Programa de Doctorado




descargar 228.25 Kb.
títuloPrograma de Doctorado
página5/6
fecha de publicación20.01.2016
tamaño228.25 Kb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Biología > Programa
1   2   3   4   5   6


Tabla 6. Usos del PRP en tratamientos de elevación sinusal.

11.3.- Terapias de regeneración ósea guiada, utilizando diferentes materiales en combinación con PRP.

En 1994 Marx, comenzó a hablar de las posibles aplicaciones clínicas del PRP en la remodelación ósea 82. En sus estudios 83 observó que el uso de plasma rico en GFs en los tejidos injertados, produjo un mayor grado de maduración ósea observado radiográficamente. Así mismo los estudios de histomorfometría, mostraron una mayor densidad ósea en aquellos casos que habían sido tratados mediante injertos más plasma (74+-11%) con respecto a los casos tratados solo mediante injertos (55´1+-8%).

Tras la grave epidemia de EEB (encefalopatía espongiforme bovina), la conocida Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ), surge la preocupación por la posible transmisión de priones en la utilización de injertos de origen animal (xenoinjertos). En 2001 Wenz et al, realizaron un estudio de dos conocidos sustitutos óseos (Osteograf ® y Bio-Oss ®), para determinar la capacidad de inactivación de priones, durante su producción. Concluyeron que no existían riesgos de transmisión de EEB al utilizar este tipo de materiales 84.

Aghaloo et al, en una serie de estudios experimentales en conejos, compararon la capacidad de curación ósea de PRP cuando se le asociaba a un injerto de hueso autógeno y PRP por sí solo, en el tratamiento de defectos óseos creados quirúrgicamente. La combinación de hueso y PRP mostró una mayor tendencia a la formación de hueso, sin ser esas diferencias estadísticamente significativas. PRP por sí solo, se comportó como los defectos no tratados 85. En un estudio posterior mostraron que el uso de injertos autógenos en tratamiento de los defectos óseos (similar modelo de estudio al anterior), era la técnica más efectiva en la producción de hueso, por encima de los xenoinjertos (Bio-Oss®) y de PRP en combinación con Bio-Oss. La combinación del Bio-Oss con PRP, se mostraba no obstante superior al uso del xenoinjerto por sí solo 86. Siguiendo esta línea, compararon la utilización de injertos de hueso liofilizados, tanto mineralizados (FMB), como desmineralizados (FDDB), cuando se combinaban con PRP y por sí solos. La tendencia fue a una mayor densidad y área ósea en los grupos tratados con combinados de PRP (FMB +PRP y FDDB +PRP), pero las diferencias no fueron significativas de forma estadística 87.

Aghaloo et al, en otro estudio experimental, aplicaron de 60-70 cGy de radiación a las tibias de los conejos tratados, observando que las zonas irradiadas existía una menor expresión de GFs (PDGF, TGF-β, FGF).88

Wojtwicz et al realizaron regeneración tisular (hueso inorgánico bovino y PRP) de un paciente con pérdida de incisivos centrales y hueso maxilar tras accidente de coche y analizaron las muestras del hueso neoformado. Observaron una replicación del patrón óseo con respecto del original, lo que induce a considerar, la existencia de mecanismos genéticos que influyen en la organización del patrón de hueso trabeculado, probablemente bajo la influencia de los GFs incluidos en el PRP autólogo89. Siguiendo esta línea, en un estudio más reciente, compararon la capacidad de estimulación de la osteogénesis de tres técnicas diferentes (transplante de: 1. médula ósea autóloga, 2. Células mononucleares aisladas de la médula conteniendo célula CD 34+ y 3. PRP sin más), mostrando que el hueso neoformado con PRP fue el que mayor similitud presentó con el original90. Parece ser que la regeneración de hueso precisa de citoquinas y GFs contenidos en el PRP.

Los estudios de cultivo realizados en ratas por Arpornmaeklong et al, demostraron la existencia de una estimulación de la proliferación celular mediada por PRP, dosis-dependiente, pudiendo incluso inhibir la diferenciación osteogénica a determinados niveles91. Esto demuestra la necesidad de controlar los niveles necesarios de PRP para optimizar su uso. Estudios como el de Choi mostraron incluso menores niveles de formación ósea en injertos tratados con PRP92.

En un nuevo intento de entender los mecanismos que llevan a la curación ósea Chaudary et al, realizaron un estudio experimental usando el método FTIR (Fourier Transform Infrared), en el que demostraron que la proteína morfogenética de hueso BMP-7, es capaz por sí sola de diferenciar las células estromales medulares en osteoblastos formadores de hueso. Los factores PDGF-BB y FGF-2, tan íntimamente asociados a la regeneración ósea y que intervienen en el reclutamiento celular, proliferación y maduración de células osteoprogenitoras, son incompetentes por si solos93.

Cieslik-Bielecka et al, encontraron una mejoría significativa al utilizar gel de PRP en tratamientos de quistes odontogénicos). La aplicación del gel se tradujo en una curación más rápida de la mucosa oral y mejorías en la regeneración ósea 94.

Khojasted et al, en un estudio experimental en ratas, compararon la capacidad de curación ósea de PRP y células stem mesenquimales en combinación con sustitutos óseos95. Llegaron a la conclusión de que las células stem mesenquimales en combinación con sustitutos óseos puede aumentar la regeneración ósea más que PRP.


