El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información




descargar 71.12 Kb.
títuloEl Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información
página1/3
fecha de publicación27.01.2016
tamaño71.12 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
HACER PERIODISMO”
INTRODUCCIÓN:
El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información, su valor central para la toma de decisiones en la vida moderna y las transformaciones sociales y económicas que han tenido lugar en las últimas décadas, marcan la aparición de un nuevo contexto social en el que las personas y las instituciones dependen cada vez más de la información y la comunicación para decidir y actuar en cualquier actividad.
La información es, sin duda, un bien social que coloca a quien la posee en una posición de privilegio respecto de quien se mantiene al margen de ella. Estar “bien informado” es esencial (aunque no definitorio) para comprender, tomar decisiones y participar en todos los ámbitos de la vida moderna.
La pluralidad de los medios de comunicación, que construyen el espacio público y la agenda de la sociedad (los temas sobre los que la sociedad habla y debate), es hoy indispensable en un sistema democrático. Este principio, sobre el que hoy coinciden todos los países del mundo, ha sido, sin embargo, resultado de un largo proceso histórico. En 1789, la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre daba los primeros pasos al reconocer el derecho fundamental a la libre expresión. Casi dos siglos más tarde la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1948, daba el paso final al agregar el derecho a ser informado.
De esta manera, ya en el siglo XXI, los medios de comunicación encuentran un lugar fundamental en la sociedad. El rápido reconocimiento social a su papel en la construcción de una ciudadanía democrática y su creciente y gradual incidencia en la construcción de la agenda pública llevaron a Estados y comunidades a equipararlos en importancia a los tres poderes constitucionales que ya existían.
Los medios de comunicación se constituyeron, entonces, en el cuarto poder, jerarquizando su legitimidad y responsabilidad junto al Legislativo, al Ejecutivo y al Judicial.
Lecturas de la realidad:
Tradicionalmente, los medios de comunicación han tenido tres funciones esenciales: informar, formar y entretener. Más allá de ellas, aquello que define la naturaleza de los medios es carácter de mediadores. Mediadores, entre la sociedad y los hechos de los que hablan y representan.

Los medios de comunicación no son la realidad. No la reflejan tal cual es. Tampoco son su espejo. La actualidad periodística es una construcción. Es el producto final del trabajo de un equipo de profesionales: periodistas, fotógrafos, jefes de redacción, diseñadores, editores…

Cada uno de ellos interviene en un complejo proceso que decide en primer lugar qué hechos serán noticia (y cuáles, no), a qué fuentes se consultarán (y a cuales, no), en qué lugar del diario se publicará, cuánto espacio se le asignará, cómo será el titular, qué aspectos del tema se enfatizarán y con qué imágenes se la acompañará.

Estas múltiples decisiones son únicas para cada diario. y definen la manera en que cada periódico representa el hecho ante sus lectores. Dicho de otro modo, los diarios (y los medios de comunicación en general) no son la realidad. Son lecturas. Y habrá tantas lecturas de la realidad como diarios la representen. En cada una de sus noticias, artículos, entrevistas y editoriales, el diario ofrece al lector una forma de ver el mundo. Una visión que es única para cada medio y que sin duda afecta e influye sobre la visión del mundo que tendrán los receptores, las audiencias, los públicos. En suma, la sociedad que se informa por ellos.

Por eso, resulta tan importante conocer los medios de comunicación. Explorarlos, analizarlos y aprender a leerlos reflexivamente . Comprender la manera en que los medios construyen la realidad nos orientará en nuestra propia percepción del mundo, cuya imagen se funda en la que los medios nos ofrecen cotidianamente.

