Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal




descargar 108.29 Kb.
títuloExplicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal
página1/4
fecha de publicación06.08.2016
tamaño108.29 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4
GRID = Gay Related Intestinal Disbiosis?

Explicación de las paradojas del VIH/SIDA en Términos de Disbiosis Intestinal
Por Tony Lance

tony.lance@gmail.com

Una cosa con la que los que rechazan la hipótesis VIH/SIDA están de acuerdo es que el VIH no es la causa del SIDA. Pero cuando se trata de teorías alternativas sobre su causa, abundan los desacuerdos. Y algunas cuestiones de lo más irritante rodean los primeros casos de SIDA, aquellos que fueron inicialmente denominados Gay Related Immune Deficiency (GRID). Por qué se originó en unas comunidades gay? Por qué sucedió esto a finales de la década de 1970 e inicios de 1980? Por qué en la particular forma de PCP (pneumocystis carinii pneumonia), candidiasis, KS (Kaposi’s Sarcoma)? Y por qué todavía los hombres gay dan resultados VIH+”? Por qué algunas personas VIH+ se encuentran bien, mientras otras enferman?

He aquí una sugerencia que contesta a todas esas cuestiones de una forma coherente.
MICROFLORA INTESTINAL: FUNCIÓN Y DISFUNCIÓN
El funcionamiento normal del tracto intestinal depende de la presencia de enormes cantidades de cientos de especies de bacterias benéficas. Estas bacterias están en una relación simbiótica con los humanos y otros mamíferos: ayudan a digerir la comida, producen vitaminas tales como la B-12 y K, sintetizan aminoácidos cruciales y proporcionan protección contra microbios perjudiciales. La flora del intestino es tan vital para nuestra salud –aunque dejada de lado- que incluso se la ha llamado “el órgano olvidado” (1).

Las alteraciones inadvertidas de esta microflora intestinal pueden eliminar las bacterias beneficiosas, mientras simultáneamente impulsan la proliferación de microbios perjudiciales. Este estado, disbiosis intestinal, puede llevar a una serie de problemas, los cuales en su conjunto pueden explicar mucho de lo que se llama SIDA, por lo menos con respecto a algunos grupos de hombres gay.

Primero, las paredes del intestino pueden llegar a ser más porosas de lo normal, una condición conocida como aumento de la permeabilidad intestinal o intestino –“agujereado” (2). Esto permite que se produzca remoción microbiana –una avalancha de antígenos en el torrente sanguíneo-, que a su vez desencadena una respuesta del sistema inmune y la producción de gran número de anticuerpos a muchas cosas diferentes. Esta condición, hipergammaglobulinemia –demasiados anticuerpos a demasiadas cosas- es una conocida causa de reacciones falso-positivas en los “test de VIH” (3). El Dr. Rodney Richards, un químico orgánico que trabajo en el desarrollo de tales primeros tests, aseguró que esta condición, más que la infección con VIH, es la que causa resultados reactivos en los tests de anticuerpos VIH (4).

Segundo, un desequilibrio de la microflora intestinal tiene serias implicaciones. La flora benéfica juega un papel esencial en nuestro sistema inmune (5). Estimula sus células para producir citoquinas –mensajeros químicos- que no sólo tienen propiedades defensivas contra microbios patógenos sino que también mantienen el número y distribución óptimos de linfocitos (6) (7) (8). La flora amiga también compite con microbios potencialmente patógenos por el espacio en las paredes intestinales, manteniendo su número bajo control (1) (2).

Tercero, la disminución de la flora intestinal afecta a la nutrición. Dado que confiamos en las bacterias para ayudarnos a digerir la comida y producir variados nutrientes, la reducción en su número o un cambio en su naturaleza significa que el intestino es menos capaz de nutrir el cuerpo. Si este estado disbiótico llega a ser suficientemente severo, el intestino se vuelve aumentadamente incapaz de asimilar nutrientes –lo que se conoce como mala absorción- y la desnutrición es una consecuencia predecible.

