Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad




descargar 0.84 Mb.
títuloRequisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad
página7/23
fecha de publicación06.08.2016
tamaño0.84 Mb.
tipoRequisitos mínimos
b.se-todo.com > Biología > Requisitos mínimos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   23

Ciudadana Clara Patricia Reyes. Es ama de casa y madre de cinco niños, y agrega: “tengo la suficiente sensatez para entender que cuando amas no esclavizas y quiero enseñarle a mis hijos eso mismo”. Manifiesta que los circos no son un buen lugar para tener animales, ya que sufren excesivamente y los esclavizan con el pretexto de educar, culturizar y entretener, cuando deben ser libres para desarrollarse integralmente y los niños “no deben aprender que subordinar a otros por medio de la fuerza, el dolor y el miedo es lo correcto”. De lo contrario, estima, estaremos formando personas insensibles y en un país con los índices de violencia como el nuestro, no resulta lo más adecuado.
Plantea que el circo debe evolucionar y con ello los animales deben dejar de actuar para satisfacer el ego de sus entrenadores. Debe ser arte, luces, música, danza, malabares, teatro, risas y diversión. No encuentra justo que los adultos enseñen a los niños a disfrutar del sufrimiento animal. Expresa que “los animales deben ser libres y deben hacer las cosas que la naturaleza y su instinto le dicten. Así nada más, la vida es sencilla y es nuestra responsabilidad que nuestros hijos entiendan esto, porque de ellos depende la preservación de las especies. Incluso los niños gracias a su sensibilidad encuentran que los animales en los circos no están a gusto”42.
Ciudadana Paola Marrugo García43. Expresa su apoyo a la ley acusada. Estima que se garantizan los derechos a tener un ambiente urbano sano, libre de enfermedades trasmisibles por animales silvestres, nativos o exóticos usados como entretenimiento público por circos fijos e itinerantes. Indica que la salud pública no puede quedar reducida a unos cuantos mercantiles de la fauna silvestre, que no ven con buenos ojos el avance en conciencia ambiental (relación sostenible del ser humano con su entorno natural). De igual forma, refiere a la importancia de la seguridad pública dado que los animales silvestres sufren de estrés por encerramiento, causando actitudes impredecibles que pone en riesgo la vida del público (niños). Informa que estos negocios circenses no están sido afectados en la libertad de empresa y mucho menos a tener un trabajo digno, al contar con dos años a partir de la aprobación de la ley para encontrar alternativas de sustento laboral o si lo prefieren conservar su estilo de vida basados en la experiencia circense, como la practicada por el Circo del Sol, además de que el circo podrá beneficiarse de la Ley 1493 de 2011.
La condición de encierro no es ningún ejemplo positivo para los menores. Debe mostrarse a una Nación protectora de la fauna silvestre, que garantice la protección integral de los derechos de los animales y respete cualquier forma de vida. Señala que el entretenimiento con base en la tauromaquia y pelas de gallos no son denominados como animales silvestres (protegidos por la ley demandada), porque son actividades que caben dentro de los términos reconocidos como ganadería de lidia y avicultura, respectivamente, y del cual tiene unas restricciones y/o limitantes de estas actividades en el ámbito nacional en la ley de protección animal (excepciones del art. 7º, Ley 84/89). La ley cuestionada no incentiva la práctica de la explotación de especies en vías de extinción, nativas y exóticas, que debieran vivir en su hábitat natural.
Ciudadana Claudia Romero. A nivel mundial está surgiendo movimientos sociales que protegen a los animales para avanzar en el respeto a la vida y demás derechos. Muchos países han expedido leyes para salvaguardar a los animales utilizados en espectáculos públicos como los circos. Señala que la mayoría de los argumentos de los accionantes son bastante fatuos. Precisa que la ley examinada no los obliga a dejar su labor, simplemente se modifica de tal manera que sea beneficiosa para los trabajadores y la sociedad en general, al comprenderse que el ejercicio del derecho al trabajo implica el respeto por los derechos de terceros y por el interés general. Deduce que poco puede aprenderse de un animal que ha sido reducido al cautiverio y a la humillación de realizar actos antinaturales mediante entrenamientos fundados en el maltrato y la explotación.
Ciudadano Sergio Manzano Macías. En principio estima que la Corte debe inhibirse por no existir claridad, certeza, pertinencia y especificidad en los cargos, al no endilgar una mínima contradicción entre la ley y la Constitución, no explicarse de manera pertinente, no corresponder a lo regulado sobre la prohibición de animales en circos y no de la actividad circense, limitarse a la transcripción hasta de jurisprudencia que resultan amoldadas al gusto de los accionantes. De entrarse al fondo del asunto estima que debe declararse la constitucionalidad de la ley demandada, ya que se pretende sobreponer los intereses económicos por encima del propio bienestar animal, del cual deviene un correlativo pacificador entre la ciudadanía y su entorno natural. Luego de citar la sentencia C-666 de 2010 reconoce la importancia de reconocer a los animales la vida y la capacidad de sentir, mencionando los aportes de Henry Salt para advertir la formalización del bienestar y proteccionismo desde diferentes perspectivas44.
