Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo




descargar 2.86 Mb.
títuloColosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo
página10/77
fecha de publicación20.01.2016
tamaño2.86 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   77

Teorías seudo cristianas

sobre la antigüedad de la creación.

1. La teoría de la Brecha. Propone que después de Génesis 1:1, en donde Dios creó los cielos y la tierra perfectos, hubo un periodo de tiempo prácticamente infinito, en donde caben todos los miles de millones de años que inventaron los evolucionistas necios y ensensatos cuyo dios es charles darwiny la supuesta prehistoria (según ellos, la historia pre adámica), que según la Biblia nunca existió.

Dice que tal periodo terminó en una catástrofe que mató a todos y dejó, como dice Génesis 1:2, a la tierra desordenada y vacía, y con tinieblas sobre la faz del abismo.

Esta teoría contradice una enseñanza fundamental de la Biblia que afirma, una y otra vez, que la muerte empezó hasta después del primer pecado de Adán (Ro 5:12 al 17).

Forzadamente, incluyen en esa brecha de tiempo, sucesos como la creación de satanás, su lucha, y su caída con la pléyade de ángeles que al seguirle en su rebelión, se convirtieron en demonios (Is 14:4 al 20; Ez 28:11 al 19; 2ª Pd 2:4; Jd 1:6); y además, interpreta pasajes apocalípticos, fuera de contexto (Je 4:23 al 26; Is 24:1 y 45:18).

En contra de los que proponen que la Tierra es muy antigua, y que la muerte, la extinción de especies y el subsecuente caos precedieron con mucho a Adán, esta el testimonio infalible de las Sagradas Escrituras.

Una cuidadosa lectura de Génesis capítulo 3, nos enseña que el dolor, la enfermedad, la maldad, la muerte y la corrupción, dañaron a la creación completa, hasta después de que Adán, obedeció a la voz de su mujer y comió del árbol que Dios le dijo: “No comerás de él, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (Gn 2:17 y 3:17 al 19).

Fue entonces que Dios dijo: “maldita será la Tierra por tu causa.” Pablo el apóstol, en su epístola a los romanos, escribe: “Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo (Ro 8: 20 al 23).

Así, la primera vez en que hubo muerte, fue cuando Dios sacrificó un animal, para vestir a Adán y Eva con túnicas de pieles (Gn 3:21). El apóstol Pablo también escribió: Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre (Adán), y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. (Así), reinó la muerte desde Adán (Ro 5: 12 al 14; 1a Co 15:21).

2. Teoría de la creación progresiva o de la “TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN teísta.” Propone que en el principio Dios creó, con el Big Bang o Gran Estallido inicial, y todas sus supuestas secuelas, todos los elementos necesarios para que por pura casualidad, y a través de miles de millones de años, el universo se organizara en galaxias, sistemas solares, planetas, lunas y demás astros; y para que la generación espontánea, también a través de millones de años, creara la vida inicial, a partir de la cual, la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN, por sucesos al azar, manera o procederra todas las especies existentes y extintas, en eras de tiempo a las que según ellos, la Biblia poéticamente, menciona como “días.”

En manera o proceder por demás forzada, dice que tal teoría esta apoyada en Génesis 2:4, donde dice: “Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, “el día” que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos;” y en el pasaje de 2ª de Pedro 2:8, que dice: “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor “un día es como mil años, y mil años como un día.”

Pero en el libro de Éxodo se habla explícitamente de días de 24 horas, y no permite la interpretación de los días de la creación como eras o periodos de millones de años.

La Biblia dice: “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra, mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó.” (Ex 20:11 y 31:17). Nadie podría haber guardado el sábado si fuera un periodo de siete mil (o 7 millones de años).

Otros dos problemas con esta teoría (entre muchos que se verán en boletines subsecuentes), es que aquí el sol, la luna y las estrellas, estarían manera o procederdas antes que la tierra, cuando que la Biblia dice que fueron creados en el cuarto día de la creación, y colocados en su sitio correcto y necesario para que pudiera sustentarse el mundo y pudiera existir la vida.

Además, en esta teoría, como en la anterior, también se supone que hubo muerte y extinción de especies (dinosaurios, etc.), antes de que apareciera y pecara Adán y los demás humanos, todo lo cual, como ya lo vimos, está en contra de la enseñanza bíblica, que asegura que la muerte entró en el mundo tras el pecado de Adán, y no antes (Ro 5:12 al 17).

San Agustín, no fue un escritor inspirado por Dios, como los apóstoles, pero fue muy influyente en el pensamiento cristiano de su tiempo. Él escribió: “Son engañados también, por esos documentos extraordinariamente mentirosos, que pretenden darle a la historia muchos miles de años, cuando que de acuerdo con los escritos sagrados, encontramos que ni aun 6,000 años, han pasado.”3

Juan Calvino, prolífico escritor en los tiempos de la Remanera o proceder, y un teólogo cristiano muy influyente, escribió: “En primer lugar, en esa historia (la bíblica), los periodos de tiempo están marcados, de tal manera que les permitan a los fieles ascender por una sucesión continua de años, hasta el origen mismo de su raza y todas las cosas.

