México, D. F., 17 de octubre de 2013




descargar 57.6 Kb.
títuloMéxico, D. F., 17 de octubre de 2013
fecha de publicación05.02.2016
tamaño57.6 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
México, D.F., 17 de octubre de 2013.
Versión estenográfica de Conferencia Magistral "Acceso a la Información Pública Gubernamental: cómo se ajustan las prácticas internacionales a las nuevas tendencias", ofrecida por Fabrizio Scrollini, durante el 2° Seminario de Transparencia Proactiva, organizado por el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos, llevado a cabo en el auditorio “Alonso Lujambio”, del propio IFAI.
Presentador: A continuación el maestro Fabrizio Scrollini, Presidente de la Asociación Civil de Datos Abiertos, Transparencia y Acceso a la Información de Uruguay, presentará la Conferencia Magistral “Acceso a la Información Pública Gubernamental: cómo se ajustan las prácticas internacionales a las nuevas tendencias”.
Fabrizio Scrollini: Buenos días para todos y para todas. Es un gran honor estar aquí en esta institución, en el IFAI, entre personas que realmente admiro mucho y personas que han dedicado mucho a México y al acceso a la información y la transparencia.
Gracias a Calín, gracias Gabriela, gracias Juan Pablo, por estar aquí, y Tania por, de alguna manera, por facilitar esta llegada.
Básicamente mi rol hoy aquí es de alguna manera tratando de enmarcar el fenómeno del acceso a la información dentro de lo que es llamado o es conocido como nuevas tendencias. Y la idea es darles algunos insumos a los efectos de que esta jornada de reflexión ustedes puedan, de alguna manera, encuadrar o generar sus propias ideas acerca de hacia dónde avanza el mundo de la transparencia y el acceso a la información y en particular el mundo de la transparencia proactiva.
Yo siempre digo: el gobierno abierto es… Estos es básicamente de lo que vamos a hablar hoy.
Lo primero que de alguna manera quería comentar, lo primero que me gustaría reflexionar junto a ustedes es acerca de cómo la transparencia y cómo el acceso a la información se enmarcan en este nuevo fenómeno o esta nueva palabra que es el gobierno abierto, "open goverment". ¿De qué hablamos cuando hablamos de "open goverment", del gobierno abierto, qué significa y cómo el acceso a la información juega un rol en eso.
Posteriormente, me gustaría vincular la idea de datos abiertos con el fenómeno de la transparencia y acceso a la información, y me gustaría mostrarles algunos posibles usos de los datos abiertos, y cómo eso se enmarca dentro de la estructura de este derecho.
Y finalmente me gustaría básicamente, porque uno finalmente es académico al fin del día, me gustaría más preguntas, no respuestas, acerca de cómo estas nuevas tendencias afectan nuestro campo de conocimiento, lo que hemos conocido.
Así que la próxima slide, básicamente es lo que siempre digo, el gobierno abierto es adorable y ahí tiene una foto de mi perro que es hermoso; la verdad que es hermoso, mi perro es un cachorrito de seis meses y es la cosa más linda que yo he visto, no se ve muy bien, porque ahí está muy oscuro, pero de todas maneras él es precioso.
Y siempre digo que el gobierno abierto es adorable, porque estar en contra del gobierno abierto, en México sería básicamente como estar en contra de los tacos al pastor, o sea, nadie puede estar en contra de eso seriamente.
Pero por otro lado, como siempre yo hago una cita que me parece fantástica de un Joe británico que hace mucho tiempo dejaron de emitir, que se llama "Siministro Jess Ministar".
Cuando llega el primer Ministro emocionadísimo, que ha ganado las elecciones, se encuentra con un servidor público muy tradicional, y entonces el Primer Ministro le dice: "Vamos a tener un gobierno abierto", y el servidor público lo mira, piensa y dice: "Mire, usted puede tener un gobierno o puede ser abierto, las dos cosas no".
Y de alguna manera, yo creo que esa tención a lo largo de esta historia del gobierno abierto como algo adorable, como algo que todos queremos versus la otra visión de bueno, pero aquí lo que estamos manejando es política y poder y esto es muy complicado.
Entonces, de alguna manera esa atención se refleja un poco dentro de la idea de gobierno abierto.
Hay quien piensa que el gobierno abierto en el fondo, digamos, si uno tuviera que definir el gobierno abierto, uno diría que es un gobierno que escucha a su ciudadanía, que muestra sus procesos, que rinde cuentas por ellos y que consecuentemente colabora eventualmente con los ciudadanos, ciudadanas en la construcción de lo común, de la vez pública de alguna manera.
