Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido




descargar 1.35 Mb.
títuloLas Razas o evoluciones Humanas Han Sido
página6/31
fecha de publicación04.08.2016
tamaño1.35 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

"Lo Exterior Es El Reflejo De Lo Interior", y Todo Se Sucede En Ese Orden, De Dentro Hacia Fuera.

Cuando uno cambia interiormente y este cambio es verdaderamente profundo, lo exterior, las circunstancias de la vida, también cambian, esto es lo que se llama Ley de AFINIDAD Universal. Por lo tanto, si queremos efectuar un cambio radical, lo primero que debemos indagar es el NIVEL DE SER en que nos en­contramos. No será posible pasar a otro nivel superior si no nos acostumbramos a sentir a nues­tro Ser, cuya voz o CONCIENCIA acostumbramos a ahogar en nuestro interior en aras del proceder mecánico y vulgar de la vida cotidiana. La AUTO-OBSERVACIÓN diaria es la clave, que deberá ejercitarse hasta convertirse en una costumbre consciente. De tal manera nos permitirá saber con precisión en qué Nivel de Ser nos encontramos, a la vez que nos permitirá abrir la puerta del Camino Vertical, por el que ascenderemos a superiores niveles de Conciencia o de Ser.

Lo primero que debemos tener claro y comprender sin, es que nos en­contramos en un nivel de Ser determinado. Existen muchos niveles de SER... Cada uno es diferente a los demás. Podemos imaginarnos situados sobre un peldaño de una larga escalera. Escalones abajo habrá gentes peores que nosotros, más brutos, más mecánicos; escalones arriba se encontrarán personas mejores, más espirituales que nosotros... En esta es­calera vemos claramente que aunque todos los hombres en el fondo tenemos la misma Divinidad, cada cual la manifiesta en el respectivo grado que la tiene desarrollada, de una forma particular, diferente a los demás.
"Un Nivel De Ser Superior Está Inmediatamente Por Encima De Nosotros De Instante En Instante. No Está En Ningún Futuro Horizontal, Sino Aquí Y Ahora, Dentro De Nosotros Mismos, En El Camino Vertical".
La personalidad se desarrolla y desenvuelve en la Línea Horizontal de la vida. Nace y muere dentro del tiempo lineal. No es el Ser, evidentemente. Los niveles del Ser, el SER mismo, no es del tiempo. No tiene nada que ver con la Línea Horizontal de la vida, se encuentra dentro de nosotros mismos. Sería absurdo buscar nuestro propio Ser fuera de sí mismo. Queda pues bien claro que: Títulos, grados, ascensos, etc,... en el mundo físico exterior, en modo alguno revelan al SER ni le dan paso a un escalón superior en los niveles del Ser. El ser humano se encuentra de instante en instante, no importa la acción que realice, ante dos alternativas: una HORIZONTAL-MECÁNICA y la otra VERTICAL-CONSCIENTE.

Es posible transformar las reacciones mecánicas mediante la confrontación lógica de una mente serena, y unas emociones sosegadas por el sentido común. Lo normal para las gentes consiste en reaccionar mecánicamente ante las diversas circunstancias de la vida. Estas pobres gentes aunque no lo sepan, y siempre lo nieguen, son siempre pobres víctimas de las circunstancias. Cuando alguien las adula, sonríen. Cuando las humillan, sufren espantosamente. Insultan si les insultan, hieren si les hieren. Nunca son libres. Sus semejantes tienen poder para llevarlos de la alegría a la tristeza, de la esperanza a la desesperación, y así siempre que quieran... de un estado a otro, co­mo marionetas movidas por cualquiera. Indudablemente, aunque muchos lo nieguen, por desgracia es así. Sólo necesitamos observarnos internamente para constatarlo. Las personas que van por el Camino Horizontal, se parecen a los instrumentos musicales, donde cada uno de sus semejantes toca lo que les viene en gana, siendo ellos también víctimas fáciles de otros, y así sucesivamente. Ahora bien, quién aprende a transformar las reacciones mecánicas, de hecho se introduce en el Camino Vertical difícil y angosto del que nos hablaba el Maestro Jesús.

