Taller sobre hos




descargar 15.41 Kb.
títuloTaller sobre hos
fecha de publicación22.08.2016
tamaño15.41 Kb.
tipoTaller
b.se-todo.com > Biología > Taller
Taller sobre HOS

La historia no contada de la teoría celular

Cuando Schwann llegó a Berlín como ayudante al laboratorio de Johannes Müller, se hizo amigo de Matthias Schleiden, personalidad turbulenta, hombre imaginativo pero muy poco riguroso. Schleiden era botánico y sabía bien que el principal componente de la anatomía microscópica de las plantas eran las celdillas o células, de gruesa pared. A Schleiden tampoco le interesaba la descripción anatómica, sino más bien el desarrollo, la génesis. Su obra más importante se llama justamente “Contribuciones al desarrollo de las plantas”. Por eso, era natural que se volviera primero a los órganos del desarrollo precoz de las plantas. La semilla se genera a partir de un órgano, el saco embrionario en el cual destaca una célula de gran tamaño dotada de dos núcleos, los núcleos del endosperma. En los dos polos se encuentran grupitos de células, una de las cuales es el huevo. Hoy sabemos que al producirse la fecundación sobreviene una activa multiplicación celular y un rápido aumento numérico de los núcleos del endosperma. Para Schleiden, todo el saco embrionario era como una célula grande, y el inicio del desarrollo era un gran aumento del número de pequeños gránulos. Un poco más adelante, en torno a cada uno de estos se empezaba a desarrollar una vesícula rodeada de una pared refringente. La interpretación de Schleiden fue enteramente equivocada. Pensó que los gránulos se producían por coagulación del líquido de la célula del endosperma, y que luego cada uno servía para la formación de una nueva célula. Es posible que con los métodos que estaban al alcance de Schleiden, su interpretación no fuera ni más ni menos errónea que otras que se podían imaginar. Pero ella tenía un mérito oculto. Los gránulos, que eran en realidad los núcleos, se convertían en el centro de formación de las células, y por lo mismo en el centro de atracción del estudioso. Los núcleos ya no eran un detalle anatómico más como los había descrito prolijamente Brown, sino que eran un órgano importante de la célula. Schleiden los llamó citoblastos, originadores de células y al líquido del endosperma a partir del cual se precipitaban o coagulaban lo llamó citoblastema. Inspirado por este cúmulo de errores, que eran para él lo característico del desarrollo de las plantas, le mostró a su joven amigo sus preparados, y en realidad lo indujo a aceptar su interpretación.

http://2.bp.blogspot.com/-ijbtcwst8z4/usezr5_2_bi/aaaaaaaadai/anow_rkbhiy/s1600/schleiden+y+schwann+%28fede+combi%29.jpg


Matthias Schleiden y Theodor Schwann


Pero Schwann vio además otra cosa. Cuando en octubre de 1837, Schleiden le mostró sus preparados, él tuvo una impresión que lo había de acompañar toda la vida, porque él había visto estructuras idénticas a las que Schleiden le mostraba, pero en tejidos animales, en preparados obtenidos en el laboratorio de Müller. En la cuerda dorsal del renacuajo se veían celdillas poliédricas muy parecidas a las de los vegetales, y dotadas del mismo núcleo, el citoblasto, al que Schleiden le había dado tanta importancia. Era entonces natural preguntarse si esto sería una excepción, o si, por el contrario, también los tejidos animales estaban formados por células. El siguiente objeto de observación fue el cartílago de las branquias cuya similitud con células vegetales, aunque no tan llamativa, era defendible. Schwann pensó que sus imágenes de cartílago podían interpretarse de modo enteramente análogo al desarrollo de las células vegetales analizado por Schleiden.

http://www.scielo.cl/fbpe/img/bres/v32n4/fig08.gif

http://longstreet.typepad.com/.a/6a00d83542d51e69e20133f211abf9970b-500wi

Dibujos realizados por Schleiden de los sacos embrionarios y tubos polínicos

Dibujos realizados por Schwann de la cuerda dorsal (arriba) y del tejido cartilaginoso de branquias (abajo) de renacuajo

Pero si el desarrollo del cartílago era análogo al de los tejidos vegetales, Schwann pensó que había ido mucho más allá de la simple "generalización de un hecho". En verdad, "había reconocido el principio que está en el fondo del hecho, esto es, que dos tejidos radicalmente diferentes se desarrollan de idéntica manera" y vio en este principio la expresión de una propiedad inherente a la materia, tal como cualquiera otra fuerza física, lo cual en su sentir "no era compatible con una explicación del crecimiento que exigiera la acción de una idea para reunir a las moléculas. Estas se juntan por sus propias fuerzas las cuales son esencialmente las mismas en todas partes."

