Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido




descargar 1.35 Mb.
títuloLas Razas o evoluciones Humanas Han Sido
página5/31
fecha de publicación04.08.2016
tamaño1.35 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

4. CONTINENCIA
La INCONTINENCIA se considera como DISIPACIÓN de la vitalidad o virilidad de la naturaleza animal. El poder de crear en el plano físico y de perpetuar la especie, es la acción más elevada de que el hombre es capaz. La disipación de los poderes vitales y la incontinencia en la vida libertina, es el Gran PECADO contra el cuerpo físico. Indica que no se reconoce ni aprecia el acto procreador; acusa incapacidad de resistir los deseos y placeres inferiores y la pérdida del propio autocontrol. Los resultados hoy se manifiestan en la familia humana en la poca salud, en los hospitales colmados y en los hombres, mujeres y niños enfermizos, débiles y anémi­cos, que vemos por todas partes. Esto significa poca conservación de la energía, y las mismas palabras “disipación” y "hombres disipados" contienen la lección.

Esta virtud de la CONTINENCIA tiene que ver en gran medida con el control de la NATURALEZA ASTRAL DEL HOMBRE, es ausencia total de deseos, y rige la exterioriza­ción de las tendencias hacia lo que no es el YO, cuya expresión en el plano físi­co es la relación entre los sexos. Esta cualidad es muy difícil de practicar, ya que en parte indica NO ABUSAR DEL SEXO: Si comes una comida a destiempo, no la puedes digerir bien: así también, si tienes relaciones sexuales a destiempo, las consecuencias son desastrosas en los dos niveles, internos y externos. El proceso del SEXO es un proceso de INVOLUCIÓN y el proceso del OCULTISMO es un proceso de EVOLUCIÓN. Si queremos evolucionar desde lo denso a lo sutil no podemos meternos en un proceso que da como resultado la involución. Si queremos subir a una montaña, no podemos ir hacia abajo. El sexo a destiempo y abusar de él es una verdadera atrocidad para el que pretende avanzar en el Sendero de la Maestría. Lo primero que el Discípulo debe hacer es aprender la verdadera naturaleza de la creación y conser­var su energía. No se impone el celibato, ya que tampoco es deseable ni necesario, pero sí el autocontrol. El correcto em­pleo del principio del sexo, de acuerdo a la ley vigente en el país, caracteriza al verdadero aspirante.

Aparte de la consideración de este tema, en relación con la conservación de la energía, hay otro punto de vista, desde el cual el aspirante encara el problema, y es la TRANSMUTACIÓN del principio vital (tal como se manifiesta a través del organis­mo físico) en su expresión dinámica, cuando lo hace por medio del órgano del SONI­DO o de creación, es decir, mediante la palabra, o sea, el trabajo del verdadero MAGO. Existe, como bien saben todos los estudiantes esotéricos, una íntima relación entre los órganos de la procreación y el tercer centro mayor, el LARÍNGEO: Esto se manifiesta fisiológicamente en el cambio producido en la voz, en el período de la adolescencia. Mediante la verdadera conservación de la energía y la continencia, el yogui se convierte en un creador, en el plano mental, mediante la palabra y el sonido; así la energía que pudo ser disipada en la actividad del centro inferior (sexual) se concentra y transmuta en el Gran Trabajo Creador del Mago. Esto se lleva a cabo por la CONTINENCIA, el VIVIR PURO y el PENSAR LIMPIO, en vez de las perversiones de la verdad esotérica, como la magia sexual y las monstruosas perver­siones sexuales practicadas por ciertas escuelas seudo ocultistas. Estas últimas están en el Sendero Oscuro, no entienden el proceso espiritual y no le conducen al Portal De La Iniciación.
Cuando Se Practica La Continencia, Se Adquiere Energía.
Es conveniente que el aspirante en el Sendero recuerde constantemente que: "No Existe Circunstancia Alguna, Donde El Alma No Pueda Triunfar". Cuando uno verdaderamente se propone vivir una vida espiritual, cualquier actividad humana, como podría ser las relaciones sexuales, puede realizarse PLENA y AMOROSAMENTE en todos los niveles y en todos los planos, intentando que haya siempre primeramente una UNIÓN y FUSIÓN de Almas, dando por último término de esta unión, la sexualidad física. Primero se unen las Almas y después los cuerpos. Esto sería como un YOGA SEXUAL EQUILIBRADO, sin deseo animal, donde tampoco haría falta la disipación de la energía mediante el orgasmo consumado. El tema es verdaderamente muy complicado y se pueden cometer muchas malas interpretaciones. La solución a este problema tan sutil vendrá como resultado natural al acercarnos a la Luz del Alma, dirección constante del aspirante en el Sendero.
5. NO SER AVARO
No ser avaro concierne al pecado de la AVARICIA, que textualmente significa no hurtar en el plano de la MENTE y éste es muy poderoso ya que no sólo tiene su origen en el Cuerpo Emocional o Kámico (deseo), sino también en el Cuerpo Mental. Este mandamiento está comprendido en lo que San Pablo dice: "He aprendido a estar contento en cualquier estado en que me encuentre". Se debe alcanzar ese estado para poder aquietar la mente, de tal manera que puedan entrar las cosas del alma.

