Organización mundial de la propiedad intelectual




descargar 373.1 Kb.
títuloOrganización mundial de la propiedad intelectual
página6/18
fecha de publicación28.01.2016
tamaño373.1 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Derecho > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

2.2 CORRELACIÓN O CAUSALIDAD: UNA OBSERVACIÓN



El alcance de este estudio y los recursos disponibles no permiten realizar una evaluación exhaustiva de las percepciones y las auténticas causas en torno a los recelos y a las reservas que plantea el actual sistema internacional de patentes. Los países desarrollados y en desarrollo parecen estar divididos en lo que respecta a la evolución y a la dirección que debería tomar el sistema internacional de patentes. Sería difícil aislar las principales causas que a ciencia cierta provocan estas tensiones, ya que los desencadenantes y agentes de la causalidad suelen ser complejos y estar interrelacionados.
Pese a ello, cabe destacar algunos de los aspectos más corrientes que supuestamente contribuyen a crear los desequilibrios que presenta el sistema internacional de patentes. Tanto muchos de estos aspectos, como otros, merecen atención y unas deliberaciones que este estudio no puede permitirse.

2.2.1 El Acuerdo sobre los ADPIC



En esta era de innovación a la que estamos asistiendo, potenciar un régimen de patentes más uniforme y de enfoque único puede servir para agrandar la brecha que existe entre los países desarrollados (generalmente considerados exportadores netos y titulares de derechos de propiedad intelectual) y los países en desarrollo (generalmente considerados importadores netos y usuarios de los derechos de propiedad intelectual). De hecho, se ha alegado que la aplicación de las normas mínimas obligatorias de los ADPIC en materia de protección de propiedad intelectual para todos los miembros de la OMC, lo que ha hecho es reforzar, en lugar de reducir esta brecha29.
Mientras que los efectos del Acuerdo sobre los ADPIC en materia de industria y tecnología variará con arreglo a los niveles de desarrollo económico y tecnológico de los países30, se ha señalado que “decididamente, los ADPIC han desplazado las reglas mundiales del juego a favor de [los países industrializados]” ya que la inmensa mayoría de la propiedad intelectual se crea en dichos países31.
El Banco Mundial ha observado que muchos de los países en desarrollo se acogieron al Acuerdo sobre los ADPIC con el fin de obtener concesiones (o una mayor ayuda) de los países más ricos en otros sectores de la actividad económica32 y ha manifestado que “los países en desarrollo lo aceptaron por varias razones, que oscilan desde la esperanza de obtener mayor acceso a los mercados agrícola y textil de las naciones ricas, hasta la expectativa de que unos derechos más fuertes de propiedad intelectual fomenten aún más la transferencia e innovación de tecnología”33. No obstante, “en muchos países, especialmente en los más pobres, la promesa de obtener beneficios a largo plazo parece incierta y costosa”34. Aparte de los costos estructurales que conlleva la aplicación, algunos países menos adelantados se enfrentan a obstáculos de carácter inmediato tales como “los costos administrativos y los problemas que plantean los precios más elevados de las medicinas y las aportaciones tecnológicas claves”35. Además, estos países generalmente no gozan de la capacidad tecnológica necesaria para beneficiarse de la innovación nacional y por consiguiente, es previsible que se generen menos propiedad intelectual. En consecuencia, no es sorprendente hallar que algunos países en desarrollo fomentan las imitaciones a bajo costo con la esperanza de lograr una rápida creación de capacidad.
¿ES POSIBLE EXPONER ARGUMENTOS ECONÓMICOS A FAVOR DE UNOS DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL MÁS ESTRICTOS?
Teniendo en cuenta los evidentes costos netos a corto plazo que conllevan los derechos de propiedad intelectual para los países menos industrializados – es decir, unos precios más elevados de la tecnología y de los productos protegidos – un motivo económico válido que explicaría la aceptación del Acuerdo sobre los ADPIC (lo que aquí se interpreta como unos derechos de propiedad intelectual más rigurosos) supondría la obtención de mayores beneficios netos a largo plazo (a saber, la tecnología, la entrada y el incentivo que aportan las inversiones extranjeras directas con vistas a fomentar la innovación a nivel nacional). Asimismo, el actual valor de estos beneficios … debe compensar con mucho el valor real de estos costos …. Esto exige que los beneficios sean muy cuantiosos y que se acumulen a largo plazo: todos aquellos beneficios que se acumulen, por ejemplo, una década más tarde, no tendrían prácticamente ningún valor desde el punto de vista del valor actual. (Traducción oficiosa de la Oficina Internacional).
Fuente: Sanjaya Lall y Manuel Albaladejo, Documento de trabajo N.°: Indicators of the Relative Importance of IPRs in Developing Countries de la Serie de documentos de trabajo QEH– QEHWPS85 (abril de 2002).
Así, sigue siendo una incógnita la cuestión relativa a si los países en desarrollo que se adhirieron al Acuerdo sobre los ADPIC con el fin de obtener concesiones (o una mayor ayuda) de los países desarrollados en otros sectores de la actividad económica, realmente han obtenido dichos beneficios36. Hay motivos sobrados para continuar examinando el alcance y el funcionamiento del Acuerdo sobre los ADPIC. Si los desequilibrios materiales que presenta la actividad comercial de las concesiones entre los países desarrollados y los países en desarrollo con relación al Acuerdo sobre los ADPIC así como su auténtico funcionamiento, menoscabaran éste, ya fuera real o potencialmente, es evidente que las soluciones disponibles para corregirlos estarían sin duda alguna a nuestro alcance.