En su artículo de 1996 “Destrucción de la microflora residente normal como causa del SIDA” (9) y en el de 1998, “Qué causa un test positivo de anticuerpos-VIH” (10), Vladimir Kiliadin propone esencialmente las mismas ideas, que la destrucción de la microflora intestinal es la razón de la tendencia de los hombres gay a resultar positivo y desarrollar SIDA. En el artículo de 1998 Koliadin escribe:
“Esa flora intestinal es de importancia vital para la digestión del alimento así como para mantener a raya a variados microorganismos patógenos oportunistas. La supresión de la flora amiga del intestino por antibióticos desemboca en serios problemas con la digestión de la comida y en el desarrollo de infecciones intestinales oportunistas. Tales anormalidades intestinales causan frecuentemente incremento de la permeabilidad de las paredes intestinales (síndrome del intestino “agujereado”). Las proteínas son parte esencial de nuestra dieta y antígenos extraños muy potentes. Por qué ellas no causan sobrecarga de antígenos en individuos sanos? Normalmente las proteínas son digeridas en cortos fragmentos que no son antígenos (no pueden inducir respuesta inmune), y únicamente esos cortos fragmentos que-no-son-antígenos traspasan las paredes intestinales y entra en el torrente sanguíneo. La permeabilidad de las paredes intestinales hace posible que las moléculas de proteína se introduzcan en el torrente sanguíneo y se conviertan en un potente factor de sobrecarga de antígenos. Este mecanismo proporciona una plausible explicación para la asociación epidemiológica entre promiscuidad, diagnosis de SIDA y seropositividad VIH...”

EVIDENCIAS DE DISBIOSIS INTESTINAL EN HOMBRES GAY VIH+
Condiciones sugestivas de disbiosis intestinal tales como incremento de la permeabilidad intestinal, mala-absorción y activación del sistema inmune, se ven comúnmente en hombres gay reactivos al “test VIH”. Un estudio de 1995 con 88 gays “VIH+”publicado en GUT descubrió que “La mala absorción era prevalente en todos los grupos de pacientes con SIDA, pero no en los asintomáticos con VIH. La mala-absorción correlacionó… con el grado de inmunosupresión y con el índice de masa corporal. El aumento de la permeabilidad intestinal se encontró en todos los subgrupos de pacientes” (11). Esto es, exactamente, lo que la hipótesis de disbiosis intestinal predijera. En una población “VIH+”, particularmente compuesta de hombres gay, el aumento de la permeabilidad intestinal se extendería pero la mala absorción, un indicador de disbiosis más severa, sería menos prevalente y estaría correlacionado con el nivel de disfunción inmune.

La corriente dominante de los investigadores del VIH/SIDA, en el último par de años, ha empezado a publicar artículos reconociendo la importancia del intestino en el desarrollo de “enfermedad VIH”. Y estos artículos contienen fuertes paralelismos con lo que se está exponiendo aquí, aunque desde una perspectiva VIH-es-la-causa-del-sida.

En 2006 Brenchley et al. escribió: “La activación crónica del sistema inmune es el sello de de la infección VIH progresiva y predice mejor la enfermedad que la carga viral en plasma, auque su etiología sigue siendo oscura. Aquí demostramos que los productos microbianos circulantes, probablemente derivados del tracto gastrointestinal, son una causa de activación sistémica inmune relacionada con el VIH”. Continúan diciendo “Estos datos establecen un mecanismo para la activación inmune crónica en el contexto de una superficie mucosa gastrointestinal comprometida…” (12).

Un artículo de Nature Medicine cita a un investigador que sostiene que el “intestino agujereado” es un aspecto importante del SIDA, al decir “Pensamos que la translocación microbiana causa activación sistémica inmune y, por tanto, progresión en la enfermedad VIH” (13). Y un artículo de 2006 en Aidsmap empezaba con este ejemplo: “La fuga de microbios del intestino, como resultado de daño relacionado-con el-VIH a las paredes intestinales, puede ser uno de las más importantes causas de la activación sistémica inmune que conduce al proceso de enfermedad VIH” (14).

POSIBLE INFLUENCIA DE LAS PRÁCTICAS SEXUALES GAYS SOBRE LA MICROFLORA INTESTINAL
Si la disbiosis intestinal juega un papel causante en el SIDA, la cuestión obvia es por qué a finales de los 70s e inicios de los 80s un considerable número de hombres gay, súbitamente, llegarían a estar afectados con la enfermedad hasta el punto enfermar gravemente y morir. En sus artículos, Koliadin señala el uso general, a veces profiláctico, de antibióticos de amplio espectro que destruyen bacterias indiscriminadamente. Aunque estas drogas indudablemente jugaron y siguen jugando un importante papel, hay otros factores que merecen seria consideración.

Primero, tener presente que la conexión entre sexo anal receptivo y la proclividad a testar “VIH+” ha sido advertida desde que empezó el SIDA. El Grupo de Perth en una carta a David Rasnick, citando el estudio Multicenter AIDS Cohort y el Padian, estableció “El único acto sexual, gay y heterosexual, que está relacionado con la aparición de SIDA y test de anticuerpos positivo es el coito anal receptivo”. Y “La frecuencia de esta práctica por cualquier sexo, y no el número de parejas (promiscuidad), es el factor de riesgo para el desarrollo del SIDA y de un test de anticuerpos positivo”. Continúan diciendo, “… para que aparezca el SIDA es necesaria una frecuencia muy alta de relación anal receptiva durante un largo periodo de tiempo” (15).

