Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica




descargar 372.69 Kb.
títuloEspacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica
página4/10
fecha de publicación19.01.2016
tamaño372.69 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Tecnología

La palabra tecnología data del siglo XVIII, cuando la técnica, históricamente empírica, comienza a vincularse con la ciencia y se empiezan a sistematizar los métodos de producción. Si quisiéramos hacer extensivo el alcance del término a épocas anteriores, tendríamos que referirnos a tecnologías primitivas.

La tecnología surge al enfocar determinados problemas técnicos sociales con una concepción científica y dentro de un cierto marco económico y socio-cultural; está íntimamente vinculada con la ciencia, y la complementariedad entre ambas se acrecienta cada vez más.

En el pasado, la ciencia y la técnica, en general, marcharon separadamente, sin complementarse. Por ejemplo, en la Grecia clásica, la ciencia no estuvo vinculada con aplicaciones técnicas; en la ingeniería romana o del medioevo, había una técnica sin ciencia subyacente. En cambio, en la actualidad, la tecnología y la ciencia marchan indisolublemente ligadas.

La tecnología utiliza el método científico, comprende un saber sistematizado y en su accionar se maneja tanto a nivel práctico como conceptual, es decir, que abarca el hacer técnico y su reflexión teórica.

Actualmente, se utiliza la palabra tecnología en campos de actividades muy diversos; sin entrar a plantear la corrección de su uso en determinados contextos, en este análisis la vincularemos específicamente a la concepción y elaboración de bienes, procesos o servicios, es decir, que tomaremos a esta palabra con un sentido restringido.

Teniendo en cuenta esta premisa, podemos considerar a la tecnología como el conjunto ordenado de conocimientos, y los correspondientes procesos, que tienen como objetivo la producción de bienes y servicios, teniendo en cuenta la técnica, la ciencia y los aspectos económicos, sociales y culturales involucrados; el alcance del término se extiende a los productos resultantes de esos procesos, los que deben responder a necesidades o deseos de la sociedad y tener como propósito contribuir a mejorar la calidad de vida.

Desde un punto de vista más estructural, podemos plantear la siguiente definición: tecnología es el resultado de relacionar la técnica con la ciencia y con la estructura económica y sociocultural, a fin de solucionar problemas concretos.

Desde un punto de vista abstracto, podemos decir que la tecnología es la concurrencia sinérgica de un conjunto de conocimientos y habilidades en una unidad conceptual diferente.

Podemos afirmar también, que la tecnología proviene de analizar determinados problemas que se plantea la sociedad y de buscar su solución, relacionando la técnica (sus conocimientos, herramientas y capacidad inventiva) con la ciencia (el campo de los conocimientos científicos) y con la estructura económica y sociocultural del medio (las relaciones sociales, las formas organizativas, los modos de producción, los aspectos económicos, la estructura cognoscitiva, el marco cultural, etc.).











En los Contenidos Básicos Comunes podemos leer:

“A los fines de su clasificación, en lo que respecta a los métodos de producción utilizados, se puede hablar de dos grandes ramas de la tecnología: las llamadas duras y las denominadas blandas.

Las tecnologías duras son las que tienen como propósito la transformación de elementos materiales, con el fin de producir bienes y servicios. Entre ellas pueden distinguirse dos grandes grupos: las que producen objetos sobre la base de acciones físicas sobre la materia y las que basan su acción en procesos químicos y/o biológicos.”

Entre las tecnologías duras podemos mencionar la mecánica, la electrónica, la biotecnología, etc.

Las tecnologías blandas, llamadas también gestionales, se ocupan de la transformación de elementos simbólicos en bienes y servicios; su producto, que no es un elemento tangible, permite mejorar el funcionamiento de las instituciones y organizaciones para el logro de sus objetivos.

Entre las ramas de las tecnologías blandas, se destacan, entre otras, las relacionadas con la educación (en lo que respecta al proceso de enseñanza), la organización, el marketing y la estadística, relaciones humanas en ámbitos laborales, desarrollo de software.

