Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los




descargar 187.46 Kb.
títuloViene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los
página2/4
fecha de publicación24.10.2016
tamaño187.46 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4

Es muy importante anotar que, pese a las sólidas bases de estas afirmaciones, los estudios aún están en período de experimentación. Por ello, usted puede tomar tres actitudes, olvidarse del asunto hasta tanto no se compruebe lo investigado, irse al otro extremo dejando de utilizar cuanto aparato esté cuestionado y aislarse del mundo normal; y la tercera la mas sensata y recomendada tomar una actitud preventiva mientras aparecen pruebas científicas definitivas.

Bibliografía : Por Mauricio Jaramillo Marín, Gustavo Garzón, Otto Martínez y otros.

ELECTROMAGNETISMO Y SU INFLUENCIA

Un campo electromagnético (CEM) lo crea cualquier cuerpo con carga eléctrica en movimiento e interactúa con otros, como el del cuerpo humano, donde los impulsos nerviosos entre el cerebro y los órganos y músculos son corrientes eléctricas de 150 a 300 Hz. Al interferir el circuito eléctrico del organismo, un CEM induce corrientes en los tejidos. En la membrana externa, que también tiene carga eléctrica, se anclan las proteínas que conducen los mensajes químicos. Un estudio de la UE revela que pasar 72 horas en un campo de 50 Hz y 2.000 teslas (medida de inducción magnética) varia la estructura de la membrana, sus fibras celulares y proteínas. Es la frecuencia de refrigeradores, secadores de pelo, luz fluorescente, hornos de microondas, computadores o televisores, pero habría que pegarse a ellos y durante muchas horas, para notar sus defectos.
Las radiaciones mas habituales que recibe el hombre son las electromagnéticas no ionizantes, sin suficiente energía fotónica para romper los enlaces químicos que unen las moléculas de la célula; las ionizantes incluso dañan el ADN. Sin embargo, en Japón se ha visto que una larga exposición a frecuencias de 50 y 60 Hz, las de electrodomésticos y centrales energéticas, produce mutaciones de genes y errores en la replicación y en sistemas de reparación del ADN, e incluso células no especializadas que degeneran el cáncer. Asimismo, las estaciones de radio, televisión y telefonía móvil emiten en radiofrecuencias y microondas. Los teléfonos celulares operan de 900 MHz a 1.8 GHz, y no ionizan los átomos de los tejidos, pero calientan las zonas del cuerpo con más agua, al absorber ésta las microondas.

CELULARES PARA NIÑOS Y ADOLESCENTES?
Un estudio de dos institutos alemanes para el Parlamento Europeo concluye que los celulares no son recomendables para niños y adolescentes. Las radiaciones de teléfonos y antenas repetidoras pueden producir, con largas exposiciones, un tumor poco frecuente; el neuroma epitelial en la periferia del cerebro. Según el Doctor Hyland de la Universidad Inglesa de Warwick, las ondas de los teléfonos celulares son de la misma frecuencia que las cerebrales alfa. Así que, aun con intensidad muy baja, el cerebro es muy sensible a ellas. Se aconseja hacer llamadas cortas, usar el móvil sin manos y sin audífono y no tenerlo encendido en el bolsillo: afecta los riñones, la matriz, los ovarios y los testículos, Los límites del campo trazados por la UE dan como inocua una frecuencia de 0 a 300 GHz, pero no hay estudios epidemiológicos de exposición a largo plazo a microondas y radiofrecuencias. Por eso, actualmente son un objetivo prioritario de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que puso en marcha en 1996 el Proyecto Internacional CEM para estudiar los posibles efectos de los campos electromagnéticos sobre la salud. Además, varios institutos alemanes estudian la conductividad de las ondas en el cráneo y otros huesos humanos para ver la protección del cerebro y otros órganos.

El australiano John Holt, según él, las frecuencias de los celulares duplican la producción de histaminas y ocasional asma y alergias. Bajo 800 -900 MHz continuos, las antihistaminas y los esteroides no detienen la producción de histaminas, que contraen las arterias, dilatan los capilares y sirven de mediador químico en las reacciones alérgicas. El asma lo causan las microondas y por eso aumentan en los países muy contaminados del Tercer Mundo. Además en Escandinavia donde los jóvenes usan celulares desde 1994, las chicas de 15 a 24 años aumentaron el consumo de somníferos y antidepresivos. S. Edstrom del Hospital Sahlgrenska de Gotemburgo, llega aún mas lejos al asociarlo con el cáncer y el bloqueo de la melatonina, la hormona que regula los ritmos de sueño y vigilia. Otros estudios indican que éstos alteran la fase REM del sueño, y la variación de la sensibilidad al dolor, se ha descrito mayor tensión arterial y que, al dilatarse por las microondas los poros de las membranas en la barrera hematoencefálica, puede ocasionar el mal de Alzheimer o la pérdida de la memoria.

