Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas




descargar 368.5 Kb.
títuloTeoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas
página9/10
fecha de publicación05.08.2016
tamaño368.5 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

El tratamiento de otras enfermedades
A lo largo de sus, estudios e investigaciones, la Dra. Clark no se ha limitado al tratamiento del cáncer, sino que ha visto la posibilidad de aplicar su técnica también a otras patologías tan señas como el cáncer, y para las cuales hasta la fecha la medicina oficial tampoco tiene una posibilidad de curación definitiva, como son la esclerosis múltiple, la enfermedad de Alzheimer, la esquizofrenia, o la epilepsia, para citar sólo algunas.

Como todos sabemos, los enfermos con estas patologías están abocados a una vida que dependerá siempre de unos medicamentos, marcada por unos efectos secundarios importantes, y con mi empeoramiento progresivo que tarde o temprano los llevará a la invalidez y la muerte.

La Dra. Clark, que es una luchadora admirable y siempre preocupada por encontrar soluciones allí donde hasta la fecha no las había, también estudió el origen de múltiples enfermedades, y llegó a la sorprendente conclusión de que sólo había dos problemas por resolver para poder curar a estos enfermos: eliminar parásitos y limpiar el organismo de contaminantes.

Según el tipo de contaminante y el lugar donde se localice, explica la Dra. Clark, los parásitos colonizarán uno u otro órgano, produciendo un amplio abanico de patologías, de las que se llaman crónicas, incurables, genéticas, etc. Ella demostró que muchas de las enfermedades «genéticas»: no son tales, en el sentido de que no están contenidas en los genes, si bien sí pueden haber sido transmitidas ala persona por la madre o por el padre, pero de una manera tan sencilla como transmitirle al feto los parásitos, y los contaminantes de los que los padres eran portadores.

Es decir que la Dra. Clark de un plumazo (pero un plumazo respaldado por años de investigación) desmitifica la mayor parte de las enfermedades «genéticas» y abre una rendija de esperanza para aquellos enfermos a los que siempre se les había dicho que habían nacido con una enfermedad determinada y que morirían con ella, y que además se la transmitirían a sus hijos, si es que llegaban a tenerlos.

Según Clark, efectivamente hay enfermedades que se encuentran regularmente en determinadas familias, unas veces atacan la línea femenina de la familia y otras veces atacan la línea masculina. Muchas veces atacan a ambas. Pero la herencia, en la mayor parte de los casos, y la genética, se reducen al hecho de que las familias, además de compartir un techo y una mesa, comparten también los malos hábitos higiénicos, las malas prácticas dentales propias (falta de higiene dental) y de los dentistas (mala deontología médica), unos alimentos contaminados por igual para todos, y unos malos hábitos alimentarios.

Según Clark podemos rechazar la herencia de los problemas de salud que hemos recibido de nuestros padres de una manera tan sencilla como comer mejor, evitar de contaminarnos con productos químicos, observar una higiene rigurosa de las manos y de los alimentos que se comen crudos, y aprender que los productos modernos tienen muchas cosas buenas, pero traen una carga de contaminación que muchas veces nuestro hígado, nuestro sistema inmunitario, y nuestros riñones no pueden soportar.

A continuación examinaremos algunas de las patologías estudiadas por la Dra. Clark y explicaremos la manera novedosa que ella tiene para desmitificar muchos de los fantasmas y monstruos que nos acechan a cada paso.

Puesto que antes hemos mencionado algunas enfermedades, explicaremos ahora el desarrollo de las mismas según Clark.
La esclerosis múltiple
La esclerosis múltiple es una afección del sistema nervioso central localizada en el cerebro y en la médula, y está causada por la presencia de ciertos parásitos (Fasciolopsis buskii Eurytrema pancreaticum, Fasciola hepatica, Chilomastix mesnii) que se han instalado allí y están intentando reproducirse. La Dra. Clark también ha encontrado en estos enfermos Shigella, que es un parásito de la leche no esterilizada, y por lo tanto se encuentra también en todos sus derivados.

La solución es matar los parásitos con el Zapper y con la cura contra parásitos que ya conocemos, y a los pocos días los síntomas empezarán a remitir.