V. CONCEPTOS TÉCNICOS
Los estudios científicos y saberes filosóficos presentados y recogidos en el presente asunto son: Delio Orjuela Acosta, médico veterinario zootecnista; Federation Mondiale du Cirque; Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible; Animal Defenders International ADI; Animales Libres de Torturas; Asociación Defensora de Animales y del Ambiente ADA; Asociación de Veterinarios de Vida Silvestre VVS; Federación de Entidades Defensoras de Animales y del Ambiente de Colombia FEDAMCO; Fundación Resistencia Natural REN; Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia; y Universidad de Antioquia, Facultad de Ciencias Agrarias.
Delio Orjuela Acosta, médico veterinario zootecnista45. Argumenta que los animales de la organización de la familia Gasca son individuos adquiridos de forma legal a zoológicos, criaderos y otros circos, por lo que ninguno ha sido extraído del medio silvestre; circo que es una institución tradicional en México donde sus propietarios han acumulado experiencia en la tenencia de los animales a través de los años. Informa que los propietarios del circo han tenido que enseñar a los diferentes empleados a cuidar los animales, teniendo cada uno necesidades diferentes y siendo cuidados de forma especial (alimentos, manejo y hábitat), incluso cuentan con servicios veterinarios. En Colombia universidades, zoológicos, clínicas, laboratorios y consultorios veterinarios asisten a los animales previniendo y tratando diversas patologías. Son cuidados con dedicación al existir vínculos afectivos entre sus manejadores, propietarios y los animales, tratándose de seres vivos con los cuales se interactúan, como podría decirse de un campesino y sus animales. Reciben medicina preventiva como nutrición, manejo, hábitat.
Explica que el circo ha tenido que evolucionar en métodos y maneras de cuidar a los animales de forma eficiente y segura, como invertir en jaulas que eviten lastimar a los animales, en alimentos de calidad nutricional y microbiológica y en veterinarios con formación apropiada. Nunca ha visto que maltraten a los animales y durante sus visitas ha hecho recomendaciones técnicas para mejorar el cuidado, sin encontrar resistencia por parte de los propietarios. En su opinión profesional considera que “ningún animal debería estar cautivo en ningún lugar ya que no existe cautiverio perfecto. Los animales deberían estar libres en su medio”. Expresa que algunos zoológicos alimentan a sus carnívoros con carne de mala calidad porque compran o reciben donados caballos enfermos o muertos, que han sido medicados con sustancias, mientras que algunos circos como la organización Gasca compran carnes en supermercados; algunos toman agua no tratada en zoológicos mientras que algunos circos la toman de botellón; y a los zoológicos pocas veces tienen acceso directo las autoridades mientras que en los circos son vacunados y monitoreados.
Estima que “algunas personas no pueden entender lo que significa ser diferente o lo que es la tolerancia y aceptar que no todos somos iguales. Para la gente que se ha criado en una finca y montar a caballo, marcar el ganado, castrarlo, confinarlo en jaulas, cortarles la cola e incluso sacrificarlos, son apenas naturales estas prácticas; de la misma forma que para la gente de los zoológicos y los circos lo es trabajar con animales silvestres. Los circos son un legado cultural el cual quizás sea extraño para algunos, pero que no creo se le imponga a nadie. Las personas son libres de asistir o no a él”. Advierte que no todos los circos son buenos como no todos son malos, al igual que los zoológicos, de ahí que existan las autoridades y veedurías ciudadanas para constatar que las leyes se cumplan garantizando el bienestar de los animales. Tienen gran potencial educativo y se trata de una recreación y esparcimiento sano. Comenta que los fanáticos impiden prestar asistencia veterinaria a animales que necesitan ayuda. Agrega que el maltrato animal es un asunto complejo que debe abordarse evitando el fanatismo, de lo contrario no podría montarse a caballo, comerse carne ni tener una mascota. Los circos deben ser controlados de manera coherente y respetuosa al igual que otras actividades con los animales. Pueden transmitir un mensaje que favorezca la conservación de la fauna y el medio ambiente.
Federation Mondiale du Cirque46. Empieza su exposición señalando que la Constitución de Colombia protege los derechos humanos, incluyendo los derechos a la propiedad y al empleo. Entienden que los animales no tienen derechos protegidos constitucionalmente en Colombia. Por supuesto, el bienestar animal constituye un área importante dentro de las políticas públicas y la Federación Mundial de Circos (en adelante, Federación) considera que las personas deben garantizar la salud y el bienestar de los animales que están bajo su cuidado; incluyendo toros, terneros, gallos de pelea y los demás animales exentos de la obligación de bienestar que consagra la Ley 84 de 1989. También existen intereses de política pública que buscan preservar actividades culturales. Precisamente, el circo clásico hace parte importante del patrimonio cultural en muchos países, incluyendo Colombia. Los derechos constitucionales no pueden ser trasgredidos, a menos que derechos de la misma entidad estén en juego. La Federación considera que se deben respetar los principios básicos de no discriminación y proporcionalidad cuando otros intereses de políticas públicas justifiquen una restricción de derechos fundamentales.
