Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido




descargar 1.35 Mb.
títuloLas Razas o evoluciones Humanas Han Sido
página2/31
fecha de publicación04.08.2016
tamaño1.35 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31
El Origen De Los Monos
“El eslabón perdido”, que probaría de modo innegable la teoría -que el hombre desciende del mono- jamás será encontrado por los paleontólogos, ya que no existe en modo alguno ese teórico eslabón...” siendo la verdad precisamente todo lo contrario. La razón del por qué los Ocultistas rechazan la teoría Darwiniana es porque el mono, dicho sea con verdad, y no el hombre, es un ejemplo especial y único. El pitecoide es una creación accidental, un desarrollo forzado, el resultado de un proceso no natural, un cruzamiento entre un ser o forma animal y el hombre. Los monos aparecieron millones de años después que el ser humano parlante. Así, pues, es muy importante tener presente que los “EGOS” (Almas) de los monos son entidades obligadas por su Karma a encarnar en formas animales, que son el resultado de la bestialidad de los últimos hombres de la Tercera Raza o Lemúrica, y de los primeros de la Cuarta o Atlante. Esto fue producido por el cruce sexual degenerado de algunos Lemures con hembras peculiares del reino animal. Las innumerables tradiciones sobre los sátiros no son fábulas, sino que representan una raza extinguida de hombres-animales. Las “Evas hembras” animales fueron sus antecesores, y los “Machos Adanes” humanos sus antepasados; De aquí la alegoría Kabalística de Lilith o Lilatu, la primera esposa de Adán, a quién el Talmud describe como una mujer “encantadora”, “con pelo largo y ondulado”, “una hembra animal peluda de una forma ahora desconocida”. De esta unión antinatural descendieron los monos actuales. Éstos son verdaderamente “hombres mudos”... He aquí cómo la Ciencia Oculta explica la ausencia de todo eslabón entre el mono y el hombre, y muestra al primero desarrollándose del último.

4º RAZA-RAÍZLA ATLANTE

SITUACIÓN
ATLÁNTIDA, así llamamos al cuarto Continente. Sería la primera tierra histórica si se prestase más atención, de lo que se ha hecho hasta ahora a las tradiciones Antiguas. La famosa isla, llamada así por Platón, era sólo un fragmento de aquel gran Continente. A diferencia de las anteriores, existe una gran información relativa a la Cuarta Raza-Raíz o Atlántica, sobre la cual se conoce un libro, que es considerado como un texto clásico a este respecto, titulado “The Story of Atlantis and Lemuria”, de W. Scott-Elliott. Esta obra contiene también cuatro mapas que cubren todos sus períodos. A grandes rasgos podemos decir que ocupaban la cuenca Atlántica, desde unos 50º de Latitud N. hasta unos pocos grados al Sur del Ecuador. Durante su existencia tuvieron lugar cuatro grandes catástrofes y otras de menor importancia. En la Tercera Gran Catástrofe, la Atlántida se escindió en una Isla norteña llamada RUTA y otra sureña denominada DAITYA.
ESTRUCTURA
La apariencia de los primeros Atlantes era muy distinta de la actual. La estructura de los últimos Lemures, directos precursores de los Atlantes, era muy parecida a los primeros Atlantes. Sus ojos eran pequeños y parpadeantes; sus cabellos lacios y de sección circular; sus orejas se separaban mucho de la cabeza y nacían mucho más hacia atrás que en la actualidad. En conjunto su imagen queda reflejada con bastante aproximación en la iconografía Azteca y Maya. Todas estas condiciones fueron variando muy substancialmente, y al llegar a la 5ª subraza, la Semita, su apariencia externa era muy parecida a la de los Arios (nuestra actual raza). Afirmándose, por parte de algunos autores, que incluso ya en los últimos pertenecientes a la tercera subraza o Tolteca, se asemejaban al llamado “Hombre de Cromañón”, que constituyó uno de los ejemplos más perfectos del ser humano en su aspecto físico. Descendientes de los Toltecas fueron los primeros pobladores de Egipto, que luego se fusionaron con una rama Aria procedente de la India.
REPRODUCCIÓN
Como ya dijimos anteriormente, a partir de la separación de los sexos originado en la segunda mitad de la Tercera Raza-Raíz o Lemur, el método para la propagación de la especie es idéntica en la Raza Atlante a como la conocemos hoy en día, mediante la unión sexual de los dos polos: hombre y mujer.
Comentarios y Acontecimientos:
Una vez fue destruido completamente el Continente Lemúrico, por sucesivos cataclismos de origen fundamentalmente volcánico, surgió en su lugar un nuevo Continente el denominado “ATLÁNTIDA”. Como ya vimos en la Tercera Raza la intervención de los Espíritus Luciféricos precipitó una serie de acontecimientos, y cómo el hombre se vio prematuramente dotado de una Individualidad cuyo significado y verdadero valor ignoraba, y con la que no sabía cómo comportarse. Los sucesivos errores cometidos por falta de madurez y de criterios apropiados generaron una masa de Karma que forzó a posponer la entrada en vigor del nuevo impulso hasta la siguiente Época, la Aria, y aún en ella, el impulso CRÍSTICO, que debiera haber sido infundido durante la Época Atlante, no fue correctamente asimilado por una humanidad demasiado desviada por la influencia luciférica.

