Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín




descargar 320.78 Kb.
títuloConforme su acepción, esta palabra deriva del Latín
página6/7
fecha de publicación02.02.2016
tamaño320.78 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

I. Para armas con canon de anima rayada: i) De punta ex­pansiva: Los diversos tipos de proyectiles o balas que genéricamente llamamos de punta expansiva, tienen en común el que al pe­netrar en el blanco, su cabeza se deforma o aplasta y dilata, aumen­tando con ello su capacidad para. detener y derribar la pieza contra la cual han sido disparados.

El principio físico que explica su mayor efectividad es el si­guiente: la energía cinética del proyectil es igual a PV2/2 g, es decir el peso- multiplicado por la velocidad al cuadrado, sobre el valor de la gravedad por dos, o lo que es lo mismo, al producto de 112 de la masa por la velocidad al cuadrado.

Con ese poder, al llegar a destino atravesara el obstáculo que encuentre o se hundirá en el hasta una profundidad cualquiera qua llamamos "S", cuya medida depende de la fuerza que conserve y de la resistencia que ofrezca el cuerpo en que penetre, y que la repre­sentamos con "R". Con el objeto de simplificar el planteo no se con­sidera el ángulo de impacto, que suponemos de 90º.

De acuerdo con lo expuesto resulta que: PV2/2 g es igual a R por S. Por lo tanto, si la resistencia R es débil, el recorrido S es lar­go, y a la inversa, cuando la oposición aumenta, la penetración dis­minuye. También debemos tener en cuenta que el proyectil cede al cuerpo con que choca, toda o parte de su energía según que se de­tenga en el o que lo atraviese, y que la potencia del impacto esta, edemas, en relación inversa con el tiempo que demora su acción.

Como al dilatarse la cabeza la superficie con que presiona es mayor, es también superior la resistencia que encuentra y, por ende, menor la penetración, más rápido el traslado de energía, más po­tente el impacto y, consecuentemente, mayor su efecto de detención.

La deformación de la punta se favorece transformándola en la parte más débil. De acuerdo con el recurso que se emplea para con­seguirlo, podemos dividir a estos proyectiles en: de blindaje perforado; punta perforada; punta hueca; Punta blanda; punta blindada ex­pansiva y de punta perforada ocupada por una curia.

  1. De blindaje perforado: Se caracterizan por faltarles en el extremo de la cabeza, un pequeño circulo a través del cual se ve el núcleo de plomo. No se los puede considerar entre los semi-blindados ya que la coraza es completa, ni entre los perforados porque el núcleo permanece intacto.

  2. Punta perforada: Existe una variedad extensa. Esta particularidad aparece por igual entre los de plomo, los blindados y los semi-blindados, y se usan, al igual que los del grupo anterior, tanto en los cartuchos destinados a las arenas de puno como en los otros.

La perforación, de profundidad variable y forma cilíndrica, cónica o ahusada, es casi siempre de diámetro reducido en relación con el calibre, pero a veces Mega a ser muy grande, por lo que la ca­beza (que en estos cases es cilíndrica como el cuerpo) queda vaciada por completo.

  1. Punta hueca: A este tipo pertenecen los que tienen en la punta una cavidad centrada. Dentro de la misma categoría los hay. provistos de un blindaje al que el núcleo no llena por completo.

  2. Punta blanda: Se aplica a los proyectiles en los que el blindaje deja descubierta una zona que varia desde el extremo de la ojiva hasta parte del cuerpo: El núcleo puede consistir en una pie­za única y homogénea o en una combinación de varias, hechas con metales diferentes o con aleaciones de plomo de distintos-grados de­ dureza.

Para favorecer la dilatación de la punta no solo se le quita la protección de la coraza, sino que también se suele practicar, en el re­borde de ella, una serie de muescas o de cortes, los que pueden estar en el Lugar indicado o algo más abajo. Además, para regular su deformación fijándole un límite, se construye el blindaje macizo, semi-macizo o más grueso en parte del cuerpo. Con el mismo objeto se le marcan estrías o depresiones anulares que sobresalen de su cara interna, o se diseña el proyectil de modo que en el limite de la cabe­za o en sus inmediaciones, aumente bruscamente de diámetro for­mando un resalto.

  1. Punta blindada expansiva: Dentro de este concepto se encuentra el que bajo la denominación de silver tip fabrican dos fir­mas norteamericanas. Se trata de un proyectil provisto de un semi­-blindaje similar a todos los de su tipo, que deja libre, aproximada­mente, las dos quintas partes de la cabeza. Otro, independiente del anterior, protege la Bona que no cubre el primero y se prolonga por debajo de este, hasta el comienzo del cuerpo. Cuando el proyectil choca contra un obstáculo, el blindaje de la ojiva inicia la penetración, al tiempo que, por el golpe que soporta y a medida que cede el plomo de la punta, se desliza hacia atrás, actuando como una curia entre el núcleo y la otra cubierta, a la que abre facilitando la deformación de aquel.

