue copiado por la ganadería Se obligó a los animales a vivir en cautiverio, en peores condiciones, en un hábitat reducido, tal como sucede hoy en día. Se daba así el medio propicio para que las enfermedades se propagasen, con la obligada consecuencia del agregado de antibióticos. Por el uso sistemático de estos, las bacterias comenzaron a hacerse resistentes.
Entre los seres humanos, en las poblaciones marginales se incrementaron toda clase de injusticias sociales, lo que trajo aparejadas enfermedades (mayor morbilidad) y una mayor mortalidad, descomposición familiar, falta de alimentos y de agua, trastornos en la higiene...
Nuestro planeta podría alimentar al doble de su población actual. Sin embargo, en 2007 Sen y Kliksberg aclaraban que:


  • 845 millones de personas padecían hambre

  • 1.200 millones de ellas no tenían acceso al agua potable.


Así por ejemplo, siendo que la tasa de mortalidad es el mejor indicador del éxito o fracaso de una economía,


  • en el mundo morían anualmente por falta de agua 1.800.000 personas

  • y de ellas, 4.900 niños por día.


En la actualidad, pese a que la actual modernidad ofrece inseminación artificial, clonación de animales o bibliotecas digitales, la tendencia continúa, al punto que en el presente 2011 se ha arribado a la escandalosa cifra de 1.000 millones de hambrientos sobre un total de 7000 millones de habitantes en la Tierra.
Es prioritario en consecuencia reabrir el debate sobre qué mundo queremos y profundizar en ello, articulando ética y economía para encontrar caminos alternativos.
Sólo cuando la organización económica y el entorno social se unen por medio de políticas de estado es posible revertir los índices de morbilidad y mortalidad.
Como ejemplo de ello, James Grant, ex líder de Unicef, organizó programas internacionales de acción pública con el fin de reducir la previsible morbilidad, la evitable malnutrición y la innecesaria mortalidad.
En el presente se reconoce que la superación del hambre, a contramano de la Revolución Verde, está en la productividad de la pequeña agricultura en el mundo pobre. Es necesario retornar al pluricultivo, producir una diversidad de alimentos de una calidad que satisfaga y respete la salud humana, contemplando el medio ambiente y la estabilidad social en los consumidores. Por cierto, también hay que reducir los pesticidas, fertilizantes y fármacos (hormonas y antibióticos) utilizados a destajo. La biotecnología debe ser puesta al servicio de la humanidad.
Ante el tremendo avance del mercado agroalimentario, en la actualidad ya se han creado Bancos de Semillas para preservar las especies vegetales naturales, por ahora en India y Noruega.
En India, la organización Navdanya tiene como objetivo cubrir el país con bancos de semillas de agricultura orgánica. Aspira a construir un sistema agrícola y alimentario libre de productos químicos y libre de ingeniería genética.
En 2008 en Noruega, en la isla Spitsbergen, a mil kilómetros del Polo Norte, se inauguró un banco subterráneo de semillas con 268.000 muestras. La idea de las autoridades ha sido poner a salvo de catástrofes naturales (por ejemplo el calentamiento global) o de guerras terribles (por ejemplo una devastación atómica) semillas de unos cien países, a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la humanidad. Este tesoro reúne variedades de arroz, trigo, maíz, cebada, soja, berenjena, papa y otros productos básicos de todo el mundo.
III. EL BIENESTAR HUMANO



De acuerdo con Wernicke [en prensa], el bienestar, es decir un “buen” estado, es aquel que genera en un sujeto una sensación general de satisfacción, de organización, de equilibrio, de homeostasis. Justamente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) denomina salud al estado de completo bienestar físico, mental y social (y no simplemente ausencia de enfermedad). Otra forma de definir la salud es que el ser humano constantemente fluctúa alrededor de su eje de estabilidad, una fluctuación que es producto de las satisfacciones que va experimentando.
Por otra parte, un estado de bienestar se puede referir a una entidad jurídica, un estado con un gobierno cuya meta consiste en alcanzar el bienestar de sus habitantes. Sin embargo, en estas últimas décadas los grandes grupos de poder propician que el estado de bienestar deje de existir. Son los grupos que generan el capitalismo salvaje. Argumentan que el estado ya no dispone de recursos para atender las necesidades de todos los habitantes. No obstante, es fácilmente demostrable que esto se debe a la mala distribución de las riquezas en el mundo y no a una supuesta falta genuina de recursos para dar bienestar a todos y cada uno de los habitantes del planeta.
Tal como ya se señaló, en el último tiempo los periódicos han destacado la noticia de que se ha alcanzado en el mundo la cifra de 1.000 millones de hambrientos. Por otro lado, también se sabe que suman algo más de 1.000 millones los excedidos de peso. Es decir que hay en el planeta 2.000 millones de personas, lo que sobre una población total actual de 7.000 millones de seres humanos, da aproximadamente un 30% de todos los habitantes del mundo que se alimentan mal.
Por otra parte, se ha establecido que un 84% de todos los alimentos obtenidos por la gente proviene del mercado, esto es, de la industria alimentaria. De Sebastian ilumina el hecho de que es fácil llegar a la conclusión de que factores relacionados con esta industria ejercen influencia sobre esta situación. El sistema capitalista imperante permite que el afán de lucro prime sobre las necesidades de las personas, por ejemplo y sobre todo a nivel alimentario. La indigencia alimentaria causa estragos en personas de toda edad, desde la concepción hasta el geronte.
El estado de bienestar debería ser parte de las políticas públicas de estado, su objetivo central. Empero, los mercados ejercen una poderosa influencia en materia de educación, salud, reforma agraria o protecciones legales.