Debemos ser capaces de ver y disfrutar de todo lo que es hermoso sin tener EL INS­TINTO DE POSEERLO. Si hay una rosa hermosa en un jardín, no nos contentamos con mirarla, la queremos arrancar y ponerla en un florero; esto es instinto posesivo. Porque, ¿qué derecho tenemos nosotros para arrancar las cosas de la Naturaleza?. A no ser que sea por hambre o un buen fin. Solemos acumular tantas cosas materiales... Por ejemplo, si vamos a una casa vemos una infinidad de cosas dentro de ella, tantas fotos, vasos, tantos espejos, cantidad de muebles... Acumulamos tantísimas cosas que no utilizamos y lo único que hacen es rellenar espacios, como si hubiera una ley que dijera que los espacios hay que rellenarlos, o fuera malo tener espacios vacíos. CUANTAS MÁS COSAS POSEEMOS, MAS SOMOS POSEÍDOS POR ELLAS. ¿Sabéis cual es la me­jor manera para hacer a una persona insegura e inestable?. Dándole un billón de euros, y a partir de ese momento estará alterado y preocupado por acumular y comprar cosas para toda su vida. Sin necesidad se alteraría por la llegada de tanta ener­gía de golpe, porque es muy difícil controlarla, y cuanto más poseemos, más alte­rados estamos. Por eso los MAESTROS dicen: "DAD, porque dando os quedáis libres; recibiendo estáis condicionados". Por eso nos sugieren que demos; no porque dando nos volvemos grandes, sino porque dando nos quedamos LIBERADOS. Para eso debemos llevar a cabo las VIRTUDES.
Cuando La Abstención De La Avaricia Es Perfecta, Se Llega A La Comprensión De La Ley De Renacimiento, Y No Necesita Volver A Renacer.
Este aforismo imparte en forma inequívoca la gran enseñanza de que el espíritu en­carna por el DESEO DE ADOPTAR DETERMINADA FORMA. Cuando no existe deseo, los tres mundos no pueden retener al YOGUI. El deseo, los diversos anhelos por las cosas, LAS EXPERIENCIAS o las ansias de vivir en la forma, constituyen la fragua donde forjamos nuestras cadenas.
En el Bhagavad Gita, Krishna nos da una INSTRUCCIÓN más a la que llama SRADDHA en sánscrito, pero que vamos a explicar:
ES EL PROCESO DE VIVIR EN EL PRESENTE, EN EL AQUÍ Y AHORA”. Es lo que Krishna practicó y enseñó. Esto es lo que hace la experiencia completa. Si estamos sentados aquí y empezamos a pensar en el pasado, de que el sábado pasa­do estábamos en Venecia y que viajábamos en góndola, pensando así, o pensando que la semana que viene estaremos en Munich..., si nos proyectamos en el futuro o en el pasado, no viviremos en el presente aquí y ahora estemos donde estemos y aprovechando este momento para REALIZARNOS y SERVIR. Pero por razones un poco "misteriosas", el ser humano siempre vive en el pasado o en el futuro, y es un gran exper­to para no experimentar el presente. Hay árboles hermosos fuera en el jardín, y algunos de ellos tienen incluso 600 años. Nos sentamos a su sombra, y por lo general, no nos damos ni cuenta de su presencia, porque estando sentados a su lado pensamos en las cosas que tenemos que hacer cuando volvamos a casa, o pensamos en algo que sucedió ayer o anteayer y estamos ocupados en nuestra conversación, entonces todo se vuelve un bla, bla, bla..., que no para, y nos perdemos la EXPERIENCIA de ese maestro antiguo que lleva ya viviendo 600 años. ¡Es tan común en nosotros que nos perdamos el TESORO que está a nuestro lado!... De hecho, JESÚS dijo: "Pasas cada día al lado del tesoro y, sin embargo, no lo ves". Hay una mina de oro justo en nuestro alrededor y no nos damos cuenta. Los tesoros están siempre presentes en el MO­MENTO y pueden ser experimentados si aprendemos a VIVIR AQUÍ. Cuando estamos bajo la sombra de esa encina, deberíamos sentir su presencia y poco a poco entrar en comunicación con ella, y disfrutar de esa comunión con ella, que es un gran ser. ¿Sa­béis? Esa encina recibe el sol ardiente y nos da la brisa fresca, le tiramos una piedra y nos da un fruto. ¿Puede haber un Maestro mejor que un árbol?... ¿Se nos escapa el árbol cuando estamos a su lado?. Lo mismo nos pasa cuando oímos música. Pensando que es una de las mejores músicas que conocemos, encendemos la televisión o la radio y según empieza a sonar, empezamos a hablar: "que bueno el músico que ha compuesto esta música", pero no le doy la oportunidad de que la escuche y si hablo todo el tiempo de la música, la música se me escapa. Los instrumentos producen música, pero no la escuchamos. De la misma manera todas las cosas que hacemos en la vida, las hacemos con bastante sequedad, porque no disfrutamos de estar allí. Supongamos que queremos ducharnos por la mañana y después sentimos la necesidad de salir urgentemente de la ducha..., así no podemos disfru­tar de ella. Vamos luego a la mesa del desayuno y tenemos una prisa tremenda por acabar, o empezamos a hablar y hablar y no nos damos cuenta de lo que estamos comiendo. Somos especialistas en estar en otro lugar que no sea el presente; esa es la inversión de la que padecemos. Por eso Krishna dice: "Vive Aquí Y Ahora Y La Expe­riencia Será Completa".

