Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011




descargar 476.54 Kb.
títuloBorrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011
página4/5
fecha de publicación09.02.2016
tamaño476.54 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5

Información General:

Herbicida de amplio espectro para el control de malezas en áreas cultivadas y no cultivadas.
Herbicida post emergente para barbechos químicos y labranza química. Además es selectivo para cultivos de algodón, soja y maíz transgénicos, resistentes a glifosato.
No es selectivo y es muy efectivo para controlar malezas perennes con sistema radicular profundo y especies anuales y bianuales, gramíneas y latifoliadas. Debe aplicarse antes de la emergencia de los cultivos para evitar efectos fitotóxicos. Pueden realizarse aplicaciones dirigidas para lograr selectividad.
El ingrediente activo glifosato (ácido N-fosfonometil glicina) para ser formulado debe ser transformado en sus sales solubles del glifosato, siendo las siguientes las de mayor presencia: a) la sal isopropilamina (la más difundida), b) la sal monoamónica (en formulaciones secas, polvos o gránulos), y c) la sal potásica (en formulaciones líquidas de alta concentración).

El glifosato es una compuesto de acción sistémica que se absorbe por hojas y tallos tiernos de las malezas y es translocado hacia las raíces y órganos vegetativos subterráneos, ocasionando la muerte total de las malezas. La actividad inicial y los efectos visuales sobre el follaje se manifiestan de 4 a 7 días luego de la aplicación, dependiendo de las especies y de las condiciones climáticas. El glifosato se transloca con mayor facilidad cuando las malezas están en pleno crecimiento. Los mejores resultados se obtienen cuando la aplicación se realiza sobre malezas en activo crecimiento, ya que el glifosato se trasloca con mayor facilidad. Por lo tanto es importante que las malezas no sufran efectos de sequía, enfermedades o cualquier otro factor adverso a su normal desarrollo. A su vez, deben evitarse las aplicaciones sobre malezas cubiertas por tierra. En condiciones de sequía es conveniente demorar la aplicación hasta un par de días luego de una lluvia.

El glifosato no tiene residualidad por inactivarse en contacto con el suelo, lo que le confiere total selectividad para el cultivo, ya que no puede ser absorbido por las raíces.

Se puede sembrar o plantar cualquier cultivo inmediatamente después de aplicar el producto debido a su total y rápida inactivación en el suelo. A pesar de la fuerte adsorción al suelo, ésta no afecta su disponibilidad para los microorganismos, que lo degradan rápidamente a dióxido de carbono y compuestos minerales.

Asimismo, la versatilidad de glifosato permite enumerar a continuación algunos de los usos para los cuales puede ser recomendado, según los resultados obtenidos:

- Para el control de un amplio rango de malezas, tanto anuales como perennes, luego de la cosecha de cultivos anuales (barbecho químico) o antes de la siembra (labranza química).

- Para el control de malezas en cultivos perennes (viñedos, caña de azúcar, yerba mate, té, montes frutales y cítricos).

- Para el control de malezas en presiembra de soja, maíz, girasol y otros (labranza cero, labranza mínima y labranza convencional).

- Para el descepado químico de la caña de azúcar.

- Para el control de malezas en precosecha de trigo.

- Para el control selectivo de malezas en sojas y maíces transgénicos resistentes a glifosato.

Instrucciones para el uso:

Preparación: formulación PS (concentrado Polvo soluble en agua al 78%).

-Para una correcta preparación respetar las siguientes instrucciones:

- Agregar agua al tanque de la pulverizadora hasta la mitad de su volumen.

-Poner a funcionar el sistema de agitación.

-Agregar la cantidad necesaria de glifosato 78% (PS), de acuerdo a la calibración realizada, directamente en el tanque y sin disolución previa. Corroborar que el producto se mezcle adecuadamente.

-Completar el tanque con agua hasta el volumen final.

-Verificar que el sistema de agitación funcione en todo momento.

-Usar el producto dentro de las 24 horas de haber realizado la mezcla de tanque, ya que la efectividad puede reducirse debido a la degradación del producto.

-Reagitar el caldo antes de reanudar la aplicación.