Sin embargo no es sólo una cuestión de parásitos. Al hacer las pruebas con el Sincrómetro se descubre que el cerebro y la médula están llenos de contaminantes, tales como el xileno y el tolueno que se encuentran en todos los enfermos de esclerosis múltiple, y atraen los parásitos a estos órganos permitiendo que se instalen allí. Estos contaminantes son disolventes que se encuentran en las pinturas y barnices, pero también Se encuentran como contaminantes en las bebidas carbonatadas.

Otro contaminante que se encuentra en el cerebro y la médula de estos enfermos es el mercurio, que se ha filtrado hasta allí desde los empastes de amalgama, y que muchas veces va acompañado de talio, que, si cabe, es todavía más tóxico que el mercurio.

Por consiguiente, además de eliminar los parásitos, será necesario limpiar el organismo de contaminantes por medio de la limpieza de riñón y de la limpieza de hígado, además, claro está, de dejar de exponerse tanto a los unos como a los otros.

Cuando esta limpieza general sea una realidad (y el enfermo no deberá olvidar tampoco que su compañero o compañera de cama es una fuente de infección segura si no hace también una limpieza) poco a poco los síntomas empezarán a desaparecer y, si las lesiones producidas no son demasiado graves, el enfermo podrá curarse. En todo caso, si no puede recuperar lo perdido, por lo menos impedirá que la enfermedad empeore.
La enfermedad de Alzheimer
Esta enfermedad, que antes se encontraba raramente, se está convirtiendo en una plaga en la actualidad, y cada vez son más jóvenes las personas afectadas por ella.

La medicina oficial no tiene respuestas, y todo lo que hace es poner paños calientes, hacer reuniones con los familiares de los afectados, darles sugerencias sobre cómo comportarse con ellos, y seguir «investigando».

La Dra. Clark tiene una respuesta clara y contundente: la enfermedad de Alzheimer es producida por la presencia de metales, disolventes, y parásitos en el cerebro. No está claro si primero son los contaminantes que abren el camino a los parásitos, o si primero llegaron éstos. Sin embargo, evidentemente no es importante dilucidar este aspecto de la cuestión. Lo que realmente importa es que todos los enfermos de Alzheimer muestran en su cerebro la presencia de aluminio, mercurio, freón, talio, cadmio, xileno, tolueno,... ¿Hace falta más? Ninguna de estas sustancias tiene por qué estar en el cerebro de nadie, y lo más urgente es eliminarlas, sacarlas del cuerpo.

Tanto si la lista de ingredientes lo dice como si no, las pruebas realizadas con el Sincrómetro dan como resultado la presencia de uno o más de estos contaminantes en productos tan dispares como la sal, la levadura para dulces, los jabones de tocador y otros productos de aseo personal, además claro está del uso todavía difundido de cacerolas de aluminio, papel de aluminio para envolver los alimentos, los empastes dentales metálicos.

Para eliminar tanto veneno del cerebro será necesario acudir a un médico experto en técnicas de quelación, además de tomar ácido lipoico.

Lo siguiente será matar los parásitos, y para hacerlo, como ya se ha explicado varias veces, habrá que hacer la cura de parásitos con tintura de nogal negro, artemisia y clavo, además de sesiones diarias de comentes con el Zapper, todo ello acompañado de una limpieza de riñón y posteriormente de una limpieza de hígado.

Sin embargo no está de más recordar otra vez que nada de lo que se haga tendrá un efecto duradero si el enfermo (o sus familiares) no limpia también su entorno, alejando los animales de compañía, eliminando las fuentes de contaminación de su boca (empastes) y de su casa (disolventes), comiendo alimentos cocinados a fondo para evitar seguir introduciendo los parásitos en su cuerpo.

El grado de recuperación del enfermo estará en proporción al tiempo que lleva en esa situación, y si en unos casos, cogidos muy pronto, la recuperación puede ser total, en los casos más avanzados será sólo parcial, pero por lo menos se impedirá que la enfermedad progrese y que la calidad de vida de la persona enferma y la de sus familiares siga deteriorándose.
La esquizofrenia
Según el Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas (Ed. Masson), la esquizofrenia es una psicosis de carácter evolutivo, caracterizada por disociación psíquica, despersonalización y alteraciones del curso del pensamiento.