Esa sería una definición casi de manual; ustedes pueden encontrar en cualquier ponencia sobre gobierno abierto.
Las tres notas esenciales, transparencia, colaboración, participación.
Es algo que se reitera bastante. Y en este contexto, yo creo que lo esencial sobre eso es, por un lado, problematizar lo abierto. Es decir, OK, abierto.
Seriamente, ¿qué decimos cuando decimos abierto? O sea, una de estas lecturas fantásticas que se tienen en la universidad, es un filósofo austriaco llamado Wittgenstein, que habla de las familias de palabras.
Esas palabras son todas lindas, porque libertad, son cosas fantásticas, abiertas y en realidad es complejo. Cuando uno dice que va a abrir los servicios de algo, puede referirse a que va a dejar que otros provean servicios con uno, entonces, es una forma de ser abiertos, va a dejar que tal vez los ciudadanos construyan con el Estado cosas nuevas, desde abajo hacia arriba y esa es una forma de ser abierto, o capaz que le va a transferir la responsabilidad a los ciudadanos de que hagan lo que tengan que hacer, porque en el fondo, eso es ser abierto.
Y en realidad, si ustedes ven detrás de estas ideas, hay como tres formas, como tres, si uno quiere ideas que son distintas en el fondo.
Todas son abiertas y todas son muy legítimas desde una perspectiva pluralista. Es decir, todos valen, lo que hay que ser claro, básicamente es lo que a uno se refiere cuando dice abierto.
Y eso es a veces difícil de englobar. Y por otro lado, lo abierto siempre se cubre con un manto de bondad y generalmente es bueno, pero también hay que saber que lo abierto trae riesgos y no todo lo abierto es necesariamente bueno.
En líneas generales sí, digamos, pero si yo abro datos personales, ustedes aquí en México tienen bastante experiencia en el desarrollo de esto. Si yo de alguna manera abro el software del Estado en determinadas condiciones que podría vulnerar su seguridad. Bueno, ahí hay cuestiones que donde lo abierto capaz que no esté tan bueno, que no sea algo positivo.
En este contexto de lo abierto, del gobierno abierto la comisionada mencionó la Alianza para el Gobierno Abierto, donde México ha tomado un papel preponderante y es el próximo “sherd”, digamos el próximo líder de esa alianza junto con Indonesia, y miembros de la sociedad civil.
Es una alianza, es una asociación bastante particular, es bastante sui generis, porque de alguna manera pone en pie de igualdad a la sociedad civil y al Estado. Eso en líneas generales no es muy común. Pero de alguna forma es lo que está pasando hoy por hoy, y ahí es donde se está dando la discusión acerca de qué es lo abierto y qué no es lo abierto.
Y yo siempre tengo estos ejemplos fantásticos que permiten, porque los países construyen planes idealmente en conjunto con la sociedad civil. Eso varía, digamos, pero son dos ejemplos que son fantásticos. Uno son los de México y Brasil, Brasil instauró una ley de acceso para empezar esta Alianza del Gobierno Abierto, hizo algunos pasos para implantar bien esa ley.
Bueno, México, lo acaba de mencionar la comisionada, está desarrollando ciertos compromisos, y después tenemos la Isla de Malta, que dijo que iba a limpiar las playas, porque eso es parte de un plan de gobierno abierto. Supongo que las playas abiertas, por decirlo de alguna manera son buenas, porque la gente puede ir a la playa, están abiertas, están limpias.
Entonces hay mucho dentro de este paragua de Gobierno Abierto, y hay otros que son un poco más grises. Digamos, yo estoy aquí haciendo una parodia, si uno quiere, pero hay que seriamente distinguir: bueno, esto es gobierno abierto, esto es gobierno electrónico. Seriamente a qué nos referimos cuando nos referimos por gobierno abierto, aún en este contexto internacional.
Entonces, la pregunta que nos hacemos quienes trabajamos en el tema de transparencia. Bueno, y qué rol le cabe al acceso a la información pública en todo esto.
Y para mí, y yo voy a volver sobre esto al final de la exposición, pero para mí es como la condición sin la cual no. Digamos, es un requisito esencial, es que nada de todo esto, de estas bondades del Gobierno Abierto pasan sin una institución fundante, sin una regla de juego esperada que diga que la información va a estar ahí y va a estar disponible de alguna manera.
Esas reglas no pasan de la nada, no surgen de la noche a la mañana, no se construyen por generación espontánea, no es pontificando sobre ello que es que pasa, sino qué pasa cuando los actores de una determinada comunidad deciden hacerlo, está la parte más compleja de construir reglas juntos básicamente.
