Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca




descargar 179.02 Kb.
títuloProblemas actuales de la identidad nacional guatemalteca
página1/4
fecha de publicación06.02.2016
tamaño179.02 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4
PROBLEMAS ACTUALES DE LA IDENTIDAD NACIONAL GUATEMALTECA
PEDAGÓGICAMENTE MEDIADO

Por:
Waqi’ Q’anil Demetrio Cojtí Cuxil
Máximo Domingo Díaz Montejo

1. PRESENTACIÓN

El presente estudio es una revisión, desde la perspectiva de la igualdad de derechos entre los pueblos guatemaltecos, de la identidad étnica de los pueblos indígenas en su relación con la identidad de los pueblos criollo y ladino guatemaltecos, y con lo que hasta ahora se ha dado en definir y llamar identidad nacional.

Este estudio ha sido solicitado por el Consejo Nacional de Educación Maya, CNEM, como una contribución al proceso de construcción de la identidad nacional y del nuevo modelo de desarrollo ampliamente demandado.

El tema es de importancia pues a menudo se atribuyen los fracasos o carencias del país en general, a la falta de una identidad nacional, de un "nosotros" los guatemaltecos. Nosotros desde la perspectiva indígena, sostenemos que no conviene tener o imponer una identidad nacional pues tal como está la jerarquía étnica en la actualidad, es la identidad criollo-ladina la que se ha estaría imponiendo como identidad nacional.

Nosotros nos atenemos a una definición incluyente de identidad nacional y conforme a las demandas y derechos de los pueblos indígenas. Esta definición elegida postula que tanto la identidad nacional como la cultura nacional deben ser definidas por todos los habitantes del país, y por ende, por todos los pueblos y comunidades culturales del país. De lo contrario hay y habría colonialismo y racismo en la definición y en el tipo de identidad nacional.

Las identidades nacionales no nacen con el individuo sino que son formadas y transformadas en el interior de la representación cultural. Los hombres participan de la idea de nación tal como se la representa en la cultura nacional. No importa lo diferente que sean los miembros de una nación (género, raza o clase) pues la cultura nacional procura unificarlos en una identidad nacional para representarlos como pertenecientes a la gran familia nacional (Soriano A. S, 2001, páginas 17-21).

El estudio contiene las siguientes partes. En los numerales 2 y 3, se definen de conceptos básicos y relacionados con el de identidad étnica y nacional. Todas las definiciones han sido sopesadas de manera que no contradigan el objetivo del estudio cual es demostrar que no puede haber una identidad nacional excluyente y racista. En el numeral 4, se aborda el vigente paradigma étnico racista, homogeneizante y segregacionista como base de la identidad nacional actual y las dificultades que hay para superarla. En el numeral 5, se aborda el nuevo paradigma étnico igualador y pluralista que apenas empieza a formularse y a conocerse y sus incidencias iniciales en la definición de la identidad nacional. En este apartado se abordan los problemas de identidad étnica tanto del ladino como del indígena. Y finalmente en el numeral 6, se aborda la relación de la identidad indígena con otras identidades étnicas o afines, dentro y fuera del país.
2. CONCEPTOS BÁSICOS

Hay múltiples definiciones de cada uno de los conceptos y categorías que se detalla a continuación. Hemos elegido aquellos que se ajustan a las necesidades e intereses de los pueblos y comunidades indígenas y al momento político de Guatemala. Es decir, las definiciones de tipo democrático, incluyentes, pluralistas e igualitarias.

2.1. EL GRUPO ÉTNICO, PUEBLO O NACIÓN

Es un grupo cuya mayoría de miembros es, en ciertos aspectos, relativamente similar entre sí, mientras que es diferente en estos sentidos, de la mayoría de los miembros de otros. Un grupo étnico es más grande que una comunidad de parentesco y que una localidad aldeana. Este esquema de similitud interna o hacia dentro del grupo étnico y de disimilitud externa o hacia fuera, está constituido por las características étnicas (Akzin B, 1994, pagina 34).

