La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia




descargar 58.93 Kb.
títuloLa teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia
página1/2
fecha de publicación08.03.2016
tamaño58.93 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2
La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia

Por Ardea Skybreak

En los últimos 10 años se ha dado un importante cambio en el mundo creacionista. La vieja escuela tradicional de "creacionistas científicos" de Duane Gish y el Institute for Creation Research sigue en sus andanzas: tratando de sembrar dudas sobre la validez científica de la evolución; de hacer creer que la creación divina es una "teoría alternativa" a la evolución que debe tener "igualdad de oportunidad" en las clases de ciencias; de colarse en juntas educativas; de cambiar los libros de texto y las leyes estatales que reglamentan la educación de ciencias; y de pleitear en los tribunales para que el gobierno ordene a los maestros de ciencias de las escuelas públicas enseñar una serie de creencias religiosas (la "ciencia de la creación") en franca violación de la separación constitucional de la iglesia y el estado, etc. Pero esta escuela, que sostiene que toda palabra del Génesis es verdad, está bastante desprestigiada porque la han confrontado científicos de todos los campos que han declarado públicamente una y otra vez que la "ciencia de la creación" es una pseudociencia, que la evidencia científica de la evolución es sólida, que los creacionistas no siguen los métodos científicos y que su teoría es religión, no ciencia.

Los creacionistas tradicionales hicieron grandes campañas en las dos décadas pasadas y lograron ciertos éxitos, pero también sufrieron derrotas importantes en varios pleitos destacados. Por ejemplo, en un caso de 1982 conocido como McLean et al vs. Arkansas Board of Education, prominentes científicos de muchos campos, ganadores del premio Nóbel y evolucionistas conocidos (como Stephen Jay Gould y Francisco Ayala) fueron al tribunal a explicar que la evolución es un hecho científico perfectamente establecido y que la "ciencia de la creación" no tiene absolutamente nada que ver con la ciencia. También fueron especialistas en religión y filósofos de la ciencia a explicar las diferencias entre ciencia y religión, y a poner en claro por qué la "ciencia de la creación" no debe enseñarse en las clases de ciencias. El resultado fue un revés para los creacionistas. Otra derrota importante sucedió en 1987 en el caso Edwards vs. Aguillard de Louisiana, cuando la Suprema Corte declaró que era inconstitucional ordenar la enseñanza de la "ciencia de la creación" al lado de la evolución en las clases de ciencias (una ley que los creacionistas hicieron adoptar en el estado de Louisiana) porque eso implica enseñar en las escuelas estatales una creencia religiosa específica (que una fuerza sobrenatural creó los seres humanos) y la Constitución lo prohíbe. A pesar de esas derrotas, los creacionistas tradicionales que creen en la Biblia al pie de la letra no han colgado la toalla y siguen sembrando confusión, y han logrado que unas editoriales pongan "advertencias" en los libros de texto de biología de secundaria de que la teoría de la evolución está aún por decidirse y que los estudiantes deben mantenerse abiertos (!) a teorías alternativas (obviamente religiosas).

Los creacionistas no están satisfechos con los éxitos que han tenido a nivel municipal y estatal, y quieren imponer la enseñanza de su dogma religioso en todo el país. Para lograr eso, especialmente con las derrotas que han tenido en los tribunales y con las fuertes críticas de la comunidad científica, necesitan una nueva estrategia: necesitan nuevos argumentos para convencer al público general, que está más informado y desconfiado de la "ciencia de la creación"; y necesitan una nueva estrategia legal para que los tribunales aprueben la enseñanza obligatoria en las escuelas públicas de lo que a fin de cuentas es religión.

Por eso entra en escena la nueva generación de creacionistas de Diseño Inteligente.

La escuela de Diseño Inteligente es más pulida que la vieja escuela tradicional de "creacionistas científicos" que creen en la Biblia al pie de la letra, y por lo tanto tiene más potencial de crear confusión entre gente relativamente bien educada. Se dedican a minar la ciencia de la evolución y a meter teorías religiosas en las clases de ciencias de secundaria, ¡y han logrado colarse en algunas universidades!