Entonces, desde ese lado, y yo creo que es el principal aporte de alguna manera de la agenda de transparencia y acceso a la información de este nuevo mundo de gobierno abierto.
Un mundo que ha ido variando con los desafíos tecnológicos desde la época de Andal Sidenius, que tal vez algunos de ustedes lo conozcan, tal vez no, era un pastor sueco que en 1776, básicamente tuvo esta idea genial de desarrollar una ley de acceso a la información en Suecia, 240 años después sigue ahí. Entonces, fue una buena idea. Digamos, su aporte a esta agenda fue bastante importante. Pero desde los tiempos de Andal a nuestros tiempos ha cambiado.
La otra foto que tengo ahí es básicamente de un portal de acceso a la información pública, en este caso alemán, basado en las tecnológicas, en un software particular Payton, que permite a los ciudadanos básicamente hacer pedidos de acceso a la información pública, y medir quién contesta y quién no.
Estos softwares se han desarrollado crecientemente, digamos, la primera experiencia que yo conozco, por lo menos, es la software Alabelli en Inglaterra, que permite hacer estas cosas, un software abierto, cualquier puede tomarlo, cualquiera puede hacerlo, y hay como 15 países que ya lo hacen y les cuento algo, para los que son servidores públicos y lidian todos los días con pedidos de Acceso a la Información Pública: Nadie le pidió permiso a nadie, esto pasó espontáneamente.
O sea, a diferencia del Sistema de Infomex, que ustedes construyeron aquí y que es un sistema muy confiable, que es una experiencia que nació desde el Estado y del IFAI, en su momento, para tratar de estructurar los pedidos de Acceso a la Información; estos señores se sentaron un día en un pub de Londres o en algún lugar de Berlín y dijeron: “Bueno, vamos a hacer pedido de Acceso a la Información, este es el software”, lo pusieron ahí y la gente o usó.
Mi experiencia personal en la construcción de un software es bastante indicativa de eso. Yo me junté 5 días y 5 noches con una ingeniera uruguaya, sentados básicamente en un trabajo en conjunto y armamos el primer prototipo de este software para Uruguay.
Y fue mucho trabajo, no les quiero mentir; fue un trabajo que hice por amor a mi país y porque creo en esta agenda, pero también fue un mundo para aprender.
Pero les tengo malas noticias: En general para quienes esperan un mundo predecible, algo que básicamente siempre va a acontecer conforme a una planificación a 5 años, con indicadores, no va a pasar así. Ese mundo no viene así.
Esto puede pasar en cualquier momento, la innovación pasa en todo momento y de lo que estoy hablando aquí obviamente es del fenómeno de los pedidos de Acceso a la Información Pública; mucho más, ni qué decir, con lo que es el fenómeno de la Transparencia Proactiva, la publicación de datos.
Es en ese contexto donde, de alguna manera, se vincula la Agenda de Datos Abiertos con la Agenda de Transparencia Proactiva.
El fenómeno de Datos Abiertos no es un fenómeno estrictamente nuevo. Miren ustedes, si uno ve una revista de ingeniería podemos ver que en los años sesenta y setenta los ingenieros hablaban de estándares abiertos, de compartir esos estándares.
Pero crecientemente, en los últimos 5 años, esta Agenda se ha convertido en un movimiento global básicamente pero las semillas de estas ideas estaban ya en algunos lados. Lo que pasa es que no eran populares, no habían agarrado fuerza; la fuerza que le puede dar, por ejemplo, un Decreto de la Presidencia de los Estados Unidos de América diciendo que hay que construir un portal de datos abiertos y liberar la información. Eso es un hito muy claro en esta Agenda.
O quizá, su contraparte británica, habiendo un poco lo mismo; es decir, dando una indicación clara para decir “los datos de la Administración tienen que estar en este formato y tienen que ser liberados”.
O sea que lo que era un hobby básicamente de un grupo de ingenieros y de algunos entusiastas en este tema, hoy es una agenda global. Ese es el salto que ha pegado y lo ha pegado muy rápido. Eso es algo para tener en cuenta.
Cuando uno habla de Datos Abiertos nos referimos en realidad a un estándar técnico, todo depende de las definiciones; si yo voy a ser bastante general, es un dato que en el fondo es la unidad mínima de información que yo puedo tomar, que puedo eventualmente utilizar y reutilizar sin ningún tipo de restricción que no sea el indicar la fuente.
Eso es básicamente un Dato Abierto.
