International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile




descargar 78.06 Kb.
títuloInternational biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile
fecha de publicación22.01.2016
tamaño78.06 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos

INTERNATIONAL BIOCENTRIC FOUNDATION

Escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro - Chile
Curso de Formación para Profesores de Biodanza




ASPECTOS BIOLÓGICOS

DE BIODANZA

© Copyright by Rolando Toro Araneda
Biodanza

ASPECTOS BIOLÓGICOS DE BIODANZA

ÍNDICE




1. PRINCIPIOS UNIVERSALES DE LO VIVIENTE 2

2. FILIACIÓN BIOLÓGICA DE LO VIVIENTE 8

3. REPLICACIÓN 11

4. AUTOORGANIZACIÓN: CONCEPTO DE AUTOPOIESIS 13

5. NUEVAS IDEAS SOBRE EVOLUCIÓN 14

6. INVARIANCIA REPRODUCTIVA 17

7. SELECTIVIDAD: RELACIÓN CON EL AMBIENTE 17

8. DIFERENCIACIÓN 18

9. MEMORIA 19

10. AUTORREGULACIÓN 19

11. CARACTERÍSTICAS ESPECIALES DE ALGUNOS PROCESOS BIOLÓGICOS DE LA VIDA HUMANA 20

1. Impulso a integrar unidades cada vez mayores 20

2. Resonancia permanente con el origen 20

3. Aparición de la identidad 20

12. ¿EXISTE EL PROGRESO BIOLÓGICO? 21


1. PRINCIPIOS UNIVERSALES DE LO VIVIENTE



Los seres vivos tienen algunas características comunes, a pesar de sus distintos grados de organización. Para comprender el fenómeno de la vida, como acontecer cósmico, es necesario conocer, aunque sea brevemente, las características universales de lo viviente. Este conocimiento nos permite una visión de la unidad universal de lo viviente, indispensable para comprender el principio biocéntrico.
La vida conocida en la tierra está fuertemente relacionada a una estrella: el sol, esencial para la preservación de la vida. Vivimos en un universo de astros1. Las estrellas son en el cosmos como las células en el mundo viviente. De igual modo que las células se agrupan en complejas estructuras que son seres vivos, las estrellas se encuentran reunidas en grandes conglomerados que se denominan galaxias y que son los ladrillos constitutivos del universo2. Hay galaxias elípticas, irregulares y espirales, y en ellas se continúan formando estrellas.
Se supone que el universo se creó entre 18.000 y 20.000 millones de años atrás y que nuestro sol se creó hace 5.000 millones de años. Por su parte, la tierra tendría, aproximadamente, 4.500 millones de años y, en ella, habría aparecido la vida hace aproximadamente 3.800 millones de años atrás. Las estrellas se formarían mediante el colapso gravitacional de nubes de gas y polvo interestelar.
José Maza, en “Una visión global del cosmos” dice:
“Las estrellas de primera generación contienen como materia prima hidrógeno (74%) y helio (26%). Las estrellas transmutan los elementos químicos para obtener energía. Primero transmutan el hidrógeno en helio, luego el helio en carbono y oxígeno y, posteriormente, éstos en neón, magnesio, silicio, azufre, etc., hasta llegar al fierro. Las estrellas de alta masa tienen una vida muy breve (menor que 10 millones de años), que es mucho menos que el tiempo de colapso de la galaxia (unos 100 millones de años). La mayoría de las estrellas de alta masa explotan como supernovas, arrojando su materia al espacio, lo que contaminará el gas primordial con elementos más pesados que el helio. En el instante de la explosión de una supernova se obtienen, gracias a la alta temperatura generada, los elementos químicos más pesados que el fierro 26.
El gas primordialmente contaminado con una pequeña cantidad de elementos más pesados que el helio, generará nuevas estrellas que ahora tendrán una composición química inicial de un 73% de hidrógeno, un 26% de helio y un 1% de elementos más pesados que el helio (estos porcentajes se refieren a la cantidad por unidad de masa).
En el caso de una galaxia espiral, como la que nosotros habitamos, el colapso inicial forma cúmulos globulares de estrellas y estrellas individuales en un halo esférico en torno del núcleo. Al continuar el colapso de la materia gaseosa restante, entra en escena el momento angular del sistema. La rotación hace que el colapso ocurra con mucho mayor facilidad en la dirección del eje de rotación que en sentido perpendicular a él. Por eso el material restante colapsa a un disco que es un plano principal de simetría del sistema. En el disco el gas contaminado va lentamente dando origen a nuevas estrellas.
Las estrellas de primera generación no podrían generar planetas como la tierra por carecer de elementos pesados que se pueda condensar en partículas. Las estrellas de disco, en cambio, pueden formar sistemas planetarios tal como ocurrió con el sol. Sin embargo, es interesante recordar que los elementos pesados han sido sintetizados en el interior de una estrella, luego formaron la tierra y luego parte de los organismos vivos. Podemos repetir aquí el bello concepto de que todos nosotros hemos sido parte de una estrella o, al menos, los átomos de calcio de nuestros huesos y el fierro de nuestros glóbulos rojos fueron fabricados en el interior de una estrella, para ser arrojados luego violentamente al espacio en una explosión de supernova y pasar más tarde a constituir la nebulosa solar primitiva y luego la tierra. Por tanto, cuando estudiamos las estrellas estamos, simplemente, buscando nuestras raíces más profundas.”








