El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de




descargar 277.76 Kb.
títuloEl aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de
página2/7
fecha de publicación04.08.2016
tamaño277.76 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

DIAGNOSTICO

Confirmar la enfermedad en el ave viva resulta bastante difícil. Una vez muerta, el hallazgo de las lesiones típicas en el aparato respiratorio son de gran valor. La historia clínica, análisis laboratoriales, radiografías, endoscopia, etc son prácticas que nos pueden ayudar en el diagnóstico.

Existen otras enfermedades que pueden presentar una sintomatología parecida, como son la Ornitosis y la Micobacteriosis.

En general el pronóstico es grave, con o sin tratamiento.

TRATAMIENTO

Resulta bastante insidiosa su aplicación, muchas veces vía intravenosa. Existen varios medicamentos que pueden usarse, pero todos ellos con efectos secundarios, por lo que es fundamental ponerse en manos de un veterinario especialista en aves para que instaure el tratamiento más adecuado en función de la especie afectada.

CONTROL

La mejor forma de controlar esta enfermedad es mediante su prevención. Muchas veces la cama contaminada es fuente de este hongo. La reducción del polvo y la mejoría en la ventilación de los locales disminuye la posibilidad de contagio. La ventilación natural es mejor que el aire forzado.

Otra forma de prevenir es reduciendo cualquier fuente de stress para las aves: malnutrición, hacinamiento, tratamientos antibióticos innecesarios, etc.

Las virosis o viriasis constituyen un capítulo importante dentro de las enfermedades infectocontagiosas que afectan a nuestros canarios y representan un reto en el diagnóstico y en la terapia.

Se trata de enfermedades cuya etiología es vírica, es decir, el agente causal es un virus.

Los virus son los entes más pequeños que existen y sólo son visibles al microscopio electrónico. No son considerados auténticos seres vivos sino acelulares pues son parásitos obligados y necesitan un hospedador para poder vivir. Su organización es muy sencilla, ya que constan de una molécula de ácido nucleico (ADN óARN, nunca ambos tipos), una envoltura proteínica llamada cápsida, y en ocasiones una envoltura membranosa lipoproteica.

Los virus que contienen ADN son llamados adenovirus y los que contienen ARN son ribovirus. Los que pueden atacar a animales, vegetales y a bacterias; o sea, hay virus animales, vegetales y bacteriófagos. El canario no podía ser una excepción y como todos los animales es atacado por distintos tipos de virus animales.

La forma de causar daño algunos virus es disminuyendo la producción de algunas hormonas, por ejemplo la hormona del crecimiento, por lo que algunos casos de raquitismo y disminución del crecimiento pueden tener una etiología vírica. Otros virus pueden producir tumores.

Los virus se transmiten a través del aire, agua, heces, parásitos, suelo, comida, aves portadoras, bien enfermas o sanas (portadores sanos) e incluso el propio canaricultor puede actuar de transmisor entre unos canarios y otros. La vía de transmisión al canario, por tanto, puede ser respiratoria, digestiva, a través de la y cópula, a través del huevo y cutánea, siendo la vía respiratoria la más frecuente.

El sistema inmunológico es responsable de reaccionar frente a los microorganismos, de ello se encargan los glóbulos blancos o leucocitos, bien digiriendo por fagocitosis al virus o bien mediante la formación de anticuemos específicos. También las células infectadas por un virus pueden sintetizar una sustancia llamada interferón que ayuda a combatir a ese virus.

El resultado de esta lucha dependerá de la eficacia de la defensa y de la virulencia del virus.

Si el pájaro sale vencedor quedará inmunizado frente a ese microbio, en la mayoría de las veces de por vida. La inmunidad frente a un determinado microorganismo también se transmite a la descendencia.

La eficacia del sistema inmunitario también varía de unos individuos a otros y esto condiciona una mayor o menor resistencia frente a la infección.

La edad también es un factor que influye, ya que los pájaros jóvenes son más vulnerables, así como los más viejos; la vejez es un elemento de fragilidad; las situaciones de cría, muda e incubación también hacen más sensibles a los pájaros.

El canaricultor está más desarmado, en general, frente a las enfermedades víricas con respecto a las bacterianas, ya que los antibióticos son ineficaces contra los virus, y sólo podrán ser utilizados para contrarrestar las infecciones oportunistas secundarias provocadas por éstos, pues al debilitar el organismo, son más vulnerables a las infecciones por bacterias. Por otro lado, el uso inadecuado de antibióticos, como por ejemplo las tetraciclinas, durante una infección vírica puede dar lugar a una situación de bajada de defensas (inmunodepresión) y hacer que el organismo sea más sensible al ataque del virus, por lo que aumenta el riesgo de infección. En general los virus son más resistentes que las bacterias a la acción desinfectante.

¿Cómo puede luchar el canaricultor contra las enfermedades víricas? Existen medidas preventivas de carácter general, y otras más específicas. En cuanto a la prevención general podemos decir que una escrupulosa higiene y desinfección resultan esenciales; en tal sentido diré que la lejía, las sales de amonio cuaternario y las radiaciones solares son armas muy eficaces para ¡a destrucción del virus. El mantenimiento de un riguroso período de aislamiento de alrededor de un mes antes de incorporar a nuestro aviario aves recién adquiridas o provenientes de exposiciones es una medida muy eficaz, el descartar para la reproducción y aislar cualquier ejemplar que muestre signos de enfermedad e incluso los portadores sanos (aunque esto sólo podrá ser realizado por determinados test y análisis de laboratorio) son otras medidas muy importantes.

El hacinamiento, la falta de una adecuada ventilación, el contacto con aves silvestres, palomares y gallineros, también son circunstancias que favorecen la propagación de los virus y el aumento de su virulencia. Tampoco es conveniente que convivan en la misma jaula animales adultos y jóvenes.

Una alimentación equilibrada y adaptada a las distintas épocas del año, unido a unas condiciones no estresantes de luz, temperatura, humedad, evitando en todo momento los cambios bruscos y con ello una bajada en las defensas orgánicas (inmunodepresión), son factores que harán más resistentes nuestros canarios a una infección vírica, pero no por ello invulnerables.

La selección por la salud tiene una gran importancia cara a la prevención de las enfermedades víricas.

