De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria




descargar 91.16 Kb.
títuloDe Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria
página2/3
fecha de publicación01.02.2016
tamaño91.16 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3

b. Haber sido abusado sexualmente.

c. Convivir con personas que le den mucha importancia al peso y a la apariencia física.

d. Perjuicios y mala transmisión de valores.

a. Los antecedentes de obesidad o trastornos alimenticios son un factor predisponente importante. La mayoría de los casos de psicopatologías suelen darse porque algún familiar haya padecido trastornos u obesidad; las personas con bulimia son las que tienen mayor probabilidad de tener familiares obesos.

Las personas con trastornos del comer también tienen mayor probabilidad de tener padres alcohólicos, con trastornos depresivos u obsesivos, o que consuman o hayan consumido estupefacientes.

b. Existe entre las mujeres con trastornos del comer una incidencia mayor de abuso sexual; los estudios han reportado tasas de abuso sexual de hasta un 35% en las mujeres con trastornos alimenticios, sobre todo aquellas que sufren de bulimia.

c. La concesión de una gran importancia emocional a la comida, el comer, el peso y el aspecto por parte de la familia predispone a la aparición de trastornos alimenticios, así como la insistencia exagerada en el aspecto y los logros por parte de uno o ambos padres, o la presión por parte de las padres en los hijos para que "conserven la figura".

d. Aceptar y mantener vigentes los prejuicios, por pequeños e insignificantes que sean, puede favorecer al desarrollo de una psicopatología.

Los niños se encuentran en la misma sociedad que los adultos y como ellos experimentan las mismas influencias. En ellas, los menores quedan mediatizados por los adultos y mayores que tienen más cerca y que son más significativos desde una perspectiva socioafectiva. La información verbal que los padres dan a sus hijos influye sobremanera en la vida de éstos y puede predisponer a la aparición de un trastorno alimenticio, sobre todo si al futuro paciente se le es transmitido el concepto de belleza y delgadez como sinónimo de triunfo en la vida.

2-. ¿Qué causa los trastornos alimenticios?

Factores que causan trastornos alimentarios

• Factores biológicos. Hay estudios que indican que niveles anormales de determinados componentes químicos en el cerebro predisponen a algunas personas a sufrir de ansiedad, perfeccionismo, comportamientos y pensamientos compulsivos. Estas personas son más vulnerables a sufrir un trastorno alimenticio.

• Factores psicológicos. Las personas con trastornos alimentarios tienden tener expectativas no realistas de ellos mismos y de las demás personas. A pesar de ser exitosos se sienten incapaces, ineptos, defectivos, etc. No tienen sentido de identidad. Por eso tratan de tomar control de su vida y muchas veces se enfocan en la apariencia física para obtener ese control.

• Factores familiares. Personas con familias sobreprotectoras, inflexibles e ineficaces para resolver problemas tienden a desarrollar estos trastornos. Muchas veces no demuestran sus sentimientos y tienen grandes expectativas de éxito. Los niños aprenden a no demostrar sus sentimientos, ansiedades, dudas, etc., y toman el control por medio del peso y la comida.

• Factores sociales. Los medios de comunicación asocian lo bueno con la belleza física y lo malo con la imperfección física. Las personas populares, exitosas, inteligentes, admiradas, son personas con el cuerpo perfecto, lo bello. Las personas que no son delgadas y preciosas son asociadas con el fracaso. Factores Interpersonales que pueden Contribuir a los Trastornos de la Conducta Alimentaria:

• Relaciones personales y familiares problemáticas

• Dificultad para expresar sentimientos y emociones

• Historia de haber sido molestado o ridiculizado basado en su talla o peso

• Historia de abuso físico o sexual

Factores Sociales que pueden Contribuir a los Trastornos de la Conducta Alimentaria:

• Presiones culturales que glorifican la “delgadez” y le dan un valor a obtener un “cuerpo perfecto”

• Definiciones muy concretas de belleza que incluyen solamente mujeres y hombres con ciertos pesos y

figuras

• Normas culturales que valorizan a la gente en base a su apariencia física y no a sus cualidades y virtudes

internas

Factores Biológicos que pueden Contribuir a los Trastornos de la Conducta Alimentaria:

• Los científicos todavía se encuentran investigando por posibles causas bioquímicas o biológicas de los

trastornos de la conducta alimentaria. En algunos individuos con trastornos alimentarios, se ha encontrado

que ciertas substancias químicas del cerebro (llamadas neurotransmisores) que controlan el hambre, el apetito

y la digestión se encuentran des balanceados. El significado exacto y las implicaciones de estos desbalances

aún se encuentra en investigación.

• Los trastornos de la conducta alimentaria usualmente se presentan en familias. Los estudios actuales nos

índican que la genética tiene contribuciones significativas en los trastornos alimentarios.

3-. ¿Los hombres sufren trastornos alimenticios y como lo demuestran?