No debemos confundirnos por la burla profana a la que se le hace extraño que a la deidad no se le ocurriera antes, crear los cielos y la tierra, y permitiendo ociosamente que pasara una infinita cantidad de tiempo, durante la cual miles de generaciones pudieron haber existido, cuando que el presente mundo se esta acercando a su fin, antes de haber completado sus 6,000 años.

Independientemente de qué tan extenso sea, el círculo de los cielos tiene una extensión definida. En su avaricia, se atreven a ir más allá del mundo, como si la amplia circunferencia de los cielos y la Tierra, no tuviera abundantes elementos lo suficientemente resplandecientes, para llenar todos nuestros sentidos; y como si en este periodo de seis mil años, Dios no hubiera proporcionado hechos suficientes para ejercitar nuestra mente en interminable meditación. Bajo esta misma perspectiva, es que Moisés afirma que la obra de creación fue completada no en un momento, sino en seis días.”

Pero sobre todas las cosas, consideremos el testimonio del Señor Jesucristo, El dijo: “El (Creador) que los hizo al principio, varón y mujer los hizo” (Mt 19:4). Si Adán y Eva fueron creados en el sexto día, como lo dice Génesis 1, entonces tal día 6 de la primera semana misma, fue esencialmente “en el principio,” y por lo tanto, los primeros padres, como lo enseña la Biblia, existieron desde “el principio” de la creación.

Si las otras teorías fueran ciertas, nuestros primeros padres habrían aparecido entre miles y millones de años posteriores al principio. ¿Es razonable creer que Cristo el Creador, quien hizo tal hincapié en la importancia de cada jota y cada tilde de la ley, hubiera expresado una inexactitud de tal magnitud, confundiendo de tal manera a sus oyentes? Por supuesto que no.

En resumen, desde el punto de vista puramente bíblico, no hay manera de justificar ninguna otra teoría supuestamente compatible con la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN, que la de la creación inteligente, perfecta y completa, en seis días iguales al séptimo día (24 horas). FIN.

La Tonteria De La TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN.

Siendo que no se ha podido volver a provocar la manera o proceder de las cosas y la vida, a partir de la nada, tenemos que conmanera o procederrnos con teorizar sobre su origen. En resumen, sólo hay dos teorías posibles:

1. Que todas las cosas, incluyendo la vida, son el producto diseñado y creado por un ser extraordinariamente inteligente y sabio al que de acuerdo con la Biblia, le llamamos Dios.

2. Que todas las cosas son el producto de la casualidad, la generación espontánea, y la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN.

“Las explicaciones tienden a caer en una u otra de dos amplias categorías: La creación especial o la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN. Existen varias mezclas y modificaciones de estos dos conceptos; pero es imposible imaginar una explicación sobre los orígenes, que resida por completo, fuera de estas dos ideas (Davis y E. Solomon, The World of Biology (1974), p. 395). Ya sean los cambios por TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN o la milagrosa intervención divina, es la que se encuentra detrás de la inteligencia humana (S. Zuckerman, Functional Activities of Man, Monkeys, and Apes (1933), p. 155).

Antes de la segunda mitad del siglo XIX, la gran mayoría de los científicos eran creacionistas, o sea, que estaban totalmente persuadidos de que “todas las cosas por Dios fueron hechas, y que sin Él, nada de lo que hay, fue hecho” (Jn 1:3).

William Paley (1743-1805), en su obra clásica de 1802, La Teología Natural, resume el punto de vista de los científicos de su tiempo, y sostiene que “las estructuras cuidadosamente diseñadas que vemos en el mundo, apuntan con toda claridad hacia un Diseñador.” Uno de los principales científicos ateos del siglo XX, el astrónomo Fred Hoyle, escribió que no era difícil refutar el darwinismo; pero que lo que dijo Paley, sí parecía ser irrefutable (Evolution from Space, 1981, p. 96).

Para cualquiera, con mínimos conocimientos, es obvio que objetos como un vaso, un reloj, y una computadora, son el producto cuidadosamente diseñado, fabricado y perfeccionado por mentes brillantes y altamente capacitadas, y que no son el producto de la casualidad.

