Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia




descargar 284.32 Kb.
títuloDirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia
página6/13
fecha de publicación24.02.2016
tamaño284.32 Kb.
tipoDirección
b.se-todo.com > Biología > Dirección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Especies de las que evolucionó el hombre.-





  1. Australopithecus amanensis: la historia morfológica del australophitecus se inicia con uno de los tipos menos conocidos. data de hace 4,2 hasta 3,8 millones de años. Es el de más reciente localización e identificación, aunque hay muy poca documentación acerca de él.

Sus restos se han localizado en Kenia, en el lago Turkama, que es una zona muy rica en recursos, siendo el único yacimiento conocido.

Se conoce poco de su morfología, su nivel de conocimiento no es elevado ya que tenemos restos muy limitados de éste. pero puede afirmarse que caminaba en posición erguida. aunque no se ha podido determinar el nivel de bipedismo se piensa que este no estaba muy conseguido por lo que sería una bipedia balanceante.

Sus caninos son más bien pequeños y parecen marcar ciertas diferencias con respecto al australopithecus robustus, cuyos rasgos son más cercanos al chinpancé.

Esta diferencia morfológica se hace en un medio físico distinto ya que se desarrolla en ambientes abiertos, el tipo de alimentación es vegetariana (frutos, hojas, tallos tiernos, etc). es por tanto una alimentación diversificada pero no especializada en la que también debió contemplar la ingesta esporádica de carne.

  1. Australopithecus afarensis: tiene entre 3,8 y 3 millones de años. Este es bastante bien conocido, ya que hay un número bastante amplio de yacimientos de esta época. Entre los descubrimientos más significativos hemos de destacar el de yacimiento de Laetoli, en el que se conservan pisadas sobre restos volcánicos. también hay yacimientos en Etiopía y en las cercanías del río Omo.

Pero sin duda el descubrimiento más espectacular y que más repercusión tuvo fue el descubrimiento de un esqueleto casi completo que ha permitido un amplio estudio sobre éste. nos referimos a la archifamosa Lucy.

  • La estatura media estaba en torno al 1,5 m. con un dimorfismo sexual muy marcado: los machos pesaban alrededor de 60 kg., mientras que las hembras medían en torno a 1 m.

  • La capacidad craneal está en torno a los 425 cm3.

  • presenta un claro prognatismo con rebordes craneales marcados. su arcada dentaria está en una posición intermedia entre la del hombre y la del chimpancé, con caninos reducidos, aunque puede aparecer algún pequeño diastema.

  • La locomoción es bípeda, según se desprende del estudio de la pelvis, las rodillas y las pisadas del yacimiento de Laetoli.

  • Los brazos son largos con respecto a las piernas. algunos piensan que andaban de forma basculante y no parece que pudieran desarrollar una carrera ágil de ahí la separación de los dedos del pie que hace pensar que debió recurrir con cierta frecuencia a los árboles como refugio.

  • Vivía en espacios abiertos pero cerca de donde había árboles donde se pudieran refugiar en caso de peligro.

  • En algunos casos presenta cresta sagital.

  • La alimentación es vegetariana sin llegar a alcanzar un nivel de alta especialización.

La bibliografía más actual incorpora dentro del A. aferansis al A. Bahrelghazali que apareció en una zona medioambiental mucho más cerrada que distaba unos 2.500 km. de la zona del áfrica oriental – zona habitual del a. afarensis –, por lo que la diferencia no es solamente la distancia sino también el ambiente en el que se desarrolla. no se explica como llegó hasta allí, aunque parece ser que llegó cuando ya estaba muerto, bien arrastrado por las corrientes, bien por otras causas no existiendo datos suficientes para explicar el hallazgo en una zona tan distante.

  1. Australophitecus africanus: está datado en torno a los 3-2,5 millones de años. Está documentado en la zona meridional del África oriental, en un ambiente físico similar al resto de los australophitecus.

A este grupo pertenece el primer australophitecus que se descubrió en los yacimientos de y en otros de la misma zona como los de Sterfonten y Makpansgat.

Es un australophitecus que ofrece una morfología un tanto confusa, por lo que su papel como antecesor del hombre está muy discutido. parece ser que está en la línea del A. Afarensis. en su morfología se observa:

  • Aumento del tamaño corporal.

  • Prognatismo subnasal muy disminuido tendiendo hacia el humano.

