Fines antropogénesis y socialización




descargar 55.72 Kb.
títuloFines antropogénesis y socialización
página1/2
fecha de publicación28.10.2015
tamaño55.72 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2
LOS FINES Y VALORES DE LA EDUCACIÓN

Desde que el hombre es hombre no loso descubre los valores sino también vive con ellos. De ahí los primeros filósofos dedican su tiempo a reflexionar y a vivir con la verdad, la bondad, la honestidad, etc.

Los fines de la educación

Introducción a la teleología educativa

Los fines educativos cautivaron la atención de los teóricos de la educación desde Platón y Aristóteles, pasando por Herbat y Santo Tomás, en nuestros días la pedagogía es teleológica y mesológica, es decir ciencia de los fines y los medios educativos, han sido buscados, en la tecnología y la didáctica, en la esperanza de que vayan a resolver los viejos y eternos problemas del perfeccionamiento humano. La cuestión actual, late en el fondo un problema antropológico, si el hombre es un ser abierto o cerrado, con proyecciones más allá de sí mismo o reducido. En estos términos se expresan los existencialistas y otros antropólogos modernos, adoptando postura acerca de los fines educativos.

Naturaleza del fin. Si las divergencias antropológicas justifican, en su más hondo y presente sentido, las disparidades sobre la finalidad, es obvio que “fin” ha tenido una evolución semántica con repercusión en las doctrinas éticas y educacionales. Cuatro sentidos principales: el temporal, como termino o limite; sentido espacial, como límite o extremo; sentido ideal, como esencia de las cosas; sentido general, como propósito, finalidad. Lo común es concebir los fines como entes ideales, absolutos próximos al “deber ser”, capaces de llenar de significado al quehacer del educando, es una meta. El fin es la idea del hombre perfecto. El objetivo, es concreto, próximo, el propósito denota subjetividad. La aspiración es “una previsión anticipada del fin”.

El problema hoy. Hay que elegir entre una concepción teleológica o mesológica, por más que los términos usados sean similares o idénticos y el inmanetismo o trascedentalismo concibiendo al hombre como fuente de finalidades acabadas en sí mismo o como un satélite lanzado a lo absoluto. Max Scheler, expresa casi toda teoría educativa: “una ética material que no es, sin embargo, de bienes y de fines, pues… los valores no se abstraen de los bienes, sino que son fenómenos independientes, cualidades materiales.”, para perenne los fines son los mismos bienes, los valores son un “deber ser”, el bien es una perfección, fin de la educación.

Fines antropogénesis y socialización. El proceso educativo es la evolución de una persona hacia la madurez, esta antropogénesis tiene dos aspectos: espontaneo, regulado por las leyes naturales del ser humano, e intencional, preconcebido y teleológico. La intencionalidad de la antropogénesis es adaptarse a cada cultura. La antropogénesis es la educación en cuanto función individual y social, sin desgajarse ambas facetas, los fines educativos pueden ser individuales y sociales, el hombre necesita desarrollar por igual ambos.

La teología educativa en la historia de la educación

Los fines educativos en la teoría perennialista. Para Aristóteles la educación es la consecución de la felicidad mediante perfección, en la filosofía perenne es su causa final, el trascendentalismo ontológico, es la culminación de toda teoría educativa, al decir de Zubiri, el fin último de la educación sea la posesión del Ser Supremo, J. Maritain, repite la doctrina tomista, asignando a la educación la finalidad de llegar a ser lo que somos, Santo Tomás, “educación es la condición y promoción de la prole al estado del hombre perfecto en cuanto hombre, que es el estado de la virtud”. Millán Puelles precisa que la educación es el estado perfecto del hombre en cuanto hombre; fuertemente atacado por teóricos del siglo XX, influenciados por el evolucionismo darwiniano, la filosofía perenne distingue entre un fin último y fines inmediatos, pero significan una realidad diferente.