Hay una gran diferencia, sino total, entre hacer las cosas mecánicamente o hacer­las CONSCIENTEMENTE con PLENA EXPECTACIÓN y a la vez con una actitud SERENA. Sólo la experiencia nos da la respuesta, y ésta merece la pena realizarla. En esa acti­tud viven los Maestros, y en esa actitud debemos vivir nosotros también si queremos alcanzar la MAESTRÍA. Esa es la CLAVE:
Vivir En El Presente Aquí Y Ahora, Plena, Expectante Y Serenamente. Esta Es La Premisa Esencial De "Atención" Del Agni Yoga.
ASPECTOS PRÁCTICOS DEL TRABAJO PSICOLÓGICO:
La Psicología Revolucionaria - personalidad e individualidad - y la doctrina de los "yoes" son aspectos fundamentales que hemos de estudiar y comprender. A medida que avanzamos en nuestros estudios, urge cada vez con más intensidad si cabe, la necesidad y el compromiso sincero de mejorar, profundizar y sentar las adecuadas y necesarias bases para un ESENCIAL AUTO-CONOCIMIENTO íntegro del hombre.

Ciertamente, un hombre puede tener siete carreras universitarias, puede saberse de memoria el Quijote, puede haber viajado en una nave espacial a la Luna, o puede ser presidente o Monarca de algún Reino. Pero en verdad, si no se conoce a sí mismo, si no conoce una amplia parte de su verdadero Ser, seguro que no será más que un pobre leño flotando en el mar, a la deriva imprevisible de las olas, ya que cualquier estado psicológico nacido de su interior lo podrá vencer. Podrá ser el hombre más fuerte de la tierra y vencer en mil batallas, pero seguirá siendo tan sólo un pobre hombre porque no podrá vencer cualquiera de sus arrebatos de IRA, de GULA, de LUJURIA, de ENVIDIA o cualquier otro aspecto psicológico que en un momento dado puede surgir de su interior. Y es por ello que la verdadera fortaleza de un hombre se ha de medir si­empre por lo que es en su INTERIOR y no por lo que aparentemente es. Dicen los Grandes Sabios, que la grandeza y fortaleza de un hombre viene dada por la capacidad que tenga de Gobernarse a sí mismo, y no por las fuerzas de sus puños. Ahora bien, ese gobierno de sí mismo nace necesariamente de dos fuentes: La primera, de conocer bien su propia naturaleza, tanto humana como divina. Y la segunda, nacería, del propósito firme y sincero de trabajar sobre sí mismo para alcanzar el verdadero objetivo de su Ser. Estos dos requisitos son los que utilizan los Iniciados para evolucionar de una forma consciente y rápi­da, y es también su poder para servir y ayudar a sus hermanos.

