1. la reproducción asexual en los animales




descargar 84.45 Kb.
título1. la reproducción asexual en los animales
página2/3
fecha de publicación05.08.2016
tamaño84.45 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3

Segmentación parcial. La segmentación solo afecta al polo germinativo y el polo vegetativo que­da sin dividir, debido a la gran cantidad de vitelo que contiene. Se originan blástulas compactas denominadas esteroblástulas, en las que el lugar del blastocele queda ocupado por el vitelo, for­mando el saco vitelino. El embrión se alimenta del saco vitelino, por lo que al avanzar el desa­rrollo embrionario se va consumiendo hasta desaparecer completamente. A su vez, se diferen­cian dos tipos de segmentación parcial: discoidal y superficial:

- Segmentación parcial y discoidal. La división del disco germinativo da lugar a una esteroblás­tula discoidal, denominada discoblástula. Este tipo de segmentación es propia de los anima­les con huevos polilecitos telolecíticos (peces, reptiles y aves).

- Segmentación parcial y superficial. El núcleo central se divide repetidas veces y se dirige hacia la periferia, donde comienza la división citoplasmática, de forma que los blastómeros se sitú­an en la superficie, rodeando al vitelo central, que no se divide. La esteroblástula así forma­da se denomina periblástula. Este tipo de segmentación es característica de los animales con huevos polilecitos centrolecíticos (artrópodos).

GASTRULACIÓN

La gastrulación es el proceso que transforma la blástula en una estructura denominada gástrula, en la cual aparecen diferentes capas de células u hojas embrionarias primarias. Durante este pro­ceso los blastómeros destinados a formar la hoja embrionaria más interna (endodermo) deben dis­ponerse en el interior de la blástula. Existen casi tantos mecanismos de gastrulación como tipos de animales, pero, de forma general, se pueden considerar dos mecanismos básicos por los cua­les el futuro endodermo es introducido: la embolia y la epibolia.


  • Gastrulación por embolia. La zona de la blástula formadora del endodermo se invagina en el blastocele.

  • Gastrulación por epibolia. La zona de la blástula formadora del ectodermo crece alrededor de las células formadoras del endodermo, recubriéndolas.

El resultado en ambos casos es el mismo, se forma una gástrula diblástica, en la que se pueden dis­tinguir las siguientes partes:

  • Dos hojas embrionarias: el ectodermo, externo, y el endodermo, interno.

  • Una cavidad central, el arquénteron, rodeada por el endodermo.

  • Un orificio, el blastoporo, que comunica el arquénteron con el exterior. Este orificio se conver­tirá en el único orificio intestinal de los poríferos, cnidarios y platelmintos; originará la boca en los grupos de animales denominados protostomados (anélidos, moluscos y artrópodos) y el ano en los animales deuterostomados (equinodermos y cordados), posteriormente surgirá un segun­do orificio intestinal por perforación de la parte opuesta del embrión.


El desarrollo embrionario de poríferos y cnidarios finaliza en esta fase, por lo que solo contienen dos hojas embrionarias (endodermo y ectodermo) y reciben el nombre de animales diblásticos.
En el resto de los animales, a los que se denomina triblásticos, se desarrolla una tercera hoja embrionaria entre el ectodermo y el endodermo: el mesodermo.
Formación del mesodermo

El mesodermo se puede formar por dos mecanismos:

  • Enterocelia. El mesodermo se forma a partir de dos invaginaciones de la región dorsal del endo­dermo en el blastocele. Se originan dos cordones mesodérmicos que posteriormente se ahue­can y forman las cavidades celómicas. Este proceso se da en los equinodermos y cordados.

Esquizocelia. El mesodermo se forma a partir de algunas células del endodermo que emigran hacia el blastocele, donde por división originan dos cordones mesodérmicos a ambos lados del arquénteron.

- En los platelmintos estos cordones forman una masa celular maciza, por lo que se consideran animales acelomados.

- En los anélidos, moluscos y artrópodos estos cordones se ahuecan y forman los sacos celó­micos, por lo que estos animales son celomados.