2. FILIACIÓN BIOLÓGICA DE LO VIVIENTE



Del centenar de elementos químicos de la tabla periódica, sólo aproximadamente 24 participan en los procesos biológicos de cualquier organismo vivo y, de éstos, algunos se encuentran mayoritariamente, mientras otros elementos se encuentran sólo en trazas.





Bacteria

Mamíferos

Escarcha Interestelar

Fracción Volátil de Cometas

Hidrógeno

63%

61%

55%

56%

Oxígeno

29

26

30

31

Carbono

6,4

10,5

13

10

Nitrógeno

1,4

2,4

1

2,7

Fósforo

0,12

0,13

-

-

Azufre

0,06

0,13

0,8

0,3

Calcio

-

0,23

-

-



Composición porcentual de los seis elementos químicos encontrados mayoritariamente en los organismos en relación con la composición estimada en la escarcha interestelar y la fracción volátil de los cometas.
La gran similitud que existe entre estas composiciones podría apoyar eventualmente un origen extraterrestre de las biomoléculas orgánicas vitales o de la vida. (Adaptado de Delsemme A.H. “Les cometes y I'origene de la vie”. L'Astronomie 95.293. 1981).
La distribución relativa (%) de los elementos químicos de un organismo vivo es muy diferente a la encontrada en el universo, en la totalidad de la tierra y en la corteza terrestre, a pesar de que los sistemas vivos comparten la composición, en general, con el resto del universo.
El conjunto de elementos que componen los organismos vivos puede combinarse en millones de moléculas diferentes. Muchas de estas moléculas están presentes e identificadas en el espacio interestelar y también formando parte de meteoritos que han caído a la tierra. Sin embargo, este gran número, nuevamente, puede reducirse a una clasificación sencilla.
A partir de las moléculas precursoras del medio ambiente, tales como anhídrido carbónico, agua y nitrógeno, algunos organismos vivos sintetizan las moléculas orgánicas primordiales, a partir de las cuales se sintetizan todas las demás.
Según la hipótesis química del origen de la vida (Oparín y Aldane), las moléculas primordiales se unieron formando los polímeros que encontramos en los seres vivos. Estos precursores primordiales comprenden: veinte L/aminoácidos, cinco bases nitrogenadas (adenina, timina, citosina, guanina, uracilo), dos azúcares (ribosa o desoxiribosa y glucosa), un ácido graso (ácido palmítico), un alcohol (glicerol) y un aminoalcohol (colina).