A pesar de todo esto, los expertos siguen sin ponerse de acuerdo en si las estaciones de telefonía provocan cáncer, perturbaciones en los biorritmos cerebrales o alteración del transporte del calcio iónico en las células. Hay estudios a favor y en contra de que la exposición a campos de baja intensidad se asocie a más incidencia de cáncer en los niños. Falta un estándar de estudios de riesgo, pero parece que los gobiernos no tienen mucho afán en crearlo.
CONTAMINACION ELECTROMAGNETICA
El potencial enemigo es invisible, intangible, apenas avisa con su zumbido y, desde luego, no huele ni sabe a nada. Son las ondas electromagnéticas que, como un descomunal e indiscriminado ejército invasor, producto de una civilización tan tecnificada como la nuestra, se ha adueñado del ambiente y se nos ha colado en la cocina, en la oficina, en la calle, Su amenaza es aún un interrogante.

FACTORES A TENER EN CUENTA AL ADQUIRIR UN INSTRUMENTO DE MEDICIÓN DE CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS.

Tipo de aparato. Detector, medidor, dosímetro, registrador.

Primeramente conviene pensar en qué es lo que deseamos obtener del aparato. Algunos apara­tos son simplemente detectores y son de utilidad para conocer cuando se supera un determinado nivel de radiación, en estos casos es útil conocer cual es el umbral de detección;
Los instrumentos medidores nos darán una lectura cuantificada, y además pueden tener salida para registrar lecturas que suelen ser diarias o se­manales.
Un dosímetro es un instrumento que nos da la lectura totalizada, dosis recibida, generalmen­te por días, y se usan especialmente en puestos de trabajo donde existen fuertes campos eléctricos o elec­tromagnéticos.

Univectoríal o triaxial.

Los campos electromagnéticos al tener tres componentes vectoriales , si el aparato posee una solo sensor - generalmente bobina - sólo puede detectar a la vez los campos que se reciban en una dirección, debiendo colocar posteriormente el sensor en cada una de las dos direcciones restantes y efectuar el co­rrespondiente cálculo de la componente total. Esto supone un gran inconveniente en aparatos registra­dores y en dosímetros ya que siempre nos darán unas lecturas inferiores a las reales. Los instrumentos triaxiales son los que mi­den los tres vectores y pueden facilitarnos la lectura del componente total, las tres lecturas simultáneas, o las cuatro lecturas a la vez. Estos instrumentos suelen ser costosos pero son los más útiles.

Forma de presentación de los datos.

Los datos pueden presentarse en diversas formas. Los detectores generalmente llevan unos LED's indicadores y/o señal acústica. Los instrumen­tos de medición nos pueden dar la lectura analógica (instrumento de aguja) o digital, y generalmente sue­len ser más precisos los digitales.

Respuesta de frecuencia. Ancho de banda.

Al detectar campos electromagnéticos es in­teresante conocer la frecuencia del campo detectado para localizar el foco de la contaminación. Los apa­ratos pueden tener distintas bandas. Los más senci­llos no tienen indicación alguna de la respuesta en frecuencia. Otros tienen diversas bandas como pue­de ser 50 Hz. 150 Hz y banda ancha de 40 C 310 Hz. Otros aparatos pueden detectar también frecuencias de radio, televisión y microondas, aunque general­mente son instrumentos distintos para cada apli­cación, ya que las frecuencias altas se miden en mW/cm2. El aparato ideal sería el que nos indicara las distintas frecuencias e intensidad de campo de cada una de ellas.

Sensibilidad. Mínima lectura.

Resulta conveniente que los instrumentos puedan medir campos de valores desde pocos nanoTestas hasta unos 10 mT (10.000.000 nT). Inte­resa conocer la lectura mínima y la máxima que pue­dan apreciar con un mínimo error. En campos eléc­tricos interesa valores desde 1 v/m hasta un máximo de 20kV/m.

Precisión y calibrado.

Los aparatos de calidad tienen unas tole­rancias mínimas, no obstante para las mediciones que nos interesan un 5% es una buena cifra, tenien­do en cuenta que los campos a medir generalmente son muy inestables y varían continuamente. Es im­portante que vengan calibrados de fábrica, y si tie­nen el correspondiente certificado mejor aún.

Posibilidad de interferencia de campos eléctri­cos.

Es muy conveniente que cuando se está mi­diendo electromagnetismo la lectura no se vea afec­tada por la proximidad de campos eléctricos, caso que ocurriría si nos diera una lectura en nT en la proximidad de un conductor por el que no circula corriente alguna.

Registro de datos.

Como se ha indicado anteriormente los apa­ratos pueden tener una salida para registro de datos. Esta salida puede ser analógica o digital, y también puede ser para conectarse directamente a un orde­nador o PC. También pueden existir aparatos regis­tradores electromecánicos que nos faciliten una grá­fica de los valores sobre papel.

Formas de muestreo.

Se habla de muestreo cuando se registran los datos y corresponde al lapso de tiempo existente entre registro y registro.. Cuando los datos se regis­tran en un ordenador o PC habrá de calcularse la memoria disponible y la duración deseada del regis­tro - días o semanas - para en consecuencia calcular 1a frecuencia de muestreo.

Requisitos de programación.

Cuando el aparato es del tipo a conectar a un PC o bien que lleve el PC incorporado, es interesante conocer los requisitos de programación, y si requieren algún otro programa auxiliar. Se aprecia la facilidad y flexibilidad de programación del apa­rato.

