El Tratado de Libre Comercio




descargar 0.52 Mb.
títuloEl Tratado de Libre Comercio
página5/22
fecha de publicación06.02.2016
tamaño0.52 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

nas francas y recintos fiscales para las empresas maqui­

ladoras, la flexibilización del mercado laboral y la consi­

guiente precarización de las condiciones de trabajo como

alternativa para el abaratamiento de los costes de produc­

ción, y un régimen de incentivos fiscales favorables para

las empresas privadas-. Con estas medidas se hace evi­

dente el avance en la configuración de un contexto favo­

rable y permisivo para la inversión y el comercio.

En lo que a materia fiscal respecta, con la reforma al Sec­

tor Público No Financiero (SPNF) que enfatiza en la efi­

ciencia, más que en la equidad, se buscaba alcanzar disci­

plina fiscal por la vía de focalizar el gasto y hacer eficiente

la estructura tributaria26

.

26. Moreno, Raúl (1999): La Reforma Fiscal en El Salvador:

una exigencia impostergable, Fundación Ebert, Imprenta Criterio,

San Salvador. El contexto de los Tratados de Libre Comercio

Sin embargo, tal propósito no sólo no se ha logrado y con­

tinúa siendo una meta sin alcanzar, sino que pervive el agra­

vante que los niveles de endeudamiento público se convier­

ten en un factor de riesgo para la misma estabilidad de la

política macroeconómica.

La reforma fiscal modificó la base imponible del sistema tri­

butario, que se trasladó del capital al trabajo, suprimiendo

algunos impuestos directos27

y cargando en los impuestos

indirectos -como el Impuesto al Valor Agregado, IVA- la

principal fuente de ingresos públicos. En el proceso de re­

formas mucho se avanzó en materia de desregulación y

apertura, los procesos de privatización trasladaron a manos

privadas buena parte de las empresas y activos públicos;

sin embargo, todavía faltan por privatizar importantes servi­

cios públicos, los cuales están en la mira de las corporacio­

nes transnacionales que orientan la agenda de los TLC hacia la privatización de servicios como la salud, seguridad so­

cial, educación, la generación hidroeléctrica y geotérmica,

la transmisión de la electricidad, entre otras.

2.4 Las implicaciones jurídicas del TLC

Los TLC, al igual que los acuerdos y convenciones interna­

cionales suscritos por los gobiernos y ratificados por los ór­

ganos Legislativos centroamericanos constituyen leyes de

la República28

, jurídicamente se ubican por debajo de la

Constitución aunque tienen preeminencia sobre toda la le­

gislación secundaria, como en el caso de El Salvador.

33

27. La reforma fiscal llevada a cabo en El Salvador condujo a la eliminación

del impuesto al patrimonio e impuesto a las exportaciones, quedando

prácticamente un solo impuesto directo, el impuesto sobre la renta.

28. Los “tratados internacionales celebrados por El Salvador con otros

Estados o con organismos internacionales, constituyen leyes de la

República al entrar en vigencia, conforme a las disposiciones del mismo

tratado y esta Constitución”. Ver: Constitución de la República

de El Salvador, Art. 144. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

34

Los tratados internacionales son celebrados por los ór­

ganos Ejecutivo y Legislativo de acuerdo a las atribucio­

nes concedidas por la Constitución; sin embargo, dichas

atribuciones no son absolutas ni ilimitadas, pues la misma Constitución establece que los tratados están supe­

ditados al marco constitucional, en especial a lo relativo

a las lesiones o menoscabos a los derechos y garantías

fundamentales de las personas29

.

Como lo establece la Constitución salvadoreña, “ningu­

no de los órganos puede celebrar o ratificar tratados en

que se restrinjan o afecten de alguna manera la forma de

gobierno o se lesionen o menoscaben la integridad del

territorio, la soberanía e independencia de la República o

los derechos y garantías fundamentales de la persona humana”30

. Siendo así, resultaría contradictoria la aproba­

ción y ratificación de TLC que vulneren los derechos fun­

damentales de las personas.

Generalmente las relaciones comerciales entre países se

han mantenido al margen de cualquier consideración re­

lativa a los derechos humanos, pese a que a la base de

estos tratados comerciales subyace un “modelo de de­

sarrollo” el cual no siempre resulta coherente con el res­

peto y vigencia de los derechos humanos. Sería un gra­

ve error, con implicaciones de inconstitucionalidad, man­

tener una política de relaciones exteriores enfocada en la

suscripción de TLC, descuidando las implicaciones en

materia de derechos humanos.

29 Abrego, Abraham (2002): Consideraciones jurídicas sobre

los Tratados de Libre Comercio, p.1. mimeo, FESPAD, San Salvador.