Estas moléculas son transformadas en: proteínas, ácidos nucleicos, polisacáridos y lípidos, moléculas fundamentales comunes a todos los organismos vivos, desde las bacterias hasta el ser humano. Estas moléculas, por transformaciones posteriores, forman complejos supramoleculares, organelos y finalmente la célula: unidad morfológica y funcional de la vida. Así, la materia viva es capaz de autoorganizarse, a partir de moléculas sencillas, mediante reacciones en cadena, integradas y específicas (metabolismo intermediario) y comprenden reacciones de biosíntesis y de degradación.

Para que las reacciones biológicas ocurran, los organismos requieren de energía. Los organismos autotróficos (plantas, algas unicelulares y algunas bacterias) la obtienen de la luz solar, transformándola en energía química aprovechable. En cambio los animales heterotróficos (animales, insectos, etc.) deben adquirir su energía a partir de compuestos preformados, tales como la glucosa, que la obtienen de los organismos autotróficos. Tanto los autotróficos, como los heterotróficos, degradan la glucosa en anhídrido carbónico y agua y producen una molécula fundamental para realizar las reacciones biológicas: el ATP (adenosin trifosfato).

Una característica fundamental de lo vivo es la autorregulación. Las reacciones metabólicas están reguladas por mecanismos específicos que actúan durante la ontogenia del organismo.

Autorreplicación: la materia viva tiene la capacidad de autorreplicarse, de acuerdo a un código establecido. La información genética está contenida en la molécula de ADN (ácido desoxiribonucleico). Existen excepciones, algunos virus que utilizan ARN (ácido ribonucleico), una molécula parecida al ADN. El ADN es una doble hélice, formada por un esqueleto azúcar / fosfato y bases nitrogenadas (adenina, guanina, citosina, timina). Estas bases se disponen linealmente en el ADN, estableciendo una secuencia característica para cada especie.





El mensaje contenido en el ADN es, primeramente, trascrito a una moléculas de ARN y luego traducido a una secuencia de aminoácidos que forman las proteínas, que son los compuestos que, mayoritariamente, caracterizan morfológica y fisiológicamente a un organismo. La información contenida en el ADN se trasmite de generación en generación, perpetuando las especies.

3. REPLICACIÓN



Los procesos de transferencia de información genética pueden resumirse en forma simplificada en el llamado dogma central de la biología, de la siguiente manera:




Replicación

ADN ---------------------------> ARN -------------------> Proteínas

Transcripción Traducción
En el ADN, la información es leída a través de tripletes de bases nitrogenadas (codones). Así, existen vocablos de código genético para cada uno de los aminoácidos que forman las proteínas. Todos los organismos vivos en este planeta utilizan el mismo código genético (vale decir que la lectura de tres bases nitrogenadas consecutivas especifican un determinado aminoácido y no otro), lo que permite suponer que el código genético es universal.
S
e ha encontrado que las proteínas de todos los organismos vivos están formadas por aminoácidos que tienen todos la configuración L o levógira. Por otro lado, las consecuencias de aminoácidos de una determinada proteína que cumple una determinada función, son parecidas en organismos muy diversos, lo que permite inferir relaciones de parentesco. Por último las reacciones químicas (metabolismo) mediante las cuales los organismos vivos logran la conversión de energía a formas utilizables, son extraordinariamente parecidas en todos los seres vivos. Esto demuestra, que a pesar de las grandes diferencias observables entre los seres vivos, en ellos obedecen a un plan bioquímico básico, común a todas las formas vivas.

4. AUTOORGANIZACIÓN: CONCEPTO DE AUTOPOIESIS



Una de las características esenciales de la vida es la autoorganización. La capacidad de los seres vivos de generarse a sí mismos ha sido denominada, por Humberto Maturana, autopoiesis.
Los organismos vivos poseen la capacidad de ‘parirse a sí mismos’. La autoorganización de los seres vivos revela una autonomía de lo biológico, en la que las células parecen ‘saber’ como desplazase, en el tiempo y en el espacio, para generar los diversos órganos y realizar las funciones vitales.
Las células y los tejidos poseen una ‘cognición’ que les permite organizarse. Francisco Varela ha realizado extensos estudios sobre la autonomía en los procesos vivos.
El concepto de inconsciente vital, propuesto por Rolando Toro, es coherente con el proceso cognitivo de autoorganización, este psiquismo de las células.
Maturana y Varela se refieren a la autopoiesis: "Los seres vivos se caracterizan por, literalmente, producirse a sí mismos continuamente, por lo que indicamos llamar a la organización que los define como organización autopoiética”.