La exoneración de los zoológicos y de otros espectáculos que manejan animales demuestra la naturaleza discriminatoria de la Ley 1638. Un estudio científico independiente sobre los animales en los circos del Reino Unido concluyó que “el bienestar de los animales en los circos británicos, según criterios físicos y psicológicos, no es, por regla general, inferior al de aquellos animales confinados dentro de los zoológicos, establos privados o perreras47. La autora concluye: “Por lo tanto, resulta irracional tomar una posición en contra de los circos sobre la base de que los animales en tales establecimientos necesariamente sufren, a menos de que se adopte la misma posición frente a los zoológicos, establos, los caballos de carrera, las perreras, las mascotas y cualquier otro sistema de cuidado de animales”48. La evidencia científica demuestra que las necesidades de bienestar de los animales escénicos49, incluyendo las especies “salvajes” o “exóticas”, pueden ser satisfechas en el ambiente del circo. El hecho de que la legislación de muchos países permita la presencia de animales escénicos en circos, evidencia que los gobiernos también están convencidos que el bienestar pueden ser alcanzado en dicho ambiente. Cualquier preocupación acerca del bienestar puede ser abordada a través de legislación y con la observancia estricta de los requisitos que esta imponga.
El circo clásico como parte del patrimonio cultural. Informa que el circo como forma de arte moderno nació en el Reino Unido. La primera presentación fue un espectáculo ecuestre que tuvo lugar en Londres en 1768. Desde su invención, el circo ha sido exportado a todo el mundo, ha evolucionado y se ha adaptado (por ejemplo, la versión americana contempla tres arenas50) y ha tomado distintas formas (por ejemplo, el Circo del Sol de Canadá consiste en un espectáculo teátrico que utiliza habilidades circenses). En Europa, la mayoría de los circos mantienen la generalidad de las tradiciones del circo clásico: una arena en el centro de una carpa en la que se presentan trapecistas, payasos, acróbatas y, sobre todo, animales escénicos51. De acuerdo con un estudio realizado por el Parlamento Europeo, en agosto de 2003 existían entre 913 y 1045 circos en los 15 países miembros de la Unión Europea para la época52. A partir del ingreso de varios países de Europa del Este a la UE, actualmente existen muchos más circos, ya que en ellos se da una fuerte tradición que en su mayoría emplea animales. De igual manera, los circos clásicos prosperan en los países de la antigua Unión Soviética, el sureste de Asia, Oceanía, Norteamérica y algunos países de Suramérica, a pesar del intenso activismo y las campañas que se adelantan en su contra53. Tal y como un fundador y profesor del circo social ha explicado, trabajar con animales dentro del ambiente del circo puede ser la única posibilidad de interacción positiva con cualquier animal con la que cuentan algunos niños “vulnerables”54.
La sugerencia de que la presentación de animales en los circos “ha pasado de moda” o “no es necesaria” es solo una posición ideológica o particular de algunas personas. De hecho, muchas personas opinan lo contrario: i) según un estudio realizado en 2006, los circos tradicionales en Australia recibieron 1.3 millones (aprox.) de visitas pagas en un año; muchas más de las que obtuvieron espectáculos como la ópera o el rugby55; ii) de acuerdo con una encuesta elaborada por el Consejo de Artes Irlandés, los ciudadanos de ese país acuden a los circos en más ocasiones que al ballet, la ópera y la danza contemporánea juntos56; iii) la firma alemana GfK hizo una investigación de mercadeo en 2008 que arrojó como resultado que 6.4 millones de alemanes visitaron un circo en los años 2006 y 2007. Dicha encuesta encontró que el 86% de las personas seleccionadas al azar consideraba que los animales eran parte esencial del circo; iv) la pregunta más recurrente de quienes asisten al Museo de Arte John and Mable Ringling en Sarasota (Florida), uno de los museos de arte circense más importante del mundo, es: ¿en dónde puede encontrar un circo?; v) la consulta más realizada en las taquillas de los circos cada vez que cualquiera de ellos visita una ciudad europea es: ¿qué animales están en el programa? La mayoría pregunta por los grandes felinos y elefantes. La anterior información da cuenta de lo atractivos que siguen siendo los circos clásicos para el público en general.