Ahora bien, los Datos Abiertos no los genera sólo el Estado; en general todos estamos generando datos constantemente: Sus celulares generan datos en algunos estándares abiertos, que permiten su reutilización. Esto no es solamente un fenómeno del Estado, es un fenómeno más global.
Dentro del Estado básicamente hay datos que pueden ser compartidos y otros que, en principio, no. Este diagrama lo tomé del Gobierno de Canadá, que claramente trataba de separar un poco los tantos; hay que ser muy cuidadosos porque están los Datos Abiertos, por un lado; están los datos del Gobierno y está este mundo en donde se interceptan los Datos Abiertos del Gobierno que deberían estar para los ciudadanos en formatos utilizables y prontos para ser tomados y reutilizados.
Eso, en líneas generales, es como la interacción del mundo de datos abiertos con el gobierno.
Si uno mira con detalle, digamos, es un estándar también un poco técnico, o sea, qué es un dato abierto, qué calidad tiene, cómo medimos esos. Uno de los estándares posibles, el de este señor que está ahí al lado, que es Tim Berners-Lee, para quien no lo conoce es uno de los creadores de la red y de internet, y básicamente él tiene un modelo de cinco estrellas que básicamente promueve un cierto estándar de datos. ¿Eso por qué? Porque ayuda a la gente que trabaja con los datos a hacerlo de una forma más fácil, interoperable, permite, de alguna manera, que los datos cobren mayor sentido.
Yo no voy a ingresar al tema del estándar simplemente para que entiendan que hay una dimensión técnica de esto que se refleja después en reformas constitucionales y legales. O sea, hoy por hoy en el Reino Unido, digamos, parte de este estándar es lo que permite la publicación de ciertos datos en su plataforma.
La idea de datos abiertos permea lo que es la transparencia reactiva, si uno quiere los pedidos de acceso a la información. Las reformas del Reino Unido hoy permiten, por ejemplo, pedir las bases de datos.
Son cosa que uno intuitivamente, si uno ha estado trabajando en temas de acceso a información, diga: bueno, grabarse, cae de maduro, o sea, transparencia activa, publicación de información. Obviamente este es una extensión de la transparencia activa. Sí, claro, tiene sentido, pero acá hay cosas nuevas.
Una de las cosas nuevas que hay es que las categorías de datos abiertos que tenemos enfrente no son las tradicionales que ingresaban en nuestras leyes por transparencia activa, hay algunas que sí y otras que son mucho más amplias, eso como para empezar a ver el tema institucional.
El otro problema es publicar estos datos requiere de ciertas capacidades institucionales que los estados a veces tienen y a veces no, y tiene un costo publicar datos, a veces poco, a veces mucho, dependiendo básicamente de estándar a adoptar.
También –y sobre esto voy a empezar a hablar- el público ha cambiado, es decir, estos datos no son ya solamente utilizados por periodísticas, por académicos, seguimos siendo parte de la gente que pide información, pero también ha empezado a aparecer otro tipo de público, algunas empresas, otros básicamente desarrolladores, gente curiosa que quiere jugar con datos para hacer cosas. Esto es que los datos comienzan a ser accionables, de alguna manera, es información en acción de alguna forma.
Y otras cosas que empiezan a pasar es que yo quiero saber un poco más de los datos, ¿cómo fue que usted construyó esos datos que tiene ahí? Porque para tomarlos por ciertos yo necesito saber, de alguna manera, cómo usted construyó eso. Eso en el lenguaje técnico se conoce como “meta-data”, pero es algo que de alguna manera: qué permite a mí darme certeza de que este dato es válido o por lo menos que este dato es confiable. Bueno, me tiene que contar cómo lo hizo. Esto no es muy distinto a lo que hacemos con cualquier clase de información en la vida, los técnicos tienen una forma bastante particular de ponerlo, digo, la gente que publica datos, pero en línea generales es eso: deme certeza sobre cómo lo construyó para que yo cuando lo use tenga certeza de saber qué puedo hacer o no con él. Que no es menor, porque si no básicamente comienzan a pasar algunas cosas que puedo contar.
Yo quisiera referirme básicamente de la idea de los tatos en acción, es la posibilidad de que se hagan cosas con los datos. El ejemplo más usado o que a mí me gusta usar es el de open-corporation, que es un ejemplo muy famoso. Un desarrollador británico que lo que comenzó a hacer básicamente es a tomar los registros públicos de información sobre empresas básicamente, en distintos países. Y el sitio para mí es buscar esa información en Bermuda, en Jersey, que es una jurisdicción bastante compleja acerca de Reino Unido; el propio Reino Unido, etcétera, por poner ejemplos.
