El Tratado de Libre Comercio




descargar 0.52 Mb.
títuloEl Tratado de Libre Comercio
página6/22
fecha de publicación06.02.2016
tamaño0.52 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

operar bajo las mismas condiciones en que operan las em­

presas nacionales. Esto implica conceder igual trato a desi­

guales, que en la práctica entraña profundizar las asimetrías

inmanentes entre las empresas de las partes; así, este prin­

cipio que buscaba la no discriminación se convierte en un

instrumento discriminatorio para los intereses nacionales.

El principio de Trato de Nación más Favorecida conside­

ra que los gobiernos suscriptores del TLC están en la

obligación de otorgar un trato no menos favorable que el

que otorgue -en circunstancias similares-a inversionistas

de una Parte o de otro país no Parte. Con ello se cierra

la posibilidad de que empresas de un país que no suscri­

be el Tratado puedan gozar en exclusiva de un trato pre­

ferencial, pues este tratamiento debe hacerse extensivo

a las empresas de las partes suscriptoras del tratado.

El Trato de Nación más Favorecida resulta en todo

sentido ventajoso para países de fuera de la región cen­

troamericana, con quienes no existe un Tratado de Inte­

gración Económica Centroamericana, pues el trato prefe­

rencial que se otorga a las economías que forman parte

de éste, se transfiere automáticamente a las economías

con quienes se suscribe el TLC. Tal ventaja no opera en

el sentido contrario, de manera que las economías cen­

troamericanas solo pueden gozar de las condiciones que

el TLC ya establece a otras economías35

.

35. Moreno, Raúl (2003): Los derechos laborales y los Tratados de

Libre Comercio, p. 14, AFL CIO-Centro de Solidaridad, Costa Rica. Los Tratados de Libre Comercio: mucho más que tratados comerciales

El principio de Comercio más libre y competitivo conside­

ra que la reducción de los obstáculos al comercio consti­

tuye el medio más adecuado para fomentar e incremen­

tar el comercio; además, que las prácticas desleales de

competencia comercial como el “dumping” y los subsi­

dios —que muchas economías desarrolladas utilizan, con

independencia de estos tratados, para proteger sus sec­

tores más rezagados—, desalientan la competencia leal

y equitativa. Por ello, se postula la reducción gradual de

los obstáculos al comercio y alentar a los países a tomar

medidas antidumping.

Vale señalar que la apertura comercial no es sinónimo de

mercados competitivos ni en equilibrio, pues mercados

abiertos pero concentrados y/o en desequilibrio entregan señales erróneas que no fomentan la competencia36

,

y tienden a generar estructuras más concentradas.

Si consideramos la desarticulación de las estructuras

productivas que caracteriza a las pequeñas economías

centroamericanas, sus bajos niveles de competitividad y

las enormes distorsiones en sus mercados, se hace evi­

dente que los procesos de apertura comercial -que no

van acompañadas de políticas tendientes al fortaleci­

miento del tejido productivo nacional-se traduce en un

vector que genera el desplazamiento de las empresas

domésticas por las extranjeras, y procesos galopantes

de desempleo.

41

36 Rosales, Osvaldo, Op cít. p. 8. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

3.3 Los contenidos de los TLC

Los TLC están constituidos por más de una veintena ca­

pítulos que incluyen una gama de aspectos, entre las que

figuran disposiciones generales, trato nacional y acceso

de bienes al mercado, sector agropecuario, medidas sa­

nitarias, reglas de origen, inversiones, solución de con­

troversias hasta la administración del Tratado.

Tabla 1

Estructura Capitular de los TLC

s o l u t í p aC NACLT NTCLT DRCLT HCCLT

sovitejbO I I I I

D selareneg senoicinife I I I I I I I I

lanoican otarT

y sodacrem a osecca

I II I II I II II I

R negiro ed salge I V V I I V I V

P selanauda sotneimidecor V II V V

E acimíuqortep y aígren V I . . . . . .

S oirauceporga rotce V II I V . . . .

sairatinas sadideM

sairatinasotif y

V II V V I IIV I

saicnegreme ed sadideM

)aidraugavlas(

V III V II I V II I V I

savitaler sadideM

nóicazilamron al a

I X X V X II I I X

rotces led sarpmoC

ocilbúp

X . . X II VX I

I nóisrevn X I X IV I X X

oziretnorfsnart oicremoC

soicivres ed

X II X X X I

T senoicacinumocele X II I X II . . IIX I

42

Los Tratados de Libre Comercio: mucho más que tratados comerciales

S oreicnani f soicivre s X IV X I .

T oeréa et ropsnar IX I

, aicnetepmoc ed saci t í loP

saserpmeysoi loponom

odat sE led

X V X V X V

P selaelsed saci tcar . I X V II IV I

ed laropmet adar tnE

soicogen ed sanosrep

X IV X II I X I IX V

P lautceletni dadeipor X IV I X VI IX V

nóicaci f i ton , senoicaci lbuP

seyel ed nóicar ts inimda y

V IIIX X IIVX y IIV I X IX y IIIV X IIVX y IIVX I

nóiculos ynóis iveR

gnipmudi tna( saisrevor tnoc

)nóicasnepmoc satouc y

X XI .