IV. LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) afirma que la producción de alimentos es suficiente para alimentar a todo el mundo hasta el 2030. Ahora bien: Son muy pocas las empresas que detentan el poder en el mercado de los alimentos, por ejemplo Nestlé, Cargill, Unilever, Pepsi, Coca Cola, Danone, Cadbury. Este pequeño número de empresas se reparte el mundo alimentario, asignando aparentemente más valor a sus intereses comerciales que a la salud de la población y compitiendo entre ellas mediante recursos que muchas veces podrían llamar la atención desde un punto de vista ético.
Por otra parte, predomina en la inmensa mayoría de la población el desconocimiento acerca de una alimentación adecuada. Si además tenemos en cuenta los tipos de alimentos capaces de desencadenar respuestas de aceptación en nuestro cerebro (los dulces, los salados y los grasientos), queda facilitado el trabajo comercial de las industrias alimentarias. En este contexto, a los pequeños agricultores les es muy difícil incorporarse al mercado y llegar a los consumidores.
En EE.UU. se gastan más de 50.000 millones de dólares anuales en publicidad directa y en promoción de ventas, mucho más que el presupuesto total de la OMS. Ésta última considera a la publicidad un factor clave en el deterioro de las dietas. Los anuncios son influyentes sobre todo en los niños. La motivación del lucro incide de manera dominante sobre la oferta de alimentos en todo el mundo. Es un tema de relevancia tanto para quienes pueden acceder a los alimentos como también para los que están por debajo del umbral de la pobreza (esto es, aquellas personas que tienen apenas ingresos como para gastarlos en comida) y de la indigencia (esto es, aquellas personas cuyos ingresos no son suficientes ni siquiera para adquirir los alimentos necesarios). En el Reino Unido y en Francia se han prohibido anuncios de alimentos de comida rápida y bebidas en la televisión durante las horas de mayor audiencia infantil y juvenil. También otros países han adoptado normas estrictas: Han adoptado normas de protección al respecto Noruega, Suecia, Alemania, Dinamarca, España.
V. NECESIDADES NUTRICIONALES



1. Salud y enfermedad

En general, el ser humano debería transitar su vida en estado de salud. Estar enfermo debería corresponder a momentos cortos en el proceso de crecimiento y desarrollo constante que es la vida. Crecimiento y desarrollo es un proceso que tiene historia: El sujeto niño desde antes de nacer es dependiente de otros. Irá estructurándose, organizándose gracias a aquello que le es transmitido. La familia ordenará los distintos valores y los pasará al niño para que éste, desde su singularidad, arme una trama única. El desarrollo depende grandemente del contexto.
Todo este proceso, de desarrollo manteniendo la salud (el bienestar biopsicosocial, la fluctuación cercana al propio eje) es notoriamente complejo. Debemos considerarlo desde un punto de vista holístico, integrando lo físico (lo molecular y lo energético) con lo psíquico (emociones, pensamientos) y lo cultural-social, que incluye lo familiar. Finalmente, ningún sujeto es igual a otro.
Entre otros factores, el acceso a una alimentación adecuada facilitará la producción, el mantenimiento y la recuperación del estado de salud o no. No todas las personas poseen actualmente los conocimientos necesarios para alcanzar una nutrición adecuada, incluso para llevarla a cabo en la vida cotidiana. Sin embargo, faltas o excesos llevarán irremediablemente al desequilibrio biopsicosocial. Un ejemplo: Cada vez más se asiste a denuncias acerca de multitud de casos de enfermedades autoinmunes provenientes de alimentos que incluyen pesticidas o conservantes no adecuados.
En la página web de Ecoportal se menciona la obra de la periodista Marie-Monique Robin, Nuestro Veneno Cotidiano, fruto de un trabajo de investigación de dos años de duración en América del Norte, Asia y Europa, en que se apoyó en numerosos estudios científicos pero también en testimonios directos de investigadores y representantes de las oficinas de reglamentación.
Allí dice que en el curso de los últimos treinta años la incidencia del cáncer ha aumentado en 40%. Particularmente, en los niños el incremento de la leucemia y de los tumores cerebrales ha sido de 2% por año. Se ha constatado una evolución similar en las enfermedades neurológicas o autoinmunes, tanto como en las dificultades en la reproducción humana, una “epidemia” que golpea a los países llamados “desarrollados”.
La autora demuestra que la causa principal de la epidemia es de origen medioambiental, específicamente en base a las moléculas químicas que han invadido nuestra alimentación después de finales de la Segunda Guerra Mundial.