El antifinalismo rusoniano. Contrapone la naturaleza a la sociedad, la espontaneidad a la cultura, lo virgen e inmoldeado a lo artificial. Todo es bueno, cuando sale del creador y todo degenera en las manos del hombre. El antifinalismo o naturalismo puede ser cuádruple, según se inspire en el naturalismo biológico darwiniano, el naturalismo psicológico behaviorista o el naturalismo sociológico de Comte, de la tendencia rusoniana. Estas teorías se han llegado siguiendo los pasos de las épocas y los tiempos. Rousseau hozo que el problema de los fines educativos ocupara un primer plano en la consideración de los científicos. Antes de Rousseau se era finalista, después, ha de elegirse entre el finalismo y el antifinalismo. No hay teoría alguna que afirme la inexistencia de fines educativos. El verdadero caballo de batalla es el origen de los fines educativos; “las palabras de Rousseau contienen verdades tan fundamentales como no se han formulado nunca sobre la educación. Los tres factores del desarrollo educativo son: a) la estructura congénita de nuestros órganos corporales y sus actividades funcionales; b) el uso a que se destinan las actividades de estos órganos bajo la influencia de otras personas; c) su interacción directa con el ambiente. Estas tres, deben actuar junto para que puedan proceder educativamente, la equivocación de Rousseau estuvo en aceptar que los órganos proporcionan los fines de su desenvolvimiento.

Los fines educativos en el experimentalismo de Dewey, aboga por la necesidad de fines educativos, pero no existen fuera del proceso educativo. Los “fines son terminaciones de la deliberación, no son fines de la acción”. Los fines están relacionados con la meta, el objetivo y la aspiración, Dewey hozo crítica al finalismo de índole aristotélica, al afirmar que los fines son fijos, inflexibles y externos a la actividad educativa. Ante todos los cambios normales en la naturaleza y en los hombres. En el siglo XVII esta fue expulsada de las ciencias naturales, pero inspiró la ética, y así fue como persistió en la moral y se convirtió en la piedra angular de la teoría moral ortodoxa. El perennialismo sostiene que puede hacerse una teoría de validez general, que pueda hablarse de un fin general y último. Para Dewey esta ultimidad es un punto de vista e interpretación personal de la realidad educativa, representa deseos, y cuantos más incluya, será mejor. El proceso educativo no tiene un fin más allá de sí mismo “así pues, los fines surgen y funcionan dentro de la acción”. Los propósitos están sometidos al vaivén del crecimiento de los niños, del desarrollo del docente y de la diversidad de los educandos.

Los fines educativos han de fundarse en las actividades y necesidades intrínsecas del educando, las teorías que buscan los fines de la acción utilitaristas y rechazables, que contradicen a la educación como desarrollo y crecimiento. Los medios y fines son la misma cosa. Son fines cuando señalan la dirección futura de la actividad y medios, cuando marcan la dirección presente. Dewey es, en el fondo rusoniano, el análisis lógico hace del problema de los fines una cuestión verbal. Schofield, reduce a cuatro las expresiones en teleología educativa. “el fin de la educación” es una expresión prescriptiva y dogmática, como si se quisiera decir que sólo hay una manera de que sucedan las cosas. “los fines de la educación”, es también una expresión verbal prescriptiva, aunque menos dogmática, porque admite una pluralidad de fines. “fines de la educación” es la tercera, no es prescriptiva ni dogmática, al suprimir exclusión de los demás fines. “fines en la educación difiere de las tres anteriores, al sustituir la preposición “de” por la preposición “en “.

Fundamentación de una teleología educativa

Condicionalidad de los fines educativos. Las cuestiones de prospectiva educativa se justifican en la actualidad, porque se admite que el ideal del hombre concreto del futuro discrepará sobre el hombre más apto, la aceleración histórica, relativiza más los fines, la historia de la educación recuenta los diversos fines que se han perseguido en la institución escolar y las interpretaciones culturalistas en la misma idea enfatizada: “la teoría del ideal de la formación parte de los tipos fundamentales eternos a los que se pueden reducir los ideales históricamente dados, estudia las formas fenoménicas, intenta criticar sobre la base de estas ideas.” Los factores que influyen en la determinación de los fines concretos son los factores filosóficos, culturales, sociales, políticos, prácticos y utilitarios. Individuales. Estos factores son los condicionantes de los ideales educativos de las diferentes épocas históricas.

Fundamento axiológico. Los fines educativos son fijados de acuerdo con la escala de valores aceptada porque ésta es la que da importancia o no a los propósitos. Los fines educativos son entonces “ideales”, metas cargadas de atractivo, la educación religiosa, será la más directamente apetecida, si el valor religioso es el primero en la escala axiológica; Jonás Cohn, representante de la educación axiológica, dice: “habremos de tomar objetivos pedagógicos de la ciencia del valor, de la filosofía”. La fundamentación axiológica sólo puede dada una axiología metafísica, condición de la que no disfrutan todas las axiologías contemporáneas. No puede aplicarse una escala de valores a los medios educativos, en lugar de apreciar los fines, si puede pensarse en una a prioridad cronológica, puede decirse que el valor es anterior al fin, y que el juicio de valor sobre los fines usa el criterio axiológico como preexistente a los fines.

