1. Ubicación taxonómica del hombre




descargar 49.28 Kb.
título1. Ubicación taxonómica del hombre
fecha de publicación17.01.2016
tamaño49.28 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
EVOLUCIÓN HUMANA
1. Ubicación taxonómica del hombre
El orden primates no sólo incluye a los simios (suborden antropoideos) sino a otros dos subórdenes más considerados prosimios: los lémures (presentes sobre todo en la isla de Madagascar), y a los tarseros. Éstos últimos, junto con los simios y a diferencia de los lemures, tienen un labio superior de una sola pieza (los lémures presentan una hendidura que se une a la nariz como en otros mamíferos). El esquema taxonómico de los primates queda como sigue:






(SUBÓRDENES)




(FAMILIAS)




Lemuroideos (labio superior hendido)

Tarsioideos (labio superior entero como los simios)

ORDEN PRIMATES





Platirrinos (o monos del nuevo mundo)





Antropoideos (o simios)




Catarrinos (o monos del viejo mundo)

Cercopitécidos (incluye mandriles, macacos, babuinos…)




Hylobátidos (incluye distintos géneros de gibón

Homínidos, incluyendo Gorilla, Pan (chimpancés), Pongo (orangután) y Homo (hombre)


Aunque clásicamente, la familia homínidos estaba reservada para el hombre y sus antepasados, recientes pruebas de ADN han situado también a los chimpancés, gorilas y orangutanes (por este orden de más afín a menos) dentro del grupo.
Además de los géneros actuales, encontramos otros géneros extintos que constituyen una línea separada de la de los chimpancés hace 4.5 millones de años y que corresponde a los antepasados del hombre. Estos géneros son: Ardipithecus (con una sola especie conocida, A. ramidus) y Australopithecus, con sus variantes gráciles y otras variantes robustas que, según algunos autores, toman la denominación genérica de Paranthropus (los que vivieron al lado del hombre, sus coetáneos).
Refiriéndonos ya al género Homo, diremos que hoy solo perdura una especie, la nuestra, con la denominación Homo sapiens. En el pasado existieron otros Homo que hicieron su aparición en este orden: H. habilis, H. ergaster, H. erectus. De una rama divergente a la de H. erectus surge H. antecessor, y de él divergen dos ramas paralelas: H. neanderthalensis y H. sapiens.
2. Características anatómicas de homínidos
Son innovaciones anatómicas de los primates, respecto de los otros mamíferos, los pulgares oponibles, las uñas planas, los ojos en posición frontal y una dotación dentaria de 36 piezas.

Los homínidos actuales, además: son braquiadores (usan sus extremidades superiores para colgarse y balancearse en las ramas) gracias a una posición posterior de los omóplatos y a una articulación más versátil del húmero; tienen el tórax deprimido dorsiventralmente (en lugar de lateralmente como otros simios); tienen manos largas con cortos pulgares oponibles en las cuatro extremidades (excepto Homo); tienen los brazos más largos que las piernas (excepto Homo); presentan un reducido número de vértebras lumbares, lo que limita la capacidad para arquear el cuerpo; y finalmente, en la marcha cuadrúpeda, presentan un tronco oblicuo y las extremidades anteriores se apoyan en las segundas falanges por su parte dorsal.
3. Origen evolutivo del hombre
Si nos remontamos al momento en que se separa la línea humana de la del chimpancé, hace unos 4.5 m.a., encontraríamos un primer fósil africano de nuestra estirpe en el Ardipithecus ramidus (4.4 m.a.). Se trata de un homínido aún no desvinculado de los medios boscosos donde se alimentaba de vegetales blandos (brotes tiernos de hojas, por ejemplo) y no está probado que se tratase de un animal bípedo.

Las siguientes especies de la línea evolutiva humana también aparecen en África: Australopithecus anamensis (desde hace 4.2 m.a. hasta hace no menos de 3.9) presenta muestras de bipedestación aunque aún estaba ligado a áreas forestales, aunque algo más abiertas que su antecesor.