Lo que hace bello y adorable a todo niño recién nacido es su ESENCIA; ésta constituye es sí misma su verdadera realidad. El normal crecimiento de la ESENCIA en to­da criatura, ciertamente es muy residual, incipiente. El cuerpo humano crece y se desarrolla de acuerdo con las leyes biológicas de la especie, sin embargo tales po­sibilidades resultan por sí mismas muy limitadas para la ESENCIA. Incuestionablemente, la ESENCIA sólo puede crecer por sí misma sin ayuda, en pequeñísimo grado. Necesita un despliegue consiente, un trabajo transformador y transmutador, que no tiene nada que ver con el tiempo, sino con la actitud interna hacia los diferentes acontecimientos de cada instante. El crecimiento de la Esencia es una tarea espiritual. El niño aprende más con el ejemplo que con el precepto. La forma equivocada de vivir de los padres o tutores, el ejemplo absurdo, y las actitudes degeneradas de los mayores dan a la PER­SONALIDAD del niño ese tinte peculiar escéptico y a veces perverso de la época en que vivimos. Es difícil saber educar a un niño, ya que la mayoría de los padres tampoco han sido educados adecuadamente. Y de esta manera se crea un círculo vicioso, donde incuestionablemente es el mismo padre el que debe ser educado, si quiere rom­per ese círculo mecánico. El conocimiento esotérico, enseña Una Nueva Educación.
La Doctrina De Los “Yoes
Existe una observación importante y es aquella división del ser humano que llamamos el "YO MISMO", el "SÍ MISMO”, es decir, a los AGREGADOS PSICOLÓGICOS, que son en definitiva, nuestros falsos YOES. Estos YOES, que son legión, son aquellos elementos inhumanos que cargamos lamentablemente en nuestro interior. Son la viva personificación de todos nuestros DEFECTOS. Y desgraciadamente la ESENCIA se encuentra embotellada, enfrascada dentro de esos elementos. Estos ELEMENTOS NEGATIVOS son vidas menores que el hombre ha ido largamente culti­vando, y que, sin saberlo, han ido, simbólicamente hablando, "acaparando todo su REINO". La creencia tan frecuentemente popular, que supone que dentro de nuestra psiquis hay únicamente un YO que actúa, es totalmente errónea. Nuestro verdadero YO o ESENCIA, permanece ahogado y silenciado por multitud de pe­queños YOES negativos o agregados psicológicos, que deciden por nosotros. Es por ello que frecuentemente actuamos en forma descontrolada, equivocada. Hay veces que tras una actuación desafortunada sentimos arrepentimiento. Esto ocurre cuando nues­tro 3% de verdadero YO liberado vuelve a tomar el mando de nuestra personalidad. Si nos observamos detenidamente veremos cómo somos capaces de pasar de una escena de odio a otra de amor, y después a una de lujuria, para actuar seguidamente con ira, pereza, etc., y todo este vaivén de locura psicológica no ayuda en absoluto a la realización de nuestro Ser. Si nos observamos detenidamente y sin apegos, podremos darnos cuenta que los estados por los que pa­samos al cabo del día son sumamente variados. Es pues ciertamente lamentable que la ESENCIA se encuentre ahogada dentro de tanto agregado negativo.