Si esa información está abierta, pasan cosas con esa información, pasan cosas como por ejemplo, si yo fuera un estudioso del capitalismo global, esto sería fantástico, yo pongo las conexiones que hay entre las empresas, está bien, hay un nicho para gente de eso, es un nicho bastante restringido, no todo al mundo le interesa el capitalismo global y su expansión.
Ahora, si yo soy un comerciante sentado en México, y tengo que lidiar en el Reino Unido y no lo conozco, y me mandan los datos de la información, esto me da certeza. Yo por lo menos sé dónde está registrado, sé cuándo lo registró, cómo lo registró, con quién estoy lidiando. Hay un contexto mucho más complejo en una sociedad global, eso es esencial, sino con quién voy a hacer un negocio, sino con quién voy a, de alguna manera a interactuar, si yo no sé nada del otro y es poco probable que conozcan algo, por más que tengamos redes sociales, contactos, etcétera, al final uno se enfrenta a una pantalla y a tanta certeza que le pueda dar esa pantalla.
Entonces, esta clase de informaciones es clave.
De alguna manera, lo que de alguna forma también, en el caso mexicano hay un caso bastante interesante, que no es solamente para dar certeza con nosotros, sino también por supuesto para controlar a la administración.
Esta dimensión de alguna forma de control, de contralor de la gestión pública que es bien importante y que son un poco las bases para las cuales se siente el acceso a la información pública.
El sitio web que ustedes deben conocer, o si no lo pueden buscar ahora, se llama subsidios al campo, permite saber básicamente quién es quién en el mundo de entregas de ciertos subsidios a determinadas actividades.
Es un sitio bastante sencillo, pero que hace el punto, que básicamente es así se entregan sus recursos, y ustedes podrán estar de acuerdo con ello, pero lo importante es que ahora lo saben, básicamente.
Otro caso fantástico que me gusta siempre contar, es el caso de una pequeña municipalidad en Argentina que se llama Bahía Blanca. Y Bahía Blanca tuvo la suerte o desgracia para el gobernador de Bahía Blanca, de contar entre sus filas a un jáquer cívico muy empedernido, que lo que quiso hacer fue utilizar los datos de los contratos de la administración, para mostrar con quién contrataba y cuánto pagaba; entre ellos, algunos amigos del gobernador.
Entonces, eso obviamente el sitio básicamente se alimentaba, porque Bahía Blanca publicaba un estándar posible para ver, digamos, automáticamente cuándo se contrataba y cómo.
Bahía Blanca reaccionó frente a esto, y puso lo que se conocen como un capcha, que básicamente ese como cuadradito que ustedes ven cuando tienen que certificar que son humanos, y les ponen que hacen siete 7XEI, por ejemplo cosas así, es un capcha, esa es la tecnología más para el tema de datos abiertos, y de alguna manera al establecerla, obviamente, rompe digamos el trabajo que había hecho este programa.
Este programa vuelve a la carga, supera el capcha y vuelve a establecer de nuevo el sitio, mucho mejor esta vez, con más diseño, más lindo, mostrando más cerca al amigo del gobernador, en fin.
De esta interacción lo que surge hoy, después de un largo proceso, es que Bahía Blanca es una líder regional en publicación de datos abiertos, a raíz de esta interacción con esta jáquer; y ya terminó a las cansadas asesorando al gobierno de Bahía Blanca en cómo liberar sus datos.
Esta historia, digamos, así sencilla muestra un poco el poder de esto de la información en acción, para lo cual básicamente esa información tiene que estar ahí.
También puede ver el caso de que haya demasiado de una cosa buena, o sea, puede pasar que en este mundo, como en Uruguay, cuando uno come demasiado dulce de leche, demasiada cajeta creo que es el término de México, dulces, puede empalagar. Y esto es un poco la misma sensación.
Estas páginas web que tengo aquí, básicamente se llama "Green Bay on line dot.com", que es una empresa básicamente que toma los datos de la policía de la ciudad de Grimbild. En este caso toma los datos de Bautista Martínez Alejandro, de quien sabemos su dirección, cuándo lo arrestaron, por qué, está casado, y un montón de cosas que más de su vida que yo no sé si deberíamos saber solamente porque el hombre tuvo un ticket de velocidad extra, digamos, se pasó de la velocidad.
Yo no estoy muy convencido que tengamos que saber todo esto de Alejandro, solamente porque el hombre pisó de más el acelerador. Tampoco estoy convencido que hay que aplaudir a Alejandro, vamos a entendernos. Pero no estoy convencido que el escarnio público contribuya mucho a que Alejandro sea un buen conductor, pero está ahí.
