Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad




descargar 0.84 Mb.
títuloRequisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad
página19/23
fecha de publicación06.08.2016
tamaño0.84 Mb.
tipoRequisitos mínimos
b.se-todo.com > Biología > Requisitos mínimos
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   23
III El concepto de derechos fundamentales en la jurisprudencia constitucional y el reconocimiento de derechos a animales no humanos.

27. La Corte ha desarrollado en su jurisprudencia un concepto amplio de los derechos fundamentales. Derribando las barreras de una construcción tradicional, según la cual los derechos se generaron en “oleadas” históricas, en sus decisiones más recientes ha rescatado los principios de indivisibilidad, integralidad y universalidad que —en síntesis— ordenan la protección igualitaria de todos los derechos, pues todos ellos son necesarios para el respeto de la dignidad humana.
28. También las alusiones al concepto de dignidad en la jurisprudencia han avanzado desde la decisión citada previamente, del año 1993. Así, desde la sentencia T-881 de 2002, la Corporación ha destacado su naturaleza jurídica plural (dignidad como valor, principio y derecho) y la complejidad de su contenido, con el propósito de destacar la existencia de una relación intrínseca de este principio con los de igualdad, libertad y autonomía, con la consecuencia de propugnar actualmente por la eficacia de todos los derechos constitucionales como derechos fundamentales.
29. Desde la sentencia T-227 de 2003 (y en un proceso que viene a consolidarse con la sentencia T-760 de 2008), la Corte ha sostenido (i) que la característica esencial de los derechos fundamentales es su nexo con la dignidad humana; (ii) que para determinar el carácter fundamental de un derecho, el juez debe evaluar la existencia de consensos a nivel dogmático, legislativo, constitucional, o de derecho internacional de los derechos humanos, atendiendo además (iii) las circunstancias de cada caso concreto.
Finalmente, (iv) ha puntualizado que la “fundamentalidad” de un derecho depende de la posibilidad de “traducción en derechos subjetivos”, es decir, de que sea posible determinar claramente el titular, el destinatario (obligado) y el contenido del derecho (Al respecto, ver sentencia T-235 de 2011).
30. En el plano de la eficacia de los derechos, ha acogido la división conceptual entre derechos y garantías, que evoca la obra de Luigi Ferrajoli (previamente citado) o, en otros términos, la separación entre los problemas de fundamentalidad y los problemas de justiciabilidad de los derechos (Ver, al respecto, la sentencia T-016 de 2007).
31. Así las cosas, el primer obstáculo que debe superarse para que sea aceptable el reconocimiento de derechos de los animales es el que toca a la dignidad humana, y sobre el cual se han dado suficientes elementos de juicio en el acápite inicial de esta aclaración. Como se expuso, este problema es actualmente un asunto absolutamente cardinal en las discusiones filosóficas, pero también una cuestión que exige respuestas desde el derecho, pues los “vacíos” conceptuales del concepto se proyectan directamente en los derechos de sujetos que requieren la protección jurídica que brindan los derechos humanos.
En ese orden de ideas, la propuesta de Nussbaum permitiría avanzar un concepto complejo de dignidad humana, basado en (i) la construcción racional, de tipo kantiano; (ii) el principio de exclusión del sufrimiento, de estirpe utilitarista; y (iii) el concepto de florecimiento de origen aristotélico y destinado a evaluar los derechos a la luz de las capacidades propias de cada especie. Estos presupuestos deberían ser suficientes para una revisión constructiva del concepto de dignidad humana.
32. La segunda condición contemplada por la jurisprudencia constitucional para otorgar a una posición jurídica determinada el carácter de derecho fundamental se cifra en la existencia de consensos, en distintos niveles discursivos, acerca de esa posibilidad o ese reconocimiento.
El proyecto inicialmente presentado a la Sala defendía la necesidad de reconocer los derechos de los animales no humanos con base en (i) la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Animales (cierto nivel de consenso en el derecho internacional) 261; (ii) el reconocimiento de la Corte acerca de la existencia de un mandato de protección a la fauna, derivado de la constitución ecológica (un consenso a nivel constitucional); (iii) la jurisprudencia del Consejo de Estado en la que se viene afirmando, de manera uniforme, que los animales no humanos son titulares de derechos (propuesta para un consenso jurisprudencial) y las decisiones legislativas de prohibir el maltrato animal (Ley 84 de 1989, por la cual se adopta el Estatuto Nacional de Protección de los Animales y se crean unas contravenciones y se regula lo referente a su procedimiento y competencia) y el uso de animales silvestres en circos (Ley 1638, juzgada en esta ocasión por la Corporación), como indicios de un movimiento de la agenda política hacia el consenso citado.