Sin embargo, muchos científicos, a partir de la segunda mitad del siglo XIX y hasta nuestros tiempos, han decido, sin ningún sustento plausible, creer que el universo, las estrellas, el planeta tierra y aún la vida (cosas infinitamente más complicadas que un reloj o una computadora), son el producto de la casualidad y la generación espontánea. Ahora se cree, fanáticamente (sin “entender razones”), y se enseña como dogma en las escuelas y universidades, que la nada, de alguna manera se transformó en algo, llamado materia, y que tal materia se organizó en el primer átomo (el Hidrógeno), que espontáneamente (por fusión: unión; o fisión: fractura), formó todos los demás elementos de la tabla periódica; y a partir de ellos, “quién sabe cómo,” se manera o procederron moléculas cada vez más complicadas, que por pura casualidad, llegaron a ser biomoléculas (carbohidratos, grasas, proteínas, aminoácidos, ácidos nucléicos, etc.), que organizadas espontáneamente, dieron lugar al primer ser vivo (una especie de bacteria), que por modificaciones genéticas (mutaciones “benéficas” en el ADN) provocadas por el medio ambiente, se diferenció en plantas y animales cada vez más complicados, hasta llegar al ser vivo más complicado de todos, que es el ser humano.

Emmanuel Swedenborg (1688-1772), un “experto en nada,” fue el que inventó la teoría de la nebulosa, como origen del sistema solar. Comte de Buffon (1707-1788), fue el que inventó que la Tierra se formó a partir de un pedazo que se desprendió del sol; y que unas especies se originaron a partir de otras.

Jean Baptist Lamarck (1744-1829), fue el que propuso el concepto de la herencia de características adquiridas (Lamarckismo), como que el cuello que la jirafa por esfuerzos, se desarrolló cada vez más largo, y que cuando aprendieron a nadar, los patos desarrollaron las patas palmeadas; y que estas características adquiridas, quedaron incorporadas al código genético, y se transmitieron permanentemente a la descendencia. También teorizó que el aspecto actual del planeta Tierra, es el resultado de cambios lentos y progresivos (uniformismo), sucedidos a lo largo de millones años, y no de sucesos súbitos y catastróficos (como el diluvio universal y sus secuelas), que modificaron la tierra en poco tiempo (catastrofismo).

Charles Lyell (1797-1875), gran amigo de Carlos Darwin, en su libro Principios de Geología (1833), fue el que escribió la teoría de que los estratos sedimentarios que manera o procedern la corteza terrestre, se depositaron, uno sobre otro, a lo largo de millones de años.

Alfred R. Wallace (1823-1913), desarrolló originalmente los principios de la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN de las especies y de la selección natural, por la supervivencia del más apto, que Carlos Darwin (1809-1882), estructuró y publicó en su libro El origen de las especies (1858), y más tarde (1880), con la ayuda de sus amigos Charles Lyell y Joseph Hooker, publicó y leyó como propia, en la Sociedad Real de Londres, cosa que fue denunciada como plagio, por Arnold C. Brackman en su libro Un Delicado Arreglo.

En su libro posterior, La Descendencia del Hombre (1871), Darwin abandonó “la selección natural” como un mecanismo infructuoso de TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN, y sin la evidencia necesaria para sustentarla, y decidió apoyar el Lamarckismo.

Thomas Huxley (1825-1895) fue el hombre a quien Darwin llamaba “mi bulldog,” pues siendo la salud de Darwin muy precaria, fue Huxley quien, junto con E. Haeckel, diseminó y defendió la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN en Inglaterra y el resto de Europa.

Pero aún desde antes de la publicación de El Origen de Las Especies, varios científicos publicaron importantes hallazgos que desde el principio, invalidaron la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN. Por ejemplo, Carl Linn (Carolus Linnaeus, 1707-1778), científico creacionista (que clasificó un sinnúmero de organismos vivos), descubrió que:

1. No existen las especies intermedias (los “eslabones perdidos” que la manera o procederron paulatinamente a los reptiles en aves).

2. Que todas las especies animales y vegetales conocidas, son distintas unas de las otras.

3. Que todas las especies pertenecen a categorías bien definidas.

4. Que es frecuente encontrar subespecies y múltiples variaciones dentro de una misma especie; pero no especies “en transición.”

5. Que nunca se ha observado la la manera o proceder de una especie en otra (R. Milner, Encyclopedia of Evolution, 1990, p. 276).

Heinrich von Helmholtz (1847), formuló la primera ley de la termodinámica (1847), también conocida como la ley de la conservación de la energía, la cual establece que la materia actual no se crea ni destruye, sino que permanece constante, lo cual contradice la generación espontánea de la materia propuesta por la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN.

R. J. E. Clausius (1850), formuló la segunda ley de la termodinámica, también llamada la ley de la entropía, la cual establece que todos los sistemas, espontáneamente, tienden a adoptar su estado más probable y sencillo desde el punto de vista matemático, por lo que abandonados al azar, dejan de funcionar, se desgastan, se hacen pedazos y se desorganizan paulatinamente hasta la manera o procederrse en sus componentes más simples, todo lo cual contradice la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN que afirma lo contrario: Que a partir de lo más sencillo, la materia espontáneamente, se organizó hasta manera o procederr los complicados sistemas estelares y solares; y que a partir de átomos y moléculas inertes, se organizó por pura casualidad, el primer ser vivo. Albert Einstein (1879-1955), dijo que las dos leyes de la termodinámica, eran las más inmutables que él conocía.