Y otro lado ya más visible, más tangible podemos ver la cara de las personas que nos permite entender quién es quién en esto.
Ahora, tranquilos porque este es uno de los pocos modelos relativamente sostenibles de negocios que yo he encontrado de datos abiertos. Es decir, ustedes no quieren estar ahí, 500 dólares y se acabó. Lo bajamos de la página.
Porque podría haber una equivocación, porque podría haber una… O sea, es básicamente la última información que aparece en el website. La mayoría de estas personas que aparecen en esta página no tienen, no sé si tendrán o no los 500 dólares, probablemente no tengan ni idea de que están ahí.
Entonces, de alguna forma esto lo pongo como contrapartida con el tema de la privacidad y en un debate mucho más amplio del uso de los datos abiertos y su impacto en la privacidad y su impacto a esta gente, y puede ser que mañana esta compañía sea cerrado porque esto esté mal, pero pasó, se pudo hacer. Entonces, algo que hay que tener en cuenta a la hora de diseñar esto.
Justamente, y de aquí saltamos a la idea ésta de si el gobierno debería ser abierto por diseño de alguna manera, y aquí hay una “vaina” muy vieja con relación basada con un poema de un británico llamado Eliot, básicamente doce “Dónde está la información, hemos perdido el conocimiento y la sabiduría, que hemos perdido en el conocimiento”.
De alguna manera esta relación, información, conocimiento, sabiduría, como formas de construir de alguna manera mejor lo público, parecen como pasos simples y escalonados en busca de un mayor bienestar público.
Y yo en líneas generales estoy de acuerdo, el problema es que si ustedes se fijan hacia abajo dice Data, que son los datos, y cómo se construyen los datos y quién los construyó y para qué los construyó. Y el sistema que construyó era, inicialmente era para otra cosa. Entonces, en el fondo esto es un proceso mucho más complejo que un escalón. En el fondo hay muchos quién, para qué, dónde, cuándo, que sí ojalá permita llegar a la sabiduría colectiva y lo demás. Pero hay que también estar conscientes de hasta dónde y qué elementos de análisis tenemos sobre esta nueva agenda.
Finalmente, o sea, ahora lo que yo quiero reflexionar un poco con ustedes sobre el final es acerca de… Bueno, esto es lo mismo, pero diferente, como dicen por ahí. De alguna forma esa es teoría, que esa es una calle en Atenas.
En general sí, a ver acá hay viejas cosas que se vuelven a repetir y otras que no. A lo empírico, digamos, las comunidades que trabajan en temas de datos abiertos y las comunidades que trabajan en temas de acceso a la información, no son básicamente lo cercanas que uno pensaría que son.
Es decir, como siempre, como una colega decía en un post recientemente, yo lo bauticé como la gente de open data viene de Marte y la gente de acceso a la información viene de Venus, de alguna manera como siguiendo esa cuestión.
De alguna forma esa idea de que en el fondo la gente que viene de datos abiertos viene con un perfil más de construcción, un perfil más de tecnológico, si uno quiere o de ideas para hacer cosas.
La gente que trabaja en transparencia viene, o bien de un mundo legalista, donde básicamente nos preocupamos por los derechos, nos preocupamos por las instituciones, nos preocupamos por el control de lo público, lo cual es muy válido.
Pero el asunto es que cuando todo mundo se cruza de alguna forma, es bueno tener en cuenta que no siempre es instantáneo el amor de alguna manera. O sea, es algo que hay que trabajar.
Hay experiencias muy buenas que demuestran que esto así pasa pero es algo como que empíricamente es constatado.
Después de citar esta idea de que los Datos Abiertos deberían ser como el agua, como la electricidad, les comento que yo siempre discutía esto con un británico y con un canadiense, quienes básicamente decían que esto es como abrir una camisa y sacar datos. Una cosa así.
El problema con eso es que sí, es una producción de datos pero con lo que estamos lidiando es con información que en el fondo es construida por todos nosotros de alguna manera, información que el Estado recabó de nosotros, que nosotros le dimos al Estado.
Entonces me niego a creer alegremente que esto es básicamente como la electricidad y el agua; es decir, sí, la analogía tiene un sentido porque tampoco es hacer una crítica por crítica mismo pero sí, básicamente hay que decir que esto es un poco más complejo porque esta información que tenemos aquí es información estatal y es información oficial en líneas generales.
Podremos charlar acerca de las licencias, de cómo se usan y tal, pero es información que me da certeza, es información que le da certeza a ustedes de que mañana pueden realizar determinado trámite en la Ciudad de México; es información que les da certeza de que sus derechos son sus derechos. En consecuencia, de alguna forma esto es algo más complejo.