-Utilizar siempre agua limpia.
Equipos, volúmenes y técnicas de aplicación: debe ser aplicado en el volumen necesario para cubrir uniforme y satisfactoriamente el área a tratar. Se deben lograr al menos 20 - 30 gotas por cm2 sobre las hojas de las malezas. Puede aplicarse con equipos terrestres de barra o botalón y picos para herbicidas (abanico plano o TK), con una presión de 25 - 50 lb/pg2. Emplear volumen de 100 l/ha de agua. En aplicaciones aéreas se deben utilizar caudales totales de 15 a 20 litros de agua por hectárea. No aplicar por avión cuando haya cultivos sensibles cerca del lote a tratar. Antes de iniciar cualquier tratamiento, es imprescindible verificar el correcto calibrado del equipo y el buen funcionamiento de picos (filtros y pastillas), reemplazando las partes defectuosas. Mantener el sistema de agitación en movimiento en todo momento. Evitar la superposición de franjas durante la pulverización. Evitar la deriva hacia cultivos linderos.

NO realizar aplicaciones con altas temperaturas, baja humedad, vientos fuertes, presencia de rocío o ante probabilidades de lluvia. Suspender las aplicaciones con vientos superiores a los 10 km/hora.
Métodos de aplicación: se aplica pulverizado en postemergencia sobre la vegetación a controlar. Las aplicaciones pueden realizarse con equipos pulverizadores de mochila, terrestres (convencionales o de gota controlada) y por avión.

Aplicaciones no selectivas.

Pulverizaciones en cobertura total:

- Para aplicaciones con equipos de mochila debe prepararse una solución de 1 a 2 l de glifosato en 100 l de agua limpia (solución al 1 a 2%), mojando uniformemente el follaje, sin que el producto llegue a gotear.

- Con equipos pulverizadores terrestres debe utilizarse la dosis recomendada diluida en agua limpia a razón de 80 - 120 l/ha. Las pastillas recomendadas son las de abanico plano (N°:80 - 03, 80 - 02, 110 - 02, 110 - 03) trabajando a una presión entre 25 y 40 libras por pulgada cuadrada.

- En aplicaciones aéreas se deben aplicar volúmenes totales entre 15 y 30 litros por hectárea, observando las precauciones habituales en cuanto a horario y altura de vuelo, tamaño de las gotas y orientación de los picos, condiciones meteorológicas, etc.

- El agua utilizada en la aplicación debe estar libre de materia orgánica u otras partículas en suspensión, ya que inactivarían el producto.

Número de gotas: 20 a 30 gotas por cm2.

IMPORTANTE:

- Después de una aplicación con glifosato y antes de dañar mecánicamente las malezas tratadas, es necesario esperar 3 días en el caso de especies anuales y 4 a 5 en el de perennes para asegurar una completa traslocación del glifosato a todos los órganos vegetativos de las plantas.

- Los mejores resultados se obtienen cuando la aplicación se realiza sobre malezas en activo crecimiento que no sufren efectos de sequía, enfermedades o cualquier otro factor adverso a su normal desarrollo.

- Evitar las aplicaciones sobre malezas cubiertas por tierra.

- NO pulverizar si se prevén lluvias durante las seis horas posteriores a la aplicación o cuando el follaje de las malezas esté mojado.
SIEMBRA DIRECTA

Glifosato está especialmente indicado para el control de las malezas presentes en el rastrojo del cultivo antecesor al que va a sembrarse usando la técnica de siembra directa, antes o inmediatamente después de la implantación de cualquier cultivo.
Soja de segunda: en el caso de siembra de soja de segunda sobre rastrojo de cultivo de invierno, se recomienda esperar 2 a 3 días después de la cosecha para que las malezas recuperen la capacidad de absorber el herbicida y luego aplicar 2,5 l/ha de glifosato 48% ó 1,9 de glifosato al 62%. En el caso de altas infestaciones de especies latifoliadas en avanzado estado de crecimiento, se recomienda agregar 2,4-D 100% (0,5 a 0,75 l/ha), para acelerar la actividad.