2. Embarazo y alimentación

La mujer embarazada lleva en su cuerpo otro organismo que depende de ella, durante 9 meses, para su subsistencia. De ahí que una buena nutrición sea muy importante para el futuro de ambos.
Relatan Birch y Gussow (Niños en Desventaja) que durante los 5 años de guerra en Inglaterra (1940 - 1945) el gobierno británico hizo un esfuerzo consciente por superar los problemas de alimentación del pueblo, en especial la de mujeres embarazadas y niños. Fue un experimento de alimentación informal a escala nacional, y la respuesta consistió en una declinación acelerada del índice de nacidos muertos. Esto le permitió apoyarse en la premisa de que la nutrición era, según el gobierno, lo más importante. Aún cuando faltaban alimentos específicos, se usaban complementos (los coloquialmente denominados “suplementos”) que aseguraban el consumo adecuado de los nutrientes necesarios. Mientras tanto, en otros grupos poblacionales de mujeres en condiciones de hambre se obtuvieron pruebas de cómo las privaciones alimentarias graves podían influir negativamente en la gestación. El hambre extrema provoca la disminución del crecimiento y el desarrollo de la criatura en el seno materno.
Por un lado, el estado nutricional de cada mujer variará de una a otra, dependiendo ello de diversos factores: enfermedades previas, gasto de energía, tensión psicológica, antecedentes nutricionales. El resultado es que en ocasiones la sola cantidad y naturaleza de los alimentos ingeridos pueden decirnos poco acerca de la cantidad digerida, absorbida o utilizada. Para digerir bien no alcanza con ingerir buenos alimentos si son malas las condiciones sociales. Ejemplos: Disfunción familiar, pobreza, enfermedad.

3. Lactancia materna

Ronayne de Ferrer, en la Revista Crecimiento, Desarrollo y Alimentación, editada por el Hospital Posadas de Buenos Aires, la leche humana es la mejor fuente de nutrientes para el bebé debido a los múltiples beneficios que brinda, tanto desde el punto de vista psicológico, a través del vínculo emocional entre madre e hijo, como nutricional, así como en lo relativo al aporte de factores de defensa contra las infecciones. La transferencia de anticuerpos hacia el bebé comienza durante el embarazo, con el pasaje de inmunoglobulinas a través de la placenta. Una vez que se produjo el parto, la leche materna aporta mayor cantidad de inmunoglobulina A, muy resistente a la digestión, lo cual permite su supervivencia en el tracto gastrointestinal. Es interesante destacar que la leche materna contiene anticuerpos específicos contra antígenos del medio ambiente, lo que conduce a una potencial protección de gran significación. Cuando el bebé, cuyo propio sistema de defensas está inmaduro, consume la leche materna, recibe anticuerpos contra microorganismos ambientales a los que está potencialmente expuesto desde el momento en que nace. El calostro y la leche poseen anticuerpos que protegen al recién nacido, por ejemplo, contra diversos microorganismos causantes de infecciones respiratorias o diarreas.
Esta transmisión de inmunidad pasiva a través de la leche es particularmente importante en los primeros meses de vida, sobre todo entre el segundo y tercero, ya que en ese momento comienza a decaer la inmunidad que la madre transmitió al feto durante el embarazo, mientras que las defensas del bebé todavía no están completamente desarrolladas. Estudios recientes han demostrado una sorprendente resistencia a las infecciones intestinales en bebés amamantados. Esto se debe a diversos factores:


  • la lisozima, la enzima más abundante con efecto bactericida,

  • los nucleótidos, que estimulan la inmunidad del bebé

  • la lipasa, con efecto antiparasitario.


Los bebés amamantados poseen en su flora intestinal bifidobacterias, que inhiben la proliferación de microorganismos patógenos.
Todo esto hace de la leche materna un alimento superior a cualquier sustituto, por lo que es una excelente medida fomentarla de continuo.

