La dimensión cultural del ser humano




descargar 50.76 Kb.
títuloLa dimensión cultural del ser humano
fecha de publicación04.02.2016
tamaño50.76 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos

Filosofía y Ciudadanía

1ºBachillerato

Unidad III

La dimensión cultural del ser humano



1. ¿QUÉ ES LA CULTURA?
La cultura incluye todos los hábitos adquiridos y maneras de vivir del ser humano, las artes y las técnicas de hacer y usar objetos materiales, el lenguaje, las instituciones sociales y políticas, las tradiciones éticas y religiosas, los conocimientos científicos y humanísticos.

La cultura, entonces, significa todo lo que la humanidad conoce o hace como resultado de haberlo aprendido de otros seres humanos.

La cultura se adquiere no sólo de los padres, sino de todas aquellas personas con las que se entra en contacto directa o indirectamente.

El mecanismo de transmisión no son las células sexuales, sino la comunicación directa, oral o escrita, los libros, la prensa, la radio y la TV, el cine y el teatro, y en general, cualesquiera medios de comunicación.

Templo de Kahuaro. India.
Los rasgos propios de la cultura son:

. Se elabora mediante símbolos, no a través de meros signos animales

. Se transmite socialmente, no individualmente

. Evoluciona a través de las generaciones
La ENCULTURACIÓN es el proceso social mediante el cual la cultura es aprendida y transmitida de generación en generación.

Está relacionada con el PROCESO DE SOCIALIZACIÓN, que es el proceso mediante el cual el individuo aprende a adaptarse a su grupo, así como las normas, imágenes y valores de su sociedad.


Los AGENTES DE LA SOCIALIZACIÓN se califican en:

1. Primarios: la familia y la escuela. Se denominan así porque son los primeros en actuar y tienen un papel fundamental en la infancia.

2. Secundarios: el Estado y el trabajo. Se denominan así porque empiezan a actuar más tarde, cuando el individuo tiene cierta autonomía en la sociedad por su edad.

3.Impersonales: los mass media o medios de comunicación de masas tales como la TV, la radio, la prensa, la música, la publicidad,…Se denominan así porque son unidireccionales, se dirigen uniformemente a todos los individuos de la sociedad y no están personificados en ninguna institución. Ejercen mucha influencia de un modo sutil.
Descripción de la dramática situación de una niña californiana privada de una normal socialización y. por ello, encontrada en una situación similar a la de los niños ferinos.
“Genie tenía un defecto de cadera de nacimiento que le impidió aprender a andar bien, y su padre le pegaba a menudo. Cuando Genie tenía veinte meses parece ser que el padre decidió que era retrasada y “la encerró” en una habitación con las cortinas corridas y la puerta cerrada con llave. Permaneció en dicha habitación durante los siguientes nueve años, y sólo veía a los otros miembros de la familia cuando le traían la comida. A veces, de noche, la soltaban, pero sólo para meterla en una prenda represora, un saco de dormir en el que sus brazos quedaban inmovilizados. Así atada, la metían en una cuna con una malla metálica a los lados y una manta de red por encima. De algún modo consiguió, en estas tremendas circunstancias, soportar el paso de las horas, los días y los años. Apenas si tuvo la oportunidad de escuchar alguna conversación entre los otros miembros de la casa. Si intentaba hacer algún ruido o llamar la atención, su padre le pegaba. Este no le habló nunca, y ladraba o emitía ruidos de animales si ella hacía algo que le molestaba. Carecía de juguetes propios de su edad o de otros objetos con los que ocupar su tiempo.