Soja de primera: en el caso de siembra de soja de primera, el período de barbecho es de duración variable, según se siembre después de soja, maíz o girasol. Cualquiera fuera la situación, será necesario controlar la vegetación durante este período y glifosato es la herramienta adecuada. La dosis de aplicación dependerá de la población de malezas y podrá fluctuar entre 1,5 y 2,5 l/ha de glifosato al 48% o 1,1 a 1,9 l/ha de glifosato al 62% o 1,0 a 3,0 kg/ha de glifosato 78%. Al momento de la siembra, será necesaria una nueva aplicación, para lograr la implantación del cultivo sin competencia. Si existiera infestación de sorgo de Alepo (*), se recomienda esperar a que las plantas de esta maleza tengan alrededor de 40 cm de altura y luego realizar la aplicación, con una dosis de 1,25 a 2,0 kg/ha de glifosato 78% en polvo, o 2,5 litros de glifosato 48% o 1,9 l/ha de glifosato al 62%. Existe la posibilidad de realizar mezclas de tanque con herbicidas selectivos residuales, para lograr una óptima implantación del cultivo.
Trigo: cuando el cultivo a sembrar es trigo, el período de barbecho será más prolongado si el antecesor es girasol, será de duración media si el antecesor es maíz o será muy corto si el antecesor es soja. En los dos primeros casos suele ser necesaria la aplicación de un herbicida, para asegurar que el lote llegue a la siembra en buenas condiciones de limpieza. Para esto se recomienda la aplicación de glifosato 48% (1,5 a 2 l/ha, según la maleza a controlar) o glifosato 62% (1,1 a 1,5 l/ha, según la maleza a controlar), solo o en mezclas con Misil. Cuando el cultivo antecesor es soja será necesaria una aplicación previa a la siembra, para el control total de malezas. Se recomienda usar glifosato 48% (2 - 2,5 l/ha) o glifosato 62% (1,5 a 1,9 l/ha) o glifosato 78% (1,5 kg/ha) + dicamba + metsulfuron metil (MISIL), para asegurar limpieza en la implantación y residualidad del tratamiento. Es importante lograr un buen control de malezas en el trigo que precede a una soja de segunda en siembra directa, ya que facilitará el manejo de presiembra de ese cultivo. Cuando el antecesor es pastura, se recomienda utilizar el último corte en marzo, dejar pasar 4 - 7 días para que las plantas se recuperen del corte y luego realizar la aplicación con glifosato 48% (2,5 - 4 l/ha, según la composición de la pradera), 62% (1,9 a 3 l/ha, según la composición de la pradera) o 78% (1,5 kg/ha) + dicamba + metsulfuron metil (MISIL). De esta manera se obtendrá residualidad en el tratamiento y se logrará una buena cobertura del suelo.

Maíz: es posible realizar un barbecho químico con atrazina, cuya residualidad ayudará a mantener el lote limpio. En el momento de la siembra puede aplicarse glifosato 48% ó 62% o 78% en polvo, de manera de eliminar todas las malezas. No se recomienda la mezcla de glifosato 48% + atrazina, debido a la incompatibilidad de las formulaciones. La mezcla de acetoclor (Guardián o Surpass) y glifosato (Roundup o Sulfosato Touchdown) provee control total en el momento de la siembra y residualidad, con un amplio espectro de acción.

Girasol: como en los demás casos de cultivos de verano que siguen a barbechos prolongados, se recomienda el uso de glifosato 48%, 62% o 78% para mantener el barbecho limpio y evitar la pérdida de agua y nutrientes. Si existen malezas en el momento de la siembra se recomienda una aplicación de glifosato 48%, 62% o 78%, pudiendo mezclarse con herbicidas residuales como acetoclor (Harness) o acetoclor + diflufenican (Harness + Brodal) o acetoclor + fluorocloridona (Twin Pack Premix).

El agua utilizada en la aplicación debe estar libre de materia orgánica u otras partículas en suspensión, ya que inactivarían el producto.
Aplicaciones en CULTIVOS PERENNES:

Viñedos, yerba mate, té, montes cítricos y frutales en general.

