Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad




descargar 171.13 Kb.
títuloEs una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad
página1/4
fecha de publicación29.02.2016
tamaño171.13 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4


1. JUSTIFICACIÓN
La sexualidad, es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad.
Muchos investigadores del psiquismo como Freud, Reich, Horney, Eysenck, Sheldom, Maslox y Asport, han estudiado y analizado la sexualidad como factor integrante de la personalidad en el ser humano que junto con otras facetas tales como la sociabilidad, actividad, emotividad, aptitudes, grado de extroversión, introversión nivel de adaptabilidad, interés, etc., es lo que conforma ese todo que es el ser humano.
Aunque en los últimos años se ha percibido un cambio en las actitudes hacia el sexo, y se van comprendiendo mejor las necesidades sexuales del individuo; no obstante, esta revolución sexual no ha alcanzado plenamente a las personas con discapacidades y ello en buena parte es debido a que en nuestra cultura la sexualidad está orientada hacia estereotipos de belleza, perfección de formas corporales y su concepción formal va unida a los estrechos límites de la genitalidad o a la reproducción, siendo esta una visión muy parcial del tema.
¿Por qué el tema de la sexualidad de las personas discapacitadas produce ansiedad en tantas personas no discapacitadas? ¿Por qué esa sexualidad ha de ser un problema para los demás? ¿Por qué la combinación de invalidez y sexualidad ha de ser visto por los demás como algo especial? La razón está en lo que E. Chigier llama la doble conflictividad de la asociación sexo-discapacidad tal como es percibida por la población en general así como por los profesionales y aún por muchas de las propias personas impedidas. Los temas sexuales son siempre temas delicados, conflictivos, cuando no tabús, considerados como algo especial, problemático, que requiere un tratamiento especial.



Al mismo tiempo los impedimentos (discapacidades) son considerados como algo que se sale de lo ordinario. De ahí que la asociación sexo-discapacidad sea considerada conflictiva. Ha tenido que pasar mucho tiempo y se han tenido que hacer muchos esfuerzos antes de que los profesionales y el público en general empezaran a ver las discapacidades como variaciones de lo que hay en la realidad, en vez de como algo excéntrico, algo que no debería existir. Además, hay todavía mucha resistencia a ver que bajo la discapacidad, bajo el defecto corporal o mental, hay una persona con sus demás funciones intactas. ¿Cuánta importancia tiene la sexualidad para personas severamente discapacitadas? La respuesta es que la libido y el interés por la vida sexual suelen conservarse aún después de haber sufrido las lesiones corporales más graves.
En España y en el año2008 según el Instituto Nacional de Estadística (INE) hay 3.847.900 de personas con discapacidad, de ellas, 2.300.200 son mujeres y 1.547.700 son varones. Lo que supone que aproximadamente el 9% de la población española posee algún tipo de discapacidad y si nos fijamos en Europa, uno de cada diez europeos posee algún tipo de discapacidad.
Por ello, hemos considerado oportuno la realización de este trabajo acerca de las personas con discapacidad y sus intereses sexuales, como son: la educación sexual, la menstruación, el abuso sexual, la esterilización y la familia. Creemos que son temas interesantes para el debate en clase ya que poseen diferentes posturas en cada caso. Muchos de ellos con dilemas morales difíciles de tratar, y que varían mucho según las características de cada caso.

2. INTRODUCCIÓN
La terminología utilizada en el proceso rehabilitador ha sido siempre muy compleja y diversa a la vez que desordenada. Las distintas disciplinas y profesionales han generado distintos conceptos y términos para referirse a las mismas situaciones, o en ocasiones utilizan el mismo concepto para hablar sobre aspectos totalmente distintos. El modelo médico tradicional (Etiología → Patología → Manifestación) resulta insuficiente para dar cuenta de la diversidad de situaciones implicadas en la rehabilitación. El caos conceptual y terminológico llegó en años pasados a tal grado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolló un esfuerzo particular por conformar una clasificación que pudiera ser utilizada por los distintos grupos de profesionales implicados en la rehabilitación, ya fuera en contextos de salud, de empleo o comunitarios. Así, se produce en 1980 la publicación de la CIDDM (Clasificación Internacional de las Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías) que plantea una aproximación conceptual nueva, con terminología también novedosa, y que habla de tres niveles diferentes (deficiencia, discapacidad y minusvalía) derivados de la enfermedad.
La deficiencia es la exteriorización directa de las consecuencias de la enfermedad y se manifiesta tanto en los órganos del cuerpo como en sus funciones (incluidas las psicológicas).