Sólo preguntándonos respecto de la forma en que los medios producen significados, podremos comprender la manera en que afectan nuestra propia visión de la realidad.
Qué, dónde y cómo:
Cada 24 horas, la sala de redacción del diario recibe cientos de informaciones. Todos los días pasan cosas, hechos que tienen el potencial de ser noticia (hechos noticiables). Ningún diario puede incluir en sus páginas todo lo que pasa. Por eso, toman decisiones. Entre ellas, tres son fundamentales y distintivas para cada medio. Los diarios seleccionan (deciden qué hechos incluir y cuáles excluir de sus páginas), jerarquizan (deciden dónde ubicar las noticias seleccionadas) y tratan (deciden cómo hablar de esos hechos en las noticias). En otras palabras, todos los diarios deciden qué, dónde y cómo publicarán sus noticias. Los tres mecanismos de decisión implican valoraciones y prioridades de los medios. Y, como dijimos, son únicos para cada uno de ellos.

El proceso de selección (qué noticias publicará y cuáles omitirá) define la agenda del diario y comunica a los lectores qué es importante y qué no. Todos los medios seleccionan información. Esta selección responde al perfil del medio y, ciertamente, al del lector a quien el diario se dirige.

Una vez seleccionada la noticia, el diario jerarquiza. Es decir, define dónde ubicarla. Con frecuencia, la ubicación de la noticia en un diario parece natural. Sin embargo, el lugar que la noticia ocupa en una página refleja también en una valoración. No tiene la misma importancia la primera plana que la página 22.

Finalmente, la manera en que los diarios hablan y tratan un tema es también el resultado de una decisión. No son arbitrarios los adjetivos y adverbios elegidos en la nota, la manera de titular, el espacio dedicado, las imágenes elegidas ni las fuentes consultadas. El tratamiento de la noticia refleja también qué opina y cómo valora el diario al hecho sobre el que informa.

Seleccionar, jerarquizar y tratar la información son las decisiones que toma cotidianamente un diario para representar la realidad. Siempre, según su propia óptica y perspectiva. Este es, entonces, el gran desafío para un receptor crítico: convertir a los medios de comunicación en objeto de estudio y entender la particular manera en que construyen significados.
LAS SECCIONES:
Podemos comenzar la lectura de un diario por los chistes y luego seguir el orden establecido por el medio para presentarnos la información. Un lector fanático del deporte puede empezar por el suplemento deportivo y seguir con otro tipo de información. Otro, con inquietudes distintas, puede leer el espacio destinado a la economía, continuar por l apolítica nacional e internacional y desinteresarse del resto del material informativo que ofrece el periódico.

Los diarios ordenan las noticias según distintas clasificaciones que constituyen las denominadas secciones. Las formas más habituales de organizar las secciones pueden ser a partir del lugar donde ocurrieron los hechos (nacionales e internacionales), de acuerdo con los temas (información general, deportes, economía o espectáculos).

La necesidad de ampliar la cantidad de lectores y dar cuenta de gustos e intereses muy diversos han obligado a los diarios a ofrecer información sobre temas específicos a través de distintos suplementos separados del cuerpo principal. De esta manera, se pueden separar ámbitos tradicionales como espectáculos o deportes u ofrecer nuevos espacios informativos como el suplemento de informática, el destinado a la juventud, a la mujer, etc. Cada una de las secciones y suplementos recurre a los lenguajes específicos de la temática que abordan.

Estas formas de ordenar la información implica ofrecer a los lectores posibles recorridos de lectura. Los lectores pueden respetar el orden particular que ofrece el medio o armar un recorrido propio de acuerdo con sus intereses y gustos personales.

Además, las formas en que los diarios ordenan los hechos sociales responden también a la existencia de determinadas agendas de problemas y al contrato de lectura que el medio mantiene con su público.

En general, las áreas privilegiadas en los diarios corresponden a los campos de la política (en mayor medida la nacional) y la economía. Otra sección que ocupa grandes espacios es la destinada a los deportes. problemas diversos de la sociedad como la salud, la educación, el medio ambiente, etc., suelen incluirse en información general. Esta sección ha ganado mucha importancia en los diarios en los últimos años mientras han desaparecido otras como, por ejemplo, la sección de gremiales que tenían muchos diarios.