Dosis: según las malezas presentes. Evitar que el pulverizado alcance hojas, frutos y tallos verdes del cultivo. En plantas menores de 3 años evitar el contacto del herbicida con el cultivo utilizando protectores. En plantas mayores de 3 años no hay peligro de fitotoxicidad si la pulverización se dirige a la base del tronco. El tratamiento puede efectuarse en forma total o en la proyección de la base de la copa (en este caso, la dosis debe calcularse considerando la superficie del área a tratar).

Caña de azúcar : Se puede utilizar guante químico (aplicador embebido en solución de un formulado de glifosato 48% al 25 %, 78%, y de un formulación de glifosato 60,8% al 19%). Permite el control de las malezas sin afectar al cultivo, cualquiera sea su estado.
Restricciones de uso: durante la aplicación deberá evitarse que el producto toque las plantas del cultivo que se quiere proteger.

No se establece período de carencia por su uso posicionado como herbicida. En caso que el cultivo o sus subproductos se destinen a la exportación, deberá conocerse el límite máximo de residuos del país de destino y observar el período de carencia que corresponda a ese valor de tolerancia.

Las aplicaciones al maíz transgénico resistente a glifosato no deben realizarse después que el cultivo alcanzó el estado de 8 hojas, ya que podrían producirse daños en el cultivo.

El producto no controla Sorgo de Alepo (Sorghum halepense) resistente a glifosato.

Podría haber biotipos resistentes de Lolium multiflorum que no resultaran controlados con las dosis de glifosato que se recomiendan para los biotipos susceptibles.

Se puede sembrar o plantar cualquier cultivo inmediatamente después de aplicar glifosato, debido a su total y rápida inactivación en el suelo.

NO reingresar al área tratada hasta que el producto se haya secado de la superficie de las hojas.
Compatibilidad: compatible con la mayoría de los agroquímicos normalmente utilizados. No obstante, antes de utilizar en mezcla con otros productos se debe realizar una prueba a pequeña escala, para evaluar la compatibilidad física y biológica de los componentes y la posible fitotoxicidad para los cultivos.

Posibles incompatibilidades: las mezclas de tanque con herbicidas residuales tales como ureas sustituidas o triazinas pueden reducir la actividad del glifosato. Otras combinaciones con herbicidas de contacto como paraquat, dalapon, MSMA, fenoxiderivados o con herbicidas hormonales pueden modificar o disminuir la acción de glifosato.

Además de incompatibilidades por el modo de acción (ej. paraquat) existen incompatibilidades con la formulación. Es posible decir que es completamente compatible con los herbicidas formulados como líquidos solubles o concentrados emulsionables, sufre interferencias con los concentrados dispersables o suspensiones concentradas y es incompatible con los polvos mojables.

Corrosividad: corrosivo para el hierro y el acero galvanizado.

Las soluciones para aplicar no deben almacenarse en recipientes galvanizados.
Fitotoxicidad: no ha manifestado síntomas de fitotoxicidad en los cultivos registrados, siguiendo las dosis y recomendaciones que figuran en esta etiqueta.
Precauciones de uso: no combustible (inflamabilidad).
Comportamiento fisiológico:

Absorción: se absorbe a través del follaje y se traslada por toda la planta.

Los síntomas de control se manifiestan entre 2 y 4 días después de la aplicación en las especies anuales y entre 7 y 10 días en las perennes.

Las especies leñosas pueden requerir de 1 a 2 semanas y si son tratadas hacia fines del otoño pueden no presentar síntomas hasta la primavera siguiente.

Condiciones ambientales frías y/o con poca luminosidad posteriores al tratamiento pueden demorar la aparición de síntomas. Las lluvias dentro de las seis horas posteriores al tratamiento con glifosato 48% o cuatro horas posteriores con glifosato al 62% y 78% pueden reducir su efectividad.

Una precipitación copiosa dos horas después de la aplicación puede lavar el producto.

Las condiciones ambientales que favorecen el activo crecimiento de las plantas a cultivar , favorecerán también la actividad del herbicida. No aplicar después de heladas, condiciones de estrés hídrico prolongado o si las malezas están cubiertas con tierra.
Transporte: a través del floema, siguiendo la ruta de los fotosintatos.

Este traslado hacia los órganos subterráneos de las especies perennes impide el posterior rebrote y ocasiona la muerte total de la planta tratada.