En 1970 su madre escapó de la casa, llevándose a Genie con ella. La situación de la niña llegó a oídos de un trabajador social y la niña fue ingresada en la sala de rehabilitación de un hospital infantil. Cuando llegó al hospital no podía mantenerse en posición erecta, correr, saltar o trepar, y sólo era capaz de andar arrastrando los pies. Un psiquiatra la describió como “no socializada, primitiva, apenas humana”. Sin embargo, una vez en la sala de rehabilitación, Genie hizo progresos - relativamente rápidos. Aprendió a comer normalmente y a asearse, y accedió a vestir como los demás niños. Pero permanecía callada casi todo el tiempo, fue desarrollando gradualmente un vocabulario bastante amplio, suficiente para emitir un número limitado de frases elementales. Pero su dominio del lenguaje nunca progresó más allá del de un niño de tres o cuatro años.

El comportamiento de Genie se estudió’ intensivamente y se le hicieron una serie de test a lo largo de un período de siete años. Estos parecían indicar que no era imbécil y que no sufría ningún otro defecto congénito. Probablemente existe un “período crítico” para el aprendizaje del lenguaje y de otras habilidades complejas después del cual es demasiado tarde para llegar a dominarlos completamente”.

Anthony Giddens. Sociología.

[Actividad de desarrollo]

  1. Un psiquiatra describió a Genie como “no socializada, primitiva, apenas humana”. ¿Por qué?

  2. ¿Qué importancia tiene el proceso de socialización para los seres humanos?

2. SOCIEDAD Y CULTURA
La cultura humana es un proceso que se hereda socialmente. Cultura y sociedad son dos conceptos distintos, pero entre ambos hay conexiones muy estrechas.
Una sociedad es un conjunto de individuos que se relacionan entre sí.

La cultura es el modo de vida de esa sociedad, es decir, viene constituida por el sistema de valores que comparten dichos individuos, las normas que acatan y los bienes materiales que producen.

Entonces, no existe sociedad sin cultura, ni cultura sin sociedad (sin individuos que la crean y mantengan).
3. LA DIVERSIDAD CULTURAL
Hasta ahora, nos estamos refiriendo a la cultura de un modo genérico, esto es, de lo perteneciente a cualquier cultura. Sin embargo, es evidente que no todas las culturas son iguales, aunque todas respondan a una misma finalidad: adaptar al hombre al medio. Por tanto, cada sociedad tiene su propia cultura. Hay distintas culturas:

- a lo largo de la historia,

- en distintos lugares del mundo en un mismo tiempo histórico.


[Actividad de desarrollo]

1. ¿Qué entiendes por racismo? ¿Y por xenofobia?

2. ¿Crees que el término raza es un término científico para designar las diferencias físicas entre los seres humanos?

3. ¿Qué es el relativismo cultural?

4. Pon ejemplos de comportamientos o actitudes racistas que ocurran en la realidad. (Ejemplo de los porteros de discoteca en Barcelona que asesinaron a un inmigrante latinoamericano lanzándolo al mar)

3.1. ACTITUDES ANTE LA DIVERSIDAD CULTURAL
Tanto desde el punto de vista teórico como desde el punto de vista práctico (político, moral), la diversidad cultural ha sido objeto de actitudes y reacciones muy diferentes.

En relación con esto, vamos a tratar varios conceptos en este apartado: racismo, etnocentrismo y relativismo cultural.
3.1.1. Cultura y raza: racismo.

Desde el punto de vista biológico, la especie humana es homogénea, constituye una única especie. Los seres humanos se diferencian en su cultura o modo de vida: cada grupo humano se adapta a un determinado entorno y desarrolla unas pautas culturales y de conducta propias.

Pero aunque el ser humano actual (“homo sapiens sapiens”) constituye una única especie, presenta una gran variabilidad morfológica que ha dado lugar al concepto de raza.
Existen dos usos frecuentes del término racismo:

- un uso científico (descriptivo, clasificatorio)

- un uso ideológico (valorativo, interesado).
a) El concepto de raza como concepto científico.

El uso científico del concepto raza resulta actualmente muy discutido.