33. En ese orden de ideas, parece claro que si bien no puede sostenerse aún que existan consensos definitivos sobre la titularidad de derechos constitucionales por parte de los animales no humanos, sí hay indicios y pasos decididos hacia la definición de esos derechos en un futuro próximo. Sin embargo, estos desarrollos aún son incipientes (tal vez el más avanzado es el de la Declaración de los derechos de los animales, aprobada por la ONU que, aún sin la fuerza de un tratado, establece criterios de interpretación ineludibles para el juez constitucional y todos los operadores jurídicos).
Existen además convenios ratificados por Colombia para la protección de la biodiversidad, la fauna y la flora, en cuyas normas pueden hallarse fundamentos normativos plenamente vinculantes en el orden interno, de los cuales se deriven derechos de los animales. Y la evidencia de los esfuerzos que países vecinos han realizado para pasar de un derecho de la naturaleza asociado a la protección del ambiente, a una aceptación expresa de los derechos de la naturaleza, basada en buena medida en la visión del mundo de los pueblos originarios, y en su concepto de vida buena (Sumak kawsay262) debería ser objeto de futuras reflexiones, tomando en cuenta la importancia que nuestra constitución concede al pluralismo, la diversidad y la igualdad entre culturas.
La vaguedad que menciono en cuanto a la determinación de los derechos de los animales es precisamente la que me lleva a proponer un camino intermedio, en el que se comience por reconocer el derecho al no maltrato injustificado de animales. Estimo que los movimientos sociales y las decisiones legislativas demuestran claramente que es la posición en torno a la que, con mayor probabilidad, podría construirse un consenso, en el estado actual del arte. Pero debe tenerse en cuenta que vaguedad no es equivalente a ausencia de fuentes normativas, como proponen quienes niegan de plano los derechos de los animales.
34. La posibilidad de traducir los derechos de los animales en derechos subjetivos no ofrece particulares dificultades teóricas, desde el punto de vista de la estructura de los derechos. En primer término, ya la Corte ha aceptado la titularidad de derechos a sujetos distintos a la persona humana, como ocurre, por ejemplo, con los pueblos indígenas (sujeto colectivo de derechos fundamentales), o con la aceptación de derechos en cabeza de personas jurídicas.
Sin embargo, la concreción de su contenido deberá ser producto de una vigorosa discusión democrática, de los aportes del derecho internacional de los derechos humanos, y de los pronunciamientos judiciales, en los que se desarrolle la interpretación del mandato de protección animal, derivado del principio de constitución ecológica. Estimo que si bien la Corte ha acogido ese mandato, en lugar de aceptar hasta el momento la titularidad de derechos por animales no humanos, lo cierto es que del mismo pueden desprenderse posiciones jurídicas concretas de derechos para los animales.
Precisar el alcance y contenido de estos derechos es entonces la principal tarea pendiente.
35. La justiciabilidad de los derechos de los animales. El último problema, y tal vez el más difícil de solucionar, es el de garantizar la eficacia de los derechos de los animales no humanos, una vez se acepte su existencia. En principio considero que la propuesta de que sea la tutela, como mecanismo de protección de los derechos constitucionales, el medio adecuado para este propósito es inadecuada, dada la necesidad de acceso de los seres humanos a este medio de defensa, el más expedito para la protección de sus derechos.
Las acciones populares, sin embargo, han sido consideradas un medio adecuado para pretender la protección de los derechos de los animales por el Consejo de Estado. Evidentemente, si esa es la interpretación auténtica del órgano de cierre de la jurisdicción contenciosa, existe una vía judicial de protección potencialmente apta para la satisfacción de estos derechos.
36. Sin embargo, y esta es otra de las razones por la que califico mi propuesta como un camino medio, las garantías de los derechos son muy diversas y corresponde a todos los operadores jurídicos desarrollarlas. Así, el desarrollo de políticas públicas debe ser uno de los escenarios clave para la protección e incluso para la precisión del contenido de los derechos de los animales no humanos; la agenda legislativa ha demostrado su preocupación por erradicar el sufrimiento animal, pero está en mora de crear garantías concretas, judiciales o de cualquier otra naturaleza, para hacer efectivos los principios que viene incorporando a las leyes. También la jurisprudencia constitucional, aunque no ha dado el paso definitivo de reconocer la existencia de esos derechos, implícitamente sí lo ha hecho, al destacar la existencia de un deber de protección a los animales. Este deber, me parece claro, puede incorporar directamente la necesidad de protección de derechos de los animales.