El glifosato no es absorbido por el sistema radicular ya que se inactiva en contacto con el suelo.
Mecanismo de acción: actúa sobre la vía del ácido shikímico, inhibiendo la EPSP sintetasa. Como resultado de esta acción se inhibe la síntesis de aminoácidos aromáticos fenil-alanina, tirosina y triptofano. Existen alteraciones en otros procesos bioquímicos, que se consideran efectos secundarios, pero que tienen importancia en la acción herbicida final.

Metabolismo: estudios realizados con glifosato marcado con C14 determinaron que las plantas no metabolizan el glifosato.
Comportamiento en el suelo: adsorción y lixiviación: la fuerte adsorción se evidencia en parte por la nula fitotoxicidad producida cuando se aplica sobre el suelo. Se lixivia muy poco.

Degradación microbiana: es la forma principal de degradación. Depende del tipo de suelo y de la flora microbiana. La vida media del glifosato en el suelo, en promedio, es menor de sesenta días.

Pérdidas por fotodescomposición o degradación: despreciables.

Persistencia en el suelo: el glifosato no persiste en el suelo y no tiene actividad preemergente, por lo tanto puede sembrarse cualquier cultivo después de la aplicación, directamente sobre las áreas tratadas.

Características:

Peso molecular: 169.1.

Densidad: 1.74 mg/l.

Punto de fusión: 200°C (con descomposición).

Punto de ebullición: no determinado.

Presión de vapor: 1.94 x 10(-7) mm Hg a 45°C.

Solubilidad en agua A 25°C: 1.57%.

Solubilidad en solventes orgánicos: insoluble.
Para uso herbicida postemergente sobre cultivos genéticamente modificados, tolerantes al principio activo glifosato, tales como soja RR, maíz RR y algodón RR.
Actúa selectivamente sobre malezas gramíneas y latifoliadas sin efectos fitotóxicos sobre el cultivo.
Métodos de aplicación: se aplica pulverizando en post emergencia sobre la vegetación a controlar. Las aplicaciones pueden realizarse con equipos pulverizadores de mochila, terrestres (convencionales o de gota controlada) por avión.

Comunicación CONAPRE sobre Sorgo de Alepo resistente a glifosato:
INTRODUCCIÓN:

Ensayos de campo y pruebas de laboratorio realizadas en la Argentina confirmaron la existencia de biotipos de Sorgo de Alepo (Sorghum halepense) que resisten el herbicida glifosato aplicado a las dosis recomendadas en el marbete para el control de esa maleza.

Hasta fines de 2007 se llevan registrados casos de presencia de sorgo de Alepo resistente a glifosato en campos ubicados en ciertas localidades de las provincias de Salta, Tucumán, Córdoba, Santiago del Estero, Corrientes y Santa Fé.

Las serias implicancias económicas en la agricultura argentina derivadas del proceso de selección y expansión de estos biotipos en el país, han motivado la participación del sector Público y Privado (CONAPRE-SENASA, INTA, AACREA, AAPRESID, AFA, CASAFE, CIAFA, EEAOC) para profundizar el desarrollo y la difusión de las medidas de control y de prevención más adecuadas.

SORGO DE ALEPO:

El sorgo de Alepo, sorghum halepense (L.), es una gramínea perenne de hasta 1,5 mts de altura, rizomatosa, con rizomas horizontales, largos e invasores, cañas floríferas erectas, huecas, glabras; hojas lineales, anchas, glabras; láminas foliares de 20 - 40 cm de largo por 1 - 2 cm de ancho, inflorescencia en panoja laxa, ampliamente piramidal y densa, con espiguillas hermafroditas, sésiles, aovadas. Originario de la región del Mar Mediterráneo, SE de Europa y Asia Menor, e introducida en Argentina y Uruguay como forrajera, se difundió como maleza en gran extensión de nuestro territorio. Se propaga por semillas y rizomas, vegeta en primavera y florece a comienzos del verano y fructifica hasta mediados de otoño.

