Investigación de los enigmas que han planteado a la




descargar 5.2 Mb.
títuloInvestigación de los enigmas que han planteado a la
página2/95
fecha de publicación04.02.2016
tamaño5.2 Mb.
tipoInvestigación
b.se-todo.com > Derecho > Investigación
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   95

J. J. Benítez

9

que mi nuevo amigo hizo lo mismo que yo: tratar de descubrir en el otro hasta los más nimios

detalles... Después de aquel saludo en el museo de las gigantescas cabezas negroides, la

certeza de que me encontraba ante una posible buena noticia había ido ganando terreno.

-Usted dirá -rompí el silencio, invitando a mi acompañante a que empezara a hablar.

-En primer lugar quiero recordarle lo que ya le dije por teléfono. Es posible que se sienta

decepcionado después de esta primera conversación.

-¿Por qué?

-Quiero ser muy sincero con usted. Yo apenas le conozco. No sé hasta dónde puede llegar su

honestidad...

Le dejé hablar. Su tono pausado y cordial hacía las cosas mucho más fáciles.

-… Para depositar en sus manos la información que poseo es preciso primero que usted me

demuestre que confía en mí. Por eso -y le ruego que no se alarme- necesito probar y estar

seguro de su firmeza de espíritu y, sobre todo, de su interés por Cristo.

El americano se llevó a los labios un jugo de naranja y siguió perforándome con aquella

mirada de halcón. Debió captar mi confusión. ¿Qué demonios tenía que ver mi firmeza de

espíritu con Cristo, o, mejor dicho, con mi interés por Jesús?

-Permítame un par de preguntas, señor...

-Si no le molesta -repuso con una fugaz sonrisa- llámeme mayor. Por el momento, y por

razones de seguridad, no puedo decirle mi verdadero nombre.

Aquello me contrarió. Pero acepté. ¿Qué otra cosa podía hacer si de verdad quería llegar al

fondo de aquel enigmático asunto?

-Está bien, mayor. Vayamos por partes. En primer lugar, usted dice ser un oficial retirado de

las fuerzas aéreas norteamericanas. ¿Estoy equivocado?

-No, no lo está.

-Bien. Segunda pregunta: ¿qué tiene que ver mi interés por Cristo con esa información que

usted dice poseer?

El camarero situó sobre el mantel rojo sendas bandejas con postas de robalo y mole verde,

quesadillas y un inmenso filete de carne a la tampiqueña.

El mayor guardó silencio. Ahora estoy seguro de que aquélla fue una situación difícil para él.

Mi amigo debió luchar consigo mismo para contenerse.

-Cuando usted conozca la naturaleza de esa información -puntualizó- comprenderá mis

precauciones. Es preciso que antes que eso suceda, yo esté convencido de que usted, o la

persona elegida, será capaz de valorarla y, sobre todo, de que hará un buen uso de ella.

-No termino de entender por qué se ha fijado en mí...

El mayor sostuvo aquella mirada penetrante y preguntó a su vez:

-¿Cree usted en la casualidad?

-Sinceramente, no.

-Cuando le vi y le escuché en televisión hubo una frase suya que me impulsó a llamarle.

Usted tuvo el valor de reconocer públicamente que ahora, a partir de sus investigaciones sobre

los descubrimientos de los científicos de la NASA, había «descubierto» a Jesús de Nazaret.

Usted no parece avergonzarse de Cristo...

Sonreí.

-¿Y por qué iba a hacerlo si de verdad creo en Él?

-Eso fue lo que usted transmitió a través del programa. Y eso, ni más ni menos, es lo que yo

busco.

No pude contenerme y le solté a quemarropa:

-Disculpe. ¿Es usted miembro de alguna secta religiosa?

El mayor pareció desconcertado. Pero terminó por sonreír, aportándome un nuevo dato

sobre su persona.

-Vivo solo y retirado. Soy creyente y no puede sospechar usted hasta qué punto... Sin

embargo, he huido de cualquier tipo de iglesia o grupo religioso. Tenga la seguridad de que no

se encuentra ante un fanático...

Creí percibir unas gotas de tristeza o melancolía en algunas de sus palabras. Hoy, al

recordarlo, y conforme fui desentrañando el enigma del mayor norteamericano, no puedo evitar

un escalofrío de emoción y profundo respeto por aquel hombre.

-¿Dónde vive usted?

-En el Yucatán.

Caballo de Troya

J. J. Benítez

10

-¿Puedo preguntarle por qué vive solo y retirado?

Antes de que respondiera traté de acorralarlo con una segunda cuestión:

-¿Tiene algo que ver con esa información que usted conoce?