En cuanto a medidas de prevención específicas tenemos la vacunación, por medio de la cual los pájaros crearán anticuerpos que les harán inmunes frente a una determinada infección vírica (inmunidad artificial activa). El problema es que lamentablemente en canaricultura contamos con muy pocas vacunas específicas para los canarios, pues las opiniones, en algunos casos, y con relación a la utilización de determinados tipos de vacunas, varían mucho según los especialistas y laboratorios consultados. Además de esto está el hecho de las mutaciones víricas que hacen ineficaces a las vacunas, igual que pasa por ejemplo con la gripe humana o el SIDA. Todos estos hechos constituyen el talón de Aquiles de nuestra afición, pues la aparición de este tipo de enfermedades incurables, hoy por hoy, dan poca seguridad a la cría del canario, ya que en poco tiempo pueden llegar a eliminar el trabajo de años y años de selección, lo que es mucho más importante que las pérdidas económicas pues por otro lado, éstas no suelen ser cuantiosas. Pienso que son pocos los criadores con varias décadas de experiencia que se hayan librado de una epidemia vírica que haya puesto a prueba su afición; la verdad es que eso desmoraliza a cualquiera y más si se es neófito en el tema.

Entre las enfermedades víricas que pueden afectar al canario tenemos:

difteroviruela, laringotraqueitis infecciosa, paramixovirosis.

La difteroviruela está producida por un Pox-virus y es la enfermedad vírica más conocida y frecuente, ataca frecuentemente en verano y otoño; afortunadamente se dispone de vacunas, pero éstas deben ser específicas para el canario, pues lo demás será perder el tiempo, el dinero y las vidas de nuestros canarios. Es muy importante vacunar adecuadamente, pues si no se hace corremos el riesgo de propagar la enfermedad en nuestro criadero. Antes de vacunar a cada canario será preciso esterilizar la aguja, para evitar la transmisión por canarios que pudieran estar en período de incubación de dicha enfermedad. Por otra parte, habrá que comprobar a la semana o diez días la efectividad de la vacunación por medio de la observación de una pústula del tamaño de un grano de arroz en la membrana alar (punto de inoculación), para proceder a una nueva vacunación si fuera necesario. Hay que revacunar anualmente, pues al cabo de este tiempo la tasa de anticuerpos en sangre será baja y no asegura la inmunización total del animal.

La laringotraqueitis infecciosa está producida por un virus Torpeio cívium, y aunque en avicultura existen vacunas no se cuenta en la actualidad con vacunas específicas para el canario.

Otro tipo de virus que pueden atacar al canario son los paramixovirus, originando paramixovirosis, siendo ¡a más conocida la enfermedad de Newcastle o pseudopeste aviar, y que por otro lado constituye una zoonosis, es decir una enfermedad con posibilidad de ser transmitida a la especie humana.

La vacunación al canario contra esta enfermedad es controvertida, ya que existen dos tipos de vacunas: vacuna con virus inactivado (Hitchner B1) y vacuna tipo La Sota; aunque aquí no se ponen de acuerdo los distintos autores sobre el tipo con que vacunar al canario, pues parece ser que en algunos casos se han producido accidentes mortales en los canarios e incluso según algunos autores existen grandes riesgos de difundir la enfermedad, al dar lugar las vacunas vivas a animales portadores de virus. Mi opinión personal, según mi propia experiencia y el consejo especialista, es la de vacunar en último extremo con el tipo Hitchner B1 , es decir, una vez confirmada la enfermedad.

Vuelvo a insistir en que la patología de las pequeñas aves de compañía está un poco dejada por el mundo veterinario, aunque parte de culpa del problema lo tenemos los canaricultores, por no consultar periódicamente y ofrecerles cadáveres y animales enfermos para que hagan autopsias y un mejor estudio de estas enfermedades.

Además de las enfermedades víricas citadas existen otras menos conocidas en el canario, pero también citadas por algunos autores, así la leucosis y la enteritis hemorrágica, enfermedades producidas por enterovirus, enfermedad de Marek, además de otras muchas por identificar y estudiar, pero sin duda presentes en nuestros canarios, y que cuantitativamente pienso son las más numerosas.

Si a pesar de todos nuestros esfuerzos por prevenir una enfermedad vírica, ésta se declara, poco podemos hacer salvo mejorar las defensas orgánicas de nuestros pájaros: extremar la higiene, añadir complementos vitamínicos y minerales, bacilos lácticos, aislamiento de ejemplares enfermos, separar los pájaros en grupos lo menos numerosos posible, no intercambiar comederos, bebederos, utilización de levamisol como inmunoestimulante, etc. pero la situación ya prácticamente será irreversible y podemos esperar gran número de bajas en nuestro criadero: será la ley del más fuerte (selección natural). Aquí es más válido que nunca "mas vale prevenir que curar".

Es muy difícil eliminar los virus, siendo lo más normal que el individuo permanezca durante mucho tiempo como portador de los mismos y se reactiven ante una situación de bajada de las defensas motivada por una situación de stress o durante la cría o muda; de aquí la importancia de la eliminación de los portadores para romper la cadena infectiva del virus.

El diagnóstico de las virosis se puede realizar directamente mediante aislamiento e identificación de las muestras biológicas, o de manera indirecta, por medios serológicos, al detectar un aumento en la concentración de anticuerpos específicos para el virus sospechoso.

El aislamiento y cultivo de los virus en laboratorio es mucho más complejo que en el caso de las bacterias.

ETIOLOGÍA

Se trata de una enfermedad infectocontagiosa producida por clamidias (tipo de bacterias próximas a las rikettsias), de ahí que también se la conozca como clamidiosis.

Cuando dicha enfermedad afecta a loros, periquitos, etc; es decir, a aves del grupo de las psitácidas se la conoce como psitacosis. Por el contrario, cuando afecta a otras aves como passeriformes, columbiformes, galliformes, es decir, a pájaros, palomas, gallinas, etc, se la designa como ornitosis. En general la ornitosis que se da en canarios por ejemplo, sigue un curso más benigno que la psitacosis en loros y otras psitácidas. Se calcula que en las poblaciones de psitácidas en estado salvaje el 1% es podador del germen, y entre un 20%-30% en las palomas que viven en las ciudades.

Son numerosas las especies de pájaros que pueden resultar afectadas por esta enfermedad: canarios, diamante de Gould, padda, gorriones, etc. Hasta ahora se ha descrito y observado el poder patógeno de Chlamydia psittaci en más de 140 especies de aves, existiendo cepas con diferentes grados de patogeneidad. Para Dorrenstein existen diferentes cepas de Chlamidya psittaci adaptadas a los diversos hospedadores y que pueden infectar al hombre y otros hospedadores diferentes.

