De octubre de




descargar 0.71 Mb.
títuloDe octubre de
página12/20
fecha de publicación18.01.2016
tamaño0.71 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   20

  • La Delegación de la India expresó su apoyo a la declaración formulada por la Delegación de Indonesia, haciendo uso de la palabra en nombre de los países de ideas afines. Recordó que la Asamblea General estableció el CIG hace trece años. Antes de ese mandato, en 1997 se crearon misiones de investigación para analizar cuestiones tales como la naturaleza de la apropiación indebida, sus efectos y si las normas de P.I. son aplicables a los CC.TT. La Delegación señaló que entre 2001 y 2009 se han celebrado casi diez sesiones y numerosos debates. Se han elaborado estudios e informes de análisis de carencias. Las distintas cuestiones se han debatido profusamente. En 2009, la Asamblea General decidió que había llegado el momento de avanzar y agilizar las negociaciones basadas en textos de un instrumento jurídico internacional que proporcionase una protección efectiva a los RR.GG., los CC.TT. y las ECT. En 2011, el Comité no formuló recomendación alguna para su consideración por la Asamblea General y se adoptó la decisión de proseguir las negociaciones. La Delegación urgió a los Estados miembros a reconocer y poner en práctica la recomendación de la Asamblea General de avanzar sin nuevos retrasos. En relación con la labor del CIG, la Delegación comentó que en los últimos 13 años se ha realizado una labor sustantiva. También señaló que las posturas de los Estados miembros se han reflejado en los textos. Ahora hace falta la voluntad política para avanzar y convocar una conferencia diplomática. La Delegación concluyó con la recomendación de que la Asamblea General de 2014 decida convocar una conferencia diplomática.

  • La Delegación de la República Islámica del Irán expresó su deseo de sumarse a la declaración formulada por la Delegación de Indonesia, haciendo uso de la palabra en nombre de los países de ideas afines. Indicó que se han logrado algunos avances en el seno del CIG y que el Comité ha continuado sin pausa las negociaciones basadas en textos con vistas a concluir uno o varios instrumentos jurídicos internacionales apropiados para la protección efectiva de los RR.GG., los CC.TT. y las ECT. Sin embargo, manifestó su preocupación por el ritmo de las negociaciones del CIG. La falta de avances puede poner en peligro el objetivo innecesariamente. La Delegación comentó que todavía hay opiniones divergentes sobre cuestiones esenciales en los actuales proyectos, como la definición de la materia protegida. No obstante, en su opinión es el momento adecuado para limar diferencias y lograr resultados concretos en el futuro más inmediato. Dijo que considera que en este momento el Comité precisa de voluntad política para hacer progresar las negociaciones y permitir que el Presidente salve las diferencias entre los Estados miembros. Es esencial que todos los Estados miembros exhiban flexibilidad y colaboren constructivamente para asegurar que el mandato de la Asamblea General se cumple sin retrasos injustificados. La Delegación leyó en voz alta el correspondiente pasaje del mandato de la Asamblea General de 2012, según el cual el Comité debe “seguir manteniendo negociaciones intensivas y participando de buena fe, con la representación adecuada, con miras a plasmar el texto (o los textos) de uno o varios instrumentos jurídicos internacionales para asegurar la protección efectiva de los RR.GG., los CC.TT. y las ECT”. La Delegación señaló que, con independencia de los avances alcanzados en las tres últimas sesiones temáticas del Comité, este tiene que redoblar sus esfuerzos y desplegar la flexibilidad necesaria para alcanzar un consenso sobre los asuntos pendientes. En este sentido, será necesario renovar el mandato del CIG para el próximo bienio y, al mismo tiempo, celebrar negociaciones que aúnen un auténtico compromiso de todos los Estados miembros. La Delegación subrayó que es el momento de decidir cómo llevar a cabo la tarea que los Estados miembros asumieron hace ahora aproximadamente trece años. Reiteró que la materia objeto de debate reviste la mayor importancia para los países en desarrollo por varios motivos: primero, porque está estrechamente vinculada con las Recomendaciones de la Agenda para el Desarrollo; segundo, porque la conclusión de un instrumento tan importante, con el respaldo entusiasta de muchos países en desarrollo, constituye una medida esencial para subsanar importantes carencias del marco jurídico de la P.I. La Delegación señaló que es de gran importancia que el sistema jurídico de P.I. internacional evolucione de un modo equilibrado y garantice la estabilidad a través de uno o varios instrumentos internacionales jurídicamente vinculantes sobre RR.GG., CC.TT. y ECT. La celebración de uno o varios tratados vinculantes que brinden una protección efectiva frente a la apropiación indebida de RR.GG., CC.TT. y ECT garantizará que se tienen en cuenta las necesidades y aspiraciones legítimas de los países en desarrollo en relación con el sistema de P.I. La Delegación subrayó que es vital garantizar que el sistema internacional de P.I. no solo impone obligaciones a los países en desarrollo, sino que beneficia significativamente a sus economías. Comentó que las negociaciones celebradas en el marco del punto 6 del orden del día prueban que el mandato del CIG no puede cumplirse sin un marco temporal estricto. Dijo que considera necesario definir un marco temporal que garantice su éxito. La Delegación mostró su reconocimiento a las numerosas delegaciones nacionales que corren con sus propios costos. Después de doce años de esfuerzos y energías, es el momento adecuado de dar el paso definitivo y cumplir la tarea confiada al Comité. En este sentido, fijar un plazo definitivo para convocar una conferencia diplomática, así como programar un número suficiente de sesiones temáticas para que el CIG desarrolle adicionalmente los instrumentos antes de la conferencia diplomática debe ser la opción a considerar de cara al bienio 2014-2015. El programa de trabajo puede inicialmente contemplar cuatro sesiones del CIG con el objetivo de convocar una conferencia diplomática durante el primer semestre de 2015.