-A eso puedo responderle con un rotundo sí.

El silencio cayó de nuevo entre nosotros.

-¿Y qué desea que haga?

El mayor extrajo de uno de los bolsillos de su guayabera una pequeña y descolorida libreta

azul. Escribió unas palabras y me extendió la hoja de papel. Se trataba de un apartado de

correos en la ciudad de Chichén Itzá, en el mencionado estado del Yucatán.

-Quiero que sigamos en contacto -respondió señalándome la dirección-. ¿Puede escribirme a

ese apartado?

-Naturalmente, pero...

El hombre pareció adivinar mis pensamientos y repuso con una firmeza que no dejaba lugar

a dudas:

-Es preciso que ponga a prueba su sinceridad. Le suplico que no se moleste. Sólo quiero

estar seguro. Aunque ahora no lo comprenda, yo sé que mis días están contados. Y tengo prisa

por encontrar a la persona que deberá difundir esa información...

Aquella confesión me dejó perplejo.

-¿Está usted diciéndome que sabe que va a morir?

El mayor bajó los ojos. Y yo maldije mi falta de tacto.

-Perdone...

-No se disculpe -prosiguió el oficial, volviendo a su tono jovial-. Morir no es bueno ni malo. Si

se lo he insinuado ha sido para que usted sepa que ese momento está próximo y que, en

consecuencia, no está usted ante un bromista o un loco.

-¿Cómo sabré si usted ha decidido o no que yo soy la persona adecuada?

-Aunque espero que volvamos a vernos en breve, no se preocupe. Sencillamente, lo sabrá.

-No puedo disimularlo más. Usted sabe que yo investigo el fenómeno ovni...

-Lo sé.

-¿Puede aclararme al menos si esa información tiene algo que ver con estas astronaves?

-Lo único que puedo decirle es que no.

Aquello terminó por desconcertarme.

Dos horas más tarde, con el espíritu encogido por las dudas, despegaba de Villahermosa

rumbo a la ciudad de México. Yo no podía imaginar entonces lo que me deparaba el destino.

YUCATÁN

A mi regreso a España, y por espacio de varios meses, el mayor y yo cruzamos una serie de

cartas. Por aquellas fechas, mis actividades en la investigación ovni habían alcanzado ya un

volumen y una penetración lo suficientemente destacados como para tentar a los diversos

servicios de Inteligencia que actúan en mi país. Era entonces consciente -y lo soy también

ahora- de que mi teléfono se hallaba intervenido y de que en muy contadas ocasiones, dada la

naturaleza de algunas de esas indagaciones, los sutiles agentes de estos departamentos (civiles

y militares) de Información, habían seguido muy de cerca mis correrías y entrevistas. Lo que

nunca supieron estos sabuesos -eso espero al menos- es que, en previsión de que mi

correspondencia pudiera ser interceptada, yo había alquilado un determinado apartado de

correos, aprovechando para ello la complicidad de un buen amigo, que figuró siempre como

legitimo usuario de dicho apartado postal. Esta argucia me ha permitido desviar del canal

«oficial» aquellas cartas, documentos e informaciones en general que deseaba aislar de la

malsana curiosidad de los mencionados agentes secretos. Naturalmente, por lo que pudiera

Caballo de Troya

J. J. Benítez

11

pasar y dada la antigua profesión y la nacionalidad del mayor, sus misivas siguieron siempre

este conducto confidencial. Ni siquiera Raquel, mi mujer, supo de la existencia de este nuevo

amigo ni de mis sucesivos contactos con él.

Por otra parte, y aunque las cartas del mayor hubieran caldo en manos de los servicios de

Inteligencia, dudo mucho que el contenido de las mismas pudiera llamarles la atención. Por más

que presioné, jamás logré que deslizara una sola pista sobre la información que decía poseer.

Sus amables escritos iban enfocados siempre hacia un más intenso y extenso conocimiento de

mi forma de pensar, de mis inquietudes y, especialmente, de mis pasos e investigaciones en

torno a la pasión y muerte de Cristo. Recuerdo que una de sus cartas estuvo dedicada por

entero a interrogarme sobre la última parte de mi libro El Enviado. Al parecer, mi supuesta

entrevista con Jesús de Nazaret, que cierra dicha obra, le causó un especial impacto.

