Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez)




descargar 22.47 Kb.
títuloAgrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez)
fecha de publicación26.10.2016
tamaño22.47 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos

Centro Mandela DD. HH.”
CENM


Centro de Estudios e Investigación Social


Avenida Alberdi N° 338 - Resistencia - Chaco - C.P. 3500 Tel/fax: (54 - 03722) 428475

www.centromandela.com.ar www.cenm.com.ar E mail: info@centromandela.com.ar



INFORMACIÓN DE BELL VILLE Y EL MUNDO


TODA LA INFORMACIÓN DE BELL VILLE Y EL MUNDO VISTA DESDE "EL MIRADOR" por Mariana Fresco

VISITE MI PÁGINA http://www.informabellville.com.ar

Fuente (Source): http://informabellville.blogspot.com/2010/08/le-contestan-al-dr-enzo.html
Le contestan al Dr. Bentatti...

Agrotóxicos, la salud y los médicos: 

(Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez).



NOTA LLEGADA A NUESTRA REDACCIÓN LA QUE REPRODUCIMOS TEXTUALMENTE (gentileza Dr. Gustavo Calzolari).

"Recientemente hemos conocido una nota periodística, publicada en el semanario Tribuna de la ciudad de Bell Ville, donde el Dr. Enzo Bentatti, Secretario de Salud Publica de Bell Ville, manifiesta que en forma irracional se ha desatado una controversia sobre el uso de agroquímicos, poniendo en cuestionamiento las actividades productivas de esa zona.
Al respecto es preciso reconocer que existe una creciente controversia sobre las consecuencias sociales, ambientales y sanitarias que el modelo de producción agropecuaria actual, sustentado en la utilización de siembra directa-semillas transgénicas- agrotóxicos de uso masivo y creciente, viene generando en todo el territorio donde se va expandiendo.
En el plano exclusivamente sanitario, la situación es tan grave, que la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba ha convocado al 1º Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados (26 y 27 de Agosto), con la  organización de la 1º Cátedra de Medicina y la Cátedra de Pediatría del Hospital Nacional de Clínicas. Este Encuentro tiene como objetivo reunir la información que día a día se está generando con respecto al vínculo: agrotóxicos y salud en la Argentina.
Se convoca, y quizás en forma demasiado tardía, porque desde hace varios años se levantan voces que alertan por la presencia inusual de un número asombrosamente elevado de habitantes que presentan enfermedades malignas, canceres principalmente, y también una llamativamente excesiva aparición de malformaciones congénitas en recién nacidos, abortos espontáneos y trastornos de la fertilidad.
Numerosas organizaciones de vecinos, organizaciones ambientalistas y médicos, a lo largo y lo ancho de la zona rural argentina, están vinculando el intenso uso de plaguicidas con sus enfermedades y reclaman que “paren de fumigar”. Muchas de estas manifestaciones pueden encontrarse en el trabajo de recopilación “Pueblos Fumigados”, realizado por el Grupo de Reflexión Rural, que fue presentado al Poder Ejecutivo Nacional en Enero de 2009.
Los casos de Barrio Ituzaingo Anexo, en la periferia de la Ciudad de Córdoba, de San Nicolás, Trenque Lauquen o Bayauca en la Provincia de Buenos Aires o en los cinco pueblos del sur de Santa Fe que fueron estudiados por el equipo del Dr. A. Oliva, o las denuncias del Dr. Rodolfo Paramo en Malabrigo en el norte de Santa Fe, como muchas otras más, tienen el común denominador de altas tasas de enfermedades oncológicas y malformaciones congénitas en lugares que son fumigados con agroquímicos.
En abril de este año se conocieron los resultados del estudio oficial de la Comisión de Investigación de Contaminantes del Agua del Chaco, creada, ante la presión de la comunidad, por el gobierno de esa provincia, con la participación del ministerio de salud local y de la Nación, que al analizar zonas fumigadas chaqueñas manifestó que: en canceres infantiles “los valores se encuentran por encima de lo esperado, incrementándose notablemente en los últimos diez años, período en el que los casos registrados triplican la ocurrencia de cáncer en niños menores de diez años”. La media mundial de cáncer en menores de 15 años es de 12-14 casos cada 100.000 niños, los datos oficiales de Chaco muestran que el registro trepa a 20,2 en La Leonesa, pueblo sistemáticamente fumigado en forma aérea con glifosato y otros plaguicidas.Los casos de recién nacidos con malformaciones crecieron aún más; en una década se cuadruplicaron en toda la provincia del Chaco. En el lapso de un año, entre 1997-1998hubo en Chaco 24.030 nacimientos, de los cuales se contabilizaron 46 malformaciones. Una década después, en doce meses entre 2008 y 2009, se registraron menos nacimientos: 21.808, pero se multiplicaron las malformaciones: 186 casos. Los datos corresponden a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de Neonatología del Hospital Perrando de Resistencia. De 1997a 1998 hubo un promedio de 4,9 casos por mes. De 2001 a 2002 creció a 7,5 casos. Y entre 2008 y 2009 aumentó a 16,8 casos mensuales; según consta en el “Primer Informe” de la mencionada Comisión oficial.
Hoy, a 16 años de la incorporación masiva de cultivos transgénicos en la Argentina, es imposible negar que la salud de la población que convive con esta producción esta reflejando muestras evidentes de una agresión de gran magnitud, que se expresa, principalmente, en las malformaciones, canceres y abortos espontáneos que hemos manifestado más arriba.
Es imperioso reconocer que contemporáneamente al aumento de las tasas de canceres y malformaciones en las zonas mencionadas, creció, también exponencialmente, la utilización de plaguicidas desde la introducción de los granos transgénicos. Cada vez se necesitan más y más litros de glifosato y demás plaguicidas para sostener esta producción.
En 1990 se utilizaron 35 millones de litros de plaguicidas en la campaña agropecuaria; con el ingreso de la biotecnología transgénica en el año 1996 se aceleró el uso hasta 98 millones de litros de plaguicidas; en el año 2000 ya fueron 145 millones de litros, el año pasado fueron 292 millones de litros y este año estaremos rociando los campos, los pueblos, las plazas, etc., con más de 300 millones de litros de herbicidas, insecticidas, acaricídas, desfoliantes y demás venenos. El más utilizado es el herbicida glifosato, del que se puede llegar a aerolizar, este año, 200 millones de litros. La pulverización del venenoso insecticida endosulfan alcanza los 10 millones de litros por año.