No hace mucha imaginación para conectar sexo anal receptivo con el hallazgo de perturbación de la flora intestinal en las paredes mucosas del tracto intestinal. Traumas asociados con la penetración anal y los efectos de los lubricantes sexuales, son dos factores que verosímilmente podrían estar implicados. Pero otra práctica juega probablemente un significante papel en la disbiosis intestinal, por lo menos en lo que concierne a los hombres gay: la ducha.

Es fácil ver cómo uno puede pasar por alto que esta práctica común podría ser un riesgo para la salud. El aseo personal mediante el lavado es clave; y de todas formas, que peligro tiene un poco de agua? Pero la concentración más alta y la diversidad más grande de la microflora intestinal se encuentran en el colon (1) (2), precisamente la sección de la parte más baja del intestino que es la más impactada durante la ducha rectal. No sorprende que esta práctica haya sido identificada desde el principio como un factor que correlacionaba con testar “VIH+”. Un estudio de 2007 sobre la ducha rectal en hombres gay halló que “… el 53% de los hombres VIH-negativo y 96% de los VIH-positivo se duchaban en preparación para el sexo, la mayoría de ellos frecuentemente o siempre…” (16). Relatos anecdóticos indican que los hombres gay se duchan diaramente, y se pueden encontrar informes de que algunos lo hacen múltiples veces al día (17).

El peligro potencial asociado con la ducha llega a ser notablemente evidente cuando se examina la manera en que está hecho por el grupo de hombres gay que históricamente ha sido reconocido de estar en mayor riesgo, los que practican más las formas fuertes de sexo anal tales como con el “fisting”. Antes de que la pareja receptiva participe en tal actividad, es de rigor que se limpie minuciosamente. Y esto, típicamente, no se hace con enemas corrientes. En cambio, un aparato comúnmente llamado “disparo de ducha” –esencialmente una manguera metida en el cabezal de la ducha con una boquilla en el otro extremo-, se inserta en el colon para que el usuario pueda dirigir adentro un chorro constante de agua. Y se usa generalmente muchas veces en un periodo de tiempo de horas a días para alcanzar el nivel deseado de limpieza.

Se ha comentado el peligro de estos aparatos, apuntando que no únicamente provocan la separación de la mucosa de las paredes intestinales, sino que la fuerza del rociado que generan pueden ser suficiente para causar daño en los tejidos, incluyendo perforación del colon, y que el peligro de exposición del tejido del colon a temperaturas de agua peligrosamente altas, existe, a menos que se tomen grandes precauciones (18).

Los disparos de ducha aún mantienen su popularidad entre este subgrupo de hombres gay, y pueden comprarlo fácilmente online o en las sex shops que abastecen a esta clientela en las grandes ciudades. Es de destacar que fueron introducidos como uso normal entre este segmento, a inicios-mediados de los setenta, entre 5-10 años antes de que empezara el SIDA.

Curiosamente, fue alrededor del mismo tiempo en que la Gay Bowel Disease (Enfermedad del Intestino Gay), una antipáticamente nombrada condición que fue reconocida oficialmente en 1976, empezó a aparecer, alcanzado niveles de epidemia en New York City y San Francisco (19). La Gay Bowel Disease fue considerada por Casper Schmidt de ser un “síndrome en la penumbra” del SIDA (20).