Cuando un tema es desarrollado a lo largo de varios días, puede ir cambiando de sección, a medida que aparecen o se revelan nuevos hechos. Así, una noticia sobre un tema puede comenzar a ser tratada en la sección política para, luego de varios días, trasladarse a la sección de policiales.

LOS GÉNEROS:
Las páginas de un diario nos ofrecen distintos tipos de textos y mensajes, que los lectores suelen identificar aun antes de leerlos. Noticias, artículos de opinión, avisos publicitarios, tiras cómicas, editoriales, entrevistas, fotografías… Todos ellos, por lo general, fácilmente identificables.

Los lectores de in diario no suelen confundir una entrevista con un artículo de opinión. Este fácil reconocimiento es posible porque los lectores pueden identificar cierta forma bajo la cual se presenta el mensaje. Una forma que se repite y que, por conocida, le resulta familiar. Estas formas o moldes caracterizados por la presencia de determinados códigos y convenciones son los géneros periodísticos. Ellos son, precisamente, los que nos permiten clasificar el contenido informativo de un periódico.

Los géneros no son útiles para el lector a la hora de interpretar el mensaje. También son esenciales para el periodista, porque le permiten definir cómo contará la información.

Saber identificar el género de un mensaje permite a los lectores construir ciertas expectativas respecto de él. Si en su primera plana el diario anticipa la entrevista de la página tres, cuando llegue a ella el lector esperará encontrar una serie de preguntas y respuestas y, posiblemente, fotos del entrevistado.

¿Cuáles son los códigos y convenciones que siguen los géneros periodísticos? Veamos la caracterización de algunos de ellos.
La Noticia:
La noticia transmite una información de actualidad sobre hechos, personas u objetos. Para ello emplea un estilo claro, directo, que facilita su lectura y su comprensión. Se la considera una unidad informativa completa, es decir contiene (o debería contener) todos los datos necesarios para que el lector comprenda el hecho representado.
Para dar forma periodística a un acontecimiento, el redactor ofrece respuestas a seis preguntas clásicas: qué ha sucedido, cuándo, dónde, cómo, por qué y quiénes son sus protagonistas.
La respuesta a estas preguntas debe hacerse a lo largo del texto, a través de una determinada estructura que consta de dos elementos básicos:

  • el lid, o núcleo básico de la noticia,

  • el cuerpo, que explica la información.

El lid es el primer párrafo de la noticia, su núcleo fundamental. Toda noticia puede tener muchos datos, pero en el lid sólo aparece lo esencial del hecho y redactado de manera tal que logra captar la atención del receptor. El cuerpo de la noticia corresponde al resto de la información. Ofrece datos que amplían el lid, explicaciones que ayudan a ubicar la noticia en un contexto e informaciones complementarias. Muchas veces, esta manera de organizar la redacción de una noticia responde a la estructura de una pirámide invertida, una manera de ubicar los datos más importantes del hecho al comienzo y de dejar lo menos relevante para el párrafo final.
La Crónica:
La crónica es la descripción detallada de los pormenores y alternativas de un hecho. esto relato de los acontecimientos sigue un orden cronológico y una secuencia temporal.

La correspondencia entre el orden de la historia y el orden del relato crea cierta ilusión de que el lector está ante los hechos en el mismo orden en que ellos sucedieron. Este recurso busca minimizar la presencia del narrador- cronista de modo que no se refleje su participación en la construcción de la información. El objetivo es generar un efecto de objetividad; la crónica busca reflejar la historia tal cual fue. Según el tema, existen crónicas policiales, políticas, sociales y deportivas.
El Reportaje:

Aunque con frecuencia suele utilizárselo como sinónimo de entrevista, el reportaje es un género muy diferente y con características propias.

Se caracteriza por ofrecer al lector el análisis profundo de un tema, resultado de un trabajo de investigación periodística y recopilación de datos obtenidos mediante la consulta a diversas fuentes. Así, cuando un diario dedica dos páginas a las inundaciones e incluye entrevistas a los inundados, notas con funcionarios de gobierno, recuadros con estadísticas sobre las pérdidas y relatos acerca de la vida de quienes sufren el problema, estamos en presencia de un reportaje o informe especial.