S saisrevor tnoc ed nóiculo X X X IX X VI IX X

E senoicpecx XX I X X X IV I X X

D selani f senoicisops i X IX I XX I X X XX I

nóicarepooc ed odreucA

latneibma

✓ oN N o N o

nóicarepooc ed odreucA

larobal

✓ N o N o N o

Fuente: Moreno, Raúl (2003): Los derechos laborales y los Tratados de Libre Comercio, p. 14,

AFLCIO-Centro de Solidaridad, Costa Rica. Elaborado en base del Tratado de Libre Comercio

de América del Norte (TCLAN), Tratado de Libre Comercio entre México y los países

del Triángulo Norte de Centroamérica (TLCTN), Tratado de Libre Comercio República

Dominicana (TLCRD), Tratado de Libre Comercio entre Chile y Centroamérica (TLCCH). El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

44

Todos los TLC que se conocen responden a una misma

plantilla, son casi una copia fiel del TLCAN; no existen va­

riaciones sustantivas en su contenido capitular y la dife­

rencia fundamental está en el listado de productos y ser­

vicios negociados bilateralmente, y obviamente en su

respectivo calendario de desgravación arancelaria.

El TLC, en tanto acuerdo comercial, incluye el marco que

rige el acceso a mercados de los bienes y servicios, esta­

bleciendo los criterios para determinar el origen de los

bienes que se comercian , los procedimientos aduanales,

las medidas sanitarias y de normalización que rigen los flu­

jos comerciales, establece medidas excepcionales o de

emergencia -denominadas salvaguardias— que garanti­

cen la protección de la industria nacional frente a riesgos

fortuitos, define las prácticas desleales y establece meca­

nismos para la solución de diferencias o controversias.

Sin embargo, como se constata en la Tabla 1, la estructu­

ra capitular de los TLC también incluye en su estructura ca­

pitular los apartados de inversión, compras del sector pú­

blico, energía y petroquímica, telecomunicaciones, servi­

cios financieros, transporte aéreo y propiedad intelectual,

aspectos que trascienden de la temática estrictamente co­

mercial y propia de un tratado de esta naturaleza.

La inclusión de estos contenidos confiere a los TLC un am­

plio alcance, que va más allá de las meras implicaciones

comerciales. Esta dimensión de los tratados, generalmen­

te oculta o poco publicitada en los discursos oficiales,

constituye uno de los puntos centrales en la discusión so­

bre las implicaciones de los TLC, sobre todo por su orien­

tación hacia la desregulación del capital extranjero. Los Tratados de Libre Comercio: mucho más que tratados comerciales

La ausencia de regulaciones al desempeño de las empre­

sas que garanticen su coherencia con los objetivos del de­

sarrollo nacional y con la efectiva vigencia de los Derechos

Económicos, Sociales y Culturales (DESC), convierten a

los TLC en auténticas “cartas de derechos corporativos”,

desde las que se crean las condiciones óptimas para su

funcionamiento, cual si fuera la panacea a los estructurales

problemas nacionales, a cambio de nada.

A través de estos contenidos “extra-comerciales” los

TLC invaden competencias soberanas de los Estados co­

mo la definición de las políticas económicas nacionales ­

capítulo de inversiones-y el control de servicios estraté­

gicos -capítulo de energía y petroquímica—; afectan el

cumplimiento y vigencia de los DESC de la población a

través de la normativa establecida en los capítulos de

compras gubernamentales, derechos de propiedad inte­

lectual e inversiones, que promueven los procesos de

privatización de los servicios públicos.

Considerando la amplitud que logran los TLC en materia de

derechos para las empresas, se hace muy notoria la omi­

sión entre sus contenidos de mecanismos que garanticen

el cumplimiento de los DESC, así como el respeto del me­

dio ambiente y los recursos naturales. Es obvio que en los

TLC los temas laborales y ambientales han estado ausen­

tes, salvo en el caso del TLCAN en que formalmente se in­

cluyeron dos Acuerdos de Cooperación, uno ambiental y

otro laboral, pero que a más de nueve años de vigencia, se

demuestra su total inobservancia37

, por lo que se afirma

que no habría diferencia entre la inclusión o exclusión de es­

tos apéndices.

45

37. Ver: Arroyo, Alberto y otros (2001): Resultados del El Tratado

de Libre Comercio de América del Norte en México,

y Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (1997):

Espejismo y Realidad: El TLCAN tres años después.

Análisis y Propuesta desde la Sociedad Civil, México.