“La mujer de Guadalupe” (1812). Este, como otros hallazgos similares, es un descubrimiento arqueológico bien acreditado que ha permanecido en el Museo Británico por más de un siglo, y que consiste es un esqueleto humano completo y con características iguales a las de los actuales, encontrado en la isla caribeña de Guadalupe, dentro de un inmenso bloque de piedra caliza que según los geólogos, data de “hace 28 millones de años.” Hallazgos como este, desmienten la teoría de que los humanos aparecieron por TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN hace un millón de años.

Gregorio Mendel (1822-1884), considerado ahora el padre de la genética, fue contemporáneo de Darwin, y cultivando y cruzando sistemáticamente y durante ocho años, diversas variedades de chícharos, descubrió las leyes de la herencia, y que, por muchas mutaciones que se provocaran, no había posibilidad de que una especie evolucionara (cambiara, engendrara) en otra.

Luis Pasteur (1822-1895), el famoso científico francés, realizó un famoso experimento (1861) con el que evitó el desarrollo espontáneo de gusanos y moscas en la materia en descomposición, y complementando los experimentos previos de Francesco Redi (1626-1697), y Lázaro Spallanzini (1729-1799), refutó en manera o proceder definitiva, la teoría de la generación espontánea de la vida a partir de materia inerte, comprobando así que “la vida sólo puede surgir a partir de otra vida” (ley de la biogénesis).

Rudolph Virchow (1821 a 1902), un médico ruso, en manera o procedercomplementaria a lo anterior, en 1855 emitió su postulado (“cellula e cellula”), que dice que “toda célula necesariamente procede de otra célula preexistente.”

August Friedrich Leopold Weismann (1834-1914), un biólogo alemán, después de cortarles la cola a 901 ratones blancos, durante 19 generaciones sucesivas, descartó el Lamarkismo (herencia de características adquiridas), pues todos los ratones siguieron naciendo con la cola igual de larga que los progenitores iniciales. Recordemos que a pesar de que durante más de 4,000 años, los judíos han practicado la circuncisión, hasta hoy, todos sus varones, siguen naciendo con prepucios normales. De la misma manera, las descendientes de las niñas chinas a las que por generaciones, se les amarraron los pies al nacer para evitar que les crecieran, siguen naciendo con pies normales.

En manera o proceder posterior a Darwin, varios estudiosos, con sus hallazgos, dieron más argumentos sólidos en contra de la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN. Por ejemplo, Herman Bumpus (1898), quien después de rescatar, cuidar y restaurar 136 golondrinas heridas, descubrió que las que son más parecidas a las originales (“menos evolucionadas”), son las más fuertes, descartó el argumento de la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN que dice que de acuerdo con la “ley del más fuerte,” las especies modificadas (“más evolucionadas”), deben ser más fuertes y resistentes que las originales.

Austin H. Clark (1880-1954), evolucionista convencido (y miembro de varias importantes organizaciones científicas), trabajando en el Instituto Smithsoniano entre 1908 y 1950, después de escribir varios libros y más de 600 artículos científicos, ante la obvia falta de hallazgos y resultados que sustentaran la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN de una especie en otra, en 1930 en su libro “Zoogénesis: La Nueva TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN” (pags. 211, 100, 189, 196, 114), refutó la posibilidad de que los principales tipos básicos de plantas y animales, pudieran haber evolucionado unos a partir de los otros; y propuso como alternativa, la zoogénesis: que las diferentes especies de animales, tuvieron que haber surgido de alguna manera como tales, directamente a partir del polvo y el agua.

Richard Goldscmidt (1878-1958), el mismo año en que Clark (1930), escribió su libro, también se dio por vencido, pues al igual que Thomas H. Morgan (1886-1945), un biólogo Norteamericano (quien descubrió los cromosomas sexuales X y Y y se ganó el premio Nobel tras 30 años de inducir infructuosamente mutaciones en la mosca de la fruta), después de haber dedicado 25 años de su vida profesional en la Universidad de California en Berkley, y fracasar en su intento de provocar ( a base de causar, con radiaciones ionizantes y sustancias químicas, múltiples mutaciones genéticas en mosca Drosophila melanogaster), en 1940 (libro: La Evidencia Material De La TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN), analizó y refutó uno por uno los argumentos que apoyaban la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN espontánea de las especies, y por ser ateo, al no encontrar otra solución, propuso que las especies surgieron en manera o proceder brusca, por “mega TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN,” como cuando súbitamente (como cada 50,000 años), una nueva manera o proceder de vida completa, surgía a partir de otra (que de un huevo de serpiente podía salir de repente, un pájaro, y que de un huevo de pez, podía, espontáneamente, salir un reptil). A estas nuevas especies, las llamó Monstruos Viables (“Hopeful Monsters”).