  • Dimorfismo sexual: el tamaño del macho es unos 1,4 m y el de la hembra 1,15 m.

  • Aumento ligero de la capacidad craneal que alcanza unos 450 cm3.

  • El sistema de locomoción es bípedo, con una pelvis parecida a la del A. Afarensis estando el dedo gordo del pie separado, lo que nos indica un arraigo al mundo arborícola.

  • Hay una disminución de los caninos, no obstante los molares son más robustos, alejándolo así de la línea humana.

  • La alimentación era vegetariana, pero empieza a incluir en la dieta a las gramíneas. Parece que llegaron a tener bastante peso en su alimentación, que al ser duras quizás contribuyeron a robustecer los molares y las mandíbulas.

  • Brazos relativamente largos en comparación con las piernas, rasgo que los asemeja con el H. Afarensis.

  1. Australopithecus Garhi: en 1999 se encontró en Etiopía un fósil que se fechó en torno a los 2,5 millones de años. No es el más antiguo, pero el dato más significativo es que junto con sus restos aparecieron otros pertenecientes a animales sobre los que se había actuado con herramientas. Este descubrimiento ha despertado mucha controversia ya que no se conoce ninguna industria perteneciente al auatralopithecus. Tal vez la explicación al enigma sea ya que, por estas mismas fechas y en la misma región, se encontraba el homo habilis, mucho más avanzado y con tecnología lítica conocida. pudieron ser, por tanto, estos los que dejaron estos restos de animales y no los australopithecus, pero deja de ser una casualidad asombrosa que ambos restos se encontrasen juntos.

Salvo esta cuestión, con respecto al A. Garhi no se conoce nada. La documentación fósil es muy limitada y parece mostrar diferencias con el A. afarensis y el A. africanus por lo que no sabemos si incluirlo dentro de uno de los dos o si es el representante de una especie distinta.

  1. Australopithecus aethiopithus: aparece alrededor de unos 2,5 millones de años en yacimientos del lago turkana y del río Omo, en la zona norte del África oriental, y no se han encontrado en otros sitios por lo que su registro fósil no es muy amplio.

Hay que destacar, además de la bipedia y del dimorfismo sexual, el , esta mayor robustez va acompañada de una y de una , lo que supone que incluía en su alimentación una parte importante de gramíneas. Según su desarrollo morfológico no pudiéndose asemejar con éste.

  1. Australopithecus Boisei: Tenemos documentación de su aparición en la zona septentrional del África oriental en yacimientos del lago Turkana y del río Omo. Su banda cronológica de vida está entre 2,2 y 1,3 millones de años.

Se descubrió en los años 60 un fósil de esta especie, a la que originariamente se le llamó zinjanthropus. este consistía en un cráneo casi completo en el yacimiento de Olduvai en Tanzania, que es uno de los yacimientos mejor conocidos en el que se utilizó por primera vez el potasio-argón como método de datación, dando como resultado que este cráneo presentaba una antigüedad de 1,75 millones de años.

Es el australopithecus más robusto de todos los arcaizantes, que alcanza niveles corporales mayores, en principio más cercano al hombre que a los póngidos. presenta un aparato masticador muy robusto. Es bípedo. Su capacidad craneal ha aumentado, sobrepasando los 500 cm3. La alimentación es vegetariana, incluyendo en su dieta las gramíneas siendo muy especializada. Cabe la posibilidad de que esta especialización fuera al menos una de las causas de su desaparición hace 1 millón de años sin dejar descendencia.

  1. Australopithecus robustus: este australopithecus es más reciente en cuanto a su aparición y se mueve cronológicamente entre 1,8 y 1 millones de años. Aparece documentado en yacimientos del África oriental, en la zona parecida al del A. Africanus (Sudáfrica).

Es el que alcana, dentro del género australopithecus, la mayor capacidad craneal, siendo el promedio de 525 cm3. Este rasgo, nos puede plantear que tenga un mayor acercamiento al género humano, pero ocurre todo lo contrario, ya que su morfología mandibular es muy potente, muy robusta y también presenta cresta sagital. Desde el punto de vista masticador, presenta unas piezas molares muy grandes, acercándose al A. Boisei. en cuanto a su alimentación, podemos considerar que su ingesta es vegetariana y, especialmente, gramíneas.