4. Desnutrición y desarrollo mental

La desnutrición calórico-proteica (DCP) es considerada hoy en día como factor determinante del desarrollo mental. El problema es de gran importancia y urgencia, dado el número de lactantes y niños pequeños que en países subdesarrollados sufren de algún grado de DCP. Al decir de Canosa en Ecología en Clínica Pediátrica, ya en la década de 1970 aproximadamente dos tercios de los niños en edad preescolar de todo el mundo se iban transformando en discapacitados.

En relación con el deterioro de las funciones mentales debido a desnutrición se acepta comúnmente que cuanto más temprana sea la instalación de la desnutrición, más prolongada su duración y mayor su severidad, más importante será el daño cerebral. La desnutrición en edades muy tempranas (prenatalidad, primera infancia) es devastadora, constituyéndose según Wernicke en la principal barrera contextual productora de discapacidad y/o desadaptación psicosociales. Temprano implica también la vida intrauterina, dado que en palabras de Canosa el período crucial para que la DCP tenga un efecto directo sobre el funcionamiento cerebral abarca sobre todo los últimos meses de embarazo hasta los primeros seis meses de vida extrauterina.
En consecuencia, es de destacar la importancia de una buena nutrición durante el embarazo, toda vez que las madres desnutridas son mucho más proclives dar a luz a niños con algún deterioro.
Por otra parte, el medio ambiente también ejerce otras influencias sobre el desarrollo fetal; así por ejemplo, la alimentación de la madre con alimentos manipulados industrialmente (agrotóxicos, manipulación genética) o contaminados, o los escapes de gases peligrosos desde vehículos e instalaciones industriales.
Desde el Servicio de Cirugía del Hospital de Pediatría de Posadas, Misiones, Argentina, el cirujano infantil Hugo Néstor Gómez Demaio presagia un oscuro futuro para la población de su provincia si es que el Estado no garantiza una alimentación rica en proteínas al 30 % de la población inmersa en la pobreza estructural. “Pensamos que para tener dentro de cinco, diez o veinte años una Misiones con habitantes que sepan pensar, definir y defender lo que quieren, tienen que tener salud y una alimentación proteica”, sentenció. El presupuesto destinado a salud en la provincia estaría mal distribuido. Un plan bien aplicado permitiría cuadriplicar el presupuesto per cápita. Resalta que la capacidad de aprendizaje va estrechamente ligada a la desnutrición y la mala alimentación.

5. Obesidad y alimentación en el niño

Puntualicemos ahora los déficits nutricionales detectados por la ENNyS (Encuesta Nacional de Nutrición y Salud del Ministerio de Salud de Argentina, 2009) en mujeres: En todo el país se registró un 18,1% de anemia, con base en un déficit de ingesta de hierro de 19,2% y un déficit de vitamina B12 de 11,9%. Pese a la prevalencia de la obesidad, el riesgo de ingesta deficitaria de proteínas alcanzó en el país al 19%. Entre embarazadas, la prevalencia de anemia es de 30,5%, con 18% de déficit de vitamina B12.

Por su parte, la prevalencia de sobrepeso y obesidad está aumentando, especialmente en niños. La malnutrición puede acompañarse de peso normal y hasta excesivo.
Cabe la reflexión, en consecuencia, de que en relación con la sobrealimentación no se trata solamente de insistir con mensajes restrictivos acerca de la alimentación, que muchas veces contribuyen a generar más confusión y trastornos alimentarios. Convendrá antes bien poner el énfasis en los alimentos necesarios y protectores que no pueden faltar en una dieta completa.
En los casos de sobrepeso y obesidad, los diversos profesionales de la salud deberían detectar y tratar las carencias, los excesos y los desequilibrios de la malnutrición, tomando a ésta última como concepto más amplio y abarcativo que el de la sola desnutrición oculta.
En un país cualquiera, el estado nutricional y la salud podría deteriorarse aún en presencia de un aumento de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en todas las edades.