TRANSMISIÓN

La transmisión de esta enfermedad se lleva a cabo por vía aerógena fundamentalmente, a través del polvo de las plumas o de los excrementos, expectoraciones de animales enfermos o portadores sanos. También se puede producir contagio a través de la vía digestiva, del huevo, cebado de las crías, siendo probable que también los ácaros actúen como vectores de la enfermedad.

Los factores predisponentes que favorecen la transmisión de la enfermedad son los cambios de temperatura, falta de ventilación e iluminación, traslados, falta de higiene, contacto con las aves salvajes, palomas y en general, todos los factores causantes de stress.

Las aves jóvenes son más sensibles que los adultos, al igual que ocurre con otras muchas enfermedades.

Esta enfermedad constituye una antropozoonosis, es decir, que puede ser transmitida al hombre, fundamentalmente por vía inhalatoria, así como a otros mamíferos como ovejas, vacas, caballos, cerdos, etc.

Desde un punto de vista bacteriológico no existen diferencias entre el germen productor de psitacosis y ornitosis en aves y mamíferos.

SINTOMATOLOGÍA

Los principales aparatos afectados son el respiratorio y el digestivo. Se produce disnea, derrame nasal y ocular, con cierre de uno (lo más frecuente) o ambos párpados, erizamiento de las plumas, somnolencia, inapetencia, diarrea verdosa o grisácea, convulsiones nerviosas, hepatitis. La forma de presentación de la enfermedad puede ser: superaguda, aguda, subaguda o crónica.

En general la morbilidad es mayor que la mortalidad. En las aves portadoras asintomáticas cuando bajan las defensas se puede presentar la enfermedad, igual que cuando una persona está. estresada o malnutrida por ejemplo, es más vulnerable a las infecciones.

Antes del descubrimiento de los antibióticos, en el hombre esta enfermedad podía llegar a ser mortal. En la actualidad cursa con neumonía, pleuresía (inflamación de las pleuras), tos, cansancio, fiebre, dolor de cabeza síntomas que cesan al cabo de 3-4 semanas tras un tratamiento con antibióticos.

La principal vía de entrada del germen en el hombre es inhalatoria.

En la psitacosis-ornitosis el contagio directo entre humanos es raro. Los comerciantes y criadores de aves con frecuencia y de forma progresiva quedan inmunizados tras el repetido contacto con las aves.

LESIONES

En la necropsia observamos como el cadáver está muy enflaquecido. La sangre con frecuencia está mal coagulada o sin coagular. En el pericardio y peritoneo (membranas que envuelven al corazón e intestino respectivamente) se observa un depósito mucofibrinoso rico en clamidias y otros gérmenes de acompañamiento. Depósitos purulentos de color amarillo grisáceo en los sacos aéreos. Tumefacción renal.

Hígado hipertrofiado, de color ocráceo, con presencia de numerosos y pequeños focos necróticos.

El bazo también se presenta aumentado de volumen, y sin lesiones específicas.

En el intestino se puede presentar enteritis acompañada en ocasiones de procesos hemorrágicos.

DIAGNÓSTICO

Debido a que la sintomatología no es muy específica, el diagnóstico certero sólo podrá ser confirmado en laboratorio por aislamiento de clamidias en hígado, intestino, pulmón, sacos aéreos, por medio de distintas técnicas microbiológicas como tinciones, pruebas serológicas, como fijación del complemento, etc. También es muy importante el estudio histopatológico de las vísceras. No obstante la prueba definitiva es el aislamiento del germen causal.

El envío al laboratorio, dada la gran contagiosidad de las muestras, en caso de psitacosis, se llevará a cabo envolviéndolas en plástico y rodeándolas de hielo, advirtiendo de la sospecha de dicha enfermedad y evitando en lo posible la manipulación del enfermo o del cadáver. Si el animal está vivo también se podrá realizar un análisis de sangre.

Existen gérmenes de acompañamiento que también pueden estar presentes conjuntamente con las clamidias pudiendo llegar a enmascarar la enfermedad. Entre estos gérmenes nos encontramos pasterellas, salmonellas, mycoplasmas, colibacilos, etc.

TRATAMIENTO

En caso de enfermedad diagnosticada a través de un laboratorio veterinario de análisis clínicos, lo más recomendable, aunque también lo más duro para el criador, es el sacrificio de las aves enfermas, portadoras y aves de las que se tenga sospecha de que puedan estar contaminadas, debido al peligro de contagio al hombre. Si se opta, no obstante por el tratamiento, se deberán extremar las medidas higiénicas.

Los antibióticos como terramicina, tetraciclinas, cloranfenicol, eritromicina, aureomicina dan buen resultado, siendo las tetraciclinas y aureomicina los más utilizados. Este tratamiento hay que llevarlo a cabo durante largo plazo (3-4 semanas), ya que en tratamientos antibióticos más cortos podemos hacer que los animales sean portadores permanentes asintomáticos, por el fenómeno de la quimiorresistencia bacteriana, pudiendo hacer éstos que la enfermedad rebrote en cualquier momento de stress e incluso que pueda ser transmitida al hombre.

Debido a la larga duración del tratamiento antibiótico, pueden aparecer efectos secundarios como inmunosupresión, micosis, avitaminosis, alteraciones importantes de la flora microbiana intestinal, etc.

Una vez pasada la enfermedad las aves alcanzan una inmunidad de duración variable.

En caso de sacrificio se procederá a una limpieza a fondo del aviario, utilizando para ello un compuesto fenólico, al que estas bacterias son muy sensibles.

PROFILAXIS

En los diferentes países se han adoptado medidas para evitar la propagación de esta infección, como prohibición de las importaciones, pasar un período de cuarentena durante el cual, en algunos países como EEUU, son tratadas con antibióticos como terramicina, etc. y se usan otras aves como centinelas para detectar la presencia de la enfermedad.

Pese a todo, existe un comercio ilegal de especies salvajes (España es uno de los países con un mayor tráfico ilegal de animales) con la consiguiente entrada de aves infectadas. Comprar pájaros a un comercio o criador con prestigio y seriedad es una buena medida de precaución.

CONCLUSIONES

El riesgo actualmente de contraer el hombre esta enfermedad es bajo, y no existen motivos fundados de preocupación y alarma para dejar de criar estas aves. Someter a las aves recién incorporadas a nuestro aviario a una rigurosa cuarentena (al menos de 6 semanas), extremar las medidas higiénicas y ante un brote de etiología desconocida recabar el asesoramiento por un veterinario especialista, constituyen las armas más eficaces de prevenir esta enfermedad.