Las características o marcadores étnicos pueden ser objetivos y subjetivos. Según el modelo de Isajiw (Soriano A.E., 2001, página 84), la identidad étnica tiene componentes externos e internos, que caracterizan la interacción de lo psicológico con lo sociológico. Los rasgos internos tienen tres dimensiones:

 La cognitiva que se refiere a la identidad de la persona: autoimagen o imagen de su grupo étnico, conocimiento de la herencia, pasado histórico y valores de su grupo étnico. La autoimagen es la representación mental de sí mismo y de los otros grupos.

 La afectiva: se refiere a los sentimientos de pertenencia de una persona con respecto a su grupo étnico, simpatía y preferencia asociativa con los miembros de su propio grupo y de otros grupos, el carácter y la satisfacción con los patrones culturales del propio grupo étnico.

 La moral: que se refiere a los sentimientos de las obligaciones de la persona hacia el propio grupo que se traducen en compromiso, lealtad y solidaridad hacia él.

Los rasgos o marcadores objetivos o externos: son las conductas sociales y culturales observables: lenguaje, amigos, participación en actividades del grupo étnico, los medios de comunicación étnicos, tradiciones, etc. Son rasgos de naturaleza no política: el idioma común, una cultura común, una ascendencia común o misma historia, un territorio común, y a veces, una religión común. Ciertamente las diferencias de estratos sociales, las diferencias ocupacionales, la diversidad de niveles culturales pueden hacer menos homogéneo y cohesivo al grupo étnico, pero no destruyen el mínimo de cohesión que permite considerarlo como grupo étnico.

Cuando las demandas del grupo étnico políticamente consciente, exceden las dimensiones locales, para ser demandas de nivel regional o nacional, el grupo étnico sube de categoría con el apelativo de nacionalidad. Una nacionalidad es una comunidad cultural o pueblo que ya dejó el estatus de grupo étnico, pero que todavía no ha alcanzado la categoría de nación. La nacionalidad adquiere el estatus de nación cuando goza de autonomía en el marco de un pluralismo en la igualdad, y cuando adquiere el estatus de nación dominante en un Estado (Akszin, B., 1994, paginas 33 y 34).

En Guatemala, grupo étnico es sinónimo de comunidad cultural, comunidad lingüística y nacionalidad.

2.2. LA IDENTIDAD

Todos tenemos varias identidades: género o sexo, profesión u oficio, color de piel o "raza", etnia de pertenencia o nacionalidad, lugar de residencia, municipio o departamento de localización, religión, etc. En el presente artículo nos interesamos en la identidad étnica de personas y comunidades: el ser maya, el ser ladino.

Un grupo étnico se caracteriza por sus marcadores objetivos o externos (idioma, organización, artes, etc) y subjetivos e internos (lealtad, sentimiento, identificación, etc.). La identidad étnica es el conocimiento de dichos marcadores étnicos, la valoración que se tiene de los mismos, la que a su vez da la imagen positiva o negativa de sí. Asimismo, es la imagen que tenemos de la identidad de otros pueblos y lo que pensamos que piensan de nosotros.

Hay autores que indican que la parte más importante de la etnicidad no son tanto los marcadores o indicadores étnicos o su valoración, sino la auto - adscripción o la conciencia de pertenecer a tal o cual grupo étnico y el conferimiento de dicha pertenencia de parte de otros (Casaus Arzu, M., 1992, páginas 188-190).

Se trata entonces de la conciencia y acuerdo que tenemos de nuestro ser étnico, de lo que pensamos que debemos ser y de la conducta consecuente que deriva del mismo. Una conciencia positiva de sí puede dar orgullo y autoestima, y por ende, puede favorecer la autenticidad y el desarrollo de la propia cultura. Una conciencia negativa de sí puede dar renegación, rendición y vergüenza del propio ser étnico, las que pueden favorecer la identificación e imitación de culturas e identidades étnicas ajenas.

2.3. LAS IDENTIDADES MULTIPLES

Los psicólogos abordaban la identidad étnica propia como algo rígido, permanente e incompatible con identidades alternativas. Hoy en día, sociólogos y antropólogos, a la luz de los resultados de los estudios sobre la identidad de los inmigrantes, sostienen que una persona puede tener identidades étnicas múltiples. Para ellos, es simplista y reduccionista el suponer que cada persona solo tiene una identidad étnica fija, que permanece sin cambios a lo largo de sus experiencias culturales. Según ellos. Las diferentes naturalezas del yo explican los cambios en la identidad de una persona: el yo "duradero", el yo "situado" y el yo "en peligro".