  • La Delegación del Canadá hizo suya la declaración formulada por la Delegación de Bélgica, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B. Dijo que celebra la oportunidad de tomar parte en el debate sobre el examen y revisión de la labor del Comité. Dijo que considera que dicho ejercicio es esencial para alcanzar el objetivo común del Comité. Manifestó su compromiso de cooperar en todo lo que pueda para encontrar soluciones que tengan en cuenta las consideraciones expresadas por cada participante acerca de la futura labor del Comité. La Delegación reconoció que las cuestiones debatidas son complejas. El tipo de protección pretendida es innovador y la tarea de definir sus parámetros puede seguramente encomendarse a actores no estatales, por lo que hay que prestar atención a la forma en que el resto del mundo percibe cualquier solución que el Comité pueda alumbrar. Es necesario contar con tiempo y estar abiertos a iniciativas complementarias para desarrollar dicha visión común. La Delegación dijo que considera que, a juzgar por el texto de los documentos, el Comité todavía no ha alcanzado ese nivel de entendimiento mutuo. Mostró su apoyo a la idea de renovar el mandato del Comité. La Delegación dijo estar preparada para celebrar debates sobre la cuestión de cómo organizar la labor del Comité y lograr los objetivos marcados. En su opinión, el Comité puede encontrar soluciones equilibradas que tengan en cuenta los distintos intereses.

  • El Representante del CISA hizo suya la declaración formulada por el Representante de Tupaj Amaru. Declaró que la voluntad política de los pueblos indígenas no puede expresarse en el seno del CIG debido a una participación no igualitaria y a la negación del derecho a la libre determinación de estos pueblos. Dicho reconocimiento debe constituir la base para reconocer la validez de sus derechos de propiedad y respetarlos. En su opinión, esta situación no es compatible con un orden internacional democrático y equitativo. Señaló que la OMPI ha ignorado sistemáticamente las normas internacionales acordadas para los pueblos indígenas. Una organización creíble y responsable no solo reflejará y respetará los derechos establecidos de los pueblos indígenas, sino que los plasmará en los documentos presentados al Comité. Los pueblos indígenas han sido reconocidos en cada nivel de soberanía: desde la autonomía hasta la total independencia. Los derechos políticos han sido plenamente reconocidos para todos los pueblos indígenas. En este sentido, el Representante dijo que, en su opinión, el Protocolo de Nagoya no puede tomarse como ejemplo válido de la adopción de normas en la actualidad. A su juicio, ese documento no es aceptable para numerosos pueblos indígenas. El Representante se mostró a favor de que el CIG trabaje directamente con los pueblos indígenas al objeto de asegurar un nivel más equitativo de participación que tenga en cuenta su legítimo derecho a la libre determinación. Señaló que los pueblos indígenas no piden a la OMPI o al CIG que resuelvan el complicado problema de la libre determinación. Nunca se ha pretendido eso. Dijo que su intención es asegurar que el CIG reconoce que ese derecho está en vigor conforme se refleja en el artículo 1.2 de la Carta de las Naciones Unidas, garantizándoles a tal efecto un nivel de participación que sea más igualitario. En relación con los textos objeto de negociación, el Representante señaló que no ha habido consenso alguno sobre textos “ideados por Estados”. Su empleo de la expresión “ideados por Estados” se debe a que considera que dichos textos son el resultado de un proceso no igualitario. A todos los efectos prácticos, los pueblos indígenas no han participado en la elaboración de dichos textos, o consentido los mismos, con arreglo a normas internacionales. Asimismo, dijo que comparte la declaración formulada por la Delegación de la India en el sentido de que no se precisa de estudios adicionales, sobre todo si no son independientes y están preparados por la Secretaria de la OMPI. Expresó su opinión de que debe llevarse a cabo un estudio independiente que amplíe el elenco de opciones y permita concluir así sobre cómo proceder. Sin el consentimiento de los pueblos indígenas, el Comité no podrá avanzar con legitimidad. El Representante instó a las delegaciones a colaborar más estrechamente con los pueblos indígenas. Señaló que el CIG tiene que revisar sus normas de procedimiento y modificarlas para hacer posible la participación igualitaria de los pueblos indígenas y garantizar que los procesos del CIG adquieren la necesaria legitimidad.