Fundamento antropológico. Los fines educativos están determinados, la idea del hombre es el norte-guía de toda actividad educativa se califica de antropológica, la teleología ha de inquirirlo la antropología, en la finalidad educativa antropológica, la respuesta tomista a esa fórmula, si se respondiera que ser hombre perfecto supone ganar dinero, la educación prepararía productores y economista; si se dice que es hacer hombres virtuosos, e formarían seres morales; en resumen, la antropología filosófica es un supuesto y fundamento de toda teleología. Jaeger “la educación no es posible sin que se ofrezca al espíritu una imagen del hombre tal como debe ser”, no sólo supone antropología, sino ética o ciencia del deber ser. Ramos opina: Trabajar sobre el hombre de hoy es forjar en su espíritu un hombre que responda a cierto ideal, las teorías educativas han variado con las diferentes culturas. En China, con la educación e buscaba preparar funcionarios y hombres asemejados al mandarín; en el mundo judío, la meta fue formar hombres de acurdo con el sentido religioso en que abundaban sus libros sapienciales; los franceses, cartesianos; los ingleses, gentlemen; los norteamericanos, demócratas.

Fundamento sociológico. La función social del proceso educativo en la educación sistematizada escolar, no es segada por nadie, pues la exige la misma constitución de la escuela como institución social. Es crear un tipo concreto de hombre, que ha sido el más apto para encajar en unascoordenadas culturales. La sociología de educación confirma esta función social y constata la educación como palanca del cambio social.

Taxonomía de los fines educativos

Esta cuestión es más teórica que la taxonomía de los objetivos, la pedagogía teleológica concreta cual o cuales sean los fines de la educación

Fin general o universal de la educación. Son escasos los filósofos que osan defender un único fin general para la educación, quienes defienden la universalidad teleológica, hablan de fines generales en plural, o de una unificación ideal de varios fines universales. Dilithey, fiel a su teoría sobre la historicidad del hombre, niega la existencia de un fin general y universal de la educación, porque ésta condicionada por circunstancias de cada cultura y generación. “sólo del fin de la vida puede derivarse el de la educación, pero este no lo puede determinar con validez general la ética. Ningún sistema moral ha podido alcanzar hasta ahora reconocimiento general. La doctrina tomista se opone a la unicidad del fin educativo, ya que son múltiples las facultades a perfeccionar, la fórmula de Santo Tomás, al definir el proceso educativo, es repetida por pensadores de diverso origen ideológico; “capacitar a los individuos para que continúen su educación”.

Fines concretos y parciales de la educación. Habrá tantos fines de la educación como facultades específicamente humanas a perfeccionar, llegar a ser lo que se es, de la configuración de la persona libre, del fomento en el hombre de su tono primigenio, de la actividad creadora, de la persona más socializada. Preparación profesional adecuada despertar interés por la intuición, dotación de capacidad crítica los educandos y aprecio por la cultura y el perfeccionamiento moral.

La perfección como fin de la educación

La “perfección”, como elemento del proceso educativo, ha sido reiterada por teóricos de numerosos sistemas. Platón concibió la educación como un perfeccionamiento del alma y del cuerpo, Rabelais, como un adiestramiento para el trabajo;la educación es una modificación completiva del ser humano en cuanto que auto constituye su personalidad; “la perfección será entonces el estado de bienestar”, no siempre se ha usado el vocablo “perfección” para denotar el proceso de evolución y acabamiento, los teóricos de la educación no han dado el mismo significado a la palabra “perfección” o han recurrido a términos sinónimos para designar la misma realidad.

Teología o mesología

Si resaltamos los medios de que dispone la ciencia de la educación para conseguir sus fines, hacemos una ciencia de la educación técnica, metodológica e instrumental; en una palabra, mesológica. Si orientamos el proceso educativo hacia los fines y objetivos, conservando los instrumentos su valor de “medios”, resulta una pedagogía teológica. “sí los medios son buscados y cultivados por amor de su propia perfección y no solamente como medios, dejan de conducir al fin, esta supremacía de los medios sobre el fin, y la consiguiente ausencia de toda finalidad concreta y de toda eficacia real, sus medios no son malos; la desgracia está en que son buenos que hacen que se pierda de vista el fin. Einstein, ha dicho que “la perfección de los medios y la confusión de los objetivos parecen caracterizar el tiempo presente”, Münsterberg escribió “La educación debe estar segura de sus propios fines para poder seleccionar los medios”.