El principal ideólogo de este movimiento es Philip Johnson, profesor de derecho de Berkeley. Conocedor del derecho y de la Constitución, Johnson entiende que la estrategia legal de las dos décadas pasadas de los "creacionistas científicos" (que presentan la creación bíblica como verdad textual ) tiene pocas probabilidades de cambiar las leyes federales, y está modernizando la labia creacionista. Dice que hay que dejar de hablar de la Biblia, el Génesis, Adán y Eva, Noé y de que Dios creó todo en seis días porque hace fácil cerrarle las puertas de las clases de ciencias a la teoría de la creación divina con argumentos de que es un punto de vista religioso específico (¡le cayó el veinte!). Johnson entiende que los creacionistas bíblicos textuales del Institute for Creation Research y similares han perjudicado la causa porque la impresión que dan es que son unos dogmáticos fanáticos irracionales.

¿Qué hacer? Bueno, ¿por qué no dar la impresión de que es al revés? Que los evolucionistas son unos dogmáticos cerrados y testarudos, ¡y que han convertido la ciencia de la evolución y el "naturalismo científico" prácticamente en una nueva religión estatal! Y dar la impresión de que la nueva escuela de Diseño Inteligente es gente mucho más amplia y razonable, abierta a todas las posibilidades, pero a la que le parece que la evolución no se ha probado y que ve buenas razones para pensar que es más probable que un poder divino creó la vida biológica. Johnson dice que eso se puede hacer sin hablar del Génesis, y que de esa forma es mucho más factible convencer al Congreso y a la Suprema Corte de que sería "discriminación de un punto de vista" no dejar presentar la teoría científica "alternativa" de Diseño Inteligente en las escuelas o en otros lugares públicos.

Ese razonamiento creacionista tiene dos problemas:

1º. Montones de evidencia científica concreta confirman de manera concluyente el hecho de que la evolución ocurrió (y continúa), y han demostrado una y otra vez los mecanismos por los cuales se produce (como la selección natural). Así que la teoría de la evolución no es un "punto de vista" sin comprobar que podría ser cierto o falso.

2º. La teoría de Diseño Inteligente efectivamente es un "punto de vista" alternativo, pero es un punto de vista religioso y es falso decir que es una ciencia alternativa.

En realidad, como veremos, el Diseño Inteligente tiene la misma falta de base científica que las versiones anteriores de creacionismo científico. Pero puede sembrar más confusión (a más gente) por estas razones:

Los "creacionistas científicos" de la vieja escuela tradicional son un grupo rústico con un aire de fanatismo irracional y profundamente ignorantes de los principios científicos más básicos. Pero los creacionistas de Diseño Inteligente son un grupo fino con profesores universitarios y gente educada; tienen doctorados en derecho, filosofía, matemáticas, ingeniería, y hasta bioquímica y biología molecular. Admiten que creen en un dios sobrenatural y en la creación divina, pero afirman que ellos son los científicos auténticos porque no tienen el cerebro nublado por los prejuicios seculares institucionalizados de la ciencia moderna, a diferencia de los evolucionistas. Philip Johnson propone remplazar la ciencia secular (la ciencia que explora los mecanismos naturales de los procesos naturales sin referencia a seres sobrenaturales ) con una ciencia teísta:¡un método que incorpore la idea de Dios en el proceso científico! Con esa posición filosófica la escuela de Diseño Inteligente es más profundamente reaccionaria que la vieja escuela de "creacionistas científicos", quienes dicen que tienen "evidencia científica" de que la evolución es incorrecta pero no llegan al extremo de querer meter la idea de Dios en toda la ciencia.

Pero no mucha gente se da cuenta de lo que se proponen los creacionistas de Diseño Inteligente. "Debaten" cortésmente con los evolucionistas en foros académicos; hablan como si supieran ciencia; y en general no parecen fanáticos religiosos. De hecho, a la mayoría no les gusta que los llamen "creacionistas", precisamente porque no quieren que los confundan con sus hermanos más rústicos que dicen que toda palabra de la Biblia es verdad. (En general dicen que para ellos la Biblia es una guía moral y ética escrita en metáforas). No hablan de que Dios creó toda la vida en 6 días de 24 horas hace unos pocos miles de años; no creen textualmente en los relatos de Adán y Eva, el Arca de Noé y el diluvio universal. La mayoría acepta que es ridículo pensar que todos los millones de especies que vemos hoy son descendientes directos de los pares de animales que Noé empacó en el arca. A fin de cuentas, son gente educada y entienden que esos relatos bíblicos los escribieron seres humanos hace 2,000 años (o más) a fin de explicarse cosas que no entendían.