En efecto, el concepto tradicional (creado en el s. XIX) de raza se asentaba en tres supuestos tradicionales:

- que la diversificación racial es muy antigua, remontándose a una época remota de la evolución de la humanidad;

- que existe un número fijo de razas claramente diferenciadas y diferenciables, y

- que cada raza cuanta con un número de caracteres hereditarios propios, perfectamente identificables, cuya posesión es indicativa de la pureza racial.
Los tres supuestos han sido fuertemente cuestionados:

  • la diversificación racial no es antigua: todo indica que se trata de fluctuaciones recientes de la especie, cualquier demarcación rígida entre razas resulta siempre problemática: siempre se encuentra una dificultad insuperable a la hora de ubicar a ciertos grupos intermedios, como muestra la falta de acuerdo a la hora de determinar cuántas y cuáles son las razas;

  • en cuanto a los caracteres que se consideran propios de una raza, es un hecho fácilmente observable que en distintas poblaciones humanas se dan las más variadas combinaciones de éstos. Por ejemplo, los ojos achinados, los labios gruesos, los ojos claros, ¿son propios de una sola raza, o se presentan en todas las sociedades?

  • En realidad, el concepto de raza resulta actualmente de escasa utilidad científica porque los caracteres distintivos que tradicionalmente se tienen en cuenta son muy pocos y todos ellos visibles.


Consideremos las siguientes observaciones:
“Los rasgos que podemos ver no coinciden cono los que no podemos ver. Tomamos los grupos sanguíneos A,B,0. Presentan el tipo 0 entre el 70 y el 80% de los escoceses de piel clara, los habitantes de África Central de piel negra y los aborígenes australianos de piel morena. Si pudiéramos ver el grupo sanguíneo del tipo 0 del mismo modo que vemos el color de la piel, ¿agruparíamos a escoceses y africanos en la misma raza? El tipo A es igualmente indiferente a las distinciones superficiales. Entre el 10 y el 20 % de los africanos, hindúes y chinos presentan el tipo A. ¿Deberíamos agruparlos, pues, a todos en la misma raza?”.

Marvin Harris, Nuestra especie.
[Actividad de síntesis]

¿Qué responderías a la pregunta que plantea Marvin Harris?

Dadas estas deficiencias, el concepto tradicional de raza tiende a ser abandonado, particularmente en el estudio genético de las poblaciones.
b) El concepto de raza como concepto ideológico: el racismo.

El racismo afirma que:

1. Hay razas superiores e inferiores y que la superioridad en la jerarquía de razas corresponde a la raza blanca.

2. La superioridad o inferioridad de las raciales se manifiestan en la superioridad o inferioridad de las culturas producidas, respectivamente, por las distintas razas. Según la ideología racista, las diferencias en los logros culturales y en la capacidad intelectual de los individuos están genéticamente determinadas por la raza a la que pertenecen.
Ambas afirmaciones son fácilmente refutables.

1. Las diferencias raciales no explican las diferencias culturales.

Los procesos de endoculturación (educación de un individuo dentro de una cultura) ponen de manifiesto que el origen racial de los individuos no guarda relación alguna con su capacidad para asimilar cualquier cultura.

Por ejemplo: un niño europeo o americano, criado en una familia china, crecerá sin problemas hablando la lengua china y siguiendo sus costumbres, y lo mismo a la inversa.
2. Las diferencias raciales tampoco conllevan diferencias intelectuales entre los individuos.

La idea de que las diferencias de inteligencia individual dependen de la raza pareció quedar científicamente fundamentada con la aplicación masiva de pruebas (test) de inteligencia en los Estados Unidos a partir de la Primera Guerra Mundial. Los resultados obtenidos respectivamente por las poblaciones blanca y negra parecían demostrar que los blancos son más inteligentes que los negros.