Aquí estaba el núcleo de una "Teoría de los Organismos", que buscaba explicarlos a partir de las propiedades de la materia y no de la acción de ninguna entidad inaccesible a los métodos de la ciencia. La hipótesis era ciertamente audaz y por otra parte estaba formulada de modo muy vago y no tenía esperanzas de mayor especificación dado el carácter primitivo de las ciencias de la materia en ese tiempo. Ella se podría reforzar si se demostraba que en todos los organismos se pudiera evidenciar el proceso descrito por Schleiden en el endosperma. Pero aun previo a eso era necesario encontrar las células en muchos, si no en todos los tejidos animales. Si no se conseguía ni siquiera eso, la Teoría iba a quedar en el mismo plan de especulaciones ingeniosas que plagaban a los estudios biológicos de la época.

La dificultad era grande porque en la inmensa mayoría de los tejidos animales no se observaban celdillas. Pero aquí resultó decisivamente fecundo el gran error de MatthiasSchleiden.

Schleiden había llamado la atención sobre el núcleo, el citoblasto como él lo llamaba. Entonces a Schwann le resultaba natural pensar que allí donde había núcleo, había celdillas, células, aunque la delgadez de su membrana hiciera imposible ver la estructura vesicular. Como lo sabe el más principiante de los microscopistas, los núcleos son fáciles de ubicar e identificar. Incluso algunas técnicas muy primitivas de las que disponía Schwann permiten hacer un poco más transparente un trocito de tejido, mientras que los núcleos se hacen más opacos y visibles. Schwann supuso que allí donde había un núcleo tenía que haber una célula y encontró por supuesto núcleos en todos los tejidos. Eso le servía para confirmarse en la idea de que las partes elementales de los tejidos provenían de la diferenciación de células, o sea que los tejidos animales se establecen de la misma manera que los vegetales.

Por supuesto que estas inferencias estaban plagadas de errores. Así y todo sirvieron para que Schwann hiciera la primera descripción microscópica de los tejidos animales y legara el primer tratado de Histología con imágenes y descripciones que son válidas hasta hoy.

Por supuesto que él creía haber hecho otra cosa. Creía haber enunciado una Teoría de los Organismos, que sería tal vez para el estudio de los seres vivos, lo que la teoría de Newton era a la Física.

El enunciado sería que todos los seres vivientes, plantas o animales, tienen un principio o forma de desarrollo común. Cada organismo parte de una masa de citoblastema, sustancia química amorfa, sin estructura, en cuyo seno precipitan o coagulan los citoblastos, hoy diríamos los núcleos, en torno de los cuales se organizan pequeñas cavidades, las células, que finalmente se diferencian formando las partes elementales de los tejidos.

Es difícil imaginar una serie de errores más indefendible. Pero era la primera vez que se ofrecía un camino para explicar la compleja estructura de los seres vivos a partir de las propiedades físico-químicas de la materia. La primera vez que se juntaba a los reinos animal y vegetal en una sola descripción. La primera vez que se proponía un camino para deshacerse de la fuerza vital y otras suposiciones idealistas. Además se proponía algo que sugería (como lo hacía notar Henle) una estructura atomística para la materia viva. E1 hecho es que el éxito de la teoría en Alemania fue inmediato en los centros más calificados de investigación.

Extracto del artículo:

VIAL CORREA, JUAN DE DIOS. (1999). LA INVENCION DE LA CELULA. Biological Research, 32(4), 14-24. Recuperado en 19 de junio de 2014, de http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-97601999000400004&lng=es&tlng=es. 10.4067/S0716-97601999000400004.

Preguntas:

  1. ¿Qué aspectos de NOS se pueden identificar en el relato que acaba de leer? Ejemplifique

  2. ¿Cómo utilizaría este extracto para enseñar el concepto de teoría?

  3. ¿Qué valor posee enseñar teoría celular utilizando elementos de HOS, respecto a describir los enunciados y sus autores (modo más habitual)?

similar:

Taller sobre hos iconTaller internacional sobre administracióN

Taller sobre hos iconTaller en clase sobre reproducción celular

Taller sobre hos iconTaller sobre institución de educación superior

Taller sobre hos iconTaller en clase sobre reproducción celular

Taller sobre hos iconTaller en clase sobre reproducción celular

Taller sobre hos iconTaller sobre realismo a partir de la novela “el maestro de esgrima”

Taller sobre hos iconTaller Latinoamericano sobre el Aprovechamiento Integral del Cultivo de la Tuna”

Taller sobre hos iconTrabajo de investigación sobre selección natural (sustituye al taller...

Taller sobre hos iconTaller Regional Sobre Cooperación Judicial en Asuntos Relacionados...

Taller sobre hos iconTaller copiar en el cuaderno las preguntas, fecha y realizar todo el taller en el computador
«sanas». El Vih, además, es capaz de infectar células cerebrales, causando algunas afecciones neurológicas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com