En entornos o contextos sociales diferentes, hostiles o nuevos, una persona puede manejar múltiples identidades debido a sus necesidades de sobrevivencia y aceptación. En su propio país, región o comunidad, y ante sí misma, una persona puede tener una sola identidad étnica. Pero en situación de inmigrante y en contextos sociales diferentes y hostiles como en las situaciones de colonialismo interno, una persona pone en juego su capacidad de recuperación, es decir su capacidad para soportar privaciones, desafíos y situaciones difíciles; así como su capacidad de redefinirse para funcionar en forma eficaz en los nuevos medios sociales, culturales, lingüísticos y económicos (Soriano A. S., 2001, páginas 17-21).

Los estudios sobre los inmigrantes han demostrado que los modelos de aculturación y o asimilación unilineales de una cultura a otra, son demasiados simplistas y se contradicen con los hechos pues no son funcionales ni posibles. En el caso de los indígenas de Guatemala, puede decirse que se desenvuelven en un contexto nuevo cuando emigran de sus regiones hacia regiones ladinas, y en un contexto hostil puesto que, en todo el país tienen que enfrentar el racismo y la discriminación contra su persona y su pueblo. Esta situación hace que sea obligado a manejar su identidad étnica de diferente manera (el yo "situado", el yo "en peligro")

En la obra de Sófocles, citado por Smith Anthony (1997) se cita la vida de Edipo, al igual que otros héroes cuyas hazañas fueron dramatizadas por los autores de las tragedias atenienses, representa a una persona normal que es colocada en circunstancias extrañas y apartadas de las demás por un destino extraordinario. Él es normal, puesto que los papeles que desempeñaba antes del descubrimiento de sus orígenes representan otras tantas identidades y ubicaciones colectivas. Como otras personas, Edipo tiene una serie de identidades-roles: padre, marido, rey e incluso héroe. Gran parte de su identidad individual reside en esos roles sociales y categorías culturales, o sea, es la impresión que produce hasta que se conoce la verdad. En ese momento su mundo se trastoca radicalmente al demostrarse que sus anteriores identidades son falsas.

La historia de Edipo subraya claramente el problema de la identidad, ya que revela cómo el yo está constituido por múltiples identidades y roles: familiares, territoriales, de clase, religiosos, étnicos y sexuales. También pone de manifiesto cómo todas estas identidades se basan en clasificaciones sociales que pueden ser modificadas o incluso abolidas. La revelación del nacimiento de Edipo nos demuestra que hay otro mundo invisible que influye en nuestro mundo material, trastoca sus categorías sociales y destruye todas las identidades que conocemos.

Smith hace mención de categorías y roles que constituyen el yo individual, entre los que menciona la más evidente, fundamental y universal a la categoría de género, dado que el género define a una persona no sólo de manera sutil sino también evidente. En segundo lugar ubica la categoría de espacio o territorio, que es donde se ubica la identidad local y la regional, que ha sido la clasificación más común, especialmente en época premodernas. Luego plantea una tercera categoría de la identidad colectiva y la denomina socioeconómica, que tiene su énfasis en la clase social. Hace mención aquí a manera de ejemplo, el miedo de Edipo a que se demostrara que era hijo de esclavos, también refleja el miedo de los griegos de la antigüedad a la esclavitud y la pobreza. Una última categoría sobre identidad que plantea es la identidad de clase que le da la caracterización de favorecer, pero a la vez perjudicar la creación de una comunidad estable: las clases implican relaciones sociales. En una formación social completa siempre hay dos clases o más en conflicto, lo cual contribuye a agudizar las diferencias de clase, y consecuentemente las identidades, como han puesto de manifiesto algunos estudios sobre la cultura de la clase trabajadora británica. Sin embargo, por definición, sólo una parte de los habitantes de un territorio están incluidos en dichas identidades de clase.