Australopithecus afarensis vivió desde hace 3.5 m.a. hasta hace como poco 2.8 m.a. su bipedestación es indiscutible. Presenta además, un inicio de cresta sagital en la cima del cráneo, al menos en los machos; esta cresta se relaciona con un fortalecimiento de los músculos implicados en la masticación. El esqueleto más completo que se ha obtenido de esta especie fue encontrado en 1974 cerca de Etiopía y el conjunto de los ejemplares hallados nos revela un peso medio de los individuos de entre 30 y 50 Kg y una talla de entre 1.30 m y 1.50 m (hembras y machos respectivamente). A este primer ejemplar le llamaron Lucy.

Australopithecus africanus vivió entre hace 3 y 2 m.a. y su estatura era algo similar a A. afarensis.
Características propias de la línea humana
La salida a medios abiertos tiene dos consecuencias evolutivas; una es la bipedestación y otra un cambio en la dieta que originará unas adaptaciones para la masticación al menos en la línea de los parántropos.

Veremos también cuáles son los cambios propios de la línea humana en relación al aumento del volumen craneal.

La postura bípeda implica algunos cambios anatómicos en relación con otros homínidos de la línea del chimpancé.

Estos cambios interesan necesariamente la cadera, que sufre una remodelación, una reorientación de los huesos pélvicos y un cambio articular con los fémures de modo que éstos convergen hacia la rodilla permitiendo equilibrar el tronco durante la marcha evitando el balanceo tan característico de la marcha bípeda de otros monos.

Si comparamos nuestro esqueleto con el del gorila veremos que nosotros tenemos dos vértebras lumbares más y las crestas ilíacas más bajas; esto nos da una silueta más esbelta y posibilita una marcha en la que la oscilación de la línea de los hombros (la cintura escapular) equilibra elegantemente nuestros movimientos.

También está relacionado con esto otro cambio anatómico que va permitiendo la postura erecta: se trata del progresivo desplazamiento del foramen mágnum (el agujero por donde entra en el cráneo la médula espinal) que permite que la cabeza vaya (aún de forma incompleta en todos los australopitecos) formando un ángulo recto con la espalda en lugar de ir con el cuello proyectado hacia delante.

Por último mencionaremos la inversión en la proporción entre brazo y pierna: a diferencia de los otros monos, los australopitecos (y los Homo, por supuesto), aunque en diferentes proporciones, siempre tienen más largas las piernas que los brazos.

En cuanto al cráneo vemos dos líneas evolutivas divergentes: la de los australopitecos más robustos y parántropos y la de los australopitecos gráciles y el hombre.

La línea de los parántropos está ligada a la salida a medios abiertos no arbóreos. Este nuevo medio de vida comporta también un cambio en la dieta: de brotes tiernos se pasa a plantas más duras (gramíneas por ejemplo), lo que fuerza a una selección a favor del desarrollo de los aparatos masticadores con muelas reforzadas, mandíbulas muy desarrolladas y músculos masticadores más fuertes y anclados en la llamada cresta sagital.

Australopithecus afarensis inicia así la línea de los australopitecos más robustos, también llamados parántropos: Paranthropus æthiopicus, Paranthropus robustus y Paranthropus boisei. La línea de estos parántropos se inicia hace unos 2.6 m.a. y se extingue hace 1 m.a.
En una línea paralela a la de los parántropos pero con origen común en el Australopithecus anamensis, se desarrollan hace unos 3 m.a. el Australopithecus africanus y el primer Homo. En esta línea el desarrollo craneal sigue pautas diferentes: en lugar de favorecer la robustez en la mitad inferior del cráneo al servicio de la masticación, se va produciendo un aumento progresivo de la capacidad craneal, la llamada encefalización (relación entre el volumen del encéfalo y el peso total del animal). Así, encontramos una diferencia sustancial entre el A. afarensis con unos 350 cm3 de capacidad craneal y el A. africanus ya con 500 cm3.

A partir de ahí, en línea divergente con A. africanus y ya muy lejos de los parántropos, surgen los primeros seres del género Homo (ver esquema inferior) del que la primera especie conocida es H. habilis con 600 cm3. Lateralmente se deriva la especie H. ergaster con entre 800 y 900 cm3.