37. Y, con base en lo recién expresado, enfrentaré la última de las objeciones al reconocimiento de derechos de los animales: la inexistencia de una fuente normativa expresa.
37.1 En primer término, estimo que esta objeción debe matizarse pues la Corte Constitucional ya aceptó la existencia de un mandato de protección a la fauna, ligado a la protección del ambiente. Ese principio es una norma jurídica, y su contenido es particularmente amplio. Por eso considero que, en sí mismo, incorpora contenidos o posiciones de derecho fundamental que deberán precisarse caso a caso, o bien, por vía del desarrollo legislativo.
37.2. En segundo término, la Declaración de los derechos de los animales (a pesar de sus deficiencias como fuente normativa directa) debe servir de parámetro para la concreción de ese principio, pues es, hasta el momento, el documento en el que se encuentra plasmada la posición dominante del derecho internacional en la materia.
37.3. Finalmente, es cierto, como se propuso en el proyecto inicial, que el juez constitucional puede (y en ocasiones debe) hacer explícito lo que se encuentra implícito en el texto constitucional. Esta labor no constituye un desconocimiento de la prudencia judicial, sino una consecuencia natural (desde un punto de vista hermenéutico) de la amplitud e indeterminación de los principios constitucionales.
38. Deseo concluir sobre este punto, que la fuente normativa (de derecho positivo) existe. En mi concepto, la constitución ecológica, al incorporar un mandato de protección animal, incorporó también la posibilidad de reconocer derechos a los animales no humanos, desde el punto de vista convencional (es decir, de derecho positivo). De un mandato tan amplio es posible derivar normas implícitas que, siempre que existan razones constitucionales suficientemente amplias, pueden tener la naturaleza de derechos constitucionales.
IV. Preguntas sin respuesta.
39. Con esta propuesta no pretendo negar la persistencia de preguntas de difícil solución, tales como estas:
39.1. Existe una infinidad de especies, y las diferencias que existen entre estas son muy marcadas como para pensar en un reconocimiento uniforme de derechos. Las relaciones del ser humano con las distintas especies pueden generar perplejidades, si se acepta la premisa de que los animales no humanos son titulares de derechos. Por ejemplo, es claro que el ser humano puede llegar a tener empatía con animales similares a él, como los simios; o con aquellos que logran desarrollar un nivel de inteligencia particularmente notorio, como los delfines o los elefantes y —aunque es un hecho menos conocido, también con diversas especies de aves—. De igual forma, las personas que conviven con mascotas domésticas generan lazos no solo de empatía, sino de profundo afecto.
Pero, por otra parte, hay especies a las que el hombre teme (como los tiburones, las serpientes o las tarántulas), y existen algunas que son consideradas como plagas o fuentes de enfermedades (las langostas, las ratas o las palomas, en determinados contextos). ¿Están dispuestos los animalistas a defender sus derechos?
39.2. Las tensiones entre derechos de los animales son muy difíciles de resolver y generan nuevos conflictos, por ejemplo, desde el punto de vista de la bioética. Así, no es fácil determinar cómo debería actuar el hombre para evitar el sufrimiento de la presa (a veces excesivo) cuando es cazada por el depredador. Y, si los seres humanos decidieran intervenir en estas situaciones para disminuir ese sufrimiento, no es posible determinar las consecuencias de esa intervención en el equilibrio natural y la evolución de cada especie.
39.3. En la misma línea, ¿cuál debe ser el alcance de las restricciones que el ser humano puede imponer a los derechos de los animales no humanos? Esta pregunta envuelve un problema técnico relevante: tal vez una forma de lograr con mayor facilidad un consenso sobre derechos de los animales no humanos consistiría en proponer que tienen derecho de menor rango. No constitucionales, sino legales o eventualmente reglamentarios.
Pero, de optar por esa vía, surge el siguiente problema: nunca un derecho de esta jerarquía podría imponerse a uno de rango constitucional y de ser así, francamente, no existiría beneficio alguno en ese reconocimiento para la vida animal.