Los vehículos sutiles (cuerpos internos) de los Atlantes primitivos no eran concéntricos con el cuerpo físico, como en la actualidad. Su Tríada Espiritual, y su Alma, no se localizaban dentro del cuerpo; se hallaba parcialmente fuera, y por ello no se poseía un control tan estrecho como puede existir en el presente. La cabeza del Cuerpo Etérico se encontraba fuera del físico, situada bastante por encima. El punto negro que representa para el clarividente el asiento del Alma, entre las cejas, no coincidía con su contraparte etérica, de la misma forma sucede en los animales actuales. Como consecuencia de ese distanciamiento, su poder de percepción era mucho más preciso en los Planos internos que en el Físico, con su atmósfera neblinosa y pesada. Con el tiempo, la atmósfera fue aclarándose, al tiempo que esos puntos de conciencia se iban aproximando. El efecto era que el hombre perdía contacto con los Planos Internos y se centraban en el físico. En el último tercio de la Época Atlante, ambos puntos coincidieron, y se consiguió la perfecta conciencia del Plano Físico, pero a costa de la pérdida de la percepción de los Planos más sutiles. En los comienzos de su Época, el Atlante no percibió con claridad los contornos de las cosas, pero captaba su forma etérica y Astral, e identificaba sus atributos de manera inequívoca. Con la pérdida de la percepción interna, todas esas posibilidades desaparecieron, lo que lo dejó en un estado de cierta indefensión.
A continuación daremos los nombres junto con algunos sucesos de las Siete Subrazas de esta Cuarta Raza-Raíz: 1.Ramoahals. 2.Tlavatlis. 3.Toltecas. 4.Turanios. 5.Semitas (Originales). 6.Akkadiana. 7.Mongólica.
Al principio apenas poseían una memoria recién establecida, como fruto de los últimos pasos de la evolución mental de los Lemures, que ya les habían permitido sentir y expresar algunos sentimientos artísticos y Espirituales Elevados, que les condujeron, como vimos, a realizar gigantescas construcciones de tipo religioso (que nunca utilizaron como viviendas) como la famosa y grandiosa “SAMBALLAH” erigida por los Lemures, y a tallar laboriosamente la superficie de algunas montañas. Por la vinculación de estos primeros Atlantes con las fuerzas de la naturaleza, los sonidos emitidos por ellos, al igual que sucedían con los Lemures, actuaban sobre las cosas o seres designados. Era un lenguaje dotado de un Poder auténtico. Capaz de ejercer un efecto CURATIVO, estimular el crecimiento de las plantas o domar un animal salvaje. En las sucesivas Subrazas esta capacidad fue disminuyendo, hasta llegar a disiparse por completo. La utilización que los Rmoahales daban al lenguaje era muy cuidadosa, y provista de un sentido Religioso, ya que ellos apreciaban el Espíritu Divino LATENTE EN TODAS LAS FORMAS DE LA CREACIÓN.