A medida que todas estos “diablillos” se van reduciendo, la esencia además de manifestarse, crecerá y se desarrollará armónicamente, confiriéndonos íntima belleza de la que emanará felicidad perfecta y verdadero amor. Cuando morimos en sí mismos, cuando disolvemos el "yoes psicológicos", gozamos de los preciosos senti­dos y poderes del Alma. Con el fin de lograr la deseada evolución hemos de comprender plenamente, sin asomo de duda, que nuestro cuerpo humano es tan sólo un receptáculo de la esencia que vino de las ESTRELLAS, y que fue creado por la Divinidad. Igualmente debemos estar convencidos de que solamente trabajando sobre nosotros mismos y sacrificándonos por nuestros semejantes podremos regresar victoriosos al lugar de donde verdaderamente procedemos. Todos debemos esforzarnos por conocer los motivos que nos mantienen prisioneros dentro de nosotros mismos, y de nuestra equivocada forma de manifestarnos. Todos tenemos algo que nos amarga la vida y contra lo que debemos luchar. No es imprescindible continuar siendo desgra­ciados, por ello debemos luchar contra el "MOTIVO" que nos amarga la existencia, y este motivo nunca es externo, sino profundamente interno, encontrándose en la raíz de nuestro tronco psicológico. Los títulos, los honores y el dinero no nos dan la felicidad perfecta. Aquella que siempre perdura. Las tontas vanidades de la falsa personalidad nos vuelven torpes e incapaces para aceptar lo nuevo. Las personas embotelladas entre sus DOGMAS y creencias son gentes petrificadas por el recuerdo del ayer, están llenos de "tontos prejuicios" y son esclavos del "qué dirán". Si estas gentes comprendieran el estado en que se encuentran interiormente, temblarían de horror, pero ellas piensan de sí lo mejor, se creen virtuosas, nobles, caritativas, y a través del tiempo van sumergiéndose en una cié­naga de difícil salida. La vida práctica como escuela es formidable, pero tomarla como un fin en sí misma es absurdo. Quienes toman la vida como hoy se vive diariamente, viviéndola de una for­ma mecánica, no lograrán nunca ningún avance espiritual. Cambiar es necesario, pero las gentes no saben cómo cambiar; sufren mucho, pero ni siquiera saben por qué sufren. Cuando pasamos revista a toda o a cualquier parte de nuestra vida, sólo nos fijamos en la parte EXTERNA de la misma, y esto es algo que para nada sirve en nuestro tra­bajo espiritual. Cualquier evento, nombre o fecha es tan sólo el aspecto EXTERNO de la pelícu­la de la vida, pero falta el aspecto INTERNO. Necesitamos conocer el ESTADO DE CONSCIENCIA O ESTADO ANÍMICO QUE CORRESPONDE A CADA EVENTO. Entendamos por estado interior a las buenas o malas disposiciones, las preocupaciones, la depresión, la superstición, el temor, la misericordia, la auto-consideración, la sobreestimación de sí mismo, estados de felicidad, estados de gozo, etc. Los estados interiores pueden o no corresponder exactamente con los acontecimien­tos exteriores o ser originados por estos. ESTADOS y EVENTOS son diferentes y no siempre se corresponden con sus estados afines. El estado interior de un evento agradable podría o no corresponderse con el mismo, y lo mismo ocurre con un even­to desagradable. Un ejemplo: “Puede que alguien aguarde con ansiedad la fiesta de bodas. Es un acontecimiento importante. Más podría suceder que se estuviese tan preocupado en el momento preciso de este evento que realmente no se encontrase en él ningún deleite, y que todo ello retornase árido y frío como un protocolo”. Debemos esforzarnos por saber donde estamos situados en un momento dado. Tanto en relación con el estado anímico o estado íntimo de la consciencia, como en la naturaleza específica del acontecimiento exterior que nos está sucediendo. Esto es un trabajo profundamente psicológico y revelador.
“Combinar Estados Interiores Con Acontecimientos Exteriores En Forma Correcta Es Saber Vivir Inteligentemente. Cualquier Acontecimiento Inteligentemente Vivenciado Exige Su Correspondiente Estado Interior Específico”.
Si trabajamos seriamente sobre esos estados equivocados, comprobaremos como los sucesos desagradables de la vida ya no nos hieren tan fácilmente. Existen buenos y malos acontecimientos. Modificar eventos es posible; alterar resultados, modificar situaciones, está dentro del número de posibilidades. Sin em­bargo, existen situaciones que de verdad no pueden ser alteradas. Éstas deben acep­tarse aunque sean dolorosas... Pero El Dolor Interior Desaparece Cuando No Nos Iden­tificamos Con El Problema Que Se Ha Presentado. El NO IDENTIFICARSE es esencial. El NO IDENTIFICARSE, no quiere decir que debamos ignorar el problema, o abandonarlo dejándolo a un lado, no. Si fuera esto no evolucionaríamos en ningún sentido. Sino lo que se quiere significar, es que interiormente no nos altere, no nos embote la mente y actuemos a la desesperada, que el problema no nos origine alteraciones emo­cionales depresivas o cualquier otro desequilibrio de tipo psíquico (emoción-mente). Ser dueños de nuestro propio interior, de nuestras propias emociones, de nuestros propios pensamientos, es lo que sucede cuando no nos identificamos. Observamos serenamente la situación, el incidente, el problema, y actuamos desde ese estado de una forma ENÉRGICA, INTELIGENTE , EFICAZ o de la manera que veamos oportuno. Pero siempre, desde nuestro CENTRO, desde nuestro "YO" Real, el Alma. Como vemos, la vida es una serie sucesiva de estados interiores. Una historia auténtica de nuestra vida estará formada por todos esos estados. Si revisamos nuestra propia existencia nos daremos cuenta que nuestras situaciones desagradables fueron provocadas en su mayor parte por esos estados. Llegamos pues a la conclusión de que la mejor arma que podemos usar en nuestra vida diaria es un Estado Psicológico Correcto.
¿Somos capaces de permanecer serenos ante quien nos está insultando?. ¿Somos capaces de permanecer serenos, sin gula, ante nuestro pastel favorito?. ¿Somos capaces de permanecer serenos ante una escena violenta?. ¿Somos capaces de permanecer serenos ante una mujer u hombre desnudo y muy atractivo?. ¿Somos capaces de permanecer serenos ante una derrota o victoria de nuestro equipo favorito?. ¿Acaso simplemente somos capaces de permanecer serenos, cuando creemos tener la ra­zón y alguien nos asegura que estamos equivocados?. ¿Qué desordenes interiores tendríamos y cómo reaccionaríamos ante la infidelidad del ser amado?. ¿De verdad pensamos que tenemos algún control sobre estos aspectos de la vida, de verdad somos libres, o como estamos viendo, vivimos condicionados por nuestros diferentes y erróneos aspectos psicológicos?, ¡Reflexionemos seriamente sobre esto!. No olvidemos nunca que los cementerios, así como las cárceles están llenos de "sinceros equivocados", individuos aparentemente normales que en un determinado momento reaccionaron de una forma equivocada y absurda, aun en muchos casos incomprensible hasta para ellos mismos, y después pagaron, penosamente, sus acciones erróneas. NO nos IDENTIFIQUEMOS pues con ningún acontecimiento, recordemos que TODO ES PASAJE­RO, todo pasa. Aprendamos a ver la vida como una película ajena a nosotros y recibiremos los beneficios de la VERDADERA ESENCIA DE LAS COSAS. “Sólo aquel que está fuera, puede permanecer adentro y sereno”, nuestra alma es la que está fuera, y cuando nos identificamos con ella y no con las circunstancias exteriores, es cuan verdaderamente comprendemos el significado de la Plenitud Espiritual, y también es cuando podremos actuar contundentemente sobre las circunstancias modificándolas hacia los intereses del Ser.