5. NUEVAS IDEAS SOBRE EVOLUCIÓN



Los procesos biológicos están agrupados en ciertas teorías como: la teoría celular, teoría genética, teoría de evolución.
La evolución es el principio central de la biología, que ayuda a dar sentido a la generación de variabilidad en el mundo vivo. La evolución es cambio en el tiempo. La evolución, en biología, es un sistema de ideas que describe los cambios que experimentan los seres vivos a lo largo del tiempo.
Todos los organismos vivos tienen mucho en común: reproducción, metabolismo, organización, etc., pero también muchas diferencias.
La idea de cambio se opone al principio fijista. Los cambios son históricos, deben recordar la historia. Los acontecimientos son únicos e irrepetibles. La evolución no vuelve atrás.
La ciencia de la evolución biológica comienza con Lamarck (1744 - 1829) quien planteó que los organismos pueden transmitir a su descendencia sus propias características adquiridas. La teoría de la evolución biológica más general y de mayor poder explicativo fue formulada por Charles Darwin en su libro "El origen de las especies", publicado en 1860.

Los aportes de Darwin y Wallace (1858) (La teoría de la Selección Natural), podría rescatar, como fundamentales, los siguientes conceptos:


  1. La tendencia al crecimiento de las poblaciones es mayor que la de los recursos (parámetro Malthusiano).




  1. Variable intra e interpoblacional.


3) Reproducción diferencial de las variantes más adecuadas (fitness, adaptación o adecuación darwiniana)

Darwin, en su viaje por el nuevo mundo, observó, en el Beagle, sucesiones de caracteres en las especies, lo que lo llevó a postular la evolución filética. Los animales evolucionaron de otros animales, por ejemplo, en América se encontró animales parecidos a conejos europeos (saltan, tiene orejas largas, etc.), pero tienen estructura dentarias distintas. Darwin formula la idea de que todos los organismos provienen de un tronco común y sufren cambios según el ambiente (proceso de adaptación).
Wallace también fue un naturalista, proveía materiales a zoológicos y museos. También vino a América (Amazonas, Río Negro y Orinoco). Sus observaciones acerca de la distribución de organismos vivos lo hicieron aparecer como padre de la biogeografía. Tanto Darwin como Wallace creían en la evolución, pero les faltaba proponer un mecanismo. A ambos se les sugirió el libro de Malthus que decía que los organismos crecen en proporción matemática. Por otra parte coinciden en que la base de la individualidad está basada en las diferencias y que la evolución se mide con respecto al éxito reproductivo y en la capacidad de transmitir a la descendencia sus ventajas adaptativas.
Por su parte el ser humano introduce selección artificial. Por ejemplo, durante la revolución neolítica, deja de ser recolector y pasa a ser productor, realizando selección artificial de ciertas plantas. Estas ideas fueron tomadas por Darwin y adecuadas al proceso que ocurre en la naturaleza.
Para que haya evolución debe haber variabilidad. Una forma pragmática de entender esto es ver como se produce esta variabilidad.
A continuación se nombran factores que modifican la composición genética de las poblaciones y que producen variabilidad:


  1. Mutaciones

  2. Arrastre meiótico

  3. Flujo genético

  4. Selección

  5. Oscilación genética (el azar)


Según Darwin, la selección natural funciona en todos los organismos vivos. Cuando Darwin postuló su teoría, las bases de la genética no se conocían. Cuando Mendel formula las leyes de la herencia, se generaron críticas a Darwin, ya que todo se hereda, lo ventajoso y lo desventajoso. Hubo que establecer una serie de compromisos entre la teoría de la evolución de Darwin y la teoría de la herencia de Mendel y surgió el neodarwinismo, que es la teoría de la selección natural más los aportes de la genética y de la taxonomía. Esto culminó con la teoría sintética de la evolución. Uno de los resultados de la síntesis fue una concepción moderna de las unidades de evolución: la especie. Antes se trabajaba con un concepto tipológico de especie, ahora se define la especie como: ‘la comunidad más grande e incluyente de individuos que comparten un acervo genético común’ (Dobzhansky, 1970).
Especie: población que tiene estructura genética que se mantiene en el tiempo.
También la especie es concebida como una unidad reproductiva: grupos de poblaciones naturales, potenciales o realmente interfértiles, que están aislados, reproductivamente, de otros grupos (Mayr E, 1957). Van Valen, 1976, la define como: un linaje (conjunto de descendientes) que ocupa una zona adaptativa mínimamente diferente a la de cualquier otro linaje y que evoluciona separadamente de todos los otros linajes. He ahí 3 definiciones que abarcan causas genéticas, reproductivas, ecológicas o evolutivas. Se discute cómo aparecen las nuevas especies.
Actualmente, también se han integrado los aportes de la biología molecular y han aparecido definiciones más incluyentes, que pueden aplicarse a organismos de reproducción asexuada. Definición de especie por cohesión: ‘la población más incluyente de individuos que tienen el potencial de cohesión fenotípica, a través de mecanismos intrínsecos de cohesión.’ (Templeton 1989)
Hace unas décadas, Jay Gould propuso el modelo de equilibrio intermitente o puntuado. Según él, en la evolución ocurren episodios de cambio brusco en los caracteres durante la especiación, seguidos por prolongados períodos de equilibrio o éxtasis morfológico (evolución con éxtasis y equilibrio intermitente). Por otro lado, con el desarrollo de la biología molecular, se encontró que muchas mutaciones, que afectan a las proteínas, se acumulan gradualmente en función del tiempo y son, por lo tanto, selectivamente neutras. Esto condujo a Kimura a postular su teoría neutralista de la evolución y a la noción de ‘relojes moleculares’, la que permite la estimación del tiempo transcurrido desde el último ancestro común.
Un nuevo campo de la biología del desarrollo, el estructuralismo (derivada de la morfología de los siglos XVIII y XIX), enfatiza la búsqueda de las reglas epigenéticas, que emergen de la estructura y dinámica del propio organismo, independiente del tiempo. Este enfoque puede aportar acerca de las ‘novedades evolutivas’ (Endllr, 1986).

Finalmente, las teorías evolutivas reúnen muchos campos de investigación y debate y esto pudo ser fundamental para lograr interpretar muchos de los fenómenos biológicos.

6. INVARIANCIA REPRODUCTIVA



Jacques Monod ha definido esta característica de los seres vivos como ‘la capacidad de reproducir una estructura de alto grado de orden’. El contenido de información genética de cada especie, transmitida de generación en generación, garantiza la conservación de la norma estructural específica. Cada especie tiene un proyecto que corresponde a determinada cantidad de información que debe ser transferida, para que las estructuras orgánicas de esa especie cumplan sus performances. Este hecho es el que determina la fuerte estabilidad de cada especie dentro de un patrón específico. En los organismos pluricelulares, cada célula posee la totalidad de la información genética. Esta reiteración asegura los procesos de renovación permanente y la conservación del organismo.
Teleonomía: hipótesis sobre un proyecto que debe expresarse en diversas performances. Los diversos órganos y sistemas del organismo cumplen proyectos particulares que forman parte de un proyecto primitivo único: la conservación de la especie y su multiplicación.