En caso de contagio al hombre, la enfermedad no sigue un curso grave y su curación es posible con tratamiento antibiótico

Muchos canaricultores han oído hablar del Punto Negro y, lo que es peor, han visto corno sus pájaros morían por este problema. Sin embargo, a pesar de la amplia distribución de la enfermedad, se conoce muy poco sobre la misma. Lo que sí se sabe con certeza es:

- El punto negro que aparece en el lateral derecho del abdomen es la vesícula biliar congestionada. Una vez que el polluelo se muere se rompe la vesícula saliendo la bilis al ex-

tenor y oscureciendo toda la pared abdominal.

- Afecta principalmente a polluelos.

- Las aves nacen ya con el problema.

Actualmente se desconoce si se trata de una enfermedad contagiosa (vírica, bacteriana o fúngica) o un problema metabólico. Recientes investigaciones realizadas en Estados Unidos parecen demostrar que se trata de un circovirus, pero aún es necesario seguir estudiando este problema para poder aclarar por completo su naturaleza.

En cualquier caso, en los aviarios afectados se debe proceder de la siguiente manera:

- Escrupulosa desinfección de las instalaciones, así como de todos los utensilios que rodean a los canarios.

- Administración de vitaminas y probióticos para fortalecer sus defensas.

- Aumentar la ventilación de los locales y disminuir la densidad de las aves.

- En situaciones parecidas en psitácidas (ejemplo: papovavirus en periquitos) se aconseja reducir el número de puestas o no criar durante ese año.

Existen aves que unos años manifiestan el problema y, sin embargo, otras temporadas crían con toda normalidad. El año pasado recibí una pareja de canarios de color que había tenido bajas entre sus polluelos por esta enfermedad. Una vez en mi poder me limité a darles complejos vitamínicos y probióticos, además de una alimentación variada. La primera puesta fue de 4 huevos: 2 fértiles y 2 infértiles. A uno de los polluelos le tuve que ayudar a nacer, muriendo al día siguiente sin mostrar la vesícula biliar congestionada (punto negro), mientras que su hermano se desarrolló con total normalidad. La segunda postura también fue de 4 huevos, de ellos 3 fértiles: un embrión murió a mitad de desarrollo, sin embargo los otros dos nacieron sin dificultad y se desarrollaron perfectamente. En resumen, ninguno de los polluelos mostró la enfermedad, cuando la temporada anterior 4 polluelos de la misma pareja murieron con punto negro.

Son muchos los interrogantes que quedan por responder:

- ¿Qué factores desencadenan la aparición de la enfermedad?

- ¿Cómo se produce el contagio?

- ¿Cuál es el período de incubación?

- ¿Cuál es el tratamiento?

Parece evidente que los antibióticos no resuelven el problema, por lo que habrá que buscar sustancias que eleven las defensas de los canarios y sean ellos mismos los que venzan a la enfermedad.

Aprovecho la oportunidad para hacer un llamamiento a todos aquellos canaricultores que han sufrido este problema y quieran intercambiar impresiones

EL MAL USO DE LOS ANTIBIÓTICOS

Es habitual que los practicantes de la ornitología deportiva sean proclives al suministro de forma generalmente empírica de antibióticos a sus pájaros, especialmente en la época de crianza y de manera puntual durante los primeros días de vida de los pichones en el nido, o cuando creen observar algún síntoma de enfermedad que sospechan pueda tratarse del inicio de un foco de infección bacteriana.

Suelen administrar "de oído" cualquier antibiótico de amplio espectro que algún criador "enterado", les cuenta que les resolverá sus problemas, todo ello sin consultar previamente al Veterinario especializa

do que seguramente hubiese identificado el origen bacteriano de la infección, mediante un antibiograma, que no es otra cosa que después de realizar un cultivo de tejidos de los pájaros enfermos o recién muertos, enfrentarlo a la acción de distintos antibióticos para conocer y poder comprobar cuál de ellos será el más indicado para combatir la enfermedad.

Este proceder sin control veterinario suele provocar en numerosos Aviarios, que las bacterias y los microorganismos patógenos muten y desarrollen resistencia a los antibióticos.

El Prof. Levy, Director del Centro de Resistencia a los Fármacos de la Universidad de Tufts en Boston, dice que las bacterias patógenas son capaces gracias a su «ingenio y elasticidad» de mutar constantemente y llevar ventaja a la acción de los antibióticos mal administrados, ya que cuando se enfrentan al ataque de un antimicrobiano, son capaces de crear bacterias patógenas que al reproducirse se convierten en microorganismos resistentes dominantes.

Afirma la OMS en su reciente informe, que la utilización de antibióticos fuera del control de un Profesional, ha agravado el problema de la resistencia bacteriana y que es preocupante que cada día sea mayor el número de enfermedades que no responden a la acción de los fármacos diseñados para combatirlas, consecuencia de la pérdida de cualidades curativas de los antibióticos habituales, debido a tratamientos efectuados previamente sin control y sin tan siquiera administrando la dosificación correcta, ni la duración del tratamiento.

CONCLUSIÓN

La OMS ha hecho sonar la alarma para advertirnos de que si no se toman medidas urgentes, dentro de poco tiempo no podremos actuar de manera eficaz ante los brotes y focos infecciosos que puedan aparecer en cualquier colectividad, como en nuestro caso es un Aviario.

Las recomendaciones son claras. En nuestro caso acudir al Veterinario ante cualquier cuadro patológico o foco infeccioso que se presente en nuestro criadero, para seguir puntualmente las pautas de tratamiento que se instale, sin abandonar ni interrumpir el tratamiento indicado.

Sólo así, con un diagnóstico acertado, una medicación correcta, un meticuloso uso, una posología escrupulosa y el fiel cumplimiento de la duración del tratamiento prescrito por un Profesional, evitaremos el progresivo aumento de la resistencia bacteriana transferible y por consiguiente mejorará la salubridad en nuestros Aviarios

LIMPIEZA:

INTRODUCCIÓN

El objetivo de este artículo es concienciar a los canaricultores sobre la importancia que tienen la limpieza, desinfección y desinsectación, para mantener la salud de los ejemplares y prevenir la aparición y contagio de enfermedades contagiosas y parasitarias en nuestros aviarios.