De otra parte, normas de la Unión Europea exigen que los países miembro presten especial atención a los requerimientos de bienestar animal. Al mismo tiempo, los países de la UE deben respetar las costumbres relativas “en particular, a ritos religiosos, tradiciones culturales y patrimonio regional”57 Un número de países de la UE (por ejemplo, Francia, Italia y España) reconocen y/o apoyan de manera oficial el circo clásico como parte su patrimonio cultural y tradiciones58. El Consejo de Arte de Inglaterra, que supervisa la financiación pública de las artes, también reconoce el circo como una forma de arte. Adicionalmente, se resalta que las decisiones de inversión no pueden discriminar con base en la inclusión o no de animales. De igual manera, el Consejo de Artes de Irlanda respalda el circo y ha creado directrices para la financiación de aquellos que cuenten con animales, con el fin de que se cumplan los requerimientos sobre su bienestar. En octubre de 2005, el Parlamento Europeo adoptó, con una amplia mayoría, una resolución propuesta por el Comité de Cultura y Educación que solicitaba mayor apoyo al circo como parte del patrimonio cultural de Europa. Esta resolución destaca, de manera explícita, la conveniencia de reconocer que “el circo clásico, incluida la presentación de animales”, forma parte de la cultura de Europa e insta a los Estados miembros que aún no lo hayan hecho a que reconozcan el circo como un elemento de la cultura de Europa59. Se está trabajando en la obtención del reconocimiento por otros países y, de manera eventual, la inclusión del circo en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.
Evidencia científica sobre el bienestar de los animales escénicos en los circos. Un conductista animal ha descrito el bienestar de los animales de circo como una “zona libre de datos”60. Por el contrario, dos académicos junto con sus asociados han estudiado en detalle el bienestar de los animales dentro de los circos itinerantes. Tal investigación realizada en el Reino Unido y Estados Unidos muestra claramente que las necesidades de bienestar animal pueden ser satisfechas en el ambiente de los circos itinerantes y que, en efecto, el nivel de bienestar puede ser mayor que en otros sistemas de confinamiento de animales. De acuerdo a dicho estudio, realizado específicamente en animales de circo, los circos pueden ofrecer significativamente mayor estímulo, ejercicio y contacto humano que otros sistemas de confinamiento animal; lo que significaría más beneficios para su estado general. Del mismo modo, la aclimatación de animales de circo a los viajes -que tienen lugar en un medio de transporte con el que están familiarizados, ya que los consideran sus “casas”- les permite ser transportados sin las tensiones que se dan en otras operaciones de transporte de animales en cautiverio61.
Marthe Kiley-Worthington fue una de las primeras etólogas que convivió y estudió los animales salvajes africanos, y con base en ello reconoció los problemas de comportamiento de los animales domésticos y en cautiverio. Después de más de 3.000 horas de estudio de animales en el medio ambiente de circos itinerantes en el Reino Unido, la doctora Kiley-Worthington señaló: “La gran mayoría de los animales se encontraban en excelente o buen estado, y que había poca evidencia de enfermedades frecuentes o alta mortalidad. De hecho, la longevidad de los animales de circo es mayor y la aparición de enfermedades profesionales menos que en otros sistemas de cría de animales, como caballos de competición y de enseñanza, y, posiblemente, en algunos zoológicos”62. Un consorcio de investigadores de Estados Unidos dirigido por el doctor Ted Friend también ha llevado a cabo una amplia investigación científica que se centra en los animales de circos itinerantes. De los estudios ejecutados en 1998 concluyó: “Después de viajar con este circo y el estudio de sus elefantes en numerosas ocasiones durante 3 años, la observación del suscrito autor concurre con las conclusiones de la doctora Kiley-Worthington (1990) quien sostiene que el bienestar físico y psicológico de los elefantes de circo no es, por regla general, inferior a la de otros sistemas de confinamiento animal como zoológicos, establos, perreras o granjas”63.
En cuanto a vivienda y manejo Kiley-Worthington (1990) encontró que el 90% de los animales observados en los circos británicos estaban en muy buenas condiciones durante la temporada de circo (más que en las granjas, establos, perreras, etc.). Este porcentaje disminuía en los cuarteles de invierno64. Esta gran diferencia se atribuye al ejercicio regular y a la interacción que experimentan los animales cuando están trabajando en la temporada de circo, en comparación con la situación de los meses de invierno, que es más parecida a la de un zoológico. Además, sus estudios encontraron que casi todos los animales de circo evidenciaban expectativa positiva de entrar a la arena a actuar. Algunos animales de circo incluso crearon sus propios “trucos” para ganar más aplausos de la audiencia65. No se observó una negativa o angustia a presentarse, porque los actos son creados para adaptarse a las sensibilidades individuales de cada uno66. Además, “la formación o la educación de los animales [para aprender nuevas conductas] puede servir como una forma de terapia ocupacional para el animal en cautiverio”67. El doctor Friend está de acuerdo: “El entrenamiento, el armado y desarmado de las carpas, el halado de vehículos atrapados en el barro, dar paseos y las presentaciones constituyen estímulos importantes y fuentes de variación en la rutina de los elefantes y otros animales de circo”68.
