Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana




descargar 301.23 Kb.
títuloContra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana
página1/9
fecha de publicación06.08.2016
tamaño301.23 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
.PETICIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO.

CONTRA EL SISTEMA DE LAS ILEGALIDADES FORESTALES EN LA AMAZONIA PERUANA

_______________________________________________________________

Mi nombre es Francesco Mantuano, Ciudadano italiano/europeo (anexos 1 e 2), residente in Perú (anexo 3), donde soy Concesionario Forestal en la Región Amazónica de Loreto (cap. Iquitos); actividad acerca de la cual presento esta mi Petición de amparo contra el sistema complejo de las ilegalidades forestales.

Mi caso particular, microscópico en sé, es todo modo revelador de un macro-mecanismo dañino a nivel global; y lo señalo al Parlamento Europeo entendido como mayor Organismo democráticamente representativo en el Mundo, para que pueda contrarrestarlo apropiadamente o al menos concurrir a su desarticulación según el rumbo de la futura política europea en las especificas relaciones internacionales.

La Unión Europea, ya en el próximo futuro, será un Actor entre los principales del escenario amazónico a través del Acuerdo de Libre Comercio cerrado con el Perú y Colombia, después del fracaso de las negociaciones con el conjunto de la Comunidad Andina, lo cual podría, pero, ser reversible mismo a través de una gestión conforme de su actual versión limitada.

Este Acuerdo prevé criterios de sostenibilidad en el aprovechamiento de la Selva, sea ambientales que humanos; pero en realidad están todos eludidos por un esmerado sistema de “encubrimientos” administrativos y legales que sustancialmente infringen los acuerdos convenidos entre la Unión Europea y el Perú, con el implícito consenso y el completo conocimiento, hasta ahora, de las Autoridad Politicas.

Lo que voy a exponer lo denuncio, en vano, desde hace 2 años, sin alguna atención por parte de las especificas Autoridades, Administrativas o Judiciarias (Fiscales) que sean; más recibiendo un completo boicoteo, con grave riesgo mío y de las Personas cercanas, según lo que me acerque, siempre más, al núcleo del asunto: espero que una justa actitud del Parlamento Europeo pueda modificar en mejor el rumbo de las cosas, sea en caso particular que en la situación general.

Toda mi actividad de trabajo en el ámbito de un gestión correcta y sostenible de la Concesión Forestal está fuertemente hostigada, hasta al bloque efectivo y total, por la acción criminal del sistema de la madera ilegal que involucra elementos de las Autoridades Administrativas de todo nivel, como parte de la estructura de la corrupción de nivel nacional; pues que nacional y política, en su sentido deterior, es la gestión dañina en el complejo del sector forestal y del ambiente natural y humano, así como intentaré demostrar en mis notas incluidas en la Petición.

Claramente, también y más que todo mis intentos de manejar la Concesión forestal en el rumbo de la conservación, debido a la excepcional biodiversidad que allá se ubica, y con la participación de la local Comunidad Nativa del pequeño Pueblo Capanahua, han sido esmeradamente frustrados por este sistema ilegal forestal que solo entiende la Selva como mina de madera.

El completo aislamiento en el cual me encuentro conlleva también riesgos para la incolumidad física mía y de mis alegatos. _____________________________________________________________________

1) Consideraciones generales sobre la Región Amazonica Peruana ..….………… pag. 2

2) Mecanismos funcionales del sistema de las ilegalidades forestales …………… pag. 5

3) Caso especifico de la Petición y circunstancias colaterales de corrupción administrativa ……………….……………………...………………………………….….. pag. 13

4) Circunstancias superiores/complejas del sistema de las ilegalidades forestales ..……………………………………………………………………………………………………..…. pag. 20

5) Otros daños y consecuencias social/ambientales del sistema de las ilegalidades forestales .……………..……………………………………………………………….……… pag. 49

6) Evidencias y Conclusiones .…………………………………………………………………………. pag. 70

7) Anexos documentales ..……………………………………………………………………………….. pag. 72

1) CONSIDERACIONES GENERALES

La gestión habida hasta ahora del patrimonio natural en la Amazonia peruana ha sido completamente negativa, enterando no solo el aspecto estrictamente forestal/arbóreo, más todo el conjunto ineludiblemente conexo: biodiversidad vegetal y animal, terrestre y acuática, ambiente en todo (con agua y suelos), estructura social local, manejo legal del trabajo, distorsión funcional del Mercado Internacional de la madera, corrupción administrativa de todos los niveles, elusión sea de la Ley que de los elementales Derechos Humanos.