Que duda cabe que todas las medidas de prevención que adoptemos serán incluso insuficientes, en algunos casos, para evitar infecciones pero nos garantizarán una alta protección.

Las medidas preventivas de higiene y desinfección resultarán ineficaces si por norma no mantenemos en rigurosa cuarentena a los pájaros recién adquiridos o provenientes de concursos-exposiciones. Estos pájaros pueden estar en período de incubación de una enfermedad y estar sanos aparentemente, por lo que podrían transmitir la enfermedad a los ejemplares de nuestro criadero. Existen infecciones con un período de incubación bastante largo por lo que el aislamiento deberá ser de 45 días a dos meses. Por otro lado, existen pájaros portadores sanos permanentes o casi permanentes de diversas enfermedades (salmonelosis, difteroviruela, psitacosis, etc), que los podríamos detectar por medio de centinelas, es decir, ponerles durante la cuarentena pájaros sanos de escaso valor y ver si éstos enferman.

Otra medida preventiva para evitar contagios es aislar inmediatamente los pájaros que observemos con síntomas de enfermedad. El lavado de las manos o mejor la utilización de guantes ante el contacto con pájaros enfermos es también una medida eficaz.

LIMPIEZA

La limpieza es el paso previo a la desinfección. Deberá ser-realizada a intervalos regulares, siendo muy aconsejable efectuar dos limpiezas generales a fondo, antes y después de la cría. En período de enfermedad la limpieza deberá realizarse lo más frecuentemente posible. Es muy importante para aumentar la eficacia de los desinfectantes realizar una escrupulosa limpieza, para eliminar en todo lo posible restos de materia orgánica, lo que facilita la acción de los desinfectantes.

Es preferible un buena limpieza sin desinfección que al contrario, ya que la desinfección puede darnos un falso sentido de seguridád. Lo ideal es limpieza seguida de desinfección ya que son métodos complementarios de saneamiento.

La limpieza se efectúa en dos fases:

a) limpieza en seco. Por medio del raspado, sacudida del polvo y barrido, los restos de comida, excrementos, plumas y polvo son retirados.

b) limpieza húmeda . Se utiliza agua con jabón o detergentes en la concentración adecuada. El agua deberá estar caliente para aumentar la eficacia de la operación. Es importante llegar a todos los rincones del local y de las jaulas.

Los jabones son sales sódicas o potásicas de ácidos grasos obtenidas por un proceso de saponificación industrial. Actúan disminuyendo la tensión superficial y rompiendo la pared celular de las bacterias; son utilizados en la limpieza por su capacidad de disolv~r las grasas y tienen cierto poder microbicida.

Los detergentes son similares a los jabones, pero más efectivos. Pueden ser en función de su carga: catiónicos, aniónicos y no iónicos Los más efectivos son los catiónicos. Su acción bactericida es superior a la viricida. Los más frecuentes en el comercio son los aniónicos.

En función del tipo de desinfectante que utilicemos a continuación, eliminaremos o no los restos de detergente utilizados en el lavado, ya que algunos como los amonios cuaternarios son inhibidos por la presencia de detergentes aniónicos.

DESINFECCIÓN

La desinfección consiste en una técnica de saneamiento cuyo objetivo es destruir los microorganismos patógenos, es decir productores de enfermedades, actuando sobre animales, superficies, objetos o ambiente, para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas a nuestros pájaros. Esta acción destructora de gérmenes (germicida o microbicida), en función del tipo de germen que se destruya puede ser:

- bactericida, se destruyen bacterias.

- fungicida, se destruyen hongos.

- viricida, se destruyen virus.

- esporicida, se destruyen esporas.

La historia de la desinfección es bastante antigua, así en la época de los hebreos, griegos y romanos se utilizaban los vapores de azufre para combatir la peste, la lepra.

Desde primeros del siglo XIX se reconocen distintas sustancias que actúan como desinfectantes, como el hipoclorito sódico, sublimado corrosivo, fenol,etc. Se estableció el llamado coeficiente fenólico, que permite comparar el poder desinfectante de diferentes sustancias utilizadas para tal fin.

Los antisépticos son agentes químicos que matan o inhiben el crecimiento de los microbios y pueden ser utilizados en los tejidos vivos.

Las esporas son muy resistentes a la acción de los desinfectantes, así como algunos virus y micobacterias. Un problema derivado de la utilización de desinfectantes a escala masiva es la eliminación de los residuos tóxicos producidos por la eliminación de desinfectantes al medio.

Características y acción de los desinfectantes

Las características óptimas que debe reunir un desinfectante son:

- ser activo a baja temperatura.

- alto poder microbicida.

- gran poder de penetración.

- facilidad de aplicación.

- solubilidad en agua.

- no ser tóxico ni irritante para el hombre y animales.

- poco costoso.

- actuar en presencia de materia orgánica.

- no alterar el material desinfectado.

- rapidez de acción.

- mantenimiento de su acción en el tiempo.

- compatibilidad con jabones.

A la hora de utilizar desinfectantes es conveniente adoptar medidas de protección adecuadas en función de la naturaleza del mismo, como utilizar guantes, gafas, bata, no respirar los gases tóxicos, etc.

La eficacia de los desinfectantes también varía en función de las condiciones en las que son utilizados: temperatura, humedad ambiental, grado de limpieza de la superficie a desinfectar, dureza del agua (contenido en carbonato cálcico), modo de aplicación, concentración empleada, carga microbicida, sensibilidad o resistencia de los gérmenes a ese desinfectante, presencia de restos de materia orgánica, jabones, detergentes u otros desinfectantes, tipo de superficie a desinfectar (lisa, desigual, porosa).

Veamos en que manera influyen algunos parámetros anteriores:

- las temperaturas bajas disminuyen su eficacia.

- la humedad ambiental baja disminuye también su eficacia, al producirse un secado más rápido.

- las aguas duras (mayor cantidad de cal) disminuyen el grado de desinfección.

- a mayor limpieza menor cantidad de materia orgánica y más fácil penetración.

- las micobacterias y las formas esporuladas de los microorganismos son muy resistentes a los desinfectantes.

- a mayor tiempo de contacto con el desinfectante mayor desinfección.

Los desinfectantes ejercen su acción por medio de la desnaturalización de las proteínas, alteraciones de la permeabilidad celular, inhibición enzimática, etc.