Pero a pesar de eso, no hay ninguna duda de que los defensores de la "Teoría de Diseño Inteligente" son, en realidad, creacionistas, gústeles el nombre o no: como todas las otras variedades de creacionistas, creen que es imposible explicar todas las características de la vida en este planeta por procesos evolutivos naturales completamente inconscientes que se desenvolvieron a lo largo de miles de millones de años. Creen que, de una forma u otra, tuvo que intervenir la mano de un ser sobrenatural.

Aunque admiten que no lo pueden comprobar definitivamente, se han convencido de que la vida es "demasiado compleja" para explicarla con procesos meramente naturales como la evolución. Por lo tanto, piensan, la única alternativa posible es que una fuerza superior, un "artífice o diseñador inteligente" -que por definición es imperceptible en el mundo natural y por definición no está sujeto a las leyes y limitaciones naturales--tiene que haber intervenido en algún punto del proceso para que la vida sea como es hoy. ¡Que no digan que no es un punto de vista religioso!

La teoría de Diseño Inteligente en realidad no es nueva y el "argumento de diseño" es muy viejo. Por ejemplo, a principios del siglo 19 el reverendo William Paley se hizo famoso en Inglaterra por argumentar que solo un diseñador divino podría haber creado algo tan complejo como el ojo humano. Charles Darwin conocía bien esos argumentos, que fueron populares a lo largo de todo el siglo 19, y dedicó mucha atención a explicar en El origen de las especies que, con el suficiente tiempo, el simple mecanismo enteramente natural de la selección natural pudo haber formado y moldeado características complejas, como el ojo humano. Los biólogos modernos dedicados al estudio de la evolución hoy saben que Darwin tenía razón y pueden detallar (a un nivel que Darwin nunca imaginó) el desarrollo paso a paso de las modificaciones evolutivas que llevaron a la complejidad de los ojos de los mamíferos. Pero ya en 1860 Darwin entendía el mecanismo básico, lo que no se puede decir de la escuela moderna de Diseño Inteligente que anda resucitando el viejo y trillado argumento de William Paley.

Por otra parte, la escuela de Diseño Inteligente está "modernizando" el viejo "argumento de diseño". Además de aceptar que la Biblia no es la palabra textual de Dios (lo que enfurece a los creacionistas tradicionales por "traicionar" la Biblia), en general acepta el hecho de que los organismos de este planeta han experimentado cierta cantidad de evolución biológica, y que esta continúa (esto también enfurece a los creacionistas tradicionales).

La escuela de Diseño Inteligente no habla con una sola voz, pero podemos resumir así su oposición a la teoría de la evolución:

1) Oposición filosófica y metodológica:

Un ataque común, en particular de Philip Johnson (el principal ideólogo), es que los científicos modernos han caído en un error fundamental al adoptar el "naturalismo científico", que postula que para entender los fenómenos naturales se deben investigar exclusivamente procesos naturales (¡los únicos procesos que se pueden investigar!). Johnson dice que es un error no dar cabida a que una fuerza sobrenatural ordene y guíe los procesos naturales y todo el universo. El "naturalismo científico" es el método de trabajo de toda la ciencia moderna y es el método por el cual se hacen avances científicos. A pesar de eso, Johnson sostiene que la comunidad científica es prejuiciada y cerrada porque no da cabida a Dios y porque no inserta esa idea dentro del proceso científico. La mayoría de los científicos, inclusive los que creen en Dios, dirán que si se abandonan los métodos seculares de la ciencia y se empieza a investigar el mundo natural con un método y una cosmovisión que parten de la base de que existe un reino sobrenatural (que por definición no obedece a las leyes de cambio y desarrollo del mundo material y que no se puede investigar ni verificar), ¡eso llevaría a la destrucción total del proceso científico y pararía en seco los avances científicos y el desarrollo del conocimiento! Más adelante examinaremos de nuevo estos ataques filosóficos.

2) Oposición "científica":

La escuela de Diseño Inteligente afirma que los científicos que se sacuden el prejuicio del "naturalismo científico" y se "abren" a la idea de Dios verán que en el mundo hay evidencia de un poder superior, de una inteligencia consciente. Los ataques a la evolución que posan de científicos se centran en la idea de "filtro de diseño" (o "inferencia de diseño") de William Dembski y, especialmente, en la idea de "complejidad irreducible" de los sistemas naturales de Michael Behe.