2.2.2 Insuficiencias estructurales en los países en desarrollo



Aún cuando es improbable que las cuestiones que se han puesto de manifiesto respecto al Acuerdo sobre los ADPIC desaparezcan en un futuro próximo, a estas alturas, sería bastante simplista o prematuro aventurar conclusión alguna en relación con la función desempeñada por el Acuerdo sobre los ADPIC, o con cualquier otro acuerdo multilateral similar respecto al fracaso de algunos países en desarrollo por la obtención de los beneficios previstos gracias a una participación más plena en el sistema internacional de patentes. A pesar de ello, hay pocas dudas respecto a las legítimas inquietudes que expresan algunos países en desarrollo y que precisan ser tratadas. No obstante, la solución no reside en reprobar los compromisos internacionales que han sido debidamente adoptados en el contexto del ejercicio de la soberanía nacional. Si existiera una evidencia incontestable de deficiencias, el pragmatismo exigiría entregarse a la búsqueda de compromisos alcanzados de común acuerdo que pudieran paliar los efectos de las repercusiones imprevisibles y no planeadas que experimentan los diferentes países.
Al igual que ocurre con otros acuerdos internacionales, los beneficios que reporta la participación son difíciles de cuantificar y aún menos de equiparar. Las conexiones que existen entre los derechos de propiedad intelectual, la innovación, las inversiones extranjeras directas y el crecimiento económico a largo plazo, apenas se entienden y continúan siendo polémicas37. El Acuerdo sobre los ADPIC da la impresión de no ser lineal e indudablemente parece depender de otros factores, tales como el desarrollo económico38, la madurez de los sistemas jurídico y político a la hora de emprender iniciativas, la calidad de la mano de obra, las transferencias efectivas de tecnología y el funcionamiento eficaz del estado de la maquinaria. A corto plazo, sería ilusorio considerar que las sencillas mejoras que se realizan en los regímenes de propiedad intelectual existentes puedan constituir la panacea inmediata que solucionará las insuficiencias estructurales apreciables en algunos de los países en desarrollo.

2.2.3 Cuestiones de interés público: salud y alimentación



Dado que uno de los objetivos claves del sistema de patentes consiste en recompensar la innovación permitiendo a los innovadores cobrar “precios más elevados” por los productos protegidos, se ha alegado que un sistema plenamente funcional podría conducir a una relación inversa entre el costo de dichos productos y la capacidad de acceso39. Algunos se han aventurado aún más, sugiriendo que el sistema mundial de propiedad intelectual se enfrenta a una crisis de legitimidad pública, ya que grupos de ciudadanos de todo el mundo están formulando preguntas, por ejemplo, respecto a la manera en la que las patentes pueden estar bloqueando el acceso del ciudadano de a pie a las medicinas40.
Aún cuando un régimen de patentes más fuerte podría incentivar (lo que el Banco Mundial ha definido como “marginal”)41 a las empresas farmacéuticas para que descubran nuevos tratamientos que curen enfermedades del “tercer mundo”, existe una necesidad apremiante de estudiar las mejoras precisas para dar acceso a la medicina. La situación en algunos países menos adelantados que afrontan una necesidad crítica de proporcionar un acceso apremiante a algunos productos farmacéuticos para tratar el VIH/SIDA, la malaria, la tuberculosis y otras enfermedades, merece una gran atención. Se ha afirmado que el régimen de patentes podría aceptar el desafío que supondría la mejora del acceso a algunas medicinas para los pobres y, posiblemente, establecer unos precios diferentes en casos de tratamientos costosos que suelen conllevar nuevos y grandes avances médicos42.
Recientemente, Jean Pierre Garnier, Director Ejecutivo43 de GlaxoSmithKline, se ha hecho eco de estas medidas en su apasionado llamamiento a los innovadores de medicamentos para que utilicen sus descubrimientos con el fin de ayudar a aquéllos que más los necesitan44. Asimismo, instó a las compañías farmacéuticas y biotecnológicas a suministrar medicinas más baratas a quienes sufren en los países en desarrollo.