Y llegó el otoño de 1980. En honor a la verdad, mis esperanzas de obtener algún indicio

sobre el impenetrable secreto del mayor se habían ido debilitando. Hubo momentos difíciles, en

los que las dudas me asaltaron con gran virulencia. Creo que mi escaso entusiasmo hubiera

terminado por apagarse de no haber recibido aquella lacónica carta -casi telegráfica- en la que

mi amigo me rogaba que «lo dejara todo y volara hasta la ciudad de Mérida, en el estado del

Yucatán». Durante varios días -no voy a negarlo- me debatí en una angustiosa zozobra. ¿Qué

debía hacer? ¿Es que el mayor se había decidido a hablarme con claridad? Tentado estuve de

escribirle una vez más y pedirle explicaciones. Pero algo me contuvo. Yo intuía que aquélla

podía ser otra prueba; quizá la definitiva.

Al fin tomé la decisión de volar a América e inicié un sinfín de gestiones para tratar de

subvencionar en todo o en parte el costoso viaje. En contra de lo que muchos puedan pensar,

mis recursos económicos son siempre escasos y aquel súbito salto al otro lado del -Atlántico

terminó por desnivelarlos. providencialmente, mi amigo y editor José Manuel Lara aceptó la

idea de presentar mis últimos libros en América, y con esta excusa aterricé en Bogotá.

Aquel rodeo, aunque retrasó algunos días mi entrevista con el mayor, se me antojó

sumamente prudencial. No estaba dispuesto a conceder el menor respiro a los servicios de

Inteligencia y así se lo anuncié a mi amigo en una carta que me precedió y en la que, por

supuesto, le señalaba el día y el vuelo en el que esperaba tomar tierra en Mérida.

Al concluir mis obligaciones en Colombia me las ingenié para cancelar mis compromisos en

Caracas, volando en el más riguroso incógnito -vía Belmopán- hasta Yucatán.

Al cruzar la aduana y antes de que tuviera tiempo de buscar al mayor, me di de manos a

boca con un cartel en el que había sido escrito mi primer apellido. El escandaloso cartón era

sostenido por un hombre recio, de espeso bigote negro y tez bronceada. Al presentarme se

identificó como Laurencio Rodarte, al servicio del mayor.

-Él no ha podido venir a recibirle -se excusó mientras pugnaba por hacerse con mi maleta-.

Si no le importa, yo le conduciré hasta él.

Mi instinto me hizo desconfiar. Y antes de abandonar el aeropuerto traté de averiguar qué

papel jugaba aquel individuo y por qué razón no había acudido el mayor.

Laurencio debió captar mi recelo y, soltando la maleta, resumió:

-El mayor está enfermo.

-¿Dónde se encuentra?

-Lo siento pero no estoy autorizado para decírselo. Él me ha enviado a recogerle y...

-Mire, Laurencio -le interrumpí tratando de calmar mis nervios-, no tengo nada contra usted.

Es más: le agradezco que haya venido a recibirme, pero, sí usted me dice dónde está el mayor,

yo iré por mis propios medios.

El hombre dudó.

-Es que mis órdenes...

-No se preocupe. Dígame dónde me espera el mayor y yo iré a su encuentro.

El tono de mi voz era tan firme que Laurencio terminó por encogerse de hombros y preguntó

de mala gana:

-¿Conoce Chichén Itzá?

-Sí.

-El mayor me ordenó que le llevara hasta el cenote sagrado.

Laurencio señaló mi reloj y puntualizó:

-Usted deberá estar allí a las cuatro.

Caballo de Troya

J. J. Benítez

12

Y dando media vuelta se encaminó a la puerta de salida. Consulté la hora local y comprobé

que tenía dos horas escasas para llegar hasta el pozo sagrado de los mayas. Yo había visitado

en otras oportunidades el recinto arqueológico de la recóndita población de Chichén Itzá, al este

de Mérida, y en plena selva de la península del Yucatán. Conocía también los dos famosos

cenotes -el sagrado y el profano- situados a corta distancia de la ciudad y que, según los

arqueólogos, pudieron ser utilizados por los antiguos mayas como depósitos naturales de agua

y, en el caso del cenote sagrado, como centro religioso en el que se practicaban sacrificios

humanos.

Al ver alejarse el Toyota negro que conducía Laurencio, me concedí un respiro, tratando de

poner en orden mis ideas. Por supuesto, no tardé en reprocharme aquella seca y radical actitud

mía para con el emisario del mayor. En especial, a la hora de regatear con los taxistas que

montaban guardia al pie del aeropuerto...

Después de no pocos tira y afloja, uno de los chóferes aceptó llevarme por 850 pesos. Y a

eso de las dos de la tarde -sin probar bocado y con la ropa empapada por el sudor- el taxi enfiló

la ruta número 180, en dirección a Chichén.