30 Constitución de la República de El Salvador, Art. 146. El contexto de los Tratados de Libre Comercio

Previa a las negociaciones de los TLC, el Estado salva­

doreño había ratificado varios tratados en derechos hu­

manos: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Po­

líticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos,

Sociales y Culturales; la Convención Americana de Dere­

chos Humanos; el Protocolo Adicional a la Convención

Americana de Derechos Humanos, entre otros.31

Estos tratados obligan al Estado a dictar las disposicio­

nes que fueran necesarias para hacer efectivos los dere­

chos reconocidos en los diferentes tratados, así como el

deber de respeto y garantías de los derechos y libertadas

reconocidos en los mismos.

Por otra parte, dado que los TLC y los Convenios de la Or­

ganización Internacional del Trabajo (OIT), o la Declaración

Universal de los Derechos Humanos, comparten la misma

jerarquía jurídica, sería de esperar que no hubieren contra­

dicciones entre ellos y menos preeminencia de uno sobre

otro. Sin embargo, se puede constatar que en la práctica

los TLC, desde su lógica mercantil, subordinan de facto al

resto de acuerdos y convenciones internacionales.

Esta no es una situación exclusiva de Centroamérica,

pues tal subordinación también se observa en las dispo­

siciones emanadas del CIADI que manda al Estado mexi­

cano a pagar a la transnacional estadounidense Metalclad US $ 15.5 millones en concepto de indemnización

por “expropiación indirecta”, ante el cierre de su basure­

ro tóxico ubicado -ilegalmente— en Guadalcázar, San

Luis Potosí32

, cuyo funcionamiento estaba generando

fuertes afecciones en la salud de la población.

35

31. Abrego, Abraham, Op cít. p.2.

32. Ver: Salazar, Hilda y otros (2001): Impactos Socio Ambientales

del TLCAN, RMALC, México. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

Casos como el de Metalclad plantean un precedente que

despierta mucha preocupación, pues expone cómo en la

práctica prevalece una lógica que ubica en la ganancia el

valor superior de las cosas, de manera que la vigencia y

cumplimiento de los derechos de las personas y la comu­

nidad quedan subsumidos a los intereses comerciales de

la transnacional.

Considerando la enorme trascendencia que tiene la rati­

ficación de los TLC en los marcos jurídicos nacionales, y

las implicaciones que suponen para los países centroa­

mericanos en cuanto a la afección y/o modificación de su

orden legal y normativo, dada la subsunción real de esos

marcos a la lógica y principios del TLC; se justifica dete­

nerse a revisar el potencial carácter inconstitucional de

estos acuerdos a fin de garantizarse que no existan afec­

36 taciones a los derechos de las personas nacionales.

Tomando en cuenta el “sesgo” en pro de la inversión ex­

tranjera de los TLC, su ratificación opera como el meca­

nismo a través del cual se “sellan jurídicamente” un conjunto de reformas iniciadas con los procesos de ajuste

estructural que vulneran el interés nacional y favorecen

con exclusividad a las empresas transnacionales. La sub­

sunción de derechos laborales a los contenidos del TLC

o la mercantilización de servicios públicos —como la edu­

cación, salud o el agua—, cuyo acceso constituyen dere­

chos sociales según la Constitución y los convenios in­

ternacionales ratificados; representan dos ejes de refor­

mas privatizadoras que sigilosamente se van consolidan­

do con la suscripción de los TLC.

En este sentido, los TLC no solo llevan hacia la mercantili­

zación de los servicios públicos, sino que también erosio­

nan la autoridad pública, al limitarles su actuación en el de­

sempeño de las empresas extranjeras, sin que éstas tengan contrapesos para garantizar obligaciones con trabaja­

dores. Esto con el agravante que se legitima jurídicamente. Los Tratados de Libre

Comercio: mucho

más que tratados

comerciales

3

El “mercado libre” es la única mercancía que fabrican

sin subsidios, pero sólo con fines de exportación.

Ellos la venden, nosotros la compramos.

La libertad de comercio se vende como nueva,

pero tiene una historia larga. Y esa historia tiene

mucho que ver con los orígenes de la injusticia,

que en nuestro tiempo reina como si hubiera nacido

de un repollo, o de la oreja de una cabra.

Eduardo Galeano, Patas Arriba. La Escueda del Mundo al Revés.

P

ese a que los TLC son designados con la etiqueta

del “libre comercio”, estos tratados incorporan en

sus contenidos aspectos que trascienden de lo

que estrictamente se refiere a la temática comercial,

pues incursionan en áreas tan diversas como las políticas

públicas, los derechos de los inversionistas, las patentes

y derechos de propiedad intelectual, las compras guber­

namentales, la flexibilización de los servicios públicos, la

energía, las telecomunicaciones, el sector financiero, en­

tre otros.