RESPUESTA ORGÁNICA ANTE CAMPOS

ELECTRO­MAGNÉTICOS DE EXTREMADAMENTE

BAJA FRECUENCIA. (ELF)
Actualmente se cree que los campos electromag­néticos ELF actúan fundamentalmente sobre las membranas celulares. Las Investigaciones de laboratorio relacionan la modificación del flujo iónico debido a los efectos de campos magnéticos, lo que facilitaría el desarrollo de las células cancerosas.

El físico Abe Liboff irradió células sanas y células malignas humanas con campos magnéticos, compro­bando un incremento cinco veces superior en el de­sarrollo del ácido desoxirribonucleico (ADN) en las células malignas. Igualmente, se considera un hecho el efecto de los campos magnéticos ELF. (de 15 Hz e intensidades ,de 2,3 microtesla y 56 militesla), sobre la síntesis del ADN en ciertos sistemas de cultivo de fibroblastos humanos. Estos efectos parecen suce­der independientemente de la frecuencia. Al mismo tiempo, Liboff apunta los efectos mutagénícos que pueden ir ligados a dichos fenómenos. En esta mis­ma línea, poco tiempo antes, en 1983 E. M. Goodman encontraba efectos en la actividad del ADN-ARN y G. D'Ambrosio comprobaba aberraciones cromosómicas. El ácido ribonucleico (ARN) se for­ma a través de la transcripción, en el momento pre­ciso, del ADN del que son soporte material los cromosomas, cuya función principal consiste en mantener y duplicar la información genética conte­nida en el ADN.

También la exposición a dichos campos reduciría la producción de melatonina (hormona que actúa como poderoso anticancerígeno) y la capacidad de respuesta del sistema inmunológico, o la interacción de células cancerosas y la respuesta celular a neurotransmisores.

La glándula pineal es la encargada de elaborar melatonina, una hormona que es segregada por la pineal en ausencia de luz, por lo que normalmente segrega melatonina por las noches y se inhibe du­rante el día, regulando así los ritmos circadianos del organismo, ciclos de sueño, ciclos hormonales, etc. Las investigaciones realizadas recientemente por Russel Reiter, profesor de neuroendocrinología de la Universidad de San Antonio, en Texas, entre otros, demuestran que los campos electromagnéticos tie­nen el mismo efecto en la glánula pineal que la luz, y por tanto impediría el proceso generador nocturno en las personas expuestas a campos electromagnéti­cos, proceso que podría ser el responsable de la dis­minución de la capacidad del sistema inmunitario, así como de insomnios .o cambios de comportamien­to y de humor. Reiter sometió a ratas a campos eléc­tricos (apagando y encendiendo rápidamente el cam­po) de 80.000 nanoteslas (aproximadamente el doble del campo magnético terrestre que se encuentra en España) y comprobó que sus niveles de melatonina se reducían hasta un 50%. En el laboratorio Battelle Pacific Northwest, igualmente, se realizaron una se­rie de estudios que demostraban que campos eléctri­cos de 60 Hz. de aproximadamente 2 Kv. por metro reducían la cantidad de melatonina durante la no­che, ciclo máximo de los niveles de melatonina.

Hoy en día existen diferentes estudios que afir­man que la disminución de la melatonina aumenta el riesgo de padecer cáncer. Las mujeres con cáncer de pecho presentan un nivel de melatonina extrema­damente bajo en comparación con los grupos de con­trol. Según el doctor R. J. Reiter, cada vez hay mayor número de datos que evidencian la relación de la dis­minución de la melatonina con el crecimiento tumoral.

El doctor William Sturner, médico gerente del Es­tado de Rod Iland realizó un estudio sobre 45 falleci­mientos de niños, 18 de ellos de muerte súbita. Comprobó que en los bebés fallecidos súbitamente los valores de melatonina eran mucho más bajos que en el resto. El nivel hormonal en el cerebro era de 15 picogramos por cada mililitro, por 51 en el grupo de control, y el nivel hormonal en la sangre era de 11 picogramos de media en los 18 casos de muerte sú­bita, por 35 en el otro grupo.

Algunos investigadores, caso de Relsa Goodman y Ann Henderson del Columbia University en Nueva York, han modificado la transcripción del RNA y la síntesis proteica trabajando con campos de 60 Hz., así como con campos pulsantes.

En un organismo vivo, al recibir sobre su superfi­cie la acción de un campo magnético, se originan va­rios mecanismos de interacción, como la actuación de las fuerzas de los campos magnéticos sobre las cargas eléctricas en movimiento de los organismos expuestos, induciéndoles campos y corrientes eléc­tricas interiores. El organismo humano es un buen conductor eléctrico, ya que está compuesto funda­mentalmente de agua. Por ello, cuando se encuentra expuesto a un campo eléctrico se produce un aumen­to de energía en la superficie, y en el interior se gene­ran corrientes eléctricas que pueden interferir en los mecanismos biológicos del organismo a través de su actividad eléctrica natural. Estas interferencias pue­den suceder tanto en el funcionamiento de cada ór­gano como en el transporte de información en las células, ya que éstas se comunican e interaccionan entre sí mediante señales químico-eléctricas y se ha comprobado que un campo eléctrico y/o magnético exterior de baja frecuencia y baja intensidad que in­duzca al organismo una determinada corriente pue­de modificar dicha, comunicación, lo cual parece ser que afecta a las síntesis de proteína y al sistema inmunológico. El ruso Alexander Pressmahn trabajó en el cam­po de la comunicación eléctrica en las células demostrando que las células de tejidos animales reci­ben y reconocen las ondas electromagnéticas y ac­túan según esta información. Por tanto, funcionan como un radiorreceptor sintonizado a diferentes fre­cuencias; ello implica que pueden modificar su ac­tividad dependiendo de las frecuencias e intensida­des recibidas por agentes electromagnéticos exte­riores.