El doctor H. Hediger, padre del diseño moderno del zoológico, en 1955, expuso que para el animal de circo, el cambio continuo de sus alrededores es normal, pero que la vida de los animales del zoológico es regular, uniforme y sedentaria. Estas diferencias clave entre la estimulación y la actividad de los animales en los entornos del zoológico y del circo han llevado a que los gobiernos acepten recintos más reducidos para que los animales de circo trabajen, en comparación con las mismas especies que se encuentran en un entorno zoológico. El doctor Friend y otros, realizaron estudios sobre la “deambulación”69 estereotípica de los tigres, para explorar el efecto del tamaño de los espacios, que son necesariamente más pequeños en los circos itinerantes que en los zoológicos. Su trabajo investigó y apoyó las afirmaciones de algunas autoridades que indican que el alto nivel general de estimulación sensorial de los tigres de circo satisface las necesidades de comportamiento de los felinos70.
Los estudios coligieron que: i) no hubo un patrón claro en la frecuencia de la deambulación de los tigres de circo, relacionada con el aumento del tiempo de confinamiento; ii) la exposición a diversos intervalos de tiempo relativamente cortos en una pista de ejercicio no afectó significativamente tal deambulación; iii) existe una correlación negativa entre la distancia de viaje en la jaula y la deambulación, lo que sugiere que el ejercicio tiene una función importante; iv) las presentaciones y ensayos parecen ser importantes fuentes de ejercicio y estimulación adicional, lo que podría explicar por qué el tiempo libre en una pista de ejercicio no influya en la deambulación; v) la deambulación aumentó antes de las presentaciones, tal vez como resultado de una mayor actividad externa o la expectativa de la actuación; vi) la deambulación era casi inexistente después de la función; y vii) el número de actuaciones por día tenían poca influencia en la deambulación.
El doctor Nevill y otros (2006) también examinaron los efectos de un acceso limitado a pistas de ejercicio sobre la deambulación estereotípica de los tigres de circo. Este trabajo es importante para demostrar que el acceso a tales lugares durante 0, 20, o 40 minutos no afecta significativamente la deambulación de los tigres una vez que vuelven a sus jaulas, pero habría una relación inversa entre la duración del viaje mientras el tigre está en la pista de ejercicio y la cantidad de tiempo de deambulación, una vez de nuevo en su jaula71. El doctor Krawczel y otros (2005) realizaron un estudio para determinar la forma en que participar en actuaciones podría afectar la frecuencia de la estereotipia y concluyó: “En los tigres estudiados se pudo observar una relación entre el deambular estereotipado y las actuaciones subsiguientes. La deambulación aumentaba antes de la presentación y era casi inexistente después del espectáculo. Adicionalmente, la frecuencia de la deambulación de los tigres y el tiempo que permanecían recostados era consistente, sin importar el número de actuaciones por día. Estos factores indican que la fuente más probable de la deambulación es la estimulación externa que rodea a la jaula de alojamiento y la ‘expectativa’ ante ciertos eventos72.
El doctor Lyons y otros (1997) examinaron la relación entre el diseño del encerramiento, el mobiliario y las prácticas de alimentación en una variedad de felinos en cautiverio en un zoológico73. La deambulación estereotípica se observó en 15 de los 19 individuos. Lyons también informa sobre la obra de Hughes y Duncan (1988) que sugiere que los actos de caza/búsqueda de comida en sí son agradables y, dado que dichos actos son frustrados en cautiverio, la deambulación en los días de alimentación constituyen una forma de sublimación74. Esta circunstancia es mínima en los circos, en donde los animales cuentan con un horario estrictamente establecido y son alimentados a diario, de hecho, durante todo el día. Mellen (1991) examinó la cría de pequeños felinos en zoológicos y encontró una estrecha relación entre la forma en que se manejan los animales y su probabilidad de reproducirse. Estas especies son generalmente solitarias en la naturaleza, pero en los zoológicos son normalmente alojadas en parejas. Cuando estos pequeños gatos se mantienen junto a otros gatos pequeños (y grandes felinos a los que pueden considerar como depredadores potenciales) tienen menos probabilidades de reproducirse. Un aspecto importante fue el manejo diario de los gatos cachorros para que crecieran “familiarizados” con sus cuidadores humanos. Este estudio no encontró ninguna correlación entre la reproducción y el tamaño del lugar de encierro75.
Concluye que las observaciones y estudios científicos apoyan que el alojamiento y tratamiento de los animales de circo -especialmente cuando se encuentran de gira- satisface las necesidades de bienestar de los animales, en gran medida, por el estimulante y activo ambiente que los circos le ofrecen a estos seres. Trae a colación una síntesis presentada por Kiley-Worthington (1990)76.