Este género suele incluir opiniones de profesionales e historias de vida de personas directamente relacionadas con el tema. Así, un reportaje sobre el SIDA podría ofrecer la opinión de médicos, investigadores, funcionarios del área de salud, sociólogos, psicólogos, etc. También ofrecería testimonios de afectados por VIH, portadores, enfermos y familiares.
La Entrevista:
Este género nos acerca un estilo de comunicación más personalizada que informa sobre el pensamiento, las ideas y opiniones de un personaje público.

La producción de una entrevista reconoce cuatro momentos. El primero, la preparación se centra en la selección de la persona que será entrevistada. Este acto implica una evaluación del potencial entrevistado como interlocutor significativo.

El segundo momento, la conversación se centra en el intercambio verbal pautado por la sucesión de preguntas y respuestas. Son factores determinantes el lugar donde se lleve a cabo la entrevista, los símbolos de prestigio que pone en evidencia el entrevistado, sus gestos y expresiones, etc. El periodista, a veces, suele develarnos algunos datos de ese contexto como una manera de hacer accesible la identidad personal del entrevistado (la casa, la oficina, los objetos que lo rodean, las fotos que lo acompañan, etc.).

El tercer momento, la escritura, pone en juego la habilidad profesional del periodista, ya que su trabajo no será una mera transcripción del diálogo. El periodista deberá seleccionar y jerarquizar determinados datos entre todos los que obtuvo, omitir otros de menor importancia y apelar a recursos y expresiones que permitan crear la ilusión de que el lector está presente en la conversación.

Por último, el momento de la publicación, en que el equipo profesional del diario decide donde ubicar la entrevista, qué espacio dedicarle, cómo titularla y con qué imágenes acompañarla.

Artículo de Opinión:
Tanto el artículo de opinión como la nota editorial responden a una estructura en la que predomina la argumentación sobre la información, con el fin de apoyar una determinada posición respecto de un tema de actualidad. Estos textos se caracterizan por explicitar el análisis del tema a partir de la reflexión del periodista.

Las opiniones en un diario pueden ser editoriales y artículos de opinión, que son juicios sobre un hecho puntual y críticas especializadas. Estas últimas son las valoraciones de un periodista especializado en el tema sobre el que escribe, a partir de ciertos criterios de análisis. Es el caso de las críticas de arte (cine, teatro, música, danza, etc.).
La Nota Editorial:
Es una forma de periodismo de opinión que explicita el punto de vista particular de quien dirige el medio o de la propia empresa, a través de un equipo de editorialistas especializados en los distintos ámbitos de la realidad.

Generalmente son anónimas (no llevas firma), porque el responsable último es el director del diario (aún cuando él o ella no la hayan escrito personalmente). Además, suelen tener una ubicación fija y un espacio destacado. Aparecen siempre en la misma página, un recuadro y con un cuerpo de letra y título específicos. Suelen, también, estar acompañadas por el nombre y logotipo del medio y otros datos editoriales relevantes (fecha de fundación, nombre del director, domicilio legal, etc. ).

  1   2   3

similar:

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconLean el siguiente artículo sobre los avances tecnológicos. Escojan...

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconSin duda alguna, nuestro siglo se está

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconVeamos la siguiente información
«química», a vista del reconocido científico Robert Boyle, en 1661, se trataba del área que estudiaba los principios de los cuerpos...

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconTeorías del procesamiento de información

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconLa psicología cognitiva del procesamiento de la informacióN

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconConceptos de información la información como magnitud física

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconGen: Se define como la unidad mínima de información genética. Es...

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconEste aviso explica la forma en que su información médica se podrá...

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconEsta notificación describe cómo puede usarse y divulgarse su información...

El Siglo XX será reconocido, sin duda como la era de la información. Los avances tecnológicos en las formas de distribución y procesamiento de la información iconTranscripción y la formación de proteinas gracias a los arn y los...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com