Esto es precisamente lo que ha ocurrido en muchos casos, porque las identidades étnicas y religiosas han procurado que las comunidades a las que han dado origen no estén integradas por una única clase social.

2.4. LOS ELEMENTOS DE LA IDENTIDAD NACIONAL

Hay un tipo de identidad colectiva, muy importante y generalizado en la actualidad, que apenas se mencionan. Sí se han mencionado los conflictos entre ciudades, pero no plantea la cuestión de la identidad nacional. Una persona puede tener múltiples identidades, pero ser extranjero, para el caso de Guatemala no se menciona mucho.

A manera de ejemplo, en los años de Edipo, no había naciones en la Grecia antigua, sino un conjunto de ciudades-Estado que velaban celosamente pos su soberanía. Sin embargo, culturalmente existía una comunidad griega (Hellas) a la que se podía invocar, casi siempre por necesidades atenienses. Es decir, se puede decir que existió una comunidad griega étnica y cultural, pero no de una nación griega antigua. Para el caso guatemalteco, sería lo mismo que decir que existen cuatro pueblos claramente identificados y reconocidos, políticamente no definidos, es decir, que en tanto no se llegue a trastocar las estructuras del Estado en su totalidad, y como parte, definir, delimitar y constitucionalizar la existencia real de dichos cuatro pueblos, y como parte de ello, su definición étnica, su definición nacional como Garífunas, Ladinos, Mayas o Xinkas, y por último su definición como guatemaltecos.

Esto hace pensar que el término de identidad nacional, al margen de otras posibles connotaciones, tiene un cierto matiz de comunidad política. Esta comunidad política, a su vez, supone al menos algunas instituciones comunes y la existencia de un solo código de derechos y deberes para todos los miembros de la comunidad. También supone un espacio social definido, un territorio suficientemente bien delimitado y demarcado, con el que se identifican sus miembros y al que sienten que pertenecen. Todas estas características eran las que tenían en mente los philosophes cuando definieron la nación como una comunidad de personas, que obedece a las mismas leyes e instituciones en un territorio determinado.

Merece la pena explicar con algún grado de detalle este modelo occidental o cívico de la nación. En primer lugar, es una concepción predominantemente espacial o territorial, según la cual las naciones deben poseer territorios compactos y bien definidos. El pueblo y el territorio deben pertenecerse mutuamente. Pero la tierra en cuestión no puede estar en cualquier parte, no se trata de cualquier extensión de terreno. Al contrario deber ser el territorio histórico, la patria, la cuna de nuestro pueblo. El territorio histórico es aquel donde la tierra y la gente se han influido mutuamente de forma beneficiosa a lo largo de varias generaciones. La patria se convierte en la depositaria de recuerdos históricos y asociaciones mentales. Es el lugar donde nuestros sabios, santos y héroes vivieron, trabajaron, rezaron y lucharon, todo lo cual hace que nada se pueda comparar. Sus ríos, sus mares, lagos, montañas y ciudades adquieren el carácter sagrado, son lugares de veneración y exaltación cuyos significados internos sólo pueden ser extendidos por los iniciados, es decir por los que tienen conciencia de pertenecer a la nación. Asimismo, los recursos de la tierra pasan a ser exclusivamente del pueblo, su fin no es ser utilizados y explotados por extraños.

2.5. EL CONCEPTO DE CULTURA NACIONAL

No solo es institución nacional, sino símbolo, discurso y modo de construir significados que influencian y organizan tanto las acciones individuales y colectivas, como la concepción que los individuos va a adquirir de si mismos. No importa lo diferente que sean los miembros de una nación (género, raza o clase) pues la cultura nacional procura unificarlos en una identidad cultural para representarlos como pertenecientes a la gran familia nacional.

Las culturas nacionales son una forma distintivamente moderna. La lealtad y la identificación que en sociedades mas tradicionales se daban a clanes tribus, al pueblo, a la región y a la provincia, ahora son transferidas gradualmente, en las sociedades occidentales, a la cultura nacional.