Es maleza en los más diversos cultivos y fue declarada plaga de la agricultura nacional, prohibiéndose su cultivo y multiplicación en el territorio nacional desde 1951 (E. Leguizamón, 2006).
GLIFOSATO:

El glifosato es un herbicida no selectivo, sistémico, utilizado para el control de malezas anuales y perennes. Es utilizado para el control de las malezas emergidas en el campo antes de la siembra (principalmente en planteos de siembra directa), así como en postemergencia sobre cultivos tolerantes (soja, maíz y algodón). El mecanismo de acción de este herbicida es el bloqueo de la enzima 5-enolpiruvil-shikimato-3-fosfato sintetasa (EPSPS) involucrada en una de las etapas en la vía de síntesis de los aminoácidos aromáticos triptofano, fenilalanina y tirosina.
RESISTENCIA A UN HERBICIDA:

Se denomina biotipo a un individuo (o grupo de individuos) dentro de la población de una especie que, por causas naturales, hubiera mutado a nivel genético adquiriendo una capacidad de respuesta diferencial ante la ocurrencia de un determinado factor. Uno de esos factores podría ser la acción de un herbicida.

Por lo tanto, al registrarse una mutación natural y espontánea (que puede ser única o múltiple) en un nuevo biotipo de una especie, puede manifestarse -entre otras cosas- la resistencia a uno o más herbicidas que antes resultaban efectivos para toda la población.
La resistencia de un biotipo a un herbicida se define, entonces, como la capacidad hereditaria natural de este individuo (o individuos) dentro de una población, que le permite sobrevivir y reproducirse pese al tratamiento con un herbicida que, bajo condiciones normales de utilización, hubiera controlado efectivamente a todos los individuos de la misma población.

En ese contexto, la especie como tal es afectada por la aplicación del herbicida, pero una planta o grupo de plantas (biotipo) sobrevive y completa su ciclo reproductivo, pese a la aplicación del herbicida.

Como consecuencia, la ventaja adaptativa del nuevo biotipo le permitirá sobrevivir a la aplicación del herbicida que, de ese modo, podría seleccionarlo entre los demás individuos (susceptibles) de la misma especie.
Un herbicida no es el agente que genera la mutación, pero puede seleccionarla.

La gran mayoría de los herbicidas comercializados en el mundo han seleccionado algún biotipo de maleza resistente A pesar de esto, los herbicidas siguen siendo una herramienta clave para el control de malezas que permite una producción agrícola y ganadera rentable.

La selección de un biotipo de maleza resistente (es decir, el incremento de su participación en la población de la misma especie) puede producirse cuando se efectúe en forma reiterada cierta forma de manejo del herbicida que, en combinación con la biología propia de la maleza, promueva la supervivencia y expansión del nuevo biotipo.
Para cada tipo de herbicida existe una forma de manejo específica, que resultará más conveniente para evitar la selección de un biotipo que pudiera resistirlo.

- Aplicar siempre la dosis recomendada en el marbete.

- Aplicar en el momento adecuado, siguiendo las recomendaciones de uso.

- Adecuar la frecuencia de aplicación a las características propias de cada herbicida.

- Planificar la participación de distintos herbicidas, con diferente modo de acción, en la estrategia de control de malezas de cada lote.

Estos son parámetros básicos que permitirán mantener acotada la selección de biotipos resistentes a cualquier tipo de herbicida.

SORGO DE ALEPO RESISTENTE A GLIFOSATO:

Hacia fines del año 2003 se tomó conocimiento de los primeros casos de falta de control de sorgo de Alepo con glifosato al norte de la provincia de Salta (Argentina).

Ensayos normalizados en campo y en invernáculo, llevados a cabo desde principios de 2004 hasta mediados de 2006, permitieron confirmar la resistencia a glifosato en biotipos de sorgo de Alepo de Salta y determinaron la comunicación internacional del caso de sorgo de Alepo resistente a glifosato en el Norte de la Argentina (también a mediados de 2006) a The International Survey of Herbicide Resistant Weeds (weedscience.org).
RECOMENDACIONES PARA CONTROLAR UN BIOTIPO DE MALEZA RESISTENTE A GLIFOSATO:

Una vez confirmada la presencia de un biotipo resistente a glifosato en un lote, será necesario controlarlo con un herbicida efectivo, de diferente modo de acción que el glifosato, aplicando la dosis que indique el marbete para esa especie.