Con todo esto, aunque más por razones políticas y filosóficas que científicas, la Teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN ha modificado y gobernado dogmáticamente, el pensamiento de los últimos 150 años, la realidad es que aún desde sus orígenes (1859), nunca se han encontrado evidencias o argumentos válidos, ni hallazgos científicos irrefutables, que puedan sustentarla. FIN.

El Carbono 14

Guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas y vanas discusiones, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia; la cual profesando algunos, han errado en cuanto a la fe. (1ª Timoteo 6:20-21).

*Willard F. Libby (1908-1980) premio Nobel de Química (1960), descubrió en 1946, el método de fechado con el radioisótopo Carbono-14, que es producido naturalmente, por la fusión (fractura) del Nitrógeno 14, provocada por los rayos cósmicos. Libby, W. F. (1946). Physics Review, 69:  pp. 671-672.

Como a los 12 minutos de haberse producido en la atmósfera, el Carbono 14 se la manera o proceder en bióxido de carbono (con radiocarbono 14), y es integrado a las plantas durante la fotosíntesis, y por ellas, al resto de los seres vivos, en donde tras su muerte, el C-14 decae sin ser reemplazado.

Por eso es que a los organismos muertos, teóricamente, se les puede calcular su edad (antigüedad) detectando la radiación de C-14 emitida por minuto, y por gramo de materia orgánica. Aunque esto suena sencillo y efectivo, no lo es.

Debido a la radiactividad introducida en la atmósfera (bombas, pruebas nucleares), en 1962, la vida media del radiocarbono fue redefinida de 5,570 a 5,730 ± 40 años. Para 1990, el nivel de C-14 en la atmósfera era 20% superior al de 1950; y se detectaron otras fuentes de contaminación radiactiva, con CO2, etc., que causan errores en el radio-fechado de hasta 2,000 a 5,000 años.

En 1958, el Físico Hessel de Vries (1916-1959) demostró que la producción y concentración de C-14 en la atmósfera, ha variado drásticamente en las diferentes épocas; y que hay incongruencias entre el fechado con C-14, y la edad real de los árboles, dada por sus anillos. Proc. Koninkl. Ned. Acad. Wetenschap. B61 (1958), pp. 257-281.

*Flint y *Rubin afirman que el fechado por radio-Carbono por sí mismo, es consistente, porque la gran mayoría de las demás fechas obtenidas que no son consistentes con la teoría de la TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN, son descartadas.

El Profesor John O. Brew, resumió una postura muy común entre los arqueólogos: ‘Si una fecha con C-14 apoya nuestras teorías, la ponemos en el texto principal; si no las contradice enteramente, la ponemos como nota al calce; y si está completamente ‘fuera del rango aceptable,’ simplemente la descartamos.” *Ingrid. U. Olsson, (1970), p. 35.

Un principio científico fundamental es que un método para que sea válido, debe dar el mismo resultado todas las veces que se repita. Si no es capaz de hacer esto, no se considera científico.

Para que un método de radio-fechado fuera exacto, la muestra tendría que cumplir premisas inexistentes en la naturaleza: 1. Permanecer inicialmente libre de radioisótopos descendientes. 2. No variar en su ritmo de desintegración. 3. Permanecer aislada de contaminantes (otras radiaciones cósmicas y terrestres, humedad, aumento de presión, etc.).

El Físico Nuclear Robert V. Gentry, comprobó que en la capa inicial y basal de la corteza terrestre (por encima del magma), manera o procederda por granito (y por lo tanto en todas las capas superiores), ya es evidente la presencia Polonio 218, Polonio 214, y Polonio 210 (descendientes radiactivos del Uranio inicial).

Por lo mismo, se concluye que, tal y como sucede ahora, desde el principio debieron existir, globalmente distribuidos, parcialmente decaídos, y con sus distintas vidas medias, todos los minerales radioactivos intermedios, y no solo Uranio.

Además, se sabe que el anillo radiactivo de *Van Allen (situado a 725 Km de altura, y descubierto en 1959), contamina constantemente los materiales de la Tierra, con radiaciones entre 3000 a 4000 veces más intensas que los rayos cósmicos.

“Que (*John Joly, Físico del Trinity College) sugiera que (también) el ritmo de desintegración del Uranio se ha modificado en varios de los periodos geológicos, descarta, si es que fueran válidas, toda posibilidad de calcular con exactitud, la edad, por métodos radioactivos.” *A. F. Kovarik, Boletín 80 del National Research Council, 1931, p. 107.