Estos resultados fueron cuestionados bien pronto. Inmediatamente se objetó que las preguntas formuladas favorecían a los individuos más instruidos, lo que hacía suponer que la obtención de resultados dependía de la educación recibida. Esta suposición se vio confirmada ulteriormente al constatarse, por ejemplo, que las puntuaciones obtenidas por negros de Nueva York con estudios eran superiores a las obtenidas por blancos de Alabama, igualmente con estudios.
En realidad, en la capacidad intelectual del los individuos influyen:

- factores hereditarios (sin relación con la raza de procedencia), y

- factores culturales: el ambiente y la educación recibida.
Como conclusión, se puede afirmar que el racismo no tiene una base científica. No tiene que ver con la Ciencia, sino con la creencia en el rechazo de las diferencias y con la resistencia a aceptar la igualdad básica de todos los seres humanos en tanto que miembros de una y la misma especie.

Normalmente, racismo y xenofobia (rechazo al extranjero, al que viene de fuera) suelen encerrar un sentimiento de frustración ante las expectativas personales, y reflejan el miedo que produce siempre lo desconocido, lo que no se comprende y, por tanto, se percibe como amenazante.
Ante estos problemas, debemos preguntarnos si es posible el entendimiento entre culturas distintas, entre universos de significación diferente. Algunos autores modernos, como Samuel Huntington en su libro Choque de civilizaciones (1993), consideran que las grandes civilizaciones actuales son portadoras de valores tan diversos que son irreconciliables, e interpretan ciertos acontecimientos bélicos o terroristas en función de este enfrentamiento inevitable.
Sin embargo, otras voces no sólo claman por la necesidad de entendimiento, sino que afirman que tal entendimiento es una realidad en muchas sociedades. Son, quizá, intereses políticos y económicos los que fomentan el enfrentamiento, porque las personas sí se entienden, como lo demuestra la multitud de relaciones interétnicas que se dan en las sociedades modernas.

La convivencia intercultural no exige renunciar a la propia identidad, sino que permite que ésta se despliegue en los múltiples aspectos que la constituyen. Más allá, incluso, de la tolerancia, la aceptación del pluralismo aparece como un valor positivo que enriquece nuestras opciones de vida.
3.1.2. Etnocentrismo y relativismo cultural
Estos dos conceptos se refieren a la actitud que podemos adoptar frente a otras culturas diferentes. El etnocentrismo supone el rechazo de otra cultura que no sea la propia, y el relativismo cultural hace referencia a la aceptación y comprensión de las normas, valores, etc...de otra cultura adoptando, o intentando adoptar, su propio punto de vista.
a) El etnocentrismo.
“Tras su coronación, Darío se dirigió a los griegos que estaban presentes y les preguntó por cuánto dinero aceptarían comerse los cadáveres de sus padres. Ellos respondieron que no lo harían por nada del mundo. A continuación, Darío llamó a unos indios llamados calatios que se comen a sus muertos... y les preguntó por cuánto dinero aceptarían quemar los cadáveres de sus padres. Estos, a gritos, le pidieron que no dijera cosas impías. Son costumbres establecidas y creo que

Píndaro acertaba al decir que la costumbre reina sobre todos”.
Esta anécdota muestra que los miembros de un determinado grupo étnico suelen considerar a otras culturas desde sus propias categorías culturales y, por lo general, juzgan que las culturas ajenas son inferiores a la suya propia. Esta actitud se denomina etnocentrismo.

El etnocentrismo es consecuencia de la endoculturación. Al ser educados dentro de una determinada forma cultural, los individuos se identifican totalmente con su propia cultura. Esta llega a convertirse en una “segunda naturaleza” para ellos: les parece algo natural, mientras que las otras culturas (en aquellos aspectos en que no coinciden con la suya) les resultan extrañas e, incluso, antinaturales.
Texto de una divertida novela en la cual se narran las peripecias y observaciones de un viajero español del siglo XV en el que se expone su visión de “los negros”.