40. Frente a esas preguntas, comienzo por señalar que no todos los problemas deben resolverse en un solo instante y que debemos evitar que las preguntas sin respuesta nos lleven a pendientes resbaladizas. Tal vez en este momento no exista ningún consenso sobre los derechos de las moscas (más aún, puede considerarse que es un disparate en zancos); sin embargo, ello no implica que no deban reconocerse derechos a otros animales, con base en los diversos criterios de la “dignidad compleja” que se ha descrito en esta oportunidad.
41. También puede ser difícil determinar cuál debe ser el trato que el ser humano establezca con especies que le pueden causar daños a su salud o sus bienes; sin embargo, esa dificultad no afecta un amplio número de relaciones en las que no existen esos efectos nocivos y, en cambio sí, vínculos de afecto y respeto recíprocos.
42. En cuanto a los conflictos entre derechos de los animales y derechos de los humanos, puede resultar en principio contra intuitivo aceptar que los de los animales no humanos son derechos fundamentales. Por eso insisto en que debe reconocerse al menos uno en el estado actual de conocimiento jurídico, ético y científico, como es la prohibición de sufrimiento injustificado. El adjetivo final (injustificado) abre evidentemente la puerta a la ponderación, pues resulta más fácil legitimar una medida de intervención destinada a la alimentación humana (sacrificio de animales para consumo) que una que tiene propósitos puramente “recreativos”.
El desarrollo de estos criterios de jerarquización y balanceo es, a pesar de sus dificultades, un desafío propio del derecho constitucional actual.
43. Así las cosas, comparto con el Magistrado Ponente la orientación inicialmente presentada a la Sala Plena y el criterio de que el reconocimiento de derechos de los animales es inminente. Así lo han asumido órganos de la mayor jerarquía en nuestro sistema jurídico, como el Consejo de Estado; el Legislador parece encaminarse en esa dirección con normas como la que fue objeto de estudio en esta oportunidad (prohibición de animales silvestres en circos); distintas corrientes filosóficas demuestran insuficiencias del concepto de dignidad basado exclusivamente en la racionalidad práctica; y autores reconocidos en la teoría de la justicia proponen un enfoque de derechos de los animales basado en sus capacidades, que parece promisorio para dar ese paso hacia la inclusión de todos los seres vivos en un escenario de respeto y consideración jurídicas.
44. Los problemas pendientes de solución no deben vetar ese reconocimiento, pues las respuestas surgirán en la discusión del derecho internacional, en el debate democrático que se desarrolla tanto del Congreso de la República y en la jurisprudencia de los altos tribunales. De lo expuesto puede concluirse que existen amplios avances en cuanto a la fundamentación ética y normativa de esos derechos; que hace falta la concreción, en diversos escenarios, del mandato de protección animal, y que de este pueden surgir derechos; que la definición de las vías de protección se encuentra aún en estado incipiente; y que, sin embargo, existen buenas razones constitucionales para aceptar la existencia de un derecho fundamental en cabeza de los animales no humanos, sin perjuicio de los que paulatinamente sean desarrollados por vía de derecho internacional, derecho interno, jurisprudencia y legislación.
45. Señala el profesor Rodolfo Arango en su libro Derechos humanos y democracia, que el fundamento último de los derechos se encuentra en la indignación. Es decir, que es aquello que nos produce indignación lo que justifica el reconocimiento de derechos. Y estimo que puede afirmarse, sin mayor controversia, que el sufrimiento injustificado de un ser vivo, eventualmente racional, y en capacidad de florecer es un hecho indignante.
Y al arribar a esta conclusión, se encuentra nuevamente el eco de las palabras de Jeremy Bentham, ahora, en uno de sus principales aportes hacia la protección de la vida animal: “¿Hay alguna razón para que se permita que atormentemos a los animales? Yo no veo ninguna... Ha habido épocas en que la mayor parte de la especie humana, bajo la denominación de esclavos, ha sido tratada del mismo modo....como ahora se trata todavía a las razas inferiores de animales. Quizá llegue el día en que el resto de los animales adquieran los derechos de los que nunca pudieron ser privados excepto por la mano de la tiranía. Los franceses ya han descubierto que la negrura de la piel no es razón para abandonar a un ser humano al capricho de su torturador (…)”.263
Si a las palabras de Bentham se suman las reflexiones de la filosofía política actual, los descubrimientos científicos sobre la riqueza de la vida animal, y todo lo anterior se enmarca en la dogmática constitucional de los derechos fundamentales, considero que existen suficientes razones constitucionales para acoger la propuesta intermedia que se defiende en esta opinión particular.