En la educación tradicional, el maestro ocupaba el centro de proceso educativo, en la nueva educación, ha habido un periodo de objetivos cuantitativos: cuantidad de niños, aulas para muchos, y otro de objetivos cualitativos, que se tradujo en España por “reforma cualitativa” de la enseñanza. El equilibrio ha de presidir el proceso educativo, de manera que se acepten y se multipliquen los medios, sin menoscabo de los fines y objetivos.

TEORIA ANTROPOLOGICA

EDUCACIÓN Y VALORES

Los valores son hoy un tema de permanente actualidad, se hace presente en la vida individual y social de los humanos como aspiración y conquista, siempre inacabadas, del bien. Desde que el hombre es hombre siempre ha deseado el valor y el antivalor eran ya algo esencial e inherente a su misma vida. Los antiguos filósofos y la literatura de todos los tiempos, las leyes, las costumbres, el arte, las canciones, etc. Han fomentado o rechazado unos u otros valores o antivalores. La razón es bien sencilla; es imposible una vida humana al margen de los valores. Poner luz, analizar y distinguir las múltiples caras del valor es una tarea hoy imprescindible en el campo de la axiología y de la educación.

La naturaleza del valor. ¿Qué son los valores?

El vocablo valor se asemeja a múltiples caras desde sus respectivas visiones. Todos hablan del mismo, pero no todos dicen lo mismo de él. Clarificar e iluminar esta pluralidad ha sido una tarea de siempre, la comunicación. El lenguaje juega aquí un papel fundamental, de comunicación entre los humanos.

Los múltiples significados del valor

El vocablo valor alcanza significados plurales, en el lenguaje común o popular, puede significar, cualidad, dignidad, importancia, etc. En general, es todo aquello que no nos deja indiferentes, que necesitamos y deseamos, en el ámbito de las diferentes ciencias o disciplinas, el valor posee otros significados en el campo musical es la duración del sonido que corresponde a cada nota. En las ciencias matemáticas, puede significar cualquiera de las determinaciones posibles de una cantidad variable, en la economía, valor es el rédito, fruto o producto de una hacienda, en psicología, valor es sinónimo de interés, rasgo. En el campo filosófico la axiología (<áxios>=valioso, estimable, digno) es la disciplina que se ocupa de la naturaleza, esencia y juicios de valor. Relacionada con varias materias; Metafísica, porque los valores son referidos al ser, la Ética, se ocupa de los valores humanos, con la antropología cultural, los valores están vinculados cultural de cada sociedad, etc.

Las teorías axiológicas

En el presente el valor es objeto de estudio y reflexión. Nacía entonces la Axiología, resultó conflictivo y polémico entre el subjetivismo y objetivismo, esto es, si el ser humano crea el valor o lo descubre. Dicho de otro modo, los valores valen por sí mismo, o valen porque yo u otros decimos que valen, en el primer caso el valor es objetivo; en el segundo, el valor es subjetivo, necesidades, gustos, etc.

EL SUBJETIVISMO AXIOLÓGICO: EL HOMBRE CREA EL VALOR CON SU AGRADO/DESEO O IDEAS

Las tesis subjetivistas, unidas al positivismo y psicologismo, sostienen que el hombre crea el valor con su agrado, deseo, necesidad o interés. Las cosas no son valiosas, sino causa de nuestras reacciones. Dentro de este subjetivismo hay una doble interpretación: (A) quienes consideran el valor como experiencia subjetiva individual: escuela Austriaca y de Praga,un objeto tiene valor cuando nos agrada, los gustos son múltiples y variados, el valor es un estado subjetivo de orden sentimental, a esta tesis se opuso Ehrenfels, argumentando que sólo las cosas existentes pueden ser valiosa, la experiencia nos indica que valoramos también, lo no existente, la moto que aún no hemos comprado por tanto, del valor no puede residir en el placer sino en el apetito o deseo; y (B) quienes entienden el valor como idea trascendental: Neokantismo de Banden.El valor aquí no queda reducido a las preferencias individuales, superando el individualismo, hace referencia a la naturaleza humana, al sujeto trascendental, es una idea, una forma subjetiva <> del espíritu humano, los Neokantianos continuaban la misma línea valorista del subjetivismo.