Es un individuo bípedo y presenta dimorfismo sexual acusado. Los machos tienen una altura de 1,35 m, mientras que las hembras 1,10 m.

El género australopithecus es anterior al homo. El australopithecus parece tener una tendencia evolutiva clara hacia la molarización a partir del A. aethipicus, que podemos retotraer en torno al los 1,5 millones de años. Esta tendencia, coincide con una crisis climática acaecida entre los 2 y 3 millones de años, y cuyas condiciones ambientales van a ser más secas, habiendo una expansión del paisaje abierto, con un gran desarrollo de las gramíneas. Este proceso conducirá a un especialización que parece que tiene algo que ver con esta crisis climática que favoreció el desarrollo de especies vegetales duras, originando tamben una especialización de los molares y es posible que, precisamente esta especialización, fuera la causante de la desaparición de los australopithecus del registro fósil, sin dejar descendencia hace aproximadamente 1 millón de años.

Como aspectos a tratar a la hora de considerar a estos australopithecus, independientemente de la relación evolutiva que tengan entre ellos hay que considerar que, según los expertos:

  • Sólo hay un género australopithecus, que presenta distintas especies.

  • Las distintas especies que lo constituyen a su vez presentarán distintos grupos.


Pero también hay otras opiniones que han de ser tenidas en cuenta y que se consideran desde un punto de vista formal, se puede establecer una división de acuerdo a su morfología. Estas opiniones quieren evidenciar que no hay a un australopithecus “único”, sino que existieron dos géneros con distintas especies:

  • Los australopithecus: estos sería el A. bahrelghazali, el A. amanensis, el A. afarensis y el A. africanus.

  • Los A. paranthropus: entre los cuales se incluirían el A. aethiopicus, el A. robustus y el A. boisei.

Independientemente que tengan un género o dos, lo que más nos interesa es la relación interna que tienen entre ellos. es decir saber que tipo de relaciónes establecen. Existen varias tendencias a la hora de establecer dichas relaciones pero la que más refrendo tiene es la que parte de los rasgos del aparato mandibular.

Hay otra tendencia de menor aceptación que no tiene en cuenta el tema mandibular para establecer las relaciones, sino que buscan otros rasgos formales anatómicos más concretos, existiendo por tanto distintas opiniones evolutivas que se basan en distintos rasgos anatómicos.

Rasgos relevantes y patrones de conducta.-


El bipedismo: Uno de los rasgos que nos permiten caracterizar al hombre es el bipedismo (posición erecta vertical con desarrollo para la carrera). si este es el rasgo que más le ha caracterizado es lógico que intentemos profundizar, con ciertas preguntas que son interesantes pero de respuesta difícil.

La morfología de los primeros australopithecus es bastante clara, eran individuos de pequeñas dimensiones con una dentición vegetariana; caninos algo desarrollados presentando, en ocasiones, diastemas; cerebro pequeño, del tamaño del chimpancé; con un sistema de locomoción bípedo pero recurriendo al mundo arbóreo como sistema de defensa de los carnívoros.

El H. Habilis es un tipo que nos muestra un bipedismo con brazos largos, con una capacidad baja inicialmente, acercándose al camino de lo humano y con una tecnología tremendamente reducida. Su capacidad craneal es de 800 cm3, algo más de la mitad de la capacidad actual y con un bipedismo bastante desarrollado.

Si lo analizamos morfológicamente queda claro que el rasgo más conseguido es el de la bipedia. esta es el primer rasgo que separó a la humanidad del tronco común del chimpancé y hecho por tierra la teoría de que el linaje humano se iniciaba con el desarrollo de una cierta capacidad cerebral y de una tecnología lítica, que favorecería el bipedismo. Esta teoría se mantuvo durante bastante tiempo. actualmente se dice que todo empezó con el bipedismo, nuestra separación comienza gracias a que andabamos sobre dos pies.

Otro tema más difícil de abordar se refiere a las causas que dio lugar a esta. ha habido muchas aportaciones al respecto. durante mucho tiempo ha habido una obsesión por buscar un origen. hoy se piensa que fueron varias causas:

Origen de la bipedia: es difícil saber los factores que intervinieron y aunque se manejan varias propuestas, ninguna puede considerarse aceptable al 100%, siendo, tal vez, el conjunto de todas.