“Y otra cosa maravillosa y digna de nota es cómo entre los negros hay dos o tres rostros y no hay más, no como entre los blancos, que cada uno tiene su cara y por mucho que se busquen no se encuentran dos iguales, como no sean hermanos del mismo vientre. Por eso, los negros, para distinguirse entre ellos, van todos marcados de un modo u otro y unos tienen cicatrices en el rostro, que ellos mismos se hacen cuando son niños como si se bautizaran, y a otros les falta un dedo o media oreja o están señalados de pedradas o tienen un chirle o alforzas de látigo y otras señas igualmente buenas. Y es de notar que todos traen buenos dientes y muy blancos. Eso será del poco uso que dellos hacen, porque no tienen mucho que comer. Y tienen poca barba y las narices anchas en desmesura, por lo que son buenos oledores, y los labios gordos más que es menester, con los que se dan cumplidos besos. Y las mujeres jóvenes tienen más tetas y más enhiestas que las blancas, así como caídas para arriba, y los hombres tienen, como queda dicho, su miembro más largo, y eso debe ser porque desde que son niños lo llevan más suelto y volandero y no tapado y frazado entre paños como por discreción solemos llevarlo los cristianos, y sobre ello más ligeramente hacen uso dél, siendo gente grosera y dada al fornicio y no sujeta al temor de Dios.”

Juan Eslava Galán. En busca del unicornio.
[Actividad de desarrollo]

Pon ejemplos de hábitos o costumbres que pertenezcan a otras culturas y sean distintas a los nuestras.
b) El relativismo cultural
El relativismo cultural constituye una reacción contra el etnocentrismo. Este juzga a las demás culturas desde la propia. El relativismo, por el contrario, afirma que los rasgos culturales son relativos al sistema cultural al que pertenecen: por tanto, no han de ser considerados desde otra cultura, sino desde la cultura en la que están integrados.

Así, para llegar a comprender una cultura, el método adecuado es estudiarla desde dentro, no desde fuera, desde otra cultura.

El relativismo absoluto también provoca dudas: ¿se deben aceptar las violaciones de derechos (ablación del clítoris, trato de inferioridad a la mujer, sacrificios humanos, etc.) porque sean, hayan sido o puedan ser productos culturales de una sociedad?

Un intento de superación del etnocentrismo y el relativismo es el llamado pluriculturalismo, que, en líneas generales propone una autocrítica de las propias culturas como método para adecuarse a los contenidos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tomada como modelo universal de conducta. Pero incluso a esta postura de superación es acusada de etnocentrismo, al entender sus críticos que tal Declaración de Derechos no es más que la pretendida universalización de los valores occidentales.
[Actividad de síntesis]

¿Te consideras en líneas generales etnocéntrico, relativista o pluralista? da argumentos que apoyen tu postura.

  • AUDICIÓN DE MÚSICAS DEL MUNDO

  • RECORRIDO POR ALGUNAS DE LAS MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS DE LA HISTORIA DEL HOMBRE



4. EL PROCESO DE GLOBALIZACIÓN
Así como hemos constatado la existencia de una gran diversidad cultural también hemos de tener presente un fenómeno que cada vez va adquiriendo más fuerza: es el proceso de globalización.

El intercambio entre culturas o la colonización cultural no es un fenómeno nuevo, tenemos ejemplos como la helenización de Roma o la romanización del Mediterráneo, la extensión del Islam o el descubrimiento de América, pero la diferencia es que ahora se produce por primera vez a escala planetaria y en todos los niveles: económicos, sociales, políticos y culturales.

4.1. Etapas de proceso de globalización

El proceso de globalización tiene dos momentos fundamentales:


  1. Su origen en el siglo XIX: la globalización se inicia con el desarrollo y expansión del capitalismo más allá de Europa, al resto de los continentes, realizada desde el etnocentrismo y a través del colonialismo y el imperialismo.

El eje de todo el proceso consiste en la explotación del llamado Tercer Mundo para poder realizar una acumulación de riqueza y capital en el llamado Primer Mundo.

Los mecanismos fueron:

  1. Establecer la dependencia colonial con la complicidad de los gobiernos locales. Éstos les proporcionan: mano de obra barata bajo control, material primas, cuadros administrativos y un ejército sumiso.