Una visión puramente “extractivista” de la Selva Amazonica, la que primó desde siempre y hasta ahora, damnificó todo el conjunto del sistema Hombre/Naturaleza; con serio riesgo de irreversibilidad si consideramos que el factor social/legal, en plena crisis, es actualmente el primer factor de destrucción de los bosques amazónicos y del ambiente en general: es imposible partir los dos términos, factor humano/social y factor natural/ambiental, en un Mundo como lo actual, con presencia y acción antropicas capilares y fuertemente modificadoras.

Pero es importante que el criterio de análisis y acción de la Unión Europea no sea extraviado por fáciles mitologías amazónicas que alimenten una visión “romantica” de la Selva y su ambiente, sea natural que humano; mitos muy a menudo despachados mismo por quien tiene interés en la pura explotación de los bosques amazónicos y de los demás aspectos colaterales, como el agua, el petróleo, la minería fluvial y la biodiversidad, actualmente de interés farmacológico, químico y genético; cuando antes estaba concebida más que todo como medio de exportación de animales vivos y/o pieles.

Los dos mitos talves más arraigados son los de la “inagotabilidad” y de la “impenetrabilidad” de la Selva Amazonica, los que dejan creer, en un sentido “fácil y sencillo”, que la extensión y dureza de la Selva, y su capacidad auto-regenerativa, sean garantías de su eterna sobrevivencia. En realidad los factores destructivos no actúan de un “afuera” hacia un “adentro”, como sería opinable en una óptica solo “geográfica” del mecanismo destructor, lo que se refiera a otro mito amazónico, lo del su “vacío”; más en realidad están internamente y capilarmente presentes y activos, mismo porqué motivados y alimentados por el igualmente capilar “desastre social/legal” al cual aludía: en una comparación medica, no nos encontramos de frente a un organismo con una o más heridas graves pero limitadas; a revés, de frente a un organismo que presente una “inflamación auto-inmune sistémica”, pues que las mismas poblaciones locales son empujadas por la necesidad de sobrevivencia a la auto-destrucción ambiental a través de la explotación exasperada y/o la aceptación pasiva de aquela impuesta por intereses económicos externos, indiferentes a cualquier criterio de gestión sostenible.

En más, hay que considerar que la actual población amazónica no incluye solo componentes humanas autóctonas, pero también están presentes y activas componentes mestizas, andinas, costeñas, chinas, europeas, norte y sur-americanas. A esta extrema variabilidad humana, reflejo de una proporcional variedad de visiones y objetivos, hay que adjuntar, aunque desapercibida, una muda y sub-terranea “guerra de religión” entre la Iglesia Catolica y el amplio mundo de las Iglesias Evangelicas, Pentecostales, Adventistas (y muchas más) que está partiendo la población (los más “altos” al catolicismo y los más “bajos” a las otras iglesias) de una manera solo aparentemente no influyente social/políticamente y productivamente, pero en realidad a menudo relativa a distintas visiones actuadoras, con consecuencias muy concretas; todo modo capaces de crear bloques sociales impermeables y opuestos.

Como si eso no fuese suficiente, consideremos que en la basilar cultura ancestral amazónica está completamente ausente el concepto de “institucionalidad” como entendido por el actual “mundo moderno estructurado”, cosa por supuesto y afortunadamente no “obligatoria” en ningún sentido antropológico/cultural, más que sin embargo confronta, también violentamente, las dos mentalidades en el “momento” de la estructuración social y productiva y/o de la individuación de los blancos para alcanzar: pensemos a la distinta interpretación del territorio (localista o estatal.?...) y de su uso (sobrevivencial/continuativo o geo-politico.?...). Y todo eso en un cuadro de total ausencia de los territorios amazónicos peruanos del Estado entendido como garante de la aplicación de la Ley, entendida esta a su vez como la base de la “convivencia civil” y “participación ciudadana”; ausencia, esta, por nada casual, más bien proyectada e hasta ahora cínicamente gestionada; y no causada por aquella “mítica impenetrabilidad” a la cual aludía, pues que resulta a primera mirada que la Amazonia peruana está “impenetrable” solo por la Ley; pero, quizás porqué, no y nunca por cualquiera forma de ilegalidad.!... las de la madera, del narcotráfico, de la biodepredación, de la minería fluvial informal, de la trata de menores, del contrabando, etc.….

La consecuencia concreta de todo eso es que el conjunto de las ilegalidades, ahora aludidas como distintas, en realidad constituye un conjunto organico auto-sustentador y concurrente a la confrontación/choque contra la Ley y su actuación real: de hecho, cada ilegalidad fortalece las otras, a menudo en manera concreta y efectiva; a menudo “osmóticamente”, a traves de la coparticipación del territorio (y de la turnación de su explotación) y de los mecanismos funcionales; todo modo y siempre en el efectivo control del territorio y de su componente poblacional, completamente salidos del control del Estado/Ley: no está exagerado, más perfectamente real, que actualmente el Estado peruano no tiene el control encima de por lo menos la mitad de su Territorio Nacional, si consideramos que la región amazónica constituye el 60% del total territorial y solo unas “enclaves urbanas” y unos puntos de control fronterizos inter-estatales pueden considerarse formalmente, pero no siempre funcionalmente, “soberanamente presidiados”.