Fecha ut supra,


MARÍA VICTORIA CALLE CORREA

Magistrada


1 Diario Oficial No. 48.834 de 27 de junio de 2013.

2 59 folios.

3 Citan el Decreto 2811 de 1974, Decreto 1608 de 1978, Ley 17 de 1981, Ley 84 de 1989, Ley 99 de 1993, Resolución 1367 de 2000 y Resolución 1172 de 2004.

4 Sentencias C-1192 de 2005, T-760 de 2007 y C-666 de 2010.

5 Auto del 26 de julio de 2013.

6 Auto del 21 de agosto de 2013.

7 De manera subsidiaria pide constitucionalidad. Esta exposición se registra en el acápite de intervenciones que propenden por la exequibilidad.

8 De manera subsidiaria pide constitucionalidad. Esta exposición se registra en el acápite de intervenciones que propenden por la exequibilidad.

9 Este escrito fue allegado por el empresario Pedro Alejandro López Arroyave de la organización Tequendama & Ped Production PROTEQUEM

10 Anota lo siguiente: “Debemos apreciar que las manifestaciones circenses son más antiguas que todas las artes representativas como el teatro, la danza, la coreografía, la pintura, la escultura, etc. La mayoría de las imágenes que construyen los artistas circenses en la escena se basan en la ´parada de manos´ o en los ´saltos acrobáticos´, por tal razón, dicen los investigadores chinos que antes de que los seres humanos tuvieran idea o necesidad de la ´representación´ , ya ejecutaban saltos mortales por necesidades de sobrevivencia, para la caza, o entrenamientos militares. Por su parte, los investigadores rusos adjudican al circo ser el arte más antiguo de la humanidad en la medida que incluye en su estructura todas las artes escénicas, ellos dicen que no podemos entender el circo sin teatro, sin danza, sin música y van más lejos aun diciendo que de las pantomimas circenses surgió el teatro, la danza y la música de forma escénica”.