  • El Representante del MEDPI dio las gracias a la Secretaria de la OMPI por la rápida tramitación de su acreditación en la presente sesión. Recordó que en las dos semanas previas al inicio de la vigésimo quinta sesión del CIG, el MEDPI se ha reunido y presentado importantes recomendaciones. El Representante leyó un parte del preámbulo de la Declaración Universal del siguiente tenor: “Reconociendo que la situación de los pueblos indígenas varía de región en región y de país a país y que se debe tener en cuenta la significación de las particularidades nacionales y regionales y de las diversas tradiciones históricas y culturales”. Indicó que la divergencia entre los puntos de vista de las distintas delegaciones es en parte reflejo de las distintas peculiaridades nacionales y regionales de los pueblos indígenas. Pese a los avances obtenidos, el Representante considera necesaria la renovación del mandato del CIG. Para el CIG es importante reconocer las dificultades a que se enfrenta en materia de terminología. El Representante advirtió de que la Delegación de Trinidad y Tabago ha hecho suya la sugerencia de realizar estudios temáticos independientes para ocuparse de esas cuestiones semánticas. El Representante recordó la importancia de los asuntos tratados por el CIG: en 2000, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) cuantificó la población indígena mundial en 390 millones de personas. El Representante manifestó su opinión de que, desde 2013, la población indígena mundial puede haber fácilmente superado los 500 millones de personas, que se distribuirían en algo más de 100 países.

  • La Delegación de Nigeria hizo suya la declaración formulada por la Delegación de Argelia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano. Manifestó su deseo de abordar cuestiones de fondo y procedimentales. Señaló que el Comité está en vías de, con lentitud y laboriosidad, pero de forma decidida, concluir uno o varios textos internacionales que tendrán fuerza de ley y que plasmarán principios jurídicos que no solo engloban la innovación y la creatividad, sino también los derechos humanos, la libre determinación y la justicia. En opinión de la Delegación, un instrumento que no sea jurídicamente vinculante no es relevante. Añadió que cualquier instrumento con vocación de perdurar tiene también que incorporar, si bien coordinadamente, respuestas y otras consideraciones distintas de las de otros instrumentos internacionales. La labor del CIG debe consistir en consolidar los objetivos de dicho instrumento o instrumentos y garantizar su coherencia con los artículos fundamentales y con esos objetivos. Debe contribuir a fortalecer el sistema de P.I. evitando que se tolere, legitime, aliente o premie toda apropiación indebida. Los instrumentos deben garantizar que se declaran ilegales las actividades que perjudican los intereses y derechos de los pueblos indígenas. La Delegación declaró que, como parte de las Naciones Unidas, la OMPI tiene la obligación moral de garantizar que no se marginaliza ni discrimina a determinadas formas de creatividad e innovación en el seno del sistema formal de P.I. La Delegación se mostró firmemente convencida de que debe haber un calendario para los trabajos, no con vistas a acelerar prematuramente el resultado, sino porque falta disciplina para asegurar los logros. Añadió que abordar las cuestiones transversales puede y debe facilitar los avances. Advirtió de que los debates sobre el punto 6 del orden del día han sido frustrantes y en numerosas ocasiones desalentadores. Sin embargo, reconoció que cualquier proceso encaminado a lograr un consenso internacional registra altibajos. Todas las delegaciones tienen que tener libertad para expresar sus opiniones y defenderlas. Sin embargo, eso no puede hacerse de un modo que perjudique o frustre la meta última de satisfacer y cumplir con el mandato del CIG. La Representante también dijo que la presentación de estudios y ejemplos es importante para documentar el proceso. Sin embargo, solicitó que dichos ejemplos y estudios sirvan para agilizar el proceso de conclusión de instrumentos jurídicamente vinculantes. Los estudios deben realizarse en paralelo con las negociaciones en curso, sin tener carácter sustitutivo. También dijo que los pertinentes ejemplos de apropiación y el uso indebidos, así como de abuso, deben plasmar la dimensión tanto moral como jurídica de la apropiación indebida. La Delegación se sumó a la opinión de la Delegación de Australia de que la madurez, la voluntad política, la integridad y la autoridad son necesarias para negociar cualquier instrumento. La Representante advirtió que los intereses, derechos e inquietudes de los pueblos indígenas no son la única cuestión en juego. El proceso del CIG debe también asegurar la sostenibilidad del sistema de P.I. en su conjunto, en el que se han socavado o ignorado determinadas formas de innovación y creatividad en el seno de la OMPI. Es imperativo combinar los dos modelos que impulsan la innovación. La Delegación hizo hincapié en que el plazo temporal era importante desde dos perspectivas distintas. Un marco temporal es importante para garantizar la conclusión con éxito del proceso negociador. Pero el plazo también es importante para asegurar que los actos de apropiación indebida actuales no se siguen llevando a cabo baja la apariencia de sistemas de protección y gobierno de los conocimientos. En opinión de la Delegación, no hacerlo así socavará la legitimidad no solo del CIG, sino de la totalidad del sistema de P.I.