2.2.4 ¿Se trata de una percepción o de una realidad?



En los últimos años, el descontento de algunos países menos adelantados se ha visto agudizado por la idea de que las reglas mundiales de propiedad intelectual se estén inclinando a favor de los países desarrollados y por la incertidumbre que rodea a la naturaleza de los beneficios a largo plazo que obtendrían los países menos adelantados. Esto cobra aún más sentido cuando se compara con los costos inmediatos45 y con los beneficios que reporta un sistema de propiedad intelectual más endeble. Los esfuerzos que están haciendo los países en desarrollo por lograr una mayor protección de los conocimientos tradicionales, los recursos genéticos y biológicos, por la reciente polémica surgida en torno a la pandemia del VIH/SIDA y el llamamiento a un mejor acceso a algunos medicamentos y tratamientos farmacéuticos, ponen de manifiesto el aumento de las tensiones entre los países desarrollados y los países en desarrollo46.
La intensidad de estas tensiones no se ha visto en modo alguno exacerbada por los argumentos de varios grupos de interés y de presión. Por una parte, algunos han llegado a la conclusión de que “no existe motivo alguno por el que un sistema que funciona en los países desarrollados no funcione igualmente en los países en desarrollo”47. Por otra parte, otros se apoyan en una perspectiva histórica, alegando que cuando se inició la industrialización de los actuales países desarrollados, éstos aprovecharon la débil protección que otorgaban las patentes para crear una capacidad científica y tecnológica mediante la copia y la ingeniería inversa, y con el tiempo aumentó el llamamiento a contar con un régimen de patentes más consolidado, a medida que estos países iban escalando posiciones en el sector tecnológico hasta llegar a situarse a la cabeza de sus sectores respectivos48. Recientemente, la CIPR ha reiterado este llamamiento:
“No debería privarse a los países en desarrollo de la flexibilidad necesaria para diseñar sus propios sistemas de propiedad intelectual, flexibilidad de la que los países desarrollados disfrutaron con anterioridad, y no debería presionárseles con normas de propiedad intelectual más rígidas sin antes evaluar seria y objetivamente las repercusiones que tendrían en su desarrollo … Debemos asegurarnos de que el sistema de propiedad intelectual, lejos de dificultar, facilita la aplicación de los rápidos avances de la ciencia y la tecnología en beneficio de los países en desarrollo”49.
Habrá quienes no hallen estos argumentos totalmente convincentes, pero también habrá quienes no los rechacen de pleno. Sea como fuere, se sostiene que a medida que cada nación evoluciona a través de las diversas etapas del desarrollo tecnológico, económico y social, es probable obtener diferentes tipos y grados de beneficios, sea cual sea el sistema normativo. Es muy improbable que el sistema internacional de patentes logre adaptarse a las necesidades subjetivas de cada país, ya sea su industrialización incipiente, o esté a la cabeza de la industria mundial. No deberá juzgarse demasiado severamente la habilidad del sistema internacional de patentes para eliminar las inevitables desigualdades o las injusticias transitorias respecto a los beneficios previstos por todos los participantes, tanto de los países desarrollados como de los países en desarrollo. Sea cual fuere la causa real o la combinación de causas, es obvio que tanto el índice de participación, como la experiencia adquirida por los países en desarrollo, el sistema internacional de patentes no es igual en todos ellos. Véanse los siguientes gráficos:



(Fuente: OMPI)


(Fuente: OMPI)




(Fuente: OMPI)

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconPropiedad Intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconLey de propiedad intelectual, codificacion

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconMesa redonda sobre la propiedad intelectual y los conocimientos tradicionales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com