Entran también en esta categoría los que presentan el blinda­je completo pero con cortes longitudinales (en su extremo o parte del cuerpo) para favorecer su ruptura de deformación.

  1. Punta perforada ocupada por una curia: Estos proyec­tiles poseen el orificio ocupado, en todo o en parte, con una pieza in­dependiente, de material, consistencia y forma variada que, por la presión del impacto se hunde en ella provocando su expansión.

Todos los de este, tipo están basados en el mismo principio, aunque cambie el elemento que hace de cuña puede consistir en un tubo cerrado en el extremo visible, en un trozo de madera, en un perdigón o en un cuerpo metálico de forma mas complicada.

  1. Perforantes: Con el objeto de batir blindajes livianos con el tiro de fusil, se crearon a principios de siglo los proyectiles perforantes que, en términos generales, se componen de:

Un núcleo alargado y macizo, con el culote cilíndrico o troncocónico y punta aguda, que a veces presenta, aunque no es lo co­mún, un leve aplastamiento.

Una coraza simple o doble. En este ultimo caso la mas pro­funda es siempre de plomo y cubre todo o parte del núcleo. La ex­terna, para la que se usa cualquiera de los metales que normalmen­te se destinan ese fin, suele tener un espesor uniforme o ser ma­yor en el cuerpo, en el vértice de la cabeza o en la base e1 culote.

Cada elemento indicado cumple una función especifica, la co­raza externa proporciona una superficie dúctil y resistente para que el proyectil tome las estrías; la de plomo, cuando se extiende sobre el cuerpo, contribuye al mismo fin, mientras que si tapa la cabeza sirve, lo mismo que la otra, de protección a la punta del núcleo que, por ser de acero; puede romperse por efecto del choque contra un cuerpo de igual o mayor dureza.

Con destino a los cartuchos de las armas de puno hay pocos ejemplares de este tipo, porque no se consigue la velocidad necesa­ria para que sean realmente perforantes. Entre los que-se encuen­tran podemos indicar el del calibre 9mm Luger, producido durante la Segunda Guerra Mundial por Alemania y designado oficialmente como pistole patronen 08 S.E., que es sólido, de acero duro y con la misma apariencia que los comunes.

Por otra parte, hay proyectiles que, sin que se puedan calificar de perforantes, tienen mayor penetración que los estándar, por lo que resultan apropiados para el use de fuerzas policiales.

  1. Trazadores: , Se los designa de tal manera porque poseen la cualidad de mostrar su trayectoria por medio de una estela de hu­mo o de luz, producto de la combustión de elementos que se encuen­tran en su interior y que se encienden con el disparo.

Están compuestos por una coraza común, dentro de la cual se encuentra el núcleo seguido de los productos inflamables que, en al­gunos casos, suelen estar alojados en una cápsula de cobre. A fin de no delatar el punto de partida, se les agrega una sustancia iniciado­ra que quema primero, evitándose de esa madera que la señal que los hace visibles aparezca cuando el proyectil inicia su trayectoria.

Por supuesto existen variantes como las que acusan los de ori­gen trances, cuya estructura suele diferir. de la descripta porque. el blindaje, en general, esta directa e íntegramente ocupado por los productos químicos.

Con destino a los cartuchos de las armas de puño se los en­cuentra en diferentes calibres. Junto a estos proyectiles podemos, incluir, como una variedad, a los que, en las mismas armas se utilizan para señales y que por ello se cargan con sustancias, productoras de luz roja, verde o blanca, que son las mas usadas .

  1. Incendiarios: En general son de estructura muy simple, están conformados por un blindaje normal y un núcleo que deja libre la región de 1a ojiva, donde se aloja la carga de fósforo que se inflama cuando (al destrozarse aquel con el impacto) entra en contacto con el aire. A veces, con el objeto de regular la ruptura de la cu­bierta, se los refuerza con un Cubo metálico o se los diseña de modo que formen un resalto a partir de la base de la punta.

Algunos, de origen norteamericano, son completamente distintos y consiste a en una pieza de cobre lo-cualquier otro metal empleado para blindaje) de cabeza maciza y cuerpo con un hueco cilíndrico para la carga incendiaria. Esta cavidad, con su boca clausura­da por un fuerte tapón de bronce, tiene a un costado de su parte in­ferior o en el centro de la tapa que cierra su abertura, un conducto (obstruido con plomo u otro material) que lo comunica con el exte­rior. Al fundirse el metal que ocupa ese orificio —como consecuen­cia del calor producido por la combustión de la pólvora y del rote del proyectil a lo largo del canon— el fósforo queda en contacto con el aire y se inflama.