ORGANOGÉNESIS

Tras la gastrulación se inicia la organogénesis o diferenciación del embrión. La gástrula madura representa un estado clave en el desarrollo embrionario. En ella las hojas embrionarias están ya desarrolladas y ubicadas en su posición definitiva, los futuros extremos anterior y posterior del animal también están marcados, y las cavidades corporales, esbozadas. Durante la organogénesis las hojas embrionarias sufren una serie de cambios que determinan la formación de los órganos y los sistemas de órganos del futuro animal.

El destino de las tres hojas embrionarias durante la organogénesis es como se describe a con­tinuación:

  • A partir del ectodermo se diferencia el sistema nervioso y el sistema tegumentario (piel, pelos, uñas, plumas, glándulas exocrinas).

  • A partir del endodermo se diferencia el aparato digestivo y, en los vertebrados, además el apa­rato respiratorio, así como todas las glándulas y conductos asociados a ellos.

  • A partir del mesodermo se diferencian el resto de las partes del cuerpo, incluidos, en los verte­brados, los músculos, los huesos y los aparatos circulatorio y excretor.


6. LOS SISTEMAS REPRODUCTORES EN LOS ANIMALES

El aparato reproductor de los animales, a excepción de los poríferos y cnidarios, está constituido por el conjunto de los órganos sexuales primarios y secundarios. Los primeros están representados por gónadas (testículos y ovarios), y los segundos, por los conductos y glándulas accesorias a las gónadas.

Aunque existen numerosas variaciones estructurales en los diferentes animales, básicamente todos los aparatos reproductores responden a un patrón común.

  • Aparato reproductor masculino. Los espermatozoides se forman en los testículos, de donde son conducidos, por los conductillos eferentes, hasta un conducto mayor, el espermiducto o con­ducto deferente, que los transportará al exterior. El extremo final del conducto deferente suele estar dilatado formando la vesícula seminal, cuya misión es la de almacenar los espermatozoi­des o segregar fluidos seminales. El conducto deferente suele desembocar en la cloaca en los invertebrados y en los vertebrados inferiores o en la uretra en la mayoría de los mamíferos. En algunos animales existe además un pene u órgano copulador. Las glándulas accesorias produ­cen secreciones que activan y nutren los espermatozoides.

  • Aparato reproductor femenino. Los óvulos maduros se desprenden de los ovarios y descienden por los oviductos. El extremo inferior del oviducto suele estar ensanchado, formando un receptá­culo seminal, donde se almacena el esperma del macho. Los oviductos desembocan en una por­ción dilatada, denominada atrio genital, o cloaca y en mamíferos, un útero. En la parte final de algunas hembras se desarrolla un ovopositor gracias al cual depositan los huevos, o una vagina encargada de recibir el pene del macho durante la cópula. A lo largo de este recorrido, existen glándulas accesorias que segregan las envueltas del huevo.


SISTEMAS REPRODUCTORES EN LOS INVERTEBRADOS

A excepción de los poríferos y cnidarios, en los que no existen gónadas como tal, en el resto de los invertebrados existen gónadas, que no necesariamente aparecen en número par, gonoductos y glándulas accesorias.
Poríferos

Las esponjas carecen de gónadas diferenciadas. En la época reproductora, ciertas células de la pared del cuerpo sufren meiosis y forman los gametos. Los espermatozoides son liberados al agua y captados por otras esponjas, en cuyo interior se produce la fusión con el óvulo.

La mayor parte de las esponjas retienen, tras la fecundación, el cigoto en su interior y lo alimen­tan, hasta que se transforma en una larva ciliada, que será liberada a través del atrio. Esta larva pasa un tiempo nadando libremente para finalmente fijarse e iniciar su vida sésil.

Cnidarios

Los pólipos se reproducen asexualmente, solo excepcionalmente puede haber pólipos sexuados, que generalmente son hermafroditas y con fecundación interna y cruzada.

Las medusas presentan reproducción sexual, son dioicas y con fecundación externa. En la época repro­ductiva desarrollan unas gónadas temporales, donde se forman los gametos. Tras la fecundación, del cigoto nace una larva de vida libre, la plánula, que se desarrolla para formar una medusa adulta.

En los escifozoos e hidrozoos existe la metagénesis o alternancia de generaciones sexuales y ase­xuales. En este caso, la plánula, tras un tiempo de vida libre, cae al fondo y forma un pólipo que originará medusas siempre por reproducción asexual (estrobilación o gemación), iniciando de nuevo el ciclo.