La identidad cultural individual se construye en la "interacción" entre el yo y la sociedad. El sujeto todavía tiene un núcleo o esencia interior que es el "yo real" pero este se forma y modifica en el dialogo continuo con los mundos culturales "exteriores" y las identidades que ese mundo ofrecen (Soriano A. E., 2001, página 50).

2.6. EL CONCEPTO DE NACIÓN

En el paradigma colonial y asimilista aplicado contra los indígenas para construir la nación guatemalteca, las características de la misma estaban definidos y representados por dos grupos étnicos y raciales no indígenas: los criollos y los ladinos. Estos marcadores étnicos elevados a la categoría de nacionales eran y son todavía: la homogeneidad racial (el blanqueamiento de la piel), la uniformidad cultural (sólo cultura ladina), la uniformidad idiomática (sólo idioma español), y la uniformidad étnica (la ladinización individual y forzada. Esta política étnica antiindígena aplicada por el Estado de Guatemala contra los indígenas, desde 1821, es la que todavía prevalece.

Hay dos formas de entender la nación: como Estado, y como grupo étnico particular. En América latina, se ha entendido nación como Estado y tiene que ver con el ser estatal colectivo como la guatemalidad. El Estado es un ente político jurídico que tiene un espacio de jurisdicción y controla a una población determinada, es decir que implica la existencia de una maquinaria administrativa de un poder público.

En un Estado multinacional y multicultural como Guatemala, no se puede y no se debe considerar la identidad de un grupo étnico particular como la identidad étnica del Estado-nación. De ser así, implica una situación de colonialismo interno, en la que se da la hegemonía de una de los pueblos sobre los otros. Esto es lo que acontece en la Guatemala actual. La composición étnica del Estado, la cultura del Estado y su política étnica no es pluralista ni neutra étnicamente pues no refleja la diversidad multinacional de su población y no está igualmente al servicio de todas las identidades culturales. El ladino no solo se arroga la representación del país gracias al control del estado, si no también se considera la médula del patriotismo (de estado) y de la unidad nacional (Stavenhagen Rodolfo, 1988, páginas 23-45).

El nuevo paradigma es el del pluralismo, el que quedó consagrado por la Constitución Política de 1985. También quedó consagrado, en junio de 1996, a través de la ratificación guatemalteca del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, el que tiene rango constitucional. Los conceptos básicos del convenio son respeto y participación. Respeto a la cultura, la religión, la organización social y económica y la identidad propia. Ningún Estado o grupo social tiene el derecho de negar la identidad que pueda afirmar un pueblo indígena. Esto constituye la premisa de la existencia perdurable de los pueblos indígenas. Los Acuerdos de Paz vigentes desde finales de 1996, también consagraron la multietnicidad y la Multiculturalidad como el nuevo paradigma del ordenamiento étnico guatemalteco. MINUGUA sostiene que el Acuerdo sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indígena, AIDPI, recoge los compromisos políticos que el Estado asumió de forma jurídica en el Convenio 169, y por ello, constituye una aplicación a la realidad guatemalteca de los derechos propios de los pueblos indígenas proclamados en dicho Convenio. Así, el AIDPI contiene medidas para el reconocimiento de la identidad de los pueblos indígenas (MINUGUA, 2003, página 2).

En el 2003, en la Ley de Idiomas Nacionales, el Congreso de la República definió a la nación guatemalteca con carácter multiétnico, pluricultural y multilingüe, y sostiene que el idioma es una de las bases sobre los cuales se sostiene la cultura de los pueblos, siendo el medio principal para la adquisición, conservación y transmisión de su cosmovisión, valores y costumbres, en el marco de las culturas nacionales (MINEDUC, 2004, páginas 61-65).

Estos convenios, acuerdos y legislación nacional vigente, conllevan ya una definición pluralista de la nación guatemalteca, por ende, de la identidad nacional. Sin embargo, apenas se ha iniciado el cumplimiento de los mismos. Es denominador común de casi todas las evaluaciones, el concluir que los compromisos relativos a pueblos indígenas son los menos cumplidos. Esto es una evidencia de discriminación de parte del Estado y de los

Por lo tanto, la nación es un grupo humano designado por un gentilicio y que comparte un territorio histórico, recuerdos históricos y mitos colectivos, una cultura de masas pública, una economía unificada y derechos y deberes legales iguales para todos sus miembros (Smith, A. 1997).