  • Conclusiones: se mantienen las mismas dudas que hemos podido observar en anteriores apartados. Existe una gran variedad de resultados (ver tabla 7) según los diferentes estudios. Para algunos autores existen beneficios claros 96, para otros PRP no mejora los resultados que por sí mismos producen los diferentes injertos 97,98 otros nos plantean la duda de si es mejor la combinación con aloinjertos o xenoinjertos. La combinación ideal para PRP sigue sin estar clara 99-106.



Autor

Objetivos del estudio

Muestra/tipo

Métodos

Resultados

Aghaloo et al (2002)

Capacidad curativa ósea de PRP.

n=15 Animal (conejos)

Defectos craneales de 8mm diámetro.

Injerto autólogo vs injerto +PRP, vs PRP solo, vs control (sin tº).

PRP + injerto mayor tendencia formación ósea no significativa. PRP solo no mejoría respecto control. (-)

Fennis et al (2002)

Capacidad curativa ósea de PRP (clínico y rx)

n=28 Animal (cabras).

Reconst. Mandibular.

Injerto autólogo de c.i.(1/2n) + PRP vs injerto (1/2n).

Curación todos los casos. Intuye mejora con PRP (+-).

Fennis et al (2004)

Capacidad curativa ósea de PRP (histológico e histomorfométrico).

n=28 Animal (cabras).

Reconst. Mandibular.

Placas titanio +PRP (1/2n) vs placas. + injerto autógeno particulado(1/2n).

Curación ósea aumentó de forma significativa para PRP. (+)

Yazawa et al (2004)

Capacidad de formación ósea de PRP

Animal (conejos).

Defectos craneales bicorticales.

1º Pegamento de fibrina + PRP (mezcla) y 2º mezcla + gránulos de fosfato β-tricálcico.

Los 2 experimentos: mayor formación ósea desde el inicio con PRP (mezcla).(+)

Merkx et al (2004)

Capacidad de curación ósea de PRP.

n=8 Humanos.

Mandibulectomía por tumores malignos.

Placas de titanio + injerto autógeno +PRP.

Sirve como método para reconstrucción 3D. (+)

Choi et al (2004)

Capacidad de regeneración ósea de PRP.

Animal (perros).

Resección ósea mandibular qx.

PRP+ injerto hueso autólogo particulado vs injerto.

Menores niveles de remodelación ósea y retardo para PRP.(-)

Aghaloo et al (2004)

Capacidad de curación ósea de PRP usado con xenoinjerto.

n=15 Animal (conejos).

4 defectos de 8mm diámetro c/u.

Injerto autógeno vs xenoinjerto vs xenoinjerto + PRP.

Aloinjerto > curación ósea que PRP + xenoinjerto > que xenoinjerto solo.

Wilftang et al (2004)

Capacidad de curación ósea de PRP con auto o xenoinjertos.

n=24 Animal (minicerdos)


Combinaciones aleatorias (h.autógeno, g. fosfato tricálcico, Bio-Oss, esponjas colágeno bov. con o sin PRP

PRP con sust. Xenogénicos, no mostró beneficios. (-). Por el contrario PRP con autógeno si produjo efecto significativo.

Aghaloo et al (2005)

Capacidad de curación ósea de PRP + injerto óseo liofilizado.

n=15 Animal (conejos)

4 defectos de 8mm diámetro c/u.

FMB (i.o. liofilizado mineralizado) vs FMB + PRP.

FDDB (desmin.) vs FDDB +PRP.

Mayor tendencia a la formación de hueso con PRP.

Diferencias no significativas. (-)

Jensen et al (2005)

Capacidad de curación ósea de concentrado de plaquetas (PC) + sustitutos óseos.

n=12 Animal (minicerdos)

3 defectos en cada ángulo mandibular.

Autoinjerto o hueso bov. anorgánico o β-TCP solos o + PC.

PC no tuvo impacto en la formación ósea. (-).

Swennen et al (2005)

Capacidad de curación ósea de PRP.

n=16 Animal (ovejas).

Defectos 6x5 cm tratados distracción ósea.

Injerto de hueso autólogo de calota + PRP vs injerto.

No existieron diferencias significativas.

(-).

Hatakeyama et al (2008)

Capacidad de curación ósea de PRP (obt. Anitua o Somnleitner modif.).

n=30 Animal (conejos)

Injerto autógeno + PRP vs injerto.

Independientemente del método de obtención. No hubo mejora con PRP. (-)

Cieslik-Bielecka et al (2008)

Capacidad de curación de lesión quística con PR-gel.

Humano

23 quistes odontogénicos.

Gel de PRP vs control.

Curación + rápida de la mucosa oral. Aumento de la regeneración ósea. (+)
1   2   3   4   5   6

similar:

Programa de Doctorado iconPrograma de doctorado

Programa de Doctorado iconPrograma de doctorado

Programa de Doctorado iconPrograma de Doctorado en

Programa de Doctorado iconPrograma: Doctorado en Sociología

Programa de Doctorado iconPrograma de Maestría y Doctorado en Ciencias Bioquímicas

Programa de Doctorado icon“Programa de Doctorado en Tauromaquia por la Universidad de Cantabria”

Programa de Doctorado iconCursos de Doctorado

Programa de Doctorado iconDoctorado Interinstitucional en Educación

Programa de Doctorado iconCursos monograficos de doctorado

Programa de Doctorado iconDoctorado en Dermatología Medico Quirurgica y Venereologia




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com