Platelmintos

Los platelmintos son hermafroditas, es decir, cada animal posee sistemas reproductores femeni­nos y masculinos simultáneamente.
El sistema reproductor femenino está formado por varios pares de ovarios, que desembocan en un par de oviductos que acababan en una porción dilatada denominada atrio genital.
El sistema reproductor masculino posee también varios pares de testículos que desembocan en un par de espermiductos. Estos espermiductos conducen a un pene encargado de depositar los espermatozoides en el atrio genital. En el apareamiento, cada animal inserta su pene dentro del atrio genital del otro depositando temporalmente los espermatozoides en un receptáculo seminal, anexo al atrio genital. Algunos grupos poseen glándulas productoras de células vitelinas que que­dan envueltas, junto con los óvulos fecundados, por secreciones de las células de la pared del atrio, formando un capullo que se libera al medio.
Los trematodos y los cestodos poseen ciclos vitales complejos, relacionados con su modo de vida parásito, que implica varios hospedadores entre los que se encuentran vertebrados e invertebrados.
Anélidos

Los anélidos oligoquetos e hirudineos son hermafroditas, ya que presentan testículos y ovarios a la vez, en diferentes segmentos corporales, y su fecundación es interna y cruzada.

Durante el apareamiento, las lombrices de tierra (oligoquetos) dilatan su clitelo y ponen sus cuer­pos unidos con sus cabezas en direcciones opuestas, envolviéndose en un capullo. El esperma es transferido desde el poro masculino de una lombriz al poro femenino de la otra, y viceversa. Pos­teriormente se separan dejando los óvulos fecundados en el interior de un capullo, donde se desa­rrollarán hasta formar los individuos jóvenes. En este cuerpo no hay estados larvarios.

Los anélidos poliquetos presentan sexos separados y la fecundación es externa. Del huevo nace una larva ciliada, denominada trocófora, que tras un tiempo comienza a desarrollar sus segmen­tos, uno después de otro, hasta alcanzar su tamaño adulto.
Moluscos

La reproducción de los moluscos es exclusivamente sexual. Hay grupos unisexuados, como los cefalópodos y bivalvos, y otros hermafroditas, como los gasterópodos.

En los bivalvos, la fecundación es externa. En los cefalópodos, es característica la formación de sacos llenos de espermatozoides, llamados espermatóforos, que son colocados por el macho, mediante un tentáculo modificado denominado hectocótilo, en el atrio genital de la hembra para la fecundación interna.
Los gasterópodos son hermafroditas. Poseen una única gónada u ovotestis que en los individuos jóvenes funciona como testículo, produciendo espermatozoides, mientras que en los adultos fun­ciona como ovario, produciendo óvulos.
Los bivalvos y gasterópodos marinos poseen una larva trocófora, similar a la de los anélidos, que se transforma en una larva velígera más desarrollada, en la que se pueden observar el pie y la con­cha. Finalmente, la larva velígera desciende al fondo y sufre una metamorfosis para originar el adulto.
Artrópodos

Los artrópodos siempre se reproducen sexualmente. Poseen sexos separados, dimorfismo sexual y fecundación interna en las especies terrestres.

Los machos poseen un par de testículos, espermiductos, glándulas anejas y un órgano copulador; en algunos casos además aparecen estructuras para la sujeción de la hembra. Las hembras tienen un par de ovarios, oviductos, vagina y, en muchos casos, una espermateca o receptáculo seminal para el almacenamiento de espermatozoides.

En los arácnidos, el macho introduce los espermatozoides en el orificio genital de la hembra, usan­do sus pedipalpos.

Los artrópodos son ovíparos y el desarrollo, a partir del huevo, puede ser directo o indirecto.

En arácnidos es directo y el recién nacido es similar al adulto; es indirecto en insectos y muchos crustáceos y en ellos nace una larva que sufre una serie de cambios, más o menos profundos, denominados metamorfosis.