Teniendo en cuenta que la tecnología está íntimamente vinculada a la estructura sociocultural, lleva implícitos ciertos valores, no es ni social ni políticamente neutra, ni se puede plantear desde un punto de vista puramente técnico-científico, pues los problemas asociados a ella son también socioculturales. Esto se advierte claramente en el tema de la transferencia de tecnología.

La tecnología integra a las técnicas con los conocimientos científicos, los valores culturales y las formas organizativas de la sociedad.

Como hemos visto, los problemas vinculados a la tecnología no son meramente técnico-científicos, sino también sociales. El objeto de la tecnología es la satisfacción de necesidades sociales concretas.

La tecnología es la suma total de nuestros conocimientos acerca de la solución de problemas técnico-sociales.

La tecnología abarca todos los medios de que dispone el hombre para controlar y transformar su entorno físico, así como para convertir los materiales que le ofrece la naturaleza en elementos capaces de satisfacer sus necesidades.

Es un proceso intelectual que, partiendo de la detección de una necesidad, se aboca al diseño y la construcción de un objeto o producto determinado, y culmina con su uso. En la tecnología confluyen la teoría y la práctica (la ciencia y la técnica).

En el concepto de tecnología están implícitos aspectos vinculados tanto a la concepción y a la fabricación como a la comercialización y al uso de los productos tecnológicos.

Los tres ejes del quehacer tecnológico son: la fiabilidad, la economía y la aceptabilidad.

Diversos estudiosos del tema han concebido diferentes definiciones sobre tecnología.

A continuación mencionamos algunas:

Mario Bunge: “Un cuerpo de conocimientos es una tecnología si y solamente si:

• es compatible con la ciencia coetánea y controlable por el método científico, y

• se lo emplea para controlar, transformar o crear cosas o procesos, naturales o sociales”.

John K. Galbraith: “Tecnología significa aplicación sistemática del conocimiento científico

(u otro conocimiento organizado) a tareas prácticas”

S.Bowles y R.Edwards: “Tecnología es la relación entre los factores de la producción y los bienes producidos (la entrada y la salida) en un proceso de trabajo. Un proceso de trabajo es una transformación de nuestro entorno natural, con la intención de producir algo útil (o que se piensa que es útil)”. N.del A.: Los factores de la producción son: capital, trabajo y recursos naturales.

Lynn White: “Tecnología es la modificación sistemática del entorno físico con fines humanos”.

Louis-Marie Morfaux: “Tecnología: Reflexión filosófica sobre las técnicas, sus relaciones con las ciencias y las consecuencias políticas, económicas, sociales y morales de su desarrollo”.

Webster’s New Collegiate Dictionary, 1977: “Tecnología es la totalidad de los medios empleados para proporcionar los objetos necesarios a la subsistencia y al bienestar humano”.




Actividad

Usted ya ha avanzado mucho en la lectura y, seguramente, ha tenido ocasión de tomar conciencia de nuevas dimensiones de análisis del concepto de tecnología.

Diferencias entre técnica y tecnología

Es conveniente establecer las diferencias existentes entre técnica y tecnología, pues aunque estas expresiones están vinculadas a la resolución de problemas concretos dentro de un campo específico de la actividad humana (el campo del hacer), hemos visto que son distintas.

Intente establecer los puntos de contacto entre técnica y tecnología y las especificidades de cada concepto, antes de avanzar con la lectura.

Fundamentalmente, la técnica abarca los conocimientos relativos a los procedimientos, y las herramientas, mientras que la tecnología tiene en cuenta, además, los conocimientos científicos, la estructura sociocultural, la infraestructura productiva y las relaciones mutuas que pueden surgir. En la técnica está el cómo hacer; en la tecnología están, además, los fundamentos del por qué hacerlo así.

Históricamente, la técnica se basó en conocimientos corrientes (experiencias comunicadas, resultados del método de prueba y error, aplicación del sentido común, de la intuición, etc.) pero, actualmente, muchas veces, utiliza también conocimientos científicos; en cambio, la tecnología se basa en conocimientos científicos, aunque utiliza también conocimientos empíricos.