Los Yoes son Diablillos muy reales, y tienen su vida, podríamos decir, propia. No creamos que son aspectos abstractos o metafóricos de nuestra personalidad, sino que configuran una verdadera sociedad de formas mentales revoloteando continuamente en nuestro alrede­dor interno. Son inquilinos muy CONCRETOS y ACTIVOS. Alguno de estos "yoes" mas corrientes podrían ser por ejemplo: El yo de la gula, el de la envidia, el yo de la avaricia, el de la codicia, el yo lujurioso, el orgullo­so, el vanidoso, el yo iracundo, el xenófobo, el de la tristeza, el malvado yo del odio, el masoquista, el perezoso, el melancólico, el yo suicida, el gran yo del egoísmo, el del rencor, el vengativo, el mentiroso, el yo traidor, el celoso, el pose­sivo, el yo criticón, el infiel, el impaciente, el yo fatalista, el soberbio, el caprichoso, los yoes que forman los complejos en todas sus variantes, el yo indife­rente, el conformista, el poderoso yo del miedo y del temor, etc. Aunque hay una gran variedad de yoes, existen los que de alguna forma son los cabecillas o simientes, a éstos se les denomina los cabezas de legión o Generales. Un calculo aproximado del número de sus “soldados”, en una persona normal, vendrían a ser millares. Los Siete Principales son: El Yo de la "LUJURIA, El Yo de la "IRA", El Yo del "ORGULLO", El Yo de la "PEREZA", El Yo de la "CODICIA", El Yo de la "GULA", El Yo de la "ENVIDIA".