La discapacidad es la objetivación de la deficiencia en el sujeto y con una repercusión directa en su capacidad de realizar actividades en los términos considerados normales para cualquier sujeto de sus características (edad, género,...).

La minusvalía es la socialización de la problemática causada en un sujeto por las consecuencias de una enfermedad, manifestada a través de la deficiencia y/o la discapacidad, y que afecta al desempeño del rol social que le es propio.
Cada uno de los tres ámbitos de las consecuencias de la enfermedad, que antes hemos descrito, fue definido de forma operativa por parte de la OMS en la CIDDM. Así pues, siempre dentro de la «experiencia de la salud»:
Una deficiencia es toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica.

Una discapacidad es toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano.

Una minusvalía es una situación desventajosa para un individuo determinado, consecuencia de una deficiencia o una discapacidad, que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso (en función de su edad, sexo o factores sociales y culturales).

La enfermedad es una situación intrínseca que abarca cualquier tipo de enfermedad, trastorno o accidente. La enfermedad está clasificada por la OMS en su Clasificación Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados (CIE).

Ya no se enuncian tres niveles de consecuencias de la enfermedad, sino que se habla de funcionamiento (como término genérico para designar todas las funciones y estructuras corporales, la capacidad de desarrollar actividades y la posibilidad de participación social del ser humano), discapacidad (de igual manera, como término genérico que recoge las deficiencias en las funciones y estructuras corporales, las limitaciones en la capacidad de llevar a cabo actividades y las restricciones en la participación social del ser humano) y salud (como el elemento clave que relaciona a los dos anteriores).

Antes de entrar de lleno en los conceptos y terminología empleados en la CIF (Clasificación Internacional de Funcionamiento), recogemos a continuación, de forma gráfica, la estructura que tiene esta nueva Clasificación.

Vemos en el gráfico cómo la Clasificación (CIF) está dividida en dos partes:
1. Funcionamiento y discapacidad.

2. Factores contextuales.

La primera parte (Funcionamiento y Discapacidad), a su vez, se subdivide en dos componentes:

a. Funciones y estructuras corporales. Con dos constructos (como conjunto de calificadores):

i. Cambios en las funciones corporales (fisiológico), con sus distintos niveles de dominios y categorías.

ii. Cambios en las estructuras corporales (anatómico), con sus distintos niveles de dominios y categorías.

b. Actividades y participación. Con dos constructos:

i. Capacidad, como la ejecución de tareas en un entorno uniforme, con sus distintos niveles de dominios y categorías.

ii. Desempeño/realización, como la ejecución de tareas en el entorno real, con sus distintos niveles de dominios y categorías. La segunda parte (Factores contextuales) también cuenta con dos componentes:

a. Factores ambientales, entendidos como la influencia externa sobre el funcionamiento y la discapacidad, cuyo constructo es el efecto facilitador o barrera de las características del mundo físico, social y actitudinal , y que tiene distintos niveles de dominios y categorías.

b. Factores personales, entendidos como la influencia interna sobre el funcionamiento y la discapacidad, cuyo constructo es el impacto de los atributos de la persona. En esta versión de la CIF no se ha desarrollado una escala de niveles para este componente.
En la actualidad existen colectivos que hablan de Diversidad funcional como un término alternativo al de
discapacidad que ha comenzado a utilizarse en España por iniciativa de los propios afectados. El término fue propuesto en el Foro de Vida Independiente, en enero de 2005 y pretende sustituir a otros cuya semántica puede considerarse peyorativa, tales como "discapacidad" o "minusvalía". Se propone un cambio hacia una terminología no negativa, no rehabilitadora, sobre la diversidad funcional.[
Una vez visto una breve introducción sobre las definiciones y características de discapacidad, deficiencia y minusvalía, vamos a comenzar a comentar acerca del otro término al que hace referencia el título del trabajo.