Por otro lado, eso implica básicamente que el Estado debe también como que reorganizarse para todo esto porque muchos de estos procesos de publicación de datos no toman en cuenta todas estas complejidades.
El Estado tradicionalmente es una organización de silos o bloques que no necesariamente habla mucho de ellos. Sobre esto hay mucha teoría pero la práctica indica que básicamente no hay mucho diálogo.
En este tema en particular, en particular; por ejemplo, ante los grupos que trabajan en publicaciones, quienes son básicamente ingenieros en software y la gente que está en las partes más legales y sociales de todo esto, esta interacción tiene que pasar de alguna forma y hacia eso vamos.
Justamente en ese tema del rol de Estado, hay temas que tienen que ver con concebir al Estado como una plataforma para construir cosas, lo cual es bueno.
Es decir, el Estado de alguna manera ayuda básicamente a que se construyan nuevas cosas a partir de la información que pone en posesión de los demás, pero en algunos contextos esto no es tan obvio.
No necesariamente el Estado es meramente una plataforma para construir sino que se convierte en lo que el Estado siempre es: Un agente regular. O sea, regula lo que pasa.
Yo no creo que ser una plataforma es meramente el rol necesario del Estado en esta agenda. Hay roles un poco más complejos, que tienen más que ver -por ejemplo- con qué información recojo y qué información no recojo. Es proporcional toda la información que recojo.
Los recientes casos de algunas cuestiones que han pasado en los últimos tiempos, nos recuerdan que hay información que tal vez no sería bueno recoger.
Hay cosas que, en principio, no deberíamos saber y que tal vez así tiene que ser pues de alguna manera hay cosas en los que tenemos que ser proporcionales para los fines que queremos.
En esa discusión de proporcionalidad, que también es algo que el mundo, en nuestro fervor por promover -y me identifico como uno de los promotores, manifiesto un mea culpa, algo muy latino- y decir que nosotros sabemos una buena cosa, no debemos olvidar las complejidades que después subyacen de esto, cuando se interactúa con la gente en general.
En líneas generales, creo que eso es un poco el contexto donde hoy se presenta el acceso a la información y los datos abiertos.
Yo quisiera dejarlos con la idea de que, a ver, una analogía de lo que ha pasado con los datos abiertos puede también verse en otros procesos históricos, y ésta es una hipótesis básicamente.
Cuando la idea de libertad de información y libertad de expresión nació tomó mucho tiempo construirla, y sobre esa idea se construyeron después los medios de prensa, se construyó probablemente la internet, se construyeron muchísimas cosas más en conjunción con otras libertades pero bajo la base, bajo la solidez de que esa regla de fuego, que ustedes pueden opinar hoy aquí, lo mismo que yo puedo opinar aquí, que podemos intercambiar información, es algo que está ahí y es una garantía.
Un poco en la agenda de datos abiertos algo de eso se construye de esta manera; es una regla de fuego que construimos entre todos que no da garantías necesariamente de que todo vaya a salir bien. Como decía Chris Tagar: ¿Pueden los datos salvar a la democracia? Y le estás pidiendo mucho. Pero probablemente lo que sí pueden hacer es que esto sea un lugar mejor.
¿Puede la libertad de prensa salvar la democracia? Y probablemente no, no solamente la libertad de prensa, pero pueden, de alguna manera, ayudar a que este mundo sea un lugar mejor.
Y con ese mensaje más optimista también decirles, yo siempre que vengo a la ciudad de México vengo por un día, la única calle que conozco es Isabel la Católica y San Salvador, donde hay una biblioteca muy chiquita, que fue una iglesia, que dice, que su ley motive es básicamente del humo, luz, básicamente. Ésa es su ley motive, despejar el humo para que haya luz.
Es una promesa muy fuerte y es una promesa muy válida y es un poco la promesa que esta agenda tiene, o sea, despejar la duda para que el conocimiento pueda dar, digamos, dar luz.
Hay que entender que para dar luz el conocimiento también requiere de estructuras que están de tras, que hay economías políticas que influyen a la hora de distribuir el conocimiento. Y consecuentemente para quienes vivimos finalmente en uno de los continentes más desiguales de la tierra, esto es algo que también deberíamos tomar en cuenta para el desarrollo de nuestros pueblos, es decir: sí, es verdad que el conocimiento, que la información trae luz, ¿pero cómo se distribuye? De alguna manera también es súper importante.
Con esto quisiera agradecerles mucho por su atención y espero tengan una muy fructífera jornada hoy aquí en el IFAI.