EL OBJETIVISMO AXIOLÓGICO: EL HOMBRE DESCUBRE EL VALOR EXISTENTE EN LOS IDEALES Y EN LOS OBJETOS

Las doctrinas objetivistas, conciben la existencia del valor más allá de la experiencia subjetiva. El hombre no crea el valor y sino que se encuentra con su existencia en los ideales y en los objetos. Son, independientes del sujeto; el apriorismo material de la escuela fenomenológica sostiene que los valores son cualidades ideales, más allá de la experiencia física o psíquica, y, no subjetivos, sino objetivos, pues valen independientemente de las cosas y de nuestras valoraciones o estimaciones. El conocimiento del valor se realiza mediante intuiciones emocionales de orden superior, los valores poseen objetividad y consistencia propia, Max Scheler, los valores son independientes en su ser, el valor de la amistad no resulta afectado porque mi amigo demuestre falsía y me traicione. Los valores no están condicionados por la historia, la sociedad o la biología. Los valores son algo real en total o parcial identidad con el ser. Todo vale, aunque no todo vale, ni vale lo mismo, para todos. Los entes, en cuanto portadores de valor, se denominan bienes.

LA SUBJETIVIDAD Y OBJETIVIDAD DEL VALOR

Las diversas teorías sobre el valor han afirmado un aspecto parcial del mismo, aciertan en lo que afirman, pero no en lo que niegan o silencian.El subjetivismo, niega toda posibilidad de error axiológico, el deber ser y lo deseable se confunden con lo deseado, careciendo de sentido no acorde con los intereses y deseos personales. El objetivismo, se basa en una abstracción de experiencias subjetivas, toda esta problemática radica el punto de partida o posición desde la cual nos situemos para definir el valor. La definición viene condicionada según el punto de partida o aspecto desde el que el objeto es considerado.

Definiciones del valor

Existen tantas definiciones del valor, lejos de todo reduccionismo, es frecuente definir el valor desde una visión integradora de los subjetivos y objetivo, para Frondizi el valor es una cualidad estructural, una cualidad que surge de la reacción de un sujeto frente a las propiedades que se hallan en el objeto. Reboul escribe: “los valores son aquello que merece la pena, que le sacrifiquemos algo, pues su premio es la felicidad personal.

Decimos que el valor es una cualidad, para diferenciar el ser y el valor, estas cualidades pueden ser de carácter real o ideal; deseada o deseable por su bondad, el valor siempre es algo conocido y deseado; cuya fuerza orienta la vida humana. El valor es una presión finalista, de lo que debe ser, existente posible.

Propiedades del valor

De las definiciones precedentes, se deduce que los valores poseen rasgos, características o propiedades que les unen, definen y diferencias en cuanto valores. 1. Los valores siempre valen; 2. La polaridad. Los valores se nos representan polarmente, se manifiestan en un valor positivo y otro negativo; 3. Categorización, los valores, admiten ser clasificados desde diversos puntos de referencia; 4. La gradación. Los valores son valorados con distinta intensidad, con fuerza positiva o negativa; 5. La jerarquía. Todos los valores valen, pero no todos valen lo mismo; 6. La infinitud. Los valores nunca se alcanzan en su totalidad, el ser humano siempre aspira a más. La consecución de una meta abre el camino a la siguiente.

Crisis de valores y valores emergentes

Valores emergentes nos referimos al conjunto de nuevos valores que de modo progresivo se van generalizando, las jóvenes generaciones suelen ser más sensibles a estos valores emergentes, apresurándose a su defensa y vivencia, la historia es el testimonio del cambio de valores lo novedoso de nuestra época es la rapidez, intensidad y extensión con el que tales cambios se realizan. Las novedades se multiplican sin cesar, la estabilidad y firmeza ideológica y axiológica de la Edad Media y de la Edad Moderna son hoy sólo un recuerdo histórico. Todo Fluye y nada permanece, los cambios se han generalizado. Esta afecta a lo material que a lo espiritual y cultural.