Una desinfección al 100%, lo que se conoce como esterilización, es muy difícil de conseguir a nivel práctico. La esterilidad es algo absoluto. Sin embargo, con la desinfección se reduce considerablemente la carga microbiótica, es decir, el número de microorganismos patógenos, y con ello que el riesgo de contagio sea menor y la gravedad de la enfermedad. Para asegurar un mayor éxito de la operación se deben utilizar varios desinfectantes, pero no mezclados, sino uno a continuación de otro.

Aplicación de los desinfectantes

Los desinfectantes se pueden aplicar de las siguientes formas:

- aerosol. Consiste en la dispersión de la solución del desinfectante en partículas muy finas que se mantienen flotantes durante mucho tiempo.

- inmersión. El objeto a desinfectar lo sumergimos en la solución desinfectante.

- loción. La solución acuosa del desinfectante se vierte sobre el objeto a desinfectar, pudiendo utilizarse también una brocha o cepillo.

Lo ideal es una vez desinfectado un aviario, dejarlo varias semanas en reposo antes de introducir pájaros perfectamente sanos. Para evitar resistencias de los gérmenes a los desinfectantes, al igual que con los antibióticos, es conveniente cambiar de desinfectante cada cierto tiempo.

Tipos de desinfección

Todos los desinfectantes tienen ventajas e inconvenientes, y deberán ser elegidos en función de las características del aviario, tipo de infección presente, material a desinfectar, presencia o ausencia de pájaros, etc. Es decir, no existe un desinfectante ideal universal, es decir, que pueda ser utilizado en todo tipo de situaciones y que actúe por igual en todos los grupos de microbios, sino que el desinfectante elegido estará en función de la situación que se presente.

Podemos diferenciar los siguientes tipos de desinfección:

Desinfección física. Se lleva a cabo por procedimientos físicos como ebullición, calor seco, rayos ultravioleta, etc.

Desinfección química. Se utilizan determinados productos químicos (desinfectantes químicos), los cuales son agentes antimicrobianos que se utilizan solamente en tejidos inanimados, ya que suelen ser dañinos en tejidos animales.

Los antisépticos se diferencian de los desinfectantes en que éstos son utilizados en los seres vivos en la piel y tejidos.

A continuación pasamos a describir los distintos tipos de desinfectantes, con sus ventajas e inconvenientes.

Desinfectantes físicos.

Calor Se trata de un método sencillo y seguro. No se puede utilizar en todo tipo de material. Podemos diferenciar dos sistemas de calor:

  1. calor seco. Se puede utilizar la llama de una lámpara a gas de soldador, que es un método muy eficaz para eliminar microbios del local y jaulas.

  2. calor húmedo. Constituído por vapor de agua a presión o agua caliente. Con este método mueren muchos virus, bacterias y protozoos, pero no se alcanza la esterilidad absoluta. El calor húmedo al ser más penetrante que el seco necesita, menos temperatura, por lo que es más eficaz.

Rayos ultravioleta. Los rayos solares ejercen una acción desinfectante, aunque también existen numerosos microorganismos resistentes a su acción, por lo que es insuficiente. En el comercio existen lámparas ultravioleta que pueden servir para este fin, pero no deberán estar las personas ni aves en el local, ya que es un agente mutágeno. Los criaderos en los que entran los rayos solares con facilidad están menos expuestos a las enfermedades infecciosas. Los rayos solares deberán entrar directamente, sin cristales, ya que éstos actúan de filtro de las radiaciones uva.

Filtros de aire. Pueden ser empleados para la contaminación ambiental, al retener los microorganismos y partículas en el aire. En este sentido en aviarios con una cierta densidad de aves y que no estén correctamente aireados, es conveniente la utilización de ionizadores.

Desinfectantes químicos.

A) Líquidos

Yodo y yodóforos. El yodo posee una acción bactericida de amplio espectro. Actúa con menos intensidad sobre esporas y virus.

Su acción es muy rápida, pero se inactiva en presencia de materia orgánica. Puede corroer las jaulas metálicas y puede teñir de color marrón al material objeto de desinfección. Es costoso. El yodo también es muy utilizado como antiséptico de la piel, ya que es muy eficaz. Se utiliza en solución al 2% en alcohol de 70º.

Los yodóforos son productos derivados de yodo. Se utilizan en solución acuosa, jabonosa y alcohólica. Destruyen los tipos de gérmenes más frecuentes. La dosis de yodo a utilizar

también estará en función de la cantidad de materia orgánica presente.

Clorhexidina. Se utiliza en combinación con alcohol para la desinfección de ambientes y de la piel. Tiene elevado poder germicida y poca toxicidad. Su eficacia, disminuye en presencia de materia orgánica.

Sosa cáustica (hidróxido sódico). Tiene una fuerte acción como detergente y desinfectante. Se debe manipular con precaución, protegiendo las manos y ojos. Se emplea en disoluciones del 1 al 5%. Destruye también las esporas. Corroe el aluminio y es cáustica. Es conveniente utilizarla con agua caliente, ya que se incrementa su acción. Antes de introducir los pájaros se debe realizar un correcto enjuague.

Fenol. Es utilizado por primera vez por Lister en 1.861, desde entonces son muchos los derivados fenólicos que se han empleado. Tiene amplia actividad antibacteriana, antimicótica y antivíricá, pero no sobre las esporas y algunos virus. La presencia de materia orgánica disminuye su eficacia. Tiene un fuerte olor, por lo que es necesario una buena ventilación antes de introducir los pájaros.

Dentro de los compuestos fenólicos podemos citar al cresol, muy conocido y utilizado.

Amonios cuaternarios. Presentan una importante acción bactericida y son muy utilizados en avicultura. Son incompatibles con los jabones y detergentes, ya que los neutralizan,, por lo que deberemos antes enjuagar perfectamente el material a desinfectar. Otro inconveniente es que su acción se ve influida por la presencia de materia orgánica. Se utilizan en una proporción del 1 al 2% y son útiles para desinfectar locales y material, por medio de lavado, inmersión o pulverización. Se debe enjuagar el material antes de introducir los pájaros. Son de bajo costo. No son eficaces frente a esporas, micobacterias y ciertos virus.

Compuestos minerales

Entre ellos se encuentra el sulfato de cobre, que se utiliza en solución al 0,5-5% y es muy eficaz en los casos de aspergilosis (enfermedad micótica).

Alcohol-de 70º

Actúa destruyendo materia orgánica. Acción rápida pero poco persistente. Importante acción germicida. Utilizado también como antiséptico, aunque seca la piel e irrita las mucosas. El alcohol más concentrado no es el más desinfectante.