Los hombres tambien sufren TCA

http://desordenesalimenticios-online.com/wp-content/uploads/2011/06/tac_hombres.jpg

hombres y desordenes alimenticios

A pesar de que el sexo parecía ser un factor preventivo en el desarrollo de los desordenes alimenticios, esto parece haber cambiado radicalmente en los últimos anos ya que cada vez hay más casos de chicos que sufren estas patologías y otras variedades mas especificas como la bigorexia.

Sin embargo, es difícil evaluar la verdadera prevalencia de los varones experimentan trastornos de la alimentación, ya que no presentó estadísticas pueden tener en cuenta los casos no diagnosticados que pueden estar presentes. En 2007, la Universidad de Harvard Escuela de Medicina de conocer los resultados de una encuesta de salud mental de 9.000 adultos en los Estados Unidos sugiere que hasta un 25% de los adultos con trastornos de la alimentación son hombres.

En España, la organizacion ADANER también estima un crecimiento significativo de casos del sexo masculino pero hasta el momento no reporta cifra estadística oficial.

Algunos síntomas más comunes en los hombres son: la pérdida de peso, necesidad de hacer ejercicio todo el tiempo, miedo a engordar, pérdida de apetito, obsesión por el estado y ejercicio físico, uso de pastillas para adelgazar y o para desarrollar masa muscular (anabólicos), laxantes, cansancio,  vómitos, cambios de humor repentinos y un comportamiento que tiende a la perfección.

 

¿Cómo afectan los desordenes alimenticios a los varones?

En la mayoría de los casos, los síntomas de la anorexia y la bulimia son más parecidos que diferentes en hombres y mujeres. Gran parte de la investigación en el campo llega a la conclusión de que los métodos de tratamiento disponibles y la recuperación para los trastornos alimenticios son igual de eficaces en hombres y mujeres.

Los problemas de fondo emocional y psicológico de un trastorno de la alimentación, tales como baja autoestima y tendencia al perfeccionismo y el control son bastante consistentes a través de los géneros. Sin embargo hay unas diferencias sutiles que los hombres muestran y se destacan a continuación:

• Los hombres suelen más propensos a tener sobrepeso u obesidad.

• Algunos estudios han revelado que los hombres que reportaron reacciones negativas hacia los cuerpos de sus compañeros, como la burla, tienen más probabilidades de desarrollar un trastorno de la alimentación.

• La edad media de inicio en el sexo masculino es 17 a 26 en comparación con 15 a 18 en las mujeres.

• Hacer dieta es menos frecuente y grave en los hombres como una característica de un trastorno de la alimentación. Los varones se suelen enfocar en la actividad física para perder peso o cambiar la forma del cuerpo.

• Los atletas masculinos tienen un riesgo considerable de desarrollar un trastorno alimentario, sobre todo aquellos deportes que exigen se mantenga un peso fijo o extremadamente bajo para mejorar la participación.

Lo importante en el sexo masculino es la mayor dificultad que presentan en aceptar la presencia del problema y sobretodo del buscar ayuda. Los principales factores son que los hombres por naturaleza son menos propensos a buscar ayuda médica que las mujeres con respecto a una enfermedad o lesión, en general, especialmente por problemas graves.

La mayoría de los centros y grupos son dirigidos o están formados por mujeres, así que no es de extrañar que muchos hombres se sienten intimidados y aislados en sus experiencias y se vuelvan reacios a buscar ayuda. Por último, existe el tabo de que los desordenes alimenticios son cosas de mujeres y hasta puede poner en duda su virilidad, lo cual puede empeorar la autoestima que ya esta frágil de por si en esos momentos. Por lo tanto, hay que ayudarlos a romper ese tabo de  la misma manera que se están superando muchos otros en otras áreas de la vida cotidiana. Los hombres también lloran después de todo, como dice la popular canción. Y también son seres humanos, diría yo. Una parte importante de la población masculina desearía aumentar de peso, ya que el modelo corporal masculino establecido en la sociedad de hoy sigue implicando fortaleza física, desarrollo muscular y sensación general de potencia. El deseo de incrementar la masa y potencia musculares está conduciendo a la propagación del consumo de anabolizantes.

Así como las revistas dirigidas al público femenino están saturadas de incitaciones a la delgadez, a la pérdida de peso, las de lectura mayoritariamente masculina hacen hincapié en la actividad, el movimiento, la agilidad o la destreza física. Este hecho hace que, en el sexo masculino, muchos trastornos alimentarios se inicien y persistan principalmente por las tentativas de conseguir y mantener “la forma” más que por deseos de adelgazar, de tal manera que es frecuente la práctica de ejercicio físico excesivo.

Si esto sucede con más frecuencia entre los hombres, es lógico que el fenómeno sea más evidente entre los deportistas. Esto le ocurre, por ejemplo, a muchos boxeadores, luchadores, etc, ya que cada combate precisan bajar de peso para situarse en categorías que les permitan competir y así obtener algunas ventajas. También en el caso de los corredores la sintomatología anoréxica es sumamente frecuente.