En la técnica se habla de procedimientos (los procedimientos puestos en práctica al realizar una actividad), mientras que en la tecnología se habla de procesos, los que involucran técnicas, conocimientos científicos y también empíricos, aspectos económicos y un determinado marco sociocultural. Refiriéndonos a la tecnología, podemos hablar de teorías tecnológicas; refiriéndonos a la técnica, hablamos de concepciones técnicas.

Se puede decir que, en general, la técnica es unidisciplinaria y la tecnología interdisciplinaria. Cuando nos referimos a la fabricación artesanal, hablamos de técnica; cuando nos referimos a la producción industrial, hablamos de tecnología.

Diferencias entre ciencia y tecnología

Ciencia y Tecnología constituyen dos grandes campos del quehacer humano. Analizaremos las diferencias entre ambas, para lo cual comenzaremos transcribiendo comentarios sobre el tema. En ellos, algunas veces, se habla de la ingeniería, pero, en estos casos, en la palabra ingeniería está implícito el concepto de tecnología.

Thomas S. Kuhn: “Parte de nuestra dificultad para ver las diferencias profundas entre la ciencia y la tecnología, debe relacionarse con el hecho de que el progreso es un atributo evidente de ambos campos. Sin embargo, sólo puede aclarar, pero no resolver, nuestras dificultades presentes en reconocer que tenemos tendencia a ver como ciencia a cualquier campo en donde el progreso sea notable”.

George Basalla: “Aunque la ciencia y la tecnología supongan procesos cognitivos, su resultado final no es el mismo. El producto final de la actividad científica innovadora suele ser una formulación escrita, el artículo científico, que anuncia un hallazgo experimental o una nueva posición teórica. Como contrapartida, el producto final de la actividad tecnológica innovadora es típicamente una adición al mundo artificial: un martillo de piedra, un reloj, un motor eléctrico”.

John J. Sparkes: “Se piensa, a menudo, -y quizás también lo pensó, en un principio, el comité de planificación de la Open University-, que la tecnología es una especie de ciencia aplicada o de matemática aplicada. Pero los primeros profesores de la materia (tecnología) que ingresaron en la Open University, hicieron saber muy pronto que ésa no era su concepción de la tecnología. No sólo se trataba de una inexactitud, sino de un verdadero error”.

J. Rey Pastor y N. Drewes: “Considerar, según se acostumbra, a la técnica como ciencia aplicada y, por lo tanto, posterior a la ciencia pura, es una concepción que contradice a la realidad histórica. Más bien, las ciencias puras han nacido de una previa y no siempre sistemática acumulación de conocimientos técnicos. Del valioso saber astronómico de los caldeos y de su técnica astrológica, se elevaron Hisparco, Aristarco y Ptolomeo a la teoría astronómica, así como, las dificultades y complicaciones técnicas con que se tropezó al aplicar la teoría geocéntrica durante catorce siglos, incitaron a Copérnico a buscar una teoría mejor”.

Jorge A. Sábato y Michael Mackenzie: “Es particularmente perjudicial la creencia generalizada de que la tecnología no es otra cosa que ciencia aplicada, y que, por lo tanto, para obtener aquélla es suficiente producir esta última”.

Es bastante corriente confundir tecnología con ciencia aplicada; pero es un error, pues la tecnología no es solamente ciencia aplicada: si bien es cierto que se basa en conocimientos científicos, también se basa en la experiencia, utiliza, muchas veces, conocimientos empíricos y tiene en cuenta muchos otros factores (algunos ajenos a la específica aplicación de determinados conocimientos científicos), como ser los aspectos prácticos de la construcción o de la producción industrial, los modos y medios de producción, la factibilidad económica, la adaptación del producto a las costumbres del usuario, la aceptación que el producto pueda o no tener en el público, etc.