B) Gaseosos: clorógenos y formol.

Clorógenos. Son desinfectantes caracterizados porque ceden cloro libre al medio. Entre ellos está la lejía (hipoclorito sódico) y las cloraminas. Entre las cloraminas existe un desinfectante llamado halamid muy conocido y utilizado en veterinaria y numerosos países europeos, y que es útil para la desinfección de ambientes locales y utensilios. Sin embargo tampoco es la panacea, sus propiedades son similares a la lejía.

La lejía es utilizada para la desinfección de paredes, suelos, agua, etc. actúa como oxidante aunque disminuye en presencia de restos de materia orgánica. Es un desinfectante muy recomendable, aunque algunos virus, micobacterias y esporas pueden ser resistentes.

Formol. Es un potente desinfectante contra toda clase de microorganismos, incluyendo las formas esporuladas. Tiene gran poder penetrante, pero pierde eficacia en presencia de materia orgánica. Se presenta en disolución al 40% de formaldehído. Es muy irritante para las conjuntivas y hay que manejarlo con mucha precaución, ya que sus gases son muy tóxicos y se debe salir inmediatamente del aviario tras el comienzo de las emanaciones gaseosas.

Suele ir asociado a permanganato de potasio, lo que aumenta su eficacia. Un ambiente húmedo también facilita su actuación. Se debe dejar el local completamente cerrado y sin pájaros, por supuesto, durante varios días para que aumente su efecto. Las temperaturas bajas disminuyen su acción. No altera el material y es un método efectivo.

DESINSECTACIÓN

Consiste en una técnica de saneamiento cuyo objeto es exterminar los ectoparásitos (parásitos externos) en el medio ambiente que rodea a nuestros canarios, y que pueden ser molestos o perjudiciales para su salud, actuando de vectores de enfermedades infecciosas y parasitarias. Estos tratamientos deben ser realizados periódicamente, con una frecuencia en función de la época del año y número de pájaros del aviario.

Los parásitos externos actúan sobre las plumas y la piel deteriorándolas e irritándolas.

Técnicas de desinsectación

La desinsectación se puede realizar por distintas técnicas:

- mecánicas. Por medio de mosquiteras.

- físicas. Por medio de calor.

- atrayentes. Plantas como jazmín, dama de noche, atraerán a los mosquitos fuera de nuestro aviario.

- químicos. Utilizando sustancias químicas llamadas insecticidas o acaricidas. Los insecticidas que utilicemos deben ser específicos para pájaros, ya que si esto no ocurre, les pueden ocasionar efectos tóxicos.

No hay que confundir un desinfectante con un insecticida. Los insecticidas eliminan los parásitos externos (ectoparásitos) como ácaros e insectos, mientras que los desinfectantes destruyen los microbios. Existen preparados comerciales con poder desinfectante e insecticida al mismo tiempo, pero a menudo son menos eficaces que cuando están separadas ambas acciones.

Un insecticida debe reunir una serie de características que aumentan su eficacia:

- No ser tóxico. Deben ser específicos para pájaros (insecticidas ornitológicos).

- Mantener su acción en el tiempo.

- No producir resistencias con facilidad.

- Fácil de aplicar.

- Económico.

- No crear problemas de contaminación ambiental.

- Activos a bajas dosis.

Los insecticidas se deben aplicar a una distancia de seguridad para los animales.

Tipos de insecticidas

En función de la composición química podemos establecer distintos tipos de insecticidas:

- Derivados de las piretrinas. Las piretrinas se extraen de una planta llamada pelitre, de la que existen varias especies y dan nombre a estas sustancias. Las piretrinas constituyen el principio activo de estos insecticidas. Son productos muy eficaces y utilizados en canaricultura. Se suelen presentar combinados con otra sustancia, piperonil butósido para aumentar su eficacia y prolongar su acción. Este tipo de insecticida tiene un efecto muy rápido sobre el parásito, actuando sobre el sistema nervioso y muscular de éste.

- Organoclorados. Dentro de ellos está el DDT, muy utilizado hace algunas décadas, su uso fue prohibido por su efecto tóxico y contaminante sobre los seres vivos y los ecosistemas, ya que se acumulan en las grasas por ser liposolubles. En este grupo también está el lindano, aunque de menor eficacia que las piretrinas.

- Organofosforados. Son derivados orgánicos del fósforo. Entre ellos se encuentra el parathion y el malathion. Deben ser utilizados con mucha precaución en los canarios, siendo el primero menos tóxico.

- Carbamatos. Su efecto es más permanente en el tiempo que los dos anteriores. Entre ellos se encuentra el carbaril.

Administración de insecticidas

La forma de administrar los insecticidas puede ser en:

- polvo. Se puede utilizar directamente espolvoreando o bien diluyéndolo en agua.

- líquido. Se impregnan los objetos con el insecticida por medio de un pincel o cepillo.

- spray. Se produce la dispersión en forma de pequeñas gotitas en el aire.

- pomada. Se aplica directamente sobre la piel o las patas en casos de sarnas

- humo. Se dispersa en el aire mediante humo.

- aparatos eléctricos. Son más modernos. Utilizan lámparas con un tipo de luz especial que atrae a los insectos y los elimina.

Los parásitos también pueden presentar resistencia a los insecticidas. Esta resistencia es transmisible a la descendencia, lo que hará aumentar la dosis empleada para que siga siendo efectivo o bien cambiar el tipo de insecticida

Cómo reducir la mortandad durante la cría del canario


 

Por Enrique Moreno Ortega
Veterinario especialista en aves

Son muchos los aficionados a la canaricultura en España, y también son muchos los que tienen problemas de mortalidad entre sus ejemplares durante la época de la cría. En ocasiones es bastante difícil establecer las causas por las que los canarios se mueren, pero la mayoría de las veces el origen hay que buscarlo en prácticas incorrectas. Si se siguen los consejos que a continuación daré se conseguirá reducir en gran medida  el número de bajas.

La mortalidad puede ocurrir antes del nacimiento (aborto) o bien una vez que el polluelo ya se ha liberado del cascarón.

