El Tratado de Libre Comercio




descargar 0.52 Mb.
títuloEl Tratado de Libre Comercio
página14/22
fecha de publicación06.02.2016
tamaño0.52 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   22

Como ocurre con otros productos del agro, la industria

porcina en Estados Unidos tiene un nivel de asistencia

por parte del Estado que le subvenciona la alimentación

de los animales así como una cláusula que le autoriza al

gobierno federal reconocerle la inversión al agricultor en

caso de que su compañía quiebre; además, la industria

norteamericana en este rubro tiene facilidades de recon­

versión, por lo que puede tener un mejor acceso a tecno­

logías, lo que los vuelve más competitivos.

La posición en materia de avicultura es tomar en cuenta

el mayor arancel de la región, que a la vez pueda adoptar

el más elevado establecido por la Organización Mundial

del Comercio (OMC). A su vez, piden quedar excluidos

del TLC, por considerar que no hay garantías para que

desaparezcan, con dicho acuerdo, los obstáculos comer­

ciales que tienen para entrar al mercado estadounidense

y porque sus competidores tienen fuertes protecciones

estatales.

100. Declaración del Coordinador de la Comisión Empresarial

de Negociadores Comerciales Internacionales (CENCINT).

La Prensa Gráfica, 18/03/03. Mitos y realidades del TLCEUCA

Según la Federación de Cámaras Avícolas de Centroa­

mérica y el Caribe (FEDEVICAC), la región debería pre­

sionar en la negociación del TLCEUCA por un arancel no

menor al 100% para poder equiparar su postura con res­

pecto a la entrada de productos avícolas, dadas las asi­

métricas condiciones de producción y precios. “La libra

de carne producida cuesta entre 44 y 48 centavos de dó­

lar, pero ellos -Estados Unidos- venden la carne negra del

ave entre 17 y 20 centavos, contra eso no podemos

competir”101

.

Ante las negociaciones del TLCEUCA el sector azucare­

ro mantiene una pugna con la industria del confite. Mien­

tras los primeros quieren apertura total, inclusive para los

que trabajan con azúcar -dulces, chocolates y alimentos-,

los otros piden la exclusión por el temor a ser saturados

de productos extranjeros. Con la negociación buscarían

unificar ambos sectores y lograr un acceso total sin cuo­

tas y sin el pago de aranceles específicos.

La Cámara Centroamericana de Industrias Convertidoras

de Azúcar (CAINCA) señala la existencia de un importan­

te cuello de botella en el sector, como es la falta de ac­

ceso a “precios competitivos” en la materia prima nacio­

nal102

. “Si los azucareros locales no les ofrecen mejores

precios, CAINCA quiere comprar azúcar en el mercado

internacional, lo que no es agradable a los oídos del

sector”.103

103

101. Entrevista al Presidente de FEDEVICAC. Fuente:

La Prensa Gráfica, 15/03/03.

102. Mientras una libra de azúcar cuesta cerca de $0.20

en el país, el precio en el mercado internacional es de $0.09

por libra, según el Ministerio de Agricultura.

El Diario de Hoy, 02/05/03

103. El Diario de Hoy, Op cít.

El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

104

La evolución y el estado de las negociaciones del sector

agropecuario revelan las francas desventajas que entra­

ña para las economías centroamericanas la negociación

de un TLCEUCA, dadas las profundas asimetrías que se

marcan entre las estructuras productivas de los países

del istmo y Estados Unidos, pero sobre todo por las

prácticas proteccionistas que dimanan de la manipulación

de las normas sanitarias y fitosanitarias, y las políticas de

“apoyo interno al sector” que unilateralmente se arroga

la economía del norte.

Esto configura un complejo escenario en el que cada gre­

mial del sector productivo agropecuario intenta “regatear”

por su lado algunas posibles ventajas, sujetos a la volun­

tad de Estados Unidos. Como se constata, en este torbe­

llino de intereses empresariales que se mueven en torno al

TLCEUCA no aparecen por ningún lado ni los trabajadores

y trabajadoras agrícolas, ni los pequeños productores y

menos las organizaciones ecologistas y de mujeres, pese

al rol prioritario que juegan en este concierto.

Como se ha planteado anteriormente, el cauce y final de

las negociaciones en el TLCEUCA -particularmente las

agropecuarias-están determinadas por los intereses y la

voluntad del socio más poderoso, que impone si hay exclu­

sión o no, si hay subsidios o no, que define las listas, las

tasas arancelarias y los plazos. Queda para los negociado­

res la posibilidad de que se ablande el corazón del jefe del

USTR para que los efectos del TLCEUCA en el área rural

centroamericana no reediten la experiencia mexicana. Mitos y realidades del TLCEUCA

c). Acceso a mercados

El acceso de los bienes al mercado constituye la clave por

excelencia en materia de libre movilidad de las mercancías,

y en consecuencia pieza fundamental de cualquier TLC; y

aunque resulte paradójico es un principio que se transgre­

de con mucha frecuencia, y a juzgar por el rumbo de las ne­

gociaciones el TLCEUCA tampoco será la excepción.