11 Anota igualmente: “el circo tuvo alcances populares de mayor envergadura […] El circo con payasos y animales siempre será un referente de los momentos agradables de nuestra infancia. Es común ver que haya gente que nunca haya asistido a ver el ballet clásico o la ópera, o incluso el teatro”.

12 Representante señor Josnel Martínez. Acompaña escritos sobre el control que se realiza sobre los circos, específicamente la observancia de la normatividad estipulada para el tratamiento adecuado de los animales en los circos.

13 Relata que “la definición de circo toma nombre a partir del siglo XVIII cuando el militar inglés Philip Astley, acuña este nombre bajo el descubrimiento físico que consiste en: un ser humano, puede permanecer parado sobre las ancas de un caballo mientras este corre dentro de una pista circular de 13 metros de diámetro y debido a la fuerza centrípeta puede mantenerse erguido sobre el caballo y también ejecutar una serie de saltos acrobáticos sobre el mismo”.

14 Departamento de Medio Ambiente Inglés.

15 Decretó la nulidad del Acuerdo 58 de 2002 del Concejo Distrital de Bogotá, que había prohibido la presentación de animales en los circos al exceder la órbita de sus competencias.

16 Adjuntan fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca del 25 de marzo de 2004, que declaró la nulidad del Acuerdo del Concejo de Bogotá que prohibía la presentación de animales en los circos.

17 Vicepresidente Legal & Business Affairs, René Khayat.

18 Intervención de su presidente, Dr. Juan Fernando Cristo Bustos, a través de apoderado judicial.

19 Transcribe lo siguiente: “En el circo con animales se ofrece una imagen distorsionada del animal. Las situaciones ficticias mostradas en estos circos difieren de la realidad de los animales en su estado natural. Las asociaciones que normalmente tiene la población humana respecto al circo, como la alegría, la diversión, el colorido, lo exótico y lo mágico, nada tienen que ver con unos animales secuestrados de su hábitat natural y con su repertorio natural de comportamiento modificado, haciendo que la población asistente al circo con animales, compuesta en mayor medida por familias con niños, resulte engañada al tener una visión errada de los animales y de lo que debe ser nuestra interacción con ellos”. Crespo Carillo Carlos. Trasfondo psicológico de los espectáculos con animales en los circos. Periódico Voces Animales. Edición 6ª, 2013. Igualmente se trae a colación: “La doctora Nuria Querol i Viñas, bióloga y médica asociada a la Sociedad Americana de Criminología precisa al respecto ´estudios realizados en víctimas de la violencia intrafamiliar revelan que el 86% de las mujeres que acudieron a una entidad de apoyo y tenían un animal refirieron que su agresor había herido, amenazado o matado a su animal de compañía como venganza o para ejercer control psicológico. Los niños testigos de la violencia doméstica, maltratan animales dos o tres veces más a menudo que los niños que no sufren violencia doméstica”.

20 Crespo Carrillo Carlos. Trasfondo psicológico de los espectáculos con animales en los circos. Periódico Voces Animales. Edición 6ª, 2013.

21 Concepto técnico no. 18079 del Departamento Administrativo del Medio Ambiente, Subdirección Ambiental Sectorial grupo fauna del 19 de diciembre de 2001, en la visita realizada al circo Las Vegas propiedad de la organización Acero.

22 Transcribe lo siguiente: “cuando hablamos de circos sin animales es inevitable hacer referencia al Circo del Sol –Cirque du Soleil- este increíble circo hace décadas entendió que puede ser más divertido, digno, constructivo e incluso rentable exaltar el talento humano que repetir las arcaicas rutinas con animales basadas en la crueldad y el maltrato. Guy Laliberté, fundador y director del Circo del Sol, reconociendo la ventaja económica de no tener animales en circos, ha dicho: ´prefiero alimentar a tres artistas que a un elefante´”.