  • Es un hecho probado que aparece en la gran fosa africana, es un medioambiente en el que debió predominar un paisaje vegetal abierto con zonas de arbolado vinculada a humedades lacustres y fluviales: en este marco geográfico apareció y este marco debió influir en ella.

La aparición de la bipedia supuso una gran ventaja al permitir ver por encima de la vegetación herbacea y contribuyó a impedir el ataque de depredadores, como el “tigre dientes de sable”.

  • Por otro lado, este tipo de locomoción libera las manos, con lo que estas se pueden emplear en otras actividades como la manipulación de alimentos y en la fabricación de herramientas para la defensa.

  • La progresiva dispersión de las zonas arboladas, también pudo influir. la base de la alimentación del australopithecus procedía del bosque (frutos, hojas, bayas), lo que su dispersión obligaba a grandes desplazamientos, y en ellos la bipedia sería un sistema de locomoción mas ventajoso desde el punto de vista de economía de energía.

  • Otra propuesta está en relación con lo anterior: la bipedia en ese medio ambiente supone un ahorro de energía y eliminación de calor. Los rayos del sol inciden en una superficie del cuerpo mucho menor en el hombre que en el chimpancé.

Por otro lado, a nivel del suelo, el calor es mayor y el cuerpo del hombre esta más alejado del suelo que el cuerpo del chimpancé. por lo tanto recibimos más aire y, además, menos caliente. esto hace pensar que a los primeros homínidos le sería más fácil entrar en la sabana en las horas de mayor calor, que es cuando hay menos depredadores.

Dimorfismo sexual: Es un indicador indirecto de los modos de diferenciación social. La existencia del dimorfismo sexual en los primeros primates está ligada a la pugna entre los machos al acceso a las hembras y por el control del grupo.

En los grupos que hay dimorfismo sexual, el nivel de cooperación entre los distintos individuos es limitado: a mayor dimorfismo menor cooperación entre individuos. Esta cooperación se limita a la defensa del grupo, al cuidado de las crías y a la caza, como ocurre en el chimpancé. El nivel de cooperación no llega a la repartición de alimentos ni al transporte de estos, solo en el chimpancé, en algunas ocasiones, se da el reparto, pero no el transporte. en el caso del gorila de lomo plateado, el macho reproductor es el que asume la defensa y no permite el acceso de otros machos a las hembras; en los mandriles sucede algo parecido.

En grupos de un dimorfismo sexual menos acusado, el grupo es más flexible a la hora de la reproducción, aunque hay un macho que ejerce cierto control. también en estos grupos, el grado de cooperación es mayor y así sucede a la hora del reparto de alimentos, de cazar, de defenderse, etc.

En medio de estas dos situaciones hay otras intermedias en el que el nivel de cooperación también es intermedio.

Dimorfismo sexual en los primeros homínidos: En los australopithecus, el dimorfismo sexual es acusado: cerca del 40%, pareciéndose más al gorila. Es el de los primeros primates adaptados a los espacios abiertos.

Estos grupos aparecen coordinados por una oligarquía de machos: en un sistema muy adaptado a los espacios abiertos en los que se necesita un mínimo de cooperación, por ejemplo para la defensa.

El australopithecus pudo tener un marco de relaciones más o menos parecido al de los papiones. éste esgrimirá la defensa con herramientas naturales, como palos y piedras.

El homo habilis, tiene un dimorfismo sexual claramente atenuado con respecto al australopithecus. en este sentido debemos suponer que, en este, el nivel de cooperación sería mayor, lo que es un factor muy importante en el desarrollo de la inteligencia y la cultura.

Parece ser que en ciertos yacimientos se produce un aporte de alimentos y de herramientas, estos reciben el nombre de lugares de acampada, y en ellos se repartían alimentos. esto no ocurre en el caso del australopithecus, pero si en los primates actuales.

Este mayor grado de cooperación pudo estar relacionado con la existencia dentro del grupo de individuos no autosuficientes durante largos periodos de tiempo, lo que obliga a una inversión de tiempo en su cuidado. esto supuso un cambio en el patrón de crecimiento y desarrollo. en el h. habilis se habría producido un aumento del periodo de la infancia, es decir un mayor periodo de dependencia y crianza de las crías.

