Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo






descargar 127.11 Kb.
títuloCreando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo
página1/5
fecha de publicación26.10.2015
tamaño127.11 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5

encabezado consultora-brain 2

CREANDO CREATIVIDAD
Herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo

Néstor Braidot1

TEMAS DESTACADOS

  1. La creatividad es una cualidad que todo ser humano puede desarrollar.

  2. Con creatividad, la vida es más simple, más linda, más divertida.

  3. La mayoría de las personas encuentra una relación estrecha entre la creatividad y el éxito.

  4. El proceso creativo se caracteriza por la activación de una gran cantidad de estructuras cerebrales.

  5. Participan mayoritariamente las regiones de la corteza (que son las más evolucionadas en el ser humano), la formación reticular y las regiones límbicas (de base emocional).

  6. En estado creativo, el flujo sanguíneo es mayor en las zonas vinculadas con las funciones ejecutivas y las emociones.

  7. Lo lógico se vincula con el pensamiento consciente; lo creativo con el pensamiento intuitivo, metaconciente, que conduce a soluciones novedosas e inesperadas.

  8. El momento “eureka” es el resultado de un trabajo que el cerebro comienza a hacer mucho antes de que se encienda la luz de la inspiración creativa.

  9. Los principales enemigos de la creatividad son los mapas mentales, el pensamiento lógico, las recetas, los juicios, la autocrítica, la ausencia de motivación y la presión.

  10. Sus mejores aliados son el sueño, la pausa y el descanso.

  11. Todos podemos desarrollar nuestra creatividad. Los gimnasios cerebrales cuentan con las herramientas más avanzadas para ello.


Creatividad: los errores conceptuales y la trampa de la resignación



Cuando hay creatividad, la vida es más simple, más linda, y, sobre todo, ¡más divertida!

Edward de Bono
Desde que el mundo es mundo, la creatividad se ha considerado un don, una característica, una especie de “bendición” de algunos elegidos. Desde hace unos años, comenzaron a escribirse gran cantidad de libros que pusieron en cuestión esta afirmación con numerosos casos y ejemplos.
En su libro, “Creatividad”, uno de los autores más prolíficos sobre el tema, Edward del Bono, narra una investigación según la cual el 94% de los jóvenes valora el triunfo como lo más importante de su vida y lo asocia en forma directa con la creatividad2.
Con el fin de observar lo que ocurría en mi propio entorno, hice varias veces la misma pregunta a los participantes de mis cursos y seminarios, obteniendo resultados similares a los que menciona del Bono (en términos de porcentajes): “Los individuos creativos se pueden hacer ricos de un día para el otro”; “Son muy inteligentes”; “Son los que ascienden más rápidamente en las empresas”; “Ocupan los mejores puestos en las agencias de publicidad”. Prácticamente en todas las respuestas puede inferirse la asociación creatividad-inteligencia-éxito.
Paralelamente, en aquellos que no se consideraban a sí mismos creativos, observé una especie de resignación, de aceptación de una realidad inmodificable. Una de las asistentes (anoté su nombre: Paula) comentó: “mi jefe tiene una creatividad impresionante, yo voy de copiloto: soy muy buena implementando sus ideas” y me siento bien así.
Como se puede ver, una conceptualización equivocada de la creatividad lleva implícito el conformismo. De hecho, muchas personas que podrían ser número uno están varios escalones abajo porque no se dieron cuenta de que, al igual que cualquier otro ser humano sano, han venido a este mundo con un cerebro con condiciones naturales para la creatividad. Su error es no haberle dedicado tiempo a explorar por qué estas habilidades estaban bloqueadas.

Al escribir esto viene a mi mente el caso de una amiga que, hace unos cinco años, tenía un considerable sobrepeso. El nutricionista al que recurrió en aquella oportunidad le dijo: “nuestro trabajo a partir de hoy consiste en quitar las capas de tejido graso que ocultan tu belleza”. Y así fue, por cierto, Maia es preciosa.
Análogamente, todo ser humano que no se considere creativo y quiera serlo debería recorrer un camino similar:


  1. Averiguar cuáles son las “capas” que traban u ocultan su creatividad, impidiéndole que aflore (lo que comúnmente denominamos bloqueos).