Como ya aludido, eso no es “casual” o causado por problemas logísticos y/o financieros, más realiza la histórica “desatención” del Estado Peruano a su parte amazónica, concebida como su “colonia interna” para dejarla a la explotación conjunta de los “Poderes fuertes”, sea regionales que nacionales; y del complejo capilar y “asfixiante” de la corrupción administrativa de todos los niveles que constituye sustancialmente la “otra cara” de cualquiera ilegalidad, no como “corolario” más como efectivo factor funcional. Fundamental, en ese sentido, es la fuerte influencia política interna por intereses económicos teóricamente legales pero paradójicamente basados mismo encima de esta ausencia del Estado/Ley, como trataré exponer en seguida.

2) MECANISMOS FUNCIONALES DEL SISTEMA DE LAS ILEGALIDADES FORESTALES

El sistema de la madera ilegal en realidad constituye una “Industria Peruana Paralela de la Extracción y Comercialización Primaria de la Madera Ilegal”; primaria = hasta a los aserraderos, por lo menos; en falta de pruebas objetivas/judiciarizables para el paso siguiente , lo de las Empresas Exportadoras.

De hecho, pero, hay que señalar la indiscutible realidad que la madera ilegal (señalada, como vamos a ver, por las mismas Autoridades, forestales y no, entre el 80 y el 90% del total de la madera “producida” en Perú) está perfectamente organica a la Industria Exportadora peruana, pues que le entrega una completa “flexibilidad” comercial a los pedidos del Mercado Internacional, sea por tipología que por cantidades de madera: con la estrechas (pero solo teoricas) normas técnicas que regulan las Concesiones, no sería posible satisfacer con seguridad los pedidos comerciales y el “Cliente” se dirigiría a otros proveedores internacionales (por lo menos de las maderas tropicales, excluyendo el muy común “Pino”: Chile, Canada, USA, Rusia); los que por cierto no faltan, si pensamos en la trágica situación de la legalidad forestal en Africa ecuatorial, entre guerras civiles, milicias independientes y total ausencia de los Estados; o en Países como el Myanmar donde no se percatan ni de problemas “civiles/institucionales” talves muy mayores que sus bosques (pues que preliminares, como impostación política y consecuentemente actuadora del País); o en la parte indonesia del Borneo y de la Papua-Nueva Guinea, donde se realiza una visión “colonial”; la misma, al final, que se actúa en la Amazonia peruana, como señalado en la parte “Consideraciones Generales” de esta Petición: la tragedia de Bagua de hace 2 años ha sido aparentemente “metabolizada”, y en mal, si todo sigue como antes; lo que, objetivamente, siempre entiende “peor que antes”.!....

La Industria peruana exportadora de madera se encuentra entonces en enfrentar una competencia despiadada como la africana y la del Sur-Este asiático; despiadada no solo comercialmente, sino antes que todo hacia las mismas poblaciones locales; y entonces se pega al rumbo general internacional y cobra el “fruto histórico” de una mentalidad pasiva y complaciente armada en 5 siglos de auto-colonialismo interno que le garantizan una red estanque de complicidades/pasividad, experimentada y funcional, por cierto mayor que el correspondiente africano y asiático: en eso, hay que admitirlo, desaparece toda huella de “pereza tropical” y/o “ineficiencia tercio-mundista” (…cuando se quiere…) y vemos funcionar perfectamente la “mafia” forestal/administrativa/política; si con este termino inflacionado y folclórico queremos referirnos a algo mejor definible como “estructura criminal articulada, con auto-percepción del conjunto de sus capacidades y visión estratégica”…. así que podamos eliminar todo riesgo de “visión romantica” del argumento en cuestión….

Hay que considerar, además, que el sistema de la madera ilegal distorsiona el Mercado, pues que abarata artificiosamente el precio de los productos; sea por los costos objetivamente más bajos porqué libres de toda obligación legal y tributaria; sea porqué los pocos grandes compradores/monopolizadores nacionales (que, al final, son los Exportadores….), apreciando la “providencial” existencia de este “providencial” abaratador, cortan “de autoridad” los precios de compra en su conjunto, creando un monopolio de hecho y sin obstáculos, en un País como el Perú donde se clama “al Libre Mercado” en cada esquina de la calle y/o canal televisivo y/o grande diario de Prensa y/o “sillón” del Congreso….