El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

46

La gravedad de la situación no radica en la carencia de

una cláusula laboral o ambiental que pudiera adosársele

al TLC, sino más bien en el hecho de que todo su conte­

nido capitular -desde los objetivos y principios, hasta la

administración del Tratado-incluyen mecanismos que resultan ser contradictorios a una lógica de derechos hu­

manos y del medio ambiente.

En este sentido, la discusión por garantizar el cumpli­

miento de los derechos laborales o del respeto al medio

ambiente no acaba de llenar la carencia con la inclusión

al Tratado de una cláusula laboral o ambiental; pues el ca­

rácter violatorio del TLC de estos derechos es transver­

sal e integral, y se encuentra en lo esencial del Tratado.

De allí que se requiera de otro instrumento que no sea un

TLC, un instrumento de naturaleza distinta, y cuya lógica

trascienda de la consecución de la ganancia, hacia el de­

sarrollo sustentable y equitativo.

a). Acceso de bienes al mercado38

La normativa en materia de acceso de bienes al mercado

establece el marco que regula el trato que las partes deben otorgar a los flujos de los bienes comercializados y a

su acceso, los contenidos de los bienes producidos y los

procedimientos para determinarlo, las medidas de excep­

cionalidad para la protección temporal a las productores

nacionales afectados por incrementos sustanciales de

las importaciones y medidas orientadas a la protección

de la salud y la vida de las personas y animales.

Esta normativa está relacionada con aquellos aspectos

relativos con el “comercio”, y que deberían ser exclusiva

competencia de un Tratado Comercial.

38. Este apartado ha sido retomado íntegramente de Moreno,

Raúl (2003): Los Derechos Laborales y los Tratados de Libre

Comercio, Op cít. Los Tratados de Libre Comercio: mucho más que tratados comerciales

En este marco se incluyen aspectos ligados al intercambio

de los bienes y los servicios entre las Partes signatarias

del Tratado, y su contenido está recogido en al menos cin­

co de los capítulos del TLC, entre los cuales se encuen­

tran: Trato nacional y acceso de bienes al mercado, Reglas

de origen, Sector agropecuario, Medidas sanitarias y fito­

sanitarias, Procedimientos aduanales para el manejo de las

reglas de origen y Medidas de salvaguardia.

El tratamiento otorgado al acceso de los bienes al mercado

es, en general, desventajoso para las pequeñas econo­

mías, en tanto desconoce y excluye el tratamiento a las

enormes asimetrías existentes entre los países suscripto­

res. Los principios que rigen estos capítulos -trato nacional

y trato de nación más favorecida-limitan la posibilidad de de­

finir políticas económicas que potencien sectores naciona­

les, en tanto consideran discriminatorias las medidas de

protección a la planta productiva nacional. El establecimien­

to de tratamientos homogéneos entre partes con desigua­

les niveles de desarrollo contribuye indefectiblemente a

profundizar las brechas de desigualdad entre las Partes.

De esta forma, la normativa que rige el acceso de bienes

al mercado se reduce a un calendario de desgravación

arancelaria, un conjunto de disposiciones técnicas sobre

contenidos, calidad y normas para los productos, largos

listados con partidas y subpartidas arancelarias —que re­

presentan mercancías— incluidas y/o excluidas en el ca­

lendario, según la capacidad de incidencia en la negocia­

ción que hayan tenido los países -y las empresas de estos-para la obtención de beneficios.

El acceso de los bienes al mercado se realiza mediante

un programa de desgravación arancelaria, en el cual las

Partes se comprometen a eliminar gradualmente los

aranceles a las importaciones, de conformidad al calen­

dario acordado.

47 El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

48

Este proceso cubre períodos que van desde la elimina­

ción inmediata del arancel hasta la eliminación a cinco,

diez y hasta quince años a partir de la entrada en vigen­

cia del Tratado.

Si existe algo por negociar en los TLC es el acceso de los

bienes al mercado, las negociaciones entre las partes no

cuestionan, y menos, modifican el texto y principios del

Tratado; las negociaciones se reducen exclusivamente a la
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

similar:

El Tratado de Libre Comercio iconLicitación pública internacional bajo la cobertura de los tratados...

El Tratado de Libre Comercio iconIntroduccióN
«alma» y tal búsqueda sólo es posible a través de una investigación —filosófica y empírica— de las funciones, de las actividades...

El Tratado de Libre Comercio iconBibliografía: Tratado de Pediatría de Nelson

El Tratado de Libre Comercio iconTomado del Tratado de Criminología de

El Tratado de Libre Comercio iconBiologia bios vida y logos – tratado

El Tratado de Libre Comercio iconDavid hume: tratado de la naturalez humana

El Tratado de Libre Comercio iconTratado Antropológico Experimental del Hombre Delincuente””

El Tratado de Libre Comercio iconComercio Exterior

El Tratado de Libre Comercio iconComercio e inversiones internacionales w&P

El Tratado de Libre Comercio iconRespuesta a Editorial de El Comercio




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com