6. Fracaso escolar y alimentación

Siguiendo a Kliksberg, en Argentina el 95% de los niños empieza hoy la escolaridad primaria. Pero el 14% no la termina. De estos fracasos escolares, casi todos pertenecerían al 20% más pobre de la población.
En la escuela secundaria, la deserción es todavía más amplia. Según Cepal (2010), el 51% de los varones y el 45% de las mujeres no la completa.
Ahora bien: Es de conocimiento habitual que sin primaria completa no hay futuro laboral alguno para una persona. Específicamente, aquellos que no terminan la secundaria carecen de “empleabilidad”.
Entre los factores concretos que llevan a los pobres a no continuar con sus estudios escolares se cuenta la desnutrición crónica. Ella provoca que no puedan rendir en la escuela, por lo que pierden el estímulo necesario para continuar. Por lo demás, en un porcentaje muy elevado estos niños se ven obligados a trabajar para poder comprar alimentos, lo cual conduce a la problemática del trabajo infantil.
Los niños pobres nacen tanto “en” la pobreza como “de” la pobreza. Demasiadas veces sus madres presentan una nutrición por debajo de lo normal. Los hogares donde faltan juguetes y juegos son los mismos donde abundan el hambre y la enfermedad.
Señalan Birch y Gussow que los niños que no reciben una nutrición adecuada se muestran no sólo hambrientos, sino asimismo cansados, hostiles, frustrados, distraídos, aburridos. Pueden tener una vida de enfermos, inválidos, cerebralmente dañados o menoscabados orgánicamente.
De todos los factores del ambiente postnatal de una criatura que afectan su resistencia a las enfermedades, su crecimiento y sus funciones, seguramente uno de los más importantes es la nutrición, ya que existe una asociación estrecha entre una nutrición pobre y la enfermedad. Dice Charles W. Mayo: “La enfermedad empobrece a la gente; la pobreza enferma a la gente”.
Kliksberg subraya que no existe una razón económica para la persistencia de la pobreza crónica.

VI. ALIMENTACIÓN NATURAL: UNA ALTERNATIVA MÁS SALUDABLE

Cuando hablamos de alimentación, es conveniente discriminar que estamos refiriéndonos a:


  1. La capacidad de alimentarse

  2. La capacidad de alimentar a otros

  3. La obtención de alimento.


1. Así, podríamos definir la alimentación como la capacidad de nutrirse a sí mismo mediante la incorporación de estímulos del medio ambiente. En un sentido estricto, se trata entonces de la incorporación de estímulos biológicos para el desarrollo y el mantenimiento de la salud. Cuando nos referimos a estímulos biológicos debe quedar claro que estamos hablando de sustancias químicas (en este caso, alimentarios).
La única otra ocasión en que incorporamos sustancias químicas consiste en la recuperación de la salud. En tal caso, la incorporación de sustancias químicas recibe el nombre de medicación.

2. También podríamos definir la alimentación como la capacidad de estimular (biológicamente) a otros. Otra vez en sentido estricto, la oferta (a terceros) de estímulos biológicos para el desarrollo y el mantenimiento de la salud.

También en este caso, cuando el objetivo es la recuperación de la salud, la oferta de sustancias químicas recibe el nombre de medicación.

3. Para la obtención de alimento, el ser humano interviene en forma voluntaria:
A. En forma natural:
- Por recolección

- Acompañando los propios procesos de la naturaleza e interviniendo en ellos por medios propios de la naturaleza
B. En forma no natural:
- Aplicando productos y procesos de su invención.
La obtención de alimentos generados debería denominarse Alimentación Natural cuando se llega a ella mediante procesos existentes en la naturaleza; también sería Alimentación Natural el uso de esos alimentos específicos en sí mismo o en otros.
Hay que dejar en claro que tanto la alimentación como la medicación naturales como no naturales pueden tener consecuencias benéficas o perjudiciales para la salud.

En el Curso de Dietética y Medicina Natural de Iatena hemos visto que


  • La alimentación es un proceso voluntario y consciente, en tanto su resultado, la nutrición, es un proceso involuntario e inconsciente, por lo cual

    • Hay muchas maneras de alimentarse, pero sólo una de nutrirse

    • La alimentación es educable

    • La nutrición depende esencialmente de la alimentación, por lo cual

      • Toda persona bien alimentada está bien nutrida, pero toda persona mal nutrida presenta, en ausencia de enfermedad, una alimentación deficiente.


Así, nos acercaríamos a una alimentación natural, que además de variada, saludable y sabrosa es más económica y accesible.
- SI en lugar de limitar enseñáramos a comer en forma equilibrada, teniendo en cuenta los nutrientes para cada etapa etaria, podríamos modificar hábitos tradicionales, ejerciendo una verdadera labor educativa
- SI en los comedores escolares se incorporaran cereales integrales, legumbres, frutas, verduras y por lo tanto menos fritos, carnes, feculentos, bebidas azucaradas, alfajores, tendríamos una población escolar menos irritable, con mayor concentración y mejor socialización.
- SI en los hospitales en lugar de dar a los pacientes como dieta adecuada , pollo, papas, caldos grasosos, gelatinas y/o postres, se les ofreciera un cereal, a veces reducido a papilla, rociado con un buen aceite, una verdura cocida y una manzana, cruda o cocida, se ayudaría a los pacientes a una mejor recuperación.
- SI pudiéramos agregar además que los alimentos sean de procedencia conocida, en los cuales no se hayan utilizado para su industrialización agrotóxicos, pesticidas, productos químicos (hormonas, fertilizantes), estaríamos previniendo enfermedades transmitidas por los alimentos mal industrializados.
- SI defendiéramos el concepto de que un cereal más una legumbre forman una proteína, podríamos superar el estereotipo de que la proteína no solamente se obtiene de las carnes.
- SI nos animáramos a cambiar los estereotipos de cocinar y comer las comidas clásicas, que de por sí son combinaciones inadecuadas, como por ejemplo:
milanesas con puré,