Paranthropus boisei




Paranthropus robustus



-
Homo habilis
1 m.a.








Australopithecus africanus

Homo ergaster




-2 m.a.





Primer Homo






Paranthropus æthiopicus

-3 m.a.


?


Australopithecus afarensis

-4 m.a.


Australopithecus anamensis


Ardipithecus ramidus



-5 m.a.


El presente esquema incluye gran parte del plioceno (de -7 m.a. hasta -1.8 m.a.) y una parte del pleistoceno (de -1.8 m.a. hasta 10000 años a.C.)


Entre australopitecos (géneros Australopithecus y Paranthropus) y hombres (género Homo) hay algunas diferencias anatómicas clave:


  • Mayor capacidad craneal en Homo.

  • Forma de la cara mucho más cóncava en australopitecos

  • Cráneo más ancho en la base y estrechándose hacia arriba en australopitecos, mientras que en Homo es más ancho en la región parietal que en la base y en la cima.

  • Posición no completamente inferior del foramen mágnum en australopitecos (cuello inclinado), mientras que en Homo ya es totalmente inferior y el cráneo se articula en ángulo recto con la columna vertebral (cuello vertical).

  • Caja torácica piramidal en australopitecos y en forma de barril en Homo.


A continuación veremos la evolución más próxima de los seres humanos a partir de H. ergaster.


Homo neanderthalensis









-30000 años





Homo sapiens

-0.5 m.a.





-
Homo antecessor
0.78 m.a.


Homo erectus









-1.5 m.a.



Homo ergaster


-1.8 m.a.





Con Homo ergaster como antecesor común con los H. erectus, hemos pasado a un aumento considerable de la capacidad craneana, pasando de 800-900 cm3 en H. ergaster a más de 1100 y 1200 en las formas más evolucionadas de H. erectus.
La principal divergencia encontrada entre el H. erectus y el hombre actual es de distribución geográfica: los descendientes de H. ergaster salieron de África hace cerca de 2 m.a. y se dispersaron por toda Asia llegando principalmente a dos lugares de destino: China e Indonesia (especialmente Java). Los primeros fósiles encontrados de estos individuos (hablamos de mediados del S XX) se asignaron a dos especies nuevas: Sinanthropus pekinensis y Pithecanthropus erectus, que posteriormente fueron reconocidas como variedades locales de una única especie, el Homo erectus.

Por su parte, los antepasados directos del hombre actual también salieron de África pero con posterioridad, hace alrededor de 1 m.a. dirigiéndose a Europa, mientras que otros grupos continuaron evolucionando en África.

Al parecer, esos grupos emigrantes colonizaron Europa como poco, hace 800000 años y fueron evolucionando hacia el llamado hombre de neandertal, Homo neanderthalensis.

Hace algo menos de 150 000 años, las formas más primitivas de Homo sapiens, salieron en nueva oleada de África y se dirigieron tanto hacia Asia (después hacia Australia mediante procedimientos de navegación y hacia América por el estrecho de Bering) como hacia Europa. Algunos de los fósiles más antiguos de nuestra especie fueron encontrados en Israel y sin duda corresponden a una etapa intermedia de esa colonización más global que nos llevó a conquistar el mundo y a reemplazar a las dos especies coetáneas: a H. erectus de Asia y a H. neanderthalensis de Europa.

Según algunos científicos, el hombre actual pudo surgir por mezcla de las formas arcaicas de H. sapiens con H. neanderthalensis en Europa y por mezcla con H. erectus en Asia, teniendo así nuestra especie actual un origen múltiple en distintos lugares del mundo; pero argumentos de índole genética consideran esto como improbable y el único contacto que pudieron tener los ancestros de nuestros H. sapiens con las otras dos especies serían de tipo cultural y no de cruce genético.
Historia próxima del hombre actual
Empecemos por el escenario más próximo a nuestro entorno y a nuestro tiempo actual:

Europa, hace unos 30 000 años: se extingue el Homo neanderthalensis (hombre de neandertal) después de unos 10 000 años de contacto con los primeros Homo sapiens que llegaron a estas latitudes. No parece que se hayan producido cruces genéticos entre ambas especies aunque sí coexistieron e intercambiaron tecnología e industria lítica. El hombre de neandertal había evolucionado en Europa a partir de poblaciones de Homo antecessor llegadas desde África hace unos 800 000 años (según los investigadores de Atapuerca). Los primeros fósiles reconocidos como verdaderos hombres de neandertal pueden datar aproximadamente de hace unos 150 000 años. Las poblaciones de Homo antecessor que quedaron en África fueron dando allí posteriormente lugar a los antecedentes de Homo sapiens.