Más adelante comenzaron a tomar conciencia de sí mismos como entidades AUTÓNOMAS y SEPARADAS. Con ello vino la autoestima y el germen del orgullo personal. Los que habían desarrollado de forma más perfecta la memoria, y eran capaces de recordar experiencias pasadas, valorándolas y estableciendo comparaciones con el presente, fueron muy estimados, ya que en aquel tiempo no actuaba la Mente Concreta Razonadora y elaborada de criterios, juicios, y solucionadora de problemas. Las dificultades habían de afrontarse en base a experiencias similares del pasado. De esta forma, las propias acciones de estos adelantados se fueron registrando en la memoria de sus coetáneos, estableciéndose un rudimentario “Culto a la tradición”. La memoria del grupo comenzó a establecer una conciencia de Unidad Grupal, que sería el precedente de la idea de PATRIA. En la tercera Subraza de los Atlantes. Crearon la MONARQUÍA hereditaria, y la primera forma de agrupación social, consistente en una forma de Estado Comunal. Los dirigentes más poderosos fueron sometidos al proceso de “INICIACIÓN” en el Sendero de ACELERACIÓN EVOLUTIVA, con objeto de dar a sus facultades un alcance más completo y servir así de pauta a sus congéneres. Con un desarrollo muy completo de la memoria, y con el establecimiento del culto a las personalidades relevantes, llegó un momento en el que aparecieron la ambición y el orgullo, basados en el poder personal y en las facultades que este pueblo poseía para operar sobre las fuerzas de la naturaleza.

La Cuarta Subraza de la Atlántida, fue la más degenerada. En ellos fructificaron las Primeras Semillas del MAL, ya apuntadas en las dos subrazas anteriores. Y así llegaron a entrar en contacto con las Entidades Representativas DEL MAL CÓSMICO, a los cuales brindaron su adoración los Sacerdotes de los Cultos NEGROS de la Atlántida, que fueron proliferando por todo el Continente como una gigantesca INFECCIÓN MORAL:


“El temor a la MUERTE es una de las grandes anormalidades o distorsiones de la VERDAD DIVINA; DE LAS CUALES SON RESPONSABLES LOS SEÑORES DEL MAL CÓSMICO INICIAL. Cuando las primitivas épocas Atlantes surgieron del lugar donde habían sido confinados, y obligaron a que la GRAN LOGIA BLANCA se retirara temporalmente a niveles subjetivos, su primer gran acto distorsionador fue imponer el temor en los seres humanos, comenzando con el temor a la muerte. Desde ese momento los hombres han puesto el énfasis sobre la muerte y no sobre la VIDA, y cada día han sido dominados por el temor. Uno de los actos iniciales de CRISTO y de la Jerarquía, cuando reaparezcan nuevamente, será erradicar este temor particular, y confirmar en las mentes de los Pueblos la idea de que encarnar y tomar forma no es más que un proceso natural del Espíritu Divino que es el HOMBRE”.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

similar:

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen las biznagas han sido un importante recurso vegetal desde tiempos prehispánicos

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas investigaciones han sido publicadas en las prestigiosas revistas “Nature” y “Nature Genetic”

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas actividades humanas y los estilos de vida son uno de los factores...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección : Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección: Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen: Una preocupación continua del feminismo ha sido estudiar...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconProtocolo de educación sexual "Todas las grandes realizaciones de...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos posibles efectos del maíz transgénico en las variedades tradicionales...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos músculos del abdomen han sido objeto de numerosos estudios con...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconDe cada 10 parejas, 8 han sido infieles




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com