fideos con estofado

hamburguesas con papas fritas

albóndigas con papas

alfajores,
podríamos lograr un cambio de paradigma. Sin ignorar las resistencias que aparecerían en el camino emprendido, deberíamos comprometer a todos los actores sociales (padres, docentes, profesionales de la salud, etc.) en un trabajo interdisciplinario.
Foucault reseña que Hipócrates, autor de La Antigua Medicina, desarrolló lo que hoy podríamos denominar un régimen del buen vivir, destinado a producir y mantener (y recuperar) el bienestar biopsicosocial, la salud. El régimen consistía en prestar atención a:


  • Aspectos del cuerpo:

  • Los alimentos y las bebidas (la dieta)

  • La actividad (los ejercicios físicos) y el sueño

  • La actividad sexual

  • Aspectos del alma:

  • La música y el canto (alma)


La dieta era conceptualizada como inicio de la medicina y como una forma de vivir a través de la alimentación en forma saludable.
Platón, en cambio, decía en La República que la dieta surgió de las prácticas médicas. Las enfermedades eran acompañadas paso a paso por un largo régimen, destinado a aquellos que padecían mala salud por no vivir como era debido. En la época de Esculapio, en verdad, la dietética no era un tema que preocupara, dado que el régimen que seguían los hombres, la forma en que se nutrían y hacían ejercicio era conforme a la naturaleza.

VII. OBJETIVOS DEL MILENIO

Los “Objetivos de Desarrollo del Milenio” (ODM), formulados en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas en el año 2000, contienen para 2015 metas concretas para la reducción de la pobreza.
El primer Objetivo (“Erradicar la pobreza extrema y el hambre”) aspira a dos metas:


  • Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de la población con un ingreso estimado de 1 dólar diario, y

  • Reducir a la mitad, en el mismo tiempo, la proporción de la población que sufre hambre.


Se debería establecer (¿re-establecer?) en el mundo un orden alimentario global, para lo cual se requiere la colaboración de todos. Nadie puede ser indiferente al desorden actual, que tantas víctimas causa.
Debe señalarse que los informes de las Naciones Unidas dan cuenta de los progresos que se han dado, aun en las regiones más pobres del mundo. Así, la mortalidad infantil se ha reducido globalmente y se ha probado que las intervenciones adecuadas para salvar la vida de muchos niños han sido efectivas, aunque no suficientes.

Por otra parte, existen en el mundo 1.600 millones de personas que no tienen acceso al agua potable ni a los aspectos básicos de la higiene (sanitización). Se considera que esta situación no se modificará siguiendo los criterios actuales.
De acuerdo con de Sebastián, que los países pobres alcancen o no los ODM será también una medida del esfuerzo realizado por los países del Mundo Rico por cumplir con sus obligaciones de solidaridad, justicia y estabilidad mundial. Es lo menos que pueden hacer para eliminar la pobreza y el hambre en un mundo que dispone de suficientes conocimientos y recursos como para garantizar una vida razonablemente cómoda, sana y llena de sentido a toda la población mundial. La sostenibilidad de los niveles de vida y la integridad de todo el planeta dependen de que se eliminen diferencias e injusticias que son fuente de inestabilidad y violencia.
Sin la ayuda de los países ricos, muchos países pobres no alcanzarán en el 2015 - ni tampoco muchos años después - las metas de desarrollo fijadas por el Consenso del Milenio. Es por esto que se le da tanta importancia al Objetivo 8 (“Fomentar una asociación mundial para el desarrollo”), al decir del economista Jeffrey Sachs, estimula a que “los países ricos y los países pobres se comprometan a un pacto para lograr que se cumplan los otros 7 objetivos”. Sin una debida ayuda al desarrollo, la lucha contra el hambre se quedará en solucionar el problema de algunos focos de hambre extrema en los países que están bajo la mirada de la opinión pública internacional, con lo que el hambre silenciosa de millones y millones de niños continuará como en los peores tiempos.
Como puede verse en el Cuadro 1, todos los Objetivos del Milenio se relacionan de una u otra forma con el tema que nos ocupa.