A continuación resumimos esos argumentos pseudocientíficos:

El "filtro de diseño" de Dembski:

William Dembski, matemático y filósofo asociado con el Discovery Institute de la escuela de Diseño Inteligente, sostiene que debemos aplicar un "filtro" a todo carácter o fenómeno de la naturaleza y hacernos una serie de preguntas: primero, ¿se puede explicar con nuestro conocimiento actual de las leyes y procesos naturales? Si no, ¿se puede explicar como un incidente al azar, la desviación ocasional de las leyes de la naturaleza? Si la respuesta es no, dice, nos toca admitir que tuvo que ser diseñado por alguna forma de inteligencia consciente.

Esta lógica no es muy lógica: primero, el hecho de que no entendamos todavía todos los pasos de un proceso natural no implica que no los entenderemos más adelante. Nuestro conocimiento de los procesos naturales (por ejemplo de los procesos evolutivos) aumenta continuamente.

Segundo, como hemos recalcado tantas veces en esta serie, la evolución no es "apenas un proceso al azar". Muchos de los mecanismos que generan cambios evolutivos (en particular la selección natural) no son procesos al azar (o aleatorios). En la producción de la variación genética que tienen todas las poblaciones de plantas y animales (que es la materia prima de la evolución) entran procesos al azar (como las mutaciones genéticas); pero la selección natural "selecciona" esa variación genética a lo largo de muchas generaciones en una relación muy estrecha con un ambiente dado, así que esa parte del proceso evolutivo no es al azar.

En una población puede aparecer un carácter o rasgo por puro azar (como una mutación o "error de copiado" del ADN), pero la selección natural solamente lo propagará a más individuos en las siguientes generaciones si ofrece una "ventaja reproductora" (si ayuda a producir más descendientes que a su vez producirán más descendientes). Sin embargo, el hecho de que un nuevo carácter ofrezca tal ventaja reproductora no es una ocurrencia al azar; eso depende de las características específicas del ambiente de un organismo, y de la interacción de los organismos con los rasgos físicos de ese ambiente y con otros individuos de su especie y de otras especies. Dependiendo de las circunstancias, un nuevo carácter puede ofrecer una ventaja y ser "favorecido" por la selección natural o no. Por eso no se puede decir que esta parte del proceso ocurre al azar.

Dembski (y los creacionistas en general) no entienden que los evolucionistas no dicen que la evolución natural es "un proceso accidental al azar". Los evolucionistas simplemente afirman que la evolución es una propiedad básica de todos los organismos; que ocurre a lo largo de generaciones en toda población de individuos con variación genética por medio de una combinación de cambios al azar del material genético y de procesos altamente selectivos (no aleatorios) como la selección natural; que los cambios que pueden ocurrir en cualquier momento dado los limita y canaliza la historia de cambios evolutivos pasados, pero que el cambio futuro no tiene que proceder en una dirección predeterminada; y que el cambio evolutivo procede automáticamente por su cuenta, sin necesidad de que intervenga una "inteligencia" externa.

O sea que el "filtro de diseño" de Dembski es completamente inútil porque es posible que un rasgo o proceso del mundo natural a) no se pueda explicar todavía con nuestros conocimientos de los procesos naturales y b) no se pueda explicar como un proceso exclusivamente al azar, sin que eso constituya evidencia de que nunca podremos entender los procesos evolutivos en cuestión y cómo los han moldeado componentes no aleatorios. El "filtro de diseño" de Dembski no da una gota de evidencia de que tuvo que intervenir una inteligencia consciente ni razón lógica para llegar a esa conclusión.

  1   2

similar:

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconResumen el argumento del diseño inteligente es muy débil porque puede...

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconCreasismo y diseño inteligente

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia icon2. 4 Teoría del Diseño Curricular en la Educación Avanzada

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconParte 2 Evolución ¿Religión o Ciencia?

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconFilosofía de la Ciencia- resumen Exposición grupo Doctores en Ciencia y Tecnología de la Guajira
«filosofía de la ciencia», «teoría de la ciencia», o «lógica de la ciencia», etc. Quizás el término es lo menos problemático, pero...

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconLa teoría de la Educación Física es la ciencia que estudia su posibilidad,...

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconMapa Mental Ciencia, Teoria y Hecho

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconSegún la teoría del Big Bang, (la teoría sobre el origen del Universo...

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconNotas sobre “el mapa físico de la ética” de
«filosofía moral». Igual que hay dimensiones de la filosofía que tratan sobre la ciencia, la religión, la política, el arte o el...

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia iconExisten dos principales teorías de Aprendizaje. La teoría del condicionamiento...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com