  2. Desarticular las economías indígenas haciéndolas dependientes de la metrópoli. El resultado fue que las economías indígenas que en un principio eran muy ricas y autosuficientes, se ven rápidamente empobrecidas. Las metrópolis colocaron en ellas sus excedentes de productos y de capital, suprimiendo barreras arancelarias de los países colonizados, impusieron las nuevas tecnologías y también los productos manufacturados de la metrópoli.

  3. Esto supuso un intercambio desigual, ya que las metrópolis, aprovechando su mayor poder económico y político, impuso sus precios y las condiciones de mercado de manera desigual e injusta.




  1. Siglo XX y principios del XXI: después de llevarse a cabo el proceso de descolonización en la primera parte del siglo XX, el proceso de globalización se caracteriza por la aparición de grandes hegemonías regionales (EEUU, UE y Japón) con sus respectivas áreas de influencia.

En este contexto, dominado por el comercio entre las grandes potencias, se da un enorme crecimiento de las multinacionales que compiten por apoderarse del mercado global.

Los tres rasgos que caracterizan el actual proceso de globalización son: la extensión del capitalismo a escala planetaria, la occidentalización del mundo y la homogeneización cultural, extendiéndose el modelo de la sociedad de consumo de masas.
“Lo peculiar de nuestro mundo no es su diversidad. La diversidad ha existido siempre. Lo característico de nuestro mundo es la tendencia a la homologación, a despecho de los movimientos nacionalistas, tribales y folkloristas. La metáfora del mundo es hoy la fertilización de las comunicaciones, el mercado de intercambios, los nexos y cópulas, los 700 millones de turistas que contaminan los paisajes, la propagación de melodías y modas, las réplicas de sistemas políticos y financieros, la reproducción de los sistemas de perversión, estafa y placer, la desaparición de 6.000 especies animales cada año, entre ellas 780 clases de pájaros y sus cantos.
Mientras tanto, un conjunto de música rap puede ser entendido en casi cualquier lugar del mundo, un cocinero chino encuentra trabajo en no importa qué pueblo de Francia, las fragancias de Dona Karan se venden en San Petersburgo, los pelos teñidos de fucsia coronan las cabezas adolescentes desde San Francisco a Kuala Lumpur y las Coca-Colas se beben mundialmente a razón de un millón de botellas por hora.
Hay franquicias en decenas de países que se propagan como bacterias para vestirnos igual, para reformar las casas con el mismo modelo, para arreglar jardines, alimentar mascotas, revelar fotos, darnos de comer o vendernos servicios funerarios con el mismo patrón. Franquicias con marca que invaden región tras región formando una especie de papilla planetaria cuyo mayor componente es la cultura occidental y especialmente la norteamericana. (…)

MacDonald´s, arquetipo de marca global capaz de atender diariamente a 45 millones de personas en 30.000 establecimientos de 120 países, sirve siempre el Big Mac pero a su lado emplaza la ensalada nicoise en Francia, el feta en Grecia, el pollo frito en Singapur, el pollo al curry en Gran Bretaña y la comida kosher en Israel. O transcorporeiza su unidad de culto en el McLaks de Noruega a base de salmón en vez de carne o en el Maharajá Mac de la India con cordero y no buey para respetar a los hindúes. “Nos hemos convertido en una empresa multilocal”, afirmaba su director general Jack Greenberg en 2000. Una empresa multilocal que se despliega en lo que la misma firma llama un McWorld, el símbolo del compartido sabor del mundo.(…)
¿Los juguetes? Las muñecas Barbie eran, en su inicio, rubias y de piel blanca, después nacieron con rasgos afroamericanos y asioamericanos, pero a comienzos de 2002, para saldar de una vez las diferencias, apareció Kayla, la Barbie multiétnica, con carácterísticas trabadas de media docena de razas. Cada año Mattel fabrica 150 modelos diferentes y diseña 120 nuevos vestidos con el fin de complacer a los clientes más diversos, pero sin dejar nunca de ser Barbie, la chica desenfadada que surge en Occidente “abriendo nuevas ilusiones femeninas” en los años de la contracultura y la revolución sexual de los sesenta. (…)