  1. Explosivos: En la estructura de los proyectiles militares de este tipo, que se destinan principalmente para los cartuchos de ametralladoras de aviones, se encuentran dos tendencias bien mar­cadas.

En unos, los mas simples, el explosivo va en la ojiva y detona sobre el impacto, sin que ningún mecanismo actué como espoleta. Otros poseen una estructura mas compleja, es decir, una carga ex­plosiva que ocupa su parte anterior o posterior y una espoleta con­formada por una dosis de fulminato y una pieza que hace de percu­tor. En realidad,-este mecanismo que se ubica dentro de la cabeza del culote, no es tan simple y suele estar compuesto por muchos elementos que son necesarios para que el conjunto funcione con precisión y sin que exista peligro que detone por un golpe accidental.

  1. Perforantes trazadores: Como su nombre lo indica, constituyen en su estructura y efectos, una combinación de los per­forantes y de los trazadores. Su organización se asemeja a la de los últimos, con la diferencia de que en lugar de un núcleo de plomo va otro de acero. La parte interior queda, por ende, conformada por la punta perforante y los productos químicos que, en general, se alojan dentro de un recipiente de cobre, aunque no es indispensable que así sea. Dentro del esquema trazado existen variantes numerosas.

  2. Perforantes incendiarios: Para su descripción tomaremos dos proyectiles diferentes que representan Otras tantas tenden­cias en el modo de construirlos.

En el primero, que pertenece a un cartucho de la pistola Toka­rev calibre 7,62mm, encontramos un blindaje con la punta ocupada por una carga de fósforo amarillo y el resto con un núcleo de acero.-Los que siguen este diseño pueden tenor también otra cubierta interior de plomo que abarca el cuerpo de la pieza perforante o a el y al espacio que queda libre de la ojiva. Como una variedad dentro del grupo podemos citar uno de origen americano, de calibre .30, que es semi-blindado y con el fósforo distribuido en dos cavidades ubica­das, respectivamente, en la cabeza y el culote.

El segundo corresponde a un cartucho del fusil Máuser, en el que la coraza encierra, entre sus dos extremos llenos de plomo, el elemento perforante que, por tener el cuerpo de menor diámetro que la ojiva, deja a su alrededor un espacio libre donde va la sustancia inflamable.

  1. Trazadores, perforantes e incendiarios: La organización de estos proyectiles de triple función, es semejante a la del per­forante incendiario descrito en primer termino en el punto ante­rior, al que se agrega a continuación del núcleo de acero, una cápsula con las sustancias trazantes.

  2. De fragmentación: Se trata de proyectiles para el tiro al blanco a realizarse en condiciones especiales, se Los construye de modo que se pulvericen o fragmenten con el impacto, para que ca­rezcan de penetración y no produzcan esquirlas ni rebotes que pue­dan ser peligrosos. Por ejemplo, los destinados a cartuchos del calibre .22, de fue­go anular, para la practica de tiro en interiores, se fabrican con pol­vo de plomo comprimido que se disgrega al chocar contra cualquier obstáculo.

  3. De reglaje: Su función es la de producir una pequeña nube de humo o de fuego que permita determinar el lugar donde se ha hecho blanco y corregir la puntería.

Pueden estar organizados de distinto modo y comportarse co­mo explosivo fumígeno, explosivo incendiario o simplemente incen­diario, lo cual no implica que debe confundírselos con unos u otros, ya que difieren en estructura y función.

Los que podemos calificar de explosivos incendiarios o de ex­plosivos fumígenos son prácticamente iguales y se componen del blindaje común dentro del cual van, en la parte correspondiente a la cabeza. las material incendiarias o fumígenas. A continuación. si­gue una cápsula con el cebo o carga detonante y otra que contiene una barrita cilíndrica terminada en punta, que hace de percutor. Este dispositivo suele estar recubierto con una capa de plomo que se continua en el núcleo del mismo metal.

Existen otros más sencillos que tienen solamente, dentro de su mitad delantera, una dosis de fósforo que se inflama cuando la cu­bierta s' rompe al golpear contra un obstáculo, produciendo una lla­marada fácilmente visible.

  1. Múltiples: Están compuestos por varias piezas que pueden o no ensamblarse entre sí o ir dentro de una cubierta que las mantiene unidas. La diferencia que hay entre los proyectiles múltiples y los de fragmentación, radica en que los primeros constan de diferentes elementos que se separan con el impacto o durante su trayectoria y los segundos, de uno solo que se fractura o pulveriza al dar contra el blanco.