23 Afirma que Colombia es un país que le urge encaminarse por las vías de la paz para lo cual el respeto por los otros, entendiendo a los animales como seres sintientes que comparten el planeta, es fundamental.

24 Intervienen la Asociación Sentir Animal y la Fundación Pazanimal Huella de Vida.

25 23 de mayo de 2012. Radicación número 22.592.

26 Menciona la sentencia 069 de 2013 del Tribunal Contencioso Administrativo del Valle del Cauca.

27 Como fuente se cita PETA (People for the Ethical Treatment of Animals).

28 Registra como lema: “La grandeza de una Nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que tratan a sus animales”, Gandhi.

29 Adopta medidas para formalizar el sector de los espectáculos públicos de las artes escénicas.

30 Adopta medidas para formalizar el sector de los espectáculos públicos de las artes escénicas.

31 Organización con más de 20 años de trayectoria.

32 Durante 40 años se ha dedicado al rescate de animales domésticos abandonados y a la promoción de la esterilización, adopción y buenas prácticas de tenencia responsable de animales en compañía.

33 Está conformado por estudiantes, padres de familia y profesores.

34 La subalternidad animal se materializa en los actos ejercidos por los humanos sobre ellos y la disposición ilimitada del animal (el objeto) por el hombre (el sujeto), en escenarios como el circo.

35 Alexandra Cárdenas y Ricardo Fajardo. El derecho de los animales. Legis Editores. Bogotá. 2007.

36 Escrito no aparece firmado.

37 Segovia Jimenez, Juan Manuel. El derecho de los animales. Legis. 2008.

38 Diagnóstico sobre los circos nacionales que exhiben animales silvestres nativos y/o exóticos y el desarrollo de actividades de marcaje, valoración y educación.

39 Estadísticas del uso ilegal de fauna silvestre en Colombia. Consultado de la página web.

40 Este criterio es una razón de decisión expuesta en la sentencia C-666 de 2010.

41 RATFILL, Evan. Animal Domestication. En: National Greographic. Marzo de 2011. Disponible en: http://ngm.nationalgcographic.com/2011/03/taming-wild-animals/ratliff-text/1. “La domesticación, por otro lado, no es un buen entrenamiento del individuo animal, sino una raza dentro de la población total de animales, que a lo largo de generaciones vive de manera cercana a los humanos. Muchos de los instintos salvajes de estos animales, sí no la mayoría, se han perdido”. (traducción libre).

42 Acompaña dos dibujos realizados por dos de sus hijos menores, que exponen la visión que tienen del circo con animales.

43 Voluntaria Senior Fundación Rescate para Animales desamparados de Cartagena.

44 Transcribe apartes sobre los motivos para la protección animal como parte de intereses humanos, que comprende: i) el interés económico, la protección ecológica, la protección a las creencias humanas, el motivo pedagógico, el conservar la utilidad que presta al hombre en su interactuar y el motivo moral de proteger al animal en cuanto tal.

45 Este escrito fue allegado por el empresario Pedro Alejandro López Arroyave de la organización Tequendama & Ped Production PROTEQUEM

46 Este escrito fue allegado por el empresario Pedro Alejandro López Arroyave de la organización Tequendama & Ped Production PROTEQUEM. Traducción libre de la intervención de la Federación Mundial de Circos. La transcripción que se realiza busca resaltar los acápites más transcendentales para el asunto en discusión.

47 Kiley-Worthington, Marthe, Animals in Circuses and Zoos: Chiron’s World? (including the independent scientific report commissioned by the UK RSPCA on Animals in Circuses), Essex, England: Little Eco-Farms Publishing (1990), (hereafter Kiley-Worthington (1990)), at p. 220.

48 Kiley-Worthington (1990), at p. 220.

49 Nota de los traductores. Traducción de la palabra “performing”, que significa actuación o representación.

50 Nota de los traductores. Traducción de “Three ring circus”, que significa un circo con 3 arenas en las que se realizan actos simultáneamente.