7. SELECTIVIDAD: RELACIÓN CON EL AMBIENTE



Los organismos vivos siguen líneas evolutivas diferentes, de acuerdo con las condiciones del ambiente. Podemos decir que el ambiente es la estructura del azar. Mientras algunas especies se mantienen durante millones de años dentro del mismo patrón estructural, otras se modifican o aumentan en complejidad. Hay también especies que fracasan en su proceso adaptativo y se extinguen.
La propuesta sostenida por Teilhard de Chardin, de que todos los organismos vivos tienden a un perfeccionamiento evolutivo y que el universo se organiza en formas cada vez más complejas y diferenciadas es, en la actualidad, seriamente discutible. Sin embargo, es notorio que algunas funciones han evolucionado, perfeccionándose poderosamente en los mamíferos superiores y, en especial, en la especie humana.
Algunos biólogos sostienen que el proceso evolutivo estaría fuertemente influido por el principio de entropía, segunda ley de la termodinámica. La capacidad de los seres vivos más complejos y en especial del ser humano, de seleccionar o escoger, de los raros y preciosos incidentes del medio ambiente, aquellos que lo integran o lo hacen evolucionar, constituye una especie de ‘máquina del tiempo’ -para utilizar el término de Monod- en la que los seres vivos remontan la fuerza de la entropía en un camino ascendente antientrópico. Será tarea del futuro investigar hasta qué punto la actividad creadora -como esencia del principio existencial-, el amor y la autodonación, el éxtasis cósmico, la actividad poética, etc., son performances biológicas antientrópicas que tienden a una biosíntesis evolutiva.
La evolución selectiva es, al margen del proceso tecnológico, una opción maravillosa para los seres humanos.
La ‘estructura selectiva’ individual conecta con el ambiente mediante mecanismos de afinidad y rechazo, en una doble pulsación orgánica. Esta estructura selectiva, bastante estable y generada en parte por el aprendizaje, determina, en amplio espectro, las relaciones del individuo con su medio. Según Francisco Varela, la relación con el ambiente no es por similitud entre estructuras externas y orgánicas, sino por coherencia.

8. DIFERENCIACIÓN



Dentro de la fuerte estabilidad morfológica de las especies, nos sorprende, no obstante, su enorme diversidad. Los procesos de diferenciación evolutiva constituyen una de las más extraordinarias expresiones de la condición polifacética y creadora de la vida. No sólo una especie se diferencia de otra, sino que cada individuo de la misma especie presenta fuertes características diferenciales que lo convierten en un individuo único, en un ejemplar biológico singular. Las variaciones individuales dentro de cada especie, se producen por permutación cromosómica y recombinación de los gametos. En los organismos de reproducción sexuada, además, existe la mutación, que también genera variabilidad.

El proceso de diferenciación individual se acentúa violentamente de acuerdo con las posibilidades de desenvolviendo que brinda el medio ambiente y también por la selección operada sobre los productos del azar. El desarrollo del potencial humano puede ser extraordinariamente estimulado por sistemas de desenvolvimiento e integración. La diferenciación evolutiva individual se produce por el reforzamiento y refinamiento de ciertos impulsos.

9. MEMORIA



Uno de los fenómenos más sorprendente de los organismos vivos lo constituye el proceso de codificación, descodificación, almacenamiento y evocación de información. Esta información se estructura químicamente. Todo aprendizaje es siempre una modificación bioquímica del organismo. Existe aprendizaje cognitivo operacional, emocional afectivo y visceral. El instinto puede considerarse la memoria de la especie, una condición teleonómica destinada a preservar la vida.

10. AUTORREGULACIÓN



Los seres vivos son sistemas autorregulados y sus funciones automáticas se basan en la perfección de sus mecanismos de retroalimentación. Los sistemas homeostáticos considerados, en sentido amplio, como mecanismos de equilibrios internos encargados de conservar la unidad intraorgánica, son de altísima precisión.
En los mamíferos superiores -y en especial en el ser humano- existen, además, sistemas no autorregulados, que a menudo interfieren gravemente en la unidad funcional. De alguna manera, su autonomía, libertad y capacidad de elección, pone en alto riesgo su supervivencia. El desorden en las regulaciones ecológicas, producido por la civilización, es un ejemplo de este fenómeno.