Muchas gracias.
Presentador: Muchas gracias al maestro Scrollini.
Tenemos oportunidad de aceptar sólo una pregunta para nuestro ponente. Por favor, la persona que desea realizarla levante la mano para que se le acerque la microfonía.
Fabrizio Scrollini: Las preguntas que sean.
Presentador: Las preguntas que sean.
Si no hay nadie que tenga que hacer alguna pregunta… Por favor.
Comisionada Jacqueline Peschard Mariscal: Muchas gracias.
Usted habló de la dificultad para reunir lo que es el acceso a la información con los datos abiertos, algo que requiere como de estructuras más técnicas o de enfoques más técnicos, mientras que el acceso a la información tiene que ver, digamos, como con impulsos más de ejercicio de derechos.
Pero quisiera ver si nos puede decir cuál sería la forma o cuáles son los riesgos o los retos para poder interceptar estas dos.
Fabrizio Scrollini: Claro, una de las cuestiones fáticas es un poco también de la gente que se interesa por esto. O sea, el mundo de la tecnología hoy por hoy está explotando, es un mercado en pleno desarrollo y lamentablemente, digamos, no son todos los programadores, no es toda la gente que se interesa por esto. Es decir, hay mucha gente que hoy por hoy está comenzando a organizarse para hacer estas cosas.
Un ejemplo en Estados Unidos es "Call for America", un ejemplo en Uruguay puede ser data, en Chile, ciudadano inteligente, aquí mismo Fundar; o sea, estos grupos que comienzan a interactuar con estas otras comunidades.
En eso uno de los ejercicios más fructíferos que hay, son lo que se llama data exploration, que son básicamente juntar a la gente que sabe de un tema, preguntarle por qué se preocupa y a partir de ahí, buscar los datos. Y qué datos precisos, y qué datos no hay y cómo esos datos me permiten a mí, básicamente, hacer lo que tengo que hacer.
Hay que entender también que entre el mundo de los jáquers cívicos y cuando digo jáquer, aclaro, no es una mala palabra necesariamente; o sea, la gente que hace jaquing, no necesariamente lo hace porque sea algo malo, sino porque es algo que puede ser divertido a veces, y también digamos, porque en el fondo es el desafío de poder hacer cosas distintas.
Y la gente se preocupa por esto, tienen preocupaciones muy serias por la libertad; o sea, básicamente por cuestiones que afectan a nuestras vidas y muchas de estas preocupaciones, nacen de estar en contacto directo con cómo las libertad es afectada a través de un software y hay mucho desarrollo en torno a eso.
Nuclear esta comunidad, requiere de mucha tarea de mediación, de apertura y de reconocimiento del no saber mutuo. Ese es realmente el desafío.
Es muy complicado, porque bueno, todo mundo viene de un mundo determinado, pero el encuentro y el reconocimiento de que no sabemos juntos, es lo que para mí trae de alguna manera que estos grupos se encuentren.
Algunos encuentros son más fructíferos que otros, pero digamos, hay una tendencia hacia eso, y sí hay un problema fáctico de grupos humanos, de qué tanto se interesan, pero existen estas personas que sí.
Y por otro lado también, desde el lado de quienes no venimos de esa tecnología, un poco empezar a entender que esto dejó de ser tecnología, empezó a ser regulación; o sea, en algún punto esto comenzó a trascenderlo. Entonces, también tenemos como que alfabetizarnos de alguna manera en este nuevo mundo de la tecnología.
Creo que por ahí de alguna manera, sería mi respuesta.
Muchas gracias, Comisionada.
Y en vista de que tenemos al otro orador esperando, yo voy a desaparecer de escena, si alguien más tiene una pregunta.
Muchas gracias.
Presentador: Abusando del tiempo del maestro Scrollini, parece que hay alguna otra pregunta por ahí.
No. Muchas gracias, maestro, por su participación en este Segundo Seminario.
- - -o0o- - -

similar:

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconTexto aprobado en sesión plenaria del senado de la república los...

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconSantiago de cali, 27 octubre 2013

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconFecha: Octubre-Noviembre Ciclo escolar: 2013-2

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconBoletín Semanal de noticias del 30 al 04 de Octubre de 2013

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconPrograma conjunto con la Universidad Autónoma de México y el Instituto...

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconDe octubre de

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconMinas, 22 de octubre de 2015

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconBogotá D. C., jueves 4 de octubre de 2007

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconResolución No 12426 de 28 de Octubre 2002

México, D. F., 17 de octubre de 2013 iconDe un humilde jodedor1 (octubre 2009)




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com