En materia de acceso de bienes a mercados se incluye un

sin número de tecnicismos y medidas relacionadas con

desgravación arancelaria, restricciones a la importación y a

la exportación, registros de importadores, medidas aduane­

ras, derechos de trámite aduanero, ente otros; así como

una vasta cantidad de medidas excepcionales y calendarios

por productos, que lo vuelve un tema muy complejo.

Estados Unidos enfrenta las negociaciones del TLCEUCA

con una estrategia de ofertas incompletas. En la cuarta ron­

da de negociaciones de Guatemala, el gobierno estadouni­

dense presenta una primera oferta que en lugar de otorgar

mayor apertura, restringe el comercio que ya existe entre

Centroamérica y ese país. Los sectores agrícolas y de con­

fección se consideran los más afectados por la oferta inicial

estadounidense, porque no les reconoce los beneficios que

ya tienen con la ICC y el SGP. La primera propuesta gene­

ral de Estados Unidos ofrecía a la región libre comercio pa­

ra el 75% de los bienes que ya exporta. Deja en un plazo

de desgravación arancelaria de cinco años a un 2.5% del

comercio actual, pero no se conoce cuáles son los produc­

tos protegidos en esta “canasta”. A la vez, protege al 9%

de algunos de sus productos con un plazo de desgravación

de diez años y, excluye del libre comercio y de desgravacio­

nes arancelarias al 11% de sus bienes104

.

105

104 El Diario de Hoy, 19/05/03. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

106

Entre los sectores protegidos por Estados Unidos estaban

los sectores agrícolas estadounidenses, que son beneficiados con subsidios internos: lácteos, atún, sardinas, calza­

do, hule, empaques, azúcar, carne porcina y bovina, entre

otros. Dentro de este listado figuran los bienes que a Cen­

troamérica le interesa tener con libre comercio, para entrar

al mercado estadounidense, sin pagar aranceles.

Esta noticia fue un fiasco para la región, pues actualmen­

te el 90% de las exportaciones centroamericanas están

exentos de arancel, incluyendo los que ya gozan de exen­

ciones arancelarias con la Iniciativa para la Cuenca del

Caribe (ICC) y el Sistema Generalizado de Preferencias

(SGP); de allí que se esperaba que Estados Unidos ofre­

ciera libre comercio para más del 75% de los productos

que actualmente se exportan hacia ese mercado.

Además, se planteó un trato diferenciado para cada país

centroamericano: a Nicaragua ofrecía liberarle escasamen­

te el 45.0% de sus productos, a Costa Rica le eliminaba los

aranceles al 80.9% de sus exportaciones, a El Salvador le

liberaba de aranceles al 69% de sus productos, a Hondu­

ras el 59%, mientras que Guatemala consiguió una oferta

que superaba a la de El Salvador y a la de Honduras. Por su

parte, Guatemala ofreció a Estados Unidos abrir el 93% del

mercado y Nicaragua ofertó liberarlo todo, con la condición

de excluir del TLCEUCA cinco productos: frijoles negros,

ron, carne porcina, bovina y lácteos105

.

Actualmente el promedio de los aranceles centroamerica­

nos oscila entre el 7.3% y el 7.5%. El universo arancelario

es integrado por 6,194 productos, de los cuales 4,801 es­

tán armonizados y quedan 1,393 sin hacerlo. El 60% de esta última cifra representa a la industria textil, confecciones

y calzado, por lo que el 40% restante pertenece al agro.

105 Ibíd. Mitos y realidades del TLCEUCA

Durante la misma ronda de negociaciones del TLCEUCA,

Estados Unidos modifica su primera oferta, completándola

durante la noche -vía electrónica-, a partir de lo cual se con­

figura una segunda oferta en la que incluye los rubros agrí­

colas y textiles, dividiendo los porcentajes de desgravación

en sectores agrícolas e industriales. La primera impresión

de los negociadores centroamericanos es que la segunda

oferta tampoco llena por completo las expectativas de la re­

gión. Estados Unidos ofrece acceso inmediato al mercado

norteamericano en cerca del 90 por ciento del comercio ac­

tual, aunque “hay un elevado porcentaje actual que se es­

tá planteando en la Canasta A”106

. La Canasta A incluye a

todos los productos que no generan problemas a ningún

país y que tienen libre comercio de forma inmediata.

El resto estría distribuido en las Canastas B para desgra­

var en cinco años, la Canasta C para diez años, y un mí­

nimo porcentaje en la canasta de sensibilidades. Aunque

en términos de porcentajes la propuesta estadounidense

ha sido mejorada, prevalece el temor que en esa apertu­

ra estén excluidos los productos de interés para la re­

gión. Honduras fue directa y reconoció que hay rubros

que al istmo le interesan y que han quedado fuera de la

propuesta, por lo que la misma “no es tan atractiva”107

.