Objetivos de Desarrollo del Milenio

Naciones Unidas, 2000
Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal

Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer

Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil

Objetivo 5: Mejorar la salud materna

Objetivo 6: Combatir el VIH / SIDA, el paludismo y otras enfermedades

Objetivo 7: Garantizar el sustento del medio ambiente

Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo


Cuadro 1
VIII. ALGUNAS ACCIONES PARA COMBATIR EL HAMBRE



Así como existe en la actualidad mucha inequidad social, también hay muchos grupos (ONG laicas y/o religiosas) que intentan paliar tan dolorosa desigualdad social.
Su sola enumeración permitirá visibilizar las acciones de algunas de estas organizaciones. Ello transmite la esperanza necesaria para pensar en un cambio cualitativo y cuantitativo.
1. Señala el Herbolario Navarro, de España, que de la misma forma que en los siglos XVII y XVIII la Revolución Industrial dio un giro radical a la historia de Occidente, en la actualidad tenemos la oportunidad de observar una auténtica Revolución Ecológica: Primeros atisbos de un verdadero cambio social, que requiere imprescindiblemente también de un cambio del sistema económico- Somos conscientes de que la economía que rige hoy el mundo tiene los días contados: capitalismo agresivo, hiperdesarrollo industrial, agotamiento de las fuentes energéticas, etc., son las características de una economía que ya empieza a mostrar signos de debilidad.


    Una solución a dicha situación la encontramos en el movimiento ecológico, en el ahorro energético y en el respeto al Medio Ambiente. Es claro que las pequeñas economías domésticas ganan con la práctica habitual del ecologismo. Con sólo volver la vista atrás y observar las costumbres de nuestros antepasados podemos descubrir unos hábitos respetuosos con el entorno y hasta con nuestros propios bolsillos. Éste sería un buen momento para hacer de estas costumbres una forma de vida.



2. El pediatra Abel Albino, junto a un gran número de colaboradores, creó en 1993, en Mendoza, Argentina, la Fundación Conin (Cooperadora de la Nutrición Infantil), siguiendo el exitoso modelo implementado en Chile por el médico Fernando Monckeberg (fundador de Conin en Chile). Con este proyecto ha logrado rescatar en sus Centros de Recuperación Nutricional a más de 100.000 lactantes desnutridos. El modelo chileno (Centros de Tratamiento) fue complementado en Mendoza con Centros de Prevención. Dice Albino: “La única debilidad mental que se puede prevenir y revertir, la única creada por el hombre, es la debilidad mental del desnutrido”. Su programa “Nutrición 10 hambre 0” (N10H0) se está multiplicando actualmente en varias provincias argentinas.

3. En Perú están haciendo experiencias muy halagüeñas con la moringa (“árbol de la vida”), originaria de la India. Es una planta de crecimiento rápidode la cual todo se utiliza. Sus semillas, crudas, cocidas o hidratadas, son muy nutritivas; actualmente se están incorporando en las escuelas que tienen problemas de desnutrición infantil. También se usa su madera. Después de talada, vuelve a crecer en sólo 6 meses.


4. El kéfir de agua es un producto de reconocida reputación como fuente de salud. La palabra kéfir significa “bendición” en idioma turco. Constituye un alimento básico en la dieta de los pueblos del Cáucaso (Armenia, Georgia, Turquestán) y era utilizado por los antiguos sumerios. Actualmente, en algunas escuelas argentinas que poseen comedores escolares a los que concurren niños con problemas de desnutrición se ha comprobado que se trata de una fuente de nutrientes importante.




5. En 1990 se comenzó a elaborar en Brasil una sopa concentrada (“la supersopa”), que se presenta en una lata de aproximadamente 1 litro para un rendimiento de 50 porciones. Con este alimento se ha podido paliar el hambre en zonas muy carenciadas.
Posteriormente en la UNQ (Universidad Nacional de Quilmes, Argentina) se repitió la experiencia y se la ofreció a través de un pago a comedores escolares.

6. En España, más de mil organizaciones se unieron en una plataforma llamada la Alianza Española contra la Pobreza, la cual fundó la campaña Pobreza Cero. Por medio de ésta las entidades trabajan por la difusión y consecución de los ODM.

7. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, sigla de Food and Agriculture Organization) es una organización específica de la Organización de las Naciones Unidas, creada en 1945 en la ciudad de Quebec. La FAO agrupa a 191 miembros (189 estados más la Unión Europea y las islas Feroe). Su pensamiento central es “Ayudar a construir un mundo sin hambre” y su lema “Fiat panis” (hágase el pan).
Conduce las actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre. Brinda sus servicios tanto a países desarrollados como a países que se hallan en transición para modernizarse y mejorar sus actividades agrícolas, forestales y pesqueras, con el fin de asegurar una buena nutrición para todos.
Desde su fundación la FAO ha prestado especial atención al desarrollo de las zonas rurales, donde vive el 70% de la población mundial pobre y hambrienta.
Desde 1981 se ha establecido el 16 de octubre como Día Mundial de la Alimentación. En Argentina se conoce como Día de la Soberanía Alimentaria.
A partir de 2012 el nuevo director de la FAO, José Graziano da Silva, señaló en su discurso de inauguración del cargo que su prioridad sería no solo reducir el hambre y la pobreza. de acuerdo con los Objetivos del Milenio, sino que su desafío sería erradicar el hambre de la faz de la Tierra. Esta meta sólo puede ser alcanzada por la FAO logrando que se movilicen todos los responsables políticos en todo el mundo en un esfuerzo conjunto (ODM, Objetivo 8). En 2011, la FAO lanzó lo que supone ser una “revolución aún más verde” de la agricultura, capaz de incrementar la producción sin el daño medioambiental y el agotamiento de los recursos naturales provocados por los actuales sistemas agrícolas. Esta iniciativa ha sido denominada “Ahorrar para Crecer” El nuevo modelo conserva y mejora los recursos naturales, aprovechando la contribución de la naturaleza para con los cultivos –desde la materia orgánica del suelo hasta la regulación del flujo hídrico. Los ensayos de terreno llevados a cabo en 57 países de bajos ingresos han permitido observar incrementos en los rendimientos que en promedio ascienden a nada menos que un 80%.
Este nuevo intento podría jugar un papel importante para que los países que sufren inseguridad alimentaria alcancen un crecimiento económico más sostenible. Tanto el cambio climático como la seguridad alimentaria tienen agendas convergentes. Ambas situaciones exigen cambios importantes hacia unas pautas de producción y consumo más sustentables.
Por otro lado, la FAO aboga por la plena participación de las mujeres en agricultura, brindándoles el mismo acceso a los recursos que a los agricultores varones. Se supone que la mayor participación de las mujeres en este ámbito puede ser muy promisoria, si se tiene en cuenta la idiosincracia de las mujeres.
El camino es arduo pero ha llegado el momento de encontrar nuevas respuestas y ser creativos. Así, a lo largo de la historia se han fomentado la ganadería y el cultivo de cereales, pero no se ha dado el lugar que necesita a la producción a gran escala de frutas y verduras. Tener en la agenda esta nueva opción daría como resultado mayor acceso a frutas y verduras por parte de una población más numerosa.

8. El Instituto Nacional Técnico Agropecuario (INTA, Argentina) ha generado el programa Pro-Huerta. Mediante esquemas específicos incentiva la producción de alimentos, dirigiéndose específicamente tanto a las mujeres como a los jóvenes. Se ocupa no solamente del manejo de cultivos y crías caseras sino también del conocimiento del valor nutricional y la preparación y preservación de alimentos. Su participación consiste en brindar asistencia técnica, capacitar a agentes multiplicadores y proveer de insumos. Sus huertas son promovidas en escuelas, comunidades y familias.
La capacitación incluye la aproximación a la concepción del cultivo orgánico, la cual se basa en la observación de la naturaleza, la siembra asociada a otras especies, las rotaciones de familias de especies hortícolas según las estaciones del año y la preparación de tierra fértil a partir del reciclado de desechos domiciliarios.

IX. EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN

Es la gran desigualdad social lo que ha dado lugar a que se haya tenido que establecer un día de la “Soberanía Alimentaria”.
Según estadísticas mueren de hambre o relacionados con el tema 16.000 niños por día
En un mundo de 7 mil millones de habitantes, 1 de cada 7 humanos padece hambre. Existiendo en el mundo alimentos para todos, el problema irresoluble termina siendo la mala distribución de las riquezas, que favorece a algunos y deja en la exclusión al resto, que sufre la falta de alimento, agua, vivienda, atención sanitaria. La mala distribución de las riquezas, a su vez, sólo puede explicarse en base a la violencia de unos ejercida contra otros. Pese a los esfuerzos, no parecen existir en el mundo las suficientes políticas de estado para terminar con este flagelo. El resultado concreto es el aumento de la brecha entre ricos y pobres.

  1   2

similar:

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconUna primera sentencia: percibir de otro modo

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconUna alimentación adecuada debe satisfacer diariamente todas las necesidades...

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconResumen Es evidente que las personas aprendemos de forma distinta,...

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconPersonas con discapacidad y de la lucha por una educacion inclusiva”:...

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconResumen La población penitenciaria no es, ni mucho menos, una muestra...

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconLos seres humanos somos los únicos sobre el planeta que tenemos la...

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconEstudios sociologicos en torno al deporte, la violencia y la civilizacion
«simple juego», sino una industria del deporte que ha crecido hasta tener gran importancia a nivel nacional. 132

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconUna perrita sin esterilizar puede llegar a tener en descendencia...

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconClonar significa obtener uno o varios individuos a partir de una...

Resumen todos tenemos derecho a una alimentación adecuada. Tener a un sector de la población empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. iconClonar significa obtener uno o varios individuos a partir de una...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com