Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani




descargar 0.73 Mb.
títuloLos remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani
página3/17
fecha de publicación22.02.2016
tamaño0.73 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

VERDURAS



ACEDERA: Atención, esta verdura es peligrosa. En efecto, el ácido oxálico que contiene puede conducir, si se abu­sa de él, a la formación de cálculos de oxalato de calcio, o dicho de otro modo a la formación de arenilla. A evitar pues si uno padece de cólicos nefríticos e incluso de reuma­tismos.

Su consumo sin embargo, en infusión por ejemplo,

favorece la eliminación de residuos.

ALCAUCIL (ALCACHOFA): Este descendiente del cardo es reputado con toda justicia como un medio eficaz para combatir las enfermedades del hígado. Lo que se sabe menos es que era utilizada en el siglo XVII para «calentar y excitar a Venus y para engendrar el maslo», una vez cocida en vino.

Nuestros deplorables hábitos alimentarios hacen que hoy en día no se consuman más que las cabezuelas y el fondo, mientras que sus principios más activos se hallan en el leñoso tallo y en las hojas, que pueden ser utilizadas en decocción para combatir las insuficiencias hepáticas y renales, así como algunos reumatismos. Además, el agua de cocción de los alcauciles, aunque menos activa, constituye un excelente estimulante del hígado.

APIO: Su poderoso sabor no gusta a todos los paladares, y es una lástima, ya que, tomado como entrante, constituye un excelente aperitivo. Además, por sus cualidades diuréticas, puede constituir la base de un régimen adelgazante.

ARROZ: He aquí otro alimento completo cuyas propiedades bienhechoras para la sangre, propiedades que nuestros modernos especialistas en dietética acaban de descubrir de huevo, eran ya conocidas en el siglo XVIII. Actualmente, os médicos lo recomiendan en los casos de hipertensión y en algunas uremias, cuando la sangre se carga de nitrógeno y de urea.

Desde siempre, el arroz —o mejor, el agua de arroz— la sido considerado como uno de los remedios más eficaces contra la diarrea. Las personas de intestinos frágiles tienen mes la ventaja de prepararse, tres o cuatro veces por semana, un plato de arroz, ya sea para acompañar a una carne, ya sea azucarado en forma de postre.

Preparación del agua de arroz: hacer hervir durante aproximadamente una hora 30 gramos de arroz en un litro de agua. Colar a través de un paño. Consumir natural o azucarada.

BERENJENA: Su mayor mérito es, sin ninguna duda, reforzar el lastre intestinal y, por lo tanto, favorecer la eliminación natural de los residuos. Además, algunos autores le reconocen también propiedades estimulantes del hígado y del páncreas.

BERRO: Hipócrates veía en él uno de los mejores estimulantes y expectorantes; Dioscórides le prestaba virtudes afrodisíacas; Ambroise Paré lo recetaba para luchar contra a sarna de los niños; hoy en día, el profesor León Binet, tras experimentarlo con ratas, ve en él un medio de retrasar la aparición de algunos cánceres. Una vez más, pues, nos encontramos frente a lo que podríamos llamar una «verdu­ra todo uso». Con plenos méritos.

Contiene cantidades excepcionales de vitaminas A, B 1, B 2, C, E y PP, y es además más rica en hierro que las espinacas y posee más cantidad de caroteno. En estas condiciones, se comprende que sea preferible saborearlo crudo, en ensalada o como guarnición de carnes.

Añadamos a esto que su jugo, obtenido por presión, detiene la caída del cabello, y que se pretende incluso que, mezclado con miel, constituye una pomada insuperable

contra las pecas.

Tiene, sin embargo, un defecto. Creciendo como lo hace en un medio acuático, es muy sensible a todo tipo de contaminaciones y en particular a la duela, un temible parásito transmitido por los excrementos de los animales. Es pues —una vez no hace costumbre— mucho más prudente preferir el berro cultivado que el silvestre.

CALABAZA (ZAPALLO): Esta buena y gruesa dama, así como su primo el calabacín (zapallín), forma una plácida familia que destila calma. Nada mejor, pues, para asegurarse una buena noche, que degustar un plato de ellas para cenar, gratinadas por ejemplo. Sobre todo teniendo en cuenta que ambos tienen la reputación de atenuar sensiblemente los ardores amo­rosos.