El chimpancé tarda cuatro años para pasar a la etapa juvenil, y 12 para se adultos. en el hombre entre 10 y 12 para pasar a la etapa juvenil y 18 para se adulto, los valores en

El caso del hombre son mayores. esta diferencia de tiempo repercute, entre otros factores, en la capacidad cerebral: 450 cm3 contra 1.350 cm3. El chimpancé nace con algo más de 200 cm3 y con el periodo de crecimiento llega a duplicarlo a los 11 o 12 años. El hombre, sin embargo, nace con unos 380 cm3 y lo triplica la final de su crecimiento. la capacidad cerebral del recién nacido está condicionada por el tamaño del canal pélvico de la madre. No podemos tener el patrón de crecimiento del chimpancé, pues tendríamos que nacer con una capacidad de 700 cm3 y esto no es posible. nacemos más indefensos y por eso necesitamos más tiempo para el desarrollo. la especie humana desarrolla una inversión energética mayor que cualquier otro primate en la descendencia.

Con respecto al H. Habilis, hay pocos datos pero si existe sobre el H. Ergaster, del que se conserva un esqueleto completo. del estudio de su pelvis, se deduce que el neonato tendría al nacer unos 270 cm3 y los triplicaría al llegar a la madurez (900 cm3), este patrón es el mismo que el del hombre y podemos suponer que el h. habilis podría tener un patrón intermedio entre el australopithecus y el hombre actual y de aquí suponer que su nivel de cooperación fuese mayor que en el australopithecus.

Este ambiente de cooperación y de infancia retardada pudo favorecer el desarrollo del cerebro. pero, lo que sí es evidente, es que le h. habilis presenta un cerebro más desarrollado.

Régimen alimentario: el australopithecus mantiene una dieta vegetariana, como la del chimpancé actual, y solo de forma ocasional recurriría a la carne. esto no requiere cooperación, sino que se puede hacer individualmente y solo cuando quiere comer carne necesitaría cierta cooperación.

En el h. habilis, la alimentación es mixta, con ingesta de carne de forma habitual y complementada con vegetales, según se desprende del registro fósil y del análisis de las piezas dentarias. esta alimentación cárnica tendrá que conseguirse con un mayor nivel de cooperación que el australopithecus, pues habría de obtenerla del carroñeo o de la caza.

La incorporación de la carne como elemento habitual en el régimen alimenticio, supuso un aumento considerable del nivel nutritivo, de elementos proteicos y energéticos.

Ahora nos tenemos que preguntar porque se incorpora la carne a la alimentación. la aparición del H. Habilis sucede hace 2,5 millones de años, este hecho coincide con una crisis climática, ambiente seco y reducción arbórea, suponiendo esto un paisaje abierto y predominio de las gramíneas. ante estos cambios solo quedaban dos salidas, adaptarse desarrollando una especialización de vegetales duros o diversificar el tipo de alimentación incorporando el consumo frecuente de carne. estas son las dos respuestas adaptativas:

Vía de especialización: fue la seguida por el a. boisei, que desarrollo una dentición especializada para el consumo de gramíneas y terminó extinguiéndose sin descendencia.

Vía de diversificación: es la seguida h. habilis que desarrollo una dentición menos especializada y mas omnívora que, al parecer, que tuvo éxito, sino nosotros no estaríamos aquí.

El lenguaje: Parece que se puede rastrear en restos hallados. hay datos que permiten indagar en el tema a través de dos vías: por un lado la paleoneurología y por otro por el registro óseo. La paleoneurología trata de averiguar la capacidad mental de los fósiles estudiando la impronta de las rugosidades cerebrales en el interior del cráneo. según esta vía, el área del lenguaje estaba bien desarrollada en el homo habilis y en sus sucesores, lo que indica cierta capacidad para el leguaje, mayor que en el caso de los primates actuales.

El estudio de los huesos hioides que tiene una relación con el lenguaje indica una capacidad de lenguaje para el hombre de neanderthal, pero no tenemos huesos de este tipo pertenecientes a época anteriores.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

similar:

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección postal

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección Postal: 21-01-6

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDireccióN: cod. Postal

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección Ciudad Estado Código postal

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección: Ciudad: Estado: Codigo Postal

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección Postal: Misión Josefina Tena-Napo

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección postal: Apartado 13. 034, 50080 zaragoza

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección postal completa con el siguiente formato

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconDirección postal: Apartado 202, 50080 Zaragoza

Dirección postal: C/ertetrt, 2-46015 valencia iconFarmacogenética: de la Básica a la Clínica” se celebró en Valencia...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com