Son muchas las definiciones acerca de sexualidad, vistas desde diferentes ámbitos, como médicas, psicológicas, biológicas, educativas, religiosas, etc., por ello vamos a empezar con diversas definiciones sobre sexualidad, para irnos acercarnos a una definición que nos ayude para acercarnos a una postura actual de lo que se considera sexualidad.

El concepto de sexualidad se define vulgarmente en términos de un biologismo aislado, en relación exclusiva con la genitalidad, o más simplemente aún con el acto sexual. Una fenomenología más amplia de la sexualidad nos lleva, sin embargo a la conclusión de que el sexo es algo que afecta a la totalidad de la persona humana. Hoy día podemos hablar de un sexo cromosómico, gonadal, hormonal, morfológico, psicológico e incluso espiritual. De ahí que podamos afirmar que el ser humano no tiene, sino que es sexo, en el sentido de que el sexo colorea toda su existencia y desde el nacimiento el niño/la niña es un ser sexuado, varón o hembra. No es inicialmente un ser neutro al que posteriormente se le añade un complemento sexual. Así podemos afirmar que la sexualidad no es un hecho aislado o aislable dentro de la personalidad total; al contrario se encuentra ligada a los demás aspectos de la persona como cualquier forma de comportamiento. Aparte de sus características inmediatas, el comportamiento sexual es expresión y reflejo de la personalidad total. La sexualidad es pues una fuerza que impregna, influencia y afecta cada acto de la persona en todo momento de la existencia. Es, pues una dimensión constitutiva de la persona.
La sexualidad del ser humano no está circunscrita a su significado reproductivo y aparece como una fuerza difusa y permanente del ser humano. Es un elemento de afirmación del carácter personal del ser humano, es un fenómeno biopsicológico de hondo calado, una fuerza integradora y hermenéutica del yo, que percibe, siente, piensa y quiere como varón o como mujer. Es una forma de expresión privilegiada de la persona y debe ser entendida y vivida como un lenguaje de personas; la sexualidad es una forma privilegiada de expresión del amor.
Según la Organización Mundial de la Salud (Ginebra 1974), reconoce que la sexualidad es una fuente de placer, salud, bienestar y comunicación, que vivida satisfactoriamente, es también una fuente de comprensión con los demás, así como una eliminación de tensiones y rigideces. Por tanto es un principio de armonía y equilibrio que genera en las personas aptitudes positivas ante sí mismo y los demás.
La sexualidad es una función biológica y también es la más profunda fuente de encuentro, intimidad y comunicación de sentimientos y afectos a lo largo de toda la vida de las personas y de su ciclo vital.
Como se puede ver son muchas las formas de describir la sexualidad. Pero como dentro este trabajo no trata solamente de sexualidad, sino que comparte el protagonismo con la discapacidad, hemos considerado poner en la introducción los dos temas y hacer una pequeña síntesis de ellos.

3. SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD


Todos los seres humanos tienen derechos sexuales y todos deben tener acceso al asesoramiento y a la información sexual, de modo que puedan vivir la vida sexual que deseen.
Nuestra sexualidad existe desde el principio. El hecho de que vayamos a ser hombres o mujeres se decide al instante de la concepción, y los genitales se desarrollan durante la vida del feto. Nos desarrollamos físicamente en la adolescencia, las hormonas sexuales comienzan a segregarse y nuestras necesidades sexuales se hacen más intensas durante la pubertad. Esta es la parte biológica.
La parte emocional de nuestro desarrollo sexual depende de nuestra infancia, de la forma en que hemos sido educados para convertirnos en hombres o mujeres y también de la forma en que aceptamos el sexo al que pertenecemos. La sexualidad comprende nuestros sentimientos y opiniones, así como la froma en que los utilizamos para actuar sexualmente.
Nuestra sexualidad está constituida por tantos componentes distintos que no es posible suprimirla o hacerla desaparecer sólo porque otras personas finjan que no existe.

Todos los seres humanos tienen derechos sexuales y todos deben tener acceso al asesoramiento y a la información sexual, de modo que puedan vivir la vida sexual que deseen.
La vida sexual es más que la mera relación sexual con otra persona. También puede expresarse mediante la proyección de la propia masculinidad o feminidad en las relaciones con otras personas de distintas formas: con miradas, palabras, la forma de vestir, etc. O puede encontrar su expresión a través de la masturbación.
Todos necesitamos amor. El amor es algo positivo que no está reservado a los jóvenes o a la gente guapa, como la publicidad pretende hacernos creer. Los ancianos también tienen necesidades amorosas y necesidades sexuales puesto que es sumamente difícil separar la sexualidad del amor.