A pesar del conocimiento esotérico que nos enseña la multitud de rostros que mues­tra nuestra psiquis y, donde la Doctrina de los Yoes toma cierta relevancia. No por ello debemos caer en el error simplista de justificar nuestras malas acciones y pensar que son los "yoes" y no nosotros los que tienen la verdadera "culpa". No, no, esto no es así. Sino que debemos madurar y reconocer todos nuestros fallos, clara y contundentemente, mostrando nuestra verdadera RESPONSABILIDAD. Ya que aunque los yoes no son aspectos de nuestro verdadero SER, si son creaciones o hijos de nuestra propia conducta. Luego somos los auténticos responsables de su existencia.

Donde existe LUZ puede sobrevenir la sombra. La luz es activa, vital, real como el Espíritu. En cuanto a la SOMBRA, es ausencia de luz, pasiva, muerta, irreal en sí misma. Dentro del hombre, en el interior de nuestro ser, existe una Gran Luz Divi­na que sustenta nuestra verdadera identidad, nuestro verdadero "YO". Pero la bata­lla entre la luz y las tinieblas ocultan esa hermosa REALIDAD. Los yoes, son como pequeñas sombras, creadas por algún obstáculo que impide que la luz llegue a ese lugar. Tampoco debemos olvidar, y esto es esencial, que los defectos son virtudes mal enfocados. Si un hombre tiene tal o cual defecto, quiere decir, que también posee tal o cual virtud correspondiente. "Dime los defectos que tienes y te dirá las virtudes que puedes desarrollar". Al igual que una moneda tiene dos caras, pero sigue siendo una moneda, también el hombre en cada cara de su existencia posee su contraparte de luz u oscuridad, virtud o defecto, dependiendo del grado de madurez espiritual. En nuestro Universo Interior estamos rodeados de esas pequeñas sombras, que nos dificultan la correcta visión. En los animales, no existe ese problema, porque no tienen todavía esa Luz para crear esas sombras. Ellos viven instintivamente, pertenecen a la naturaleza, y esos instintos son su grado de evolución. Sin embargo en el ser humano, esos instintos primitivos, impulsos y tendencias no son los que deberían predominar, sino su naturaleza Superior, ¿Comprendéis el problema?...

Cuando los hombres tienen deseos inferiores, piensan que si los satisfacen, se benefician a sí mismos. Sin embargo esto no es así, en absoluto, sino que trabajan pa­ra otros, pero no se dan cuenta de ello hasta el final, cuando se sienten empobre­cidos, debilitados y vacíos. Existen, en efecto, como venimos diciendo, criaturas, entidades invisibles que el hombre no conoce y que continuamente se alimentan a sus expensas. El día en que se da cuenta de ello, comprende que durante toda su vida ha trabajado para otros y no para sí mismo, es decir, para esta parte que debe continuamente enriquecerse, crecer y desarrollarse. Y, ¿Quiénes son esos "otros", a parte de los yoes ya mencionados? La verdad es que sería demasiado largo para explicarlo: ¡son tantas las entidades que tienen interés en "chuparnos", en alimentarse, en enriquecerse a expensas nuestras!. Generaciones enteras trabajaron para satisfa­cerlas y ahora tenemos una herencia, arrastramos con nosotros muchas de estas fuerzas, de estas criaturas que, sin que nosotros lo sepamos, se aprovechan de nuestro trabajo cuando creemos trabajar para nosotros mismos. Si pudiésemos tener una idea de esta revelación, esta luz, esta conciencia, renunciaríamos a trabajar para ellos... Pero a pesar de todas las fuerzas que actúan en contra del propósito del hombre interior, no debemos pensar por ello, que el "MAL" es más fuerte que el impulso evolu­tivo. El mal está limitado en espacio, pero también en el tiempo. Dios no le ha dado una duración eterna, en cambio el "BIEN" es ilimitado en el tiempo y en el espacio. Ésta es una diferencia que los hombres ignoran porque se imaginan que los po­deres del BIEN y del MAL se EQUILIBRAN. NO en absoluto. Si queréis una conclusión más justa, aquí está: cuando nos elevamos hacia el polo positivo, entramos en el espacio y en el tiempo ilimitados, en el infinito y en la ETERNIDAD; y esta inmen­sidad es Dios. Sólo Dios es ilimitado, todo el resto está limitado. No hay, pues, igualdad de fuerzas entre el CIELO y el INFIERNO, es imposible: el mal (o el diablo) no puede compararse con el bien. Entonces, ¿qué conclusión podemos sacar de todo esto desde el punto de vista moral? Que todos los que han escogido el camino descendente de la personalidad, de las flaquezas y de los desórdenes, han escogido la destrucción y la "muerte". Poco a poco desesperan porque están tan atados, tan atascados en el fondo del cono invertido, que ya no pueden moverse ni respirar. Mientras que, por el contrario, en la direc­ción opuesta, en el de la ESPIRITUALIDAD, uno se hace cada vez más grande, cada vez más vasto. Los seres verdaderamente inteligentes escogen esta dirección, ya que subiendo encuentran espacio, libertad y cantidad de soluciones que les evitan trope­zar y destrozarse; viven en la alegría, en la felicidad, en la paz y en la poesía. Mientras que los que se dirigen hacia abajo se sienten cada vez más limitados y acaban por pelear y exterminarse para tener un poco de espacio vital.