Los campos magnéticos y eléctricos, al interaccionar conjuntamente en el organismo, crean en él corrientes inducidas de mayor intensidad que si lo hacen por separado, causando perturbaciones de las corrientes neuronales, cambios en la orienta­ción y localización de las moléculas, etc. Los cam­pos electromagnéticos ELF inducen débiles campos eléctricos dentro del organismo de, aproximadamen­te, la diezmillonésima parte de su valor. Este fenó­meno deriva en la formación de campos de iones acelerados que crean corrientes eléctricas dentro y alrededor de la célula. Las células vivas están "ro­deadas por una fina membrana atravesada por un campo eléctrico, este campo eléctri­co se debe a una diferencia de po­tencial, entré la parte externa y la interna, de 90 milivoltios cuando se encuentran sanas y de unos 55 milivoltios cuando están enfermas.

La exposición a campos eléctri­cos y magnéticos genera estrés, fal­ta de concentración, fatiga, irritabi­lidad, etc., y disminuyen las defen­sas orgánicas de las personas expuestas, con lo cual las enfermeda­des pueden aparecer con mayor fa­cilidad. El doctor Ross Adey, comprobó que los ritmos biológicos del sueño (entre otros biorritmos) se alteran cuando la persona está expuesta a campos electromagnéticos ELF, de ahí que uno de los síntomas más ca­racterísticos de dormir expuestos a dichos campos, sea el insomnio. La modificación de las pautas biorrítmicas del organismo conlle­va una disminución de su capacidad de respuesta ante situaciones agre­sivas (virus, bacterias, polución del aire, alimentación o hábitos inade­cuados, etc.) y por tanto aumenta el riesgo de contraer patologías, más graves cuanto mayor sea el tiempo de exposición y la intensidad de la radiación.

Charles Graham, del Midwest Research Institut de Kansas (Missouri, EE.UU.) trabajó con voluntarios, so­metidos a campos eléctricos pulsantes de hasta 12 Kv/m y magnéticos de 30.000 nanoteslas ge­nerados en su laboratorio. Logró constatar va­riaciones del ritmo, cardíaco de 3 latidos menos por minuto cada vez que accionaba el campo, y cambios en la actividad cerebral, así como pér­dida parcial de la capacidad de reacción o del tiempo cronológico, ocasionando un descenso del tiempo de reacción y una menor capacidad en la ejecución del test propuesto. Sin embargo, todos estos efectos desaparecen al eliminar el campo que incide sobre los sujetos, aunque, los efectos de los campos electromagnéticos ELF son acumulativos.

Cuando la estancia en lugares de elevada in­tensidad de radiación electromagnética de muy baja frecuencia se prolonga, ocurre una especie de intoxicación, y una posterior reacción alérgica a la electricidad, que en muchos casos se vuelve crónica y difícil de combatir, dado el ambiente polucionado electromagnéticamente en el cual se desarrolla la vida de las personas hoy en día, especialmente en las ciudades.

TERAPIAS ELÉCTRICAS Y MAGNÉTICAS
El sistema nervioso funciona con corrientes eléctricas que a su vez generan campos magnéti­cos. Cuando un organismo padece algún tipo de trastorno emite señales electromagnéticas distorsionadas, el restablecimiento del correcto flujo de los estímulos bioeléctricos devuelve el buen equilibrio funcional del organismo. Por ello, creemos que la medicina de nuestro tiempo está, en gran medida, desperdiciando un campo tera­péutico de incalculables posibilidades.

Las mismas variaciones del campo magnéti­co terrestre pueden tener efectos sobre los seres vivos, ya sean provocadas bruscamente por fac­tores cósmicos (actividad solar, etc.) o por mo­dificaciones geofísicas (materiales ferromagnéticos, etc.), la influencia de un cam­po magnético o eléctrico generado artificialmente puede, asimismo, tener un efecto sobre el orga­nismo expuesto. Este efecto podrá ser terapéuti­co o no dependiendo de factores como la inten­sidad del campo, el tiempo de exposición (dosis puntual y acumulada), la correcta selección del lugar del organismo al que se aplica el campo (zona a tratar), etc.

En el año 1959 los doctores C. Humphrey y E. H. Seal, del laboratorio John Hopkins, com­probaron que podían frenar la rapidez de repro­ducción de tumores cancerígenos en ratones con corrientes eléctricas positivas, implantándoles electrodos de cobre o zinc en la superficie de la piel, debajo de la cual se les había implantado un tumor cancerígeno. Cualquier tejido que crezca con mayor rapi­dez comparativamente con el resto de los teji­dos circundantes del mismo organismo, tiene una polaridad negativa, y una elevada polaridad negativa se localiza en los tumores malignos. En base a ello, y continuando las anteriores investi­gaciones de Humphrey y Seal, en 1977 los doc­tores M. Schauber y M. Habal, del Centro Médi­co de la Universidad del Estado de Nueva York trabajaron en esa misma línea, aunque cambia­ron los electrodos por agujas de acero inoxida­ble que pincharon en los tumores, emitiendo co­rrientes de tres potencias distintas: 3 miliamperios, medio miliamperio y 960 milimicroamperios. Los mejores resultados en cuanto a la destrucción del tumor se dieron en la potencia más alta, especialmente en el elec­trodo positivo.