En crustáceos e insectos es frecuente la partenogénesis.
Equinodermos

Los equinodermos son dioicos, con fecundación externa. Poseen cinco pares de órganos sexua­les y presentan un estado larvario: la larva braquiolaria que, a diferencia del adulto, posee sime­tría bilateral.
SISTEMAS REPRODUCTORES EN LOS VERTEBRADOS

Todos los vertebrados, excepto las aves, poseen gónadas pares, gonoductos, glándulas anejas y casi todos órganos copuladores. La fecundación suele ser externa, en los vertebrados acuáticos, e interna, en los vertebrados terrestres.
Peces

La mayoría de los peces son dioicos, con fecundación externa y ovíparos. Los huevos están cubier­tos por una capa gelatinosa, segregada por las glándulas femeninas.

En la mayoría de los peces condrictios la fecundación es interna, gracias a un par de órganos copu­ladores situados entre las aletas pélvicas.

Anfibios

Los anfibios son dioicos, con fecundación externa y ovíparos. Los espermiductos desembocan en la cloaca y poseen función urogenital, es decir, actúan como conductos urinarios (transportan ori­na) y como conductos seminales (transportan espermatozoides).

Las hembras presentan dos ovarios y dos oviductos largos y contorneados que desembocan en la cloaca. Las paredes internas de los oviductos producen la envoltura gelatinosa de los óvulos.

En la época reproductora, las hembras entran en el agua y son sujetadas por los machos. Se inicia así un proceso de fecundación externa, denominado amplexo, que estimula a la hembra a liberar sus óvulos, mientras el macho descarga el fluido seminal que contiene espermatozoides sobre dichos óvulos. Algunos urodelos, como las salamandras, presentan fecundación interna, median­te la transferencia de un espermatóforo.

Los anfibios poseen estados larvarios, en los que las larvas acuáticas presentan branquias. Duran­te la metamorfosis, las branquias son sustituidas por pulmones, que les permiten adaptarse al medio terrestre.
Reptiles

Los reptiles son dioicos, con fecundación interna y ovíparos u ovovivíparos.

Los machos presentan dos testículos con sus respectivos espermiductos, que desembocan en la cloaca. Los ofidios y los saurios machos poseen un par de estructuras musculares que emergen de las cloacas denominadas hemipenes. Los cocodrilos y los quelonios poseen un pene constituido por una masa muscular recorrida por un canalículo central. Ambos tipos de órganos copuladores permiten el paso de espermatozoides al interior de la hembra.
Las hembras poseen dos ovarios y dos oviductos que también desembocan en la cloaca. En los oviductos, donde se lleva a cabo la fecundación, existen unos engrosamientos glandulares encar­gados de la formación de las envolturas accesorias del huevo. Los huevos de los reptiles son sis­temas que garantizan la supervivencia y el desarrollo del embrión en el medio aéreo. En este gru­po de vertebrados se pueden distinguir los siguientes anexos embrionarios:


  • Cáscara. Capa dura y porosa que protege al embrión.

  • Corion. Membrana que limita la excesiva transpiración de agua a través de la cáscara.

  • Bolsa amniótica. Envoltura llena de líquido donde crece el embrión.

  • Alantoides. Estructura muy vascularizada, formada por una evaginación de la parte posterior del intestino del embrión. Su función es respiratoria y excretora.

  • Saco vitelino (yema). Es la estructura que contiene el vitelo a partir del cual se alimenta el embrión. Además, hay una segunda masa de proteínas nutritivas, que constituyen la clara.

1   2   3

similar:

1. la reproducción asexual en los animales iconReproducción Reproducción asexual Por fragmentos indiferenciados

1. la reproducción asexual en los animales iconReproducción Asexual

1. la reproducción asexual en los animales iconReproducción asexual

1. la reproducción asexual en los animales iconLa mayor parte de las bacterias se reproducen por bipartición es...

1. la reproducción asexual en los animales iconEn épocas muy remotas de la historia el hombre aprendió a mejorar...

1. la reproducción asexual en los animales iconLa extinción de los animales y el peligro de extinción de los animales...

1. la reproducción asexual en los animales iconReproducción en animales. (Exposiciones)

1. la reproducción asexual en los animales iconResumen las Zoonosis son enfermedades transmisibles entre los animales...

1. la reproducción asexual en los animales iconTaller pre-evaluativo “Reproducción Plantas y animales”

1. la reproducción asexual en los animales iconReglamento para la Reproducción y Tenencia Responsable de Animales de Compañía




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com