  2. Recurrir a la ayuda de especialistas para liberar a su cerebro de todo aquello que entorpezca o impida el flujo de su potencial creativo.

  3. Ejercitar la creatividad. Nadie puede liberar y, al mismo tiempo, desarrollar una habilidad si no le dedica tiempo a las prácticas diseñadas para ello. Los gimnasios cerebrales son sitios ideales para que puedan alcanzar este objetivo.


En los próximos apartados nos concentraremos en conceptos que son necesarios para comprender este maravilloso fenómeno a la luz de las neurociencias, y en los siguientes abordaremos los temas que consideramos relevantes para ayudar a los lectores a atravesar las etapas mencionadas precedentemente.



La creatividad es una de las capacidades más sorprendentes del cerebro humano.

Gracias a la tecnología en neuroimagen y al interés investigativo por comprender las funciones mentales de mayor complejidad, día a día se sabe más sobre los procesos neurobiológicos que la sustentan.
¿Qué entendemos por creatividad?
La creatividad normalmente se conceptualiza como la capacidad de un individuo para generar nuevas ideas fuera del marco que constituyen los esquemas estereotipados en el pensamiento.
Sin embargo, no es lo mismo la creatividad en ingeniería que la creatividad en la música o en la pintura, de hecho, las zonas cerebrales que se activan según el área de trabajo a la que se aplique esta habilidad son diferentes.

Por ejemplo, a veces se necesita una base de conocimiento para crear. De hecho, no hubiera sido posible enviar un robot a Marte sin experiencia en la carrera espacial, y si Demócrito (500 años antes de Cristo) no hubiera razonado que la materia estaba compuesta de pequeñísimos corpúsculos rodeados de espacios vacíos (los átomos).
En otras disciplinas, como la pintura o la escritura, no se requiere esta condición. En ambos casos la base previa de conocimientos se reduce al lenguaje, que se constituye en el instrumento que permitirá plasmar en una obra el genio creativo.
¿Qué ocurre a nivel cerebral?



La capacidad de crear diferencia el cerebro de hombres y mujeres del de cualquier otra especie.

Si bien muchos simios se comportan como si poseyeran mentes parecidas a la del hombre y son capaces de coordinar sus acciones, como tirar un huevo o un coco desde lo alto para poder romperlo y alimentarse, nunca se ha observado que puedan combinar sus habilidades para construir instrumentos sofisticados.
A nivel cerebral, la creatividad es una de las diferencias más tangibles que tenemos con respecto a nuestros antepasados, ya que la evolución del hombre está estrechamente relacionada con ella, de hecho, cualquier libro sobre la historia del homo sapiens es, en cierto modo, la historia de sus inventos, desde aquellos relacionados con sus necesidades primarias (como un techo, armas rudimentarias o utensilios para comer) hasta los más sofisticados, como lo fue la rueda en su momento y como lo es hoy todo lo relacionado con la tecnología.
Precisamente, las facultades superiores que poseemos los seres humanos son las que nos han permitido combinar los elementos de la naturaleza para edificar nuestras casas, nuestras ciudades, nuestros puentes y enviar un robot a Marte.
Estos ejemplos revelan, a su vez, que no estamos ante un fenómeno estrictamente individual o hereditario, ya que la vida social es decisiva en la evolución de la inteligencia creativa.