11. CARACTERÍSTICAS ESPECIALES DE ALGUNOS PROCESOS BIOLÓGICOS DE LA VIDA HUMANA

1. Impulso a integrar unidades cada vez mayores



El ser humano manifiesta desde niño el impulso a trascender los límites restringidos de su ambiente. Rompe así los patrones naturales y busca integrar totalidades cada vez mayores, en una especie de afán de expansión sin límites en la totalidad. Impulso que culmina en la experiencia cósmica. En estos estados de fusión con la totalidad, entran en actividad las áreas más altamente evolucionadas del cerebro y también las más arcaicas. El sentimiento de alegría epifánica, la elevación del humor, la calidad poética y el éxtasis, caracterizan esta experiencia.


2. Resonancia permanente con el origen



Se ha observado entre algunos animales -y también entre los seres humanos- períodos regresivos que se suceden con períodos de crecimiento y maduración. El impulso de regresar a los orígenes ha sido observado por los antropólogos en comunidades aborígenes. El ‘eterno retorno’ es una conducta registrada arquetípicamente en los mitos de renacimiento y en las festividades agrícolas. La tendencia a volver al orden primigenio y reciclar los patrones biológicos originarios, es una constante en todos los pueblos. Las ceremonias de trance y renacimiento son manifestaciones de este impulso. El impulso a regresar a los orígenes es solidario con volver al estado fetal.
El ser humano, al ejercer su autodeterminación, está en constante peligro de perder las claves originarias de la vida. La nostalgia de volver a los orígenes renueva la fuerza del proyecto vital.


3. Aparición de la identidad



Uno de los procesos evolutivos del ser humano es la aparición de la conciencia de sí mismo y la vivencia conmovedora de estar vivo. La meditación sobre el proceso de identidad está, actualmente, en plena elaboración, a pesar de que su descripción filosófica tiene más de 2.500 años de antigüedad. El tema de la identidad será el núcleo central de reflexión de la psicología de futuro.

La conciencia de sí mismo como ser diferenciado, es solidaria con la conciencia de la identidad de los objetos, tal como fue planteado por Piaget. Sin duda, la función de la conciencia tiene una raíz biológica y se estructura sobre un fondo bioquímico en que la percepción se organiza sobre la base de patrones de coherencia, como si el mundo exterior encontrara réplicas bioquímicas en el organismo vivo y este organismo pudiera funcionar frente a esas réplicas. Desde allí se generan infinitos planos potenciales de decisión y, aún más, el más ambicioso y aventurado de todos los propósitos: el autocontrol del proceso evolutivo.
La fase más misteriosa de la evolución de la vida se relaciona con la toma de significado del individuo frente a su semejante, vale decir que la conciencia, por un proceso desconocido, toma cuenta de la resonancia ancestral, descubre su íntima relación con la matriz cósmica a través de una resonancia empática con otros seres vivos. Así, el sentimiento de comunión humana puede constituir, quizás, el eje secreto de un inconcebible proceso evolutivo.

12. ¿EXISTE EL PROGRESO BIOLÓGICO?



El planteamiento de esta pregunta parece ser de una extraordinaria fecundidad.