El congreso de la Educación en Valores, enumera como valores emergentes, el respeto a la persona humana, el deseo de libertad, de justicia, de fraternidad, de paz y el respeto a la naturaleza. Vivimos en una sociedad con crisis de valores. No de inexistencia, sino de sustitución, el consumismo unido al pragmatismo van produciendo la inmersión de la persona en un mundo en el que proliferan los dioses del dinero, del poder, el prestigio, el status, el confort físico y mental, este cambio de valores, afecta a todos los ámbitos de la persona y de la sociedad: Así, vemos en declive, la obediencia, la virginidad, el esfuerzo, el sacrificio… En su lugar, la libertad, el sexo, dinero, la pluralidad. Tradicionalmente la transición de los valores de una generación a otra se realizaba mediante la presión de los adultos sobre los jóvenes. Hoy los jóvenes ejercen también una fuerte influencia en los adultos, en nuestra sociedad ser joven no es un valor más, sino un súper valor; todos queremos ser jóvenes, tratamos al menos de parecerlo. La apariencia, lo exterior, la belleza, son los valores imperativos a cultivar. Todo cuanto ayude a fomentar la apariencia de ser joven, sobre todo si ya no es posible serlo.

Los valores y la persona

El ser humano no puede vivir sin valores, además de imposible, conllevaría la muerte del ser humano en cuanto humano, también de la sociedad y de la educación. Es evidente que el hombre es un ser portador de valores, bien porque los crea o los descubre, aunque todos los valores son necesarios, no todos lo son con la misma urgencia, cada estrato del valor sólo tiene sentido si se han vivido los inferiores. Cuanto más bajo es un valor tanto más grave es su violación y a la inversa, cuanto más alto es un valor, tanto menos grave es su violación. La aceptación y vivencia de unos u otros valores es una decisión personal en posible conflicto con los valores o valoraciones de otros.

El valor posee un fundamento compartido entre la razón y el afecto, el conocer precede y es necesario a la valoración, pero no es suficiente. Los valores como el amor no pueden mandarse. Los valores se muestran, pero no se demuestran; se contagian, pero no se imponen. La construcción humana se realiza mediante la creación e incorporación de valores. Ello nos humaniza, ya que nacemos humanos, pero no humanizados; hechos, pero no formados. Nacemos persona, pero aprendemos a ser humanos. Esta es la función esencial que desempeñan los valores y la educación.

Los valores: fundamento ideal de la educación

La educación conlleva siempre una relación explícita o implícita hacia el valor, una educación sin valores no es posible, ni deseable. No pueden separarse.

La educación, un valor positivamente conflictivo

No hay otra posibilidad de educar más que en valores. Valores hacen de fundamento. Al contemplar las múltiples caras o rostros del valor; su existencia ideal o bien su realidad. El acuerdo se dará en el plano ideal se desvanecerá ante la realidad concreta, siempre la educación buscará la perfección y la optimización, de tal que valores, que sentido y qué orden jerárquico fundamentan la educación, o la mejor educación. Si ponen tanto coraje en la contundencia física se debe que los valores no disfrutan de contundencia racional. La ciencia y la razón sólo logran explicar parte de lo que es el hombre, pero dice sobre el sentido de la vida, el ser humano, además de ciencia y razón, es afecto y pasión, la razón es débil ante la axiología, todo problema educativo es, un problema axiológico: si el valor radica en el hombre o fuera de él, si el hombre crea el valor o lo descubre. Nos conduce a una visión integradora y si los valores poseen una dimensión subjetiva y otra objetiva, la educación seguirá los mismos pasos.
  1   2

similar:

Fines antropogénesis y socialización iconTema cultura y socializacióN. El concepto de socializacióN. El concepto...

Fines antropogénesis y socialización iconEvolucióN: antropogénesis, naturaleza y cultura

Fines antropogénesis y socialización iconEvolucióN: antropogénesis, naturaleza y cultura

Fines antropogénesis y socialización icon"Concepto y Agentes de Socialización"

Fines antropogénesis y socialización iconProcesos de socializacion de la religióN, el caso de la comunidad de cayumapu

Fines antropogénesis y socialización iconLa socialización de la cualificación del programa ser con derechos

Fines antropogénesis y socialización iconCarli, S. (Comp.) y otros. De la familia a la escuela. Infancia,...

Fines antropogénesis y socialización iconLos fines y valores de la educacióN

Fines antropogénesis y socialización iconI. la genetica definición fines importancia – referencia historica

Fines antropogénesis y socialización iconI. la genetica definición fines importancia – referencia historica




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com