51 El primer episodio llamado “acto de animal salvaje” data de 1820. Un ciudadano alemán llamado Carl Hagenbeck fue el primero en introducir la “gran jaula” en las arenas de los circos en 1988. Hagenbeck, una figura mundial en el trato “delicado o amable” de los animales, construyó y dirigió el Zoológico de Hamburgo. Adicionalmente, fue llamado por la Sociedad Zoológica de Londres con el fin de que sugiriera el diseño para el Zoológico de Whipsnade, a finales de 1920. Sus técnicas de entrenamiento hoy se conocen como “amabilizantes”. (Nota de los traductores. Traducción de “gentling”. Podría tratarse de adiestramiento con técnicas delicadas, es decir, disminuyendo el sufrimiento del animal).

52 European Parliament, Directorate-General for Research, Working Paper, The situation of the circus in the EU Member States, Education and Culture Series, EUC 111 EN.

53 La existencia del Festival Internacional del Circo de Montecarlo demuestra el continuo interés y la vitalidad de los circos en sus distintas manifestaciones, incluyendo los espectáculos clásicos con animales escénicos. Ahora que se acerca la temporada 38 desde su fundación por el Príncipe Raniero de Mónaco a inicios de 1970, el Festival es el concurso más importante del arte circense, en el que se cuenta con la presentación de animales escénicos, al lado de actos humanos tradicionales y contemporáneos. En las ediciones anteriores, la mayoría de los asistentes eligió las apariciones de los animales (por ejemplo de los grandes felinos o elefantes) como los mejores espectáculos, con votaciones arrolladoras. Recientemente, los circos y sus seguidores celebraron el Cuarto Día Mundial del Circo en 47 países. Esta festividad incluyó sesiones de adiestramiento animal abiertas al público y otros eventos relacionados con animales. Incluso los circos sociales o de jóvenes que se enfocan exclusiva o predominantemente en la actuación de personas, emplean ocasionalmente animales en sus presentaciones.

54 Nota de los traductores. Del contexto de esta oración no se puede determinar si se trata de niños cuya educación es de menor calidad (normal acepción de “disadvantaged children”), o si se trata de niños en situaciones de vulnerabilidad como pobreza o con alguna discapacidad física o mental.

55 Australian Leisure Management, “Animal Circuses More Popular than Rugby and Ballet,” 08 Jul 2009.

56 Irish Arts Council, The Public and the Arts 2006, Ch. 5, figure 5.1.

57 Nota de los traductores. Esta obligación se encuentra consagrada en el artículo 13 del Tratado de Lisboa (Tratado de Funcionamiento de la UE), en los siguientes términos: “Al formular y aplicar las políticas de la Unión en materia de agricultura, pesca, transporte, mercado interior, investigación y desarrollo tecnológico y espacio, la Unión y los Estados miembros tendrán plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles, respetando al mismo tiempo las disposiciones legales o administrativas y las costumbres de los Estados miembros relativas, en particular, a ritos religiosos, tradiciones culturales y patrimonio regional”.

58 See e.g., Legge 18 marzo 1968, n. 337, Disposizioni sui circhi equestri e sullo spettacolo viaggiante.

1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   23

similar:

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconRequisitos mínimos: Título de Licenciado (Medicina)

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconRequisitos mínimos para obtener calificación positiva en la asignatura...

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad icon2111754 – C. L. A. S/ Ejecución de pena privativa de la libertad recurso de inconstitucionalidad

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconResumen de la demanda

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconIii la demanda

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconInforme sobre la inconstitucionalidad del supuesto de “aborto eugenésico”...

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconElasticidad demanda cigarrillos

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconModelo demanda de investigacion de la paternidad

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconFormulario para elaborar una demanda tecnológica

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad icon4º e s. o. Contenidos mínimos 4º E. S. O




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com