Robert O. Becker ha sido uno de los investi­gadores que más ha trabajado en el campo de la bioelectricidad, así como en la repercusión de los campos electromagnéticos en los seres vivos.

Becker utiliza campos magnéticos de baja fre­cuencia y de 20 Gauss de intensidad para la re­generación ósea, logrando magníficos resultados. Para unir fracturas óseas, evitando incluso la amputación, estimula el crecimiento óseo conec­tando a ambos lados del miembro afectado dos electrodos, alimentados por una pila de 9 vol­tios; con una memoria incorporada para así po­der estar informado del proceso de fusión ósea, incluso sin escayola. Los campos electromagné­ticos inducidos progra­man el comportamiento de las células del tejido fracturado (cartílago y fi­broso) favoreciendo la vascularización de las zonas dañadas. Actúan variando la actividad de las enzimas, facilitando la mineralización y esti­mulando la penetración vascular. Becker, tras estudiar la capacidad de regene­rar y reproducir partes del cuerpo amputadas de algunos animales (ranas, salamandras, lagartijas algunos mamíferos, etc.). constató que en ciertas zonas de su sistema nervioso actuaban corrientes eléctricas, al igual que en el cuerpo humano. Por ello, variando esta corriente eléctrica en la zona afectada se produ­ce la regeneración.

En el tratamiento de tumores cancerígenos Becker ha logrado frenar su desarrollo, trans­formando las células cancerígenas en células normales. Esta reacción no se produce exclusi­vamente debido a la acción de la corriente eléctrica, sino a la interacción entre la tensión eléc­trica con los iones de plata producidos eléctricamente. Por lo tanto podemos hablar de un tratamiento electroquímico.

Los campos magnéticos en terapias repara­doras de fracturas óseas ha sido utilizado por otros especialistas con estupendos resultados. Bassett, ya en 1974 utilizaba campos magnéti­cos pulsantes del orden de 20 gauss que actua­rían sobre la membrana como primer efecto y, según Luben (1982) el mecanismo de acción se relaciona con los iones CA+2, que influirían en los procesos bioquímicos intracelulares. Por otra parte, el campo magnético continuo actúa sobre el crecimiento de los seres vivos. Esto se pudo advertir al observar el efecto del campo magnético natural terrestre (campo continuo) sobre los procesos fisiológicos. En los animales y personas enviadas al espacio se ob­servó un proceso de osteoporosis global debido a la ausencia del campo magnético terrestre. Este proceso revertía al retornar a un campo magnético continuo, caso del natura' de la Tie­rra.

Parece ser que el campo magnético terrestre es un factor inhibidor de la eliminación del cal­cio, por lo cual un campo magnético continuo estaría especialmente recomendado en los pe­riodos de reparación ósea cuando conviene es­timular la aportación de calcio. Los campos magnéticos favorecen la formación de tejido blando de relleno de la fractura o defecto óseo, que posteriormente, por efecto de maduración se transformará en hueso.

En los últimos años se ha realizado un gran número de investigaciones en las cuales se cons­tata la mediación de flujos iónicos en los proce­sos de crecimiento celular, que a su vez llevan aparejadas corrientes y campos eléctricos y. magnéticos naturales. Cualquier modificación de estos fenómenos naturales conlleva una alte­ración en el proceso de regulación orgánico. Mediante variaciones del ambiente celular na­tural se consigue influir en los procesos de cre­cimiento y reparación, por ejemplo, del tejido óseo y hepático, así como en la cicatrización de heridas, regeneración nerviosa, células tumorales, etc. El uso de las terapias electro­magnéticas en casos de fracturas, regeneración, etc. no sólo es aconsejable en casos de especial gravedad, sino en casos como las fracturas de evolución normal, ya que se consigue avanzar en su proceso de recuperación y se eliminan po­sibles complicaciones y secuelas.

El doctor Demetrio Sodi Pallares y el Dr. J. de la Hoz trabajan en la aplicación terapéutica de campos electromagnéticos de baja frecuencia e intensidad, con unos resultados positivos que sobrepasan el 80%. Su ámbito de actua­ción abarca distintas enfermedades:

  • del sistema nervioso central y periférico, del metabolismo: osteoporosis.

  • de la circulación y cardiopatía isquémica.

  • del aparato locomotor: reumatismo, neural­gias, fracturas, quemaduras, etc.

  • de la piel: acné y psoriasis.

  • otros procesos como colitis ulcerosa.

Sodi trabaja sometiendo a sus pacientes a campos magnéticos consiguiendo una mejora en la polarización celular. Según Sodi: "El campo magnético actúa sobre el tejido lesionado resti­tuyéndole las cargas. Ello demuestra el efecto polarizante del campo magnético. Al someter a células cancerosas a un determinado campo magnético sus vellosidades y vesiculaciones des­aparecen. En osteoporosis se llega hasta conse­guir el crecimiento de las vértebras y se favorece el depósito de calcio en los huesos". Sodi traba­ja con campos de 50 a 60 gauss del cuello hacia abajo y de 20 a 40 en la cabeza.