  • La Delegación de la UE, haciendo uso de la palabra en nombre de la UE y de sus Estados miembros, reafirmó su compromiso con el proceso del CIG y expresó sus opiniones en relación con los avances y los distintos textos a debatir en el marco del punto 7 del orden del día. La Delegación expresó su total apoyo al objetivo de un enfoque equilibrado de las cuestiones debatidas y reconoció la importancia de los RR.GG., los CC.TT. y las ECT, así como el papel que desempeñan en su patrimonio cultural y natural. Habida cuenta de la importancia y, al mismo tiempo, complejidad de esas cuestiones, la Delegación indicó que es imperativo que los textos estén, técnicamente hablando, acabados y maduros. En relación con la vigésimo tercera sesión del CIG sobre RR.GG., la Delegación dijo que considera que se han logrado algunos avances significativos en términos de simplificación del texto; sin embargo, todavía son necesarios trabajos adicionales. La Delegación subrayó que la UE y sus Estados miembros han demostrado su compromiso y flexibilidad al proponer un mecanismo en el que se contempla el requisito de divulgar el origen, o fuente, de los RR.GG. y los CC.TT. asociados en las solicitudes de registro de patentes. Eso no significa que la UE y sus Estados miembros puedan aceptar cualquier requisito de divulgación. La Delegación se mostró a favor de una forma concreta del mismo respecto a las patentes, con salvaguardas específicas que existan como parte de un acuerdo global para garantizar la seguridad jurídica, la claridad y una adecuada flexibilidad. Un requisito de divulgación que aliente o genere la incertidumbre jurídica en el uso del sistema de patentes no facilita la participación en los beneficios y no redunda en interés de nadie. Advirtió que en el texto sobre RR.GG. existen asuntos sin resolver en relación con la cuestión de qué activa la divulgación, la exclusión de derivados, la relación entre el Tratado de cooperación en materia de patentes (PCT) y el Tratado sobre el Derecho de patentes (PLT) y, significativamente, las correspondientes sanciones. Asimismo, señaló que no hay ni siquiera acuerdo sobre si la divulgación es en absoluto necesaria. En relación con los CC.TT., la Delegación advirtió que en la vigésimo cuarta sesión del CIG se han alcanzado algunos avances significativos para reducir algunas de las opciones y alternativas de política del texto. Sin embargo, señaló que los problemas fundamentales siguen sin resolver. Circunscribiendo sus comentarios a los artículos principales, la Delegación señaló que, en relación con el asunto de la protección, tanto la definición de CC.TT. como el criterio de admisibilidad incluyen un elevado número de corchetes y alternativas. A juicio de la Delegación, al avanzar en esas cuestiones el Comité tiene que asegurarse de que las opciones contempladas no tienen un efecto adverso sobre materiales que ya pertenecen al dominio público. A la hora de establecer un instrumento jurídico para la protección de los CC.TT., el Comité no puede participar en un proceso de “desandar lo andado” que limite el acceso a lo que ya está libremente disponible. De hacerlo así, sus efectos pueden desbordar al sistema de P.I. en formas que no pueden preverse con facilidad. En relación con el ámbito de la protección, la Delegación expresó su opinión de que existe una clara división entre los Estados miembros entre los que favorecen un enfoque basado en los derechos y aquellos, como la UE y sus Estados miembros, que consideran que un enfoque basado en las medidas es suficiente y más adecuado. Señaló que existen distintas opiniones sobre quienes pueden ser beneficiarios de protección. La Delegación dijo que considera que los beneficiarios de cualquier medida de protección deben ser los propios pueblos indígenas y comunidades locales, que poseen, mantienen, utilizan y desarrollan los CC.TT. Destacó que siguen sin debatirse los objetivos y principios