Aunque hombres y mujeres pueden desarrollar anorexias, bulimias y otros padecimientos relacionados con la alimentación, la presión social a favor de la delgadez se ejerce sobre el sexo femenino. Durante algún tiempo se ha dicho que la mayoría de los hombres con problemas anoréxicos eran homosexuales, los resultados de algunas investigaciones hace suponer que en realidad no es exactamente así.

http://www.loedsalud.com/files/192_19_26.jpg

4-. ¿Qué es bulimarexia?

Desde fines del siglo XX, en una sociedad que sobredimensiona la estética corporal, el binomio "anorexia nerviosa-bulimia" ha adquirido una expansión alarmante, considerándose una verdadera "epidemia social". Ambas afecciones se han constituido en los trastornos alimentarios. En la actualidad los jóvenes de hoy luchan por lograr "El físico ideal", muchos de ellos creen sinceramente que "El mundo es de los flacos" y afirman que existe una sola pauta externa de belleza. Los factores biológicos, psicológicos y sociales que desvirtúan la visión, hacen que el culto al cuerpo sea el caldo de cultivo donde la enfermedad brota y se expande. Etimológicamente el hambre de nada y el hambre voraz puramente fisiológica, se convierte, entonces, en el eje a partir del cual gira la vida donde la restricción alimentaría que se adopte, es el primer paso hacia el abismo. Más frecuentes y temibles de esta última década, con un común denominador claro y preciso. Etimológicamente el hambre de nada y el hambre voraz puramente fisiológico, se convierte, entonces, en el eje a partir del cual gira la vida donde la restricción alimentaría que se adopte, es el primer paso hacia el abismo.
En algunas personas esa preocupación puede llegar a convertirse en una obsesión irracional y la relación que tienen con los alimentos o con su propio cuerpo se hace tormentosa hasta el punto de afectar de forma grave a su salud física y mental.
La búsqueda desenfrenada de la delgadez hace que estos adolescentes se autocritiquen, se sientan perdedores y desvalorizados si no cumplen ese régimen dictatorial. Para ellos "Ser flaco es sinónimo de éxito". Hay que considerar que el actual modelo de cuerpo ideal es inaccesible para la gran mayoría de las mujeres e incompatible con una buena salud. Una dieta aparentemente "inocente" esclaviza a la persona predispuesta y Cuanto más tiempo transcurre, más difícil es detenerse, con mayor probabilidad de que queden secuelas irreversibles. La verdad, dentro de los factores que contribuyen a que se presenten estos trastornos de la alimentación, se encuentra en el fondo un gran conflicto psicológico en el cual la inseguridad, el deseo de ser aceptada y querida por los demás, ocupa lugares preponderantes. El espectacular incremento durante las últimas décadas del número de personas que muestran una relación no natural con la comida ha dado pie a un creciente interés por la comprensión de estos paradójicos comportamientos y por como ayudar a estas personas a recuperar un patrón de conducta alimentaría mas apropiado. La mayoría parten de la consideración de estas conductas como síntomas de unos trastornos o enfermedades mentales etiquetadas como anorexia y bulimia nerviosas. La Bulimarexia es la combinación de los dos trastornos alimenticios más comunes entre las adolescentes = Bulimia +Anorexia.

Estos pacientes tienden a ser más anoréxicos que bulímicos. Son personas que tienen más control de lo que comen, dominan su hambre y se someten a dietas rigurosas. Pero pueden perder el control y tener atracones de comida, esto es, que come lo más que pueda y después se siente tan mal que se purga, vomita o toma laxantes.

Estas personas se niegan a establecer su peso normal y para ellas nunca se ven lo suficientemente flacas. Tienen a ser personas muy perfeccionistas y les cuesta trabajo establecer una relación con el sexo opuesto.

Los síntomas más comunes para detectar  la  bulimarexia son:

  • Preocupación excesiva por la imagen y el peso

  • Práctica de dietas estrictas

  • Atracones frecuentes e incontrolados (en el caso de la bulimia)

  • Incremento en el ejercicio físico

  • Consumo de laxantes y diuréticos

  • Abuso de medicamentos como pastillas para adelgazar

  • Aumento y descenso de peso, cambios bruscos

  • Deshidratación

  • Sentimientos compulsivos: ira, cansancio, soledad, ansiedad, aburrimiento

5-. ¿Cuáles son los mitos sobre estos Temas?
1   2   3

similar:

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconAproximación histórica a la psicopatología de los trastornos de la conducta alimentaria

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconGUÍa clínica atención Integral de Niñas/ Niños y Adolescentes con...

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconGUÍa clínica atención Integral de Niñas/ Niños y Adolescentes con...

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria icon2.¿Qué causa un desorden alimenticio?

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconHistoria de la psicopatologia

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconExamen de psicopatología fundamental

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconPsicopatología y semiología Psiquiátrica

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconExamen de psicopatología fundamental

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconProf de Psicopatología y Psiquiatría Clínica

De Trastorno Alimenticio o Psicopatología Alimentaria iconIntroducción
...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com