Claro que es indispensable aludir al funcionamiento estándar del sistema concesionario forestal para descubrir y conectar los mecanismos funcionales del conjunto de las ilegalidades, pues que es algo talves no muy complejo, pero bastante más “encubierto” que lo que se podría pensar: la tala ilegal de madera no es el fruto de una aislada actuación criminal en los bosques, interpretable con la solita versión “romantica” que primea en todo lo que pertenece a la Amazonia: el grupito de “bosquesinos malvados” que se van por la Selva, entre boas, orquídeas, lagartos, mariposas y panteras, cortando lo que encuentran….. casi como, se me permita la ironia, una versión mala y anti-ecológica de los 7 Enanos del Cuento de Blancanieve.!.... mismo esta visión irreal del asunto impide enfrentarlo con la debida atención y decisión, más que todo política; y política internacional, encima.!....

A) Cada Unidad de Aprovechamiento (una Concesión forestal puede ser constituida por más que una U. A.), con una extensión entre las 5,000 y 10,000 hectareas, está dividida en 20 Parcelas Anuales o P.C.A. = Parcela de Corta Anual, a las cuales se regresa después de un ciclo de 20 años, siendo el Contrato de concesionamiento vigente por 40 años (renovables).

Para poder aprovechar la Parcela Anual hay que presentar a la Autoridad Forestal el Plan Operativo Anual (P.O.A.), que consiste sustancialmente en un inventario arbóreo/forestal del área anual, y en más con una descripción de los trabajos que se van a hacer y del “manejo” (= modalidad de reposición de nuevos arboles, sustitutivos de los talados) sucesivo a la fase de corta (a pesar de otros cumplimientos “menores”, pero solo en la consideración criminal). Al final de temporada de trabajo (= zafra, fin de Mayo; por ser determinada no por el año-calendario, más por el ciclo de la llena fluvial, única manera de mover los troncos) se presenta un Informe de los trabajos efectuados (….).

En realidad los Concesionarios deshonestos, la casi totalidad, falsifican los datos de las cantidades y tipos de arboles ubicados en los inventarios forestales anuales presentados a las Autoridades de control y emiten “Guías de Transporte Forestal” (juntamente a hojas de cubicación de cada tronco) ampliamente sobra-dimensionadas y variadas según los pedidos y exigencias comerciales de los extractores y comerciantes ilegales firmándolas y sellándolas (con la corresponsabilidad legal de los Consultores Forestales, ingenieros, que necesariamente deben redactar y contrafirmar el P.O.A., después de haber, presumiblemente, trabajado en el bosque para inventariarlo): la madera ilegal extraída quizás donde está así “blanqueada” (la consciencia sucia crea el termino.!...) resultando a todos los efectos y sucesivos controles como en salida de una Concesión con todos los documentos en orden: viaja en los ríos y/o en camiones y llega a los aserraderos; y de allá continua hasta la exportación o en pequeña parte al Mercado Interno.

Este primer paso del mecanismo de las ilegalidades ya produce el resultado “estratégico”, para Industriales y Exportadores, de excluir toda su responsabilidad legal; pues que la madera llega a los dueños de aserraderos y a la los Exportadores con documentos regulares que nadie de ellos está en deber de controlar y nadie más está en poder de poner en duda, hasta que no haya pruebas contrarias (y acá empezaría el nivel sucesivo de cobertura): pues que cada pasaje (presentación del POA/inventario forestal y consecuente emisión de guías de trasporte con hoja de cubicación) tendría que haber sido inspeccionado (pero no es) y aprobado despues de precisos controles por las Autoridades Forestales, Provinciales y regionales; y eventualmente “Supervisiones”, sucesivas, de las Autoridades Nacionales.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana iconOtorgamiento de tierras de dominio del estado en la amazonia peruana...

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana iconRegistro de Datos Genéticos vinculados a delitos contra las personas...

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana icon#24-a con abrazo al Congreso contra la reforma judicial,08-M, a la...

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana icon#24-a con abrazo al Congreso contra la reforma judicial,08-M, a la...

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana iconTriunfo en el senado de las organizaciones ciudadanas contra monsanto y las patentes vegetales

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana iconLa agresión, por otra parte, es una respuesta o reacción a diferentes...

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana iconMuy sabiamente las autoridades nacionales han designado Parques Nacionales,...

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana icon2004 Universidade da Amazônia unama

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana iconResumen la Norma iso 18000 es un Sistema de Gestión de la Seguridad...

Contra el sistema de las ilegalidades forestales en la amazonia peruana iconSemillas forestales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com