de política relativos a los CC.TT. En relación con las ECT, la Delegación señaló que el Comité ha realizado costosos avances durante la presente sesión, que reflejan las diferencias de opinión existentes entre los Estados miembros sobre los objetivos políticos que subyacen al texto de las ECT. En cuanto al texto sobre CC.TT., la Delegación reseñó que siguen pendientes las cuestiones fundamentales. En relación con la materia objeto del instrumento, la definición de las ECT incluye varias opciones de política y términos entre corchetes. La Delegación comentó que algunos de ellos tienen que debatirse adicionalmente. En concreto, el Comité tiene que asegurarse de que las opciones alumbradas no tienen efectos adversos sobre materiales que ya estén en el dominio público, y que no se restringen las libertades artísticas y las prácticas de investigación existentes. A la hora de establecer un instrumento jurídico para la protección de las ECT, el Comité no puede participar en un proceso que limite las libertades artísticas existentes, o el acceso a materiales que ya están libremente disponibles. De hacerlo así, sus efectos pueden desbordar al sistema de P.I. en formas que no pueden preverse con facilidad. En relación con el ámbito de la protección, la Delegación expresó su opinión de que existe una clara división en los Estados miembros entre los que favorecen un enfoque basado en los derechos y aquellos, como la UE y sus Estados miembros, que se decantan por un enfoque basado en las medidas, es decir de salvaguarda de las ECT de la forma apropiada que se adecue a la legislación nacional, y de una manera razonable y equilibrada, como el más adecuado y suficiente. En cuanto a los beneficiarios de la protección, la Delegación dijo que, como ya ha mencionado respecto al texto sobre CC.TT., considera que los beneficiarios de cualquier medida de protección tienen que ser los propios pueblos indígenas y comunidades locales, que poseen, mantienen, utilizan y desarrollan las ECT, y no el Estado. La Delegación señalo que los objetivos y principios de política relativos al texto sobre las ECT siguen sin estar consensuados. En opinión de la Delegación, el conjunto de las sesiones vigésimo tercera y vigésimo cuarta del CIG han sido sin duda fructíferas dados los significativos avances alcanzados. Pero cuestiones de importancia fundamental siguen pendientes en todos los textos antes de que el Comité pueda darles una forma totalmente definitiva. La Delegación recomendó que el Comité considere la forma final de los textos como no vinculante. La Delegación subrayó que, a la hora decidir la labor futura del CIG, el Comité tiene no solo que dedicar la misma atención a cada asunto, sino que mantener también una separación entre los textos. Señaló que el número de días de reuniones utilizados este año ha absorbido muchos recursos y ha sido difícil de gestionar. A su juicio, eso ha puesto a veces en peligro el carácter integrador de los debates. La Delegación reafirmó su compromiso con el proceso del CIG. Manifestó su pleno apoyo y compromiso a proseguir las negociaciones, en las que participará de buena y con una representación adecuada
  • 1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   20

    similar:

    De octubre de iconMinas, 22 de octubre de 2015

    De octubre de iconMéxico, D. F., 17 de octubre de 2013

    De octubre de iconBogotá D. C., jueves 4 de octubre de 2007

    De octubre de iconDe un humilde jodedor1 (octubre 2009)

    De octubre de iconAnuario liga buelna octubre

    De octubre de iconLunes, 6 de octubre de 2014 indice

    De octubre de iconSantiago de cali, 27 octubre 2013

    De octubre de iconResolución No 12426 de 28 de Octubre 2002

    De octubre de iconResolución No 12426 de 28 de Octubre 2002

    De octubre de iconResolucióN 1799 de 31 de octubre de 2014




    Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
    contactos
    b.se-todo.com