El vínculo agrotóxicos y enfermedades con su correspondencia en tiempo y espacio es, digamos al menos, muy sugestivo. Hay evidencia creciente sobre esta nefasta relación. Pruebas experimentales de laboratorio tienen más que demostrada la toxicidad y el poder carcinogenético de estos pesticidas, incluso glifosato; al cual investigadores argentinos de distintas universidades, como las de Buenos Aires, Río Cuarto y Litoral, han testeado corroborando, con distintas técnicas, el poder clastogénico (ruptura del ADN cromosómico, inductores de malformaciones genéticas) de este popular herbicida (Simoniello MF. 2007 y 2010, Mañas F. 2010).
Por otro lado, los estudios epidemiológicos que exploran la relación entre pesticidas y afección a la salud humana muestran cada vez más que esta asociación esta aumentando en las zonas del mundo donde el uso de químicos en la producción agropecuaria se instaló en forma masiva. Los médicos conocemos que técnicas de análisis de los trabajos científicos permiten conocer con mayor precisión la fortaleza de las conclusiones a las que llegan los investigadores. Esta Medicina basada en evidencia, através de revisiones sistemáticas, incluso algunas realizadas por la universidad más prestigiosa en este tema, como la Universidad canadiense de McMaster, demuestra que esta relación es muy fuerte (Sanborn M. 2004 y 2007, Wigle D. 2009, Infante-Rivard Cl. 2007, Chiu B. 2009 y Clapp R. 2009) y sugieren tomar medidas preventivas para proteger a la población fumigada/expuesta.
La relación Causa-Efecto es motivo de intensas controversias entre científicos vinculados a la industria biotecnológica y científicos independientes.
Pero la realidad es incontrastable, como lo demuestra por ejemplo, la georeferenciación realizada por el equipo de atención primaria de la Municipalidad de Córdoba, en el año 2005, de los casos de Bº Ituzaingo, donde si bien actuaron otros contaminantes, los agroquímicos tienen una relevancia principal. En esa georeferenciación los casos aumentaban a medida que sus domicilios se acercaban a las áreas sujetas a fumigación sistemática.
Cánceres, como malformaciones congénitas, son consecuencias de una, extremadamente complicada, red de múltiples causas. Nosotros, probablemente ,nunca conozcamos los agentes o combinaciones de agentes que causan estos trastornos. Sin embargo conocemos, por ejemplo, que preventivamente evitar el tabaco disminuye el cáncer de pulmón y evitar los Rx en embarazadas previene malformaciones congénitas; y no conocemos sus mecanismos íntimos, al igual que en el fenómeno que estamos analizando.
A pesar de los grandes intereses económicos, que contiene el negocio de la producción agroindustrial en la Argentina, para la defensa de la salud de la población debemos recurrir al principio precautorio de la Ley General del Ambiente Nº 25.675: que en el art. 4º establece: Principio precautorio: Cuando haya peligro de daño grave o irreversible la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente. Y tomar las medidas necesarias para proteger a la población de los pueblos fumigados como Bell Ville.
No conozco cual es la realidad epidemiológica de Bell Ville, pero es de esperar que, que sus tasas de incidencia de canceres, abortos espontáneos, recién nacidos con malformaciones, diabetes e hipotiroidismos sean similares a las de las poblaciones normales usadas de referencia nacional y ojalá que inferiores. Pero es importante que se conozca que los epidemiólogos vienen alertando con respecto a que estas manifestaciones de enfermedad, que siempre fueron más altas en personas que viven en grandes ciudades, hoy están predominando en ámbitos rurales. Sería interesante conocer la evolución de estos datos, en Bell Ville, en los últimos 15 años antes de recurrir a la defensa incondicional del glifosato como hace el Sr. Secretario de Salud de Bell Ville. Con respecto al glifosato hay que decir:
1º- es el agrotóxicos menos toxico pero su dosis es enorme y su uso es creciente y descontrolado.
2º- la EPA (agencia norteamericana de regulación) ya lo clasifica como clase 2 y para la OMS es extremadamente toxico porque encontró que el mismo produce lesiones en glándulas salivales, inflamación gástrica y daños genéticos en células sanguíneas y 3º- que en 1976 una auditoria de la EPA descubrió serias anomalías en los trabajos de investigación presentados por Monsanto para su aprobación, falsificadas por varios laboratorios, uno de ellos era el Industrial Biotest Laboratories que había falsificado alteraciones de laboratorios de impactos en ratas por exposición a glifosato por la cual fue sancionado en 1983 por la Comisión del Senado Americano. En 1991 la Epa también denuncio a Craven Laboratories por falsificar resultados que negaban la toxicidad del ROUND UP en papas y remolachas, por la cual los dueños del laboratorio fueron condenados a que pagar una fianza de 15,5 millones de pesos.
La Comisión del CONICET que informó sobre glifosato es muy cuestionada por su falta de arbitraje de pares, asumir datos propios de Monsanto desconociendo ese conflicto de intereses. Y también reconoce que los estudios que señalan al glifosato y sus componentes como dañinos para mamíferos son abundantes y confiables, y admite que las únicas dudas provienen de científicos de Monsanto, la principal empresa involucrada. Los datos sobre abortos espontáneos, fertilidad reducida y malformaciones son aceptados, pero advierte que hay insuficiente información. Considera que “la toxicidad sobre organismos terrestres es leve o moderada”. Deja claro que existen residuos del agroquímico en suelos y aguas, pero no define si son tóxicos o inocuos. Observa el mayor riesgo ambiental de la soja transgénica por sobre la convencional y, por la resistencia de malezas, se confirma la creciente necesidad de cada vez mayor cantidad de glifosato y agroquímicos cada vez más potentes. Termina manifestando que se necesitan más datos y no define si es inocuo o perjudicial.
Pero este informe no termina el problema, lo que discutimos es la salud de la gente, no la inocuidad del producto de Monsanto. El gobierno nacional parece haber cerrado el problema con este cuestionado dictamen, sin poner en marcha un programa de vigilancia epidemiológica y no ofrece datos sobre la evolución de la salud de los pueblos fumigados; aparentemente de ellos solo le interesa recaudar las retenciones correspondientes a cualquier precio.
Por último, creo que los médicos debemos primero que nada defender el derecho a la salud de los pueblos, sobretodo de quienes están bajo nuestra responsabilidad; estar muy atento a lo que la población está viviendo y sufriendo y, reclamar las medidas de protección que sean necesarias, más allá de las certezas que se tenga sobre los mecanismos de las causas de las afecciones. Peor es pensar que no está pasando nada".-