En Riad se encuentran los lujosos almacenes Saks Fifth Avenue donde se juntan los artículos de Cartier, Dior, La Perla, Guerlain, Gucci o Moschino. (…) Zara en Oriente Medio interrumpe la música ambiental cinco veces al día para escuchar la llamada a la oración, pero todas las prendas que se venden son de corte occidental sin importar que las compradoras acudan al mostrador envueltas en túnicas negras.

Recientemente, con el resurgir del islamismo ha podido crearse la impresión de que el mundo sofrenaba su occidentalización, pero nada ha cambiado profundamente. Cerca de 5.000 príncipes de Arabia Saudí tienen invertidos 600.000 millones de dólares en Estados Unidos, y el mayor país islámico, Indonesia, siguió diligentemente, hasta su crisis de 1997, los dictados de Washington para ordenar su economía y su sociedad. En los países árabes, donde principalmente se encuentra el islam más activo, la mitad de los adolescentes declara su deseo de emigrar a Occidente y abandonar así unas regiones que, tras el África subsahariana, son las de menor crecimiento en los últimos veinte años. Ni el confucianismo ni el hinduismo ni el islamismo ni el orientalismo son culturas alternativas a la cultura occidental. No importa lo que digan los insurgentes islámicos o el Partido Comunista de China, todo lo que aspira a cobrar valor internacional respeta el modelo que ha difundido como un bautizo homologador el Imperio occidental y, sobre todo, el norteamericano. Incluso en Arabia Saudí e Irán se lanzó, en el verano de 2002, el refresco “islámico” llamado Zam Zam Cola, contra el invasor americano, se trataba de un producto basado en lo norteamericano. En Egipto, otro artículo beneficiado por el levantamiento islámico fue la cerveza Al Ahram Beverages, que se vendió mucho en sustitución de las marcas con designaciones occidentales. La ironía, sin embargo, consistía en que Al Ahram Beverages pertenecía sigilosamente a Heineken”.
Vicente Verdú, El estilo del mundo. (“La vida en el capitalismo de ficción”)
[Actividad de desarrollo y síntesis]


  1. ¿Qué pretende expresar Vicente Verdú en este texto?

  2. ¿Por qué es posible la globalización? Medios de transporte y de comunicación planetarios.

  3. Menciona aspectos positivos y negativos de la globalización.

  4. ¿La globalización favorece la igualdad o la desigualdad? ¿Por qué?

  5. ¿Qué son los movimientos antiglobalización?

  6. Comenta la viñeta de El Roto.



similar:

La dimensión cultural del ser humano iconLa dimensión biológica: el ser humano y la filosofíA

La dimensión cultural del ser humano iconLa dimensión lúdica en la vida del ser humano, competencia lúdica

La dimensión cultural del ser humano iconLa teoría de la Educación Física es la ciencia que estudia su posibilidad,...

La dimensión cultural del ser humano iconEs necesario ubicar el subsistema Desarrollo Motor Humano dentro...

La dimensión cultural del ser humano iconUnidad 2: Los procesos sociales contemporáneos desde la dimensión cultural

La dimensión cultural del ser humano iconEl ser humano… Como especialista en el ser humano… serhumanóloga digamos…

La dimensión cultural del ser humano iconLa salud (del latín salus, -ūtis) es un estado de bienestar o de...

La dimensión cultural del ser humano iconIv naturaleza y Cultura. La dimensión sociocultural: individuo y ser social

La dimensión cultural del ser humano iconFomentar el bienestar del ser humano

La dimensión cultural del ser humano icon1. Distintas teorías acerca del origen de la vida y del ser humano




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com