Con el objeto de marcar claramente la diferencia entre ciencia y tecnología, podemos decir que la ciencia se ocupa del conocimiento, mientras que la tecnología, fundamentalmente, del hacer (de la acción eficaz); pero, evidentemente, para hacer hay que conocer, por lo que el tecnólogo busca informarse, conocer, pero no por el conocimiento en sí mismo, sino para saber cómo hacer.

En Tecnología: un enfoque filosófico, Miguel A.Quintanilla escribe: “A diferencia de las ciencias, que son sistemas de conocimientos, las técnicas son sistemas de acciones de determinado tipo que se caracterizan, desde luego, por estar basadas en el conocimiento, pero también por otros criterios, como el ejercerse sobre objetos y procesos concretos y el guiarse por criterios pragmáticos de eficiencia, utilidad, etc. las acciones técnicas son la forma más valiosa de intervenir o modificar la realidad para adaptarla a los deseos o necesidades humanas”.

Resumiendo: la ciencia busca entender la naturaleza de las cosas, mientras que la tecnología busca hacer cosas, en forma óptima y eficiente (lo mejor posible, dentro de las condiciones impuestas).

En la ciencia, podemos ver un intento racional ordenado del hombre por conocer y comprender el mundo físico; en la tecnología, en cambio, se observa un intento, también racional y ordenado del hombre, para controlar el mundo físico. Esta distinción se puede plantear como la diferencia entre la búsqueda del cómo y el porqué de las cosas y el saber qué hacer cuando se debe solucionar un problema.

La tecnología tiene un carácter social y está enmarcada dentro de pautas culturales. La tecnología no está vinculada solamente al sector de la producción, sino también al del consumo.

Ya en la antigüedad se planteaba la diferencia entre ciencia y técnica: “La ciencia era filosofía y la técnica era el arte del artesano”, decían los maestros constructores de la Catedral de Milán en 1392.

La ciencia estaba alejada de los asuntos técnicos, y los progresos técnicos eran más bien el resultado del trabajo de los artesanos.

A lo largo de su historia, la técnica no ha tenido mucha vinculación con la ciencia. El hombre realizó objetos de hierro sin conocer su composición química ni la naturaleza de los procesos metalúrgicos, así como también, muchas veces, construyó máquinas y aparatos sin profundizar demasiado en los principios de la mecánica. Con referencia a este tema, en el libro de André-Yves Portnoff y Thierry Gaudin La revolución de la inteligencia, podemos leer:

“Basta, sin embargo, examinar la realidad para comprobar que el conocimiento científico es útil, pero que no siempre es el que origina las innovaciones (...). Se ha vuelto trivial recordar que la máquina de vapor precedió a la termodinámica, que la metalurgia fue puesta en práctica antes que una ciencia de los metales ayudara a concebir aleaciones”.

Con el correr del tiempo, se fue estableciendo una relación entre la ciencia y la técnica cada vez mayor; la aplicación de la ciencia a la técnica ha permitido el pasaje de las técnicas de tipo artesanal a lo que hoy llamamos tecnología.

Cada día más, la tecnología se basa en los conocimientos científicos y, por su parte, la ciencia utiliza cada vez más los desarrollos tecnológicos. Actualmente no es posible pensar en un desarrollo tecnológico de avanzada, sin contar con el inapreciable aporte de los conocimientos científicos; como no es posible hacer ciencia sin contar con el apoyo de la tecnología, que suministra los sofisticados aparatos y equipos necesarios para la investigación. En el mundo moderno, sin ciencia no hay tecnología, así como sin tecnología no se podría hacer ciencia. Estos dos campos, ciencia y tecnología, están ligados por una relación de interdependencia muy grande, pero las actividades vinculadas a uno u otro son sustancialmente diferentes.