El Dr. Bjórn Nordenstróm ha sido desde los años 50 pionero de nuevas técnicas en radiolo­gía clínica. En 1960 fue nombrado director del Instituto Karolinska de Estocolmo, el más avan­zado del mundo en radiología, y del cual ya he­mos hablado anteriormente como una institu­ción de gran renombre en el campo de la inves­tigación, especialmente dentro de las radiacio­nes electromagnéticas. En 1985 fue presidente del órgano encargado de conceder los premios Nobel de Medicina. En 1983 publicó los resulta­dos de sus trabajos de más de veinte años de ex­perimentación con el título: "Circuitos eléctricos biológicamente cerrados: evidencias clínicas, ex­perimentales y teóricas sobre la existencia de un sistema circulatorio adicional", en el cual con­cluye que el organismo humano tiene unos cir­cuitos eléctricos biológicos.

Según Nordenstróm estos circuitos eléctricos se activarían como base de un proceso regenerativo que en caso de verse alterados faci­litarían la aparición de tumores u otras enfer­medades. Este sistema de defensa se activa al producirse una lesión, infección, tumoración estas alteraciones provocarían diferencias de potencial capaces de fluctuar. La corriente eléc­trica correría a lo largo de arterias, venas y pa­redes capilares, arrastrando glóbulos blancos y diversos metabolitos hacia los tejidos circundan­tes.

La idea de que la corriente eléctrica puede estimular .la propia capacidad de regeneración del cuerpo, alertar los mecanismos de defensa y controlar el crecimiento y función de las células no es nueva en Medicina. Hace ya 200 años que se comenzó a vislumbrar la posibilidad de curar a través del llamado bioelectromagnetismo, pero ésta, entonces nueva ciencia, adquirió una du­dosa reputación, al igual que otras disciplinas, a finales del pasado siglo, por culpa de algunos investigadores que la propusieron como la pa­nacea que lo curaba todo. Esta mala reputación la ha venido arrastrando desde entonces, aun­que en nuestros días ha comenzado a recuperar credibilidad debido a la seriedad y gran perso­nalidad científica de sus nuevos defensores, así como de los buenos resultados obtenidos. Por-tanto, parece ser que ciertos campos electromag­néticos pueden influir en las células variando su índice -de división, y por tanto son susceptibles de producir cáncer, así como curarlo cuando son aplicados de forma correcta.
Según Nordenstróm, la causa responsable de gran número de efectos, trastornos y enferme­dades sería la disminución de estos circuitos eléc­tricos biológicamente cerrados. Por lo tanto, la existencia de estos circuitos podrían explicar muchos procesos fundamentales en la regulación de los organismos vivos, e incluso por otra parte los efectos terapéuticos de la acupuntura y de ciertos campos electromagnéticos.
Cuando se desarrolla un tumor canceroso, la células del centro quedan sin irrigación y mue­ren. Los cambios químicos producidos por su descomposición provocan una acumulación de cargas positivas en toda la zona cercana al tu­mor. La polarización causada por la carga eléctrica del tumor pone en marcha el circuito de larga distancia. Los iones comienzan a fluir a través de los capilares cercanos al tumor, este mecanismo defensivo habitualmente fracasa. La técnica desarrollada por Nordenstróm consiste, básicamente, en reforzar el efecto natural me­diante electrodos que aumenten la carga positi­va en la zona tumoral, provocando una deshidratación parcial del mismo y atrayendo los glóbulos blancos para que ataquen en forma masi­va a las células del tumor. Tras someter al pa­ciente, durante periodos determinados según cada caso (3-5 años), a esta terapia se consigue reducir el tumor o incluso hacerlo desaparecer.

Para poner en práctica sus teorías, y que no se quedaran en mera especulación científica, Nordenstróm comenzó a tratar con electricidad inducida a pacientes con cáncer de pulmón y mama con notables éxitos.
A pesar de la poca experiencia de la medicina en cuanto al tratamiento de tumores malignos con campos electromagnéticos, es evidente que de la misma forma que se ha comprobado que estos pueden ayudar a desarrollarlo, pueden de la misma forma colaborar directamente en su paralización, reducción o incluso en su destrucción Pero lamentablemente este camino terapéu­tico ha sufrido muchos contratiempos debido a la negación de los medios médicos oficiales, hasta hace poco tiempo, de los efectos cancerígenos de las radiaciones electromagnéticas y, por pro­longación de sus efectos terapéuticos en relación a tumores malignos.

Otro apartado terapéutico en donde puede actuarse mediante la estimulación eléctrica .es en el dolor. Ciertos conductos nerviosos en la médula permiten la sensación del dolor. Aunque éste sea una sensación subjetiva difícil de valo­rar en cada individuo. A mediados de los años 60 se descubrió una técnica para inhibir las se­ñales de dolor dirigidas desde el organismo ha­cia el cerebro me­diante impulsos eléctricos que modifican la in­formación que llega al cerebro .