Dr. Medardo Avila Vazquez –

Coordinador 1º Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados - Facultad de Ciencias Médicas - Universidad Nacional de Córdoba - Coordinador del Modulo sobre Determinantes Sociales de la Salud, de la Cátedra de Pediatría. Facultad de Ciencias Médicas Universidad Nacional de Córdoba. - Ex Sub Secretario de Salud de la Ciudad de Córdoba.

Fuente (Source): http://informabellville.blogspot.com/2010/08/le-contestan-al-dr-enzo.html

similar:

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconPor los rincones del organismo. Vulgarización de temas médicos

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconPor Tito A. Núñez y Madelaine Vázquez. (Eco-Restorán "El Bambú")

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconMás de 44 médicos y otros 15 profesionales de la salud

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconSistemas médicos-modelos médicos (4) Modelo Médico Hegemónico

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconJosé Noe Ávila Guerrero. El fenomeno de los medios de comunicación...

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconComo fruto de la campaña iniciada con la oms en fecha 12 de mayo...

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconEntrevista a gilles-eric seralini, referente europeo en el estudio de agrotoxicos

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) icon1. conservas y encurtidos paraíSO
«Heterocigóticos», los llamaban los médicos. Nacidos de óvulos distintos, aunque fertilizados al mismo tiempo. Estha, Esthappen,...

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconTesis colegio de bachilleres plantel 17 profesor: guillermo alvarez vazquez

Agrotóxicos, la salud y los médicos: (Por el Dr. Medardo Ávila Vazquez) iconLa verdad sobre los efectos de microondas emitidas por celulares en Salud de usuarios




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com