Respecto al transporte anota la Federación que Kiley-Worthington (1990) encontró que una de las formas para establecer si un animal percibió una experiencia como estresante o angustiosa es si está dispuesto a pasar de nuevo, voluntariamente, por esa actividad; más específicamente, se valora cómo es su reacción al momento de subir a los camiones de transporte. En 3000 horas de estudio, la doctora no observó “manifestación de los animales de no estar dirigiéndose voluntariamente hacia los camiones de traslado. Las únicas excepciones fueron de parte de nuevos e inexperimentados animales”. Ella notó, en particular, que los elefantes “permanecían tranquilos y callados al interior del vehículo, incluso con las puertas abiertas, en contraste con los grandes problemas que se observaron en el zoológico intentando lidiar con elefantes no acostumbrados”77. De acuerdo a la doctora Kiley-Worthington: “Existe una diferencia significativa entre el transporte de animales de finca no manipulados y el transporte de animales de circo: los animales de circo (similar a lo que ocurre con los caballos de competencia) se familiarizan bastante con sus traslados. A diferencia de las especies no manipuladas por el hombre, para las cuales toda la experiencia es estresante y agotadora (lo que se evidencia en el incremento del ritmo cardiaco). Los animales familiarizados con el transporte, especialmente uno que sea relativamente cómodo, no parece representar un momento de estrés”78. En síntesis, Kiley-Worthington (1990) no encontró en los circos “evidencias de estrés o incomodidad en el momento de la carga, transporte o descarga de animales”79.
Un detallado estudio sobre los elefantes de circo, llevado a cabo por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) también observó la voluntad en estos animales a subirse en los medios de transporte y el rol positivo de la aclimatación80. El reporte (2001) sostiene que: “El transporte programado que los elefantes de circo experimentan a lo largo del año, la voluntariedad del mismo, y la ocurrencia de comportamientos naturales como la alimentación, la bebida, así como el mutuo acicalamiento durante el transporte sugiere que los animales se han acostumbrado a los rigores de la movilización”81. El reporte del USDA (2001) concluye que: “La falta de evidencia de hiper o hipotermia sufrida por los animales durante sus traslados, la ausencia de factores que les puedan generar estrés, la tasa relativamente alta de éxito en la reproducción de los elefantes de circo y la apariencia de que estos animales se han habituado al transporte, indican que los efectos para los animales en relación con su transporte son mínimos y no se oponen a su bienestar”82. Los factores que se consideran son perjudiciales dentro del transporte de animales de granja, que no están presentes en los ambientes de circo, incluyen no solo el traumático proceso de carga (por la falta de costumbre de los animales), sino también las largas distancias que deben ser recorridas, la alta densidad, la falta de limpieza oportuna de los residuos, etc. Como se mencionó los circos en Gran Bretaña se encuentran a distancias inferiores a los 50 kilómetros. Además, los circos solo mueven un número limitados de animales. Por último, a diferencia de los animales de granja, los de circo ya están acostumbrados el uno al otro.
Williams y otros (2003) se concentraron en el comportamiento de los animales de circo cuando eran transportados o “formados en línea”83. El estudio de transporte encontró que algunos de estos animales exhibían un comportamiento anormal de balanceo84, pero no al punto de un estado de trance. También advirtieron que los elefantes, a diferencia de otros animales que experimentan este movimiento de balanceo como los caballos, también ejercieron un rango de comportamientos naturales (alimentarse, manipular heno, etc.). Aseveran que “el movimiento de oscilación durante el transporte no parecía ser indicativo de un bienestar bajo” y que este comportamiento se podía diferenciar del observado en los caballos. Igualmente, señalan que: “nuestras observaciones son consistentes con la opinión de varios entrenadores de elefantes quienes consideran que estos animales sienten que su vehículo de transporte es seguro; es su hogar85. Toscano (2001), por su parte, demostró que las mediciones físicas, incluyendo la temperatura corporal de los animales, la temperatura ambiente, y los niveles de gases contenidos en los vehículos de transporte se mantenían en rangos normales86. Los investigadores encontraron que el personal del circo empleaba técnicas efectivas de mantenimiento de las condiciones apropiadas para los animales. El informe concluye que: “Estos datos sugieren que el transporte de los elefantes de circo, incluso en ambientes extremos, no necesariamente resulta estresante para estos”87.