Cada ser humano durante la trayectoria de su vida comete muchos errores, y es normal que los cometa debido a su condición imperfecta o humana. Cada error o imprudencia realizada, tiene normalmente como respuesta el sufrimiento o el dolor. Hay hombres que durante toda su vida cometen los mismos e idénticos errores, y no cambian, aunque siempre sufran por ello idénticamente. ¿Cuál es la CAUSA del verdadero sufrimiento del hombre? ¿cuál es su gran problema?. El gran problema es que no conoce cuáles son las causas que producen sus errores, no sabe que hay fuerzas subjetivas que actúan dentro de él, no conoce la raíz de sus defectos, y en consecuencia no puede ni sabe como resolver victoriosamente su agonía. Es imprescindible que empecemos a ser conscientes de que dentro de nosotros existen instintos, fuerzas, entidades, falsos yoes, etc... que intentan desde las profundidades más subconscientes del hombre, apoderarse de nuestra vitalidad, de nuestra divinidad. Actuando en innumerables ocasiones a través de nuestros pensamientos, emociones y actos, es decir a través de la personalidad.

Existen dentro del hombre dos aspectos o Naturalezas bien diferentes entre sí. Estas dos naturalezas siguen sus propias líneas de evolución, no teniendo nada que ver una con la otra. La primera está programada para autoexpresarse dentro de su plan de INVOLUCIÓN hacia la materia, y la segunda trata precisamente de lo contrario, es decir, de SUBLIMAR la materia materializando el ESPÍRITU, transmutando así el "Plomo de la Personalidad en Oro del Espíritu", ésta es la verdadera ALQUIMIA. Y he aquí preci­samente el arduo trabajo que nos espera. La naturaleza animal que existe en el hombre sigue un camino descendente, involutivo; y la otra ascendente, evolucionando hacia la fuente de donde emano, hacia Dios mismo que es su profundo Ser. Y en medio de estas dos fuerzas, en el centro de los pares de opuestos se encuentra para bien, aunque a veces parezca que para mal, el ser humano. Dentro de estas dos fuerzas, tiene que vivir el ser humano y allí se encu­entra realmente la CAUSA de todas sus CRISIS, tensiones, conflictos... etc.

Por desgracia vivimos en un mundo MECÁNICO que nos absorbe y obliga a que reaccio­nemos como autómatas, respondiendo ante cualquier hecho de una manera programada y preestablecida. Esta respuesta mecánica, al no estar siempre de acuerdo con nuestra íntima forma de pensar, nos produce conflicto. Y lo desagradable es que con el correr del tiempo embotellamos nuestra conciencia, y habiendo establecido determinados pa­trones de conducta "social", respondemos hipnóticamente ante cualquier circunstan­cia anulando por completo el llamado "libre albedrío". Para salir de este laberinto en que nos encontramos y que incesantemente nos crea desarmonía con las Leyes Naturales -lo que se traduce como desarreglos funcionales o enfermedades físicas y psíquicas-, es que lo primero que debemos comprender y aceptar sin tardanza, es que la totalidad de los seres humanos que pueblan el planeta, se encuentran sumidos, en mayor o menor grado, en un trance hipnótico. Esta realidad nos mueve, a todo sincero discípulo, hacia un cambio total, a un DESPERTAR que nos permita actuar como verdaderos INDIVIDUOS.

Como norma fundamental, el ser humano suele consolarse pensando que todo lo que ocurre, en la mayoría de los casos nada tiene que ver con él, y que por lo general los culpables son los demás, inhibiéndose él mismo como CAUSA generadora de cual­quier conflicto. Tenemos pues una gran habilidad para olvidar que la sociedad está compuesta por la suma de individuos y que por lo tanto parte de la culpa es nuestra. Ya que somos parte integrantes de esa sociedad que criticamos.
“Sería Pues Conveniente Que Comprendiéramos Que Si Queremos Cambiar Lo Que En El Mundo Vemos De Desagradable, Debemos Empezar Por Cambiarnos A Nosotros Mismos, Y Dejar De Criticar Vorazmente”.
Este ser humano que tan brillantemente se comporta en una fiesta social, pierde toda su compostura o barniz de civilizado, tan costosamente adquirido, al unirse a la masa de gente en una manifestación o simplemente al hablar de su equipo favorito. Vivimos terriblemente engañados con nosotros mismos. La mayoría de nosotros pensamos que nos conocemos y que no hay nada dentro de nuestra psiquis o personalidad que desconozcamos.