Desde el punto de vista neurocognitivo, la actividad creativa involucra un proceso mental heterogéneo que incluye diferentes propiedades del pensamiento (facilidad para generar ideas, capacidad para la asociación semántica, originalidad de las ideas, imaginación, fantasía y procesamiento semántico).
En estas actividades participan mayoritariamente las regiones de la corteza (que son las más evolucionadas en el ser humano) y las regiones límbicas (de base emocional). Recuerde:

Investigaciones, ejemplos y casos sobre la base neurobiológica de la creatividad
Los precursores: Silvano Arieti
Uno de los primeros especialistas en estudiar proceso de creatividad a nivel neurológico fue Silvano Arieti3. Concluyó en que están implicadas la corteza temporo-occipito-parietal (que tiene conexiones importantes con los lóbulos frontales y con el sistema límbico) varias áreas, de Brodman y la corteza prefrontal. También señaló la participación de estructuras del sistema límbico (como el hipocampo y el cíngulo) y subrayó el rol de la formación reticular.



La formación reticular (o sistema activador reticular ascendente: sara) es una red de neuronas que tienen origen en el tallo cerebral.

Se ocupa de registrar y analizar estímulos sensoriales, de modular la actividad de varias áreas del cerebro y tiene un rol muy importante en los procesos creativos.
La corteza prefrontal se ocupa de seleccionar los estímulos que son importantes para el proceso creativo y, al mismo tiempo, de suprimir aquellos que no lo son.
Como está relacionada con las funciones ejecutivas del cerebro (razonar, planificar, convertir las ideas en secuencias o cursos de acción), es una zona con mucha actividad durante los procesos creativos4.
La formación reticular comprende una red de núcleos y fibras nerviosas interconectadas que se encuentran en las profundidades del cerebro.
Esta red recibe aferencias de muchas vías sensoriales y actúa como relevo y selector de los impulsos nerviosos que se dirigen a la corteza cerebral. Algunos especialistas la consideran responsable de la interpretación de la información percibida por los órganos sensoriales. Por ejemplo, para Aaron Sloman5 las personas que tienen una mayor habilidad para percibir determinadas situaciones probablemente sean más emotivas y tengan un mayor desarrollo de la formación reticular.
Se trata de una estructura muy interesante para profundizar en las investigaciones sobre creatividad debido a que todos los sistemas sensoriales tienen fibras que conectan con la formación reticular, que también se ocupa de seleccionar los estímulos que son importantes entre aquellos que no lo son. En opinión de algunos neurobiólogos, es probable que el famoso momento Eureka esté relacionado con esta estructura debido a que también actúa como una especie de "despertador" en el sistema nervioso.
El sistema límbico (ver imagen en página 5) es una especie de cerebro que recubre la parte reptiliana y rige las funciones relacionadas con la autoconservación, la lucha, la procreación y, fundamentalmente, el comportamiento emocional.


Se ubica debajo de la corteza cerebral y comprende estructuras muy importantes, como el hipocampo, el hipotálamo y la amígdala. Esta última tiene funciones de alerta, defensa y registro del miedo, participa en los instintos sexuales y tiene un rol fundamentalmente en la vida afectiva.
Si bien las conexiones del sistema límbico son complejas, y hay agunas discusiones en cuanto a sus componentes, el criterio de que este sistema participa en los procesos creativos es ampliamente aceptado y hay estudios de casos que así lo confirman.
Descubrimientos sobre el pensamiento creativo: Universidades de Drexel y Northwestern
Durante una investigación emprendida por ambas universidades en los Estados Unidos, se observó que algunos pensamientos estimulan las zonas del cerebro que participan en los procesos creativos y que estas zonas no son las que utilizamos cuando lo que estamos haciendo nos exige utilizar el pensamiento metodológico, secuencial.




También se descubrió que el famoso momento “eureka” es el resultado de un trabajo que el cerebro comienza a hacer mucho antes de que se encienda la tan ansiada luz (ello coincide con lo mencionado precedentemente sobre el sistema reticular).

Se trata de un descubrimiento muy importante, ya que otro de los hallazgos tiene que ver con los patrones cerebrales que se utilizan durante la creatividad: “dirigimos nuestra atención hacia “dentro”, nos preparamos para activar nuevas líneas de pensamiento y, quizá, incluso acallamos los pensamientos más irrelevantes”6

A estas conclusiones se llegó luego de estudiar las variaciones en la actividad neuronal de los participantes:


  • cuando un problema se resolvía por comprensión, se activaban zonas del lóbulo temporal (que intervienen en el pensamiento conceptual) y áreas del lóbulo frontal (cognitivas);




  • cuando se resolvía en forma metodológica, la zona más activa era la corteza visual, revelando que la atención se focalizaba en la pantalla de la computadora en la que se estaba leyendo el problema.