En verdad, poco podemos hacer para evolucionar, si no sabemos que es lo que sucede en nuestro interior, en nuestro MICROCOSMOS. Sería como tratar de llevar a buen puerto un barco, sin conocer los mandos... Nada serio podríamos hacer, si no conociéramos bien nuestra propia "MÁQUINA", nuestros cuerpos, nuestras herramientas que utilizamos para vivir y expresarnos en este mundo. Y ¿cómo podemos llegar a este AUTO-CONOCIMIENTO?, sólo a través de una CLAVE básica: la AUTO-OBSERVACIÓN seria y rigurosa de uno mismo, tanto INTERNA como EXTERNA. Ésta es la verdadera LLAVE que abre las "puertas del Misterio" y es la antorcha que arroja LUZ sobre nuestra auténtica "REALIDAD". Esta cuestión del mí mismo, lo que yo soy, eso que piensa, siente y actúa, es algo que debemos AUTO-EXPLORAR para conocernos profundamente. Existen por doquier muy lindas teorías que atraen y fascinan; empero de nada servirá todo eso si no nos conociésemos a sí mismos. Es fascinante estudiar astronomía o distraerse un poco le­yendo obras serias, sin embargo resulta irónico convertirse en un erudito y no saber nada sobre sí mismo, sobre el yo soy, sobre la humana personalidad que poseemos...Cada cual es muy libre de pensar lo que quiera y la razón subjetiva del ser humano da para todo, lo mismo puede hacer de una pulga un caballo que de un caballo una pulga; son muchos los intelectuales que viven jugando con el "racionalismo" ¿y después de todo qué?. Ser erudito no significa ser sabio. Los "ignorantes ilustrados" abundan como la mala hierba y no solamente no saben sino que además ni siquiera sa­ben que no saben. Entiéndase por ignorantes ilustrados los sabihondos que creen que saben y ni siquiera se conocen a sí mismos ¿acaso eso no es lo primero y verdadera­mente fundamental?. Los demás conocimientos están muy bien y son necesarios, pero lo primero es lo primero, sin el AUTO-CONOCIMIENTO qué sucede... obsérvese a la hu­manidad actual.
Como Eliminar Los "Falsos Yoes"
Ante todo es importante recordar que cuando hablamos de los "YOES", nos estamos refiriendo a esos elementos indeseables, y que forman en su conjunto aquello que llamamos simbólicamente "La Bestia Dentro Del Hombre". todos tenemos ese animal en nuestro interior aunque nos pese, porque durante mucho tiempo, vida tras vida lo hemos ido alimentando; inconscientemente, pero alimentándolo en definitiva, con nuestra propia energía vital, a través de nuestros PENSAMIENTOS, EMOCIONES y ACTOS. Estos han ido engordando y esclavizándonos más y más. Pero una vez hemos tocado fundo, y madurado espiritualmente, ésta realidad es demasiado evidente para poder seguir siendo ignorada, y entonces surge con fuerza renovada el impulso sincero y firme de DESPERTAR y LIBERARNOS del Espejismo al cual hemos estado sujeto durante tanto tiempo. A través de la COMPREN­SIÓN, siempre a través de ella, el hombre podrá decididamente emprender el camino de regreso y restituir en el TEMPLO INTERIOR al verdadero Rey, el verdadero SER, el verdadero HIJO DE DIOS... Es interesante constatar que sobre este trabajo hay en numerosos cuentos, leyendas, mitos, historias arcaicas, etc., que muestran, para aquel que sabe ver, la tremenda lucha que se ha de generar para podernos liberar de los MONSTRUOS INTERIORES. Podemos referirnos, por ejemplo, a la lucha entre S. Jorge y el Dragón, a las numerosas pruebas con "monstruos" que tuvo que superar el Discípulo HERCULES. A las epopeyas ... terribles de Ulises, a los cuentos donde el PRÍNCIPE LUCHADOR salva a su bella PRINCESA, luchando a muerte con Dragones y Animales antinaturales, etc, etc,. Todo esto y mucho más es sólo una mera representación pictórica de aquello que se había de realizar INTERNAMENTE. Y todavía sigue siendo tan necesario como en antaño. El trabajo siempre es el mismo, aunque se disfrace de muchas maneras.