Preguntémosle a cualquier persona, aún por muy ilustre que parezca ser, dónde se encuentra el generador de sus emociones, si conoce el lugar donde se localizan sus instintos más primitivos, que si es capaz de trans­formar serenamente un impulso de celos o de ira sin ningún problema antes de que éstos se apoderen de sus pensamientos y emociones. Preguntémosle también, donde exactamente está ubicada su conciencia, o simplemente en que parte de su cuerpo se encuentra su "YO". Si pensamos que nos conocemos a nosotros mismos, por qué no sabemos donde vamos o estamos cuando dormimos, es que acaso morimos como individuos, perdiendo el concepto del "yo", o es que tampoco sabemos nada de nuestro Ser y su manifestación. Preguntemos a cualquier persona sencilla o ilustre, si no ha sentido alguna vez o la ex­periencia interna de impulsos escondidos, como por ejemplo: un impulso sexual incontrolado, o de violencia asesina, o de malicia repentina, de ira, o de envidia, de critica malvada, o de abuso inmundo, etc., etc... claro que sí lo habrá experi­mentado. Aunque sea una persona magnífica o espiritual, dentro, en su interior más escondido, se encuentra la simiente de todos los demonios, de todos los defectos, y el reconocerlo es el primer paso hacia el cambio. No es que esos impulsos perver­sos seamos nosotros verdaderamente, por supuesto que no, pero sí es verdad, y hay que reconocer, que están ahí y nos controlan en muchas ocasiones. Produciéndonos, tarde o temprano sufrimientos y dolor.

Cuantos de nosotros no ha sentido alguna vez, el arrepentimiento de hechos que no nos explicamos como hemos podido realizar. La mayoría de las personas hacen cosas en cualquier momento dado de su vida, que no son capaces de comprender por qué lo han hecho; un arrebato, una fuerza extraña, un impulso incontrolado tal vez, la cuestión es que fuimos arrastrados, empujados subjetivamente, perdiendo la total o parcial esencia de nuestro CENTRO como individuos y seres responsables, maduros e inteligentes. Está claro, pues, que esa momentánea ausencia de nuestra cordura fue debido a otra fuerza desplazadora, o mejor dicho, a "Yoes" múltiples que habitan en nuestro interior psíquico.
El ser humano no sólo no se conoce, sino que además, y esto es lo verdaderamente grave, ignora que no se conoce ”.
En ocasiones, amargados y cansados de sufrir, sentimos deseo de cambiar el sentido de nuestra vida, ¿ pero, cómo hacerlo ?. Si no se conoce el procedimiento, se está metido en un callejón sin salida... Ayer, hoy y mañana. Siempre sucede lo mismo, se repiten los mismos errores y no logramos aprender las lecciones. Todo se repite en la vida, decimos, hacemos y lamenta­mos siempre lo mismo. Es una eterna y lamentable monotonía. ¿ Hasta cuándo esta aburrida repetición de dramas, comedias y tragedias ?. Todo continuará, irremediablemente, mientras carguemos en nuestro interior los Elementos Indeseables de la IRA, CODICIA, LUJURIA, ENVIDIA, PEREZA, GULA, ODIO etc.,
Recapacitemos por un momento. Inspeccionemos y examinemos cuál es nuestro nivel moral, o mejor dicho, veamos ¿cu­ál es nuestro NIVEL de SER?. Mientras ese Nivel de Ser, que normalmente no suele ser mayor del 3%, no cambie radicalmente, abriéndose paso entre la mecanicidad de la vida, continuará la repetición de todas las mismas desdichas, desgracias e infortunios que nos acechan. Debemos tener muy presente que, todas, absolutamente TODAS las circunstancias que se suceden FUERA de nosotros, en el escenario de este mundo, son REFLEJO de lo que INTERIORMENTE llevamos.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

similar:

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen las biznagas han sido un importante recurso vegetal desde tiempos prehispánicos

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas investigaciones han sido publicadas en las prestigiosas revistas “Nature” y “Nature Genetic”

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas actividades humanas y los estilos de vida son uno de los factores...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección : Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección: Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen: Una preocupación continua del feminismo ha sido estudiar...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconProtocolo de educación sexual "Todas las grandes realizaciones de...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos posibles efectos del maíz transgénico en las variedades tradicionales...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos músculos del abdomen han sido objeto de numerosos estudios con...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconDe cada 10 parejas, 8 han sido infieles




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com