El cultivo a sembrar en el lote afectado deberá ser de una especie que permita el uso del herbicida más eficiente que se pueda aplicar para mantener el control del biotipo resistente a glifosato.

No incluir sorgo granifero o forrajero en aquellos lotes donde se hayan detectado biotipos de Sorgo de Alepo resistente a Glifosato.

Adoptar todas las prácticas y pautas de manejo que sean necesarias. Ej: proceder al manchoneo; adecuar la fecha de siembra, la distancia entre surcos; etc

Mantener controlado el biotipo resistente a lo largo de todo el ciclo del cultivo, para evitar que se propague. Considerar la eliminación -química o mecánica- de cualquier planta que sobreviva al tratamiento aplicado.

Durante la cosecha, dejar los sectores infestados para el final y realizar una exhaustiva limpieza de toda la maquinaria antes de salir del lote afectado. Destruir el residuo de esa limpieza.
RECOMENDACIONES PARA PREVENIR LA SELECCIÓN DE NUEVOS BIOTIPOS RESISTENTES A GLIFOSATO:

La adecuada utilización del glifosato permitirá minimizar los riesgos de seleccionar biotipos resistentes y preservar así la posibilidad de seguir utilizando este herbicida:
Sembrar semilla fiscalizada o de origen cierto, libre de malezas.

Monitorear el lote antes de aplicar glifosato observando malezas presentes y su estado desarrollo. Aplicar la dosis de glifosato recomendada para eliminar todas las plantas emergidas.

El uso reiterado de subdosis de glifosato podría dejar "escapar" individuos con cierto nivel de resistencia, que podrían extenderse gradualmente por el lote (y hasta incrementarse su nivel de resistencia) hasta convertirse en un problema mucho más serio.

Observar los resultados de las aplicaciones de glifosato para detectar a tiempo las malezas que no hubieran resultado totalmente controladas. En ese caso, efectuar sobre ellas una correcta y oportuna re-aplicación de glifosato a la dosis recomendada para constatar la existencia de un biotipo resistente.

Adoptar combinaciones (mezcla de tanque registrada o secuencias) de glifosato con herbicidas compatibles que tengan distinto modo de acción, y utilizarlos cuando sea máxima su selectividad para el cultivo a sembrarse, recién sembrado o ya emergido.

Controlar mecánica o químicamente (con otro herbicida adecuado) aquellas plantas que hubieran sobrevivido a la re-aplicación de glifosato efectuada para constatar la resistencia.

Comunicar esa falta de control con Glifosato al ingeniero agrónomo de confianza, al extensionista local, o al organismo oficial pertinente más próximo.

Evitar la dispersión de semilla u órganos vegetativos de propagación de malezas con la maquinaria, mediante una exhaustiva limpieza (destruyendo los residuos) antes de que ingresen a un nuevo lote.
Todas las instituciones y empresas participantes consideran de suma importancia la difusión proactiva de estas recomendaciones para controlar y prevenir la selección de biotipos de maleza resistentes a glifosato, e invitan a las entidades líderes de la actividad agropecuaria a sumarse a esta iniciativa de difusión conjunta.
1   2   3   4   5

similar:

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconBorrador de trabajo. Versión (8 Mayo 2007)

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 icon[borrador de propuesta de 46 puntos versióN 14 de enero de 2012]

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconEdición Digital reproducida con autorización del autor

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconPrimera edición 11 de noviembre 2011

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconDiplomado “Competencias Docentes en el Nivel Medio Superior”. Versión 2011

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconCuadro básico y Catálogo de Auxiliares de Diagnóstico, Edición 2011

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconGUÍa repsol lanza en su edicióN 2015 la nueva

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconGuia par el segundo parcial de banco de sangre 2011

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconLa estructura, el signo y el juego en el discurso de las ciencias humanas jacques Derrida
«Los lenguajes críticos y las ciencias del hombre», el 21 de octubre de 1966. Traducción de Patricio Peñalver en La escritura y la...

Borrador versión Digital de la Guía Fitosanitaria casafe edición 2011 iconPrólogo a la nueva edición
«crimi- prólogo a la nueva edición nal». Para esta investigación se toma la definición más estrecha, la de personas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com