Esto, junto con las variaciones en el campo magnético de la Tierra, invalidan igualmente, los otros métodos de radio-fechado (Uranio-Torio-Plomo; Rubidio-Estroncio; Potasio-Argón). Por lo tanto, la edad radiológica no puede ser usada directamente como edad cronológica. *Scientific Monthly, Noviembre 1957; *Henry Faul, Nuclear Geology, 1954, p. 297.

Para que el radio-fechado con C-14 fuera confiable, sería necesario que 1. La atmósfera y el océano, siempre hubieran tenido la misma cantidad de C-14, que hoy; 2. Que el bombardeo cósmico que lo manera o proceder, siempre hubiera caído al mismo ritmo que hoy. 3. Que el balance y ritmo de manera o proceder y desintegración del C 14, nunca hubieran variado.

Se sabe que el radio-fechado con C-14 es más exacto en fechas menores a 2,600 a.C. (tiempo del diluvio); pero a rocas y lava de 300 años o menos, el radio-fechado les asignó entre 50 millones y 14.5 billones de años de antigüedad; a focas recién muertas, entre 1,300 y 4,600 años; a árboles en crecimiento, 10,000 años; y a conchas de moluscos (caracoles) vivos, 2,300 años de edad. H. M. Morris, W. W. Boardman, y R. F. Koontz, Science and Creation, 1971, p. 85; *L. T. Aldrich, Science, Mayo 18, 1956, p. 872; *Science, Octubre 11, 1968; Antarctic Journal of the U. S., Junio 1971, p. 210; Science, 141, 1963, p. 634.

“Los problemas del método de fechado por radio-Carbono son innegablemente profundos y serios... No debería ser ninguna sorpresa entonces, que la mitad de las fechas obtenidas, sean descartadas. La maravilla es que las de la otra mitad lleguen a ser aceptadas.” *R. E. Lee, “Radiocarbon, Ages in Error” Anthropological Journal of Canada, Marzo 3, 1981, p. 9.

Solo el necio dice en su corazón: No hay Dios. Reconoce pues, hoy, y reconsidera en tu corazón que el Señor es Dios arriba en el cielo, y abajo sobre la tierra y no hay otro, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Dios te da para siempre. (Salmos 14:1; Deuteronomio 4:39-40).

Adán y Eva.

Los evolucionistas necios y ensensatos cuyo dios es charles darwinsuponen, afirman, y dogmáticamente enseñan que a partir de un primer ser vivo, que quién sabe cómo se formó de la nada que se transformó espontáneamente, en algo (materia: átomos, moléculas, etc.), y que en un “caldo prebiótico,” y tras millones de afortunados sucesos al azar, adquirió vida; por TONTERIA DE LA EVOLUCIÓN ( la manera o proceder progresiva provocada por el medio ambiente, la selección natural de los más fuertes o capacitados, y las nuevas características incorporadas y transmitidas a la descendencia como el cuello cada vez más largo de la jirafa: Lamarkismo), gracias al incremento cada vez mayor (por “mutaciones benéficas”), de la longitud y complejidad de la inmanera o proceder contenida en el código genético (ADN); tal y como en el cuento de hadas, un sapo, con “el beso milagroso del tiempo” (miles de millones de años), se convirtió literalmente, en príncipe (ser humano).

En cambio, la Biblia dice y enseña que por la fe, entendemos que en el principio, por la palabra de Dios y a partir de la nada, el desorden, y el vacío, fue constituido el universo y todas las cosas que hay en los cielos y en la Tierra, visibles e invisibles; de modo que, en seis días (con igual duración que el séptimo día, el “día de reposo,” Gn 2:3), lo que se ve fue hecho de los que no se veía.

Además, que Dios es el que dio a todos (plantas, animales, y el humano) vida, y aliento, y todas las cosas, en los días tres, cinco, y seis de la creación (Gn 1:1, 11,12 y 20 al 27; He 11:3; Col 1:16; Hch 17:25).

Lo último que dice la Biblia que fue creado en el sexto día, fue el ser humano (varón y mujer), también a partir del polvo de la tierra, pero diferente a todos los demás seres terrestres, puesto que el único creado a imagen (con espíritu) y semejanza (con libre albedrío) de Dios; quien al soplar en su nariz aliento de vida, lo hizo un ser viviente (Gn 1:26,27; y 2:7).

Por eso, es que de todos los seres vivos terrestres, sólo el humano (por tener espíritu) es eterno (en el cielo e en el infierno) tiene la capacidad de comunicarse (con otros y Dios), y de tener comunión con su Creador.

Después de que al final de los primeros cinco días de la creación, dice la Biblia: Y vio Dios que todo lo que había hecho “era bueno,” lo primero que dijo Dios que “no era bueno,” fue que el varón estuviera sólo.