Si bien algunos elefantes exhibieron un balanceo durante el transporte, “no se asoció ningún problema de salud o comportamental con los elefantes que evidenciaron balanceo durante largos periodos88. Otro estudio se centró en los efectos del transporte para los felinos grandes que viajaban en los circos. La investigación conducida para el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (2001) estableció que no había indicios “de que el transporte de leones o tigres de circo fuera en sí mismo estresante89. Conclusión que ha sido confirmada por publicaciones posteriores. Nevill (2003) observó que los tigres de circo, más que otros animales monitoreados durante su transporte, desplegaba un amplio rango de comportamientos, incluyendo acostarse, levantarse y caminar (diferente a deambular). Aunque algunos animales sí deambularon, esta conducta ocurría al final del viaje. Estos comportamientos indican las múltiples estrategias para superar cualquier nivel de estrés asociado al traslado90. Nevill (2004) estudió los distintos tipos de vehículos utilizados para el transporte y aseveró: “A diferencia de los animales de granja que son ajenos al transporte, el traslado es parte de la vida de los animales de circo. Adicionalmente, la densidad de especies en el traslado no suele ser tan alta en los circos, como ocurre en las granjas; y los animales de circo pueden realizar un amplio rango de comportamientos y de posturas, lo que compensa las condiciones propias del transporte.”91 Nevill (2004) igualmente evidenció que la temperatura durante el transporte no tenía un efecto adverso en la habilidad de los tigres de circo para mantener su termorregulación y que la ventilación de los vehículos era adecuada.
Concluye sobre este ítem que no parece haber ninguna evidencia de que los típicos traslados de corta distancia entre los circos generen algún estrés significativo en los animales. Por el contrario, existe suficiente evidencia de la literatura especializada en el tema que permite sostener que el bienestar animal no se compromete durante los traslados, principalmente porque los animales de circo, a diferencia de los de granja que se trasladan para su sacrificio, están acostumbrados al viaje, contrarrestando así cualquier cambio menor que pueda ocurrir. Otros factores que normalmente causan estrés en los animales de granja no se presentan en los circos.
Respecto a comportamientos estereotipados la Federación señala que los críticos tratan de refutar los hallazgos científicos que demuestran que los animales de circo gozan de bienestar, manifestando que la presencia de ciertos comportamientos estereotipados en algunos animales son indicadores de un bajo nivel de bienestar. Cita al Dr. Friend, que resume los comportamientos estereotipados de los animales de circo así: “Mi investigación ha demostrado que los comportamientos repetitivos evidenciados en algunos animales de circo se deben en gran medida a la anticipación o la excitación en relación con un evento esperado, tal como la alimentación o los espectáculos, o también puede originarse por un alto interés en algo que se encuentra fuera de su alcance. He observado que las cabras, los perros y hasta los niños constituyen potentes estímulos para activar el deambular de los tigres de circo. Los comportamientos estereotipados en tales situaciones no son un indicador de que los animales estén estresados, como alegan algunos activistas. Por el contrario, más que los animales de circo que están bajo el cuidado de personas especializadas y responsables, me preocupa el aburrimiento crónico que experimentan los animales que habitan en los zoológicos o santuarios silvestres, los cuales están confinados toda su vida al mismo ambiente”92.
Conclusiones del Panel de Expertos en bienestar animal del Reino Unido. En 2006, se conformó un grupo independiente de expertos por parte del Ministerio de Ambiente y Desarrollo rural (DEFRA por sus siglas en inglés) del Reino Unido, el cual recibió insumos e informes de especialistas en los circos con animales, así como de ONGs opositoras a estas prácticas. El objetivo del grupo de análisis era evaluar el bienestar de los animales de cierto, con base en evidencia científica. El informe fue publicado el 20 de noviembre de 2007, en el cual se concluyó:


  • Si bien se aceptó que los animales de circo experimentaban un mayor confinamiento que en su estado de naturaleza, la opinión de la mayoría de expertos fue que esto no necesariamente conducía a resultados perjudiciales para el bienestar de los animales” Parágrafo. 5.3.4




  • Aunque los animales de circo son transportados de forma frecuente, no existe evidencia que esto, por sí mismo, afecte negativamente el bienestar de los animales” Parágrafo 5.4.3




  • Existe poca evidencia acerca de si la salud de los animales de circo es mejor o peor que la de los animales cautivos en otros ambientes” Parágrafo 5.6.2


El Panel de Expertos expuso que la evidencia recolectada era insuficiente para justificar la prohibición del uso de algunas especies de animales en los circos del Reino Unido (en ese momento incluían elefantes, tigres, leones, camellos, cebras, renos, llamas, serpientes, canguros y cocodrilos). Si bien el Gobierno británico intenta en la actualidad buscar opciones legales para prohibir los circos, con base en argumentos “éticos”, continúa aceptando las conclusiones a las que llegaron los expertos citados.
Importancia de la regulación estatal y de su cumplimiento. Estima la Federación que la regulación de los animales de circo debe ajustarse al principio de la proporcionalidad (solo deben imponerse las restricciones que sean necesarias) y evitar medidas exageradas y discriminatorias que atenten contra los derechos humanos, lo que ocurriría cuando se propone una prohibición absoluta. La implementación de un sistema de verificación y cumplimiento de las normas estatales resulta suficiente para atender los casos particulares en los que los niveles de bienestar de los animales no sean satisfechos. La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) es un tratado internacional aplicable solo para las especies más amenazadas de animales. Incluso para estos animales considerados en alto riesgo, se reconoce la institución clásica del circo y se aprueban medidas para facilitar su movimiento alrededor del mundo.
En Alemania se ha consagrado desde hace tiempo la implementación de requisitos para el manejo de los animales que realizan espectáculos. El sistema alemán exige que las personas encargadas de los animales tengan una licencia profesional. En el año 2008 Suiza también introdujo reformas legales específicas para los animales de circo. En 2011, Francia introdujo una nueva legislación para los circos itinerantes con animales, pero continuó exigiendo que los presentadores y entrenadores de animales tuviesen la respectiva certificación profesional. En 2012, Gran Bretaña estableció un sistema de licenciamiento e inspección para el cuidado de los animales salvajes presentes en circos. Otros países como Bélgica, también tienen una legislación específica para los circos, mientras que en algunos Estados, como Irlanda, solo existe una normatividad general de protección animal para todo tipo de animales que se encuentren en dominio humano. Estados Unidos regula la actuación de animales, tanto a nivel federal y estatal. En Australia, los animales escénicos están sujetos a la legislación nacional de bienestar animal, así como a normas y directrices más detalladas. La existencia de leyes, en lugar de prohibiciones, en cada uno de los países antes mencionados demuestra que las preocupaciones sobre el bienestar animal pueden ser satisfechas a través de la regulación.
Aplicación y cumplimiento de la ley colombiana. Señala la Federación que Colombia cuenta con una ley de protección animal que contempla los circos, mientras que otros sujetos están exentos de obligaciones. Cada caso que involucre el bienestar animal debe ser investigado y, de ser necesario, juzgado bajo esta ley o la Ley 1333 de 2009, que establece medidas preventivas, correctivas y disciplinarias. Además, al revisar el artículo 2º de la Ley 1638 se advierte que sí existe un sistema de licencias para los circos, ya que en dicha disposición se prohíbe la expedición de licencias después de dos años. Los sistemas de licencias ofrecen oportunidades preventivas que permiten (i) garantizar el cumplimiento de la ley de protección de los animales, así como los reglamentos y directrices específicos al trato de los animales en los circos, (ii) inspeccionar los predios donde se instalarán los circos; y (iii) retirar o suspender los permisos en caso de incumplimiento. Teniendo en cuenta la existencia de estas medidas de protección, la Ley 1638 resulta siendo una medida extrema e innecesaria.
Contribución del circo para la conservación y la educación. Al momento de examinar la constitucionalidad de la prohibición, se deben atender otros factores, como el rol de los circos respecto a la conservación de las especies y la educación; situación que sugiere la necesidad de fomentar y apoyar que los circos tengan animales no domésticos, en lugar de prohibirlos. Los animales en cautiverio y, en particular, las especies salvajes más carismáticas sirven como embajadores de sus contrapartes silvestres y pueden sensibilizar a las personas sobre la conservación de los animales93; circunstancia que no es exclusiva a los zoológicos. Los circos también “podrían desempeñar un papel importante en la educación del público, promoviendo el respeto por los animales, su singular inteligencia y sorprendentes habilidades”94. Adicionalmente, la cautividad de los animales proporciona oportunidades para el estudio científico, los resultados de tales investigaciones se pueden aplicar en el mismo circo, lo que implicaría mejores condiciones de manejo y conservación95. Los animales de circo, de manera particular, ofrecen mayores posibilidades de estudio para los investigadores debido a su alto grado de entrenamiento y accesibilidad. Los circos están muy bien posicionados (incluso puede ofrecer oportunidades únicas) como lugares para la investigación del proceso de conocimiento de los animales, la impronta96, los perfiles individuales dentro de cada especie, los perfiles de la personalidad y las relaciones entre humanos y animales97. La investigación científica llevada a cabo a través de la observación y el examen de los animales de circo puede dar lugar a recomendaciones para la mejora de la salud de los animales y su manejo en cualquier tipo de cautiverio98, así como puede tener aplicación directa en el campo de la conservación en los hábitats naturales.
Los circos al igual que los zoológicos pueden contribuir a la conservación de la vida silvestre a través de contribuciones financieras. Precisamente, uno de los mejores ejemplos es el circo “Knie” de Suiza, que ha contribuido financieramente a la conservación in situ de los camellos bactrianos, el tigre de Sumatra y la foca monje del Mediterráneo. Los circos también pueden hacer importantes contribuciones financieras y de otro tipo para mejorar la comprensión de la enfermedad animal, lo que implica un mejoramiento de la salud y el bienestar de los animales en cautiverio. Un ejemplo de ello es el circo americano “Ringling Bros. y Barnum y Bailey” que financia un laboratorio de herpes en Norteamérica, con el fin de estudiar dicha enfermedad en los elefantes. Tal circo es miembro fundador de la Fundación Internacional del Elefante, que realiza un gran trabajo de conservación en Asia y África. Adicionalmente, el mencionado circo financia y participa en los esfuerzos de conservación in situ y ex situ del elefante asiático y tigres; así como investiga sus propios elefantes (el mayor rebaño de elefantes asiáticos fuera de Asia) en su Centro de Conservación de Elefantes en la Florida. El circo “Kinoshita” de Japón ha construido un hospital para elefantes en Tailandia para el tratamiento de los elefantes heridos por minas terrestres y el circo “Ringling Bros.” ha financiado una unidad veterinaria móvil.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   23

similar:

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconRequisitos mínimos: Título de Licenciado (Medicina)

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconRequisitos mínimos para obtener calificación positiva en la asignatura...

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad icon2111754 – C. L. A. S/ Ejecución de pena privativa de la libertad recurso de inconstitucionalidad

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconResumen de la demanda

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconIii la demanda

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconInforme sobre la inconstitucionalidad del supuesto de “aborto eugenésico”...

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconElasticidad demanda cigarrillos

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconModelo demanda de investigacion de la paternidad

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad iconFormulario para elaborar una demanda tecnológica

Requisitos mínimos /demanda de inconstitucionalidad icon4º e s. o. Contenidos mínimos 4º E. S. O




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com