El presente capítulo se desarrolla con el fin de conocer

los contenidos y alcances de los TLC, para ello se explo­

ran sus objetivos y principios, se analizan los principales

contenidos del tratado de manera que nos permita res­

ponder a la interrogante ¿qué son los TLC.?

37 El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

3.1 Los objetivos del TLC

38

El propósito principal de los TLC es el establecimiento de

una “zona de libre comercio” entre los países suscripto­

res, teniendo como marco de funcionamiento el GATT

(Art. 24) y el Acuerdo General de Comercio y Servicios

(Art. 5). En estricto sentido este propósito de los TLC

alude al estadio más simple y primitivo del proceso de in­

tegración económica, como es el establecimiento de una

zona de libre comercio33

.

Siendo así, resultaría bastante limitado y hasta erróneo,

referirse al TLC como sinónimo de integración económi­

ca, pues una zona de libre comercio se reduce exclusiva­

mente a la abolición de las tarifas -y las restricciones

cuantitativas-entre los países participantes,34

quedando

por [rm1]desarrollar al menos cuatro formas superiores

de integración, hasta alcanzar la unificación de las políti­

cas monetaria, fiscal, social y anticíclica, en un marco en

que las decisiones emanan de un ente supranacional.

Aunque entre los objetivos enunciados en los TLC obvia­

mente figuran elementos de carácter estrictamente co­

mercial como son el estímulo al comercio de bienes y

servicios, la eliminación de barreras al comercio y la faci­

litación de la circulación de bienes y servicios; también se

presentan otros objetivos, no menos importantes, que

aluden principalmente al ámbito de la inversión.

33. Los diferentes grados que adopta la integración son: área o zona

de libre comercio, unión aduanera, mercado común, unión económica

e integración económica total. Ver: Balassa, Bella (1964):

Teoría de la Integración Económica, p. 2, Editorial Uteha, México.

34. Ibíd.Los Tratados de Libre Comercio: mucho más que tratados comerciales

Los TLC pretenden “promover condiciones de libre com­

petencia”, aunque en la práctica no existen mecanismos

que garanticen la supresión de prácticas proteccionistas

de los países desarrollados -subsidios y barreras no aran­

celarias—, y lejos de regular las prácticas monopólicos

de inversionistas de las partes, éstas se ven estimuladas

desde los mismos contenidos del Tratado.

También destaca entre los objetivos del TLC la elimina­

ción de barreras al comercio, al movimiento de capitales

y las medidas para favorecer la entrada temporal de per­

sonas de negocio. Esto pone en evidencia el cometido

del tratado de suprimir los obstáculos que limiten la cir­

culación de las mercancías y del capital, no así de la fuer­

za de trabajo, pese a la enorme relevancia que tienen los

flujos migratorios hacia Estados Unidos; con ello no sólo

se limita la movilidad de las personas trabajadoras, sino

que se deja sin garantía el cumplimiento de sus derechos

laborales y sociales.

Además, los TLC se proponen aumentar las oportunida­

des de inversión y la protección de los derechos de pro­

piedad intelectual, desde sus contenidos y mecanismos

que buscan la desregulación de los flujos de inversión.

Con ello queda en evidencia el sesgo preferencial por las

inversiones que pone en entre dicho el alcance de los TLC,

y su verdadera naturaleza como Tratado de Libre Inversión.

3.2 Los principios de los TLC

Los TLC están inspirados en los Acuerdos y principios

rectores de la OMC, los cuales buscan la liberalización

del comercio e inversión, y a partir de los cuales se pre­

sume que el sistema comercial sería más libre, previsible,

menos discriminatorio, más competitivo y ventajoso para

las economías menos desarrolladas.

39 El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

40

El principio de Trato Nacional se basa en la premisa de no

discriminación, a partir de la cual los gobiernos están en la

obligación de otorgarle al inversionista extranjero al menos

el mismo tratamiento que se le confiere a una empresa na­

cional; con ello se garantiza a las empresas extranjeras
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

similar:

El Tratado de Libre Comercio iconLicitación pública internacional bajo la cobertura de los tratados...

El Tratado de Libre Comercio iconIntroduccióN
«alma» y tal búsqueda sólo es posible a través de una investigación —filosófica y empírica— de las funciones, de las actividades...

El Tratado de Libre Comercio iconBibliografía: Tratado de Pediatría de Nelson

El Tratado de Libre Comercio iconTomado del Tratado de Criminología de

El Tratado de Libre Comercio iconBiologia bios vida y logos – tratado

El Tratado de Libre Comercio iconDavid hume: tratado de la naturalez humana

El Tratado de Libre Comercio iconTratado Antropológico Experimental del Hombre Delincuente””

El Tratado de Libre Comercio iconComercio Exterior

El Tratado de Libre Comercio iconComercio e inversiones internacionales w&P

El Tratado de Libre Comercio iconRespuesta a Editorial de El Comercio




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com