ABORTOS

La muerte del embrión puede suceder en los primeros días de la incubación, en una etapa intermedia o bien próximo al nacimiento.

a) Las alteraciones cromosómicas, la presencia de pesticidas, medicamentos o toxinas y las infecciones transmitidas por los padres son causas suficientes para que el embrión se muera a los pocos días de empezar la incubación.

b) La muerte en un periodo intermedio del desarrollo puede deberse a una mala nutrición de los padres, los cuales han transmitido esas deficiencias a los hijos. Así tenemos que la carencia de vitaminas como la vit. D3, vit. K, vit B2,vit B5, vit. B6, vit. B12, biotina, ácido fólico y otras sustancias como manganeso, fósforo, ácido linoleico, etc. puede ser responsable de bajas en esa etapa. Este déficit nutricional puede ser provocado indirectamente al abusar de antibióticos, ya que éstos destruyen la flora digestiva capaz de sintetizar alguna de las sustancias anteriores en los intestinos de los padres.

Las infecciones víricas, bacterianas y fúngicas también pueden ser señaladas como responsables de los abortos a esta edad.

c) Finalmente la muerte del canario poco antes de nacer puede deberse a la presencia de genes letales o alteraciones cromosómicas. Recordemos que en el afán  de fijar características determinadas en la raza de canarios con la que se está trabajando se recurre con demasiada frecuencia  a la consanguinidad, con todos los efectos indeseables que esto conlleva.

El déficit de vitaminas como la  A, D3, E , K, ácido pantoténico y ácido fólico las enfermedades infecciosas como el famoso "punto negro"  también son responsables de la muerte del embrión.

A veces prácticas tan sencillas como poner bañeras a los padres o aumentar la humedad del aviario puede evitar que el polluelo se quede pegado en el interior del huevo, ya que de ser así no podrá girarse para romper correctamente la cáscara y morirá en el intento.


MUERTE TRAS EL NACIMIENTO

En otras ocasiones la muerte se produce una vez que el canario ya ha nacido. Algunas de las causas responsables son:

a) Abuso de antibióticos.

Es práctica habitual por parte de muchos canaricultores el abusar de antibióticos en los momentos previos a la cría y durante la misma. Con el pretexto del "blanqueo" o preparación para la reproducción los canarios son bombardeados con cócteles de antibióticos. Este mal uso de los medicamentos provoca, a mi parecer, más inconvenientes que ventajas. Los efectos indeseables que aparecen son:

  • Inmunodepresión: está comprobado que ciertos antibióticos, como las tetraciclinas, deprimen el funcionamiento del Sistema Inmunológico en las aves, con el consiguiente peligro de poder contagiarse por cualquier agente infeccioso oportunista.

  • Aparición de resistencias bacterianas: en ocasiones se usan dosis inadecuadas o durante un tiempo no apropiado. Esto provoca que las bacterias puedan hacerse resistentes a estos medicamentos, de tal manera que cuando realmente los necesitemos no nos servirán.

  • Trastornos digestivos: con los antibióticos no sólo eliminamos las bacterias peligrosas sino también las beneficiosas, estas últimas encargadas de fabricar sustancias útiles para el organismo del canario como son las vitaminas.

  • Aparición de infecciones fúngicas: las bacterias y los hongos se encuentran en equilibrio en el intestino de las aves, por lo que la eliminación de uno de los grupos favorece el crecimiento excesivo del otro. Por ejemplo, cuando se abusan de tetraciclinas es fácil que aparezcan candidiasis.

  • Alteración del desarrollo embrionario: algunas sustancias como las penicilinas, tetraciclinas, cloranfenicol y sulfamidas se ha comprobado que interfieren con el normal desarrollo del embrión. Aunque la mayoría de las investigaciones se han realizado sobre antibióticos antiguos, como los mencionados anteriormente, no se descarta que los nuevos no sean también peligrosos. Lo razonable en estos casos sería usar con precaución lo medicamentos en hembras que están poniendo.

b) Hipo o hipervitaminosis.

Pequeñas deficiencias de vitaminas en las canarias pueden ser magnificadas durante la reproducción, sobre todo si se hacen varias puestas. Y es que niveles adecuados para un adulto pueden resultar insuficientes para una hembra que está criando.
Actualmente es igual de posible encontrar casos de hipervitaminosis, ya que resulta habitual que el canaricultor añada suplementos vitamínicos a las pastas de cría comercializadas, las cuales ya suelen venir con los niveles de vitaminas necesarios. Este exceso vitamínico resulta igual de dañino que su carencia.

c) Preparación inadecuada de los alimentos.

La gran mayoría de los criadores de canarios suelen usar alimentos húmedos para favorecer la alimentación de los polluelos por parte de sus padres. El uso de semillas germinadas, cus-cus o pasta húmeda puede resultar dañino si no se prepara correctamente o si se deja un tiempo excesivo al alcance de las aves. Y es que las altas temperaturas y la humedad favorecen el enmohecimiento de los alimentos, no resultando extraño que los polluelos de muchos aviarios sufran de infecciones por cándidas.

d) Higiene deficiente.

La época de la cría es una etapa de mucho trabajo para el canaricultor, por lo que a veces la higiene es un aspecto que se descuida. Esto favorece las infecciones bacterianas intestinales que se van a traducir en diarreas en los polluelos.
En otras ocasiones, en un intento por mantener caliente el aviario, se produce una mala ventilación de las instalaciones, con los consiguientes problemas respiratorios (dificultad respiratoria, sinusitis, etc.) en las aves.
   

Estas son algunas de las causas de mortalidad entre los canarios durante la cría. Lamentablemente no son las únicas pero sí las que más fácilmente se pueden llegar a evitar. En situaciones de mortandad generalizada se hace aconsejable requerir los servicios de un veterinario experto en aves



1   2   3   4   5   6   7

similar:

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconSon las segundas infecciones más frecuentes, solo por detrás de las del aparato respiratorio

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconAparato reproductor, término aplicado a un grupo de órganos necesarios...

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconDibuje el aparato reproductor masculino y femenino equino, resalte las partes y sus componentes

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconLos científicos más destacados de la historia
«miniagujeros negros», que contendrían alrededor de mil millones de toneladas métricas de masa, pero ocuparían solo el espacio de...

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconNuestro equipo está formado por expertos veterinarios y criadores...

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconB. El nicho ecológico es un espacio multidimensional donde se desarrolla...

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconSon un tipo de glúcido que está formado por la unión de muchos monosacáridos....

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconTodo ser vivo esta formado por células (Schwann, 1839)

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconTema aparato reproductor masculino

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por un solo ovario, que se halla situado en el espacio izquierdo de iconTema 19: Aparato reproductor femenino




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com