Como ejemplo podemos citar el cartucho calibre 7,62 NATO M.1.98. Producto de experimentaciones hechas por el ejercito nortea­mericano. El mismo consta de dos elementos blindados, de los cua­les, el de adelante tiene un orificio en el culote donde calza la punta del otro, mientras que el de este, que es macizo, termina en. da

come oblicuo en relación con su eje. Al ser disparados. el primer() re­corre una trayectoria normal. mientras que el segundo, como conse­cuencia del ángulo que forma el piano de su base (cuatro grados y medio), describe una espiral muy alargada, cuyo diámetro se puede regular modificando el valor de aquel.

  1. Para desarrollar altar velocidades: Con el objeto de obtener mayor potencia y recorrido más tendido, se ha buscado siempre el modo de incrementar la velocidad inicial. Para ello se recurrió al aumento de la carga de pólvora, a la selección de la pólvo­ra mas apropiada en relación con un calibre y arma determinados, y a modificar el diseño de los proyectiles para reducir la zona de forzamiento y mejorar el sellado de los gases.

Así merecen citarse los construidos por Herman Gerlich, quien doto al cuerpo de la bala de amplias nervaduras circulares que son las que toman las estrías. Debido a esa característica es que a su calibre se lo designa con dos cifras que corresponden, respectiva­mente, al diámetro de aquellas y al del cuerpo. Esos detalles fueron aprovechados para construir algún. s perforantes, ya que ellos son - tanto más efectivos cuánto mas veloces.

Todos estos ejemplares poseen por fuera algunas franjas sa­lientes, al tiempo que conservan en su interior la estructura propia de los de su clase.

  1. Para el tiro a distancias reducidas: Para este tipo de tiro, empleando armas comunes, se utilizan proyectiles más cortos que los normales, huecos, perforados longitudinalmente, esféricos, o con nada mas que la coraza, para que sean livianos y se puedan impulsar con una carga mínima de pólvora. Se agregan a las vainas Corrientes o a unidades de conversión que consisten en una pieza de bronce, latón o acero, de medidas exteriores y forma igual a las de aquellas, pero de paredes muy gruesas porque el hueco interior esta limitado a un orificio que generalmente tiene el mismo diámetro que el que aloja al mecanismo de encendido. Estas unidades pue­den llevar como carga una cápsula cilíndrica que reemplaza al ful­minante y contiene a este y al propulsor, o estar dotadas de aquel y de una dosis ínfima de pólvora.

Para esta clase de tiro se fabrican también cartuchos de calibre inferior al de las armas a que se los destina, por lo que hay que adaptar estas a aquellos. La última palabra en materia de tiro a distancias reducidas esta dada por los proyectiles de plástico, en vainas del mismo material, a las que se agrega únicamente el fulmi­nante que sirve de propulsor.

  1. Para cartuchos de ejercicio: Se utilizan para enseñar el manejo del arma. El proyectil suele ser el común o consistir nada mas que en su blindaje.: Algunos poseen el núcleo de aluminio o de madera y otros que, por el largo que tienen o por el que adquieren con una pieza que los suplementa, llegan hasta la base del culote so­bre la que se apoyan. .

También se han realizado cartuchos sin proyectil, en los le la parte delantera de la vaina se pliega simulándolo, o compuestos por un culote de bronce o de acero y el resto de una sola pieza de plástico o de bronce.

xxi) Para cartuchos de fogueo o de salea: Poseen forma y medidas aproximadas a la de los comunes, pero destinados, por su construcción y material, a destrozarse o a perder toda eficacia a po­cos metros de la boca del arma. Generalmente son de madera y huecos, pero también los hay de papel, de plástico y hasta se ha llegado

hacerlos con un blindaje liviano para facilitar el funcionamiento de las armas automáticas y de carga de tal tipo, que con los otros de esta clase operan deficientemente.

En la actualidad cada vez se tiende mas, en esta clase de cartuchos, a suprimir el proyectil o bala y cerrar la vaina plegando su parte delantera hasta darle una forma semejante a la de aquel.
1   2   3   4   5   6   7

similar:

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconLa palabra "Administración", se forma del prefijo "ad", hacia, y...

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconCompetencias Tradicionales
«diestro». Una persona diestra en el sentido estricto de la palabra es una persona cuyo dominio reside en el uso de la mano derecha....

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín icon“holística” deriva del vocablo griego “holos”

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconEl origen del trigo es discutido, la mayoría de los investigadores...

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconEl término Casta procede del Latín ”Castus” y quiere decir ”puro”

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconEstablecimiento de oclusión clase I, corrimiento mesial de primera...

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconCita nueva acepción no recogida en el drae

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconModificaciones del fluido y magnetismo
«(…) El pensamiento del encarnado actúa sobre los fluidos espirituales, como el de los no encarnados y se transmite de Espíritu a...

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconFunción y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis

Conforme su acepción, esta palabra deriva del Latín iconPalabra compuesta proveniente del griego  homeo = Igual




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com