Tal y como había prometido, el taxista cubrió los 120 kilómetros que separan Mérida de

Chichén Itzá en poco más de hora y media. Tras una vertiginosa ducha en el hotel de la Villa

Arqueológica, me dirigí al lugar elegido por el mayor. A las cuatro en punto, a paso ligero y con

el corazón en la boca, dejé atrás la impresionante pirámide de Kukulcán y la plataforma de

Venus, adentrándome en la llamada Vía Sagrada, que muere precisamente en un cenote u olla

de casi sesenta metros de diámetro y cuarenta de profundidad.

Antes de alcanzar el filo del pozo sagrado distinguí a dos personas sentadas al pie de una

frondosa acacia de florecillas rosadas. Al verme, una de ellas se incorporó. Era Laurencio.

Reduje el paso y mientras me aproximaba sentí una incontenible oleada de vergüenza. Una vez

más me había equivocado.

Pero aquel sentimiento se esfumó a la vista de la segunda persona. Quedé atónito. Era el

mayor, pero con veinte años más de los que aparentaba cuando le conocí en Villahermosa.

Permaneció sentado sobre la plataforma de piedra del viejo altar de los sacrificios,

observándome con una mezcla de incredulidad y emoción. Lentamente, en silencio, dejé

resbalar la bolsa de las cámaras, al tiempo que Laurencio le ayudaba a incorporarse. El mayor

extendió entonces sus largos brazos y, sin saber por qué, dejándome arrastrar por mi corazón,

nos abrazamos.

-¡Querido amigo! -susurró el anciano-. ¡Querido amigo!...

Sus penetrantes ojos, ahora hundidos en un rostro calavérico, se hablan humedecido. Algo

muy grave, en efecto, había minado su antigua y gallarda figura. Su cuerpo aparecía encorvado

y reducido a un manojo de huesos, bajo una piel reseca y salpicada por corros marrones de

melanina. Una barba blanca y descuidada marcaba aún más su decadencia.

Intenté esbozar una disculpa, estrechando la mano de Laurencio, pero éste, sin perder la

sonrisa, me rogó que olvidara el incidente del aeropuerto.

El mayor, apoyándose en mi hombro, me sugirió que caminásemos un poco hasta el prado

que rodea a la pirámide de Kukulcán.

Con paso vacilante y un sinfín de altos en el camino, fuimos aproximándonos al castillo o

pirámide de la Serpiente Emplumada. Así, en aquella primera jornada en Chichén Itzá, supe de

labios del propio mayor que su fin estaba próximo y que, en contra de lo que pudiera imaginar,

su muerte fijaría precisamente el comienzo de mi labor.

Supe también que -tal y como me había insinuado en otras ocasiones- su «enfermedad» era

consecuencia de un fallo no previsto en un proyecto secreto llevado a cabo años atrás, cuando

él todavía pertenecía a las fuerzas aéreas norteamericanas. Cuando le interrogué sobre dicho

proyecto, sospechando que podía guardar una estrecha relación con la información que había

prometido darme, el mayor me rogó que siguiera siendo paciente y que esperase un poco más.

Durante dos días, mi vida transcurrió prácticamente en la pequeña casita de una planta, a

las afueras de Chichén, y muy próxima a las grutas de Balankanchen, en la carretera que

discurre en dirección a la Valladolid maya. Allí, Laurencio y su mujer venían cuidando a mi

amigo desde hacía seis años.

Ni que decir tiene que aproveché aquella magnífica oportunidad para bucear en la medida de

lo posible en el pasado y en la identidad del mayor. Sin embargo, mis pesquisas entre las

diversas autoridades policiales y las gentes de Chichén no fueron todo lo fructíferas que yo

Caballo de Troya
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   95

similar:

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconSe han presentado 444 proyectos de investigación, de los cuales siete han recibido galardón

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconResumen los sistemas del tipo erp se han vuelto populares para controlar...

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconLos Padres [de la Iglesia] que han elaborado el dogma de la Trinidad...
«Hagamos a Dios a nuestra imagen y semejanza»”. Una aproximación a la teología de Anselm Grün

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconResumen: El trabajo planteado se centrará en el estudio de una de...
«Vivimos en un círculo extraño, cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna»

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconLos enigmas de la civilización egipcia
«la obra de erudición más importante de este siglo que exige una revisión total de la concep­ción que el hombre moderno tiene de...

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconColección Enigmas del Cristianismo

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconDurante los últimos 50 años, gran parte de los profesionales de la...

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconNacidos a finales de los años noventa, los blogs se han convertido...

Investigación de los enigmas que han planteado a la icon1. Enumera las causas que han incrementado los casos de obesidad...

Investigación de los enigmas que han planteado a la iconEs el proceso histórico con cambios o transformaciones que han ido...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com