El neurocirujano C. Norman Shealy comprobó que podía disminuir el dolor crónico en algunos de sus pacientes implantando electrodos en la médula. Poste­riormente simpli­ficó estas compli­cadas operacio­nes de neurocirugía en colabo­ración con el doc­tor D. M. Long co­locando los elec­trodos en la piel directamente en­cima de la zona del dolor o alre­dedor. Este estímulo en las fi­bras sensoriales de los nervios bloquearía el dolor de la misma forma que los electrodos implantados por me­dio de neurocirugía. Por tanto, tal como hemos ido viendo, los cam­pos eléctricos y/o magnéticos pueden tener efec­tos nocivos o favorables según sean utilizados. Una exposición indiscriminada puede generar graves trastornos, sin embargo, su influencia bajo control y seguimiento (tiempo de exposición, in­tensidad, dosis, etc.) puede generar efectos tera­péuticos en determinadas dolencias y enferme­dades.

KAROLINSKA
Suecia es uno de los países más sensibilizados en los riesgos de la contaminación electromagnética. Las empresas suecas toman muy en serio los estudios realizados en la pasada década en los que se relacionan aumentos de anormalidades fetales, abortos y nacimientos de niños con malformaciones en mujeres que trabajan habitualmente con pantallas de ordenador, por lo que les cambian el lugar de trabajo los tres primeros meses de gestación, cuando el feto es más sensible a las radiaciones.
Otra prueba de la concienciación ciudadana en los problemas que puede generar el exceso de radiaciones en la salud humana es la Asociación de Alérgicos a la Electricidad creada en Suecia. Una de las afectadas contó que a raíz de su trabajo diario con un ordenador, comenzó a sentir fuertes dolores, mareos y pérdida de concentración. Comenta que sentía como si su cuerpo se estuviera cociendo. La única solución a este mal es alejarse de la electricidad, por lo que ella tiene que vivir en una roulotte cerca de su ciudad, en la que sólo se ilumina con lámparas de gas y velas.
La hipótesis sobre la que trabajaron es si la exposición a los campos magnéticos del tipo generado por el alto voltaje incrementa la incidencia del cáncer en las personas expuestas. El estudio estaba diseñado como estudio de control de casos. Se habían elegido todos los casos de cáncer diagnosticados en esos 25 años en niños, mientras que en adultos el estudio se limitó a los casos de leucemia y de tumores cerebrales. Los casos de cáncer fueron identificados mediante la conexión de protocolos a los archivos del Registro del Cáncer, dirigido por la Oficina Nacional de Salud y Bienestar, posteriormente se examinaron los informes médicos de la clínica donde se trató el cáncer de los niños, a fin de verificar el diagnóstico.
Los controles se hicieron al azar a los individuos de la base del estudio. Para cada caso los controles eran seleccionados entre los que estaban dentro del mismo grupo de edad para los niños, y en el caso de los adultos, un grupo de cinco edades para adultos del mismo sexo, que vivían en la misma comunidad y cerca de la misma línea de Alta Tensión.
Para el propósito de los análisis de este informe, se calculó un valor promedio de las mediciones de baja tensión realizadas en todas las habitaciones, también se calculó el campo magnético generado por la línea. Estos cálculos se realizaron con un programa de ordenador desarrollado por el Consejo de Estado, que tenía en cuenta la altura de las torres, distancia entre ellas, la distancia entre las fases, clase de fases y la carga sobre la línea. También se tuvo en cuenta la ubicación de la casa en el espacio entre las torres y la altura de la vivienda en relación a la altura de la línea. Este programa de ordenador, junto con el medidor especialmente diseñado, no dejaba acceder a los datos que estaba grabando más que después de la devolución del diskette a los coordinadores del estudio.

Durante la visita a la casa, se llamó por teléfono a-la estación responsable del funcionamiento de la línea y se obtuvo información sobre la carga en la línea y la dirección de la corriente durante el periodo de las mediciones. El dosímetro utilizado era el Positrón, que se calibraba regularmente, estos dosímetros se programaron para grabar el campo magnético cada cinco segundos. Se dejaron con la familia durante la visita cuando se realizaron las mediciones y se recogieron 24 h. después, junto con un cuestionario sencillo en el que se preguntaba sobre el tiempo de salida y entrada a la casa, el tiempo pasado en el jardín, en el colegio y en el trabajo.

La mayor dificultad de este estudio era dar .valores a los campos históricos que se calcularon, ya que se tenía que retroceder hipotéticamente en el tiempo hasta los inicios del estudio, en 1.960, y calcular la exposición que tuvieron quienes vivían cerca de las Líneas de Alta Tensión. A este dato se le dio mucha importancia, ya que eran la principal fuente para clasificar los sujetos del estudio en diferentes niveles de exposición a los cam­pos magnéticos. Estos campos históricos se calcularon mediante el programa de ordenador creado, introduciendo los datos para calcular el campo magnético actual, y añadiendo la información conseguida en los archivos conservados por la gerencia de las distintas estaciones responsables de las Líneas.

Como se ha explicado someramente, el estudio se realizó de manera exhaustiva, teniendo en cuenta, al mismo tiempo, factores como la contaminación atmosférica o el nivel socioeconómico de las personas, sin que ello modificara los resultados. Unos resultados que marcan una nueva etapa en la comprensión de cómo nos afectan radiaciones que hasta el momento parecían inocuas.