El concepto de evolución no implica una jerarquización de los seres vivos desde formas de organización inferiores hacia formas más perfeccionadas. Ahora, bien, no es fácil afirmar que hubo un progreso a través del tiempo, desde la ameba hasta la especie humana. El cambio evolutivo no es, necesariamente, progresivo. Y como afirma Francisco J. Ayala, ‘la evolución de una especie puede conducir a su extinción’. Evolución no significa progreso, sino transformación, desenvolvimiento, sucesión de manifestaciones. El problema se plantea cuando tratamos de establecer en qué dirección se produce el cambio. Hay mudanzas que representan progresos y otras que sólo significan transformaciones direccionales.
Para considerar un progreso biológico, tendríamos que concordar en que el cambio tendría un carácter de optimización. Ayala define el progreso como “mudanza sistemática es por lo menos una característica perteneciente a todos los miembros de una secuencia histórica, de tal forma que los miembros más próximos del fin de la secuencia presenten un ‘perfeccionamiento’ de la característica en cuestión. (...) El progreso biológico no requiere que el perfeccionamiento sea ilimitado. El progreso exige una mejoría gradual de los miembros de la secuencia, mas el índice de progreso puede decrecer con el tiempo.” (Ayala)
¿Qué criterios se utilizarían para definir el progreso biológico?
Thoday propone que el progreso es un aumento de la aptitud para la sobrevivencia. Esta definición ha sido considerada no operacionalmente válida. Según Thoday, los componentes que permiten la supervivencia son: adaptación, estabilidad genética, flexibilidad genética, flexibilidad fenotípica y la estabilidad del ambiente. No está claro de qué manera estos componentes podrían ser integrados en un parámetro unitario.
Kimura (1961) intentó definir el progreso evolutivo en relación con el aumento de la cantidad de información genética almacenada en el organismo y dosificada por el ADN del núcleo. Julian Huxley usó criterios axiológicos como ‘nivel de eficiencia’, que no aluden a parámetros objetivos.
Se ha pensado que la capacidad de expansión y la diversificación de la vida podrían ser criterios apropiados de progreso biológico. De acuerdo con Simpson (1949), “en la evolución como un todo, podemos encontrar una tendencia de la vida para expandirse, para abarcar todos los espacios disponibles en los ambientes habitacionales, inclusive en aquellos creados por el propio proceso de expansión”. Los criterios de progreso evolutivo investigados por Simpson incluyen: dominación, invasión de nuevos ambientes, substitución, perfeccionamiento en la adaptación, adaptabilidad y posibilidad de progreso futuro, aumento de la especialización, control sobre el ambiente, creciente complejidad estructural, aumento de la energía general o mantención del nivel de los procesos vitales y aumento en el ámbito y la variedad de ajustamiento al ambiente.
Se ha propuesto también que el progreso biológico estaría en función de la capacidad de obtener y procesar informaciones sobre el medio ambiente.
Como vemos, los distintos criterios propuesto para definir la noción de progreso biológico, se caracterizan por ser excesivamente reductivos o bien tan diversificados que imposibilitan el establecimiento de un parámetro unificador. En mi opinión, un criterio extraordinariamente unificador sería el nivel de autonomía.
Definición de autonomía sería la organización de un sistema independiente dentro de un sistema mayor, capaz de realizar acciones diferenciadas conservando una perfecta integración con el sistema mayor.
Un sistema autónomo posee una unidad diferenciada dentro de la unidad del sistema al que pertenece. Los sistemas vivientes podrían ordenarse considerando los niveles de autonomía, desde los más simples hasta lo más complejos: aparentemente tres sistemas aseguran el perfeccionamiento del nivel de autonomía:
La existencia de un sistema sensorio motor de alta eficacia, cuyos circuitos de retroalimentación son de extraordinaria plasticidad y precisión. Esto permitiría una gran independencia de los patrones de respuesta frente al medio.
El segundo factor de autonomía es, a mi modo de ver, el sistema inmunológico, destinado a preservar la identidad biológica, disminuyendo el riesgo a los peligros del medio ambiente.
El tercer factor de la autonomía parece ser la conciencia del semejante, a través de un mecanismo de identificación. Este proceso es el que da al ser humano su fuerza expresiva, autónoma y creativa.



1 Luis E. Campusano: “Las estrellas no son inmutables”. ARKA. Vida en el Universo. Editorial Universitaria.

2 José Maza: “Una visión global del cosmos”. ARKA. Vida en el Universo. Editorial Universitaria.


similar:

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconInternational biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile icon64 Bibliografía 66 Fotografía del autor, prof. Rolando Toro Araneda

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconConvocatoria a becas para escuela de verano en la universidad de chile, enero 2016

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconLa Sociedad Chilena de Ciencias Geográficas en conjunto con la escuela...

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconLa reforma del sistema de salud y el modelo diosificado del profesional de la medicina

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconLa reforma del sistema de salud y el modelo diosificado del profesional de la medicina

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconEl modelo de análisis aplicado, conocido como “modelo animal multicarácter”,...

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconBibliografía básica de biodanza

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconThe American School Foundation of Guadalajara

International biocentric foundation escuela Modelo de Biodanza Sistema Rolando Toro Chile iconDesde la década de los cincuenta, se da un modelo más amplio, que...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com