Dice la Biblia: “Mas para Adán, no se halló ayuda idónea. Y dijo Jehová Dios no es bueno que el varón esté solo; le haré ayuda idónea para él. Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.

Y de la costilla que Jehová Dios tomó del varón, hizo una mujer, y la trajo al varón. Por tanto, dejará el varón a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne (Reproducción sexual).

Así, sólo después de crear a Eva, es que dice la Biblia: Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era “bueno en gran manera.” Y fue la tarde y la mañana del día sexto” (Gn 2:18 al 25 y 1:31).

Inicialmente, Adán cometió (por ignorancia y observación miope), el grave error de decir: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; esta será llamada varona (isha), porque del varón (ish) fue tomada.”

Desde el principio y desde el nacimiento (y ahora aún antes de nacer, gracias al ultrasonido y las pruebas de paternidad), es fácil saber que hay diferencias obvias entre el varón y la mujer, sobretodo en los órganos genitales (sexuales externos); pero cada vez más, la ciencia nos aporta conocimientos que corroboran que la Biblia tenía razón al decir que el varón es diferente a la mujer.

Por ejemplo, desde que Leonardo Da Vinci (1452-1519), y Andreas Vesalio (1514-1564; libro “De La Estructura Del Cuerpo Humano”), iniciaron el estudio de la anatomía humana, se descubrió que la mujer tiene más órganos internos necesarios para la reproducción; y posteriormente, a partir del siglo XIX, que también tiene más hormonas sexuales, y funciones reproductoras, que el varón.

Antón Van Leeuwenhoek (1632-1723), descubrió la simiente del varón (el espermatozoide), y Regnier Von Graff (1641-1673), la simiente de la mujer, que llamó óvulo. Fue Rudolph Vön Kolliker (1817-1905), quien descubrió el resultado de la unión del espermatozoide con el óvulo, el llamado huevo o cigoto; y Ernest Von Baer (1797-1876), quien descubrió que el desarrollo embrionario del varón y la mujer, son diferentes.

Walter S. Suton (1877-1916) y Thomas H. Morgan (1866-1945), descubrieron y describieron los cromosomas sexuales X y Y; y que mientras que todos los óvulos tienen sólo cromosomas X, los varones producen tanto espermatozoides X, como Y (y por lo tanto, que son los varones los que determinan el sexo en la descendencia). Además, que la fórmula cromosómica sexual para el varón, es XY, y la fórmula sexual para la mujer, es XX.

Ya en siglo XX, se descubrió además que a partir del cuarto mes de embarazo, a diferencia del cerebro del varón, el cerebro de la mujer desarrolla más las áreas afectivas (de los sentimientos) y de la verbalización (a diferencia del varón que emite unas 7 mil palabras en 24 horas, las mujeres hablan unas 20 mil palabras al día).

Por último, se ha comprobado que aunque la inteligencia, creatividad, etc., etc., son iguales en ambos sexos, la psicología de la mujer es diferente a la del varón.

Además, que la mujer tiene la capacidad de poner atención simultáneamente hasta a siete diferentes asuntos (lavar, planchar, hablar por teléfono, cuidar niños, y estar pendiente de lo que se está cocinando, por ejemplo). Mientras que el varón, aunque tiene la misma capacidad para resolver el mismo número de asuntos al día, generalmente sólo pude concentrarse en una sola cosa a la vez (trabaja con “un solo canal”).

Con razón, Adán a final de cuentas, corrigió su error y dice la Biblia que: “llamó Adán el nombre de su mujer, Eva (la que da vida), por cuanto ella era madre de todos los (humanos) vivientes.” (Gn 3:20).

En la Biblia se nos enseña además, que Dios, de una sangre ha hecho todo el linaje de los humanos, cosa que confirmaron William Harvey (1578-1657), al descubrir y describir el sistema circulatorio; y Antón Van Leeuwenhoek (1632-1723), al descubrir los glóbulos rojos humanos.

También dice que creo a los humanos para que habiten sobre la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación, para que busquen a Dios, quien no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en el vivimos, y nos movemos, y somos, ya que Él no sólo creó todas las cosas, sino que además, las sustenta (hace permanecer) con la palabra de su poder (Hch 17: 26-28; He 1:3).

Desde el principio, al humano se le otorgó el privilegio y responsabilidad de además de fructificar y multiplicarse (por reproducción sexual, como muchos animales bisexuados, con dimorfismo sexual, y mamíferos), sojuzgar toda la Tierra (globo terráqueo), y señorear sobre los peces del mar, las aves de los cielos, las bestias, y todo animal que se arrastra sobre la tierra (Gn 1:26-28 y 2:8, 16-20).

Para su habitación y sustento inicial, Dios preparó el llamado Huerto del Edén, en el área del río Éufrates (Mesopotamia, actualmente Irak), que estaba entonces lleno de “todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer.” Así, inicialmente, todos los animales y el ser humano, eran vegetarianos.