EXPLICACIÓN DE LAS ENFERMEDADES DEL SIDA EN TÉRMINOS DE DISBIOSIS INTESTINAL
La mayoría de las enfermedades y desórdenes asociados con el SIDA pueden estar conectados, notablemente en algunos casos, con la disbiosis intestinal. Estas conexiones fortalecen los fundamentos de esta sencilla y verosímil explicación de la etiología del síndrome, basada en la destrucción de la microflora intestinal. Esto contrasta crudamente con la teoría generadora-de-paradojas de que el VIH causa SIDA.
Pneumocystis carinii (PCP), candidiasis (estomatomicosis) – Estas dos condiciones fúngicas fueron de entre las primeras enfermedades definitorias de SIDA en ser reconocidas (PCP inicialmente se pensó que era bacteriana pero más tarde se descubrió que estaba causada por un hongo; y fue denominada Pneumocystis jiroveci pero se continua usando el nombre antiguo); normalmente, las bacterias beneficiosas ayudan a mantener a estor microbios ubicuos bajo control. Pero en ausencia de la flora, emergen como infecciones oportunistas (OIs). Además, la microflora intestinal estimula la producción de citoquinas, incluyendo el alfa y gamma interferón (21) (22). El gamma interferón es reconocido por sus propiedades en la lucha contra los hongos en general. (23), y por sus efectos contra la PCP en particular (24). Luego con toda claridad, sería de esperar que un incremento en la incidencia de infecciones fúngicas, fuera acompañado de una disminución de las bacterias beneficiosas, como resultado del espacio libre de las paredes intestinales ahora colonizado por los hongos y como consecuencia de una caída en los agentes de la lucha antifúngica producidos por la microflora.
Deficiencia de Glutatión – Los pacientes de SIDA son característicamente deficientes en glutatión, el principal antioxidante del cuerpo. Numerosos estudios durante más de una década han documentado este hecho (25). Varios prominentes disidentes, incluyendo el Grupo de Perth (26) y al médico Heinrich Kremer (27), han basado sus propias hipótesis o protocolos de tratamiento, en gran parte, en torno a esta observación. Aunque el glutatión puede ser absorbido directamente del alimento que comemos, es principalmente fabricado intracelularmente a partir de los aminoácidos, incluyendo glutamina y cisteína (28). Lo que investigadores de ambos lados de la valla casi siempre fallan en señalar, es que estos aminoácidos son producidos en el intestino por la microflora, incluidas varias cepas de Lactobacillus (29) (30). Obviamente, si se sufre de carencia de esa flora intestinal, se inhibirá la síntesis del glutatión, porque menos bacterias estarían en su sitio para producir glutamina y cisteína, los bloques que conforman el edificio. Respaldando este punto, un equipo concluyó, en 1999, que los resultados de su estudio “… sugieren que la deficiencia (de glutatión) en la infección por VIH se debe, en parte, a un índice de síntesis reducido secundario a una escasez de la disponibilidad de cisteína.” (31).
Anomalías en las células-T – Parece haber una conexión, a ser dilucidada, entre disbiosis intestinal, deficiencia de glutatión y anomalías en las célultas T, aunque sean características del VIH/SIDA. Culshaw ha tratado la relación entre los subgrupos de poblaciones de células-T, Th0, Th1, Th2, y el equilibrio entre las formas oxidada y reducida del glutatión (32). Está recogida por varios autores una conexión directa entre la composición de la microflora intestinal y el equilibrio de células tipo Th:
“Ciertas cepas de lactobacillus inducen altos niveles de citoquinas que trastocan los Th1 (IL-12 y TNF-a), mientras otras cepas de lactobacillus, junto con la especie de las bifidobacterias, inducen altas cantidades de IL-10 (una citoquina tolerogénica), pero bajos niveles de las citoquinas que alteran los Th1.” (33).
“… la flora sana del intestino mantiene las dos ramas más importantes del sistema inmune, la inmunidad por Th1 y Th2, en adecuado equilibrio…” (34).
“Las bacterias beneficiosas en el intestino aseguran la producción apropiada de diferentes células inmunes, inmunoglobulinas y otros componentes del sistema inmune. Pero lo más importante es que mantienen el sistema inmune en el equilibrio correcto. Lo que sucede normalmente en una persona con disbiosis intestinal es que las dos ramas capitales de su sistema inmune, Th1 y Th2, se desequilibran, con Th1 hipoactivas y Th2 hiperactivas…” (35).
“Hay algo en torno a lactobacillus y bifidobacterias, quizás una proteína en la superficie celular de los microbios, que estimula la función celular inmune de los TH1 más que la de los TH2” (36).
  1   2   3   4

similar:

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal icon¿Cuál es la situación actual en relación a los adolescentes y las ets/vih/sida?

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconIntervencióN “cumplimiento del acuerdo 143 de 2005” (vih/sida)

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconResumen ejecutivo. Humanización y mejoramiento de la calidad de atención...

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconDerecho a la salud y especial proteccion de personas portadoras del vih/sida

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconEl sida es una enfermedad causada por un virus llamado vih que ocasiona...

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconNuevos retos en vih/sida

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal icon“ orientación sobre vih y sida en la educación básica”

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconLey que amplia y modifica la ley n° 26626 sobre el virus de inmunodeficiencia...

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconRed taes tb-vih/sida diplomado en tuberculosis, salud pública y la intervención enfermera

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconVih: Virus de Inmuno deficiencia Humana. Se denomina así al retrovirus que provoca el sida pcr




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com