Aunque pueda parecer lo contrario, es en esta civilización tan superficial, y no en la cue­va de una montaña, donde podemos sorprendentemente dar UN GRAN SALTO EVOLUTIVO. Te­nemos las circunstancias, hechos, problemas, tensiones, encuentros, sucesos, etc., necesarios para poder EVOLUCIONAR abundantemente y obtener los mejores resultados. Ciertamente la vida de hoy en día es un maravilloso Gimnasio para el Alma evolucionante. En cada día, para el que sepa aprovecharlo, tenemos las EXPERIENCIAS suficien­tes para poder ir transformándonos con seguridad. Las tensiones, los problemas, las circunstancias adversas, los conflictos, nuestros propios errores y defectos, etc., son para el ALMA, PESAS necesarias para su desarrollo muscular. Sólo a través de las "CRISIS" el Alma puede demostrar su verdadero PODER sobre cualquier circunstancia, y cuanto más veces se manifiesta, más dominio va teniendo sobre su naturaleza inferior o Personalidad. Para poder trabajar eficazmente sobre nuestra propia AUTO-REALIZACIÓN, es necesa­rio conocer algunos Aspectos Prácticos sobre el Trabajo Psicológico, de manera que podamos encauzar correctamente las ENERGÍAS que nos envuelven y rodean. Todavía sin embargo, nos faltan bastantes datos esenciales para prepararnos completamente, pe­ro a medida que vayamos profundizando y desarrollando los siguientes temas, este vacío lógico y comprensible, se irá llenando de SABIDURÍA necesaria para evolucionar.
Hay un adagio ocultista que dice:
"Cuanto Peores Las Condiciones De La Vida, Mejores Son Los Frutos Del Trabajo, Siempre, Claro Está, Que Se Recuerde El Trabajo...".
Hay, de momento, varios puntos necesarios que debemos tener presente para emprender nuestro Trabajo Psicológico, estos son:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

similar:

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen las biznagas han sido un importante recurso vegetal desde tiempos prehispánicos

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas investigaciones han sido publicadas en las prestigiosas revistas “Nature” y “Nature Genetic”

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas actividades humanas y los estilos de vida son uno de los factores...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección : Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección: Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen: Una preocupación continua del feminismo ha sido estudiar...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconProtocolo de educación sexual "Todas las grandes realizaciones de...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos posibles efectos del maíz transgénico en las variedades tradicionales...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos músculos del abdomen han sido objeto de numerosos estudios con...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconDe cada 10 parejas, 8 han sido infieles




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com