Nos equivocaríamos, sin embargo, con respecto a la calabaza, fiándonos demasiado ciegamente de esta aparien­cia tranquila. También sabe mostrarse enérgica, sobre todo cuando se trata de expulsar a un huésped tan indeseable como la tenia. Pero se trata entonces de una pasta preparada a partir de sus semillas lo que conviene emplear, antes que tomar un purgante fuerte. En realidad, numero­sas especialidades farmacéuticas contra el parasitismo intestinal están preparadas a base de semillas de calabaza.

CARDILLO: El nombre francés de esta planta, pissenlit, dice mucho más que el español acerca de la principal de sus cualidades. Pero no es tan sólo un diurético potente: los científicos han observado que el extracto de cardillo dobla, cuadruplica incluso, el volumen de la bilis excretada en media hora.

Además, el cardillo atempera el exceso de colesterol. No hay pues ninguna razón para privarse de esta deliciosa ensalada, que puede acompañarse de huevos duros o de tocino, pero a condición de no contentarse tan sólo con la porción blanca de la planta, la que crece bajo el suelo. La mayor parte de los principios activos se hallan por el contrario en la hoja verde, un poco más dura quizás, un poco más amarga también, pero mucho más eficaz.

CEBOLLA: Posee sus adoradores que se reúnen en el mayor secreto en algún bosque de los alrededores de París, pero, y esto es mucho más serio, fue divinizada por los egipcios, que la hacían entrar en buen número de sus preparaciones medicinales. Ya que, como la col (repollo) o el berro, constituye ella sola una auténtica farmacia. Diurética, estimulante, anties­corbútica, afrodisíaca, tiene además la reputación de secundar poderosamente las curas de adelgazamiento al tiempo que favorece la longevidad.

La mejor manera de comerla es, naturalmente, cruda. Algunas personas no consiguen sin embargo soportar su poderoso aroma. Pueden sin embargo sacar provecho de todas sus cualidades regalándose con una sopa muy reconstituyente.

CEREALES: Naturalmente, es bastante raro que uno tenga en su cocina un saco de trigo o de avena. Sin embargo, quizá no resultara inútil proveerse de ellos, debido a los numerosos efectos bienhechores que puede esperarse de su utilización. A condición, por supuesto, de que las plantas hayan sido cultivadas en condiciones «biológicas», y que sus espigas no hayan sido manchadas por los insecticidas.

La avena, en primer lugar, cuya agua de maceración se revela como un poderoso diurético y depurativo.

El trigo a continuación, que, cuando está germinado, es un reconstituyente de primer orden, al mismo tiempo que estimula las funciones sexuales.

Triturados juntos en un molinillo, el trigo y la avena permiten además preparar un caldo insuperable contra la gastroenteritis de los niños de pecho y que ayuda poderosa­mente a los convalecientes a recuperar sus fuerzas.

COL (REPOLLO): El doctor Blanc la llamaba el «médico de los pobres», y es exacto que la col, tanto la normal como la lombarda, es una especie de panacea. Así, Alain Rollat escribe de ella que «fortifica, corta el camino a los microbios, elimina los gusanos intestinales, purifica el conjunto del organismo, regulariza el trabajo del estómago, del hígado, del intesti­no, equilibra el sistema nervioso, calma los dolores gástricos e intestinales, favorece la regeneración celular,

etc.».
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

similar:

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconEnsayos Michel de Montaigne
«libro ingenuo y de buena fe», útil a todos los hombres,- figurase el nombre de un español ilustre, consagrándola así a la patria...

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconAutor: Villanueva Aquino Michel Jordán

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconLa medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo
...

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconAbordaje Holístico del Estrés por medio de Remedios Vibracionales...

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconTeoría cognoscitiva de Jean Piaget

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconColegio Montessori Jean Itard, A. C

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconJean William Fritz Piaget

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconTeoría cognitiva de jean piaget

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconEpistemologia genética de jean piaget

Los remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani iconEl modelo de jean Piaget epistemología genética




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com