Según la Dra. Clark, en las familias con brotes esquizoides se encuentra más que en ninguna otra patología la presencia combinada de mohos, llegando a tener hasta cuatro o cinco variedades distintas, mientras por otra parte considera que no es necesaria la presencia de metales filtrados al hígado desde los dientes, ya que, argumenta, también niños pequeños pueden presentar la enfermedad, pero lo que sí hay es una lesión al hígado que puede haberse producido ya en la infancia.

Las toxinas que se encuentran presentes en los pacientes esquizofrénicos son las ergotoxinas, la esterigmatocistina, la citocalasina y las aflatoxinas, y las distintas combinaciones y los varios niveles de toxicidad pueden producir desde reacciones violentas hasta episodios depresivos graves. Entre los parásitos más frecuentemente encontrados en este tipo de enfermos, la Dra. Clark menciona el Mycobacterium phlei, la Shigella que produce toxinas que se instalan en el cerebro y en el sistema nervioso causando depresión, ira e irritabilidad, y las variedades de Ancylostoma.

El tratamiento propuesto por la Dra. Clark pasa pues por eliminar todos los alimentos que puedan contener estas micotoxinas, tales como todo tipo de cereales, frutos secos y mieles y melazas varias, esterilizar la leche y sus derivados, asegurarse de que no se está introduciendo plomo o cobre en el organismo, y matar los parásitos con sesiones diarias de corrientes, además de limpiar el intestino de Shigella, alejar los animales de compañía de la casa, y hacer una limpieza de la boca para liberarla de metales y bacterias.

Dice la Dra. Clark que mucha de la violencia que se manifiesta en la sociedad norteamericana está causada por una alimentación excesivamente contaminada con mohos y bacterias, y que, si en las cárceles se siguiera un programa de control de las micotixinas y los parásitos, muchos de los problemas relacionados con la violencia se solucionarían.
La epilepsia
La Dra. Clark siempre encuentra larvas de Áscaris en el cerebro de los epilépticos, larvas que probablemente han llegado allí por accidente, ya que su lugar habitual de actuación es entre el intestino y los pulmones.

Estos Áscaris a su vez están contaminados de bacterias y virus, entre ellos Bacteroides fragilis, Coxsackie B1 y B4.

Además de los parásitos, en el cerebro se encuentran también metales pesados, tales como mercurio y plomo, y otras sustancias tóxicas como el vanadio del gas de la cocina, el PVC de las alfombras y cortinajes nuevos, el titanio y el circonio de los cosméticos, el amianto de la secadora de la ropa y del secador del pelo, el plomo del agua que bebemos y usamos para cocinar. -

También se encuentran disolventes como el tolueno y el xileno de las pinturas, el GMS (glutamato monosódico) que se usa con mucha frecuencia en los alimentos preparados, en las pastillas para caldo, y recientemente parece que se está utilizando también para la repostería industrial, para dar más sabor a los guisos (y tú, ¿cueces o enriqueces?»).

Otros desencadenantes de los ataques epilépticos son el BHT (bishidroxitolueno) y el BHA (el bishidroxianisol), que son conservantes de los alimentos y que a menudo el fabricante aplica a los envases para poder declarar que tal alimento no lleva conservantes.

Un desencadenante de los ataques epilépticos es una sustancia natural llamada malvín, que es el pigmento natural de las uvas, las fresas, y las ciruelas. Aparentemente también las gallinas y sus huevos llevan grandes cantidades de esta sustancia.

Así pues, si se quieren evitar los ataques epilépticos, y no volver a tener ninguno, habrá que tener en cuenta lo dicho más arriba y evitar todo lo que pueda contaminar el cerebro y desencadenar un ataque. Esto deberá ir acompañado de una serie de sesiones diarias de corrientes, ampliadas también a los demás miembros de la familia, para asegurarse de que en esa familia no. queda ningún parásito, ninguna bacteria, ningún virus.
Otras enfermedades
Podríamos mencionar muchas más enfermedades, enfermedades que cursan con dolor y otras que no son dolorosas, entre las primeras la artritis, el dolor de estómago, los dolores abdominales, el colon irritable, la cistitis, el asma, etc., y entre las segundas la diabetes, el eccema, la esclerosis múltiple, el alcoholismo, la depresión, la pérdida de memoria, y otras, y en todas ellas, sin excepción, se encontrarían parásitos y contaminantes. Para una información más detallada de todas las enfermedades estudiadas por la Dra. Clark recomendamos la lectura de su libro The Cure for All Diseases, que está dedicado precisamente a todas las enfermedades aparte del cáncer. Es una lectura muy reveladora que hace que nos hagamos la pregunta:

«Pero entonces, ¿por qué estoy enfermo?»

La respuesta, evidente, queda en manos de cada quien.
Las recetas de la Dra. Clark
La Dra. Clark ha pasado muchos años de su vida estudiando las distintas patologías, buscando respuestas a las preguntas que se planteaba cuando las respuestas existentes no la satisfacían. Y cuando encontraba una respuesta coherente a sus dudas, buscaba el remedio para reconducir la situación de los enfermos hasta que pudieran llevar una vida normal y ser nuevamente personas sanas.

En sus libros hay muchísimas recetas: recetas para mejorar la salud; recetas de remedios; recetas para cocinar, para hacer cosméticos, para sustituir productos comerciales tóxicos. Nosotros hemos escogido algunas de las más interesantes para ofrecérselas aquí, con la esperanza de que les sean de utilidad, y recomendamos la lectura de los libros de la doctora para poder tener más sugerencias y consejos sobre cómo llevar una vida más sana, no tan moderna quizás, pero que garantizará una salud envidiable a las personas que se decidan a seguir íntegramente esos consejos.

Sin embargo, antes de pasar a las recetas, nos gustaría explicar en detalle el tratamiento normal para una parasitosis en adultos, en niños y en animales.

Ya hemos visto anteriormente los remedios necesarios para curar una parasitosis: estos remedios son los mismos para todos, lo único que varía es la posología. Veamos.
El tratamiento de las parasitosis en los adultos
El tratamiento se desarrolla a lo largo de 3 semanas de la siguiente manera:
- el primer día se tomará 2 cucharaditas de tintura de nogal disueltas en medio vaso de agua que se beberá a pequeños sorbos a lo largo de 15 minutos;

- asimismo se tomará 3 cápsulas de artemisia (Wormwood) en una sola toma;

- por último se tomará 3 cápsulas de clavo (Clove) tres veces al día.

- todos los productos se tomarán antes de tomar los alimentos.

- el segundo día se tomará 4 cápsulas de artemisia en una sola toma y 3+3+3 cápsulas de clavo.

- las cápsulas de artemisia se irán aumentando en 1 cada dos días hasta llegar a 7, cuando se pasará a tomarlas 1 vez a la semana;

- las cápsulas de clavo se tomarán en la dosis de 3+3+3 durante cinco días. A partir de ahí se tomará 7 cápsulas de una sola vez y una vez a la semana.

- en cuanto a la tintura se tomarán dos cucharaditas 1 vez a la semana.
Estas dosis servirán para tres semanas, que es el tiempo necesario para curar una parasitosis normal.

La ornitina por su parte se tomará por la noche antes de acostarse en dosis de 2 a 4 cápsulas, según la necesidad.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconLas distrofias musculares son un conjunto de enfermedades musculares...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconCáncer de Cérvix (Cáncer del cuello uterino o de la matriz); Cáncer...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconPeter salovey & jhon mayer
«la habilidad de las personas para percibir (en uno mismo y en los demás) y expresar las emociones de forma apropiada, la capacidad...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconA teoría de Aristóteles sobre las ideas y sobre la naturaleza del...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconLos virus son agentes infecciosos responsables de enfermedades como...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconEl cáncer es el nombre común que recibe un conjunto de enfermedades...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconLas causas de muerte entre los 5 y 15 años son en primer lugar los accidentes, y luego el cáncer

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconResumen: Una nueva publicación científica que analiza 14 estudios...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconSegún la teoría del Big Bang, (la teoría sobre el origen del Universo...

Teoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas iconEs sabido que la teoría dominante sobre el hombre se funda, no solamente...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com