Según el Informe Karolinska, los niños que vivan en casas expuestas a dosis de radiaciones electromagnéticas de 0,3 microteslas (300 nanoteslas), tienen cuatro veces más riesgo de contraer leucemia, a 0,2 microteslas (200 nanoteslas) el riesgo es tres veces superior a lo normal. En el caso de los adultos, para campos magnéticos de 200 nanoteslas el riesgo de contraer leucemia micloide aguda (LMA) y leucemia mieloide crónica (LMC) es el 170% más elevado de lo normal.

Finaliza este importante estudio recomendando no vivir a menos de cien metros de una torre o línea de alta tensión. Suecia será el único país hasta el momento que elaborará leyes que regulen la exposición a los campos magnéticos. Esperamos que estas leyes traspasen las fronteras de Suecia y los países de la Comunidad Europea las adopten sin dilación, así evitaremos muchos sufrimientos francamente innecesarios.

Científicos dedicados por entero a la investigación de los campos magnéticos y
sus efectos en los seres humanos, como la doctora Jocelyne Leal, Jefa del Servicio de
Bioelectromagnetismo del hospital Ramón y Cajal de Madrid y presidenta de la
Sociedad Europea de Bioelectromagnetismo, tienen una labor tan meritoria como carente de eco, por ello nos alegramos cuando leemos sus acertadas y concluyentes opiniones -por ejemplo, en un diario de importante tirada nacional, como lo hizo en el suplemento Blanco y Negro del diario ABC del día 7 de Marzo de 1993-, en el que explica que no hay que tirarse las manos a la cabeza, sino que es suficiente con usarla de manera adecuada.

Si, como recomienda el Instituto Nacional Sueco para las Radiaciones, "los nuevos tendidos eléctricos se trazan y se disponen de manera que queden lo más lejos posible de ciudades, pueblos y aldeas" libraremos a muchas personas del riesgo de enfermedades que pueden llegar a ser tan graves como la leucemia, como concluye, entre otros, el Informe Karolinska. Pero el problema en la actualidad se centra en las líneas que ya están ubicadas, y que* en muchos casos cruzan indiscriminadamente guarderías, colegios en los que los niños pasan muchas horas al día, viviendas, urbanizaciones y zonas de ciudades y pueb­los en las que intentamos vivir sin que tengamos que pagar ningún precio con nuestra salud. Es cierto que hay un elevado coste material – dinero, simplemente, al desplazar una, o dos o tres torres que crucen un lugar habitado, pero ¿podemos en conciencia anteponer ese coste al sufrimiento y la muerte que esas líneas pueden causar en nuestros conciudadanos?. Es sin duda, un coste demasiado elevado.

Bibliografía: Texto Dorita Usó Traducción del Informe Karolinska por Beate Knabe.

¿ PRODUCEN CANCER LOS APARATOS ELECTRICOS?
El potencial enemigo es invisible, intangible, apenas avisa con su zumbido y, desde luego, no huele ni sabe a nada . Son las ondas electromagnéticas, que, como un descomunal e indiscriminado ejército invasor, producto de una civilización tan tecnificada como la nuestra, se ha adueñado del ambiente, y se nos ha colado en la cocina, en la oficina, en la calle.... Su amenaza es aún un interrogante.

CONTAMINACION ELECTROMAGNÉTICA

PELIGRO EN EL AIRE
Al toque eléctrico del reloj, Sonia y Juan se despiertan cada mañana y comienzan otra jornada de trabajo. Aún sonámbulos, recorren el pasillo en busca del baño y la cocina. Sonia pone en marcha la cafetera y la tostadora eléctricas, conecta el lavaplatos y la lavadora. Mientras tanto, Juan se afana en encender el calentador eléctrico y afeitarse con la máquina eléctrica ¡Todo en un enjambre de aparatos eléctricos!.

1   2   3   4

similar:

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los icon«βίος» bíos, vida, y «-λογία» -logía, tratado, estudio, ciencia es...

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconBiologia bios vida y logos – tratado

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconCarbohidratos: Son compuestos químicos constituidos por carbono,...
«βιος» bios, vida, y «λóγος» logos, razonamiento, estudio, ciencia es una de las ciencias naturales que tiene como objeto de estudio...

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconBiología (Concepto): Del griego "bio" que significa "Vida" y del...

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconPrograma de arqueologia biblica 19 mayo 2014 09 junio 2014
«ἀρχαίος» archaios, viejo o antiguo, y «λόγος» logos, ciencia o estudio es la ciencia que estudia los cambios físicos que se producen...

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconCrear una presentación con los siguientes textos
«logía», -λογία, tratado, estudio nota 1 es la ciencia que estudia la conducta o comportamiento humano y los procesos mentales

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los icon'ley', denominada también como ingeniería agronómica, es el conjunto...
«hacia arriba»[3] y τέμνειν, témnein «cortar» [4] es una ciencia que estudia la estructura de los seres vivos, es decir, la forma,...

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconIntroducción: Que es la Física? La palabra Física viene del término...

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconEs la ciencia social que se dedica al estudio sistemático de los...

Viene de las raíces griegas gea que significa tierra, bios, vida y logos, tratado o estudio. Es la ciencia que estudia la relación entre la fisiología de los iconHidroponía es un término que tiene raíces griegas: "Hydro" = agua...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com