Por su parte Borja (1992) la define como el grupo humano de la misma procedencia étnica, dotado de unidad cultural, religiosa, idiomática y de costumbres, poseedor de un acervo histórico común y de un común destino nacional cuyos miembros se hallan vinculados entre sí por un intenso sentimiento de nacionalidad.

Sin embargo, debe reconocerse que la comunidad cultural, religiosa e idiomática desapareció por la incesante mezcla, por las conquistas militares, por las alianzas de grupos étnicos y por los movimientos migratorios de las poblaciones. De modo que ya no es pertinente hablar en la actualidad de los anteriores son requisitos esenciales para que un grupo humano constituya una nación, en un marco en que todo tiende a la diversidad, hacia la diferenciación, hacia la heterogeneidad.

De tal manera, que para que exista real y conceptualmente una nación, solamente son necesarios los cuatro elementos esenciales como: población, tradición histórica, finalidad común, conciencia nacional, que se han categorizado como elementos aparte de fundamentales, también de carácter inmateriales y espirituales.

2.7. EL CONCEPTO DE ESTADO

Es la unidad de poder continua y reciamente organizada sobre un territorio determinado, con un orden jurídico único, una competente jerarquía de funcionarios públicos, un ejército mercenario permanente, un sistema impositivo bien reglado a fin de disponer de ingresos suficientes para el sostenimiento de la burocracia, el ejército y los servicios públicos, y un régimen en el que los medios reales de gobierno y administración, que hasta entonces fueron propiedad de innumerables señores feudales, se expropiaron a favor del monarca absoluto, primero y del gobierno representativo más tarde, con el triunfo de las doctrinas demo-liberales a fines del siglo XIII. En todo caso, lo que importa es señalar que sólo a partir del absolutismo monárquico se configuran los caracteres del Estado moderno.

2.8. EL CONCEPTO DE PATRIA

Es una comunidad de leyes e instituciones con una única voluntad política. Conlleva la existencia de ciertas instituciones colectivas de carácter regulador cuya finalidad es dar expresión a sentimientos y objetivos políticos comunes.

Suele ocurrir de que a medida que crece el espíritu de comunidad legal y política (patria) se ha visto aparecer un sentido de igualdad legal entre los miembros de la comunidad. Esta igualdad legal, alcanza plena expresión en las diversas formas de ciudadanía que según los sociólogos incluye derechos civiles y legales, derechos y deberes políticos. También supone un código común de leyes que estén por encima de las leyes locales, junto con instituciones que garanticen su aplicación, tales como los tribunales supremos. También es importante la aceptación de que los miembros de la nación son iguales ante la ley y que los ricos y los poderosos están obligados a cumplir las leyes de la patria o comunidad política.

Es preciso que las naciones tengan una cierta dosis de cultura colectiva y una ideología cívica, una serie de suposiciones y aspiraciones, de sentimientos e ideas compartidos que mantengan unidos a sus habitantes en su tierra natal. La tarea de asegurar que exista una cultura de masas, pública y común, queda en manos de los agentes de socialización popular, principalmente el sistema público de educación y los medios de comunicación de masas.

Una denominación adecuada de este modelo no occidental sería la de una concepción étnica de nación. Esta se caracteriza esencialmente porque destaca la importancia de la comunidad de nacimiento y la cultura "nativa".

2.9. EL CONCEPTO DE SOCIEDAD

Según Schaeffle, citado por Borja, R. (1992) la sociedad, bajo el aspecto de la evolución, constitución y vida, es semejante a los sistemas de la naturaleza orgánica e inorgánica, de los cuales difiere sólo en grado, más no en esencia; así también por los fenómenos de la adaptación y los fenómenos rítmicos (acción y reacción). El cuerpo social es un todo de masas orgánicas, inorgánicas y espirituales, de movimientos físicos y psicofísicos, de los cuales se encuentran ya los correlativos en el reino presocial de la materia y de la fuerza: estos movimientos se efectúan en la dirección de la mínima resistencia. La sociedad es en suma, no la contraposición, sino el grado más alto del mundo inorgánico, orgánico y espiritual. Sin embargo, esta teoría descarta la importancia del individuo, considerándolo no solamente como un medio, sino que también es un fin en sí. Tiene un valor absoluto. Esta diferencia esencial entre la sociedad y el organismo tiene particular importancia para las aplicaciones jurídicas. No podemos concebir un sistema de derecho sin la idea del valor de la persona. Siguiendo literalmente la teoría orgánica, deberíamos negar este valor y considerar al individuo como un simple medio.