La sexualidad es mucho más que el coito. La idea de que sólo el coito es lo bueno procede de que asociamos sexualidad con reproducción. Esta actitud tiene sus raíces en el pasado, cuando las personas creían que el único fin de la relación sexual era tener hijos y no la obtención de placer mutuo.
Para algunas personas con discapacidad física o afecciones médicas tales como la incontinencia grave (dificultad para controlar el vaciamiento de la vejiga o del intestino), el coito puede ser difícil, doloroso o incluso imposible. La dificultad quizá provenga de que la mujer no puede separar las piernas, de que el varón es incapaz de prolongar la erección duratne el tiempo suficiente, o de que simplemente duela demasiado (como ocurre si las membranas mucosas de la mujer son demasiado sensibles). Sin embargo, hay otras muchas formas de que ambos miembros de la pareja consigan una satisfacción completa. Las caricias y el uso de las manos y la boca para estimularse mutuamente los genitales son habituales en muchas parejas en lugar de coito. Otros lo usa como complemento.

Si una persona tiene insensibilizada la mitad inferior del cuerpo, el área situada inmediatamente por encima de la lesión puede hacerse mucho más sensible que era antes. Hay muchas áreas del cuerpo, además de los genitales, que son eróticamente sensibles, como la boca, los lóbulos de las orejas, los hombros y los pezones de los hombres y mujeres, aunque pocas veces hacemos uso de ellas.
Nadie puede tener vida sexual sin otras personas. El discapacitado es quizás incluso más dependiete de las actitudes positivas de quienes se encuentran más próximos a él, com sus padres, parientes, amigos intimos y el personal que le trata.
Un individuo joven que tiene pocos contactos con otras personas puede tener una gran dependencia de sus padres. Estos deben tener las ideas claras sobre cuáles osn sus actitudes respecto al sexo a fin de poder hablar de ello con él. Deben descubrir cuáles son las posibilidades que tiene a fin de poder apoyarle positivamente y hablar sobre el futuro. Una de las posibles formas es preguntar sobre el tema a todos los profesionales que hayan tenido algún contacto con él, como los médicos y asistentes sociales, a fin de subrayar la importancia de este aspecto. Si obtener información les resulta difícil, también pueden pedir a otra persona que la solicite por ellos.

Podemos empezar indicando lo siguiente:

  1. Muchos adolescentes con discapacidades tienen escasa información sobre temas sexuales.

  2. Los adolescentes con discapacidades están muy necesitados de demostrar sus sentimientos y de hablar de ellos, y ser aceptados como jóvenes con potencial sexual al igual que los toros jóvenes sanos.

  3. La responsabilidad de que los adolescentes con discapacidad tengan la oportunidad de vivir una vida sexual lo más “normal” posible dependen también de los padres y de otros familiares próximos, de los amigos y de los profesionales. La responsabilidad de estos últimos consiste en asegurar al adolescente discapacitado la libre elección de la persona con quien hablar de estos temas.


Los padres de los adolescentes con discapacidad deben recibir apoyo y estimulo para ayudarles a vivir el proceso de liberación que su hijo necesita. Este proceso resulta a veces muy difícil, tanto para ellos como para él. Con frecuencia, los sentimientos de culpa forman parte del cuadro. El hijo tiene derecho a su propia vida, a vivir según sus propios sentimientos, sexuales y emocionales, y tiene también otras necesidades a parte de ayudarle a vestirse, etc. Los padres pueden tener dificultades para darse cuenta de ello si no han recibido la suficiente información. Para ayudar y facilitar el proceso de liberación, tanto los padres como los profesionales deben recibir información sobre el desarrollo normal de niños y adolescentes.
Muchos adolescentes con retraso mental pasan la pubertad como sus compañeros, pero tienen más problemas para entender lo que está ocurriendo en su cuerpo y en sus emociones. Al mismo tiempo, no hacen espontáneamente las suficientes preguntas. En estos casos, es aún más importante que el adulto tome la iniciativa.
El ser humano representa, como ningún otro ser viviente en la naturaleza un organismo que, desprovisto de la guía segura que ofrecen los instintos, depende de los cuidados ofrecidos por el grupo y de las informaciones que éste le proporciona para su existencia. Sujeto a un largo periodo madurativo que permite a su cerebro el desarrollo de unas extraordinarias capacidades de aprendizaje se puede decir que el homo sapiens es un ser programado genéticamente para dar respuesta a sus objetivos vitales a través de la educación. Sin ella el hombre quedaría relegado a la condición de un proyecto biológico de improbable viabilidad, en último extremo, desprovisto de los elementos esenciales a la condición humana.
Los actos humanos y en especial los actos sexuales, requieren que el individuo los realice con plena conciencia y total libertad, para que moralmente pueda ser responsable de ellos.