El gobierno hondureño valora que, en bienes industriales,

Estados Unidos ofrece una apertura arriba del 80 por

ciento, pero menor al 90 por ciento. La incertidumbre es­

tá en los rubros agrícolas, donde la contraparte no ha

respondido al comercio real que ya existe a través de la

ICC y el SGP. “Allí están nuestras mayores preocupacio­

nes, porque en algunos se respeta la concesión de la

ICC, pero no en todos”108

.

107

106 Declaración del negociador de El Salvador. El Diario de Hoy,

19/05/03.

107 Fuente: El Diario de Hoy, Op cít.

108 Declaración de Melvin Redondo, negociador de Honduras. Op Cít.

El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

Extraoficialmente se conoce que la segunda propuesta

estadounidense incluye un listado de “productos de inte­

rés” de origen agrícola, con sus respectivos porcentajes

de desgravación arancelaria, los cuales aún no han sido

revelados.

No obstante, se sabe que Estados Unidos pide a Cen­

troamérica eliminar los aranceles a un grupo de produc­

tos, los cuales forman parte, a la vez, de las conversacio­

nes del ALCA: avícolas, lácteos, granos, arroz, cereales,

bebidas, sopas varias, jugos variados, pollo, carne bovi­

na, carne porcina, miel, huevos, harina de maíz, soya y de

trigo, aceites, grasas vegetales, confitería, alimentos pa­

ra infantes, conservas de maíz dulce, cereales para desa­

yuno, cerveza, panadería, algodón y papas refritas.

En contraposición a los objetivos del TLCEUCA y de la

retórica discursiva del “libre comercio”, en estas nego­

ciaciones se expone la pretensión centroamericana por

abrir los mercados herméticamente cerrados de Estados

Unidos. Si se diera la situación ideal que plantean los em­

presarios centroamericanos, que Estados Unidos deci­

diera conceder la apertura total a que ellos aspiran109

, va­

le señalar que ello no garantiza el acceso a sus merca­

dos, y menos el posicionamiento ventajoso de las empre­

sas de la región.

108

109. En este marco de negociaciones tan aplastante,

es obvio que de alcanzar esta situación demandada por las empresas

centroamericanas, sería por una decisión unilateral del gobierno

estadounidense, después de valorar que ésta no le representa

perjuicios o que puede amarrarlo con otra concesión por recibir,

y no tanto por la capacidad negociadora o persuasiva

de los equipos centroamericanos. Mitos y realidades del TLCEUCA

Está demostrado que lo que se gana en acceso de bie­

nes a los mercados, puede perderse con la aplicación le­

gal o de facto de otros de protección no arancelaria co­

mo las reglas de origen o las normas sanitarias y fitosa­

nitarias -siendo que estas últimas no son consideradas

como sujetas de negociación-. De no transformar las

condiciones nacionales que limitan las capacidades pro­

ductivas y competitivas de las empresas centroamerica­

nas, su inserción en esos mercados seguirá siendo frag­

mentaria y dependiente.

No sería extraño que con la estrategia de negociación es­

tadounidense expuesta hasta la 4ª. Ronda de Guatemala,

que busca generar divisiones entre los países centroa­

mericanos, se rompa el posicionamiento conjunto de los

cinco países de la región y que algunos países se decan­

ten por la vía de ofrecer unilateralmente todas las condi­

ciones demandadas por Estados Unidos a cambio de

concesiones especiales en sus productos sensibles. Esta inminente situación conllevaría a debilitar la ya escasa

capacidad regional para obtener algunas pequeñas ven­

tajas en materia de acceso a mercado, y además repre­

senta fielmente la carencia de una lógica de integración

regional en la negociación del TLCEUCA.

d). Otros temas relevantes

En materia laboral y ambiental muy poco se ha hecho en

las negociaciones del TLCEUCA, lo que evidencia su ca­

rácter colateral y poco relevante para los intereses de los

gobiernos y empresarios, pese a la importancia discursi­

va que los gobiernos le confieren en su afán de presen­

tar un tratado con “rostro humano”.

109 El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   22

similar:

El Tratado de Libre Comercio iconLicitación pública internacional bajo la cobertura de los tratados...

El Tratado de Libre Comercio iconIntroduccióN
«alma» y tal búsqueda sólo es posible a través de una investigación —filosófica y empírica— de las funciones, de las actividades...

El Tratado de Libre Comercio iconBibliografía: Tratado de Pediatría de Nelson

El Tratado de Libre Comercio iconTomado del Tratado de Criminología de

El Tratado de Libre Comercio iconBiologia bios vida y logos – tratado

El Tratado de Libre Comercio iconDavid hume: tratado de la naturalez humana

El Tratado de Libre Comercio iconTratado Antropológico Experimental del Hombre Delincuente””

El Tratado de Libre Comercio iconComercio Exterior

El Tratado de Libre Comercio iconComercio e inversiones internacionales w&P

El Tratado de Libre Comercio iconRespuesta a Editorial de El Comercio




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com