2.10. EL CONCEPTO DE PUEBLO

No es una simple agregación o suma de individuos, ni la mera yuxtaposición de elementos no integrados en unidad de vida, sino un grupo humano consciente de su destino histórico y estrechamente vinculado por lazos espirituales, que constituyen una unidad de acontecer a la que pueden imputarse hechos históricos. El pueblo es también una formación natural y una formación cultural. Tienen una parte corpórea, que se mantiene mediante la reproducción biológica y que puede ser captada por los conceptos matemáticos y las ciencias naturales, y una parte espiritual-la conciencia social-que se manifiesta no sólo en las altas creaciones artísticas e intelectuales, donde se revela el genio de una colectividad, sino también en la conducta diaria no intencionada de la masa, que manifiesta sus excelencias y sus defectos.

Entendido así el pueblo, se concluye que es uno de los elementos estructurales del Estado: es su elemento humano. Sin él no cabe ninguna organización social.

2.11. EL CONCEPTO DE TERRITORIO

Desde el punto de vista de la teoría política, el territorio es un elemento indispensable en la estructuración del Estado, tanto que no es posible concebir la existencia de un Estado sin territorio.

El territorio es un concepto complejo formado por un elemento objetivo: el suelo, y por un elemento subjetivo, la relación jurídica entre el suelo y el Estado. Según Jellinek citado por Borja (1992) la tierra sobre la que se levanta la comunidad Estado, considerada desde un aspecto jurídico, significa el espacio en que el poder del Estado puede desenvolver su actividad específica, que es la del poder público. En este sentido, jurídico la tierra se denomina territorio.

Desde el punto de vista objetivo, se considera modernamente que el territorio es un cuerpo tridimensional de forma cónica, cuyo vértice señala el centro de la tierra y cuya base se pierde en la atmósfera. No es como generalmente se cree, una figura plana de dos dimensiones: largo y ancho, sino un cuerpo geométrico que tiene también una tercera dimensión: el espesor. De esta suerte, el ámbito jurisdiccional de un Estado comprende: a) territorio aéreo, b) territorio superficial (terrestre, marítimo, fluvial, lacustre), y c) territorio subterráneo.

2.12. DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Guatemala es un Estado multinacional por la existencia y reconocimiento positivo de los pueblos y comunidades lingüísticas indígenas. Y puede ser un Estado poliétnico si reconoce la existencia y da facilidades a los grupos de inmigrantes de origen europeo, asiático y árabe.

Uno de las condiciones para entender el siguiente artículo es la distinción entre pueblos indígenas de Guatemala y grupos étnicos inmigrantes. Los pueblos indígenas, tienen derechos diferentes a los grupos étnicos inmigrantes, sobre todo los derechos de permanecer diferentes étnicamente al grupo ladino gobernante, y sus derechos al autogobierno y de representación (Kymlicka W., 1996, páginas 30-33).
  1   2   3   4

similar:

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconCiudadaníA, identidad nacional y soberaníA

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconLey-adecuación a circunstancias actuales/proceso de filiacion

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconLas actuales transformaciones de los paradigmas urbanos

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconResumen Los problemas ambientales que afronta el planeta tierra afectan...

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconPrimera parte. El Derecho Civil: concepto y contenido actuales

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconSistemas de cierre dinámicos en Abdomen Abierto. Video de las técnicas actuales

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca icon2. cultura de la mortificación y proceso de manicomialización una...

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconEl derecho a la identidad

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconLa identidad sexual

Problemas actuales de la identidad nacional guatemalteca iconHallan fosiles de dinosaurio con cuatro alas, el posible 'eslabon perdido' de las abes actuales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com