Los discapacitados manifiestan emociones e impulsos sexuales similares a los de los demás miembros de la sociedad, como es lógico con menos conocimientos y esto hace que se conviertan en individuos con menos posibilidades de resolver las diversas dificultades que en este sentido pueden surgir.
Tradicionalmente el tema de la sexualidad en la discapacidad ha sido un tema prohibido e ignorado. No pretendemos con la elaboración de este trabajo hacer un recorrido histórico, pero sí nos gustaría comentar que en 1981 nace la Carta de los Derechos Sexuales a favor de los minusválidos. En ella se establecen los siguientes principios:


  1. Derecho a la expresión sexual

  2. Derecho a la intimidad

  3. Derecho a ser informado

  4. Derecho a tener acceso a los servicios necesarios como son el asesoramiento sobre anticoncepción, atención médica y asesoramiento genético y sobre sexualidad.

  5. Derecho a escoger el estado civil que más convenga al minusválido.

  6. Derecho a tener o no una prole

  7. Derecho a tomar las decisiones que afectan a la vida de cada uno.

  8. Derecho a intentar el desarrollo de todo el potencial del individuo.


Aún así, todavía existen prejuicios y mitos que impiden que estas personas disfruten de una vida sexual al igual que todos los demás. A continuación se muestran algunos factores que condicionan esta situación:


  • Prejuicios sociales.

  • Dificultad para socializar.

  • Falta de educación sexual.

  • Menor autonomía.

  • Falta de referentes iguales (un espejo donde mirarse).

  • Un entorno familiar sobreprotector.


En referencia al personal tanto médico, rehabilitador, social y sobretodo el personal educativo que mantienen contacto con las personas con discapacidad, creemos que son necesarios los siguientes puntos:


  • Corregir problemas físicos

  • Facilitar el proceso de comprensión de la propia sexualidad

  • Educar y mostrar opciones sexuales satisfactorias, permitiendo una libre elección

  • Liberar de temores y prejuicios, respetando la individualidad.

  • Educar a la comunidad.


4. LA FAMILIA

A continuación vamos a explicar cómo enfrentarse a algunas dudas que surgen en los chicos y chicas con discapacidad. Tomaremos como ejemplos la menstruación, el abuso sexual o la masturbación en el ámbito familiar y en otros ámbitos como el educativo.
  1   2   3   4

similar:

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconMoral: Sistema de normas que regulan la convivencia en una sociedad...

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconEsta Constitución ecológica tiene dentro del ordenamiento colombiano...

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconLa sexualidad humana es mucho más que los órganos estrictamente sexuales...

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconCrear una presentación con los siguientes textos
«logía», -λογία, tratado, estudio nota 1 es la ciencia que estudia la conducta o comportamiento humano y los procesos mentales

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconSíndrome de Angelman: retraso mental, ausencia de lenguaje oral y...

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconCalcula la energía potencial que posee un libro de 500 gramos de...

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconTema 1: La conducta humana. Concepto y características. Personalidad: concepto y características

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconEl estudio de la motivación está interesado, en primer lugar, en...

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad icon1. El término mendeliano raza pura para una característica determinada...

Es una dimensión de la personalidad que está presente en la conducta humana; es una energía que integra el comportamiento del individuo en su globalidad iconSer padres es una nueva y maravillosa situación que cambiará radicalmente...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com