A partir de aquí evolucionó nuestra especie, y los primeros fósiles con formas primitivas de hombre actual se han datado en hace unos 160 000 años en Etiopía. El Homo sapiens salió así de África por primera vez hace algo más de 100 000 años y, en diversas oleadas migratorias, llegó primero a Oriente Medio (allí hay fósiles de unos 90000 años correspondientes a una población que llegó a extinguirse). También desde Oriente Medio salieron otras oleadas migratorias hace unos 60000 años llegando primero a Indonesia y a Australia (-45000 años); a China y a Europa hace unos 40000 años y algo después a América no antes de hace 20000 años por el estrecho de Bering.
Comparativa anatómica del Homo sapiens con Homo neanderthalensis


TRONCO

Hombre de neandertal

Hombre actual

Pelvis

Ancha

Estrecha

Tórax

Piramidal

En forma de barril

Osamenta

Muy robusta

Más grácil y frágil

Musculatura

Muy fuerte

Algo más débil





CRÁNEO

Hombre de neandertal

Hombre actual

1 Capacidad craneal

Hasta 1700 cm3

Alrededor de 1500 cm3

2 Arcos superciliares

Muy marcados

Casi inexistentes

3 Espacio retromolar

Presente

No hay

4 Cavidad nasal

Muy amplia y adelantada

Más pequeña y a ras del rostro

5 Neurocráneo

Deprimido y alargado

Globoso

6 Frente

Inclinada hacia atrás

Vertical

7 Occipucio

Con “moño” occipital

Redondeado

8 Mentón o barbilla

Huidiza

Apuntada hacia adelante



Para ampliar algo más en relación con el uso de distintas técnicas de la industria lítica recomiendo la siguiente página:

http://www.iesribalta.net/html/departaments/filosofia/paleo/html/Evolucion/html/evolucion9.htm
Otras páginas web:

http://www.isftic.mepsyd.es/w3/eos/MaterialesEducativos/mem2001/huellas/origenes/hominizacion/index.html
http://www.iesribalta.net/html/departaments/filosofia/paleo/html/Evolucion/html/evolucion1.htm
http://www.portalciencia.net/antroevo.html


similar:

1. Ubicación taxonómica del hombre iconTitulo del proyecto: ubicación laboral en el mercado de santander...

1. Ubicación taxonómica del hombre iconUbicación del pueblo indígena camëNTŠÁ biyá

1. Ubicación taxonómica del hombre iconUbicación, Función, Valor y Caracteres del Derecho

1. Ubicación taxonómica del hombre iconRamón Lucas Lucas, El hombre espíritu encarnado (Compendio de filosofía...

1. Ubicación taxonómica del hombre iconLa nueva situación cultural y su influencia en la familia texto de...
«sí» del hombre es un ir más allá del momento presente: en su totalidad, el «sí» significa «siempre», constituye el espacio de la...

1. Ubicación taxonómica del hombre iconDiseñO. ¿Por qué? Cuestionarse sobre la
«hecho por mano o arte del hombre» 2, su incompleta naturaleza. Así, el hombre ha de crear para ser

1. Ubicación taxonómica del hombre iconTraducción de Ana Sánchez
«Las ciencias naturales englobarán ( ) la ciencia del hombre, al igual que la ciencia del hombre englobará las ciencias de la naturaleza»...

1. Ubicación taxonómica del hombre iconLa categoría taxonómica básica en la clasificación es la

1. Ubicación taxonómica del hombre icon2010 ubicación laboral en el mercado de santander del medico veterinario...

1. Ubicación taxonómica del hombre iconHaciendo uso de la ubicación geográfica de Colombia, en un mapa indicar...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com