Como tarea inicial, Jehová Dios, formó de la tierra, toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo les había de llamar; y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos, y a todo ganado del campo, y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre (Gn 2:1-20).

Así, Adán y Eva, originalmente, eran prácticamente inmortales, andaban desnudos, y mantenían una comunicación y comunión perfecta con Dios, quien les dijo: “De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia (conocimiento) del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

La prueba de su fidelidad a Dios, su Buen Padre Celestial, vino cuando vino a tentarlos el diablo, encarnado en una serpiente (Gn cap. 3).

Dice la Biblia que la serpiente era astuta más que todos los animales del campo, y que engañó a Eva mintiéndole al decirle: “No moriréis” (diciéndole mentiroso a Dios); “sino sabe Dios que el día que comáis del árbol de la ciencia del bien y del mal, serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”

Cuando Eva vio que el árbol era “bueno para comer, agradable a los ojos, y codiciable para alcanzar sabiduría (“ser igual a Dios”), tomó de su fruto y desobedeciendo a su Buen Padre Celestial, comió, y dio a su marido, quien sin ser engañado, voluntaria e imprudentemente, también desobedeció y comió así como ella (1a Ti 2:14).

Las consecuencias de decidir neciamente, obedecer al diablo permitiéndole así que usurpara la autoridad sobre sus vidas, fueron:

1. Vergüenza, ruptura de la comunión con Dios, convicción de pecado, y temor de Dios. Adán dijo: “Oí tu voz y tuve miedo, porque estaba desnudo, y me escondí.”

2.  Expulsión del huerto del Edén.

3. Maldición de la serpiente: “sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida (enemistad entre ti y la mujer).”

4. Maldición para la mujer: “Multiplicaré en gran manera los dolores en tus embarazos y partos, y tu marido tendrá autoridad sobre ti.

5. Maldición de la Tierra y la creación: “Espinos y cardos” (Ro8:20-22). Aparecieron por primera vez las fieras (los animales que atacan a otros seres vivos por instinto), y los animales carnívoros

6. Maldición para el Varón: Con el sudor de tu rostro comerás el pan.

7. Dolor, llanto, enfermedad, y muerte física y espiritual.

8. La herencia adámica: Somos concebidos en pecado, pues el pecado entró en el mundo por Adán y con el pecado la muerte, que pasó a todos los humanos, por cuanto todos pecaron (Sa 51:5).

9. La Primera promesa de Salvación: La simiente de la mujer (Cristo) herirá en la cabeza a la simiente de la serpiente (satanás).

A partir de “la caída” (el “pecado original”) de Adán y Eva, la duración de la vida (Adán vivió unos 930 a.), empezó a reducirse paulatinamente (después del diluvio, cuando la capa de vapor de agua protectora contra las radiaciones solares, desapareció, se redujo a menos de la décima parte: 80 a.), y por primera vez hubo muerte, cuando Dios mató los animales que usó para vestir a Adán y Eva, con túnicas de pieles.

Ahora se sabe que a partir del pecado de Adán, todos los humanos ( y demás seres vivos) desde el momento mismo de la concepción, heredan (por el ADN), un daño que cada vez es mayor (tendencia a la extinción), y que se traduce en un sistema inmune (de defensas) deficiente e incapaz de evitar las enfermedades hereditarias, congénitas (que se desarrollan durante el embarazo), y adquiridas por contagio (microbios), accidentes, o efectos dañinos de agentes físicos o químicos (contaminación). FIN.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   77

similar:

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconLos récords del mundo según las matemáticas

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconLos diez grandes descubrimientos científicos del añO 2009 según science
«top ten» con los descubrimientos científicos más importantes del año. En esta ocasión, el ranking en el que cualquier investigador...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconModificaciones del fluido y magnetismo
«(…) El pensamiento del encarnado actúa sobre los fluidos espirituales, como el de los no encarnados y se transmite de Espíritu a...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconDarwin se convertio en una especie de monstruo sagrado. Porque es...
«la cosa en sí misma» (Das Ding an sich). Según Kant, el ser humano no puede conocer las cosas-en-sí-mismas, sino solamente las cosas...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconUn estudio prueba que a partir de 50 microgramos por litro crecen...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconA) Indique si el carácter mostrado en la genealogía por los símbolos...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconSegún los expertos reunidos para exponer y debatir los últimos avances...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconUna Introducción Serena y Profunda de las “perlas de sabiduríA” Derramadas...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconResumen de sus cualidades 36 Leyes del Cosmos 39 4 41 Cómo se manifiestan...
«En tiempos pasados los hombres estaban siempre en busca de dioses a quienes adorar. En el futuro, los hombres vamos a tener que...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com