Como referencia, se transcribe a continuación un párrafo del libro de E. de Gortari Indagación crítica de la ciencia y la tecnología:

“La tecnología no solamente es mucho más antigua que la ciencia, sino que su desenvolvimiento

a lo largo de la historia ha tenido una influencia mucho mayor sobre el avance científico, que la ejercida por éste en las innovaciones tecnológicas. Todavía durante los primeros doscientos años de su desarrollo, la ciencia moderna tuvo mucho que aprender de la tecnología y, en cambio, fue relativamente poco lo que pudo enseñarle. En realidad, no fue hasta el último tercio del siglo XVIII, con la iniciación de la Revolución Industrial, cuando el impacto de la ciencia sobre la tecnología empezó a tener una importancia decisiva. Luego, los resultados de la investigación científica sirvieron de base para la creación y el desarrollo de ramas industriales enteramente nuevas, como la industria química y la eléctrica, por ejemplo. Al mismo tiempo, la ciencia seguía progresando bajo el impulso de las necesidades tecnológicas y aprovechando los aparatos e instrumentos puestos a su disposición por el avance de la técnica. Finalmente, en el transcurso del presente siglo, el desarrollo del conocimiento científico y el progreso de las realizaciones tecnológicas, que han alcanzado ya niveles prodigiosos y prosiguen avanzando de manera incesante, a pasos astronómicos, tanto literal como metafóricamente, se vienen realizando dentro de la más estrecha vinculación y a través de una influencia recíproca, cada vez mayor, entre la tecnología y la ciencia”.

También, con respecto a este tema, Carl Mitcham dice: “Se puede argumentar razonablemente,

que el uso de la mecánica en la ciencia (como en la mecánica celeste de Newton), deriva de las primeras tecnologías modernas (especialmente la de relojes). Así, en cierto sentido, esa ciencia podría ser descrita con precisión como tecnología teórica”.

Refiriéndose a la relación entre la ciencia y la tecnología, H. L. Nieburg expresa: “La ciencia y la tecnología no son autónomas, sino aspectos estrechamente unidos e inseparables. La deuda que los conocimientos teóricos tienen contraída con la tecnología, resulta clara en todos los terrenos. (...) El desarrollo de las matemáticas llevado a cabo por Copérnico, Kepler y Galileo dependió de los notables progresos de la ingeniería mecánica en el siglo XV y, en especial, de la creación de mecanismos de relojería y de juguetes mecánicos de gran ingenio”.

La ciencia está guiada por la razón teórica. La tecnología, si bien se fundamenta en conocimientos científicos, está guiada por la razón práctica. La ciencia está vinculada al conocimiento; la tecnología, al desarrollo socio-económico y al poder. Hoy la tecnología es poder; poder a una escala jamás imaginada antes por el ser humano, poder que puede utilizarse tanto para construir un mundo mejor como para destruirlo.

La ciencia tiene un carácter universal, no hay ciencia regional o local; la tecnología, en cambio, puede ser local: determinadas tecnologías son útiles en determinadas regiones y no en otras, o para determinados sistemas sociales y no para otros.

Al señalar las diferencias entre ciencia y tecnología, Jorge A. Sábato y Michael Mackenzie dicen: “Mientras que la ciencia emplea exclusivamente el método científico, que es el único que acepta como legítimo, la tecnología usa cualquier método (científico o no) y su legitimidad es evaluada en relación con el éxito que con él se obtiene”.

La tecnología se fundamenta en conocimientos científicos (tanto de las ciencias básicas como de las aplicadas), pero también utiliza conocimientos empíricos y tiene en cuenta muchos otros aspectos, como pueden ser los teóricos y prácticos vinculados a la producción industrial.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconVicerectorado espacio académico: ciencias del deporte unidad curricular: sociología del deporte

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconEspacio curricular psicologíA

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconEspacio curricular: Biología y laboratorio II

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconDiseño curricular del área de ciencias naturales y educacion ambiental...

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconEspacio curricular: Biología de los Animales curso: 3er Año

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconEspacio curricular físico química 3º 2a Año “La materia como sistema...

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica icon2º curso bachillerato. Biología proyecto curricular de área

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconInterés en el cálculo y en la física de manera pura sin un interés...

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconUnidad 2: La población como propulsora de los cambios espaciales...

Espacio Curricular: Conocimientos del Área Tecnológica iconUnidad 2: La población como propulsora de los cambios espaciales...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com