De esto se desprende claramente que dos formas de pensamiento que utilizamos para resolver algunos problemas, en este caso la analítica y la intuitiva, procesan de manera diferente la información en el cerebro. Por lo tanto, y como veremos con claridad más adelante:


https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:and9gctfx5dfgcaju57sjgp7knbqufjdjuqn0uzq4yc-mnflrq3boh9w

La actividad cerebral varía según el tipo de pensamiento.

Los seres humanos podemos entrenar la creatividad si aprendemos a automonitorear tanto los contenidos como los modos de pensar.





La creatividad preserva la salud del cerebro y la calidad de vida: Universidad de Rochester
Según un estudio realizado en la Universidad Médica de Rochester (que se publicó en Journal of Ageing and Health), la creatividad está relacionada con una “buena y larga vida” debido a su potencial para reducir la tensión, alejando al cerebro de los efectos negativos del estrés.
Se llegó a esta conclusión luego de medir la flexibilidad cognitiva y la fluidez de ideas de mil participantes a los que se les hizo un seguimiento durante un período de dieciocho años (desde 1990 hasta 2008).


Lo que más me llamó la atención de esta investigación fueron las reflexiones de Nicholas Turiano, quien la lideró. En sus términos:


  • una posible razón de por qué la creatividad protege la salud es que conecta una variedad de redes neuronales”

  • la creatividad, y no la inteligencia, es lo que reduce los riesgos de muerte”.


En mi opinión, la creatividad es una de las manifestaciones superiores de la inteligencia, no obstante, del relato de este especialista se desprende una reflexión con la que coincido plenamente:


  • la creatividad es un gran recurso para evitar el deterioro neurocognitivo que puede llegar con los años




  • practicar el pensamiento creativo mejora la salud, reduce el estrés y ejercita el cerebro”7


El aporte de Carlsson
Carlsson utilizó mediciones de flujo sanguíneo cerebral para analizar diferencias entre individuos altamente creativos y poco creativos mientras realizaban actividades de fluidez verbal y pensamiento divergente8.
Descubrió que en los altamente creativos el flujo cerebral aumentaba en los lóbulos frontales mientras que en los otros este incremento se daba en la zona izquierda en forma predominante.

Con la misma técnica, realizó otro estudio destinado a analizar qué zonas del cerebro se activaban durante la realización de pruebas de Torrance en un grupo de participantes seleccionados por su capacidad creativa con tecnología SPECT.
Se observó que existía una correlación positiva entre el índice de creatividad y el aumento del flujo sanguíneo en varias zonas del cerebro, entre ellas, el lóbulo parietal derecho, el giro parahipocámpico derecho, el giro frontal izquierdo y el cerebelo9.

  1   2   3   4   5

similar:

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconEl monólogo, la herramienta perfecta para despertar en los jóvenes el interés por la ciencia

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconEl Grupo de Genética y Microbiología de la upna coordina un proyecto...

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconProcesos para la creatividad social

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconUn gran potencial para no descuydar: nuestra carne de cuy

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconDiplomado La ciguatera un riesgo potencial para la salud pública en el Caribe

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconHerramientas Online Para médicos y Docentes. Perspectivas terapéuticas

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconForo sobre creatividad e invenciones – un mejor futuro para la humanidad en el siglo XXI

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconEl presente trabajo pretende reflexionar sobre los principios que...

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconPsicología del Despertar

Creando creatividad herramientas neurocientíficas para despertar y desarrollar el potencial creativo iconSoy Juan Carlos Caniso, investigador botánico. Hace 38 años me dedico...
«economía mundial» se hará realidad creando así la base para el «nuevo orden mundial»






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com